laurin frenette nicole_pareto mosca michels

Click here to load reader

Post on 14-Aug-2015

81 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Traducci6n deTALLERDESOCIOLOGfA.r/\'---LAS TEORIASFUNCIONALISTASDE LAS CLASESSOCIALESSOciologiaeideologfaburguesasr',.. -' ".-..... {! .' .parLAURINFRENETTEFlACSO . Biblioteca ..)J((JsigIoveintilrloedtoresMExICOESPANAII;-:)! j ,/,\/....'siqloveintiunoedltores, saCERRODEL AGUA. 248 043\0MEXICO D Fslqlo veintiuno deespana editores, sac PLAZA 5 28043 MADFllO ESPANAl i BII'.JCJ1"ECA. nACSOnIBUGTECh . fLACSO . Etr ..... . .C. :'4'3: 12. ..:S.t-A\ ...y111L1-._-_ , .. _ - ..........._._.._._._._.._-----_....._._-, ...................................................._ .. f ClIT.I,-..., " ---'''

a Jean-GuyPrimcraedicionencastellano, mayode 1976Segunda cdicioncn castellano, juliode 1985Terceracdicionen castellano, octubrede 1989Cuart acdicionencastellano, octubrede 1993SIGLOXXI DEESPANAEDITORES,S. A.CallePlaza,S. 28043MadridTitulo original: Lestheories[onctionnalistesdesclassessocia!es:sociologic et ideologicbourgeoiseEditions .Anthropos, ParisDiseno deiacubierta: SantiagoMonforteDERECHOSRESE.RVADOS CONFORMEALALEYImpresoyhechoen EspanaPrinted and madeill SpainISBN: X4-323-0071-3Depositolegal: M. 29.147-1993l mprcsoen Closas-Orcoyen, S. L. PoligonoIgarsaParacucllosde J ararna(Madrid)rt1. PARETO, MOSCA, MICHELS1. PARETOParainiciar nuestroanalisis de las teorias funcionalist as delas clases sociales hemos elegido la obra ell' Pareto, au to rde una sociologia funcionalista cuyos fundamentos ideologicosse situanentre los mas explicitos yevidentes, comosi el autornohubiera sentidojamas la necesidad de velar ni los postula-dos y presupuestos de su problemMica ni sus implicacionespoliticas e ideol6gicas. Ouiza esta rudeza explique tanto lamala fama de Paretoentre los sociologos funcionalis tas comola fal ta de referencias explici tas a suobrapor parte ell' nume-rosos autores cuyos trabajos han seguidodirectamente su tra-yectoria. Todas las modernas teorias de las elites ylos estudiosque utilizan la noci6n de elite son en buena mediela dcudorcsdel pensamiento de Pareto, aunque s610 10reconozcan en con-tadas ocasiones. Por otra parte, susistema te6rico cs en gene-ral mal comprendido y mal interpretado. Sin cluda, parte deeste desconocimiento pudicra ser atribuido a la esoterica yextravagante terminologia de Pareto (". gr., los terrninos deresiduo, derivaciones, persistencia de agregados, etc.), que en-mascara el manifiesto parentesco entre las nociones paretia-nas y las corrientemente utilizadas por los sociologos funcio-nalistas. Este parentesco saldra a la luz cuando comparemosa Pareto con otros autores funcionalistas cuyo diferente len-guaje no por ello deja de encerrar la misma concepci6n fun-damental. Veremos, por ejemplo, la sorprendente semejanzaque existe entre los tipos de residuos paretianos y las dimen-siones de la acci6n denotadas en las pattern variables de Par-sons, uno de los pocos autores funcionalistas que reconoceexplicitamente su deuda hacia Pareto. Los comentarios quemas a menudo se vier ten sobre la obra de Pareto s610 contri-buyen a exagerar sus aspectos extravagantes, mas bien impu-tables a los terrninos, a las imageries y a las analogfas fanta-siosas utilizadas por el, como, por ejemplo, el temade la luchaentre leones y zorros. Ennuestra opini6n, la teoria general deParetorepresentaunade las formulaciones mascoherentes del32 Nicole Laurin-Frenette Pareto, Mosca, MichelsFlACSO. Biblioteca33sistemade nociones funcionalista, sabre la base de postu!adosidcologicos propios de aquclla escuela sociol6gica. Nuestra ex-posicion del pcnsamiento de Pareto parte cxclusivarnentc desu Trat ado de Sociologia general, pucs su teoria sociol6gica,ya apuntadaenobrasanteriores, qucdaformuladaenel Tratadoen su forma mas elaborada.Los det errninant es de la accion: instintos y residuosEI analisis sociol6gico de Pareto se centra en el estudiodeia accion hurnana, definida como la accion del individuo,miembrode unasociedad, yconsideradadesdeuna doble pers-pectiva: 1.", desde el punta de vista de sus fundamentos y rai-ces en cl individuo, y 2.", rlcsde el punta de vista de sus con-secuencias socialcs a sus implicaciones para cl estado de lasociedad. EI conocimientodel hecho social reside escncialmcn-te en el estudio de la naturaleza de los hechos individuales0, dichodeotromodo, de lasacciones humanas. Ya en las pri-meras paginas del Tratado el objetodel metoda adoptacIo que-da formulado asi: ...vamos a estudiar las acciones hurnanas, el estado de animo al que(aquellas) corresponden y las formas en las queeste sc manifiesta; y cllopara llegar final mente a nuestro objetivo, a saber, el conocimiento delas formas sociales '.Asi pues, examinaremos inicialmente los fundamentos y loscaracteres intrinsecos de la accionhumana, y veremos, enunascgunda ctapa, como la na turalcza de las acciones individualcspuede traducir el estaclo de la sociedad. La accion humana seexplica, segunPareto, par los residuos de los queprocede. Es taultima nocion de resicIuo no posee ningun contenicIo propia-mente sociologico, y rern ite a unconjuntode hechos psiquicoscuya definicion resulta bastante indeterrninada. EI conceptoderesiduanodenota mas que el modoen que los instintos de loshombres, sus sentimientos y sus necesidades profundas, deter-minan su acci6n. No hay que confundir los resicIuos can losinstintos y los apetitos -su manifestacion observable, si senos acepta la expresion-; aquellos son estacIos diversos deconciencia que derivan de los instintos profundos y que moti-van y orientan la accion hacia la satisfaccion de cstos:I Vilfredo Pareto, Traite de sociologic generale, Dbras completas, to-rna XII, Droz, Ginebra, 1968, p. 65.Los rcsiduos constituyen un conjunto de nurncrosos hechos [ ... J. Losresidues corrcspondcn a cicrtos instintos de los hombres; POl' cst c rno-tivo suelcn carccer de una precision y una dclirnit acion rigurosus '.Hay que andar con cuj dado para no contundir Jus residues con los scn-t im icn t os ni con los instintos a los que corrcsponden. Los rcsiduos sonla manifcs t acion de cst os scn t i m icn tos c instintos, de la misma numcraque la clcvacion del mcrcurio en cl tubo de un tcrrnomct ro cs la mani-Icstacion de un aurncn t o de la tcrnpcruiura. Solamente POl' via chpt ica.para abrcviar ci discurso, dccimos, par cjcrnplo, que los residues. adc-mas de los apct itos, los int crcscs , ctc., dcscrnpcfran un papcl principalen la determinacion del cqui librio social. Del misrno modo, clccimos queel aguahicrvc a 100". Las proposicioncs cornplct as sedan: los scn tirnicnt oso instintos que corrcspondcn a los rcsiduos, adcmas de los que corres-pondcn a los apct itos, intcrescs, ct c., dcscrnpcnan un paper principal enla determinacion del equilibria social',Resul ta, pues, legf t irno pensar que 10fundamental aqui csprecisamente la nocion de instinto, no sicrido la refcrcncia alos rcsiduos mas que una forma cornoda de hablar de las rna-nifestacioncs del instinto en la accion de los individuos. EIequilibria social que, segun Pareto, csta detcrrninado por losinstintos, apetitos, etc., no significa o tra cosa que el estadodel sistema social, en un sentido arnplio, tal como cs ta de-terminado pal" sus condiciones4, siendo entre est as las prin-cipalcs , como hemos vista, las Iuerzas instintivas de las quederivan las acciones hurrianas. Pareto mantiene que cstc siste-masocial se caractcrizapar su tcndcncia al equilibrio clinami-co a rnovil, de tal modo que si se provoca una modificacionen su forma (rnovimicntos virtualcs) se producira inmcdiata-mente una rcaccion: csta tcndcra a restablcccr la forma cam-biante a su est ado prim itivo, modificado par el cambia real5.En consecuencia, 10que los instintos dctcrminan es cl estaelodel sistema social en su calidad de sistema cquilibrado a fun-cional can rclacion a las condiciones a las ncccsidadcs de or-den psiquico a las que aquel sistema responde.Los instintos son definidos y dclimitados a partir ell' losresidues que son su rnau if'cs tacion , scgun 10que Pareto llamarnctodo induct iva. La obscrvacion de las acetones realizaelaspar los individuos permit ira, en cIecto, postular la cxistcnciacIedivcrsos instintos que cxpl ican los difcrcntcs t ipos ymodesde accion. Part icndo del heche de que los ineli\'idllOS viven ge-ncralmente engrupo, podra eledllcirse, pOl' cjemplo, IJ cxisteJ1-cia de un instinto gregario a instinto de sociabiliclad; asimis-rna, el hechoobservablecIe unahomogeneidadenlasconductas, Ibid., p. 459.J Ibid., p. 461. Ibid., p. 308., Ibid., p. 308.34Nicole Laurin-FrenettePareto, Mosca, Michels 35de los miembros de un grupoperrnitira referirse a una nece-sidad de uniforrnidad, etc. Este procedimiento desafia natural.mente cualquier explicacion real de la accion, pues a falta deuna definicion prccisa del concepto de instinto, este no sig-nifica sino aquello que determina que 1'1 accion tcnga tal sen.t ido 0 tales particularidades. Pareto tiene mucha razon al se-fialar que el metodo llarnado inductivo, utilizado de esta maonera, facilita la verificacion de la tcoria: incluso podrfarnosafiadir que perrnite Ilegar a cualquier afirrnacion:" .. siguiendo el metoda iriductivo, homos extraido residuos y derivacioncsde un gran numerode hechos. Asi. Sll verificaci6n ha sido Ilevada a cabodcsde esc mismo momcnto. S610 nos ha faltado, pucs, aplicarla a otroshechos que entonces no habian sido tornados en considcraci6n. Hcrnoshecho, y continuamos haciendo, esta verilicacion. Estos son, pues, enconclusi6n, los hechos que hernos presentados y que ponernos en re-lacion '.De esta manera, los hechos se explicanpor sucaracter for-zoso, inscritoenlos instintos, necesidades ... , etc., yesecaracterse deduce de la existencia de aquellos mismos hechos. Esterazonamientolleva a enunciados tan absurdos como la afirma-cionde que las operaciones intelectuales se sustentanen nece-sidades naturales: