jinarajadasa america latina

Download Jinarajadasa   america latina

Post on 09-Jul-2015

146 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Un ao de viaje por Amrica LatinaC. JINARAJADASA

    www.santimonia.com

  • UN AO DE VIAJE POR AMERICA LATINA

    PALABRAS PREVIAS

    Hace cinco siglos que Coln parti de estas costas para descubrir las Indias. Hace tresmeses que yo, hijo de la India, emprend un viaje para conocer las gentes que habitanahora en esas indias que l descubri. Mi propsito en esta conferencia es deciros lo queencontr en aquellos pueblos, descendientes de vuestra raza, pero que tienen en susvenas algo de sangre atlante. Ante todo debo rogaros me dispensis por usar el pronombre personal yo. En misconferencias teosficas procuro exponer, tan impersonalmente como me es posible, loque es esa filosofa; me ocupo entonces de principios y leyes que pueden ser enunciadosfuera de todo personalismo. Pero en esta conferencia, como os llevar conmigo de pasen pas, tengo que ser personal necesariamente, si os he de interesar con misimpresiones. Esa es la causa por la que har mencin de continuo de lo que vi y pensen los diez y siete pases que visit de la Amrica Latina. Mencionar los pases en el orden en que los visit, y as os daris cuenta de que debohaber visto y observado muchas cosas, en caso de que haya sido buen observador. Creoque puedo decir que en un aspecto he sido buen observador, ya que era tesofo, y porconsiguiente, en mi actitud de amigo y no de crtico, adonde quiera que fui. Los pases que he visitado, han sido Brasil, Uruguay, Argentina, Paraguay, Chile,Bolivia y Per, en la Amrica del Sur; Panam, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, ElSalvador y Guatemala, en Amrica Central; Mjico; Cuba, Puerto Rico y la RepblicaDominicana, en las Antillas. No me fue posible visitar El Ecuador, Colombia yVenezuela. Excepto en Panam, donde estuve esperando durante una semana el vaporque haba de llevarme a Costa Rica, di conferencias teosficas en todos los demspases visitados. (1) Agradecemos al autor, Dr. C. Jinarajadasa, el expreso envo de estas sus recientes impresiones de la Amrica Latina, para supublicidad en las pginas de EL LOTO BLANCO. Sea su oculta vinculacin entre todos los idealistas de Espaa y de Amrica el alma del nuevo da de esplendor anunciado.

    ENERO 1930 Cuando part de Londres, hace trece meses, hablaba italiano y francs, pero entendahasta cierto punto el espaol y el portugus. En el Brasil mis conferencias fuerontraducidas al portugus, y leidas por un amigo. A las preguntas en portugus de los queme visitaban, contestaba yo en italiano. Pero en todos los pases de habla espaola,empezando por el Uruguay, yo mismo lea mis conferencias en espaol (las cualeshaban sido traducidas por amigos), pero mi conversacin tena que ser en italiano. Sinembargo, gracias a mi italiano cog el espaol relativamente pronto, y despus de seismeses hablaba este idioma, aunque mi gramtica era deficiente. An lo es, porque no hetenido tiempo de estudiarla entre mis conferencias y viajes.

  • ETNOLOGA SUDAMERICANA E INICIOS DE UNA NUEVA SUBRAZA

    Comenc mi excursin por Amrica del Sur con un concepto errneo que es frecuente en Europa entre los anglosajones que conceptan la Amrica del Sur como si fuera un solo pas, muy grande si, pero slo otro pas. Mas pronto me d cuenta de que era un inmenso continente, no de un pueblo, sino de muchos. Cierto que slo se hablan all dos lenguas, y lo mismo en Amrica Central, Mjico y las Antillas; portugus en el Brasil y espaol en los dems pases. (Omito las tres Guayanas, francesa, holandesa y britnica, donde presumo que se hablan estas lenguas, porque las Guayanas significan poco en lo que se refiere a la influencia cultural en Amrica del Sur). Pero cada pueblo sudamericano tiene su propio carcter bien definido, que lo distingue de sus vecinos. Las diferencias no son tan grandes como las que existen entre espaoles y franceses, entre ingleses y holandeses, mas, sin embargo, hay diferencias. Lo mismo sucede en las repblicas de Centroamrica, aunque son pequeas. Amrica del Sur no se compone de un pueblo, sino de muchos. Este es el primer hecho que se observa claramente. Por ms que todos ellos pertenecen a la raza latina, descendientes en su mayora de espaoles y portugueses, y posteriormente tambin de italianos, en el transcurso de unas cuantas generaciones han cesado de ser espaoles, portugueses o italianos, y se han convertido en argentinos, chilenos o brasileos. Esto se debe en parte a la mezcla de sangre india, de los descendientes de los atlantes. Y este hecho de que se estn creando nuevos pueblos en la Amrica Latina, es de supremo inters para el tesofo, de mucho mayor inters para l que para el pblico en general, ya que el tesofo cree que la Raza Aria, a la cual nosotros pertenecemos, est originando nuevos brotes, nuevas variantes de s misma en los Estados Unidos y en Amrica del Sur. El sistema teosfico declara que varias grandes razas llamadas Razas Races aparecen en la humanidad conforme avanza la civilizacin; cada Raza Raz tiene alguna peculiaridad en su organizacin nerviosa, y por tanto, ciertas posibilidades culturales caractersticas, que faltan en las otras Razas Races. Adems, cada Raza Raz, conforme crece y se desarrolla, se segrega en variantes llamadas Subrazas. Entre los pueblos del mundo actual existen representantes de tres Razas Races, denominadas por el tesofo: Lemuriana, Atlante y Aria. En trminos generales, los lemurianos son negros y tienen el pelo ensortijado; los atlantes son amarillos o cobrizos, como los mongoles y los pieles rojas de Amrica, y tienen el pelo laso; y los arios son morenos o blancos, como los hindes y los europeos, y tienen el cabello ondulado con tendencia a rizarse. Hubo otras dos Razas Races antes de que apareciera la Lemuriana, pero todos sus descendientes han sido absorbidos por los pueblos negros. El sistema teosfico declara que la raza Lemuriana es la tercera Raza Raz, la Atlante la cuarta, y la Aria la quinta. Esta Raza Raz quinta o Aria tiene sus variantes llamadas Subrazas, y el tesofo las clasifica en el orden de su aparicin, de este modo: la primera subraza, la ind; la segunda, la rabe; la tercera la persa; la cuarta, la celta, cuyos brillantes representantes fueron los griegos y los romanos; y por ltimo la teutnica, a la que pertenecen los teutones, los anglosajones y los escandinavos. Todos los pueblos latinos de Europa espaoles, portugueses, franceses, italianos, griegos, rumanos son celtas y pertenecen a la cuarta subraza. Permitidme que os indique de paso, que el orden de aparicin no implica superioridad o inferioridad. Un ind culto de la primera subraza, o un espaol culto de la cuarta, no es menos culto que un ingls o un alemn culto de la quinta subraza de hoy. Pero cada uno

  • tiene una cultura diferente, y todas estas diferencias se necesitan en el Plan Divino que gua la evolucin. Pero la quinta subraza, la Teutnica, no es la final de la serie; hay una sexta subraza, y hasta una sptima. La sexta subraza est apareciendo ya en los Estados Unidos de Amrica, y tambin en Australia. Y aunque la fecha de la aparicin de la sptima subraza tardar todava siglos, hay indicios de sus comienzos en Amrica del Sur. Y he aqu por qu Sud Amrica es tan interesante para el tesofo; es la cuna de la sptima subraza de la Raza Aria.

    BRASIL

    El primer pas que visit fue el Brasil, y aunque recorr despus diez y seis ms, mi impresin del Brasil es ms vvida que la que conservo de los otros. No es porque el Brasil sea mayor que ningn otro pas de Amrica del Sur; no es que Ro Janeiro sea el segundo, por no decir el ms bello puerto del mundo. Es porque hay una cualidad exquisita en el carcter brasileo. El brasileo de Ro es tan educado y tan europeo como un parisiense, pero tiene una cualidad de amistad y fraternidad que le distingue de los dems sudamericanos, si no de todo el mundo. Observ esta caracterstica de dos maneras. Ante todo, el Brasil como nacin, rinde culto a la fraternidad. En su Constitucin hay tres fiestas nacionales de Fraternidad. El da de Ao Nuevo es el da de la Fraternidad Universal, fraternidad entre todos los pueblos de la tierra; el trece de mayo, en que la esclavitud fue abolida en el Brasil, es el da de la Fraternidad entre todos los brasileos; el catorce de julio, da en que se celebra la libertad de todos los pueblos americanos, es el da de la Fraternidad entre los pueblos del Sur, Centro y Norteamrica. Tiene adems el da de la Bandera Nacional, el diez y nueve de noviembre, que es naturalmente, un da de Fraternidad entre los brasileos. Como la Constitucin prohbe toda expedicin de conquista de otros pueblos, el Da de la Bandera carece de matiz de imperialismo. Es un da en que los nios, ataviados con trajes nacionales, cantan y bailan las canciones y danzas nacionales, y conmemoran a los hroes del pas. El hecho extrao es que todo este idealismo de fraternidad fue incluido en la Constitucin, principalmente como resultado de la labor de un pequeo grupo de positivistas, secuaces de Augusto Comte. El resultado es hermoso, especialmente en la actitud del brasileo hacia el negro. Para explicar esto, permitidme decir que yo he visitado numerosas veces los Estados Unidos, y conozco cul es all la actitud del blanco hacia el negro. El negro all puede ser por la ley ciudadano americano, pero siempre es un hombre de color; est excluido, si no por la ley, por la fuerza, de los privilegios de la cultura ms elevada que el blanco puede alcanzar. Ahora bien, en el Brasil hay una gran cantidad de habitantes negros y mulatos; en su pobreza, falta de educacin y de cultura, son probablemente iguales a los negros de los Estados del Sur de Norteamrica. Pero en el Brasil son radicalmente diferentes, porque no estn bajo ningn yugo social, y, por tanto, estn ms dignificados como seres humanos. Porque el brasileo no los considera como negros, es decir, como una raza no asimilable. No olvida la diferencia entre l, el brasileo blanco, y el negro. Pero mira al negro como un hermano ms joven, como un brasilero al que hay que educ