herbert_marcuse-razon y revolucion

Download Herbert_marcuse-razon y Revolucion

Post on 25-Dec-2015

215 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

01 - De "Razn y revolucin" (1941)

01 - De "Razn y revolucin" (1941)Herbert MarcuseI. Fundamentos de la filosofa hegelianaIntroduccin1. El marco histrico-socialEl idealismo alemn ha sido considerado como teora de la Revolucin francesa. Esto no significa que Kant, Fichte, Schelling y Hegel ofreciesen una interpretacin terica de la Revolucin francesa, sino que, en gran parte, escribieron su filosofa como respuesta al reto de Francia de reorganizar el Estado y la sociedad sobre una base racional, de modo que las instituciones sociales y polticas concordaran con la libertad y el inters del individuo. A pesar de su agria crtica al Terror, los idealistas alemanes dieron, unnimemente, la bienvenida a la Revolucin, llamndola aurora de la nueva era, y todos relacionaron los principios bsicos de su filosofa con los ideales que ella representaba.

Por consiguiente, las ideas de la Revolucin francesa estn presentes en el propio ncleo de los sistemas idealistas y determinan en gran medida su estructura conceptual. Tal como lo vieron los idealistas alemanes, la Revolucin francesa no slo lleg a abolir el absolutismo feudal, reemplazndolo con el sistema poltico y econmico de la clase media, sino que completa tambin lo que la Reforma alemana haba comenzado, al emancipar al individuo y convertirlo en dueo autosuficiente de su propia vida. La posicin del hombre en el mundo, el modo como trabaja y se recrea, no habra de depender ya de una autoridad externa, sino de su propia actividad libre y racional. El hombre haba pasado ya el largo perodo de inmadurez durante el cual fue vctima de abrumadoras fuerzas naturales y sociales, y se haba convertido en el sujeto autnomo de su propio desarrollo. De ahora en adelante, la lucha con la naturaleza y con la organizacin social habra de ser guiada por los propios progresos de su conocimiento. El mundo habra de ser un orden racional.

Los ideales de la Revolucin francesa encontraron su punto de apoyo en el proceso del capitalismo industrial. El Imperio napolenico liquid las tendencias radicales y, al mismo tiempo, consolid las consecuencias econmicas de la Revolucin. Los filsofos franceses de este perodo interpretaron la realizacin de la razn como liberacin de la industria. La produccin industrial en expansin pareca ser capaz de suministrar los medios de satisfacer todas las necesidades humanas. As, mientras Hegel elaboraba su sistema, Saint-Simon en Francia exaltaba la industria como el nico poder capaz de conducir a la humanidad hacia una sociedad libre y racional. El proceso econmico apareca como el fundamento de la razn.

El desarrollo econmico en Alemania estaba muy rezagado con respecto a Francia y a Inglaterra. La clase media alemana, dbil y esparcida en numerosos territorios de intereses divergentes, difcilmente poda contemplar la posibilidad de una revolucin. Las pocas empresas industriales que existan no eran ms que pequeas islas industriales dentro de un prolongado sistema feudal. El individuo en su existencia social o era un esclavo o mantena en esclavitud a su prjimo. Como ser pensante, sin embargo, poda al menos aprehender el contraste entre la miserable realidad que exista en todas partes y las potencialidades humanas que la nueva poca haba liberado; y como persona moral, al menos en su vida privada, poda preservar la dignidad humana y la autonoma. As, mientras la Revolucin francesa haba ya empezado a afirmar la realidad de la libertad, el idealismo alemn se limitaba a ocuparse slo de la idea de esa libertad. Los esfuerzos histricos concretos por establecer una forma racional de sociedad eran trasladados aqu al plano filosfico y se hacan patentes en los esfuerzos por elaborar el concepto de razn.

El concepto de razn es fundamental en la filosofa de Hegel. Este sostena que el pensamiento filosfico se agota en este concepto, que la Historia tiene que ver con la razn y slo con la razn, y que el Estado es la realizacin de la razn. Estas afirmaciones no seran comprensibles, sin embargo, mientras la razn sea interpretada como un puro concepto metafsico, ya que la idea hegeliana de la razn ha conservado, aunque bajo una forma idealista, los esfuerzos materiales por un orden de vida libre y racional. La deificacin de la razn como ser supremo de Robespierre es la contrapartida de la glorificacin de la razn en el sistema de Hegel. El ncleo de la filosofa hegeliana es una estructura cuyos conceptos -libertad, sujeto, espritu, nocin- estn derivados de la idea de razn. A menos que logremos revelar el contenido de estas ideas y su conexin intrnseca, el sistema de Hegel se nos aparecer como una oscura metafsica, cosa que, en realidad, no ha sido nunca.

Hegel mismo relacion su concepto de razn con la Revolucin francesa, poniendo en ello el mayor nfasis. La Revolucin exiga que "no se reconociese como vlido en una Constitucin nada que no tuviese que ser reconocido de acuerdo al derecho de la razn". Hegel desarroll ms esta interpretacin en sus lecciones sobre Filosofa de la Historia: "Nunca desde que el sol ha estado en el firmamento y los planetas han dado vueltas a su alrededor, haba sido percibido que la existencia del hombre se centra en su cabeza, es decir, en el pensamiento, por cuya inspiracin construye el hombre el mundo de la realidad. Anaxgoras fue el primero en decir que el nous gobierna el Universo, pero hasta ahora el hombre no haba llegado al reconocimiento del principio de que el pensamiento debe gobernar la realidad espiritual. Esto fue, por consiguiente, una gloriosa aurora mental. Todos los seres pensantes comparten el jbilo de esta poca".

En la perspectiva de Hegel, el giro decisivo que dio la historia con la Revolucin francesa consiste en que el hombre empez a contar con su espritu y se atrevi a someter la realidad dada a las normas de la razn. Hegel explica este nuevo desarrollo a travs de un contraste entre el empleo de la razn y una acrtica condescendencia con las condiciones de vida predominantes. "Nada que no sea el resultado del pensar es razn". El hombre se ha propuesto organizar la realidad de acuerdo con las exigencias de su libre pensamiento racional, en lugar acomodar simplemente su pensamiento al orden existente y a los valores dominantes. El hombre es un ser pensante. Su razn lo capacita para reconocer sus propias potencialidades y las de su mundo. No est, pues, a merced de los hechos que lo rodean, sino que es capaz de someterlos a normas ms altas, las de la razn. Si sigue la direccin que sta le seala alcanzar ciertas concepciones que pondrn al descubierto los antagonismos entre esta razn y el estado de cosas existente. Puede llegar a descubrir que la historia es una constante lucha por la libertad, que la individualidad del hombre exige que ste posea la propiedad como medio para realizarse plenamente, y que todos los hombres tienen igual derecho a desarrollar sus facultades humanas. Empero, lo que prevalece de hecho es la desigualdad y la esclavitud; la mayora de los hombres carece de toda libertad y se halla privada del ltimo resto de su propiedad. Por tanto, la realidad "no razonable" tiene que ser alterada hasta que llegue a conformarse con la razn. En el presente caso, es necesario reorganizar el orden social existente, abolir el absolutismo y los restos de feudalismo, establecer la libre competencia, hacer que todos tengan iguales derechos ante la ley, etc.

Segn Hegel, la Revolucin francesa enunci el poder supremo de la razn sobre la realidad. Resume esto diciendo que el principio de la Revolucin francesa estableca que el pensamiento debe gobernar la realidad. Las implicaciones que encierra esta afirmacin conducen al propio centro de su filosofa. Lo que el hombre piensa que es verdadero, justo y bueno tiene que ser realizado en la organizacin real de su vida individual y social. El pensamiento, sin embargo, vara con los individuos, y la diversidad de opiniones individuales que resulta de ello es incapaz de ofrecer un principio para orientar la organizacin comn de la vida. A menos que el hombre posea conceptos y principios de pensamiento que denoten condiciones y normas universalmente vlidas, su pensamiento no puede reclamar el gobierno de la realidad. Situado dentro de la tradicin de la filosofa occidental, Hegel cree que estos principios y conceptos existen. Y llama razn a su totalidad.

Todas las filosofas de la Ilustracin francesa y sus sucesoras revolucionarias entendieron la razn como fuerza histrica objetiva, la cual, una vez liberada de las cadenas del despotismo, har de la tierra un lugar de progreso y felicidad. Sostenan que "el poder de la razn, y no la fuerza de las armas, propagar los principios de nuestra gloriosa revolucin". En virtud de su propio poder, la razn triunfar sobre la irracionalidad social y derrocar a los opresores de la humanidad. "Toda ficcin desaparece ante la verdad y todas las extravagancias caen frente a la razn" (Robespierre).

Sin embargo, la suposicin de que la razn se mostrar inmediatamente en la prctica es un dogma que el curso de la historia no corrobora. Hegel crea, tanto como Robespierre, en el poder invencible de la razn. "Esa facultad que el hombre puede llamar suya, elevada por encima de la muerte y de la decadencia... es capaz de tomar decisiones por su cuenta. Se anuncia a s misma como razn. La elaboracin de sus leyes no depende de otra cosa, ni puede tomar sus normas de ninguna otra autoridad de la tierra o del cielo". Pero, para Hegel, la razn slo puede gobernar la realidad si la realidad se ha vuelto racional en s misma. Esta racionalidad se hace posible cuando el sujeto penetra en el contenido mismo de la naturaleza y de la historia. La realidad objetiva es tambin, por lo tanto, la realizacin del sujeto. Esta es la concepcin que Hegel resumi en una de sus proposiciones ms fundamentales, a saber, que el Ser es, en sustancia, un "sujeto" (Fenomenologa del Espritu). El significado de esta proposicin slo puede ser comprendido a travs