GUILLERMO SIMÓN

Download GUILLERMO SIMÓN

Post on 13-Apr-2017

236 views

Category:

Art & Photos

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Eloisa Fernndez 233300 Villaviciosa-Asturiasinfo@fundacioncardin.eswww.fundacioncardin.es fundacioncardin @Fundacioncardin

    http://guillermosimongallego.blogspot.com.esfacebook.com/pages/GUILLERMO-SIMONguillermsg@hotmail.com

    Textos: Victor Garca de la Concha Ceferino Montas Evaristo Arce Rubn Surez

    Fotografas: Ignacio Acua Marcos Len Guillermo Simn Carmen Figaredo

    Diseo grfico: Think diseo, comunicacin & +

    Impresin: Grficas Summa

    Depsito Legal: AS-02230-2015

    NDICEGUILLERMO SIMN, PINTOR DE MARINAS VOLCNICAS Evaristo Arce

    LAS NUEVAS CRINES DEL MAR,

    COMO HOMENAJE A TURNER Y POLLOCK Rubn Surez

    GEOGRAFAS DEL MAR Ceferino Montas

    GEOGRAFAS DEL MAR

    CURRCULUM

    TRADUCCIONES / TRANSLATIONS

    5

    9

    13

    17

    85

    93

  • Geografas del Mar GUILLERMO SIMN

    5

    GUILLERMO SIMN, PINTOR DE MARINAS VOLCNICAS

    Hay muchas maneras de mirar el agua, tantas como caras tiene toda realidad, incluso toda fantasa. Julio Llamazares as lo afirma y lo describe en su ltima obra*: depende de la persona y de lo que sta busque. Y si del embalse del Porma, argumento de la narra-cin del novelista leons, trasladamos esa mirada al mar Cantbrico, los matices y las diferencias de la observacin pueden ser infi-nitas. No es lo mismo el agua ocenica -superficial o submarina-, que la fluvial -remansada o en torrentera- o la de un lago -esttica y misteriosa- ni la de la lluvia -menuda o de chaparrn-, ni es lo mismo que quien mire sea un pescador de oficio, un surfista, un paseante, un bilogo... O un pintor como Guillermo Simn, cuya mirada se hace ultramarina y anfibia, en el horizonte de Rodiles.

    Conquistadores, piratas, aventureros, deportistas, marineros, escritores, artistas Son muchos los que se han enfrentado al mar, con intenciones y resultados diversos. La historia est llena de ejemplos y de testimonios que no vienen a cuento, pero sirven para fundamentar la biografa y la iconografa de Guillermo Simn, pintor de aguas saladas como otros lo son de agua dulce.

    En Villaviciosa, el territorio que le es propio, su abuelo, tambin Guillermo Simn, se limit a la amable recreacin del paisaje de su entorno, incluidas algunas incursiones por la ra, pero sin llegar a profundizar ms all de la canal. Otro compaero contempo-rneo, maestro de la acuarela, Humberto Alonso ha engrandecido la ra elevndola a la categora de gnero.

    El caso es que Guillermo Simn, sin ser monotemtico, ha encontrado en el mar su filn y su musa y as lo viene pintando, con variaciones formales y cromticas, aunque siempre con la misma mirada de indagacin y descubrimiento. En todas sus pinturas hay ms tensiones dramticas que romanticismo y ms afanes interpretativos que de mera descripcin.

    Porque, a la vista est, Guillermo Simn no pinta lo que ve ni lo que se imagina con afanes narrativos. Todo su relato pictrico, el de ahora y los anteriores, tiene su origen en vivencias, recuerdos o miradas personales, no subordinadas a maestros, tendencias o

    *Distintas formas de mirar el agua. Ed. Alfaguara. 2015

  • GUILLERMO SIMN Geografas del Mar

    6

    escuelasNo trata de explicar sus pesadillas o sus sueos -en un ejercicio inconsciente, espontneo y simple de autopsicoanlisis-, sino de expresar sus sentimientos ante la naturaleza, en su estado ms puro y salvaje, a travs de un dilogo sin respuesta, mezcla de confidencia y confesin, lo que quiere decir que nada hay en l de ligereza o improvisacin. Antes al contrario, todo es fruto de un pensamiento reflexivo y crtico: o sea, de la meditacin.

    Obviamente, 2015 marca cronolgicamente el comienzo de una nueva etapa, ya que de sus referencias pasadas Guillermo Simn ha dado un salto cualitativo a la cara ms visible del mar, hecha con violencia y armona de oleajes, corrientes enfrentadas, vientos atemporalados y espumas casi gaseosas y volcnicas, que producen efectos inslitos y sorprendentes, incursos en el expresionismo y la abstraccin. Est claro que su mirada no busca mares en calma, ni siquiera con marejadilla. Lo que l focaliza son otros estados menos previsibles y placenteros de la mar: gruesa, arbolada o enorme; el agua en erupcin.

    Ese es el mundo asombrado y asombroso del que da cuenta su pintura vigente, no se sabe a cuantos meses o aos vista, elaborada con esfuerzo y calma en su estudio conventual de Muslera (Tornn, Villaviciosa), con la ra en su ms prxima vecindad y los prados y pequeas arboledas configurando un entorno buclico al que El gaitero, asentado en su cercana, contribuye, como en un acto de celebracin simblica y pagana, con otra espuma: la de su sidra achampanada, famosa en el mundo entero.

    Participando activamente de ese valioso patrimonio, enclaustrado por propia voluntad entre las gruesas paredes de piedra de una antigua cuadra, libre en sus ideas y sus actos y esclavo de su memoria y de las visiones y emociones que en ella registra y almacena, Guillermo Simn vive para pintar y pinta para vivir, as de tpico y as de franciscano.

    Evaristo Arce

  • Geografas del Mar GUILLERMO SIMN

    9Mientras Guillermo Simn nos enseaba a Evaristo Arce y a m sus ltimas pinturas, en buena parte destinadas a esta exposicin, no paraba de hablar de Turner. No es que no lo hiciera antes, porque hubiera sido extrao que un pintor tan cercano al romanti-cismo nrdico como inspiracin, y tan entregado al mar como motivo de su obra, como es el de Villaviciosa, no hubiera tenido en l una de sus ms importantes referencias artsticas. Lo que pasaba es que acababa de regresar de un viaje a Londres y supongo que una triple dosis de pintura turneriana, en la National Gallery, la Tate Gallery y el Victoria and Albert Museum, haba reforzado considerablemente su admiracin por el artista ingls y provocado un entusiasmo capaz de transmitirse a su emocin creativa.

    El entusiasmo, s; pero sin embargo la nueva obra que nos iba mostrando no pareca demasiado influida en su factura por el Tur-ner ms reconocible. Lo estaba ms su muestra de 2008, aquella titulada Los mares y los sueos en la galera Gema Llamazares: aquietada y romntica pintura de melanclicas nieblas y matizadas oscuridades. Es verdad que Willian Turner fue mucho ms que el potico lirismo tranquilo y su pintura, quiz la mejor junto a la de Constable de la primera mitad del siglo diecinueve, se adelant a su tiempo y sus audacias con la luz y el color, que segn algunos fueron incluso ms lejos que las de Monet, sorpren-dieron y ensearon su leccin a los impresionistas. Pero eso no explicaba su eco en los ltimos cuadros de Guillermo Simn, con toda evidencia alejados del Turner ms clsico, el de las ruinas y castillos o El Temerario remolcado a su ltimo destino, el del vapor de colores o el que justificaba el famoso comentario de Oscar Wilde: Qu hermoso est hoy el Tmesis! Parece un Turner, desafortunadamente no de los mejores.

    Claro que Turner pint otra pintura, que alguien defini como una agitacin, un torbellino, una locura dinmica, una serie de obras que realiz en los ltimos aos de su vida y segn cuentan nunca ense a nadie (quiz porque de otras menos audaces se lleg a decir que pertenecan a un ojo enfermo y a una mano descuidada) y que aparecieron tras su muerte en 1851 enrolladas en el barracn que posea en las orillas del Tmesis. Son menos conocidas pero tuvo ocasin nuestro pintor de conocerlas o intuirlas?

    LAS NUEVAS CRINES DEL MAR, COMO HOMENAJE A TURNER Y POLLOCK

  • GUILLERMO SIMN Geografas del Mar

    10

    Lo cierto es que mi primer pensamiento de asociacin al contemplar de sopetn las nuevas y fascinantes pinturas fue para Pollock y luego para imaginarme aquellas obras maestras desconocidas o poco conocidas enrolladas en el barracn. En realidad la explica-cin es ms sencilla y ms justa para la capacidad creativa de Guillermo Simn, porque pronto se comprende que son una profun-dizacin, una brillante evolucin de los cuadros de su ltima exposicin, Las crines del mar de 2014, tambin en su galera de Gijn. Era lo lgico, porque Guillermo Simn siempre ha soado mares entre el potico, romntico y matizado lirismo tranquilo y la gestualidad y la energa de los ritmos giratorios. Con obra muy personal y, si se quiere, legtima heredera tanto de Turner como de Pollock, a propsito de los cuales, por cierto, escribe Rosenblun lo siguiente en La pintura moderna y la tradicin del Romanti-cismo nrdico: Turner ofrece estrechas analogas con Pollock en la manera en que se esforz durante toda su vida por alcanzar unos medios pictricos que trascendieran la transcripcin relativamente literal de una naturaleza desenfrenada. As Guillermo Simn.

    Sus nuevas crines del mar son ms abstractas, aunque sin perder, como siempre sucede en a su obra, la referencia objetiva. En su contemplacin se revive y agranda el recuerdo del mar estallando en un hirviente torbellino de blanca espuma. Si en Pollock el torbellino vertiginoso es pura energa de forma y color incorpreos, en la pintura de Guillermo Simn toma cuerpo en el mar embravecido en la tempestad. Es esta ltima una bellsima pintura que une a la solemnidad abstracta la solemnidad romntica, es la mejor que ha hecho nunca y esta es por tanto su mejor exposicin hasta el momento.

    Rubn Surez

  • Geografas del Mar GUILLERMO SIMN

    13

    GEOGRAFAS DEL MAR

    Un escozor se instala en la retina de quien mira. Un picor de salitre que no parece tener ni peso ni medida alguna. Como si las olas saltaran a la comba antes de abrazarnos como un animal de compaa para lamernos la retina y acariciar nuestra piel agostada o escupieran espuma con la que dar brillo a nuestra piel.

    Anda Guillermo Simn metiendo en cintura a la mar, ella que no tiene sentido de la medida, que no se deja subyugar, que no admite ms fronteras que las que pone en lontananza cuando la espiamos desde tierra adentro.

    El pintor vive en