guthrie los filósofos griegos

Download Guthrie los filósofos griegos

Post on 24-Jun-2015

1.066 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1. ilillil]tilililil ilililililt 9 ll78g681ll64s274ll

2. BREVIARIOS del Fouoo on CurruR Eco,urct 88 LOS FILSOFOS GRIEGOS 3. Traduccin de FLonexrr.o M. TonNn Los filsofos griegos De Thles a Aristteles porW. K. C. GUTHRIE FONDO DE CULTURA ECONMICA 4. Primera edicin en ingls, 1950 Primera edicin en espaol, 1953 Segunda edicin, 1994 Sptima reimpresin, 2010 Guthrie, William Keith Chambers Los filsofos griegos: de Tales a Aristteles / William Kei Chambers Guthrie ; trad. de Florentino M. Torner - 2" ed. - Mxico : FCE, 1994 1.64 p. ; 17 x ll cm - (Colec. Breviarios ; gg) Ttulo_ original The Greek philosophers. From Thales to Aristotle ISBN 978-98 _t 6-4527 _4 l Filosofa Antigua L Torne4 Florentino M. II. Ser. III. t. LCBlTl G79t8 Dewey 082.1 885 V88 Distribucin mundial Comentarios y sugerencias: editorial@fondodeculturaeconomica.com www. fondodeculturaeconomica.com Tel. (55)5227 -467 2 F ax (S 5)5227 -4694 ffi E-p.".. cerrificada ISO 9001: 2000 Ttulo original: The Greek Philosophers. Frcm Thales to Aristotle O 1950 Methuen & Co. Ltd., Londres D. R. O 1953, Fooo DE CuLruRA EcoNMrcA Carretera Picacho-Ajusco,227; 14738 Mxico, D. F. Se prohbe la reproduccin total o parcial de esta obra -incluido el diseo tipogrfico y d portada_, sea cual fuere el medio, electrnico o mecnico, sin el consentimiento por escrito del editor. ISBN 978-9 68-16-4527 _4 Impreso en Mxico o Printed in Mexico I. MODALIDADES DEL PENSAMIENTO GRIEGO Pne determinar el alcance y objeto de las pginas siguientes, lo mejor ser empezar por decir que se bisan en un breve curso de lecciones destinadas a estudiantes consagrados no a los estudios clsicos precisamente, sino a otras y muy diversas mate- rias. Se supona que los oyentes no saban griego, pero que su inters en otras disciplinas, tales como ingls, historia o matemticas (pues entre ellos ha- b por lo menos un matemtico), o quiz simple- mente su cultura general, les habla dado la impre- sin de que las ideas griegas constituan la base de gran parte del pensamiento europeo posterior, sus- itano en ellos, por consiguiente, el deseo de saber con ms exactitud lo que haban sido aquellas ideas griegas en su expresin originaria. Puede suponer- ir que ya antes haban entrado en contacto con ellas, pero a travs de espejos que las deformaban ms o menos, segn este o aquel escritor ingls, alemn o de cualquier otra nacionalidad las haba usado para sus propios fines, tindolas del color de su propio pensamiento y poca, o que quis estaba in- conicientemente influido por ellas al formular sus personales opiniones. Algunos haban ledo, traduci- das, obras de Platn y de Aristteles, y ciertas partes de ellas les hablan parecido embrolladas y confusas; cosa muy natural, pues dichas ideas haban nacido en el clima intelectual del siglo rv a.c. en Grecia, y los lectores se haban formado en el clima de una poca muy posterior y en un pas muy diferente. 5. 8 EL PENSAMIENTO GRIEGO Sobre la base de tales supuestos, me propuse -como me lo propongo en este librb respecto del lector que se encuentra en situacin anloga- pro- porcionar cierta informacin acerca de la filosofa griega desde sus comienzos, para explicar a platn y Aristteles a la luz de sus predecesores ms bien que a la de sus sucesores, y dar una idea de los ras- gos caractersticos del pensamiento y de la concep- cin del mundo de los griegos.l No har referen- cias ----o har muy pocas- a su influencia sobre los pensadores europeos de tiempos posteriores ni so- bre los de nuestro propio pas. Y esto se debe no slo a las limitaciones que me impone mi propia ignorancia, sino tambin a la creencia de que al lector le resultar ms agradable y provechoio ad- vertir por s mismo esas influencias y establecer comparaciones, de acuerdo con su cultura y con sus personales intereses. Al hablar de los griegos en s mismos y atendiendo nicamente a lo que ellos no ofrecen, ser mi propsito suministrar materia para tales comparaciones a la vez que una base slida sobre Ia cual puedan sustentarse. He ledo que un libro sobre el existencialismo inserta un "rbol genealgico" de la filosofa existencialista, en cuya fazapareceiolocado Scrates a causa, evi- dentemente, de que fue autor de la frase "concete a ti mismo". Aparte del problema de si Scrates I Debo decir, ante todo, que esto ya lo hizo, y tan bien como es dable hacerlo, F. M. Cornford en Before and after Socrates (Cambridge University Press, 1932). El hecho de que este libro est agotado y de que en las presentes circuns- tancias seguir estndolo durante mucho tiempo, es la mejor justificacin de esta obra ma. Sin embargo, los lectores que ten-gan la fortuna de encontrarlo, advertirn que Cornford enfooa el asunto de modo distinto, y que mi libro, aunque es un pocn ms extenso, contiene algo ms de materia efectiva. EL PENSAMIENTO GRIEGO 9 quiso decir con esas palabras algo parecido a lo que por ellas entiende el existencialista del si- glo xx, ignora ste que la frase no fue invencin de Scrates, sino una de tantas expresiones prover- biales de la sabidura griega cuyo autor, si es que puede ser atribuida a algn autor, fue el dios Apolo. Mas, sea de ello lo que fuere, Scrates, lo mismo que todos los dems griegos, la conoca como uno de los viejos preceptos inscritos en las paredes del templo de Apolo en Delfos. No es cosa sin impor- tancia que perteneciese a la enseanza de la religin apolnea, y el ejemplo, aunque pequeo, servir para hacer ver la tergiversacin que un trazo aun brevsimo del pensamiento antiguo puede ayudar- nos a evitar. El punto de vista que yo he sugerido tendra la ventaja de revelar ciertas diferencias importantes entre el modo de pensar griego y el nuestro, diferen- cias que tienden a oscurecerse cuando, por ejem- plo, la ciencia atmica de los griegos o la teora del Estado de Platn son alTancados de su suelo natu- ral en el mundo griego anterior y coetneo, y con- sideradas aisladamente como precursoras de la fsica atmica o de la teora poltica modernas. No obstante la inmensa deuda que Europa, y con Euro- pa Inglaterra, tiene contrada con la cultura griega, los griegos siguen siendo un pueblo notablemente extraniero, y requiere un verdadero esfuerzo pe- netrar en su mentalidad, porque esto significa olvi- dar muchas de las nociones que se han convertido en parte integrante de nuestro equipo mental, de suerte que las llevamos con nosotros como cosas incuestionables y la mayor parte de las veces in- conscientemente. En los grandes das de la erudi- cin victoriana, cuando se pensaba que los clsi- 6. IO EL PENSAMIENTO GRIEGO cos suministraban modelos, no slo intelectuales, sino tambin morales, que deba seguir el caballero ingls, haba quiz la tendencia a sobreacentuar las analogas y aminorar las diferencias. La erudi- cin de nuestros das, inferior en muchos respec- tos, tiene, sin embargo, esta ventaja: se basa en un estudio ms intenso de los hbitos mentales de los griegos y de sus usos lingsticos, y en un cono- cimiento ms extenso del equipo mental de los pue- blos antiguos tanto de Grecia como de otras partes. Gracias en parte a los progresos de la antropologa y a los trabajos de los helenistas bastante intli- gentes para advertir la concordancia de sus estu- dios con algunos de los resultados obtenidos por los antroplogos, podemos afirmar sin arroganlia que estamos hoy en mejor posicin para estimar los fundamentos ocultos del pensamiento grie- go, los supuestos previos que admitan tcitamen- te, lo mismo que nosotros actualmente admitimos las reglas consagradas de la lgica o el hecho de la rotacin de la Tierra. Y al llegar a este punto he de decir francamente, aunque sin el deseo de demorarme sobre una difi- cultad inicial, que ng es tarea fcil comprender las modalidades del peramiento griego sin algn co- nocimiento del idioma. Lenguaje y pensamiento se entretejen, inextricablemente, y actan el uno so- bre el otro. Las palabras tienen su historia y sus asociaciones, las cuales constituyen, para quienes las- emplean, una parte muy importante deiu sig- nificado, sobre todo porque sus efectos son incons- cientemente sentidos ms bien que aprehendidos intelectualmente. Aun en idiomas hablados en una misma poca, aparte de unas pocas palabras que designan objetos materiales, es prcticamente im- EL PENSAMIENTO GRIEGO II posible traducir un vocablo de manera que pro- duzca exactamente la misma impresin en un ex- tranjero que la palabra original produce en quie- nes la oyen en su propia tierra. Respecto de los griegos, esas dificultades se acrecen considerable- mente por el largo transcurso del tiempo y la dife- rencia de ambiente cultural, ambiente que, cuando se trata de dos naciones europeas modernas, es ampliamente compartido por ellas. Cuando tene- mos que confiarnos en palabras inglesas equiva- lentes, tales como 'justicia" o "virtud", sin conocer los diversos usos de las griegas correspondientes en contextos distintos, no slo perdemos gran par- te del contenido de las palabras griegas, sino que metemos en ellas las asociaciones que guardan en nuestro idioma ingls, las cuales son por lo general completamente extraai a la intencin significati- va del griego. Por consiguiente, me ser necesario algunas veces usar trminos griegos y explicar con toda la claridad posible el sentido en que fueron empleados. Si esto tuviera por consecuencia inci- tar a alguien a estudiar griego, o a recordar el que ha aprendido en el colegio y que despus ha aban- donado por dedicarse a otras materias, tanto me- jor. Pero este libro seguir basndose en el supues- to de que toda palabra gnega en l empleada debe ser explicada. Antes de seguir adelante, algunos ejemplos con- tribuirn quizs a aclarar lo que quiero decir cuan- do afirmo que, si queremos entender a un filsofo griego antiguo, como Platn, es importante saber algo de la historia, las afinidades y los usos de las palabras ms importantes, por cualquier concepto, que emplea, en vez de contentarnos con vagos equi- valentes en nuestra lengua, como 'justicid' , "virtrtd" ,