lecturas de · pdf filedel libro del profeta ezequiel 36, 16-28 derramaré sobre...

Click here to load reader

Post on 15-Nov-2018

215 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • LECTURAS DE ABRIL

    TIEMPO PASCUAL DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIN DEL SEOR Empieza el tiempo pascual

    OFICIO DE LECTURA Hoy, la celebracin solemne de la Vigilia pascual reemplaza el Oficio de lectura.

    Quienes no hayan participado en la celebracin de la Vigilia pascual usarn, para el Oficio de lectura, al menos cuatro de las lecturas de la referida Vigilia pascual, con sus cantos y oraciones. Es muy conveniente elegir, de entre las lecturas de la Vigilia pascual, las que se proponen a continuacin.

    Este Oficio empieza directamente con las lecturas. PRIMERA LECTURA Del libro del xodo 14, 15-15, 1 HIJOS DE ISRAEL ENTRAN EN EL MAR COMO POR TIERRA FIRME En aquellos das, el Seor dijo a Moiss: Por qu sigues clamando a m? Di a los israelitas que se pongan en marcha. T alza tu cayado y extiende tu mano sobre el mar y se abrir en dos, de modo que los israelitas puedan atravesarlo como por tierra firme. Yo har que el Faran se empee en entrar detrs de vosotros y mostrar mi gloria derrotando al Faran y a su ejrcito, a sus carros y jinetes; para que sepa Egipto que yo soy el Seor, cuando muestre mi gloria derrotando al Faran con sus carros y jinetes. El ngel de Dios que caminaba delante de las huestes de Israel se levant y pas a su retaguardia; la columna de nubes que estaba delante de ellos se puso detrs, colocndose entre el campamento egipcio y el campamento israel; la nube se oscureci y la noche qued tenebrosa, de modo que los egipcios no pudieron acercarse a los hijos de Israel en toda la noche. Moiss extendi su mano sobre el mar, y el Seor hizo soplar durante toda la noche un fuerte viento del este que sec el mar y las aguas se dividieron en dos. Los hijos de Israel entraron por el mar como por tierra firme, y las aguas les hacan de muralla a derecha e izquierda. Los egipcios se lanzaron en su persecucin y entraron detrs de ellos por el mar, con los caballos del Faran, sus carros y sus guerreros. A la vigilia matutina, volvi Dios la mirada desde la columna de fuego y humo hacia el ejrcito egipcio y sembr en l el pnico. Hizo que las ruedas de los carros se trabasen unas con otras, de modo que slo muy penosamente avanzaban. Los egipcios exclamaron entonces:

  • Huyamos de Israel, porque el Seor combate por l contra Egipto. Pero Dios dijo a Moiss: Extiende tu mano sobre el mar, y las aguas se reunirn sobre los egipcios, sus carros y sus jinetes. Y Moiss extendi su mano sobre el mar, y, al despuntar el da, el mar recobr su estado ordinario y los egipcios en fuga se vieron frente a las aguas, y as arroj Dios a los egipcios en medio del mar, pues las aguas, al reunirse, cubrieron carros, jinetes y todo el ejrcito del Faran que haba entrado en el mar en seguimiento de Israel, y no escap ni uno solo. Pero los hijos de Israel caminaban sobre tierra seca por en medio del mar. Las aguas les hacan de muralla a derecha e izquierda. Aquel da libr Dios a Israel de los egipcios, cuyos cadveres vio Israel en las orillas del mar. Israel vio la mano potente que mostr Dios contra Egipto, y el pueblo temi al Seor, y crey en l y en Moiss su siervo. Entonces Moiss y los hijos de Israel entonaron este cntico al Seor: Ant. Cantemos al Seor, sublime es su victoria. Cntico Ex 15, 1-6. 13. 17-18 Cantemos al Seor, sublime es su victoria, caballos y carros ha arrojado en el mar. Mi fuerza y mi poder es el Seor, l fue mi salvacin. l es mi Dios: yo lo alabar; el Dios de mis padres: yo lo ensalzar. El Seor es un guerrero, su nombre es Yahv. Los carros del Faran los lanz al mar, ahog en el mar Rojo a sus mejores capitanes; las olas los cubrieron, cayeron hasta el fondo como piedras. Tu diestra, Seor, resplandece por su fuerza, tu diestra, Seor, tritura al enemigo. Guiaste con misericordia a tu pueblo rescatado, los llevaste con tu poder hasta tu santa morada. Lo introduces y lo plantas en el monte de tu heredad, lugar del que hiciste tu trono, Seor; santuario, Seor, que fundaron tus manos. El Seor reina por siempre jams.

  • Ant. Cantemos al Seor, sublime es su victoria. ORACIN Dios nuestro, que has iluminado los prodigios de los tiempos antiguos con la luz del nuevo Testamento, pues el mar Rojo fue imagen de la fuente bautismal y el pueblo liberado de la esclavitud fue imagen del pueblo cristiano; haz que todas las naciones, elevadas por la fe a la dignidad de pueblo elegido, sean regeneradas por la participacin de tu Espritu. Por nuestro Seor Jesucristo, tu Hijo. SEGUNDA LECTURA Del libro del profeta Ezequiel 36, 16-28 DERRAMAR SOBRE VOSOTROS UN AGUA PURA Y OS DAR UN CORAZN NUEVO El Seor me dirigi la palabra y me dijo: Cuando la casa de Israel habitaba en su tierra, la contamin con su conducta y con sus malas obras; como sangre inmunda fue su proceder ante m. Entonces derram mi clera sobre ellos por la sangre que haban derramado en el pas y por haberlo contaminado con sus dolos. Los esparc por las naciones y anduvieron dispersos por los pases; segn su proceder y sus malas obras los juzgu. Al llegar a las diversas naciones profanaron mi santo nombre, pues decan de ellos: "stos son el pueblo del Seor, han tenido que salir de su tierra." Entonces tuve consideracin de mi nombre santo, profanado por la casa de Israel en las naciones adonde fue. Por eso, di a la casa de Israel: Esto dice el Seor: No lo hago por vosotros, casa de Israel, sino por mi santo nombre, profanado por vosotros en las naciones adonde fuisteis. Mostrar la santidad de mi nombre ilustre profanado entre los gentiles, que vosotros profanasteis en medio de ellos; y sabrn los gentiles que yo soy el Seor, cuando manifieste mi santidad a la vista de ellos, por medio de vosotros. Os recoger de entre las naciones, os reunir de todos los pases, y os llevar a vuestra tierra. Derramar sobre vosotros un agua pura que os purificar: de todas vuestras inmundicias e idolatras os he de purificar; y os dar un corazn nuevo, y os infundir un espritu nuevo; arrancar de vuestra carne el corazn de piedra, y os dar un corazn de carne. Os infundir mi espritu, y har que caminis segn mis preceptos, y que guardis y cumplis mis mandatos. Y habitaris en la tierra que di a vuestros padres. Vosotros seris mi pueblo y yo ser vuestro Dios. Ant. Como busca la cierva corrientes de agua, as mi alma te busca a ti, Dios mo. Salmo 41, 2-3. 5bcd; 42, 3-4 Como busca la cierva

  • corrientes de agua, as mi alma te busca a ti, Dios mo; tiene sed de Dios, del Dios vivo: cundo entrar a ver el rostro de Dios? Recuerdo cmo marchaba hacia la casa de Dios, entre cantos de jbilo y alabanza, en el bullicio de la fiesta. Enva tu luz y tu verdad: que ellas me guen y me conduzcan hasta tu monte santo, hasta tu morada. Que yo me acerque al altar de Dios, al Dios de mi alegra; que te d gracias al son de la ctara, Seor, Dios mo. Ant. Como busca la cierva corrientes de agua, as mi alma te busca a ti, Dios mo. ORACIN Seor, Dios nuestro, fuerza inmutable y luz sin ocaso, mira con bondad a tu Iglesia, a quien has puesto como sacramento de salvacin de la nueva alianza, y lleva a trmino, segn tus designios, la obra de la redencin humana: que todo el mundo vea y sienta cmo lo abatido se levanta y lo viejo se renueva, y cmo todo vuelve a su integridad primera por medio de Cristo, de quien todo procede. Por nuestro Seor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amn. TERCERA LECTURA De la carta del apstol san Pablo a los Romanos 6, 3-11 CRISTO, UNA VEZ RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS, YA NO MUERE Hermanos: Cuantos en el bautismo fuimos sumergidos en Cristo Jess fuimos sumergidos en su muerte. Por nuestro bautismo fuimos, pues, sepultados con l, para participar de su muerte; para que, as como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, as tambin nosotros vivamos una vida nueva. Pues, si hemos

  • sido injertados vitalmente en Cristo por la imagen de su muerte, tambin lo estaremos por la imagen de su resurreccin. Ya sabemos que nuestra antigua condicin humana fue crucificada con Cristo, a fin de que la solidaridad general con el pecado fuese destruida y dejsemos de ser esclavos del pecado, pues el que muere queda libre de pecado. Si verdaderamente hemos muerto con Cristo, tenemos fe de que tambin viviremos con l, pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no tiene ya poder sobre l. Su muerte fue un morir al pecado de una vez para siempre, mas su vida es un vivir para Dios. As tambin considerad vosotros que estis muertos al pecado, pero que vivs para Dios en unin con Cristo Jess. Ant. Aleluya, aleluya, aleluya. Salmo 117, 1-2. 16ab. 17. 22-23 Dad gracias al Seor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Diga la casa de Israel: eterna es su misericordia. La diestra del Seor es poderosa, la diestra del Seor es excelsa. No he de morir, vivir para contar las hazaas del Seor. La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Seor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente. Ant. Aleluya, aleluya, aleluya. CUARTA LECTURA Lectura del evangelio segn san Mateo 28, 1-10 HA RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS. SABED QUE VA ANTES QUE VOSOTROS A GALILEA Una vez pasado el sbado, estando ya para amanecer el primer da de la semana, vino Mara Magdalena, con la otra Mara, a ver el sepulcro. Y, de pronto, se produjo un gran terremoto: el ngel del Seor baj del cielo, hizo rodar la piedra del sepulcro y se sent encima. Su semblante brillaba como el relmpago, y su vestidura era blanca como la

  • nieve. Los guardias quedaron aterrados y como muertos. Y, dirigindose el ngel a las mujeres, les dijo: No tengis miedo, vosotras; ya s que vens en busca de Jess, el que ha sido crucificado. No est aqu; ha resucitado como ya lo haba anunciado. Venid a ver el sitio donde estaba puesto. Id en seguida a decir a sus discpulos que ha resucitado de entre los muertos.

View more