homero canta, oh diosa, la clera del pelida aquiles; clera funesta que caus infinitos males a los...

Download Homero  Canta, oh diosa, la clera del Pelida Aquiles; clera funesta que caus infinitos males a los aqueos y precipit al Hades muchas almas valerosas

Post on 06-Feb-2018

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Homero

    Laliada

  • Queda rigurosamente prohibida, sin la autorizacin escrita de los titulares del copyright, bajo lassanciones establecidas por las leyes, la reproduccin total o parcial de esta obra por cualquiermediooprocedimiento,comprendidoslafotocopiayeltratamientoinformtico.ISBN978-987-1781-06-5Publisher:Vi-DaGlobalS.A.Copyright:Vi-DaGlobalS.A.Domicilio:CostaRica5639(CABA)CUIT:30-70827052-7

  • CANTOI

    PesteClera

    * Despus de una corta invocacin a la divinidad para que cante "laperniciosa ira de Aquiles", nos refiere el poeta queCrises, sacerdote deApolo, va al campamento aqueo para rescatar a su hija, que haba sidohechacautiva yadjudicadacomoesclavaaAgamenn; stedespreciaalsacerdote, se niega a darle la hija y lo despide con amenazadoraspalabras;Apolo, indignado,suscitaunaterriblepesteenelcampamento;AquilesrenealosguerrerosenelgoraporinspiracindeladiosaHera,y, habiendo dicho al adivino Calcante que hablara sin miedo, aunquetuvieraquereferirseaAgamenn,sesabepor finqueelcomportamientodeAgamennconelsacerdoteCriseshasidolacausadelenojodeldios.Estadeclaracinirritaalrey,quepideque,sihadedevolverlaesclava,sele prepare otra recompensa; y Aquiles le responde que ya se la darncuandotomenTroya.As,deunmodotannatural,seoriginaladiscordiaentreelcaudillosupremodelejrcitoyelhroemsvaliente.LariallegaatalpuntoqueAquilesdesenvainalaespadayhabramatadoaAgamennsino se lohubiese impedido ladiosaAtenea; entoncesAquiles insultaaAgamenn, ste se irrita y amenaza a Aquiles con quitarle la esclavaBriseida, a pesar de la prudente amonestacin que le dirige Nstor; sedisuelveelgorayAgamennenvaadosheraldosalatiendadeAquilesquesellevanaBriseide;UlisesyotrosgriegosseembarcanconCriseidayladevuelvenasupadre;y,mientras tanto,AquilespideasumadreTetisque suba al Olimpo a impetre de Zeus que conceda la victoria a lostroyanos para que Agamenn comprenda la falta que ha cometido; Tetiscumpleeldeseodesuhijo,Zeusaccede,yestehechoproduceunaviolentadisputa entre Zeus y Hera, a quienes apacigua su hijo Hefesto; laconcordia vuelve a reinar en el Olimpo y los dioses celebran un festnesplndidohastalapuestadelsol,enqueserecogenensuspalacios.

  • 1Canta,ohdiosa, lacleradelPelidaAquiles;clera funestaquecausinfinitosmalesalosaqueosyprecipitalHadesmuchasalmasvalerosasdehroes, a quienes hizopresa de perros y pasto de aves -cumplase lavoluntad de Zeus- desde que se separaron disputando el Atrida, rey dehombres,yeldivinoAquiles.8 Cul de los dioses promovi entre ellos la contienda para quepelearan? El hijo de Leto y de Zeus. Airado con el rey, suscit en elejrcitomalignapeste,yloshombresperecanporelultrajequeelAtridainfiriera al sacerdote Crises. ste, deseando redimir a su hija, se habapresentado en las veleras naves aqueas con un inmenso rescate y lasnfulasdeApolo,elquehieredelejos,quependandeureocetro,enlamano;yatodoslosaqueos,yparticularmentealosdosAtridas,caudillosdepueblos,aslessuplicaba:17-Atridasydemsaqueosdehermosasgrebas!Losdioses,queposeenolmpicospalacios,ospermitandestruir la ciudaddePramoy regresarfelizmente a la patria! Poned en libertad a mi hija y recibid el rescate,venerandoalhijodeZeus,aApolo,elquehieredelejos.22Todoslosaqueosaprobaronavocesqueserespetaraalsacerdoteyseadmitiera el esplndido rescate; mas el Atrida Agamenn, a quien noplugoelacuerdo,ledespididemalmodoyconaltanerasvoces:26 -No d yo contigo, anciano, cerca de las cncavas naves, ya porqueahora demores tu partida, ya porque vuelvas luego, pues quizs no tevalgan el cetro y las nfulas del dios. A aqulla no la soltar; antes lesobrevendrlavejezenmicasa,enArgos, lejosdesupatria, trabajandoen el telar y aderezando mi lecho. Pero vete; no me irrites, para quepuedasirtemssanoysalvo.33 As dijo. El anciano sinti temor y obedeci el mandato. Fuese ensilenciopor laorilladelestruendosomar;y,mientrassealejaba,dirigamuchos ruegos al soberano Apolo, a quien pari Leto, la de hermosacabellera:37-yeme,tquellevasarcodeplata,protegesaCrisayaladivinaCila,a imperas en Tnedos poderosamente! Oh Esminteo! Si alguna vezadorntugraciosotemplooquementuhonorpingesmuslosdetorosodecabras,cmplemeestevoto:Paguenlosdnaosmis lgrimascontusflechas!

  • 43 As dijo rogando. Oyle Febo Apolo e, irritado en su corazn,descendide lascumbresdelOlimpoconelarcoyelcerradocarcajenlos hombros; las saetas resonaron sobre la espalda del enojado dios,cuandocomenzamoverse.Ibaparecidoalanoche.Sentselejosdelasnaves, tir una flecha y el arco de plata dio un terrible chasquido. Alprincipio el dios disparaba contra los mulos y los giles perros; masluegodirigi susamargas saetas a loshombres,ycontinuamenteardanmuchaspirasdecadveres.53Durantenuevedasvolaronporel ejrcito las flechasdeldios.Eneldcimo, Aquiles convoc al pueblo al gora: se lo puso en el coraznHera, la diosa de los nveos brazos, que se interesabapor los dnaos, aquienesveamorir.Acudieronstosy,unavezreunidos,Aquiles,eldelospiesligeros,selevantydijo:59-Atrida!Creoquetendremosquevolveratrs,yendootravezerrantes,siescapamosdelamuerte;pues,sino,laguerraylapesteunidasacabarnconlosaqueos.Mas,ea,consultemosaunadivino,sacerdoteointrpretedesueos-puestambinelsueoprocededeZeus-,paraquenosdigaporquseirrittantoFeboApolo:siestquejosoconmotivodealgnvotoohecatombe,ysiquemandoensuobsequiograsadecorderosydecabrasescogidas,querrlibramosdelapeste.68 Cuando as hubo hablado, se sent. Levantse entre ellos CalcanteTestrida, el mejor de los augures -conoca lo presente, lo futuro y lopasado, y haba guiado las naves aqueas hasta Ilio por medio del arteadivinatoriaqueledieraFeboApolo-,ybenvololosarengdiciendo:74-OhAquiles,caroaZeus!MndasmeexplicarlacleradeApolo,deldiosquehieredelejos.Puesbien,hablar;peroantesdeclaray juraqueests pronto a defenderme de palabra y de obra, pues temo irritar a unvarnquegozadegranpoderentrelosargivostodosyesobedecidoporlosaqueos.Unreyesmspoderosoqueelinferiorcontraquienseenoja;y, sibienenelmismoda refrenasu ira,guarda luego rencorhastaquelograejecutarloenelpechodeaqul.Dime,pues,simesalvars.84Ycontestndole,Aquiles,eldelospiesligeros,ledijo:85 -Manifiesta,deponiendo todo temor,elvaticinioquesabes;pues porApolo, caro a Zeus; a quien t, Calcante, invocas siempre que revelasorculosalosdnaos!,ningunodeellospondrentisuspesadasmanos,cercadelascncavasnaves,mientrasyovivayvealaluzacenlatierra,

  • aunquehablaresdeAgamenn,quealpresentesejactadeserenmuchoelmspoderosodetodoslosaqueos.92Entoncescobrnimoydijoeleximiovate:93-Noesteldiosquejosoconmotivodealgnvotoohecatombe,sinoacausa del ultraje que Agamenn ha inferido al sacerdote, a quien nodevolvi lahijani admiti el rescate.Por esto elquehierede lejosnoscausmalesy todavanoscausarotros.Ynolibrara losdnaosde laodiosapeste,hastaquesearestituidaasupadre,sinpremionirescate,lajovendeojosvivos,y llevemosaCrisaunasagradahecatombe.Cuandoaslehayamosaplacado,renacernuestraesperanza.101Dichasestaspalabras,sesent.LevantsealpuntoelpoderosohroeAgamennAtrida,afligido,conlasnegrasentraasllenasdecleraylosojos parecidos al relumbrante fuego; y, encarando a Calcante la torvavista,exclam:106-Adivino demales! jamsme has anunciado nada grato. Siempre tecomplaces en profetizar desgracias y nunca dijiste ni ejecutaste nadabueno.Yahora,vaticinandoante losdnaos,afirmasqueelquehieredelejoslesenvacalamidades,porquenoquiseadmitirelesplndidorescatede la joven Criseide, a quien anhelaba tener en mi casa. La prefiero,ciertamente,aClitemnestra,mi legtimaesposa,porqueno lees inferiornieneltalle,nienelnatural,nieninteligencia,niendestreza.Pero,aunas y todo, consiento en devolverla, si esto es lo mejor; quiero que elpueblo se salve, no que perezca. Pero preparadme pronto otrarecompensa,paraquenoseayoelnicoargivoquesinellasequede;locual no parecera decoroso.Ved todos que se va a otra parte la quemehabacorrespondido.121ReplicleenseguidaelcelerpededivinoAquiles:122 -Atrida gloriossimo, el ms codicioso de todos! Cmo puedendarteotrarecompensa losmagnnimosaqueos?Nosabemosqueexistanenpartealgunacosasdelacomunidad,pueslasdelsaqueodelasciudadesestn repartidas, y no es conveniente obligar a los hombres a quenuevamente las junten. Entrega ahora esa joven al dios, y los aqueos tepagaremoseltripleoelcudruple,siZeusnospermitealgndatomarlabienmuradaciudaddeTroya.130Y,contestndole,elreyAgamennledijo:131 Aunque seas valiente, deiforme Aquiles, no ocultes as tu

  • pensamiento, pues no podrs burlarme ni persuadirme. Acaso quieres,para conservar tu recompensa, queme quede sin lama, y por estomeaconsejasque ladevuelva?Pues,si losmagnnimosaqueosmedanotraconformeamideseoparaqueseaequivalenteYsinomeladieren,yomismo me apoderar de la tuya o de la de Ayante, o me llevar la deUlises, y montar en clera aqul a quien me llegue. Mas sobre estodeliberaremosotroda.Ahora,ea,echemosunanegranavealmardivino,reunamos los convenientes remeros, embarquemos vctimas para unahecatombeya lamismaCriseide, ladehermosasmejillas,yseacapitncualquieradelosjefes:Ayante,Idomeneo,eldivinoUlisesot,Pelida,elms portentoso de todos los hombres, para que nos aplaques consacrificiosalquehieredelejos.148Mirndolocontorvafaz,exclamAquiles,eldelospiesligeros:149-Ah,impudenteycodicioso!Cmopuedeestardispuestoaobedecertus rdenes ni un aqueo siquiera, para emprender la marcha o paracombatir valerosamente con otros hombres? No he venido a pelearobligado por los belicosos troyanos, pues en nada se me hicieronculpables-nosellevaronnuncamisvacasnimiscaballos,nidestruyeronjams la cosecha en la frtil Fta, criadora de hombres, porquemuchasumbrasmontaasyelruidosomarnosseparan-,sinoqueteseguimosati,grandsimoinsolente,paradarteelgustodevengarosdelostroyanosaMenelaoya ti,ojosdeperro.Nofijsenesto laatencin,niporello tetomas ningn cuidado, y aunme amenazas con quitarme la recompensaque por mis grandes fatigas me dieron los aqueos. Jams el botn queobtengoigualaaltuyocuandostosentranasacounapopulosaciudaddelos troyanos: aunque la parte ms pesada de la impetuosa guerra lasostienen mis manos, tu recompensa, al hacerse el reparto, es muchomayor; y yo vuelvo a mis naves, tenindola pequ

Recommended

View more >