jesucristo (meyer pearlman cap 6 y 12)

Download Jesucristo (Meyer Pearlman Cap 6 y 12)

Post on 28-Jun-2015

1.037 views

Category:

Documents

8 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

CAPITULO VI EL SEOR JESUCRISTO "Su cumpleaos se celebra en todo el orbe. En la fecha de su muerte, se proyecta la silueta de la cruz en el horizonte de las naciones. Quin es?" Con estas palabras, un predicador pertinente formul una pregunta de suprema importancia y de constante inters. La pregunta fue hecha por el Maestro mismo cuando, durante una de las crisis de su ministerio, dijo: "Quin dicen los hombres que es el Hijo del hombre?" Escuch las respuestas que reflejaban la opinin corriente del pblico, sin hacer comentario, empero pronunci su bendicin sobre la respuesta que Pedro haba recibido de Dios: "T eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente." La pregunta sigue todava en pie, y el hombre procura responderla. Empero la respuesta verdadera debe proceder del Nuevo Testamento, escrito por hombres que le conocieron mejor que ninguno, y quienes, por ese conocimiento, estuvieron dispuestos a perder todo lo dems. BOSQUEJO I. LA NATURALEZA DE CRISTO 1. Hijo de Dios (Deidad) 2. La Palabra (pre-existencia y actividad eternas) 3. Seor (soberana y exaltacin) 4. El Hijo del hombre (humanidad) 5. Cristo (ttulo y misin oficiales) 6. Hijo de David (lnea Genealgica real) 7. Jess (obra salvadora) II. LAS DIGNIDADES DE CRISTO 1. Profeta 2. Sacerdote 3. Rey III. LA OBRA DE CRISTO 1. Su muerte a. Su importancia b. Su significado 2. Su resurreccin a. El hecho b. La evidencia c. El significado 3. Por su ascensin se constituy en: a. El Cristo celestial b. El Cristo exaltado c. El Cristo soberano d. El Cristo que prepar el camino e. El Cristo que intercede f. El Cristo omnipresente g. Conclusin: valores de la ascensin I. LA NATURALEZA DE CRISTO La mejor manera de responder a la pregunta quin es Cristo? es dando a conocer y explicando los nombres y ttulos por los cuales es conocido. 1. Hijo de Dios (Deidad) De la misma manera que la frase "hijo del hombre" significa nacido de hombre, as tambin "Hijo de Dios" significa nacido de Dios. De ah que este ttulo proclame la deidad de Cristo. A Jess jams se lo denomina un Hijo de Dios, en el sentido general en que los hombres y los ngeles (Job 2:1) son hijos de Dios. Es el Hijo de Dios por excelencia en sentido especial y nico. Segn la descripcin que de Jess nos hacen las Sagradas Escrituras, mantiene con Dios una relacin que no es compartida por persona alguna en el universo. En calidad de explicacin y confirmacin de esta verdad, consideremos: a. La conciencia que Cristo tena de s mismo. En qu consista la conciencia que el Seor tena de s mismo? En otras palabras, qu saba de s? Lucas, el nico escritor que registra un incidente de la niez de Jess, nos dice que a la edad de doce aos (cuando menos) Jess estaba consciente de dos cosas: de una relacin especial con Dios, a quien describe de Padre, y de una misin especial en la tierra: los negocios de su Padre. Cuando empez Jess a tener conciencia de s, y cmo tuvo esa conciencia, seguir en el misterio para nosotros. Cuando vemos a Dios que viene hacia nosotros en la forma de hombre, debemos exclamar con referencia: "Grande es el misterio de la piedad." No obstante la siguiente ilustracin quiz sea til: Pon un beb frente al espejo. Se ver a s mismo, pero no se reconocer. Mas llegar el momento cuando sabr que la imagen reflejada es la suya. En otras palabras, el nio est ahora consciente de su propia identidad. No habr sido as tambin en lo que respecta al Seor Jesucristo? Siempre fue el Hijo de Dios. Pero lleg el momento cuando, despus de estudiar las Sagradas Escrituras relacionadas con el Mesas de Dios, la conciencia de que l, el hijo de Mara, no era otro que el Hijo eterno de Dios, ilumin su mente. En vista de que el Hijo eterno de Dios vivi la vida perfectamente natural del ser humano, es razonable suponer que esa conciencia de la deidad le lleg de esa manera. En el ro Jordn el Seor Jess oy la voz del Padre que corroboraba y confirmaba su conciencia interior (Mateo_3:17) y en el desierto resisti con xito los intentos de Satans destinados a poner en tela de juicio su carcter de Hijo de Dios. "Si eres Hijo de Dios." Mateo_4:3. Ms tarde en su ministerio

Teologia Bblica y Sistemtica Myer Pearlman

Pgina 1

tuvo palabras de elogio para Pedro por el testimonio inspirado del cielo respecto de su deidad y mesiazgo. Mateo_16:15-17. Cuando se le procesaba ante el alto tribunal judo, podra haber escapado la muerte negando su carcter extraordinario de Hijo de Dios, y afirmando simplemente que era hijo en el mismo sentido que los dems hombres lo eran. Pero al ser puesto bajo juramento por el sumo sacerdote, declar tener conciencia de su deidad, aunque saba que dicha declaracin le significaba la muerte. Mateo_26:63-65. b. Las afirmaciones de Jess. Se identific plenamente con las actividades divinas. En efecto, dijo: "Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo." Juan_5:17. "Sal del Padre." Juan_16:28. "Como me envi el Padre." Juan_20:21. Afirm tener conocimientos divino y comunin Mateo_11:27; Juan_17:25. Afirm revelar el ser del Padre mediante s mismo. Juan_14:9-11. Asumi prerrogativas divinas: omnipresencia (Mateo_18:20); poder para perdonar pecados (Marcos_2:5-10); poder para resucitar a los muertos. Juan_6:39-40, Juan_6:54; Juan_11:25; Juan_10:17-18. Se proclam a s mismo el Juez y rbitro del destino del hombre. Juan_5:22; Mateo_25:31-46. Demand una rendicin y fidelidad que solamente Dios poda reclama con derecho. Insisti en la rendicin o sumisin absoluta de parte de sus seguidores. Deban estar preparados para Rm.per los lazos ms queridos, pues cualquiera que amaba an padre o madre ms que a l no era digno de l. Mateo_10:37; Lucas_14:25-33. Estas demanda trascendentales fueron formuladas por uno que vivi como el ms humilde de los hombres, y presentadas en la forma ms simple y sencilla, como por ejemplo, Pablo dira: "Yo de cierto soy hombre Judo." Con el objeto de arribar a la conclusin de que Cristo ere divino, uno solamente necesita saber dos concesiones: primera, que Jess no era mal hombre; segunda, que no era demente. Si dijo que era divino cuando saba que no lo era, luego no sera un hombre bueno; si se imaginaba falsamente que era Dios, luego no poda ser una persona sensata, en su pleno juicio. Pero ninguna persona en plena posesin de sus facultades mentales, inteligencia, soara negar su carcter perfecto o su sabidura superior. En consecuencia, uno no puede menos que llegar a la conclusin de que era lo que afirmaba ser: el Hijo de Dios en sentido nico. c. La autoridad de Cristo. En las enseanzas de Cristo, uno nota ausencia completa de expresiones como estas: "Segn opino," "quiz," "creo que," "supongamos..." Un sabio racionalista judo admiti que el Seor hablaba con la autoridad del Dios todopoderoso mismo. El Dr. Henry Van Dyke seala que, en el Sermn del Monte, por ejemplo tenemos el cuadro absolutamente anonador de un hebreo creyente que se coloca por encima de la regla de su propia fe, un Maestro humilde que afirma su autoridad suprema sobre toda la conducta del hombre, un reformador moral que descarta todos los dems fundamentos, y dice: "Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le comparar con un hombre prudente que edific su casa sobre la pea." Mateo_7:24. Cuarenta y nueve veces, en este registro del discurso de Jess, aparece esta frase solemne mediante la cual autentica la verdad: "De cierto os digo." d. La perfeccin de Cristo. Ningn maestro que llama a los hombres al arrepentimiento y a la justicia puede evitar alguna referencia a su propio pecado e imperfeccin. En realidad, cuanto ms santo es, tanto ms lamentar y reconocer sus propias limitaciones. Empero en las palabras y hechos de Jess, hay o existe una ausencia completa de la conciencia o confesin de pecado. Tena el conocimiento ms profundo respecto de los males del pecado, y sin embargo, no cay sobre su alma sombra o mancha alguna. Por el contrario, l, el ms humilde de los hombres, lanza el siguiente reto: "Quin de vosotros me redarguye de pecado?" Juan_8:46. e. El testimonio de los discpulos. Ningn judo cometi jams el error de pensar que Moiss era divino; ni an sus discpulos ms entusiastas hubieran soado jams con atribuirle declaraciones como sta: "Bautizndolos en el nombre del Padre, y de Moiss, y del Espritu Santo." Compare Mateo_28:19. Y la razn es que Moiss jams habl ni se comport como uno que preceda de Dios o comparta su naturaleza. Por otra parte, el Nuevo Testamento enuncia este milagro: tenemos aqu a un grupo de hombres que caminaban con Jess, y le vieron en todos los aspectos caractersticos de su humanidad, y que sin embargo ms tarde le adoraron como divino, predicaron que su nombre era el poder para la salvacin, e invocaron su nombre en oracin. Juan, que se recost sobre el pecho de Jess, no vacil en hablar de l como el eterno Hijo de Dios que cre el universo (Juan_1:1-3), y relata sin vacilacin ni disculpas el hecho de Toms de adorarle y exclamar: "Seor mo, y Dios mo!" Juan_20:28. Pedro, que haba visto comer, beber y dormir a Jess, que haba estado consciente del hambre y la sed sufridas por el Seor, que le haba escuchado orar, y le haba visto llorar, en otras palabras, que haba sido testigo de su humanidad toda, ms tarde les dice a los judos que Jess est a la mano derecha de Dios, de que posee la prerrogativa divina de impartir el Espritu Santo (Hechos_2:33, Hechos_2:36); de que es el nico camino de la salvacin (Hechos_4:12), el Perdonador de pecados (Hechos_5:31) y el Juez de los muertos. Hechos_10:42. En su segunda epstola (2 Pedro_3:18) adora al Seor y le atribuye a l "gloria ahora y hasta el da de la eternidad." No existe registro alguno en el sentido de que Pablo el Apstol viera a Jess en la carne (aunque le vio en forma glorificada) pero se encontraba en contacto directo con los que lo haban visto. Y este Pablo, que jams perdi esa apariencia hacia Dios que le haba sido inculcada desde su juventud, describe no obstante con calma perfecta a Jess como "gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo," (Tito_2:3), le representa encarnado la plenit