jaeger aristoteles wegner jaeger ocrr

Download Jaeger Aristoteles Wegner Jaeger OCrR

Post on 25-Jul-2015

129 views

Category:

Documents

7 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Primera edicin en alemn, 1923 Primera edicin en ingls, 1934 Primera edicin en espaol, 1946

Queda hecho el depsito que marca la ley Copyright by Fondo de Cultura Econmica Impreso y hecho en Mxico Printed and made in Mexico

WERNER JAEGER

ARISTOTELESbases para la historia de su desarrollo intelectualVersin espaola de Jos Gaos

FONDO DE C U L T U R A

ECONOMICA

Panuco, 63 - Mxico

NOTA

DEL

EDITOR

Este libro es una traduccin de Aristotle, Fundamentis of the History of liis Development, versin inglesa, por Richard Robinson, de la obra original de Werner Jaeger Aristteles, Grundlegung eincr Geschichte seiner Entwicklung, publicada en Berln, en 1923, por la Weidmannsche Buchhandlung; la versin inglesa fu editada por la Clarendoti Press de Oxford, Inglaterra. Ha sido preciso hacer nuestra traduccin de acuerdo con la versin inglesa, por contener sta no pocas mejoras y adiciones hechas por el propio autor sobre la primitiva edicin alemana. A su vez, esta versin espaola ha merecido la atencin directa del profesor Jaeger, que ha hecho ciertas correcciones y aadido ciertos datos nuevos, as como dos importantsimos apidices: el primero sobre El origen y la evolucin del ideal filosfico de la vida y el segundo sobre Diocles de Caristo, un nuevo discpulo de Aristteles. A diferencia de la edicin alemana, en que los textos griegos aparecan sin su versin respectiva, en la nuestra aparecen todos traducidos; esta traduccin se ha hecho siguiendo la inglesa del Jowett Copyright Futid y de la Oxford University Press; la traduccin al ingls del testamento de Aristteles, publicada por la Loeb Classical Library, se debe a R. D. Hicks, y la de las citas de Jmblico al propio Richard Robinson. Con el mismo fin de hacer este libro accesible para todos, las obras antiguas se citan siempie con nmeros romanos y no con letras griegas, excepto la Metafsica de Aristteles, en que una situacin especial hace confuso el uso de los nmeros.

10

PREFACIO

dilucidar el fenmeno de su desarrollo intelectual como tal, en su significacicin concreta y por medio de ejemplos evidentes. Para concluir expreso mi ms profundo agradecimiento al editor, que afront animosamente el considerable riesgo de publicar este libro, a pesar de lo desfavorable de los tiempos. Berln, Pascua de 1923.W. J.

EL PROBLEMAF U el primer pensador que se forj al mismo tiempo que su filosofa un concepto de su propia posicin en la historia; con ello fu el creador de un nuevo gnero de conciencia filosfica, ms responsable e ntimamente complejo. Fu el inventor de la idea de desarrollo intelectual en el tiempo, y vi incluso en su propia obra el resultado de una evolucin exclusivamente dependiente de su propia ley. En el curso de su exposicin presenta dondequiera sus propias ideas como la consecuencia directa de la crtica que hace de sus predecesores, especialmente de Platn y su escuela. Era, por consiguiente, filosfico y aristotlico a la vz seguirle en esto, y tratar de entenderle por medio de los supuestos partiendo de los cuales haba construido sus propias teoras. Tales intentos no nos han dado, sin embargo, una viva visin de la ndole individual de su filosofa; lo que no puede sorprender al fillogo, que no est acostumbrado a servirse de los juicios de un escritor acerca de s mismo como de un documento objetivo, ni a sacar de ellos sus patrones de medida. Especialmente intil result el juzgar a Aristteles, como se ha hecho realmente, por su manera de entender a sus predecesores, como si hubiera habido jams un filsofo capaz de entender a sus predecesores en este sentido. A buen seguro que slo puede haber un patrn de medida positivo para apreciar la obra personal de Aristteles, pero no es la forma en que l critica a Platn, sino la forma en que platoniza l mismo (pues tal es lo que significa filosofar para l). Por qu imprimi al conocimiento esta especial direccin no puede explicarse simplemente por la historia anterior a l, sino tan slo por su propio desarrollo filosfico; justo como tampoco l mismo deriv sencillamente la posicin de Platn en la historia del pensamiento griego de la de sus predecesores, sino que la explica como el resultado de la confluencia de estas inARISTTELES 11

>

>4

ARISTOTELES

haca imposible todo acceso a su personalidad. Y as sucedi que el nuevo amor por la Antigedad que suscitaron los humanistas no produjo cambio alguno en lo referente a Aristteles, singularmente por considerarse a ste como el prncipe del escolasticismo medieval, que era igualmente despreciado de todo punto por Lutero y los humanistas. Aristteles es la nica gran figura de la filosofa y la literatura antigua que no ha tenido jams un renacimiento. Todos saban que era una potencia con la que haba que contar y una de las bases del mundo moderno, pero 110 pas de ser una tradicin, si no por otras razones, por la simple de que incluso pasados los das del Humanismo y la Reforma siguieron los hombres necesitando an demasiado de su contenido. T a n t o Melanchthon como los jesutas edificaron su teologa sobre la Metafsica. Maquiavelo sac sus reglas de la Poltica y los crticos y poetas franceses las suyas de la Potica. Moralistas y juristas se apoyaron en la Etica y todos los filsofos hasta Kant, y an ms ac, en la lgica. Por lo que respecta a los fillogos, lo que les impidi penetrar hasta la forma interna del pensamiento de Aristteles, no es tanto un inters excesivo por el contenido, cuanto el estrecho y superficial concepto de la prosa literaria antigua que volvieron a introducir los humanistas. Los fillogos han hecho penetrantes estudios de los escritos conservados y tratado de fijar el texto. Mas a la nueva sensibilidad para el estilo le resulta estticamente ingrato el estado de imperfeccin en que han llegado hasta nosotros. Se les juzg, pues, con el criterio de la obra literaria, del que constantemente se burlaban por ser enteramente ajeno a su naturaleza. Ingenuamente se comparaba el "estilo" de los dilogos de Platn, y el resultado era perderse de entusiasmo por el maravilloso arte de los ltimos. Empleando toda suerte de medios discursivos, declarando apcrifos los pasajes perturbadores y transponiendo frases o libros enteros, trataban de forzar a los escritos de Aristteles a entrar en la forma de manuales legibles. L a razn de ser de esta clase de crtica era la incomprensin de esa forma provisional, que siendo de todo punto caracterstica de la filosofa de Aristteles, constituye el inevitable punto de partida de toda inteligencia histrica del mismo. Hasta en el caso de Platn ha sido frecuentemente pa-

EL P R O B L E M A

15

sacia por alto durante largos perodos la importancia de la orma para la inteligencia de su peculiar manera de pensar; en especial estn siempre propensos los filsofos especialistas y los estudiantes de literatura a considerarla como algo literario, carente de toda real significacin para Platn mismo, a pesar del hecho de ser algo nico en la historia de la filosofa. Actualmente, sin embargo, saben la mayora de las personas que el estudio de la evolucin de la forma de sus escritos es una de las principales claves para alcanzar una inteligencia filosfica de l. Tratndose de Aristteles, siguen dedicndose, en cambio, exclusivamente al contenido, por la suprema razn de que suponen que "no tiene forma alguna". L a estrecha idea que de lo que constituye la forma literaria tenan los retricos de la poca helenstica, estuvo a punto de privarnos de los tratados, y es efectivamente responsable de la desaparicin de los escritos de los estoicos y epicreos. T a n pronto como abandonamos esa idea, surge naturalmente la cuestin del desarrollo histrico, pues es absolutamente imposible explicar el peculiar estado en que se encuentran los escritos conservados sin hacer la suposicin de que contienen las huellas de diferentes estadios de una evolucin. U n anlisis de los tratados nos conducira de suyo a la misma conclusin, que confirman aun los fragmentos de sus perdidas obras literarias. El principal propsito de este libro ser, por consiguiente, mostrar por vez primera, y medante los fragmentos de las obras perdidas y el anlisis de los tratados ms importantes, que en su raz hay un proceso de desarrollo. Fu, efectivamente, partiendo de la interpretacin de estos documentos, emprendida con vistas a una edicin de la Metafsica, como surgi la presente obra. L a crtica filolgica est aqu, sin embargo, directamente al servicio de la investigacin filosfica, pues lo que nos importa no es tan slo la condicin externa de los escritos en cuanto tal, sino tambin lo que esta condicin nos revela sobre la fuerza motriz del pensamiento de Aristteles.

PRIMERA P A R I E

LA

ACADEMIA

CAPTULO I

LA ACADEMIA

POR EL TIEMPO DE

DE LA

ENTRADA

ARISTOTELES

testimonio de su bigrafo, que es digno de fe, Aristteles escribi al rey Filipo de Macedonia que haba pasado veinte aos con Platn. Dado que fu miembro de la Academia hasta la fecha de la muerte tlel ltimo (348/7), tiene que haber entrado en ella durante el 368/7. Por aquel tiempo era un joven de unos 17 aos. 1 Al partir se acercaba a los cuarenta. Estos conocidos hechos han llamado demasiado poco la atencin. Que 1111 hombre de un talento tan profundamente original haya permanecido durante un perodo tan largo bajo la influencia de un extraordinario genio de naturaleza totalmente distinta, y se haya desarrollado enteramente a su sombra, es un hecho sin paralelo en la historia de los grandes pensadores, y quiz de todas las personalidades independientes y creadoras. No hay signo ms seguro del poder de asimilacin de un discpulo, ni al mismo tiempo de lo fuerte y lo seguro de su instinto creador, que su relacin con un gran maestro a quien dedica su juvenil afecto. L a fuerza espiritual e impersonal que opera a travs de un maestro semejante pone en libertad, refren