Freud - El Chiste y Su Relación Con El Inconsciente

Download Freud - El Chiste y Su Relación Con El Inconsciente

Post on 18-Jan-2016

10 views

Category:

Documents

0 download

DESCRIPTION

Una obra de Signmund Freud

TRANSCRIPT

! f., ! i ! ; ~I 11111 \ I 1, ,\/ ( I N /! / 1 1 /l f} il u 1 ,\ , 11 ,\/ /' / ' 2. La li'rnica del chiste ( 1 ) Esc01A~1os el primer chiste que el ;mir hi70 acudir a nuesttra pluma ni escribir .. el ~:aptulo ante1 io1 En el f1;111111e11Jo de los Rci1cflllr!1r titulado Lns haiios de L1w;1sn nos prcsc11t;1 l lcinc la 1 ciocijante figura Lk 11 i rsch-11 yiicin t h, a gen te de lnter:1 y ex! ractado1 ele et anos, que, va11a1!lo1 imln Lla __ paJ;1br;J.Jamiliar-~~l-~]ltC {j(1111ifiiir}, que aparece c11 la .i111L:rp1c.:lacin no chistPsa dcLpcn;ainicnto. se 11111cslra en cl(:fs(e ti'aiisformada enfu111iff11111a1111rnreJSi11 dt1da .algui1ii e' ci1 esta nueva Orma verbal donde reside el ccir:H:icr chistoso v el efecto hilarante . del chiste. IJ,a palabra a.~ formada coincick en sus comic~17i\J)( S I G Ji C ,; L' 1 R L U ll U 11 R .1 S COMPLLIAS '. LI proceso que ha convertido en dii~te d pens:trnienlo podemos tambin ic-prr.::sentarlo en Ulla lorma que, aunque al principio p:1rcce un tanto fantstica, 1qnoduce cxacta1itt'1tlc el resultado real vR me ll . Imagnese alw1a un't. fucu~~ curnpic:sora que actuara sobre esta frase y su-pungasc que por cualqLllcT razon sea st.1 ~egundo trozo el que menos resistencia puede oponer a dic:l1:i l!L'I"Za fal segundo trozo se vera entonces forzado a des-aparecer, y su :n:1s. valioso component"c, Ja palabra millonario (lllil!iondr), u111co que prcs-:11la1 ta una 111'.YOr rt.:sislt:ncia, quedara incorpo1ado a la primera parte d~ la l ras1: por su f11s1on con la p~tbbrn 1al acompaiiado de una formacin '>ihlllut1va? !::stc Ls t)l!(l pr(lbkma muy di'.ainto y del que no podemos ocup;1n10s ha~u i1~tlla1 u;; !::1!111no por .. e! qu'. ;1pruxirml1os a l. Pcrmancccre1110s, p\leS, por ahora en lo L]!!c: Ic'spccta a Li tcnica del cltiste .. i~uestra, l'Sp,.. ;;: 11111: S I ri M ft N fl / /! / 1 /l 11 11 /1 1 s 1 11 11 /' 1 1 I 1 :, llablanJo Saintc-Bcuvc tk la lamosa novela de Flaub:rt Salamh. cuya accin se desarrolla en la anligua Cartago, la califica irnicamente de C11r-thagi11oiseric. aludiendo a la paciente minuciosidad con que el autor se csrue11a L'.11 rcp1oduci1 el n111hic11tc y cnslurnhtcs del :111tiguo p11chlo :d'1ic:1110: a1 th:1g111oi~ rhil/01\CII' El 111ejo1 chiste de este tipo se debe a una de las personalidades austracas de mayor relieve, que despus ele una irnportante actividad cientfica y pblica ocupa actualmente uno de los ms altos puestos del Estado. 1 le ele tomarme la libertad de utilizar para estas investigaciones los chistes atribuidos a esta perso-nalidad y que, en efecto, llevan todos un mismo inconfundible sello. Srvcmc de justifkaci1'ln el hecho de que dilkilmcnte hubiera podido hallar mejor ma-terial 565 . Se hablaba un da, delante de esta persona, ele un escritor al que se conoca por una aburrida serie de artculos, publicados en un diario viens sobre insig-nilicanlcs episodios de las relaciones polticas y guerreras entre Napolen 1 y el de Austria El autor de estos artculos ostenta una abundante cahcllern de un esplndido color rojo. J\I or su nombre exclam el sciicr N 1,No c.1 (;,1c el mo Fadian * r11e se extiende 1101 roda la historia de los Nai'olenidas? Para hallar la tcnica de este chiste le someteremos a aquel mtodo de re-duccin que hace desaparecer su carcter chistoso, variando su forma expresiva, y restaura, en cambio, su primitivo sentido, fcilmente adivinablc.c1_1 .todo buen chiste. El p1 cscntc ejemplo ha surgido de dos componentes. un u~c10 adverso al escritor en cuestin y una reminiscencia de la ramosa eomparac1n con que Goethe cncahe1a, en Las afinidades elccti1as, los extractos del Diario de Oti-lia56r,_ La adversa crtica podra expresarse en la forma siguiente: De modo que es ste el sujeto que no sabe escribir una y otra vez 111{1s que abunidos folleto-nes sobre .Napolen cn Austria 1 Esta manilcstacin no tiene nada de chistosa Tampoco puede moverse a risa la bella comparacin de Goethc_ Slo cuando ambos conu:plos son pucslos en relacin y sometidos a un singula1 proce~n de condensacin y fusin es t:uando su1gc un chiste, excelente por cierto 56 '- La conexin cnl1e el adverso juicio sobre el tedioso historiador y la bella metf'ora goelhiana se hit constiluid1) aqu, por razones que an no meys dacio hacer c01n-prcnsiblcs, de un modo harto menos sencillo que en otros cafos anlogos. Intcn-5 "~ No creo se 111c juzgue sin Jc1cchn a 1:1 nprnduc cin y ap1n\cchamic11tn de tnlcs chislcs lle lkg:1do a cnnoccrlns. no p1t una indiscrecin, sino pot ~cr en Viena del dnminin p111'Jicn y andar c11 hnca dl' todn L'i mt11Hlo Varips de ello-: h:111 sido p1.1h!ic:idos ror Ed l lan~ slick en el Ne1u /1(it' /lu'fH' \' en ~11 lutohior.,J(t/in .l\)1 In IU40 ~ l ii ,\/ U .V f) F R 1:: l IJ COM!'!f:_/AS . ~in?u!la de las dl'. :Jtriliu\\..' J t~~llli.: habbn.do dt :\.lr1c1.!.i dt: ~Ju: ll:l ~ . . Una dt: l..ts comrlicaL'hllh::. t.'ll L.1 lt:L'Ill'a de: CSll! 1.:t.."111i!d lt.::-itk en d hLLlio d~ lj'!l' b 111t1dili..:;11.Pll pui :a qu.: C)\.! rcmplat;.~ al insulto umitidn, d1.:hi1.:1 a d1.:~.cribirsc Lon.10 una alu_)ui!' a l!St~~ ya qut slo se llL'g;1 l! d por u.'.1. P',l~ci.:_ .... u di: 1nti.:n:1~\.'.'1a Otro JHctor qu._: c11mpliLa c.,1~.1 lt.:1..lllLa 1.,1a d..:::.L11tt> lilas hkl.ink l j 1 1 ' < ,, /:/ c/llS"/L l S/,. IU/.!/UN (0,\ f.(} /,\'(UN.~tli:Nll: I) /' lkU. A:\' ILl//c .I 1041 / i i (i , y de la Jrase final, apare~e en la frase l?rin~ipa} la modificacin de sustityf~t:i;e; -----'.,,, ,:i,, ante sw por su contrario detras de el 5 '_. , ;: \' De una modificacin casi idntica se sinli N en otra de sus ocurrfnc iJl/'Ut 1_ ) [,'. l laba sido nombrado 111inistro de Agricultura un caballero al que 110 s~f.$; o- '-C 1 ; noda otio mrito para ocupar dicho puesto que el ele explotar personah E't> e" _./:o, sus propi~d_ades. agrcolas. La opinin _i~ilica pudo comprobar? durant , sfi, ~lo_:':,/ : gest1on mm1stenal, que se trataba dd mas 1nD'1 En la l~Lllt:a tk c . .,lt.: chist!.! ac..:tu:1 toda\ia nt10 l.1c101, Jcl q11L' 1111.: iJL11p;.1rC ms adclanti..: HdL'IL'~..; al \.ill.id1..'1 dd co11h11ido dt.' la 111odilit::1cin (11 .. 'fHt:~t.:nta~ tllll anti1h)111iLa, l..'u11t1ase111idu) Nada impide 11 la 1 11 tn.:nit:a dd i.:hi~1~ 1 10 I? .\ J r, M /1 1V / 1 ( 1 11 li 1 ) 1 u .11 ; 1 1 / 1 1 tan slo de la exp1esin verbal resultan le del_procc>o de concli,:no;acin. Natural-niei,- nuestro inters se diriga en el acto hacia este proceso tan singular como poco estudiado hasta el moniento, pero no llegamos a comprcndci" cmo puede surgir de l':I In ms vali0so la-r-apsformacin.[EI conjunto ele los procesos de' transfo1 macin es dcno-minado por mi claboracion del .11wilo, y como un fragmento d l 1 ~ . 1 JI. L l !> () 11 li A S COMPLi'/IS un:l Jama italiana de una i"rnpcrtim:nc.:ia de Napolen 1, el cual le dijo .:11 u11 baile de corte, llarnandu ~ll atenci11 hacia s11:,. compatriotas: Tutti gli italiuni r/incu110 111110/e Y la sei101a respondi en el aLto No11111t1i, nw b11011a parte .. (Brill, !. c.) l:n ocasin d.:: 1 epr,_:senlarse en Berln la tr:1geJia griega A111go11a ( .llligoni::). ; eprudi la U tic a q lle se h,.- 1 : S ! 1, ,\/ /' N /1 I /! 1 / /l 11 /1 11 1 \ 1 () ,\/ {' 1 1 1 1 \ No puede negarse que esta liase constituye un chiste, aunque no de gran efecto. Desaparece aqu uiia gran cantidad ele facto1es que en el anlisis de otros chistes pueden inducirnos en error al tener que investigar cada uno ele ellos por scp:1rado. El pensamiento cxp1cs:1do en la rrasc carece ele tod~> valor, no cons-tituyendo ms que una muy insignificante definicin de los .celos. No puede hablarse en este ejemplo de sentido en lo desatinado. sentido ocullo)) o desconcierto y csclarecimienlm>. Asimismo resulta in1posible hallar un con-traste de representaciones, y slo con gran e'Sfl.1c110 puede sospccharscl\111 con-traste entre las palabras y lo que signif1can:J No podemos hablar tampoco de contraccin: la frase nos hace ms bien un efecto de ampulosidad. Y, sin em-bargo, constituye un excelente chiste. Su nica singularidad es, al mismo tiempo, aquel carcter cuya desaparicin tracr.co11sigo la ele! chiste; esto es, el hecho de hallii'se mplcadas fas mismas palabfas i~n diferente forma. Podremos en-tonces escoger entre agregar este chiste a aquella subdivisin en la que las palabras son empleadas una vez completas y otra divididas (Rousseau, Antgona), o aquella otra en la que la diversidad queda constituida por la posesin o carencia de sentido ele partes de las palabras, A ms de este factor, hallan-los otro digno de tener en consideracin para la tcnica del chiste. Se constituye aqu una sin-gular conexin, una especie de 1111i/icaci11 por el hecho de que los celos quedan definidos por su nombre p1opio; esto es, por s mismos .. Tambit~n esto constituye, como ms adelante veremos, una kcnica del chiste, Tales dos factores tienen, por tanto, que ser suflcientes para dar a una expresin verbal el buscado carcter chistoso. Penetrando an ms en la diversidad c!Cl mltiple emplea>>' de la misma pala-bra, echamos ele Ver que tenemos ante nosotros formas ele doble sentido o del juego de palabras, que son generalmente conocidas, ha largo tiempo, como medios tcnicos del chiste. ,Para qu, entonces, nos hemos tomado el trabajo ele descubrir como nuevo algo que hubiramos podido l1llar en cualquiera obra sobre el chiste? Para justificarnos slo podemos alegar por ahora que en tales fenmrnos de la expresin oral hacemos nosotros resaltar una nueva fa-ceta. Lo que los investigadores anteriores consideran como plueba del carctcr juguetn del chiste lo incluimos nosotros en nuestro punto de vista del mltiple empleo. Los casos de mltiple empleo que por su doble sentido pueden reunirse para formar un tercer grupo se dejan rcilmentc incluir en subdivisiones que, como sucede con todo el tercer grupo con respecto al segundo, no se distinguen unas ele otras por diferencias esenciales. De este modo tendremos: a) (Los casos' ele doble sentido de un nombre propio y sn significado obje-ti\o: Pistn{a, con e. dis)(l!ll>El espejo usado por el padre de Schnit?ler, reputado mdii::o. era el lari11go1w1io Por otra parte, segn una conocida frase shakespc~1riana ( llamle1, acto 111. escena 11), el f1n de 1~1 comed~ y. por tanto, el del poeta, es presenta1' un espejo a la Natmalc1a; mostrar a la virtud sus propios rasgos. sti imagen al vicio. y a los tiempos sus carac-teres y ~ingularidades. .. . _ ' !') (El doble sentido propiamente dicho, o juego de /lllf,/1r~~.Y, que cs. por decirlo as, el caso ideal del mltiple cn1plc(1. la palabra no sul"re aqu la menor violencia, no es dividida por slalx1s ni somcti(b a modificacit'in ninguna. Tarn-poconeces~ta al~andonar la esfera a que pcllcnece (por ejemplo, la de los nombres propios) e 1nclu1rsc en otra dilc1c11te Tal v como es vs'c'htlila dentro de la lrnsc. debe, merced a determinadas circ11nsu111;:ias. 12xprc~~1r dos dif'crentcs sentidos No f'altan ejemplos de esta clase K. Fischer. Uno de los primc1 os actos de Napolen 111 al asumir el poder fue la con.fiscacin de los bienes de la casa de 01lcl ltJ-l'i S I G .\! I' .\' /J lR.UJJ e o 11 f' L E r .1 s O ll R .! S ('has venido poi los cien ducados'). 'N', coulest Sapin, Sie Kumn 1e11 11m /11 c 100 D11katen rvas _:, perder tu~. cien ducados') puesto que ni so1iar de pagarle antes del Ju1c10 hnal"' El misrnn Hcinc dice' c:1 el V1u1e >01 el llw: No recuerdo en este momento los JH . >mbres de. todos lo:-. estudiank-;, y entre los prnl"esores hay algunos que to\b via no _lo. t 1ene11. Y. mas adelan le em pe:zar:enios a tener pi (tctica, esperu, en e.l d1agnost1co cl1krenc1al s1 mui insertamos otro chisle bien conocido sobre prolesores. \,.. .. ' ' ' . 111.11 \ / r, 11 I' 1\' / > 1 ti I r /> r 1 11 N 1 \ 1 f/ 11 I' 1 / / 1 \ La respuesta es, a mi juicio, liarlo sencilla FI empico del mismo matc1 ial es tan slo un caso_ especial de !;1 condensacin. El juego de ndahras no es ms ~uc ii. co1dcnsacin sin formacin ele suslitutivo. De este mndn pcrniancce siendo la co11tlc11sacin 1:1 catcgrn ia supcrirn. Una tendencia comp1 eso1 a o, mejor dicho, economizan te domina todas estas ll;cnicas. Toclo.pmecc ser -- como dice el prncipe Hamlet -cuestin de economa (Thrirt, Horatio. thrifl). Probemos la existencia de esla tendencia economin1do1;a en los ejemplos antes expuestos. C'esr le prc111icr vol de f'ai~lc Es el primer vuelo del guila; pero aclcms es un vuelo en el que ha ejercitado su condicin de ave de rapiia. rol, para dicha de la existenci:1 de este chiste, significa tanto Vtlclm> como robo. No existe aqu condensacin o economa? Desde luego, pues toda la segunda idea ha sido omitida y, aclem:is, sin que :q1:11e7ca sustitutivo alguno que la represente El doble sentido de la palabra 101 hace intil tal sustitutivo, o, mejor dicho, la palabra l'olconticnc en s el sustitutivo del pensamiento rep1 imido, sin que por ello nccesile Ja primcr:1 parle de agrcg:ido o mcidillcacin algunos En esto precisamenle consiste 1;, 1 tI ,\J 1 .\ iJ /' H t. l n O li R 1 1 C O .\! !' /. L I I .\ ,entido lampu, ll :1,ui 1i~1;en lus u:;us del k1;guaje gramk::, dilcrcncias, 1 si tral.iillOs dt:spect!\ ~:mc:nte al 1et1 uea110 ) U)U cic11ci r~spelo al juego de Jiila-h1a' vllu se lu11d:1 c;1 eu11,1(kr:1uunl'S 111uy alejadas de la tcnica. Ohs1 vese: 1 lJLk: denui-11i11amos : : ;I lj 111'1 1 1 (' 1/ 1 ( ,y " / li 1 1 11 r 11 ,\f /' 1 1 / f 1 mas por _fortuna distintas de las que hasta ahn1 a nos han impedido vc1 con cln ridad. Un individuo ai ruinado haba conseguido que un amigo suyo, persona aco-111odada, le p1csla1a 25 f101i11ts, u>111padccido poi !;1 pi11lt~a q:pc '.le s11 s!tu;1cir'111 le haba hecho, recargndola con los ms negros tonos. En el 1111~1110 clia le en-cuentra su favorecedor sentado en un restaurante ante un apc!1loso plato de salmn con mayonesa, y le rep1 oc ha, sorprendido, su prodigalidad ,Cmo? ,Me pide usted un prstamo para aliviar st nngust!osa situacin; y .le ve? ahora comiendo salmn con mayonesa'! -,!'ara eso neccs1taba usted 1111 d111ero ! > lI acento 1clac sobre el clc-nento baio , El segundo responde como si la p1cgunta hubiera sido ur".1 las tomado un )ao'? Lii e:xpresi1u~tornac10 un bao hace 'pos1 ble este d~splazarn1cnto . .deLace11t_o Si-en ii1gar de ella se dijsc ;.Thiis fliliiclci'Ctod() dcspl:m1miento resultara imposible. La respuesta, despojada de tocio carcter chistoso, sera entonces ,Que si me he baado? No s lo que es !?So La tcnica del clfr;tc resi~lc _cxclu-sivqn1cnte en el desplazamiento del. acento dcsdC.fi'io>) :i toma~o.'.~~8 . --Volvamos al ejemplo del salmn con 111ayo1icsa comii al d 1rns yura ca-lidad Su novedad ocupar nuestra atencin en varias direcciones cl1lcrcntcs Ante todo, demos un nombre a la tcnica que acabamos de descubrir A mi jui-cio, el que mejor le cuadra es el de de1pfaza111iento, pues lo esen~ial_ de ella es la desviacin del proceso mental el despla1am1cnto del acento ps1qu1co sobre un tema distinto del iniciado. Establecida esta calificacin comenzaremos a inves-tigar en (]li relacin se halla la tcnica de clespi'azamienlo con. la expresin verbal del chiste. Nuestro ejemplo (salmn con mayonesa) nos clcp reconocer que el chiste por desplazamiento es en alto grado independiente de la expresin verbal. No ) I t' \/ l. .\ U ! Ji 1: l /l U ll R _-1 5; CO,\fFLL!I'> e11 un:.1 \ariacin ,._, u1d12n ele: 11n mismu nrnteri~tl, o, ms precisamente, en la inversin de las n:iaciones di: rn.:dic a Jin entre el bt:ber y el dar lecciones o s Y entonces, climo hacer del doble sentido y del dcsplazamientu los rqlresenlantes d-:: dos tcnicas del chi;;\e completamente diferentes'! Desde luego, subsiste la consignada relacin entre el doble sentido y desplazamiento, pt:to es en absolutu independiente ch.: nuestra dif"erepciacin de las tcnicas del d1istL'.. En el doble sentido no contici1c el ehi"te ms que 1111a palabra susceptible de una mltiple interp1ctaciiln, que permite al oyente hallar el paso de nn pensa-miento a otro, paso que ---~u;111pre un tanto forzadanicnte- puede hacerse cqui-Vtkr a un dcsplazaiuie11tu 1 l'vlas en el chi~te por desplazamiento contiene el c:his\e rnism.o un proceso mental en el que aqul s..: ha llevado a cabo. El desplazamiento pertenece aqu a la labor que.ha formado el \;histe, no a aquella otrn neces1ria para su inteligencia Si esta distincin no nos aclara suficientemente la materia, tendremos en los experimento~ de reduccii1 un med.o inagotable ele presentarla toda precisin ante 1111e~tros ojos Sin embargo, no queremos negar a la objecin exHIC!>la un cierto valor, pues nos hace observ:11 que no debemos conlndi1 los procesos psquicos que tienen lugar en l:t formacin del chiste (elaboracin del chislc) con aquellos otros que se verifican a ~u percepcin (labor de compren-- ~. !/ t///.)//: l \/' IU./.lc!ON (tl\ 10 l\'i.UNS ! 1: !l ! \ / , \f 11 ,V /1 I li 1 I /1 1 I // /1 1 \ 1 fl ,\/ /' I I I 1 .'1 dado los b;ilos de mar. Es t bien - le 1 cspnndc el barn---. Pe1 o ,por qu tiene usted que ir a Oslendc, el ms caro de los balnearios? Seor barn -1cplica el sablista--. siendo en bien de mi s;1l11d no mirn el dinero Cierl:1menlc, es slc un acertado lrnnlo de visla, pero 110 p1ecisa111c11k para el w1i'l:irn1:11io, Su res-puesta sera justa en labios de un individuo acomodado_ El sablista se conduce como si uera su propio dinero el que sacrificara en beneficio de.su salud y como si salud y dinero se refirieran a la misma pcrs_o~ia. ./ (7) Volvamos ahora al instructivo ejemplo del salmn con mayonesa. Una de sus facetas ofreca a nucstril visla un proceso lgico que el an. p1:cst:1 un. aire todava ms cst1\pid l't'.r, l Est~ chiste, poco o nada brillante, tiene para nosot1 os el mrito ele ser fcil-mcntc 1 educiblc, Su reduccin scrfo la siguiente. No tienes derecho alguno a reprocharme nada ,No es una cltlou ~ ! (; ,\/ ( ,\ /.l /R/:1.Ll ,J 1J 11 -/ s L U .\! }' l /: / , S eli Cclii1plt!1dcrla r Oc:O:l \]llil'n:: d1'.CI (1,;s Ol'llpa un lugar esp~c:alisimo uno debido a Lic:h-lt:nbt g .. Se n1~1rnvilla ~sic t o;- _.r \ 1 i ! H .. ; 'i1I I' 'i 1 i \ I , ,\/ (1 N /1 1 li 1 1 /1 fl /1 ; 1 .\ 1 fl \/ /' 1 / i 1 \ cuando llega a habla1sc de la joroh;1, dcl"ccln inc\cusablc, lo lral;1 corno si luesc el nico y consliluyesc aquella !;tila que hay que disculpar en Inda w1sona. Mu(;s-lrase de nuevo aqu aquella apa1 iencia de lica que caracleri1a al sofism;1 y lienc poi olijcto enc11h1 i1 el L'.1101 inlckclual. l .;1 muchacha p1Lsc11la mllipks defectos: varios que pudieran disculparse y uno imperd(911able La boda es, por tanto, imposible. El agente obra como si cada uno el.e los inconvenientes quedase s;ilvado por su ra1ona111ienlo, mientras que, en realidad, lo que sucede es que cada uno de ellos deja un 1cslo de clcscrdilo que se suma al siguiente. Se empea en ve1 aisladamente cada factor y se niega a reunirlos en una suma. Anloga omisin constituye el ndulo de nlrn solisma. muy celebrado, pero al que no creemos justificado calificar de chiste. B. ha prestado a k un caldero de cobre. Al serle devuelto advierte que pre-senta un gran agujero en el fondo y reclama una indemni;:acin A. se defiende diciendo. Pri1i1erame11le, B. no me ha prestado ningn caldc1 o; en segundo lugar el caldero estaba ya agujere1do, y, por ltimo, yo he devuelto a B. el caldero eompletamcnte intacto.)) Cada uno de estos argumentos e~ vlido por s solo, pero excluye a los otros dos. A !rala aisladamente algo que tiene que ser consi-derado en conjunto, actuando as del mismo modo que el agente matrimonial con los defectos de la novia. Pnclrhimos decir asimismo que A constituye una suma all donde nicamente es posible una alternativa. En la siguiente historieta encontramos de nuevo un sollsma Nuestrn conocido intermediario judo deliende a su elegida contra los re-proches que, fundndose en la marcada cojera que la misma padece, le hace el presui1lo novio. No tiene usted razn --le dice--. Supongamos que se casa usted con una mujer que tenga todos sus miembros bien sanos y derechos. ,Qu sale usted ganando con ello? Cualquier da se ene, se rompe una pierna y queda coja para toda su vicia. Entonces tiene usted que soportar .el disgusto, la cnrer-medad, la cojera y, para acaba1 lo de arreglar, la cuenta cleL1rn~clit:o ! En cambio, casndosc con la muchacha que le propongo se librar usted qle lodo eso, pues se encuentra usted ya ante un hc1ho cn11111111odo La ap>De lodos modos --responde el judo---, no me negar usted que eso de Kiick * desde Cracovia a Lcmbcrg no es algo m;i ra vi! loso Muslrase aqu abiertamente el error intelectual comn a los dos ejemplos "' Kck, \idishismo de la palahia ;ikm;rn;i g11ckr11 (mirar o ntisl';;u) (Nora d1 .! N J 11 . le dice. !U(il ) 1 ( l/ ( 1 D I I< !- l /) O IJ R I S l O M P L 1: T .-1 .~ su \ 1 \ de tal manera que ambas palabras, unidas en la frase, equivalen a un 110)) .. Esta representacin antinmica, nombre que queremos dar a la nueva tcnica, se pone al servicio de la elaboracin del chiste en muy diversas circuns-tancias. En los dos ejemplos que a continuacin exponemos aparece casi en su completa purc7a. Heine: Aquellci' m11er se pareca c11 11111chas cosas a !ir Ve1111s de M i!o. Como ella, cm extraordi11ariame11te vieja, no tena dientes y n esentaha algunas nwnchas h/1111cas en la a111ari1/e111a .rnperflci'e de su cuerpo Es sta una representacin de la rcalclad por coincidencia con la mxima be-l I e 11 /\ 11 l \ 1 /U I 1 < l n ,\ < U,\ I U 1 \ < U \ \ r /1 ,\ 11 1 1 1' llU ! 1 \ 1//11 ( 1 . ___ . 1111. ,,,:' ~o n lleza, c.oincidencia que naturalmente slo puede consistir rn cualr (~,0~:~fii';_~tra que saca el dinero al pblico por ensei'arle cuatro mamarrachos es reprcsentad;1 antinmicamcnte por una frase en la que el mismo se nos muestra como un concie1izt.1clo hombre de negocios, cuya nica preocupcin es respetar los derechos que el pblico ha adquirido al pagar su cnt1'ada Observarnos tambin que la tcnica de este chiste no es nada sencilla. El hecho de haber hallado un medio de que el desaprensivo negociante pondere su estrecha conciencia comercial, incluye este chiste entre los de rcpresentacil1n anti11111ica. pero la circunstancia de hacerle pronunciar dicha rasc en una oca-sin en la r1ue se le picl cosa muy distinta de la ratificacin de su formalidad come1cial; dado que la crtica y dirigida contra el parecido en las flguras, cons-tituye un caso de desplazamiento. La tcnica cid chiste sr, por ta'nto. una com-binacin de ambos medios No nniy lejano a este ejemplo se halla 1111 pequ~11o grupo de chistes que pu-diramos denominar chistes de s11pemci11. En ellos se sustituye el s)), que apa-reca en la reduccin, por un l; pero este l equivale por su contenido a una enrgica confirmacin. El mismo mei:.11m em11 ya negros c11ando los compr. O la maligna defensa aparente que Lichtenberg hace de la filosof'a univer-sitaria: Hay ms cosas en el ciclo y soh1e la lierra de las que supone\ uestra filoso-------------------- .. ----------...... -...--------} ! (: '-' { V fJ J !' : L /J U fJ R 1 5 C U ,\/ !~ l /. .I S li:t, dijo c!c,:pl\.:ti\ arnc:nlc Haml..:L Lichtc11ber' s t , . , .. ., . 11u es aun suflcii'nkmcnte sevru . . 1 '1 'e CJL!t: est~Jlllcro condena!ono -;e PL1; .. "~e 1,or su.e1,1uon ucrlmwe e 1 bJ tacin antin1nica es 11 r exiien, .. , ' 1 . d 1 r uucr e a una represen-El '' :u . '., . n 1 _i.;. ~i.; cj. . '' -1 ' ' c. ta 1J1crna .>i . lv11entras el Jcy expresaba su avrol~acif,. t . " ... "' rn1cntos del m"iico l ....... ! '1 ,rn uitusras.ttcnm .. . 1 . 1 forma: Se diia C1tu '"[,.)'' '111.'P'll'' l 1 , '-: wC .~ g. u1au1c.nle en. a s1gu1ente - --~ ' ' ' 11'," e 1 11e 11 preso el' y rxira y1.,. 1,~-1 L. 1, 11 .. .,. 1'. ' . t ' 1 c1 c.stc 111 e IZ po .. 1 encurgo c.x 1 ' '' ' '"' 1 un 'll ere, .. 11 1 0 t' ] \f Pirn mi cu11cic11:,1 , iii 1, ... 1,, ,; .l~ ' 1 "' ' c,pcc acu -' 01 tunadrn11cn1e -. "' "' 'rnr f'li'011' c:sk pob. re diaL!o >) hi: ir'~ 1 1 ':--1 . 1 . ";'. b' ~. ' - 1 e~ que tengo para dejar coi o a . , ' "" 1al, ~u.u 01 va rnciaelr , r l ' de., uestra l:li:J;es1,,I ,., 1111,.1.e11te "'l. . ' ey) e u1c;, -"voluntad ... ' .. " " ,icI 1 que "O J.,".. qe se ha div.nado i111t1ife-.tu m;,, l.~ l . Y dl c;,c; a cua quiera, y la aprobacin 1 1 ,. , '' e lct wn;a u tanto qu' stoy el'. t . . o e est:a, a ampurll' al eniermo la pierna "uw~ . . l . " i.; .. rspues o, s1 as1 sigue el mdico lucer se compr"w!~- . '- .. : que e queda De este modo con-trario de lo Lj uc pi.:l:.sa ~ tiene q u~ g:1:1~c;~~~ ;;~~z'.'~rnen te, expresando todo lo con-L1 repr .. senl , ) '. \... :tell n an!rnCJmrca es, como vemos , ... -. - . . ,. 111uy l1eL uenll'rnenli.:: ~r1J1Jkw!o V de ... ! . . . .~. en c~tos e_unplos, un merno I'c1 o !ltJ dcben:nc.s ]1ornbr,~s !iunr:.u..i:J-;.; "' Jr,1s. lc:in en un salun ladu a lado, e i11vita11 a sus eur1ocidos a ur1;1 !!nin VL'l;td;1 Entre los ill\'il- - ,- ' 11 'I , il '; i 1. lfl/11 .\ / r. ,\/ 1' N /1 / " / 1 ,, (} 11 /( 1 1 1 r I \/ /' 1 1 I 1 \ al ocuparnos del doble sentido. Cuando de las dos significaciones que enc11cntran su expresin en la misma palabra se halla la primera como la m;'is usual y con icnlc tan en primer trmino que tiene que acudir antes que ninguna a nuestra imagina-cin, mic11l1as que la segunda, como m:'ts lejana, queda ret1asada, calificamos el caso de doble sentido con alusin. En toda la serie de los ejemplos examinados hasta ahora observamos una tcnica harto complicada y descubrimos la alusin como el factor ocasionantc de tal complicacin. (Vbrnse los chistes: Ha ganado mucho y ciado poco, etc, y De qu maravillas es capaz la mano del hombre.) En la ancdota americana encontramos la alusin libre de iodo doble sentido, y su carcter esencial se nos muestra como una sustitucin por algo que se halla igado a nuestros pensamientos sobre la materia. Fcilmente se adivina que tal conexin utilizable puede ser de muy diversos gneros. Para no perdernos en dicha variedad no examinaremos sino las variaciones ms importantes, y stas en escasos ejemplos: La conexin utilirncla para la sustitucin puede ser: una simple similicadencia, de manera que este grupo scr anlogo a aquel que en los chistes verbales com-prende' al retrucano. Mas, a diferencia ele t~ste, no se trata aqu de la similica-dencia de dos palabras, sino de la ele dos frases enteras o de series caractersticas de palabras, etc. Ejemplo: Lichtenberg ha hecho popular la frase Bal"os iucvos curan bien, que nos recuerda en el acto al refr n Escobas 1111as barren hi,cn. con el que tien de comn varias palabras, a ms de la estructura general. Seguramente surgi esta frase en el cerebro del divertido pensador como una imitacin del conocido proverbio. Es, pues, una alusin al mismo. Por medio de esta a)usin se nos indica algo que no es expresado directamente~ esto cs. que en el efect ele los bal"os medi-cinales interviene un factor totalmente di.stinto de las cualidades constantes del agua termal , De tcnica muy semejante es otro chiste del mismo autor Una muchacha que apenas ha cumplido doce nwdas. Esto suena como una determinacin de tiempo ( Moden-modas, Monc/cn-lunas-mcses), y fue quiz, en un principio, una simple c1 rata Pero posee desde luego un excelente sentido el empicar la cambiante moda en lugar de la cambiai1te luna, para fijar la edad de una mujer. La conexin subsiste, por tanto, aunque tenga lugar una wq11e!la 111odiflca-ci11. circunstancia que nos muestra cmo esta tcnica corre pan1lcla a la tcnica verbal. Ambos gneros de chistes provocan igual ckcto, pero pueden diferenciarse muy bien por los procesos que se verifican en su respectiva elaboracin. Un ejemplo de tal chiste ve1 bal o retrucano: un canlante. Edmunclo de nombre, y tan ramoso por su gordura como por su voz, tuvo que sufrir que se empicara el ttulo de una obra teatral. inspirada en una conocidsima novela de .Julio Vernc, como alusin a su poco elegante lsico. La frase El l'iaie alredcdm de Ed11111ndo en ochcnla dias se 1Ii10 pronto popular. Otro ejemplo: Cada 11w1n 1111a reina. modificacin de h1s lamosas palabras shakesperianas: Cada pulgada 1111 !'(!)'.y alusin a ellas fue frase que se aplic una noble clama de estatura clcsmc-suraclL Ninguna objecin seria podra tampoco hacerse al que quisiera incluir este chiste entre aquellos que son productos de l condensaci~ I i; 11 U \ J> f R /: (, U 1) IJ R t ,) C U \/ !' L L 1 , ' Le sucede cnt1>1lces eomo al ave,truL, que se cree oculto cntt:i 1ando su lwbt:La en la arena y dejando slo visible la r1badilla, Nuestro noble pjaro hubiera obrado mejo1 enterrando su rab,1dilla en. la arena y ense11ndtrno!; tan slo ~u cabeLa La alusin es quiz d ms rn11 iente y manejable de todos los medios del chist.: y constituye el lundamcnLo de la mayora de los chistes de corta vida que acostumbramos introducir en nuest1a conversacin, los cuales no pueden subsis-tir p(Jr s mismos ni soportan ser desarraigados del terreno en que nac~n. Pero lllCL'isarnentc c11 ello:, ub,cnamus liL' 1H1evu aquella 1claein que Ctjrne11:. a Cllll lu11dirnos en nuestra valoracin del d1istc i clmpoco la alusin es chistosa en si, existen alusio11es ele conecta tl:tboracin que no pueden pretender tal carc-tcr Slo la alusin chislOsa) lo posee .. Vemos, pues, que la caraclcrstiea del chiste, que he111os plrscguiJo hasta las profundidades de la tcnica, ha e~capado a nuestros n:ituados csl'ueuos, . Calificamos OCles , El mdico tira las cartas y exl'lami1: Ahornes el momento. J:L UIJSIE l :,(} R/:/,,IUON (UN /.U !VUJNSCll'NJI AJ l'AIU!: .ltv-1/.lllC 1 1071 Este chiste nos muestra excclcntcml'.nte, con la modificacin gradual de los quejidos ele la distinguida parturienta, cmo el dolor deja '.t,brirse. paso a l~ natu-raleza primitiva a travs de las dif'erentes capas de la ~duc'.1c10~1. y como una 1mp?r-tante decisin puede hacerse depender con plena JUSt1f1cac1on de una manifes-tacin aparentemente nimia. (l 2) De otro distinto gnero de representacin indirecta de que d chist.e se s~rvc --la metfora-- no hemos querido tratar hasta ahora por tropeLar ~u rnvesl1~acin con nuevas dificultades, a ms de aquellas otras que ya en anlenores ocasto-ncs nos han salido al paso. Ya convinimos antes en que, en muchos de los ejem-plos sometidos al anlisis, no logrbamos desterrar ~ierta v.acilacin al conside-rarlos como chistes, y hemos reconocido, en csta msegundad, una alarmante debilidad de los fundamentos ele nuestra investigacin. Con ningn otro material se hace ms marcada y frecuente esta nuestra inseguridad como al analizar los chistes por comparacin, La sensacin qui,; me hace decir -y no slo a m, sino, en iguales circunstancias, a un gran nmero de personas-:--: 1111.1 ,\ I mo 1ccorda1a, cuando llegue a S!LI 't S / (r _,l l 1 ;\' /) f i< f.. L , O 11 H .. 1 s i: O M ? l. F I i S 1 v: .. ;1:int' d, ..... 1 ' ' .. '.'='.' ~' .u.~ 1 " '' "'' ge'.l!c su~ m fiel/ us ti!! je y desprcc:.i los de ~us cor11pc-Ullu1es. Corn?~.buen comerciante al por menor, se halla siempn.: en su tcnducl~, lle~o de envH,Ja cornu.t todas las grandes (;asas comerciaies y espeCiaJnente t:\JfdJ a l~ .rn!1.1an:-t, .q lle ticne a sue:do muchos millares de tenedores de libros y 11a ::.,tablcc1ao Llctona tn las tacliaca1 ,,: !l!lprt:s1on que poducc a una compiicaciu con una de las tcnica~ dd chiste que no_s son co:ocidas .. IVLs nus escapa e11tonce~ por complew qu es Jo que ~ktermma el,c;iract~ d11'.,loso de: la comrmacin, cj:ido que . ..,te no 1esiJe, desde li1ego, t:fi la 101 m:\ ne t:'q;1esi

Recommended

View more >