hegel y la teoria critica de herbert marcuse

Download HEGEL Y LA TEORIA CRITICA DE HERBERT MARCUSE

Post on 12-Feb-2017

216 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • HEGEL Y LA TEORIA CRITICA DE HERBERT MARCUSE

    Jos Luis Vega Carballo

    La contribucin ms importante de Herbert Marcuse al desarrollo del pensa-miento posthegeliano, ha sido sin duda su "teora social crtica". Esto no quiere decirsin embargo, que sus aportes concretos al estudio de las sociedades industriales avan-zadas de nuestro tiempo no tengan una enorme importancia. Lo que sucede es queprecisamente derivan su gran impacto y brillantez analtica de los postulados y aspira-ciones de la teora social crtica, la cual Marcuse asienta sobre la dialctica hegelianay el marxismo, complementando a ambos con la sociologa de Max Weber y la psico-loga profunda de Sigmund Freud.

    En este ensayo me interesa analizar slo algunos de los elementos generalesms importantes de la teora social crtica de Marcuse, emanados en una forma u otrade las elaboraciones de Hegel sobre el problema de la naturaleza y el cambio de losfenmenos humanos y sociales. Creo que esos elementos constituyen en s una inter-pretacin sumamente interesante sobre el filsofo idealista que efecta Marcuse desdeel ngulo de las necesidades y problemas contemporneos. Debo insistir en que lapresentacin que hago a continuacin enfoca slo algunas dimensiones del problema,pues no pretendo hacer aqu un anlisis exhaustivo de la totalidad de la filosofa deHegel o de los aportes de Marcuse al pensamiento moderno, sino ms bien traer adiscusin algunas tendencias e interrelaciones significativas del pensamiento de ambos,especialmente aquellas relacionadas con las nociones de NEGACION y TRASCEN-DENCIA, RAZON y L1BERACION, POSIBILIDAD y ACTUALIZACION.

    NEGACION y TRASCENDENCIA

    Entre las muchas contribuciones de Hegel a la historia de las ideas se destacansus tesis sobre el poder del pensamiento negativo, las cuales deben considerarse entrelos aportes ms importantes que contienen los anlisis del filsofo en torno a losprocesos de la vida humana y social. Habiendo notado eso, Marcuse toma la nocinde que el pensamiento es la negacin de aquello que se presenta ante la sensibilidadcomo algo inmediato e incompleto, y erige este principio como categora central desu "teora social crtica". Por eso inicialmente propone que todo esfuerzo sistemticoorientado, como teora hacia la explicacin y comprensin integral de la naturaleza,la cultura y la vida humana tenga como fundamento la capacidad autnoma y negativade la razn como nico medio de poder someter a juicio o evaluacin la estructura delo dado en la experiencia sensible. Es esa precisamente la connotacin del trmino"teora", el cual se enlaza perfectamente con el de "crtica", pues ambos reafirman lacertidumbre hegeliana y marcusiana de que los hechos no encierran en s la verdad lo que podra considerarse como la realidad acabada de las cosas. Lo real por el con-trario hay que buscado en el proceso de desarrollo de las cosas, en su movimiento,en su proceso o devenir que es donde se esconde siempre la potencialidad del futurocomo germen trascendente de la estructura de lo real-inmediato. No es de extraarpues que la teora crtica de Marcuse comparta con Hegel el rechazo del positivismo,

  • 46 ]OSE LUIS VEGA CARBALLO

    pues este sistema de anlisis induce a ver en los hechos palpables e inmediatos elcomienzo y trmino del pensamiento humano, y propone ajustar el anlisis filosficoy sociolgico a los estrechos lmites de lo establecido y lo consagrado tal como aspi-raba a realizado Augusto Comte con su tesis sobre la "subordinacin de la imagina-cin a la observacin", la cual era equivalente a lo que l denominaba "la sabia resig-nacin frente al orden pblico y a la invariabilidad de las leyes sociales". (Cf. suCours de Philosophie Positioe, 4~ ed., Vol. IV, Pars, 1877; pp. 141-142).

    Lo dicho anteriormente no debe prestarse a un malentendido: Marcuse norechaza la ciencia, pero es muy claro al sealar que ni sta ni la tcnica puedenconstituirse por s mismas en orientadoras del destino humano, puesto que de stedependen ellas. Como de los hombres "depende lo que la ciencia y la tcnica han deser", Marcuse considera entonces que, "stas no pueden servir a priori como modeloconceptual de la teora crtica". (Cultura y Sociedad, Buenos Aires, Ed. Sur, 1967,p. 95).

    Sin embargo, Marcuse no se aleja un solo momento del racionalismo y delnaturalismo, motivo por el cual no busca los fundamentos de la teora crtica en elcampo de lo irracional, lo romntico o lo puramente utpico, como con frecuencia lohan hecho los filsofos idealistas alemanes que Georg Lukacs denuncia en La Destruc-cin de la Razn. Tampoco recurre Marcuse a la fenomenologa que trata de solu-cionar el problema por medio de un retorno a las nociones preteorticas del sentidocomn. Ha rechazado por otro lado al positivismo como lo seal antes. Cmo en-tonces resuelve Marcuse el problema de dad e una base slida, racional, a la vez realistay trascendente, a su teora social crtica?

    Primero que todo la teora social crtica se desarrolla a partir de un contactoestrecho con la realidad histrico-social del hombre y de los problemas que afectansu evolucin. Examina las tendencias principales de esa realidad en su generalidad yen su particularidad, considerndolas como productos o coyunturas determinadas porla interaccin de los hombres ubicados en el contexto de las clases sociales y de losdiversos tipos de sociedad. Esa realidad no es independiente de los sujetos que lacrean y re-crean con sus actos; es producto de la relacin sujeto-objeto en la cual elobjeto es matizado de subjetividad a travs de la accin del sujeto. Las estructurassociales son resultado de las relaciones entre los hombres y no tienen por tanto unarealidad "sui generis", independiente de los sujetos activos, aunque s pueden esasestructuras contradecir las necesidades y aspiraciones de sus forjadores, deshumani-zndolos y crendoles tensiones innecesarias. Pero como quiera que sea, dira Hegel,"la misma daga que inflige la herida debe curada" y en este caso Marcuse acepta quees el mismo hombre el llamado a transformar aquella sociedad que haya dejado decontribuir a la satisfaccin de las necesidades del hombre y se haya vuelto un obstculoa su liberacin y desarrollo. Se nota pues, que para Marcuse la realidad social es unaconstruccin precaria, algo que est en continuo proceso de cambio, y que puede serorientada de acuerdo a ciertos esquemas que trascienden o van ms all del statu quo_La teora social crtica no puede partir del statu quo de una sociedad y terminar enl, mientras all existan las posibilidades de lograr la satisfaccin de aspiraciones todavano realizadas y anuladas por los guardianes del llamado "orden de cosas". Y mientrasel positivismo mecanicista y toda la llamada "cultura afirmativa" rechacen la hiptesis.de que la realidad socio-cultural e histrica es un desarrollo de la subjetividad congrados variables de conciencia, y que esa realidad encierra una oposicin entre actua-lidad y potencialidad, ser y llegar a ser, la teora crtica de Marcuse aparecer comouna teora subversiva. No porque en s sea una estrategia acabada de accin poltico-militar, sino, porque mide lo establecido en funcin de su posible superacin, la fac-ticidad en funcin de la realizacin, y en esa forma se considera que llega a estar enestrecho contacto con la materia viva del desarrollo histrico, la cual no es otra cosaque el constante proceso de afirmaciones y negaciones de lo objetivo sobre lo sub-jetivo y viceversa, lo que Marcuse llama, "la energa de la naturaleza y la historia.

  • HEGEL Y LA TEORIA CRITICA DE MARCUSE 47

    la estructura interna de todo ser". [Reason and Reuolution, Boston, Beacon Press,1960, pp. viii-ix),

    y sobre ese fundamento primario, sobre ese acercamiento al centro mismo delas tensiones y del cambio histrico, se levanta la teora crtica, y como antdoto que esde la alienacin y de la esclerosis de la accin, el pensamiento crtico se identificaasimismo con el desarrollo de la humanidad y con sus aspiraciones de realizaciny libertad. Como lo afirma el mismo Marcuse:

    El pensamiento negativo se torna entonces negativo en s mismo. Sufuncin es quebrar la confianza y el regocijo propio del sentido comn, a finde socavar la siniestra confianza en el poder y en el lenguaje de los hechos,hasta demostrar as que la opresin est radicada en tal medida en la esenciade las cosas, que el desarrollo de sus contradicciones internas lleva necesaria-mente al cambio cualitativo: a la explosin y a la catstrofe del estado de cosasimperante. {Reason and Reoolution, p. ix).

    De ah entonces que la teora crtica sea 10 opuesto a la pura contemplacinde 10 existente. Muestra por el contrario que lo existente slo lo es en apariencia,pues lleva en s constantemente la tendencia de pasar o llegar a ser otra cosa de loque es en la actualidad, de negarse o ser negado como apariencia que oculta el posiblesalto hacia la realizacin del porvenir.

    En sntesis, la teora social crtica de Marcuse propone considerar a toda accin,sistema de acciones, o producto cultural de los hombres, como una coyuntura pasajera,siempre en transicin hacia otra forma cualitativamente diferente a lo que es en laactualidad. Se trata evidentemente de percibir y analizar el objeto del conocimientoa la luz de una postura subjetiva, que da prioridad tanto a los factores o tendenciasdel desarrollo y del cambio del objeto como del sujeto, y la cual est validada en virtudde que lo esttico es como afirmaba Marx slo una visin parcializada de las cosas.

    Hay un movimiento continuo de crecimiento de las fuerzas productivas,de destruccin de las relaciones sociales, de formacin de ideas; nada es inmu-table, con excepcin del movimiento abstracto, mors inmortalis.

    (KARL MARX, Sociologa y Filosofa Social, Barcelona, Ediciones Pennsula,1968, p. 116).

    Slo pues en el contexto del cambio se puede hallar efectivamente el funda-mento para llegar a entender a la parte en funcin del todo, a lo particular, a la luzde lo universal, a lo p