Finisterre al Borde del Jordán

Download Finisterre al Borde del Jordán

Post on 04-Jul-2015

212 views

Category:

Spiritual

6 download

DESCRIPTION

LA VISIN "Haba un campo vallado en estado virgen, en espera de ser labrado. Fuera del campo todos los hermanos esperbamos para entrar, pero el acceso nos era impedido por dos matas que obstruan la puerta, a uno y otro lado. El Seor le mostr a una hermana que dichas matas eran la INCREDULIDAD y la MURMURACIN. La visin conclua siendo uno de los hermanos, que estaba presente y fue identificado, el primero en aplastar las matas y entrar al campo, y siguindole despus todos los dems". PORQUE ES TIEMPO DE QUE EL JUICIO COMIENCE POR LA CASA DE DIOS (1 Pe. 4:17). Dios no va a tolerar ms el pecado, la mundanalidad y la carnalidad en Su Iglesia. Este es un mensaje para este Tiempo del Fin, tiempo peligroso como el de LOS DAS DE NO Y DE SODOMA Y GOMORRA. La tela de araa del diablico NUEVO ORDEN MUNDIAL, el sistema babilnico mundial satnico, est siendo cerrada. El tiempo se acab. La nica forma de escapar es entrando al Arca de Salvacin, tipo del Seor Jesucristo. Solo l puede salvarnos del Matrix cegador del Anticristo. "Pero recibiris poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espritu Santo y me seris testigos en Jerusaln, en toda Judea, en Samaria y hasta en lo ltimo de la tierra" (Finis-terre). (Hch 1:8; ver 13:47). "Y ser predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendr el fin". (Mt 24:14). FEBRERO DE 1996

TRANSCRIPT

  • 1. 1 Portada 2012 Jos Mara Armesto Caldeiro [FINISTERRE AL BORDE DEL JORDN] LA VISIN "Haba un campo vallado en estado virgen, en espera de ser labrado. Fuera del campo todos los hermanos esperbamos para entrar, pero el acceso nos era impedido por dos matas que obstruan la puerta, a uno y otro lado. El Seor le mostr a una hermana que dichas matas eran la INCREDULIDAD y la MURMURACIN. La visin conclua siendo uno de los hermanos, que estaba presente y fue identificado, el primero en aplastar las matas y entrar al campo, y siguindole despus todos los dems". PORQUE ES TIEMPO DE QUE EL JUICIO COMIENCE POR LA CASA DE DIOS (1 Pe. 4:17). Dios no va a tolerar ms el pecado, la mundanalidad y la carnalidad en Su Iglesia. Este es un mensaje para este Tiempo del Fin, tiempo peligroso como el de LOS DAS DE NO Y DE SODOMA Y GOMORRA. La tela de araa del diablico NUEVO ORDEN MUNDIAL, el sistema babilnico mundial satnico, est siendo cerrada. El tiempo se acab. La nica forma de escapar es entrando al Arca de Salvacin, tipo del Seor Jesucristo. Solo l puede salvarnos del Matrix cegador del Anticristo. (FIN DE LA PORTADA)

2. 2 "Pero recibiris poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espritu Santo y me seris testigos en Jerusaln, en toda Judea, en Samaria y hasta en lo ltimo de la tierra" (Finis-terre). (Hch 1:8; ver 13:47). "Y ser predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendr el fin". (Mt 24:14). FEBRERO DE 1996 DEDICATORIA: "Porque aunque tengis diez mil ayos en Cristo no tendris muchos padres; pues en Cristo Jess yo os engendr por medio del evangelio". (1 Cor 4:14) Por la razn de que ellos son quienes me engendraron en la verdadera familia, la familia de Dios, a mis amados padres en el Seor Jesucristo, Mario y Betty Orsini, con agradecimiento y cario eternos. CARTA DE ENVO DEL PRIMER MANUSCRITO A MARIO Y BETTY ORSINI: Casi tres aos despus de recibir la revelacin enve esta carta a mis padres en el Seor: 19-10-98 Cmo Comenzar el U.G.A.? (ltimo Gran Avivamiento Mundial) Amados padres en el Seor: Hace unos tres aos (febrero del 96) que el Seor me hablaba de sus planes para el U.G.A. (ltimo Gran Avivamiento). Por aquel entonces yo se lo cont a un reducido nmero de personas individualmente y a vosotros os lo esboc en Madrid, adems de habroslo insinuado tenuemente en mis cartas. Esto era lo que el Espritu me hablaba: Pablo como apstol de los gentiles fue llamado a ejecutar una parte de La Gran Comisin (Mt 24:14: Y ser predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendr el fin); concretamente el hasta lo ltimo de la tierra de Hc 1:8: pero recibiris poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espritu Santo, y me seris testigos en Jerusaln, en toda Judea, en 3. 3 Samaria, y hasta lo ltimo de la tierra; y de Hc 13:47: Porque as nos ha mandado el Seor, diciendo: Te he puesto para luz de los gentiles, a fin de que seas para salvacin hasta lo ltimo de la tierra. Pablo se esforz y dej dicho que todo lo llen del evangelio hasta Ilrico; pero su bendita obsesin segua siendo ese hasta lo ltimo de la tierra. No era Roma su obsesin sino ESPAA Por qu? Porque en los tiempos bblicos del Antiguo Testamento y en el tiempo de Pablo, lo que el mundo romano conoca como lo ltimo de la tierra era ESPAA. De hecho, los romanos llamaron Finisterre (en latn Fin de la Tierra) al cabo de Galicia ms occidental de ESPAA, situado en la provincia de A Corua; provincia que tambin por idntico motivo era lugar de peregrinaciones, pues en Santiago de Compostela se sita la catedral de Santiago Apstol, objeto de las peregrinaciones y trmino del famoso Camino de Santiago. Fue el Espritu Santo quien (sin yo saber todava que el bblico hasta lo ltimo de la tierra aluda a ESPAA, la Tarsis donde Jons quera huir) llam mi atencin trayendo a mi mente la palabra Finisterre. A los pocos das en un retiro, una de las predicaciones se centr en la intencin de Pablo de venir hasta ESPAA, de llegar hasta lo ltimo de la tierra; confirmndose mi intuicin de manera objetiva y con gran nitidez. Pablo pretenda cumplir y acabar en ESPAA La Gran Comisin en la parte que le haba sido encomendada (Hc 22:21: Pero me dijo: Ve, porque yo te enviar lejos a los gentiles; Mt 24:14: Y ser predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendr el fin); tal era su bendita obsesin y no Roma. De hecho, en su carta a los romanos, lo menciona dos veces. Sin embargo, parece ser que los planes de Dios eran que esa parte quedara en suspenso por 2.000 aos y que furamos nosotros quienes la implementramos ahora. El Espritu continu hablndome con posterioridad para ampliarme los detalles. Entre ellos me sealaba la relacin entre el oro refinado de Apocalipsis 3 que LAODICEA necesita con Tarsis. Tarsis (ESPAA) era el lugar donde los barcos fenicios, es decir, gentiles, se aprovisionaban del oro y la plata; de ah lo de las nclitas naves de Tarsis. El Seor una as ESPAA, con el oro refinado que Laodicea, la iglesia del fin del siglo, la iglesia actual, tanto necesita. Es decir, ESPAA est llamada a convertirse en exportadora de la autntica fe (oro refinado en fuego) a todo el mundo, en la nacin clave para el fin de siglo. Si a esto se le aade que Europa est llamada a ser el centro de los acontecimientos apocalpticos, el panorama queda trazado muy claramente: El U.G.A. se centrar en Europa, con Espaa como 4. 4 epicentro del terremoto espiritual de fuego de Dios, que ser exportado desde aqu a todas las naciones y entonces vendr el fin. Este sera el panorama general, pero cual sera el primer paso, el comienzo del U.G.A.? La contestacin est en la interpretacin de la visin que el Seor me dio, el libro que os envi en su da. Ese primer paso, en resumidas cuentas, consiste en parar (literalmente), es decir, acampar como en Gilgal, y santificar la Iglesia. Como consecuencia de ello vendr un gran derramamiento del Espritu Santo sobre la iglesia de Espaa y Portugal; literalmente un PENTECOSTS II! Dicho de otra forma: esperar en el aposento alto la reparacin de las redes, con las barcas varadas; es decir, la circuncisin de los corazones. Todo esto que el Seor me habl tiene unos tres aos y est siendo confirmado amplia y meticulosamente. La ltima confirmacin es la profeca que por "casualidad" escuch de un americano de USA y que os acompao a la presente: (Tal profeca se recoge al final del libro, dentro del captulo de apndices, en "Confirmaciones a la visin de Finisterre). Posdata: Entendis ahora conmigo el porqu todo el mundo cristiano lleva tantos aos orando por Espaa? Era Dios guiando a la cristiandad a interceder por Finisterre. ORACIN: "Padre celestial, es nuestro ms encarecido ruego que Tu nombre sea santificado y glorificado en todo cuanto sigue; por ello no permitas que nada contrario a Tu voluntad perfecta, en contenido, forma o tono; es decir, todo lo que provenga de la carne, pueda penetrar en las mentes o espritus de quienes lean este libro; y que en todo lo que si provenga de Ti, los lectores sean ricamente bendecidos. Conscientes de que toda revelacin, sabidura y todo don perfecto son Tuyos, por lo que de ellos hubiere recibe toda la gloria, pues en nosotros nada bueno hay ni puede haber, a no ser nuestro Salvador, Santificador y Seor Jesucristo; en Cuyo precioso nombre a Ti nos dirigimos y te damos las gracias. Amn." "As dijo Yahweh: Paraos en vuestros caminos y mirad y preguntad por las sendas antiguas, cual sea el buen 5. 5 camino y andad por l, y hallareis descanso para vuestra alma. Ms dijeron: no andaremos" (Jer 6:16) Notas: - Cuando escribimos esto por primera vez, dudamos si poner o no la ltima parte del versculo. Nos damos cuenta ahora que prevaleci la presciencia del Seor, pues l saba bien que el mensaje no iba a ser escuchado, y no lo ha sido en estos ltimos quince aos. Sin embargo, pensamos que ahora si ser recibido. Creemos que ello fue debido a que tanto el mensajero como los receptores del mensaje tendran que pasar por ciertos procesos y madurar, para estar listos para proclamar y recibir, respectivamente, el mensaje. !Gloria a Dios porque creemos que el tiempo ha llegado! - Los subrayados y nfasis en las citas bblicas son nuestros. NDICE Introduccin 0-Dos matas obstaculizadoras. Parte I 1-La circuncisin y la pascua en Gilgal. Parte II 2- La pesca milagrosa. Parte III 3- La Seora no aprende de la disciplina. 4- Receta contra el mareo causado por el extravo. 5- Palabras de consuelo para la Seora. 6- Entrad en el ro de la bendicin. Apndices: - Decisin y compromiso. - La mejor tctica de lucha: dejar de luchar. - La "matemtica" bblica en la frmula del avivamiento. - Algo nuevo hago hoy. - Confirmaciones de la visin de Finisterre. Introduccin 0- Dos matas obstaculizadoras 6. 6 Unos meses antes de escribirse este libro, el diecinueve de marzo del noventa y tres en Eibar, en una reunin especial de iglesias del Pas Vasco, convocada con motivo de la visita del conocido y veterano predicador argentino Sr. Scataglini, y padre del hoy an ms conocido Sergio Scataglini, se me dio en el altar una palabra proftica. Scataglini caminaba encorvado por una joroba, pero luca cara de ngel por la evidente presencia de Dios en su vida. El no fue quien or por m ni me impuso sus manos, sino otro pastor y reconocido profeta en el Pas Vasco y Espaa: Ramn Caballero; l fue quien me dio esa palabra, la primera que yo reciba en mi vida, pero, reconociendo que Dios me hablaba por su boca, corr a anotarla en mi cuaderno. En dicha palabra, entre otras cosas, se me deca que Dios me iba a dar el don de interpretacin de sueos y visiones. La esposa del pastor de "La Seora Elegida", poco despus, en el pasado mes de enero del ao 1996, unos das antes de que este libro fuera escrito, tuvo una visin. Fue un martes durante la habitual reunin de oracin de la iglesia. La visin proftica, que recog a vuela pluma al ser contada a la congregacin, era ms o menos as: "Haba un campo vallado en estado virgen, en espera de ser labrado. Fuera del campo todos los hermanos esperbamos para entrar, pero el acceso nos era impedido por dos matas que obstruan la puerta, a uno y otro lado. El Seor le mostr a la hermana que dichas matas eran la INCREDULIDAD y la MURMURACIN. La visin conclua siendo uno de los hermanos, que estaba presente y fue identificado, el primero en aplastar las matas y entrar al campo, y siguindole despus todos los dems". Unos meses ms tarde el Seor me abri el entendimiento para darme la revelacin de dicha visin, que titul "Finisterre al Borde del Jordn". La visin se constituira en el llamado de mi vida y su fuego me ha consumido sin apagarse por unos quince aos; en los que el Seor me ha tenido como "profeta mudo", esperando que Su tiempo llegase; no sin varios vanos intentos de tratar de obrar por mi mismo al respecto, para mi desgracia, en los primeros aos tras recibirla, lo que me llev a severas reprensiones y finalmente a un duro castigo, que al fin quebr mi rebelda y obstinacin. Esto me empuj a la retaguardia y me ense a callar y esperar. 7. 7 La palabra proftica se cumpli cabalmente cuando ms tarde Dios le dio a mi hija mayor un sueo. El da siguiente me lo cont y a continuacin vino la interpretacin, de una forma tan maravillosa, que solamente un detalle qued sin revelrseme y le fue dado justo a ella, para completar. Slo les dir que ese detalle era referente al bello oscuro de su cuerpo, especialmente en los brazos y el labio superior, que a ella le preocupaba. En el sueo el Seor le deca que, de obedecer, l hara que esos bellos fueran rubios. Tal impacto le caus escuchar a Dios hablarle en dicha interpretacin, que corri en obediencia a hacer lo que el Seor la mandaba; tanto que al da siguiente, queriendo yo advertirla que fuera sabia al decirles a sus amigas del mundo que tena que dejar de salir con ellas, me dijo que ya se lo haba dicho. "Que les dijiste?", le pregunt. A lo que me contest algo as: "Que Dios me haba hablado en un sueo y que ya no poda salir con ellas, excepto para los partidos deportivos del instituto". Aqu tienen a Dios dicindole a una nia de 15 16 aos que no tenga parte con el incrdulo y obedeciendo, lo que tantos y tantos en la iglesia de hoy ni quieren pensar u or. Dos matas obstaculizadoras: Vistas a travs de un velo, las matas aparecen como incredulidad y murmuracin, pero si miramos atentamente, comprobaremos que las matas son ms perniciosas de lo que a simple vista parecen; dndonos cuenta de que se trata de las dos caras de la misma moneda, !la moneda de la rebelda!, las dos races del ego. Creemos que de seguirse las instrucciones de la interpretacin de la visin, nuestra iglesia local, la Seora, podr poner fin a los tres ltimos aos de esterilidad, para iniciar una etapa en este ao 1996, que ser, si Dios lo quiere, "el ao agradable" para esta Seora del norte. Los acontecimientos acaecidos y las desodas profecas de estos aos, no han sido casuales, El Seor estaba conformando un puzle, cuya pieza final esperamos sea lo que contina. Pensamos que estamos a punto de vivir acontecimientos transcendentales para nuestras vidas, nuestra iglesia y el mundo entero; especialmente Iberia (Tarsis) y Europa. Sern los das en que la Seora tendr que optar entre ser "la Elegida", que inicie el U.G.A (ltimo Gran Avivamiento) o dejar tal honor y responsabilidad a otra. 8. 8 !Qu Dios te ayude y gue, afortunada Seora, para que puedas ser hallada digna de afrontar tal llamado y no ser desechada! PARTE I Captulo 1 La circuncisin y la pascua en Gilgal Josu 5:1-6:5 1. Cuando todos los reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordn al occidente, y todos los reyes de los cananeos que estaban cerca del mar, oyeron cmo Yahweh haba secado las aguas del Jordn delante de los hijos de Israel hasta que hubieron pasado, desfalleci su corazn, y no hubo ms aliento en ellos delante de los hijos de Israel. 2. En aquel tiempo Yahweh dijo a Josu: Hazte cuchillos afilados, y vuelve a circuncidar la segunda vez a los hijos de Israel. 3. Y Josu se hizo cuchillos afilados, y circuncid a los hijos de Israel en el collado de Aralot. 4. Esta es la causa por la cual Josu los circuncid: Todo el pueblo que haba salido de Egipto, los varones, todos los 9. 9 hombres de guerra, haban muerto en el desierto, por el camino, despus que salieron de Egipto. 5. Pues todos los del pueblo que haban salido, estaban circuncidados; mas todo el pueblo que haba nacido en el desierto, por el camino, despus que hubieron salido de Egipto, no estaba circuncidado. 6. Porque los hijos de Israel anduvieron por el desierto cuarenta aos, hasta que todos los hombres de guerra que haban salido de Egipto fueron consumidos, por cuanto no obedecieron a la voz de Yahweh; por lo cual Yahweh les jur que no les dejara ver la tierra de la cual Yahweh haba jurado a sus padres que nos la dara, tierra que fluye leche y miel. 7. A los hijos de ellos, que l haba hecho suceder en su lugar, Josu los circuncid; pues eran incircuncisos, porque no haban sido circuncidados por el camino. 8. Y cuando acabaron de circuncidar a toda la gente, se quedaron en el mismo lugar en el campamento, hasta que sanaron. 9. Y Yahweh dijo a Josu: Hoy he quitado de vosotros el oprobio de Egipto; por lo cual el nombre de aquel lugar fue llamado Gilgal, hasta hoy. 10. Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce das del mes, por la tarde, en los llanos de Jeric. 11. Al otro da de la pascua comieron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo da espigas nuevas tostadas. 12. Y el man ces el da siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca ms tuvieron man, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canan aquel ao. 13. Estando Josu cerca de Jeric, alz sus ojos y vio un varn que estaba delante de l, el cual tena una espada desenvainada en su mano. Y Josu, yendo hacia l, le dijo: Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? 14. El respondi: No; mas como Prncipe del ejrcito de Yahweh he venido ahora. Entonces Josu, postrndose sobre su rostro en tierra, le ador; y le dijo: Qu dice mi Seor a su siervo? 15. Y el Prncipe del ejrcito de Yahweh respondi a Josu: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde ests es santo. Y Josu as lo hizo. 1. Ahora, Jeric estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni sala. 2. Mas Yahweh dijo a Josu: Mira, yo he entregado en tu mano a Jeric y a su rey, con sus varones de guerra. 10. 10 3. Rodearis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haris durante seis das. 4. Y siete sacerdotes llevarn siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al sptimo da daris siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarn las bocinas. 5. Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, as que oigis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritar a gran voz, y el muro de la ciudad caer; entonces subir el pueblo, cada uno derecho hacia adelante. 1. Cuando todos los reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordn al occidente, y todos los reyes de los cananeos que estaban cerca del mar, oyeron cmo Yahweh haba secado las aguas del Jordn delante de los hijos de Israel hasta que hubieron pasado, desfalleci su corazn, y no hubo ms aliento en ellos delante de los hijos de Israel. "Cuando los reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordn, al occidente, y todos los reyes de los cananeos, que estaban cerca del mar"... Se nos dice que "estaban al otro lado". Les suena, hermanos, lo del "otro lado"? Nuestro hermano predic recientemente sobre ese "otro lado". Se trata del lado de la bendicin, de la tierra soada, de la vida de resurreccin, vida que fluye de la muerte, , del "shalom" de Dios, de la vida triunfante, de la liberacin del gadareno, ..., en fin, !del avivamiento! Aqu se trata del otro lado del Jordn. Creo que esto pueda representar lo mismo que el mar en el pasaje de la Tempestad Calmada (Mt 8:24): los problemas, el fracaso, la frustracin, las enfermedades y, sobre todo, el miedo: "!slvanos Seor que perecemos!". El mar de lo negativo, de las quejas, los lloriqueos, etc.; es decir, LA INCREDULIDAD Y LA MURMURACIN (murmuracin contra Yahweh y no solo esa otra murmuracin, menos aparente, contra el hermano; la no aceptacin de la voluntad de Dios y no solamente los chismes), las dos matas que vio la hermana en la visin. 11. 11 "Oyeron como Yahweh haba secado las aguas del Jordn delante de los hijos de Israel"... Todos los demonios, los grandes, los chicos, los de cerca y los de lejos, oyeron. Qu paradjico que lo que se oyera fuera el secado de las aguas, es decir, el cese de las quejas y los lloriqueos, !el silencio de los corazones confiados! Cuando el pueblo se decidi a dejar de vagar por el desierto, es decir, a dejar de enfocarse en sus miserias, dejar de rumiar sus problemas y poner sus ojos en Cristo; entonces las aguas del Jordn fueron paradas, lo cual puso fin a los problemas; de un plumazo, con un leve guio, el Seor los volatiliz. !Enfoque hacia adelante y no ms en crculos! "Delante" de ellos lo hizo el Seor, pues siempre marcha al frente de los que creen, resolviendo sus problemas. "Hasta que hubieron pasado... Cuando nos decidamos Dios secar las aguas (los problemas acuciantes), hasta que todos pasemos al otro lado, hasta que estemos en lugar seco (Jos 4:18); s, l sostendr nuestras cargas mientras lo hacemos. En el captulo cuarto de Josu tenemos simbolizadas la muerte al YO, la sepultura de ese yo, y la resurreccin (vers. 9,20). Las doce piedras en el cauce del ro quedaron sepultadas bajo las aguas y del otro lado se levantaron doce nuevas. Es importante notar que estas muerte, sepultura y resurreccin, fueron colectivas; todos tuvieron que pasar. La Seora habr de pasar el Jordn sin que quede ninguno de los que no murieron en el desierto. Pasaremos todos juntos. He aqu la muerte corporativa de la iglesia local, la muerte del Cuerpo; no es suficiente la muerte individual o de unos pocos o muchos, sino de !todos! Solamente cuando ces la rutina, la inercia de vagar en crculos por el desierto y todos juntos clamaron (oracin) de corazn a Dios: "Llvanos al otro lado!; cuando se decidieron por l y se comprometieron con l, Yahveh detuvo las aguas y cruzaron, saliendo del atolladero. Primeramente ellos tuvieron que reconocer su extravo (Sal 69:1-3) y volverse a Dios; es decir, algo as como: "Hemos fracasado Seor, nosotros somos absolutamente incapaces y quitamos ahora nuestras manos, ponindonos en las Tuyas, !llvanos 12. 12 en Tus brazos, por favor, al otro lado!". Porque mientras continuemos vagando en LA ROTONDA DEL ACTIVISMO, El Seor no coger los remos y el timn para llevar la barca (iglesia). !Activismo, que es "status" espiritual, apariencia de piedad; es decir, un nauseabundo disfraz de obras muertas (religiosidad), para encubrir la vaciedad interior (Heb 9:14; Is 64:6; 59:6-18; 1:11-15; Gn 3:7). Son varias veces que Dios nos ha exhortado a que dejemos el activismo; ahora !hagmoslo! "Acamparon en Gilgal" Esto ya se dijo en el versculo 4:19 y se repetir una vez ms en 5:10; tres veces, por lo que debemos prestarle especial atencin. Qu es ACAMPAR? Es, sin duda, parar, no moverse, estarse quieto, descansar, reposar, ...; es decir, !NO OBRAR, NO HACER NADA! nadie que no haya pasado por el Jordn y acampado en Gilgal, "reposando de todas SUS obras", podr entrar a la tierra prometida (Heb 4:10,4). Sin el tiempecito de acampada en Gilgal no se debe ir a pelear; bueno, quizs se pueda ir, pero a riesgo de hacer el ridculo y tener que volver desnudos y heridos, como los hijos de Esceva (Hc 19:16). Creemos que esperar en Jerusaln hasta recibir la promesa de poder (Hc 1:4,8), nos habla no de una experiencia pentecostal individual, sino de una experiencia corporativa: "todos unnimes juntos", y as es como ocurri (Hc 2). "Desfalleci su corazn y no hubo ms aliento delante de los hijos de Israel" (ver Neh 2:19; 4:1,7) Probablemente nos ocurra como a Nehemas con Sanbalat, pero la palabra nos dice que "no tendrn ms aliento" para vencernos. !Qu cosas!, cuando al fin dejaron de vagar por el desierto en crculos para acampar, los demonios perdieron su poder; es decir, cuando el pueblo ces de hacer que hacan, abandon la simulacin, dej el activismo encubridor, para servir al Dios vivo; (lo que nos est diciendo que antes no se le estaba sirviendo a l y, por lo tanto, se le estaba sirviendo al enemigo (Mt 12:30)). Es cuando nosotros paramos y soltamos las riendas, que Dios las agarra, asume el mando y se hace cargo del carro y de la carga. Qu capitn respondera por un barco cuyo timn no est dirigiendo? A este Capitn s que le temen los espritus diablicos, porque ste si tiene todo el poder. 13. 13 "En aquel tiempo Jahweh dijo a Josu: Hazte cuchillos afilados, y vuelve a circuncidar la segunda vez a los hijos de Israel" (v. 2). "En aquel tiempo" Se enfatiza que es despus de pasado el Jordn y acampado en Gilgal y no antes. El "en aquel tiempo" de aqu, es el "cuando" del versculo uno; es decir, estando ya las huestes espirituales de maldad derrotadas. "Yahweh dijo a Josu" Es Yahweh quien dirige y no Josu. La iglesia ha de ser gobernada por el Espritu Santo y no por nuestras mentes, ms o menos lcidas, lo mismo da (Is 1:5). Toda idea no nacida en la mente del Seor, incluso las ideas brillantes y atractivas, procede de la vieja creacin y por tanto es vanidad, no sirve, es desechable. Estn nuestros lderes recibiendo la palabra "rhema" del Seor, o estn conducindonos en sus ideas, programas y doctrinas humanas? "Hazte cuchillos afilados": "Padre, santifcalos en tu verdad; tu palabra es verdad". (Jn 17:17) En el pasaje de Heb 4:12-13 tenemos la cortante espada o cuchillo de nuestro Sumo Sacerdote Jesucristo, como hacan los sumos sacerdotes en el Antiguo Testamento para preparar el sacrificio, penetrndonos y exponiendo hasta lo ms recndito de nuestro ser interior, y separando lo carnal de lo espiritual. (!Hebreos, la epstola de la santificacin que conduce al reposo y al gozo!). As pues, Josu tuvo que prepararse algunos afilados mensajitos, para la santificacin del pueblo. Apreciamos aqu lo que tuvo que hacer el pueblo en Gilgal? Santificarse por medio del lavatorio de la palabra de Dios, una vez acampados, una vez en obediencia, mediante las afiladas predicaciones, tal vez cortantes e hirientes, que su lder Josu les areng. Como dice Efesios 5:26: "Para santificarla (a la iglesia), habindola purificado en el lavatorio del agua por la palabra". "Vuelve a circuncidar la segunda vez a los hijos de Israel" 14. 14 Vuelve y segunda son vocablos que enfatizan la repeticin de algo que no debera de haberse tenido que volver a hacer, o que debera de estar hecho. Si ello se hubiera hecho a su debido tiempo, el, un da santificado, pueblo de Dios, no hubiera devenido incircunciso. Los incrdulos y desobedientes hombres de guerra haban abandonado el pacto abrahmico, por no circuncidar a sus hijos por el camino en el desierto. La circuncisin a su tiempo, en la tierna edad, es fcil, poco dolorosa y de rpida recuperacin (la circuncisin se practicaba al octavo da y hoy est mdicamente comprobado que en ese octavo da la sangre tiene la mayor capacidad de coagulacin; adems el octavo da nos habla de la resurreccin); pero ahora los otrora tiernos prepucios de los bebs, estaban endurecidos !qu tremendo dolor cortar ahora y cun larga la recuperacin! Una vez ms eran los hijos quienes padecan por la irresponsabilidad de sus padres; una vez ms el pueblo pagando la factura por sus lderes negligentes. Y no es de extraar, vemos en esto una constante desde los tiempos del Gnesis hasta nuestros das. Los despertamientos siempre estuvieron precedidos de las ms profundas simas espirituales; a las que se lleg por la progresiva degeneracin y degradacin de los dirigentes, hasta alcanzar a la prctica totalidad del pueblo; como siempre, con la excepcin de un pequeo remanente preservado por la gracia y la misericordia de Dios. El Seor castigar severamente a quienes, debiendo velar por su rebao, se obstinaron orgullosamente rechazando la voz del Espritu; a quienes, an con tantsimas evidencias, desobedecieron uno tras otro de los llamados a volverse. ("Si la sal se desvaneciere con qu ser salada? No sirve para nada ms..." (Mat 5:13)). He aqu un cuadro de la iglesia inspida, no diferenciada del mundo, sino mezclada con l, !la iglesia adltera! "Seor, en la ira acurdate de la misericordia!" (Hab 3:2). Menos mal que en Su ao agradable el viene con retribucin y con pago, pero respetando an "la caa cascada y el pbilo que humea" Is 35:4; 40:10; 42:3). Humean todava nuestros pbilos, an sea un poquito? Entonces todava tendremos alguna esperanza; de lo contrario nos pasar como a la higuera, que despus de tres aos sin fructificar !sera arrancada! !Y estamos comenzando el tercer ao, el tercer milenio!, el tiempo en que la rosa (Israel), arrancada por dos das, ser trasplantada, como dice la mesinica Dominiquae (ver Luc 13:6-9 y las notas en la Versin Recobro). Dicho de otra forma, tenemos aqu a la Sfora mundana que no quiere los radicalismos del corazn circuncidado. Ella acompaar a Moiss (Cristo) si no hay circuncisin, pero cuando la iglesia quiera radicalizarse (circuncidarse), Sfora regresar a los tranquilos, pero intoxicantes pastos, de la religin en Madin, al menos por un tiempo. 15. 15 Lstima de tantsimos varones capitaneados por "Sforas" y no por el Seor, varones castrados por no querer ser circuncidados. Si varn, estars postrado en cama, como Moiss, mientras no circuncides a tu hijo (tu ministerio) aunque tu esposa te abandone por hacerlo. Como pretendas ser un esposo radical, esposo de sangre, puede que tu Sfora se te devuelva, pero ya sabes: "Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibir CIEN VECES MS, y heredar la vida eterna" (Mateo 19:29). (ver Ex 4:19-26). Los padres de aquellos nios y jvenes , los hombres de guerra, a pesar de que un da fueron circuncidados, se rebelaron contra Dios, resistindose a entrar en la tierra prometida por miedo, lo contrario a la fe; es decir, por incredulidad, es decir, por desobediencia. Hebreos 3:18 lo dice bien claro: "porque desobedecieron"; y Hebreos 3:19 nos lo traduce: "por incredulidad". Qu nos deca el Seor en la visin de la hermana? Nos deca que una de las matas que impedan el acceso al campo de labranza era la incredulidad. Y qu es incredulidad? Es un grave pecado, aunque hablemos de ella como algo balad; porque no creer a la palabra de Dios (que no es lo mismo que no creer en Dios; eso lo hacen hasta los demonios) es como rechazar a Dios; y no es posible tener una relacin ntima con Dios sin creer (hacer, obedecer) su palabra, ponindola por obra. Sabemos que la circuncisin es tipo de la santificacin y ya de eso nos habl con acierto un hermano en varios estudios bblicos recientemente; dicindonos que en la actualidad esto se refiere a la circuncisin de nuestros corazones y no de nuestros prepucios. Tambin nos dijo que hasta este momento el Seor haba sido consentidor con el pueblo, pasando por alto ciertas prcticas de la ley; que haba hecho la vista gorda corriendo un tupido velo. Otro hermano comparta despus lo mismo, pero precisando que el periodo de hacer la vista gorda eran los tres aos que el Seor haba ido a buscar fruto a la higuera sin hallarlo (Luc 13:6). Me parece que el Seor intentaba decirnos que ya no es hora de jugar jueguecitos, de jugar a "cristianitos". Se acab el periodo de hacer la vista gorda y habr que dejar de hablar y comenzar a obedecer, de santificarse verdaderamente y no solo de boquilla ante un altar; lleg la hora de rasgarse los corazones y no slo las vestiduras (Joel 2:13). 16. 16 Pero, qu es la circuncisin del corazn? qu un corazn incircunciso? Deuteronomio 10:12-16 nos lo deja ntido: "Temer a Dios, andar en sus caminos, amarle y servirle con todo el ser y guardar sus mandamientos". Es pues un corazn incircunciso aquel que est endurecido, velado, ciego (2 Cor 3:14-18); endurecido por el pecado, por la soberbia, por el orgullo, por resistirle al Espritu Santo (Hc 7:51), He aqu el velo que nos ciega: !la inmundicia, el pecado, la mundanalidad, la carnalidad! En la circuncisin de la carne se cortaba el prepucio del rgano genital masculino, el rgano ms difcil de someter. En la circuncisin del corazn nuestro Sumo Sacerdote Jesucristo rasga nuestro rgano ms difcil de someter: la lengua (Stg 3:8; Prv 16:1). Por eso cuando recibimos el bautismo en el Espritu Santo, lo primero en ser controlado por l en nuestro cuerpo es nuestra lengua; de ah el orar en lenguas segn el Espritu nos d que hablemos, como primera manifestacin de dicho bautismo. El Espritu ir progresivamente domando nuestra lengua y ensanchando su dominio a todo nuestro cuerpo. Segn esta idea de Yongui Cho en La Cuarta Dimensin la lengua es el centro neurolgico del lenguaje que controla los dems centros; es decir, controlando nuestros pensamientos, el Espritu nos har varones perfectos, estando sometidos a cabalidad. Cmo, pues, puede volver a ser un incircunciso alguien bautizado en el Espritu Santo? Porque por la dureza de su cerviz (obstinacin) ha vuelto a arrebatar el control al Espritu, ya que machaconamente viene resistindole siempre, desde hace mucho tiempo. En fin, diremos que un corazn incircunciso es un corazn no quebrantado, un corazn en rebelda. (Hch 7:51; Jer 4:4). Por el contrario, en el creyente manso la lengua ha sido sometida (sntoma inequvoco de madurez) y, por tanto, escucha ms que habla y hace ms que dice y no murmura ni en su interior!, sino acepta con agrado la autoridad y las circunstancias que Dios permite en su vida. Cual era la segunda mata que impeda el acceso al campo virgen de la visin?: la murmuracin, que incluye los chismes contra el hermano, pero sobre todo contra Dios; esto es, las quejas, las pataletas, los lloriqueos, la no aceptacin de Su control o gobierno real de nuestras vidas, como Su voluntad perfecta, buena y agradable para nosotros. Esto es refunfuar contra l, regatear con l, esquivar el precio, rehuir el fuego transformante; en fin, rechazar la obra de la cruz en nuestras vidas, y seguir haciendo lo que nos viene en gana, salindonos siempre con la nuestra. La lengua sometida no calumnia, no murmura, no protesta, no ora precipitadamente pidiendo al Seor que retire Su mano disciplinadora, 17. 17 sino que deja a la prueba realizar su obra completa (Stg 1:3-4). Y quien ha sometido su lengua puede someter todo su cuerpo (vida) y eso, hermanos, es santidad: la sumisin absoluta al Espritu Santo. Que no se nos olvide, primero la lengua (actitud interna del corazn) pues podemos callar por fuera y por dentro estar ardiendo, luego el cuerpo. Primero pensamos bien en nuestros corazones y luego hablamos y vivimos bien. Llega el tiempo de que en la iglesia se hable clara y pblicamente lo que se tenga que decir o callar para siempre. Es ya la hora de sacar la ropa sucia para lavarla delante de todos (Mar 3:3-5). Tienen que acabarse el secretismo y los chismes, las verdades a medias, las insidias y las intrigas. Seamos valientes por fin, para expresar lo que pensamos de todo y de todos, en justicia; seamos transparentes, sinceros, de ojo sencillo y as podremos al fin arreglar nuestras diferencias. Porque si hablando claro se entiende la gente, cuanto ms debiramos hacerlo entre hermanos. Conoce alguien una forma mejor de atajar la murmuracin? Lo que no nos atrevamos a decir pblicamente, no lo digamos en privado; lo que no diramos delante del interesado, no lo digamos en su ausencia. !Hablemos claro! Dejemos que cada miembro pueda expresar sus opiniones, sus amarguras, sus miedos, sus desacuerdos, dejmosles hablar sin temor a censura o castigo. Tengamos la humildad, la grandeza y la gallarda de dar espacio a la discrepancia de opiniones, sin temor a que se caiga el mundo por ello (1 Cor 14:26). Sobre todo, lleg la hora de dejar de lloriquear y de quejarse, condicin previa a la bendicin: "no llores" (Lu 7:13). Lleg la hora de creerle a Dios y esperar en l, pase lo que pase, "aunque la tierra sea removida" (Sal 46:2, 10). Porque lo contrario es murmurar contra Dios, algo as como llamarle torpe e intil director y custodio de nuestras vidas, y eso, hermanos, es rebelin. "Y Josu hizo cuchillos afilados y circuncid a los hijos de Israel en el collado de Aralot" (v. 3). (Aralot, a pesar de ser un simple collado o montculo, de seguro ser recordado durante mucho tiempo por la Seora). La extenuante y tediosa travesa desrtica ya haba realizado su devastadora tarea; las duras cervices se fueron doblando poco a poco y, aunque persistiera todava alguna resistencia, digamos que a estas alturas de Aralot, los pocos hombres de guerra que an no se haban rendido, estaban a punto de claudicar, de "arrojar la toalla" de caerse 18. 18 por agotamiento; de rendirse doblando la rodilla delante del Seor. De ah que no fuera necesario el ascenso a un gran monte, sino que en Su misericordia bastara con un collado. Esto parece indicar que, una vez cambiada nuestra actitud, tomada la decisin y cruzado el Jordn, el tiempo de nuestra santificacin no ser tan largo ni tan duro. !Gracias a Dios por Su misericordia, l sabe cun trabajados y cargados estamos! "Esta es la causa por la cual Josu los circuncid: Todo el pueblo que haba salido de Egipto, los varones, todos los hombres de guerra, haban muerto en el desierto, por el camino, despus que salieron de Egipto. (v. 4) "Todos los hombres de guerra haban muerto" Los ltimos cabezotas, los que an despus de cuarenta aos dando vueltas para ir a ninguna parte; los que subconscientemente preferan continuar la simulacin de vagar, para no tener que llegar a la hora de la verdad enfrentndose con los "filisteos"; los empeados en seguir "erre que erre"; los obstinados en seguir en sus trece y no dar su brazo a torcer; ... los contumaces del activismo y de las obras muertas para encubrir sus equivocaciones, fracasos, ceguera y desnudez; los que prefieren los "taparrabos" de la auto- justificacin mediante las obras, en lugar de la tnica de la justicia divina imputada; stos !aleluya! al fin haban muerto. En nuestro caso son los que se empean en seguir evangelizando sin pasar el Jordn, acampar en Gilgal, ser circuncidados en el collado de Aralot y celebrar la pascua; o lo que es lo mismo: soltar las armas, estarse quietos, santificarse y alcanzar una comunin fraternal no fingida. stos van a morir al fin a s mismos por los efectos del desrtico vagar; porque estn muy "tostados" por el ardiente sol, al no haber andado bajo la cobertura de la Nube Santa, por tratar de avanzar debido a sus prisas por llegar, sin tener que detenerse a realizar la parada de descanso y avituallamiento. (x 40:37; Nm 9:22). Debe resaltarse el hecho de que todos los hombres de guerra deben morir; mientras esto no ocurra el Seor no actuar; si no dejamos el paciente en el quirfano el cirujano no lo podr intervenir. 19. 19 As que a los peleones que an nos quedan por ah en la Seora les suplicamos: !muranse!, dejen de seguir haciendo la guerra por su cuenta. "Pues todos los del pueblo que haban salido, estaban circuncidados; mas todo el pueblo que haba nacido en el desierto, por el camino, despus que hubieron salido de Egipto, no estaba circuncidado". (v. 5) Nuevamente aparecen las palabras todos y todo, resaltando que Dios trata con nosotros como un cuerpo, y sin el cuerpo ningn miembro puede avanzar. En el Seor el individualismo no funciona y los ms "avanzados o maduros" tendrn que esperar por los ms dbiles y rezagados y, juntos, entrar en la tierra prometida (Gn 33:13-14). Los nacidos por el camino en el desierto no estaban santificados; ya dijimos que en ese tiempo el Seor hizo la vista gorda (aunque en realidad l nunca la hace, sino que espera a que todos procedan al arrepentimiento; l nunca suprime el juicio del pecado, slo lo retrasa), pero en lo sucesivo ya no sera as; desde este momento "entraran en cintura" o seran definitivamente desechados. Mediante el juicio, que comienza siempre por Su Casa, Dios hace como con Geden (Jue 7), reservndose un pequeo remanente fiel que, sin el lastre del resto, pueda pelear con el enemigo, vencerlo y traer gran gloria a Su nombre. Segn lo anterior nos damos cuenta de que en una iglesia local que est lista para cruzar el Jordn, no hay gente preparada o madura (tal vez un Josu y un Caleb y quizs un puado ms), unos pocos viejos y gastados guerreros rebeldes, algunos jvenes y muchos nios. Creemos que sta es poco ms o menos nuestra situacin: INMADUREZ. Nios que llevan poco tiempo en el Seor, y una mayora de adultos infantiles, que todava tienen que tomar "lechita"; no por bebs sino por ser viejos desdentados, que no pueden comer la carne que debieron haber comido cuando tenan dentadura, pero se negaron a masticar. !Que el Seor nos traiga dentaduras postizas en su visitacin! (1 Cor 3:2). 20. 20 Excepto los verdaderamente nios en el Seor, nadie tiene excusa; porque aunque la ceguera en s misma no sea pecado, si lo son la pasividad, la omisin, la negligencia o la desobediencia; la rebelda al fin de cuentas, que las provocaron. Mateo 25:1-13 nos advierte del tremendo peligro de cabecear y dormirse y en los versculos 18-30 del de enterrar nuestros talentos por miedo. An nos quedan en la iglesia, por desgracia, algunos de esos guerreros, pero creemos que en los ltimos estertores de la muerte. Cuando voluntariamente se dejen morir a su ego (sino Dios los forzar a salir), Su misericordia los resucitar para andar en novedad de vida; porque l da vida a los muertos (slo a los que se cuentan por muertos se les puede resucitar), y llama a las cosas que no son como si fueran (Rom 4:17). stos son las viejas higueras que por la gracia de Dios darn al fin fruto y no tendrn que ser arrancadas; higueras a las que el Seor dice: Despirtate tu que duermes y levntate de los muertos y te alumbrar Cristo (Ef 5:14). Palabras dirigidas a los creyentes de feso y no a inconversos (en el v. 8 les dice andad como hijos de luz). (Nota: Rick Joyner en su libro "El Llamado", nos recuerda que la Iglesia, como Jons, duerme en la bodega del barco, viajando justo en direccin contraria a su llamado y buscando el amparo del mundo (del Nuevo Orden Mundial y sus ayudas socio-humanitarias, pensamos nosotros); pero ser echada por la borda por stos cuando la cosa se ponga fea, siendo tragada por la primera bestia que sale del mar, y ms tarde, en la final tribulacin, vomitada en las fauces de la segunda bestia que sale de la tierra ). Por tanto, guerreros lisiados y rotos, acaben de morirse para que Dios pueda levantarlos y los sane de la ceguera judicial que les sobrevino por causa de la incredulidad, de la desobediencia. Se acuerdan de una de las ltimas palabras profticas?: "!Levantaos! ..." (hermana M. D. el 16-01.96). "En el desierto, por el camino" Esperar los frutos para despus santificarse es poner los bueyes detrs del carro. Es en el desierto, en el camino, cuando debemos decidir dejar de dar vueltas, cruzar y acampar. "Despus que salieron de Egipto" 21. 21 Es decir, despus que abandonaron el mundo. Nada de lo que tenga que ocurrir para llegar donde queremos, ocurrir hasta despus de salir realmente del mundo. Una vez ms se nos recalca la necesidad de separacin o santificacin; pues no se puede evangelizar "Egipto" sin haber salido de "Egipto"; sera como pretender evangelizar a los gentiles y seguir judaizando (G 2:14). Los que no se ponen en marcha nunca llegarn. Nunca podremos conducir a nadie a un lugar en que no hemos estado. Cmo creeran a alguien que dice ofrecer buenas nuevas si l piensa, habla y vive entre ellos, como ellos? Se hace necesario que digamos aqu que nuestros padres, hermanos, familiares y amigos de cuando estbamos en la carne; mientras no se conviertan, son tan mundanos como los dems mundanos y, por lo tanto, debemos dejarlos separndonos de ellos, cuando sean un impedimento en nuestro caminar con Cristo. Lo de "sal de tu tierra y de tu parentela", no fue slo para Abraham. Podremos tener comunin, parte, acuerdo, ... con los incrdulos, con Belial, con la injusticia? Antes bien, "salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Seor, y no toquis lo inmundo y yo os recibir" (2 Cor 6:17- 7:1) (Nota: Qu bueno descubrir ms de quince aos despus, al leer las notas sobre este pasaje en la Versin Recobro del Nuevo Testamento, que no somos los nicos "fanticos" en esto). Todo el pasaje, que en nuestras biblias Reina-Valera viene bajo el epgrafe "Somos templo del Dios Viviente", al cual pertenece el versculo citado, nos habla de ello: ni unin, ni compaerismo, ni comunin, ni concordia, ni parte, ni acuerdo. Se puede decir ms claro? Significa lo anterior que no deba verles, hablarles o estar con ellos en absoluto? No ms que con los dems inmundos, incrdulos o gentiles. El mismo Pablo en la carta anterior les deca a los mismos corintios: "No absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idlatras, pues en tal caso os sera necesario salir del mundo" (1 Cor 5:10); o el mismo Jess en su oracin: "no ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal" (Ju 17:15). Tenemos ahora, si nacimos de nuevo, una nica familia, la de Dios (Ef 2:19). !Una y no dos, pues la carnal ya no lo es, un da morimos a ella! Lo recuerdan? (Col 3:3; Rom 6:8). Nos explicamos ahora el porqu de tanto fracaso evangelstico entre nuestros cnyuges, hijos, padres, familiares y amigos? Concluyendo, diremos que a las puertas del Jordn nos encontramos un pueblo de Dios donde todos, excepto Josu, Caleb y unos poquitos ms, necesitaban ser circuncidados. Todos, ancianos y diconos incluidos, se santificarn o no irn ms all de Gilgal. 22. 22 6. Porque los hijos de Israel anduvieron por el desierto cuarenta aos, hasta que todos los hombres de guerra que haban salido de Egipto fueron consumidos, por cuanto no obedecieron a la voz de Yahweh; por lo cual Yahweh les jur que no les dejara ver la tierra de la cual Yahweh haba jurado a sus padres que nos la dara, tierra que fluye leche y miel. "Anduvieron por el desierto, hasta que todos los hombres de guerra que haban salido de Egipto fueron consumidos" Hasta que todos los que se empean en conquistar la tierra en su propio poder, en ser santos o conquistar la santidad en sus fuerzas, sean consumidos !Tremenda palabra! Es decir, que reconozcan su error y su fracaso y "arrojen la toalla" en seal de rendicin. Hasta entonces la desrtica singladura no concluir. Son conscientes hombres de guerra, que estn prolongando nuestra estada en el desierto, nuestra agona, con su contumacia? "Por cuanto no obedecieron a la voz de Jahweh" El nombre de Jahweh aparece tres veces en este versculo, como para que no quede ninguna duda que Su voz se dej or siempre, dicindoles una y otra vez lo que deba hacerse. Sin embargo, los hombres de guerra le desobedecieron obstinadamente y esto se llama rebelin. Cmo? Desoyendo Su voz. Dnde? En Sus profetas y profecas. Hacer caso omiso de las profecas menosprecindolas, siempre ha trado horribles consecuencias al pueblo de Dios (1 Ts 5:20; Pr 29:18). Anteriormente dijimos que tenamos que acampar (reposar) y tambin que se tuvo que vencer el miedo; lo que pudo ocurrir porque todos los hombres de guerra haban sido consumidos; es decir, dejaron de luchar. !He aqu la INCREDULIDAD!, la segunda de las matas: seguimos obrando porque en realidad tenemos miedo (desconfianza) de que Dios realmente lo vaya a poder hacer sin nuestro concurso; pensamos que l solo no puede y necesita nuestra ayuda. Perfecto amor que echas fuera el temor, dnde te has metido?! No slo se desoy la voz del divino parclito, sino la voz externa, audible, potente y clara de los profetas. Despreciar las opiniones de 23. 23 alguien, aunque sea el ms pequeo de los hermanos, y hacer caso omiso de las profecas trae desenfreno. Esto es sumamente grave, pues no estamos ante un prolongado silencio divino, sino ante la negativa a obedecer Su voz, la voz del mismo Dios, y esto trae irremisiblemente tinieblas a los corazones (Rom 1:21); es decir, ceguera judicial. "Tierra que fluye leche y miel" La leche con miel que hace dormir al beb en perfecta paz y dulce gozo; es decir, la bendicin personal y el avivamiento. AVIVAMIENTO que por tantos aos y tan ansiosamente busca la iglesia, pero sin tener que volverse para alcanzarlo. Y si an se est buscando, es de perogrullo que todava no hemos llegado a la tierra. !El avivamiento, es decir, la conquista de Jeric (Bilbao) y lo que le siga, lo reiteramos, no vendr sin el paso del Jordn y la acampada en Gilgal para la circuncisin y la pascua! La palabra nos augura que se trata de tierra de leche (paz) y miel (gozo). !Qu ricura! (Dt 11:8-32; 28:1-14). Si, hermanos, la obediencia y slo la obediencia trae la bendicin. Todos intuimos que estamos muy cerca de esa tierra, el aroma de la leche y de la miel ya se dejan sentir, y a estas alturas ya todos reconocemos, al menos en nuestro interior aunque nadie se atreva a decirlo, que tenemos que dejar de dar vueltas. Es por esto que la posicin espiritual en la que estamos es exactamente al borde del Jordn, para tomar la decisin de cruzarlo y acampar al otro lado, o seguir dando vueltas en la rotonda del activismo. Una decisin difcil, porque es muy duro tener que admitir que an no estamos preparados para guerrear y que hemos estado hacindolo sin estarlo. !Despus de tantos aos de espera acampar!? Nos lo dices en serio Seor? Al respecto recordemos la ltima profeca: "Levantaos, decidos por Mi, comprometeos Conmigo..." As que, hermanos, ya es hora de DECISIN Y COMPROMISO. 7. "A los hijos de ellos, que l haba hecho suceder en su lugar, 24. 24 Josu los circuncid; pues eran incircuncisos, porque no haban sido circuncidados por el camino". "Que l haba hecho suceder en su lugar" !Ojo! Si nosotros no obedecemos ahora otros ocuparn nuestro lugar. "Porque no haban sido circuncidados por el camino" La inmundicia es incompatible con la marcha hacia adelante. Por tercera vez se nos dice (v. 4,5 y 7) que en marcha, en el camino, nadie puede circuncidarse. La santificacin parece ser en voz pasiva: solamente "en reposo y en descanso, en quietud y confianza" somos salvos (santificados) (Is 30:15). Isaas est hablando de la salvacin del alma o santificacin experiencial y no de la salvacin del espritu o santificacin posicional, son palabras dichas al pueblo de Dios; un pueblo rebelde, pero siempre Su pueblo; tipo del Israel espiritual, que es la iglesia; t y yo. La circuncisin se realiza pues, con la iglesia ACAMPADA: lo vemos en la Palabra por doquier: Joel 2:15-16; 2 Cr 29:4,15; Neh 8:1; 9:1; etc. S, hermanos, por duro que parezca, tras salir de Egipto y vagar cuarenta aos por el desierto, !an tenan que santificarse! El desierto no los santific; salieron de Egipto pero Egipto no haba salido de ellos. Tuvo que hacerlo la Palabra, los "cuchillos afilados" de Josu. Palabras stas que ahora s seran escuchadas y obedecidas. 8. "Y cuando acabaron de circuncidar a toda la gente, se quedaron en el mismo lugar en el campamento, hasta que sanaron." "Cuando acabaron" No antes que todos estuviesen santificados. 25. 25 "Acabaron de circuncidar a todos" Se nos dice de nuevo que la santificacin ha de ser conjunta, de todo el cuerpo de Cristo, de toda la iglesia local. Para entrar en la tierra ni uno solo de los escogidos por el Seor quedar incircunciso. Analicemos pues algunas cosas con relacin a esta circuncisin: a)- Desde el versculo segundo al octavo se habla de circuncisin ocho veces. !Qu casualidad!, el ocho es el nmero de la circuncisin; los bebs eran circuncidados al octavo da. Ocho es un nmero que tambin se asocia con la resurreccin (7 ms 1). Tambin aparece asociado a la idea de cubrir con grosura, de lo que espiritualmente supera lo completo, llegando a ser saciador; es, en fin, el nmero de la sobreabundancia. b)- Teniendo en cuenta que en el versculo 7 se menciona adems la palabra incircunciso, tenemos un total de nueve alusiones a la circuncisin en este pasaje y, !que casualidad!, nueve es el nmero que la Biblia asocia con el fin, con el juicio del hombre y sus obras; por lo que vemos que durante el periodo en que la iglesia est acampada santificndose, el Seor la va a juzgar: sacar a la superficie lo oculto, lo bueno y lo malo, se sabr quin es quin (Mr 4:22; 1 Cor 3:13). S, el Seor vendr con recompensa y castigo; traer confesin y restitucin (en privado y en pblico, segn toque) a Dios y a los hermanos (Is 35:4; 40:1-10). As es como comienza el Ao Agradable: sacando lo desagradable; porque siempre es "primero cruz y despus gloria". c)- Nueve tambin es el nmero de lo completo con respecto al hombre, del resultado con relacin al hombre, de la CONCLUSIN de algo; de ah el "cuando acabaron de circuncidarse", que leemos en el versculo. d)- Resumiendo; en lo que llevamos de estudio de este pasaje, vemos el nfasis que la Biblia hace de la SANTIFICACIN (de la que la circuncisin es como el colofn), para salir de la religin- humanismo y entrar en la vida; si, la circuncisin es la frontera entre la religin y la vida. Esto siempre es as hasta que la vida de resurreccin pueda manifestarse en nosotros: Dejar de dar vueltas y parar del lado este del Jordn - MUERTE Pasar del Jordn - SEPULTURA Acampada, circuncisin y pascua en Gilgal - RESURRECCIN 26. 26 Una etapa correspondiente a nuestra vida cristiana, la que corresponde con la ley, con la religin, con la carne, con el alma, se concluye. Dios va a juzgar lo hasta aqu realizado por cada cual, sacando a la luz lo oculto de los corazones y poniendo personas y cosas en su lugar. Dios lleva mucho tiempo o gritndonos: !Volveos a M!... La hora del juicio ha llegado ... "Se quedaron en el mismo lugar, en el campamento, hasta que sanaron" !Quietos parados todos! Todava se sigue en el campamento, en el mismo lugar. !Que an no se mueva nadie! Ya se nos dijo y se repite aqu dos veces ms: "mismo lugar" y "campamento". Y de qu lugar se trata? Del mismo que lo viene siendo desde el paso del ro: Gilgal (v. 4:19). Estbamos dando vueltas por el desierto y decidimos pasar al otro lado; o lo que es similar, dejamos de salir a "jugar a hacer la guerra" y nos quedamos en el campamento. Dejamos de salir a jugar a "evangelizar" y nos quedamos en el local de culto el tiempo necesario. Dejamos toda actividad, !toda!, que no sea estar santificndonos en la Palabra. Hasta cundo? Hasta SANAR. Encerrados en el aposento alto hasta ser completamente restaurados, recuperar la salud, la fortaleza y el aliento; hasta soltar todo el lastre del pasado; hasta que toda herida sea cicatrizada. S, en el Aposento Alto de Bilbao, hasta que seamos investidos del poder de lo alto (Hec 1:4,8; Jn 15:5). Y no hablamos aqu de una experiencia pentecostal personal e individual, sino de la que all ocurriera: TODOS, UNNIMES, JUNTOS en clamor y ruego (Hec 1:14; 2:1); es decir, a una experiencia corporativa, de toda la iglesia local. Intuimos que toda iglesia que haya experimentado un autntico avivamiento, tuvo que pasar inexorablemente por aqu. Si tu nos dices que otrora experimentaste o experimentamos muchos milagros y dones, te diremos al respecto que el pueblo de Israel en el desierto tambin, y que los creyentes de Corinto otro tanto; pero en ambos casos eran carnales. 9. "Y Yahweh dijo a Josu: Hoy he quitado de vosotros el oprobio de Egipto; por lo cual el nombre de aquel lugar fue llamado Gilgal, hasta hoy". 27. 27 "Hoy" Cuando sanaron, cuando recibieron el poder. Ninguna iglesia debe ir a predicar el evangelio corporativamente sin la experiencia de aposento alto; ello sera como querer encender una hoguera con una tea apagada. No debemos predicar la moral en ropas menores. Notemos tambin que es Jahweh quien marc el fin del encierro, hacindole saber al lder el momento en que todas las heridas haban sido restaadas. "He quitado el oprobio de Egipto" Oprobio es humillacin, ofensa, ignominia, afrenta, deshonra, burla, vergenza... Egipto es el mundo. Ahora s, hermanos, ni el parque de Txurdnaga, ni el de Etxebarra, ni el de los Patos, ni la plaza San Nicols, se reirn ms de nosotros. Ahora si, la mundanalidad y la carnalidad habrn sido extirpadas. Es cuando somos santificados e investidos de poder, que las humillaciones de la carne y de Satans tienen que huir. El enemigo de las almas no tendr ya derechos o bases legales, no tendr asideros donde agarrarse para molestar nuestras vidas ni para impedirnos marchar; ya nunca ms en crculos, sino hacia adelante. "Aquel lugar fue llamado Gilgal" El diccionario bblico traduce este trmino con tres acepciones: "crculo de piedras, rodar y oprobio". !Cuan acertadamente fue adjudicado el toponmico! Podramos decir que Gilgal fue el lugar donde "El pueblo de cabezas duras como las piedras que rodaba en crculos, haciendo el ridculo, para ir a ninguna parte, acamp y fue circuncidado, sanado, vindicado y equipado". 10. "Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce das del mes, por la tarde, en los llanos de Jeric". 28. 28 "Acamparon en Gilgal" Es decir, siguen en el mismo sitio. Esto se nos repite hasta la hartura. "Y celebraron la pascua" En la primera pascua (Ex 12:5-8) la sangre del cordero protegi a los Israelitas del ngel Exterminador en Egipto. Esto nos habla de que solo el Cordero de Dios tiene la integridad perfecta, solo Su sangre rociada nos la trae (adems de la sangre derramada para perdn necesitamos ser rociados para santificacin). Nosotros participamos del nico que tiene esa integridad perfecta en la comunin, en la UNIDAD, representadas en la participacin del pan y el vino pascuales; alcanzamos la integridad perfecta y la plenitud como cuerpo en el cuerpo; es decir, en la comunin con Cristo y con los hermanos. !He aqu el AMOR FRATERNAL! Ese amor que tanto echaba de menos el Seor en la iglesia de feso (Ap 2:4); pues quizs este versculo, como dice S. E. Wirt en Despus de la Experiencia, no se refiera al primer amor a Cristo de los recin convertidos; pues en el versculo precedente se dice que la iglesia "ha trabajado arduamente por amor de Su nombre"; sino que aluda al sereno y maduro amor fraternal, el amor del Nuevo Testamento ("que os amis los unos a los otros como Yo os he amado") del que tanto nos hablan Pablo, Pedro y Juan en sus epstolas, al amor fraternal no fingido, el amor que da la vida por los hermanos y no del sucedneo de los fingidos besos y abrazos de rutina al terminar el culto (1 Pe 1:22). Si, hermanos, es seguro que todos amamos a Cristo, pero amamos a los hermanos?... nos amamos entre nosotros sin fingimiento?... Tras la cada del poder, del fuego del cielo que aprueba y consume el holocausto, o mejor dicho, con Su presencia y poder; pues el Espritu Santo siempre nos trae una carga de AMOR: amor al Seor, amor a los hermanos, tambin amor apasionado por las almas perdidas, no solo deseo de crecer numricamente. Esto es evidentsimo tanto en Hec 2:44, como en Hec 4:32, donde tras los respectivos derramamientos se produjeron idnticos resultados de confraternizacin. !Aleluya, cuando viene el Espritu Santo siempre nos inunda de amor! 29. 29 Pero no olvidemos que tambin trae temor. !S!, TEMOR al Seor (Hec 2:43; 5:5); !Temor mortal a desobedecerle, a pecar; pnico santo que puede matar y mata, como fulmin a Ananas y Safira! Creemos que es este temor el que tanto estamos necesitando; algo mucho ms all de lo que entendemos por "temor reverente". O qu sintieron los israelitas al pie del Sina? Reverencia simplemente o miedo a morir? (Ex 20:18-19 Pentecosts en Sina). Este temor es el que haca caer postrados, retorcindose y gimiendo por salvacin del alma, (pues ya eran salvos de espritu), a la vista de las fauces de la Gehenna, a los cristianos, !no hablamos solo de de incrdulos! cuando predicaban, v.g., Charles Finnney, Jonathan Edwards, Christmas Evans, David Brainerd o John Wesley. Este es el temor que est a la puerta y contemplarn nuestros ojos. !He aqu la verdadera UNANIMIDAD! Pues sin amor fraternal y temor de Dios que arroje fuera el pecado, la unidad es imposible. Slo puede haber unidad con los hermanos en el Seor; lo que quiere decir que si un hermano no est en la "sintona" correcta, ya sea pastor, anciano, dicono, mi padre, o mi esposa o mi hijo, ni puedo ni debo estar en unidad con l. Repetimos, solamente en Cristo hay unidad. Slo en Cristo somos uno y no, a la fuerza o por manipulacin, en personas o ideas, !en el Seor y en nadie ms! (Jer 15:19b; Gl 3:28). La verdadera unidad slo vendr tras el amor fraternal, que no se fabrica sino que es derramado de lo Alto, y el verdadero amor fraternal tras la santificacin. Santificacin, derramamiento, amor fraternal y comunin o unidad; he aqu el nico camino, la nica direccin. No se construyen las casas comenzando por el tejado; no se colocan los bueyes detrs del carro; no se hacen llamamientos artificiales a la unidad en primera instancia, obviando la santidad y el amor. La unidad no se fabrica con reuniones de los pastores de una ciudad o regin, sino que ha de venir de lo alto. Creemos que puede decirse que la falta de amor fraternal y la desunin, no son sino sntomas de la verdadera causa: !el cncer de la inmundicia! LA VERDADERA UNANIMIDAD SE CONSTRUYE EN BASE A CONDENAR Y NO EN BASE CONDONAR EL PECADO (Watchmen Nee). UNNIMES SI, PERO EN EL SEOR (Rom 15:5-6; Fil 2:2, 5; 4:2). 30. 30 Porque Dios es santsimo, tres veces santo y slo se manifestar en medio de la santidad. Cualquier manifestacin sobrenatural en medio de la inmundicia, casi con seguridad no vendr de Dios sino del enemigo de las almas, ser una manifestacin de espritus mentirosos. He aqu, en suma, un pueblo SANTIFICADO, INVESTIDO DE PODER DE DIOS, AMOROSO Y UNNIME. Un pueblo, !al fin!, preparado para marchar a la guerra. "A los catorce das del mes" Segn 4:19 acamparon por primera vez en Gilgal el da diez del mes primero, y celebraron la Pascua el da catorce del mes. Como una herida no sana en slo cuatro das (Gn 34:25), hemos de suponer que dicha Pascua tuviera lugar al mes siguiente, el segundo mes. Si realmente ocurri as, tendramos un total de treinta y cuatro das, en los que se llev a cabo todo el proceso, desde la acampada para santificacin, hasta la perfecta comunin en esta Pascua. Merecer la pena dejar todo, parar y confiar esperando slo en Dios por unos das? Y si no fueran treinta y cuatro sino ms? La Palabra es clara al respecto: "HASTA QUE SANARON"; hasta que Jahweh confirme al Josu de turno el da en que el oprobio haya sido quitado, haya sido resuelto. "En los llanos de Jeric" Limpios, como recin nacidos, como qued Naamn tras ser curado de su lepra, tipo de la rebelda (2 Re 5), entonces pudieron descender del collado a los llanos y celebrar la Pascua. La tensin se afloj y el pueblo pudo comenzar a relajarse en la paz del temor y del amor de Dios. "Al otro da de la pascua comieron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo da espigas nuevas tostadas". (v. 11) "Al otro da" 31. 31 La bendicin de la obediencia no se hizo esperar mucho tiempo; cumplida la condicin se obtuvo la promesa (Heb 6:12). Todo se desarroll tal como el Seor lo dice en el primer captulo de Isaas, donde vemos que tras el arrepentimiento viene la bendicin. Resumiendo ese captulo vemos: v. 1-9: Pueblo rebelde, ... que no entiende, sin conocimiento, !gente pecadora!... Cabezas enfermas... desde la planta del pie hasta la cabeza no hay nada sano.... v. 10-15: Dejen de hacer sus obras muertas que me son abominables. v. 16-17: Lvense y lmpiense, dejen de hacer lo malo, restituyan. v. 18: Vengan luego y arreglemos cuentas...SI QUIEREN Y OYEN, COMERN EL BIEN DE LA TIERRA. Josu y su pueblo quisieron, oyeron y comieron... y nosotros qu haremos? "Comieron del fruto de la tierra" !Al fin se pudo dejar el alimento para bebs!, (segn Johnny Enlow en "La Profeca de los Siete Montes": el man, alimento de emergencia para rebeldes, y el agua de la roca, agua de emergencia para rebeldes). Se acab la lechita y viene ahora el alimento para gente madura (1 Cor 3:1-3). El fruto es el alimento y cual alimento, sino toda palabra que sale de la boca de Dios? (Mt 4:4). Creemos ver aqu la vuelta de las revelaciones, los "rhemas", la visin, las visiones, la profeca, los dones, el fruto del Espritu, milagros y seales ...; es decir, un nuevo fluir para la edificacin del pueblo de Dios. Tenemos aqu pan integral (Cristo) y sin aditivos (sin levadura); a Cristo tal cual es; la Palabra al completo sin quitarle lo que escuece, como por ejemplo lo tocante a reprender el pecado y administrar disciplina en la iglesia; y sin aadiduras humanas, tales como doctrinas y reglamentos humanos. Se acab el "evangelio LIGHT". Se acab la babilonizacin o secularizacin galopante; camino que sigui y sigue la Iglesia Catlica Romana, y ms tarde todas sus hijas protestantes y evanglicas, la mujer de Mt 13:33, que por mezclar las tres medidas de harina (las perfecciones de Cristo: profeta, sacerdote y rey) con la levadura (aadiduras humanas al evangelio, idolatra, ...) se convirti en Babel; la iglesia de las mezclas, de la confusin, pues eso justamente significa Babel (W. Nee); es decir, en una Gran Ramera, madre de todas las abominaciones en la tierra, que Dios detesta; pues en sus revolcones con todo y con todos leudara toda la masa de la "cristiandad": madre e hijas. Y en verdad que ha tenido xito, pues toda la "cristiandad" est hoy contaminada, en mayor o menor grado, de tal infecta 32. 32 levadura, salvo escassimas excepciones; tal vez slo una, la que ha de prevalecer por no tener nada que ver con la cristiandad leudada. !Que tremendo peligro corremos! !Cuanto nos estamos pareciendo a ella!: programas, actividades, marketing de iglecrecimiento, marchas (llamadas as eufemsticamente para que no se note mucho que son procesiones), maquillaje, rutina, evanglicos con hbitos, disfraces y caretas de obras muertas y humanismo, ...; todo esto cada vez ms !a mares!; pero santidad !cada vez menos! Reaccionaremos antes de que Cristo nos retire el candelero y nos vomite de Su boca? (Ap 2:5; 3:16). Dmonos cuenta que a Laodicea se llega desde Filadelfia por dos caminos: el del exceso, como en los EE.UU. con su "sper": sper-fe, sper-prosperidad, sper- sanidad; y el del defecto, como en Espaa o Europa con su "mini": mini-fe, mini-prosperidad, mini-sanidad... !Necesitamos COLIRIO si no vemos esto! !Garrafones de colirio! "Espigas nuevas tostadas" Se tratar quizs de nuestras primicias, nuestros primeros frutos, las primeras almas aadidas tras la santificacin y la comunin fraternal? Seguro que s, y adems !calentitas!, recin horneadas, como las espigas nuevas tostadas. "En el mismo da" Recordamos ahora que el mismo da en que fue derramado el Espritu Santo, en Pentecosts (Hc 2), Pedro habl con poder y con gran revelacin y tres mil espigas nuevas brotaron. Podra decirse que fue una buena campaa no creen? Y eso aunque no hubo carpa, ni payasos, ni guiol, ni mimo; no hubo folletos ni nada de eso (Is 31:1). Solamente una cosa se necesit: una iglesia santificada, unida y transformada por el poder del Espritu Santo. Repitmoslo una vez ms: solamente una iglesia que haya pasado por la "Experiencia de Aposento Alto"; es decir, por el Jordn, Gilgal, Aralot y los llanos de Jeric, solo una iglesia as estar capacitada para evangelizar; o ms bien, para que el Seor pueda aadir a ella los que tengan que ser salvos. !A ti se te dice Seora!: Ests dispuesta a reconocer tu error, parar, acampar, santificarte y celebrar la Pascua, para ser investida del poder de lo Alto? Ests dispuesta a reconocer tu 33. 33 CEGUERA y tu REBELIN? Ests dispuesta a despojarte de tu disfraz de ACTIVISMO dejando al aire tu desnudez? Ests dispuesta a lavarte, limpiarte, dejar de hacer lo malo, RESTITUIR y venir luego para estar a cuenta con tu Dios? O dirs como el pueblo rebelde a Jeremas: "no andaremos" (Jer 6:16); o como le dijeron a Isaas: "no queremos quedarnos quietos" (Is 30:15)? La Palabra es clara: "si quisieres y oyereis". No es que la mano de Dios se acorte para darnos, sino que la bendicin depende de nuestra voluntad de or y obedecer. !Seora, Seora, "que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados!... !Cuantas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! He aqu vuestra casa os es dejada desierta" (Mt 23: 37-38). (Recuerdan la prdica de la higuera estril prxima a ser arrancada?) "Porque os digo ahora (hoy Seora, hoy) que no me veris hasta que digis: bendito el que viene en el nombre del Seor" (v. 39). Severa amenaza la que pende sobre nuestras cabezas. Ser suficiente para movernos al arrepentimiento verdadero? 12. "Y el man ces el da siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca ms tuvieron man, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canan aquel ao". "El man ces desde que comenzaron a comer" El "desde" es enftico. Hasta aqu el Seor nos ha alimentado "gratis", con pan y agua de emergencia, con almas que no ha "ganado" la iglesia, sino que el Seor ha trado. Pensemos un momento en la procedencia de esas almas nuevas que vinieron la iglesia durante los tres ltimos aos. Cmo vinieron? Fueron fruto de las campaas en los parques de Txurdnaga, Etxebarra, el de los Patos u otros? Ni una sola; sino que todas las almas nuevas que han perseverado, vinieron por s mismas, tradas por el Espritu Santo o por evangelizacin personal. !Y gracias a Dios que haya sido as!, pues de lo contrario sabe Dios donde hubiramos podido ir a parar, al aadirse a nuestro extravo la jactancia por el "fruto silvestre". 34. 34 Desde que aparezcan las nuevas espigas de la tierra; es decir, los primeros frutos del avivamiento soado, "comer de gratis" se acabar. El primer ao o periodo an disfrutaremos de balde, pero luego terminar la gratuidad y, !al fin!, aquellos a quienes tanto les cuesta estarse quietos, podrn y tendrn que trabajar; y ms les valdr que entonces si lo hagan; ahora si, en las obras preparadas por Dios de antemano, pues sino sern arrancados y se secarn por inanicin. "Nunca ms tuvieron man" Se acabaron definitivamente las "aspirinas con azcar". Se acab el no reprender, el hacer la vista gorda como el sacerdote El (1 Sam 2:22 y ss.), se acab el admitir excusas, ..., se acab por fin la lechecita. !Aleluya! Se terminaron los lloros, las quejas, las pataletas y los coros de plaideros-as pletricos de afectacin, con pretensin de intercesores. Se terminaron la mundanalidad, la prevaricacin, el temor de los hombres, la acepcin de personas, el secretismo, los chismes, ... !NUNCA MAS TUVIERON! !Gloria al Seor! "Aquel ao" Cual ao? El ao de la santificacin, este ao que comenzamos; el ao de prrroga de la higuera, de la Seora Elegida; !el ao mil novecientos noventa y seis! Aquel ao de prrroga que en Su misericordia el Espritu Santo solicitaba al Seor para la higuera. Dios por Su maravillosa gracia an nos mantendr un ao ms de lo que no sembramos, de las espigas que amorreos, cananeos, etc. abandonarn en su huda. El ao agradable, sin duda, pero tambin el ao de prrroga. Es urgente reconocer que nos estamos moviendo "en el tiempo de descuento", en un tiempo extra de misericordia, que se nos ha concedido. Finalizado tal ao vendr la hora de la verdad y ser cuando santificados, revestidos de poder y unnimes, habr que trabajar y hacerlo con denuedo; ahora si, en las obras preparadas de antemano por Dios, para que andemos en ellas (Ef 2:10). El de ahora no ser pues tiempo de sembrar, sino de CAVAR Y ABONAR, actividades 35. 35 ambas internas y no externas, de puertas hacia adentro. Recuerdan? el alimento de ese ao vendr "gratuitamente", aunque esto sea difcil de digerir para estmagos orgullosos y para los necios, que habiendo comenzado por el espritu, se empean en acabar en la carne (Gl 3:3); aquellos que pretenden el avivamiento por las obras de la carne y no por la fe. Pasado este ao agradable ya se podr salir de Jerusaln (las paredes de la Seora) e ir en pos de la conquista de Jeric (Bilbao) y luego de Hai (Lekeitio) o Getxo o ..., y todo cuanto el Amado nos ponga por delante. 13. Estando Josu cerca de Jeric, alz sus ojos y vio un varn que estaba delante de l, el cual tena una espada desenvainada en su mano. Y Josu, yendo hacia l, le dijo: Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? "Cerca de Jeric alz sus ojos" Yahweh haba engrandecido a Josu delante del pueblo (4:14), pero estando ya cerca de Jeric Josu an no saba cmo enfrentar y ganar su primera batalla; el Seor todava no le haba revelado los detalles del segundo paso tras la acampada. Estaba preocupado por ese paso, que no le sera revelado hasta haber completado el primero. Josu tena "el que" delante de sus narices: conquistar Jeric, pero no saba "el cmo" ni "el cuando". Esos detalles finales le fueron mostrados en el momento justo, ni antes, ni despus; justo en el tiempo de Dios la revelacin vino, y lo hizo con teofana incluida. Cuando alz los ojos y dej de mascullar sus propios planes, !gloria a Dios y aleluya!, ah estaba el Estratega de estrategas, el Capitn de las Huestes Celestes, nuestro santsimo Seor Jesucristo. "Delante de l" Posicin correcta: Cristo al frente, luego el lder y tras ellos los dems. La Nube siempre por delante y encima, para no "tostarnos". "Como poderoso gigante ir delante de nosotros" (Is 42:13). "Tena la espada desenvainada" 36. 36 Esa era la seal de que ahora si haba llegado la hora de pelear o quizs ms bien de ocupar el territorio que l ya haba conquistado; porque siempre es sin ejrcito y sin fuerza, pero con el Espritu de Yahweh de los Ejrcitos (Zac 4:6). Esta es la santa y constante tctica de lucha en toda la Biblia; v. g.: 2 Cr 20:1-30; Ex 14:13-14); Sal 46:1-3, 10; He 4:10; Is 30:15; Jos 6:1-5; 1 Sam 2: 9c; ... 14. El respondi: No; mas como Prncipe del ejrcito de Yahweh he venido ahora. Entonces Josu, postrndose sobre su rostro en tierra, le ador; y le dijo: Qu dice mi Seor a su siervo? "El respondi: No" El Seor se santific a Si mismo: "Por supuesto, Josu, Yo no soy de los tuyos y mucho menos de los otros. YO SOY mucho ms. YO SOY Dios y no hombre. YO SOY el Seor y nadie se compara conmigo". "Mas como prncipe ... he venido ahora" "Antes tena el traje de Sacerdote, de Intercesor y de Santificador, pero ahora llevo el traje de Rey, de Prncipe guerrero, ahora vengo de ganar la batalla para vosotros". "Entonces Josu, postrndose... ador" Es al or Su voz que reconoci al Seor que tantas veces le haba hablado, pero Al que por primera vez contemplaba sin poder apenas mirar. !Qu xtasis tan sublime disfrutara Josu! !Cuan gloriosa sumisin adoratoria del siervo fiel ante Su Prncipe! !Gloria a Dios! Es como si Josu hubiera dicho algo as: "Cuales son Tus instrucciones para el prximo paso, mi maravilloso Espritu Santo?" o , como reza el texto,: "Que dice Mi Seor a su siervo?" 15. Y el Prncipe del ejrcito de Yahweh respondi a Josu: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde ests es santo. Y Josu as lo hizo. 37. 37 Es como si el Seor le hubiera respondido: "Amado Josu, por qu ests preocupado? no te das cuenta que el lugar que queras ganar es santo, es decir, que ya Yo lo gan?". A lo que Josu le hubiera respondido: "Maravilloso Dios, creo lo que me dices, ayuda mi incredulidad, Tu sabes que te adoro con todo mi ser". PARTE II Captulo 2 La Pesca Milagrosa Lucas 5: 1-11 1. Aconteci que estando Jess junto al lago de Genesaret, el gento se agolpaba sobre l para or la palabra de Dios. 2. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. 3. Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simn, le rog que la apartase de tierra un poco; y sentndose, enseaba desde la barca a la multitud. 4. Cuando termin de hablar, dijo a Simn: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5. Respondiendo Simn, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echar la red. 6. Y habindolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompa. 7. Entonces hicieron seas a los compaeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundan. 8. Viendo esto Simn Pedro, cay de rodillas ante Jess, diciendo: Aprtate de m, Seor, porque soy hombre pecador. 9. Porque por la pesca que haban hecho, el temor se haba apoderado de l, y de todos los que estaban con l, 10. y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compaeros de Simn. Pero Jess dijo a Simn: No temas; desde ahora sers pescador de hombres. 11. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejndolo todo, le siguieron. 38. 38 1. Aconteci que estando Jess junto al lago de Genesaret, el gento se agolpaba sobre l para or la palabra de Dios. "El gento se agolpaba sobre l" Los ungidos, los verdaderos hombres de Dios, no tienen problemas de audiencia; la gente los persigue y los busca, se pegan por estar lo ms cerca posible de ellos para escucharles, como ocurriera con el Seor. Son hombres que como sal provocan sed y como luz destellan y atraen. Los no ungidos y los auto-nombrados no enviados, recorren kilmetros, emplean las mejores tcnicas de mercadeo y toda parafernalia externa, para tratar de ocultar o sustituir la VACIEDAD INTERIOR. Desde cundo el marketing puede suplantar a la Vida y el Poder de Dios? Qu es lo que se pretende ganar: adeptos o almas? Algunos ahora hasta dan bocadillos y algunas otras cosas, provocando de antemano que la gente los siga para llenar su barriga y no por hambre espiritual: "Me segus porque habis comido (Jn 6:26), tuvo que decirles Jess a los que le seguan tras el milagro de los panes y los peces. Amamos a Dios o slo Sus bendiciones?, Buscamos Su rostro o slo Sus manos? Sin embargo, en esta ocasin no hubo bocadillos, pero dice el texto que la gente se agolpaba para or la Palabra, porque tenan hambre y sed de Dios. Igual que ocurri en el milagro de los panes y los peces antes de que fueran saciados, porque ellos no saban que de "postre" vendran los sndwiches. Pensamos que el Seor ya nos presagiaba lo que puede ocurrirnos si mezclamos, por norma, el pan espiritual y el natural; o, peor todava, si sustituimos el primero por el segundo. As que tengamos cuidado con los bocadillos, dejmoslos para quienes quieran una iglesia de comilones y bebedores, cuyo dios sea su vientre. Ojito tambin con regalar otras cositas, incluso biblias, para que nos sigan. !No vendamos barato el evangelio!: "Compra la verdad y no la vendas" (Pr 23:23). La Verdad requiere que se pague un precio, no es fcil de adquirir y, por contra, no se puede vender, !ni lo intentemos! Leamos hace poco en una revista sobre la iglesia misionera sumergida, que en frica no podan regalar libros cristianos a los pobres, porque cuando eran gratis no los lean; tenan que vendrselos, para que los apreciaran; eso s, a un mdico precio, asequible a sus bolsillos. As fue siempre y as ser; solo apreciamos lo que nos cuesta, porque todo lo que vale tiene un precio. 39. 39 2. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. (Nota: Vemos aqu por un lado al Seor paseando por el lago, y a los apstoles por otro lado afanados en sus quehaceres. No les parece un poco extrao? A nosotros si nos lo parece, pero dejaremos esto para comentarlo al hilo del versculo once). "Dos barcas estaban cerca de la orilla" Estaban cerca de la orilla (prximas a pasar el Jordn?), dispuestas para el trabajo; quizs preparadas para ir al "otro lado". Estas pudieran ser dos iglesias; una, la de Pedro: la Seora; la otra, una iglesia vecina de la zona. "Haban descendido" Teniendo que reconocer la derrota de su noche de "pesca", fracasados, frustrados y cansados; habiendo llegado al "cul de sac", al final del callejn sin salida; rindindose regresaron a puerto. La palabra que emplea el texto es "descender", como en Gnesis 12:10, para la bajada de Abram (todava no era Abraham, el hombre transformado) a Egipto. "Los pescadores" !Qu contradiccin! Pescadores profesionales, incapaces de pescar, tienen que volverse de vaco. Pescadores que an tras una larga noche regresan sin pesca. "Lavaban sus redes" !Las redes estaban contaminadas, inmundas, sucias, rotas ...! !Eran instrumentos de pesca inservibles, tenan que ser lavadas y reparadas. Lavadas con agua pura, santificadas y tambin remendadas, pues haba rotos, a travs de los cuales los pocos peces que se capturaban se escapaban. !Se fugaban por los rotos! (Mr 1:19), y lo hacan llevndose adems algunos de los peces que ya 40. 40 estaban en la barca. Redes cual cisternas rotas que no pueden retener el agua (Jer 2:13). Esta tarea de lavar y remendar las redes es trabajo que no puede hacerse en el mar, durante la faena, en medio de la brega; sino solamente en tierra, con la barca varada; por mucho que la impaciencia nos quiera empujar a pescar ya, sin "perder" el tiempo lavando y arreglando los aparejos. Cmo estn tus redes Seora? Estn viejas, gastadas y rotas, ...? Est tu cebo emponzoado? Son atrayentes para los peces tu barca, tus redes y tus aparejos? Cmo buscas el liderazgo? Por qu cuando lanzas tus redes no se llenan de peces? Quin te est siguiendo? Quin te reconoce? A quin obedeces? ... 3. Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simn, le rog que la apartase de tierra un poco; y sentndose, enseaba desde la barca a la multitud. "Y entrando en una de aquellas barcas" Esto nos recuerda aquello de "yo estoy a la puerta y llamo, si alguno abre ...entrar ..." (Ap 3:20). !Menos mal que en esta ocasin Simn le deja entrar y sentarse! Haba dos barcas y el Seor tuvo que elegir una y parece que fue la del "pescador" ms celoso, aguerrido, tozudo y obstinado en pescar; eso s, del "Club Sinatra": "A mi manera". "Le rog que la apartase de tierra un poco" "Santifica tu iglesia un poco, quizs baste subir a un simple collado y no haga falta un gran monte. Ests dispuesto a ello, Simn?" "Y sentndose enseaba" Quizs al ansioso y estresado Simn le irritara an ms tanta parsimonia pues le vena a contrapelo. El que antes paseaba mientras ellos faenaban afanados, se sube a la barca, !pero no para pescar!, sino que se les sienta. Imaginamos a Simn atacado de los 41. 41 nervios, viendo a Jess relajado y sentado mientras "solo l se preocupaba, en tanto que solo l tena carga por la obra..." No les recuerda a esto a Marta, la hermana de Lzaro, cuando Mara su hermana se sentaba tranquila a escuchar al Seor, haciendo a un lado todo lo dems? El Seor enseaba, preparaba a la gente !no fue una predicacin evangelstica! El Maestro hablaba para los suyos, para la iglesia. Pensamos que se diriga ms a los de las barcas que a la multitud. "Sentndose enseaba". Lo haca tranquilo, relajado, sin gritar, sin conminar, porque "no es con ejrcito ni con fuerza"...(Zac 4:6) (se puede arrastrar una cuerda desde el frente tirando de ella, pero si la empujamos desde atrs se arruga). Creemos que en esta escena tenemos de nuevo los "cuchillos de Josu" en accin; rasgando los corazones incircuncisos que ya estuvieran prestos para la santificacin. 4. Cuando termin de hablar, dijo a Simn: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. "Cuando termin de hablar" He aqu el "kit de la cuestin": "Cuando termin de hablar", !No antes! Solo despus que los cuchillos afilados hicieron su trabajo. !Es solo cuando el Seor termina de hablarnos y nos da la orden, no antes! (Luc 10:42) Mientras Job y sus amigos siguieron argumentando, Dios call; l esper incluso a que el sabio y prudente Eli, que se mantuvo callado tanto tiempo sin intervenir, callara tambin, y, entonces, habl. (W. Nee). Mientras no se hiciera silencio y mientras el Seor no terminara de hablar, la barca debi estar quieta, varada en la playa; eso s, en la orilla, presta para zarpar tan pronto como el Maestro diera la orden. Fue intil haber salido antes, sera intil hacerlo ahora. Hasta que el Seor no acabe de decir todo lo que tiene que decirnos aunque salgamos no pescaremos, solo golpearemos al aire. Hasta que el Seor no nos diga claramente "hoy he quitado el oprobio de vosotros, estis pisando tierra santa", hasta entonces !quietos parados todos! 42. 42 Tenemos aqu el "cuando acabaron de circuncidar a todos" de Josu 5:8. "Boga mar adentro" "Ahora si podis remar; ya estn reparadas las redes, ya tenis Mis instrucciones claras y precisas. Ahora sabis que hay que hacer, como hacerlo, cuando hacerlo y donde dirigiros". Ahora el Capitn si est en la nave y ha trazado un rumbo claro. Bogar sin rumbo es ir a ninguna parte, es perder el tiempo para volver de vaco, si se sabe! "Echad vuestras redes" Limpias, transparentes, reparadas (santificadas y sanadas) de seguro servirn para hacer una buena pesca. Ahora si sern atractivas para los peces, ahora s los que entren no se escaparn por los rotos. "Para pescar" !Gloria a Dios! El Seor nunca tiene dudas. l no dice: "para ver si pescis algo por casualidad". No, l ordena, pues conoce de antemano el resultado !Es omnisciente! Cuando l nos mande salir a pescar pescaremos; lo que implica que si estamos saliendo y no se est pescando es que l no nos mand salir y lo estamos haciendo por cuenta propia. "Esta es Mi palabra segura que sale de Mi boca, no volver a mi vaca, sino que har lo que Yo quiero, y ser prosperada en aquello para que la envi" (Is 55:11). 5. Respondiendo Simn, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echar la red. Tal vez el cabezota de Simn, an despus de dar la orden el Maestro, tuvo un lapsus mental de duda, cavilando algo as: "!Pero quien se creer que es este sabelotodo! Querr darme lecciones a m, el Titn del Lago, un jovenzuelo que de la Tor lo sabr todo, pero de pescar, nada de nada? Yo, que llevo toda la vida en el oficio, ser 43. 43 instruido por un nefito pescador? No ser mejor si no hago caso y sigo pescando a mi manera...?" !A Dios gracias que mordindose la lengua el impulsivo Pedro quizs esta vez no se atrevi a decir lo que pensaba y, aun dudando del Maestro, comedidamente contest!: "Maestro, toda la noche hemos estado trabajando y nada hemos pescado" !INCREDULIDAD y MURMURACIN contra El Seor!: "Mira Maestro, si yo que soy un avezado pescador, el gran Simn, ganador de todos los concursos de pesca de Galilea" (Da 4:30)... (!Simn, cllate que ests ms guapo! No te das cuenta que acabas de fracasar durante toda una NOCHE, no ves que es un clamor que vuelvas cada vez de vaco? Calla y mejor reconcelo.) "...despus de estar toda una noche faenando..." (Mejor Simn que dijeras "golpeando el aire"; y adems, para quin?) ..."nada he pescado, crees que sers ms listo que yo, Tu, que nunca has pescado? No querrs hacerme perder a m, el gran Simn, titn del lago, mi precioso tiempo?" Pobre Simn, que an no era Pedro, !toda una NOCHE! Pero no sufras ms Simn, tras la noche vendr el DA, y "si crees vers la gloria de Dios" (Ju 11:40). An despus de tanto tiempo muerto que hasta hiedes, resucitars. Tras tu humillacin vendr la exaltacin, porque cuando te mueras Cristo podr vivir Su vida en ti. (Cuando se va con EL Seor no hay nada que ocultar, no hay que pescar de noche, a escondidas y a oscuras; Sus redes sin mancha son transparentes y eso hace que los peces quieran entrar. S!, el Seor pesca de da, sin subterfugios, sin componendas; no con un mensaje "light", o cebando la concupiscente carne de la audiencia; no con lo que desean or, sino con lo que necesitan or; con el evangelio completo, que llamando al pecado pecado y al pecador pecador, ofrece la gracia redentora despus; el evangelio que anuncia que entrar al reino de los cielos no ser fcil, sino que para ello habrn de sufrirse muchas tribulaciones. Un evangelio que no empuja ni manipula, pero que atrae: "Y Yo, si fuere levantado de los muertos, a todos atraer a M mismo" (Ju 12:32). El evangelio de la Cruz predicado por crucificados, que destilan el perfume atrayente de 44. 44 Cristo, para muerte o para vida; por siervos que son sal y provocan sed, que son luz y titilan). "Nada hemos pescado" "Mira, Maestro, llevamos muchos aos saliendo con payasos, mimo, guiol, carpas, evangelistas, ..., y folletos, muchooos folletos, sin habernos comido ni un rosco, y Tu, as no ms, sentadito y de brazos cruzados, ... crees que pescars por Tu cara bonita?" "Mas en Tu palabra" !Gloria al Seor! !Al fin una pizca de fe! Tal vez todava medio en dudas, en sus ideas y opiniones, Simn se decide a creer, o al menos a obedecer, la palabra del Seor. !En Tu palabra! En Tu rhema, en Tu orden de "ahora si marchad, poned la barca en el agua, nos vamos de pesca". !Uff, menos mal! Qu hubiera sido si Simn tras pensrselo y dudar, le hubiera contestado que no al Seor? Muy sencillo, el Maestro se hubiera bajado de su barca y se habra metido en la de Jacobo (Mt 4:21). !Ojito Simn, que te la ests jugando! Ten cuidado no vaya a ser que tu barca se quede desierta y no Le vuelvas a ver hasta que digas: bendito el que viene en el nombre del Seor (Lu 13:35); ve de dnde has cado y arrepintete, no sea que tu candelero sea removido (Ap 2:5). 6. Y habindolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompa. "Y habindolo hecho" !Gracias a Dios al fin OBEDIENCIA! !Por fin acab la INCREDULIDAD! Se dej de pensar, de hablar, de replicar contra el Espritu Santo, e hizo lo que por tanto tiempo se le estaba mandando a hacer, pero se negaba a querer entender. "Encerraron gran cantidad de peces" 45. 45 Encerraron, esto es quedar bien atrapados, sin posibilidad de escapar. Gran cantidad: !Hurra, el avivamiento soado! En cuanto Simn se dej de murmurar, refunfuar, contradecir y obedeci an con dudas, con una dbil fe, la red se llen; y lo hizo de una manera mucho ms all de lo hubiera podido entender o esperar; tanto que ... "Su red se rompa" No caban en su barca (iglesia), en la que tena, no en una ms grande que se pensaba hacer en previsin de que alguna vez los peces llegaran... Primero los peces encerrados en la red, luego las grandes barcas; primero las almas, despus los locales de culto grandes... El pueblo del Seor se las arregl con un Tabernculo desmontable y ambulante, hasta que se conquist la Tierra. Ni tan siquiera David, hombre de GUERRA, pudo construir el Templo; tuvo que venir un hombre de PAZ, Salomn, para que pudiera ser levantado. Aprendamos pues la leccin: primero nos rendimos, se acaba la guerra en el corazn, se deja de luchar, y luego se construye el templo del alma y l vendr y se nos manifestar, llenando ese templo, no empecemos la casa por el tejado. 7. Entonces hicieron seas a los compaeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundan. "Entonces" En ese tiempo y no antes. Solo cuando la propia red se rompa, o est por romper, llamaremos al otro local de culto; llenemos primeramente la barca hasta la bandera. Empecemos por el principio, que los peces estn primero en la red y luego busqumosles acomodo en barcas ms amplias y no al revs. Recordmoslo: el templo se construy despus que la Tierra hubo sido conquistada. "De tal manera que se hundan" 46. 46 No entraba ya ni un alfiler. Apuremos hasta ah; aguantemos hasta que la Seora reviente de servicios a la maana, a la tarde y a todas horas; seamos humildes. Ya nos llegar la hora de llenar las barcas auxiliares de Otxarkoaga, Barakaldo, Lekeitio, Getxo, etc. etc. Creemos que esa otra barca pueda ser una iglesia de la zona, o el nuevo local que se quiere preparar, pero recordemos hermanos: primero llenar la Seora y luego hacer seales al local de la calle Maurice Ravel. Que veamos la red llena de miembros en ciernes, antes de pensar en el lugar para meterlos. 8. Viendo esto Simn Pedro, cay de rodillas ante Jess, diciendo: Aprtate de m, Seor, porque soy hombre pecador. "Viendo esto" La obediencia EN fe, trae la visin; somos sanados de nuestra ceguera judicial al obedecer, al humillarnos reconociendo nuestra impotencia, nuestra incredulidad, nuestra ignorancia. "Si se humillare mi pueblo ..." (2 Cr 7:14). "Simn Pedro; cay de rodillas ante Jess" !A la tercera va la vencida! En los versculos tres y cinco slo eras digno de ser llamado Simn, pero despus de obedecer si mereces tu nuevo nombre: Pedro, el Simn transformado. !Simn ha muerto, viva Pedro! !Aleluya! Ahora Pedro tena un corazn circuncidado; como cuando Abram pas a ser llamado Abraham: "entonces Abram se postr..." (G 17: 3,5). O como cuando Jacob venci al Seor en Peniel (ser derrotados, ser doblegados por Dios es vencer), para dar paso a Israel, el prncipe de Dios. O como cuando Saulo fue arrojado del caballo de la soberbia para que Pablo pudiera ser levantado. "Seor mo y Dios mo", dijo Toms. "Porque has visto has credo (Pedro)? Dichosos los que creen sin haber visto" (Ju 20:29). !Hasta Pedro tuvo que ver para creer! Qu gran consuelo para nosotros que Abraham, Jacob, Pablo, Toms, Pedro, etc. fueron tan incrdulos como nosotros. Qu bien que aunque fuera a "toro pasado" Pedro confesara su pecado de INCREDULIDAD y MURMURACIN y, postrado, adorase, 47. 47 confesando a Su Seor: "Yo no soy nada, Tu eres Dios, Tu eres el Seor !Tu mandas! !Si "Whuana"! 9. Porque por la pesca que haban hecho, el temor se haba apoderado de l, y de todos los que estaban con l, "Porque ... el temor se haba apoderado de l" Este versculo al comenzar por la conjuncin "porque", nos est sealando la causa de la postracin de Pedro. !Qu pavor, qu espanto, qu terror!: Un encuentro con la AUTORIDAD y el poder de Jess. Que temor y temblor en el hombre que llega a su Peniel particular (Gn 32:24 y ss.), para tener un encuentro real con la autoridad del Seor: escalofros, temblor, sudor, estmago revuelto, extrema debilidad, !pnico mortal!, etc. recorren su cuerpo, al reconocer al Personaje Invisible contra quien con contumacia vena luchando; al darse cuenta de que a Quien se vena resistiendo era al Espritu Santo. Es aqu donde uno quiere esconderse, no haber nacido, o estar muerto y no puede!, el trgame tierra; pensamos que algo cerca de esto pero ms intenso an, deberan estar sintiendo aquellos de la Escritura que pedan a los montes y a las peas que cayeran sobre ellos y les cubrieran (Ose 10:8; Lu 23:20; Ap 6:16) (Nota: este encuentro posiblemente no fue para Pedro el quebrantamiento de Peniel, que acabara de romper su hombre exterior, sino uno de los encuentros fuertes con la autoridad de Dios que le preceden). Pero esto era una gran bendicin disfrazada, Simn no volvera a ser el mismo nunca ms; en adelante sera Simn-Pedro, ms cercano ya al Pedro a secas que aparecera despus de su hundimiento por las negaciones cuando apresaron al Seor. Tan terrible fracaso lo transform profundamente en un instante, como ocurre en la doma de los potros salvajes, y tenamos ahora al fin a Pedro, el Simn descaderado, rengo, sumiso y quieto ante el Seor. Hasta ese milagrazo Simn no haba entrado en contacto real con el Jess divino, con el Jess Dios, con el Rey de Gloria en su Autoridad, Majestad y Omnipotencia; solamente conoca al Jess hombre. De la misma manera nosotros necesitamos esos encuentros, esos fracasos, esos tremendos ridculos que nos hacen morder el polvo y nos avergenzan pblicamente sin apelacin posible, para que nuestros ojos sean abiertos a esa dimensin ms all del nuevo nacimiento, a esa realidad del Jess entronizado, a quien solo experimentamos en un principio como poco ms que figura histrica. Es as que aprendemos a reconocer y acatar que Jess es el JEFE. 48. 48 Un encuentro as con Su Autoridad trae mucho ms que reverencia; trae humillacin, postracin, rendicin absoluta, temor sagrado, miedo mortal a volver a luchar con Dios, a desobedecerle. Trae la exclamacin de "uff, por un pelo no he perdido mi barca, mi predestinacin e incluso mi vida!, solo Su misericordia me ha salvado; solo soy un tizn arrebatado del incendio por los pelos; no morir sino que vivir, me castig gravemente Jah, mas no me entreg a la muerte; fui sanado, ir y no pecar ms, para que no me venga algo peor" (Gn 32:30b; Zac 3:2; Sal 118:17-18; Ju 5:14). Si, hermanos, es en nuestro encuentro real con la autoridad, es cuando la tocamos, que descubrimos al verdadero Contendiente de nuestra pelea: EL SEOR. S!, era l quien durante todo ese tiempo atrs nos hablaba; era l quien se nos opona; l contra quien discutamos, razonbamos y ponamos excusas; s, era l queriendo hacernos pasar por esa puerta estrecha a la que forcejeando ferozmente nos resistamos a entrar; era l el Jinete que nos montaba y al que sacudindonos queramos descabalgar; s, era esa la cruz que se nos asignaba y no queramos cargar, y an menos abrazar, porque nos repugnaba. S, estbamos resistindonos a dejar morir al viejo guerrero, nuestro viejo YO; s, ramos nosotros negndonos a echar al "ISMAEL" que nuestra ambicin haba engendrado en el lecho de nuestra impaciencia, al que a pesar que nos zahera no queramos despedir junto a su madre La Carne. No eran nuestras esposas, ni nuestros hijos, ni nuestras odiadas y poco lucidas ocupaciones "ministeriales", ni nuestros diconos, ni nuestras "ovejas"; no eran las enfermedades, ni la ansiedad, ni el trabajo secular, ni nuestra escasez de fondos quienes nos frenaban e impedan; no eran las personas que nos rodeaban, ni las circunstancias, sino Dios. No eran las situaciones que Dios no haca nada por cambiar y que obstinadamente queramos evadir en lugar de someternos a ellas; no era la falta de poder, ni de medios, ni que no fuera Su tiempo, aunque nuestra ceguera no quisiera reconocerlo. No!, no era nada de todo eso sino el ngel de Yahweh cerrndonos el paso, como lo hiciera con Balaam, apretando nuestro pie contra el muro, para tratar de impedirnos llegar al lugar al que nunca debimos ir. Quizs queramos ayudar a Dios a cumplir la promesa que nos hizo, a hacer Su obra. Sin embargo ahora ya sabemos que Dios solo se basta para cumplir lo que promete y que solo l hace Sus obras; es 49. 49 ms, no acepta obras que no sean Suyas, por muy buenas que nos parezcan. l obra como y cuando quiere y de forma sobrenatural, para que no nos quede ninguna duda de que fue l quien lo hizo y no nosotros. l nunca compartir Su gloria con nadie; solo ha esperado a que agotramos nuestras fuerzas y retirramos nuestras manos; a que sentados, quietecitos, en reposo y en descanso, pudiramos contemplar al Dios de toda Majestad y toda Gloria, cumpliendo Sus propsitos sin el baldn de nuestras "ayuditas", las metidas de nuestras manos que siempre abortaban los milagros en gestacin que l quera para nuestras vidas. 10. y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compaeros de Simn. Pero Jess dijo a Simn: No temas; desde ahora sers pescador de hombres. "No temas" !Cuan misericordioso es el Seor! Sabe que nuestro encuentro real con l nos derrite cual mantequilla, nos hace temblar como nios aterrorizados; por eso no se demora en tocarnos y decirnos: "no temas": "Cuando Le vi ca como muerto a Sus pies. Y l puso Su diestra sobre mi dicindome: no temas" (Ap 1:17; Da 10:7-10). "Desde ahora" "No temas, todava no vas a morir (Is 6:5), pero de hoy en adelante ms te vale hilar fino"; "ve y no peques ms" (Ju 5:14; 8:11). "Antes no me conocas como el Dios temible, desde hoy habr una diferencia en tu vida, ya no sers el mismo que eras, sers un hombre quebrantado, clavado a la cruz; permanece ah sin bajarte" (Gl 2:20). "Sers pescador de hombres" "Si amado Pedro, antes pescabas pececillos, o creas que los pescabas, ahora pescars almas"... Los abrojos no pueden dar higos, algunas higueras tampoco, pero las higueras cavadas y abonadas si los darn. Se acabaron los juegos, llega la hora de la verdad. Hasta aqu se nos permitieron ciertas 50. 50 cosas, pero es el momento de HIGOS EN LA HIGUERA, de SANTIDAD EN LOS SANTOS, de ESCLAVOS DE CRISTO EN LA IGLESIA, de CRUCIFICADOS PREDICANDO LA CRUZ. Pero no temas, "Yo estar contigo, no te dejar ni te desamparar" (Jos 1:5). Damos gloria a Dios por hacer extensivo este santo temor (no simple reverencia) a sus compaeros de faena Jacobo, Juan, etc. "No te preocupes Pedro, fuiste desnudado, pero ellos tambin. En adelante te sern verdaderamente fieles sin que tengas que apantallar que eres lo que no eres; precisamente por ser valiente y sincero en confesar tu pecado, no solo no ha disminuido la autoridad que creas tener y no tenas, sino que ha aumentado delante de los ojos de tus compaeros; porque el que se humilla ser enaltecido (Lu 14:11). Por tanto, pon tu vista en Mi y olvdate de lo que los dems puedan pensar, eso es asunto Mo y no tuyo; ellos te respetarn cuando vean, ahora s, Mi autoridad en ti". As es, la vulnerabilidad, la sinceridad, el quitarnos la careta y el disfraz, nos eleva ante los ojos de los dems, aunque el diablo siempre quiere convencernos de lo contrario. Dios no est preocupado por nuestro "cach"; no, l nos desnudar de nuestra hipocresa y, siempre que nos haga falta, nos avergonzar delante de los dems, despojndonos de nuestras hojas de higuera, para que nos demos cuenta, y los dems tambin, de lo que somos en realidad. 11. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejndolo todo, le siguieron. (Aqu se nos presenta una escena muy similar a la de Laodicea, donde el Seor de la casa est llamando para que los que se olvidaron de l dejndole afuera le dejen entrar. Tambin muy parecida a la escena del final de los episodios de "Los Picapiedra", donde Pedro Picapiedra aporrea la puerta y grita a su esposa Bilma para que le deje entrar a su propia casa, de la que su propio gato le acaba de echar. Vemos aqu en el relato de Lucas al Seor por un lado PASEANDO, y a los discpulos por otro lado "PESCANDO". Triste realidad, pero as era. En el captulo anterior de este evangelio (4:38-39), podemos apreciar que el Seor entraba ya a la casa de la suegra de Pedro; deduciendo que haba ya una relacin previa entre ellos. !S!, el Seor haba llamado a Pedro con anterioridad y este le sigui, pero haba 51. 51 dejado todo al seguirle? Quizs no. Tal vez s. Pero de lo que no cabe duda es que la entrega no fue total o que despus se produjo un retroceso. Quizs gradualmente Pedro se fue retrayendo y regres a sus ocupaciones de antes, probablemente en medio de la frustracin, porque el Mesas no daba de s tanto como l se pens al principio. !Con Jess el xito en el ministerio no acababa de llegar!, pareca no tener mucha prisa en eso y mientras haba que comer, !haba que buscarse las habichuelas! Tal vez, pens, que se haba precipitado al seguirle..., que no deba de haber sido tan radical ... Pedro tena un temperamento no muy acorde con las demoras y la parsimonia, con los entrenamientos y los sermoncitos. El lo que quera es ir al grano sin dilacin, l quera pescar y crea que en su antiguo oficio ahora sera igual. No se daba cuenta que una vez que pasamos a engrosar la nmina del Seor las cosas no son como antes y que las habilidades naturales tampoco funcionan sin l; porque sin l nada podemos hacer (Ju 15:5). Pedro, como nosotros, estaba al principio ms interesado en su proyecto ministerial, su honra y su bolsillo, que en sentarse a Sus pies para escucharle, aprenderle, conocerle, amarle, servirle y adorarle... Quizs Pedro saliera de su "Egipto" para seguir al Maestro, pero no a tres das, slo a uno o tal vez dos . A corta distancia estara con el Seor pero an podra divisar el mundo y regresar si la cosa no iba bien; as podra tener un ojo puesto en el Seor y el otro en la barca, en el negocio; saliendo pero no demasiado lejos, vera al Seor pero tambin a los hombres, a su familia y estara cerca de la sucursal de la Caja de Ahorros y de la casa de papi y mami ... por precaucin, slo por si acaso ...(Ex 5:3; 8:28; 10:26). En resumen, vemos aqu a un Simn muy ocupado en no pescar nada, enfrascado en sus quehaceres al margen del Seor y es que muchos se la pasan tan ocupados fracasando, que no tienen tiempo para triunfar. "Trajeron a tierra las barcas, dejndolo todo, le siguieron" Cuando se traen las barcas a tierra, cuando nuestras iglesias dejndolo todo de verdad paren para acampar en tanto que el Seor est sentado, entonces, y slo entonces, estarn siguindole a Jess; porque parece un poco extrao que estemos "pescando", mientras l pasea por la playa. Es muy triste pero esos esfuerzos no 52. 52 son para Jess, as no le estamos siguiendo a l, sino desobedecindole. Mateo 4:20 y Marcos 1:18, ambos evangelios, tratando del mismo suceso coinciden en que dejaron solamente las redes; mientras que Lucas enfatiza el "dejndolo todo". Esto confirma claramente el argumento que acabamos de presentar, de dos llamamientos: en el primero se le sigue a Cristo con un compromiso a medias y en el segundo, tras el encuentro con Su autoridad y seoro, se produce la consagracin total, la rendicin completa, rompiendo con todos los dolos; aqu se trata ya del Seor exclusivamente, sin otros apoyos; aqu se sale de la tierra y de la parentela; aqu ya no dejamos que el Seor nos espere mientras nosotros esperamos que nuestra esposa, o quin sea, venga con nosotros; aqu corremos tras Jess y dejamos que los muertos entierren a sus muertos ...(Mt 8:22). Ahora s; la primera vez fue ms bien una buena y sincera intencin que otra cosa, una consagracin condicional, un negocio a lo Jacob en Betel (Gn 28:20-22), pero "que si patatn, pero que si patatn", Simn fue reculando. Tras su encuentro con la autoridad el afanado Simn se relaja, descansa y abandona en el Seor con todo el equipo: vida, esposa, hijos, barca, redes, aparejos y tripulacin. Al fin firma su renuncia como capitn y suelta el timn en manos del Gran Capitn de nuestras almas, entrega las riendas y todo al Espritu Santo, para que lleve el mando de la nave, conformndose con ser un marinero de abordo; empieza a obedecer rdenes en lugar de ordenar; sobre todo, a estarse quieto, a no hacer absolutamente nada que su Capitn no le haya previamente mandado; a no hacer sino lo que ve hacer al Padre (Ju 5:19). El ex-Simn, ahora Pedro, empieza a reconocer la hermosa y dulce voz del Espritu Santo, que deca or, casi nunca oa y anhelaba or; empieza a reconocer el silbo o susurro apacible en la quietud de cuerpo, mente y espritu. Qu maravillosa voz! !Aleluya! ahora los bueyes en lugar de ser arrastrados tiran del carro. !Gloria a Dios! porque si los discpulos ahora le siguen es que al fin l marcha al frente. Ya no se le adelantan a intentar "pescar", sino que le siguen para pescar. Por fin la Nube Santa vuelve a dirigir la marcha; esa Nube que mientras ellos hacan dscolos escarceos por su cuenta y riesgo, al margen de Dios, siempre estuvo quieta esperndoles en el lugar del desvo ("Mira de donde has cado y arrepintete", vuelve a ese lugar donde dejaste atrs al Espritu Santo sentado, esperando tu regreso, Ap 2:5). 53. 53 !Al fin se le devuelve la iglesia al Espritu Santo. Al fin el tren retorna al cambio de aguja en que se tom la va equivocada, se dej al Maquinista en la estacin y se le invita a subir de nuevo abordo. !Por fin al Dueo de la iglesia, que tiene los nudillos de la mano sangrantes de llamar a la puerta de Su casa, se le deja entrar (Ap 3:20). PARTE III Captulo 3 LA SEORA NO APRENDE DE LA DISCIPLINA A estas alturas seguramente ya tendremos luz difana acerca de donde venimos, donde nos encontramos y hacia donde tenemos que ir. Tan sencillo y evidente se nos hace ahora, que quizs alguien se pregunte como no nos dimos cuenta antes. Por qu? Por qu la Seora no vio ni oy? Isaas 42: 18-25 18. Sordos, od, y vosotros, ciegos, mirad para ver. 19. Quin es ciego, sino mi siervo? Quin es sordo, como mi mensajero que envi? Quin es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jahveh, 20. que ve muchas cosas y no advierte, que abre los odos y no oye? 21. Jahveh se complaci por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla. 22. Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en crceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: RESTITUID. 23. Quin de vosotros oir esto? Quin atender y escuchar respecto al porvenir? 24. Quin dio a Jacob en botn, y entreg a Israel a saqueadores? No fue Jahveh, contra quien pecamos? No quisieron andar en sus caminos, ni oyeron su ley. 25. Por tanto, derram sobre l el ardor de su ira, y fuerza de guerra; le puso fuego por todas partes, pero no entendi; y le consumi, mas no hizo caso. 54. 54 "Sordos (de la Seora), od, y vosotros, ciegos (de la Seora), mirad para ver" Estar el Seor desvariando, que manda or a los sordos y mirar a los ciegos, o ser que estas sordera y ceguera son un tanto especiales? Si, se trata de sordera y ceguera del peor tipo, padecida por quienes no quieren or ni ver, no vaya a ser que se conviertan, sean sanados y despus se vean obligados a cambiar y crecer; es decir, a hacer lo que tanto les asusta: ir hacia adelante y enfrentar la verdad, el temor al futuro, al sufrimiento, a tener que agarrar el toro por los cuernos. La Seora realmente no tiene voluntad de cambio, prefiere no ser sanada y seguir con el "parip". Es ah donde quiere estar, est muy cmoda como est y repele lo que intuye venir !se esconde de la reprensin, del castigo y del cambio! Cual avestruz esconde la cabeza bajo el ala, pensando que cuando el Seor la escrute con Sus ojos como llama de fuego, no vea lo que est en desorden y pase de largo sin despertarla de su letargo. Esta actitud de la Seora nos recuerda mucho a cierta mujer "postrada" en silla de ruedas que no quera ni por asomo ser sanada a la que el evangelista le ofreci orar por ella y a lo que ella le contest: "ni se le ocurra; durante veinticinco aos he cuidado de mi marido y ahora quiero que l cuide de mi, me encanta esta silla de ruedas que hace que mi marido me dedique toda su atencin". 19. Quin es ciego, sino mi siervo (la Seora)? Quin es sordo, como mi mensajero a (Seora) quien envi? Quin es ciego como mi escogido (la Seora), y ciego como el siervo (la Seora) de Jahveh, 20. que ve muchas cosas y no advierte, que abre los odos y no oye? Definitivamente son muy especiales estas sordera y ceguera, ya que la Seora oye y ve, pero no se lo aplica, no se da por enterada y prefiere hacer la vista gorda; como el sacerdote El hiciera con sus hijos (1 Sam 3:13 y ss.). Es tan grave lo que oculta bajo sus faldas, tan serio lo que se ve y lo que se oye, que nadie se atreve a meterle mano al asunto, cogiendo el toro por los cuernos. Los que ven y oyen algo quizs estn tan contaminados, que no quieren tirar de la manta, 55. 55 para que sus propias vergenzas no sean aireadas. Es como si existiera un pacto tcito de silencio: "Callmonos, muchos estamos sucios, los dems no estn mejor que nosotros; nos conviene mirar hacia otro lado; seamos cmplices, seamos listos, a todos nos conviene la oscuridad; sigamos pues con la farsa ..." Ceguera o hipocresa o ambas, qu opinan? 21. Jahveh se complaci por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla. El Seor nos ha puesto todo a pedir de boca para cargarse de razn, para que luego no tuviramos ninguna excusa. !Nada ha faltado!: Personas, predicaciones, campaas, medios materiales y econmicos; !hasta radio y televisin! Una y otra vez el Seor nos ha exhortado, dicindonos con exquisito tacto y amorosa voz: "santificaos, volveos a M, os amo, os quiero usar ..." Seor, qu pasa entonces? Salimos una y otra vez y no hay frutos por qu? 22. Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en crceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: RESTITUID. (Se podr sacar una fotografa de nuestra iglesia mejor que sta, hermanos? S, pero solo en Apocalipsis 3: 14-22, donde el Seor retrata a Laodicea). "Saqueados y pisoteados" Esto nos recuerda a los hijos de Esceva, que "fueron por lana y salieron trasquilados" (Hec 19:16). En lugar de saquear ellos a Satans y pisarle su abominable cuello, fueron ellos los saqueados y apaleados; se les rob la victoria, se les humill, y fueron objeto de escarnio por su impotencia. Probablemente se oyeran de fondo guturales irrisiones demonacas: "Ja, ja, ridculos y debiluchos cristianitos, cmo osis venir a pelear contra nosotros? Ilusos!" As se burlaba y rea Sanbalat de los que levantaban el muro en Jerusaln 56. 56 (Neh 4:2b). As se rean de Sansn los filisteos (Jue 16:25). Es como la inutilidad de presionar el interruptor de la luz cuando la central la ha cortado por impago; o como rezaban algunas de las visiones que se dieron: hablaban de conducir con los ojos vendados, del tornillo que no giraba por la mugre del xido; del enchufe que no funcionaba porque uno de los cables estaba suelto, ... "Atrapados en cavernas" "En el pozo de la desesperacin, en el lodo cenagoso" (Sal 40:2). !Que mal se anda hundiendo los pies en el barro! !Cunto pesan los zapatos por el lodo adherido! A duras penas se puede dar un paso. Cuanto ms andamos sin salir del pozo, ms barro se nos pega. !Cunto pesa el barro del pecado, del mundo, de la carnalidad, de los problemas, de la enfermedad, del desnimo y de la depresin! !Cuanto pesa el lodo de la derrota! !Tremendo lastre! (Heb 12:1). "Escondidos en crceles" "Porque todo aquel que hace lo malo aborrece la luz y no viene a la luz para que sus obras no sean reprendidas" (Ju 3:20) "Mas Yahveh llam al hombre y le dijo: Dnde ests tu? Y l respondi: O Tu voz en el huerto y tuve miedo, porque estaba desnudo y ME ESCOND" (Gn 3:9-10). Nos recuerda el chiste del ya dormido Edwind Louis Coole en una Conferencia de Hombres en Madrid: Un hombre le contaba a su amigo como haba venido con su hombra renovada de la conferencia cristiana y al llegar a su casa decidi al fin enfrentarse a su mujer. Tal fue el asunto, le contaba al amigo, que haba conseguido que su esposa se pusiera de rodillas. El amigo intrigadsimo le pregunt por lo que ella le deca mientras estaba de rodillas; Mi mujer me deca: "Sal de debajo de la cama y pelea como un hombre"... Qu les parece? Para rer o para llorar? Da risa pero tristemente cuantsimos hombres cristianos no asumen su rol de sacerdotes del hogar por miedo a sus esposas. As est el pueblo de Dios, ESCONDIDO en la crcel del pecado y sujeto con los grilletes de la INCREDULIDAD y la MURMURACIN. 57. 57 De ah tambin mucho del juego espiritual sucio y subterrneo que se practica en nuestra "Champions League". !Puestos para despojo y no hay quien les libre! A punto de ser devorados y nadie puede hacer nada; algunos como mucho estn en la parlisis del anlisis; nadie sabe, puede o quiere reaccionar. Han pasado muchos predicadores, mucho se nos ha exhortado, muchsimo han hablado tambin nuestros propios predicadores, pero todo ha sido ftil. Sin arrepentimiento no puede haber perdn. Roberto Owens nos dijo en la Conferencia de Hombres del 2000: "El reino, es decir, la vida abundante, est tan cerca como tu arrepentimiento". Despojados y no hay quien diga: !restituid! Devorados al fin, cuntos no se han ido? Derrotados, sin fuerzas, perdidos en su ceguera ... !Mal, muy mal, rematadamente mal, estamos mal y se sabe! Sin embargo, ningn valiente se levanta para gritar: !!! RESTITUID !!! Nadie parece arrepentirse y clamar: "!Basta ya! Confieso mis pecados, entono el mea culpa; voy a restituir por los daos causados (Lu 19:8). Voy a confesar pblicamente que te he estado resistiendo Seor, voy a salir en medio y extender mi mano seca ante todos para que sea sanada (Lu 6:8, 10); les contar a todos que sin quererlo o saberlo he sido un saboteador de Tu causa, que he pecado, que he estado endurecido, que he errado el blanco. Seor mo, depongo mi ansiedad, mi amargura, mi odio, mi orgullo, mi ceguera y mi sordera". "!Seor slvanos que perecemos!" (Mt 8:25). "Seor, nuestra barca hace aguas por todas partes y ya no hay manos suficientes para taponar los agujeros. Hemos perdido el rumbo y ya no sabemos si quiera donde nos encontramos y menos an hacia donde dirigirnos". No nos bastar un arrepentimiento solamente de "boquilla". El verdadero arrepentimiento se confiesa con la boca adems de la contricin en el corazn, y nos mueve a restitucin privada y pblica, 58. 58 segn toque. Habr que condenar lo que se pasaba por alto, reconocer a los siervos que arrinconbamos olvidndolos en el banquillo, por no seguirnos en nuestro desvaro, y promover en los jvenes y nios en el Seor los dones que congelamos por miedo a que nos ensombrecieran. Se restituir a Dios, por supuesto, pero tambin al hermano herido (Mt 5:23-24). Rescataremos tambin entre los escombros el costoso amor de la disciplina correctiva para la restauracin de los heridos, segn Mt 18:15-17 y 1 Cor 5. 23. Quin de vosotros oir esto? Quin atender y escuchar respecto al porvenir? El Seor est en busca de voluntarios, de alguien que al fin reaccione y salga de la pasividad (algunas veces disfrazada de activismo en lo concerniente a las obras y de anlisis introspectivo paralizante para las mentes) y quiera empezar a ver y or; alguien dispuesto a escuchar la voz de Dios y no negarse a contemplar lo que est por delante: la voluntad de Dios para su iglesia local y universal en el kairos de Dios, en este fin de siglo. 24. Quin dio a Jacob en botn, y entreg a Israel a saqueadores? No fue Jahveh, contra quien pecamos? No quisieron andar en sus caminos, ni oyeron su ley. 25. Por tanto, derram sobre l el ardor de su ira, y fuerza de guerra; le puso fuego por todas partes, pero no entendi; y le consumi, mas no hizo caso. De todo, hermanos, !nos ha ocurrido de todo! Desde ese "roba ovejas" con nombre de detergente que de cuando en cuando pululaba entre nosotros al acecho de las descarriadas, hasta enfermedades, tribulaciones econmicas, hermanos apartados, bandos enfrentados, los atados por el mucho trabajo y los atados por no querer trabajar, etc. etc. La causa de todos estos padecimientos? Porque Dios en Su disciplina nos ha entregado a los saqueadores (a algunos a Satans para destruccin de la carne (1 Cor 5:5)), para purificacin y prueba (Dt 8), por ser an carnales, vendidos al pecado (Rom 7:14). 59. 59 Qu combustible se quema en el altar o en el horno de fuego, sino la carne? Tambin nos advierte el Seor que pecar contra nosotros mismos, nuestros familiares, nuestros hermanos y semejantes, es pecar contra Dios: "Entonces dijo David a Natn: pequ contra Jahveh" (2 Sam 12:13). No es vergonzoso en verdad? Seguiremos pecando an contra Aquel que muri por nosotros? Nos quebrantaremos dejndonos caer sobre la Roca para obedecer o seremos desmenuzados cuando la Roca caiga sobre nosotros para disciplinarnos? (Mt 21:44). Lo repetimos: Nuestra barca est tan llena de agujeros que no hay ya manos suficientes para taparlos. No es hora de parchear, sino de llevar la barca al dique seco, para una reparacin a fondo. "No quisieron andar en Sus caminos ni oyeron Su ley" Vez tras vez en multitud de predicaciones y profecas, el Seor nos ha exhortado al AMOR y la SANTIDAD, pero nuestra obstinacin ha podido ms. "Le puso fuego por todas partes" !S! la disciplina del Espritu Santo arde en la Seora por doquier. Basta mirar hacia los bancos y ver al pueblo ardiendo como teas, en el fuego de la prueba. La gente est quemada. El horno ha sido calentado siete veces, a mxima potencia y ni el olor a chamusquina de la carne asada a lo "Sadrac, Mesac y Abeb-nego" (Dan 3), nos hace despertar. "Pero no entendi; y le consumi, mas no hizo caso" !Qu obstinacin! !Qu contumacia! !Qu orgullo! !Que rebelin! Ni el fuego ardiente nos hace reaccionar. Preferimos seguir abrasndonos en la tribulacin que claudicar arrepintindonos. Esto es soberbia, pura soberbia (Jer 15:7). Se prueba de todo menos obedecer: "La obediencia es la ltima cosa que estamos dispuestos a dar a Jess. Estamos dispuestos a darle 60. 60 cualquier cosa, incluso esposa, hijos y trabajo, pero no obediencia. Podemos gastarnos los dedos trabajando, quebrantar nuestra salud fsica al servicio de los dems, correr hasta perder el resuello en pos de nuestra perfeccin moral y atosigarnos de oraciones, lecturas, reuniones, (y, aadimos nosotros, incluso pastar como Nabucodonosor) etc., pero obediencia ... !Eso jams! (Earl Jabay en "Los dos Reinos")". Captulo 4 RECETA CONTRA EL MAREO CAUSADO POR EL EXTRAVO Composicin: !SALGAN DE LA ROTONDA DEL ACTIVISMO! (o de la PARLISIS DEL ANLISIS, los que usan su mente en lugar de las obras) Dosificacin: "As dijo Jahveh: PARAOS en los caminos, y MIRAD, y PREGUNTAD por las sendas antiguas, cul sea el buen camino, y ANDAD por l, y hallaris DESCANSO para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos." (Jer 6:16) (Estas son palabras de Jahweh a Su pueblo, no a extraos; palabras para creyentes y no inconversos, aplicables pues a la Iglesia. La Biblia es para Sus hijos!, para los inconversos es como leer el "Espasa Calpe". Apliqumonosla entonces, dmonos por aludidos al leerla!) "Paraos" Con anterioridad a las lavadoras automticas existan las de turbina. Cuando apagabas la lavadora la turbina dejaba de girar, pero el agua por inercia an continuaba hacindolo por un tiempo, aunque a la postre se detena tambin, porque haba cesado la fuerza que la impulsaba. A nosotros nos ocurre algo similar; si queremos que nuestro ser interior (el agua) se aquiete, debemos aquietar nuestro ser externo (la turbina); en efecto, cuando respiramos armnica y pausadamente, cuando detenemos nuestra efervescente locuacidad o mejor incluso nos callamos, cuando dejamos de movernos agitadamente y ralentizamos nuestro caminar, nuestras emociones y nuestra mente tendern al reposo y al descanso (Is 30:15). As 61. 61 pues, cuando uno se da cuenta de que se ha extraviado, perdido, lo mejor es parar, no continuar andando; proseguir por un camino equivocado es perderse an ms, alejarse ms del destino correcto. Parar y aquietarnos hasta saber con certeza qu debemos hacer. "Mirad" Deca el anuncio de la televisin: "!El algodn no engaa!"; si pasabas el algodn por los azulejos de la pared y quedaba sucio, era que la pared no estaba limpia, aunque a simple vista lo pareciera. As mismo este texto bblico parece exhortarnos a hacer la prueba pertinente de situacin y orientacin, para saber donde estamos. Para ello bastar que observemos objetiva y tranquilamente el paisaje que nos circunda y algunas otras cosas, y darnos cuenta: nos es familiar o extrao el ambiente? de qu tipo es la vegetacin, es arena u oasis? cuales son los frutos, higos o abrojos? qu es lo que se supone que deberamos estar contemplando segn la "gua turstica"? hemos interpretado correctamente el "mapa gua"? qu hora y fecha son; estamos adelantados o retrasados? sigue con nosotros el equipaje o lo hemos perdido por el camino? cmo estn las reservas de combustible y provisiones? estamos perdiendo viajeros? se incorporan viajeros nuevos? empeoran las cosas o estn mejorando? estamos endeudados hasta las cejas y trabajando para los bancos o llevamos la sencilla y al da cuenta de la vieja? Estamos perdiendo el aceite? Etc. etc. Una pregunta muy simple lo resumira todo: Estamos marchando con vaselina o con calzador? Vamos a las trancas y rozndonos el pie contra el muro como Balaam o la cosa fluye debidamente? (Nm 22:25). Porque la vida en el espritu es con vaselina, sin esfuerzo, pero la vida en la carne es siempre a contrapelo, con calzador. "Preguntad" Preguntar no es de ignorantes sino de sabios; no temamos pedir ayuda o consejo. Pero a quin? Pues a los que entienden de viajes; 62. 62 a los que conocen el camino hacia el lugar al que queremos ir, porque ya estuvieron all; a los que "tienen la fruta en el rbol"; a las vrgenes prudentes que tienen aceite no solamente en sus lmparas (espritus), sino adems en sus vasijas (almas); a los que estn rebosando y pueden vender aceite (Mat 25); a los que tienen uncin manifiesta en su porte, autoridad, paz, gozo y frutos espirituales; a los que tienen su "antena parablica" siempre sintonizada con la "Emisora". Casi con seguridad que la mayora de ellos no son los que ahora estn al frente, sino aquellas "Maras" que en oculto han estado a los pies del Seor, esperando, y haciendo mientras tanto las tareas de rutina que se les hayan encomendado; aquellos que, tras una larga noche de olvido y de silencio, el Seor ha hecho florecer y fructificar sus varas en seal de otorgamiento del ministerio y no aquellos auto-nombrados o nombrados solamente por los hombres (Nm 17:1-11; Ver tambin "Autoridad Espiritual" de Watchmen Nee). Hgase un exhaustivo examen de cada estacin recorrida, de cada paso dado. Hagmoslo con objetividad y valenta. No continuemos a ciegas por timidez, temor o vergenza. Que no nos asuste levantar las alfombras, sino lo que nos ocurrir si no lo hacemos; pues a la postre, ms tarde o ms temprano, no nos quedar ms remedio que hacerlo o Dios lo har y nuestra desnudez ser manifiesta ( Jos 7:1 y ss.; Ap 3:18). Podemos tratar de disimular, pero "ese balido de ovejas y bramido de vacas" en la trastienda nos delata (1 Sam 15:14). Perderse puede entrar dentro de lo normal, pero persistir en un camino que se sabe confundido, para ir a ninguna parte, es de necios. !Y todo por guardar las apariencias! (1 Sam 15:30). Y quin conoce los designios de Dios sino Su Espritu? Quin nos mostrar esas cosas grandes y ocultas que nuestro corazn tanto anhela? Quin escudria las sendas de Dios sino el Espritu de Dios? (1 Cor 2:10; Jer 33:3). No tendremos en este pasaje una invitacin a los caminantes extraviados a ORAR?: "Dios nuestro, nos damos cuenta de que nos hemos perdido en el camino; reconocemos que la culpa es nuestra por soltarnos de Tu mano; no vamos a tratar de ocultar con actividad carnal nuestro fracaso espiritual. Padre, estamos dispuestos a esperar sentados y quietecitos que Tu nos saques de este lodazal en el que nos hemos metido; estamos incluso preparados para regresar, para volvernos al lugar donde nos salimos del camino (Ap 2:5), como tantas veces en palabras profticas nos dijiste que hiciramos. Te rogamos que nos 63. 63 perdones Dios bueno. Si, Dios nuestro, los caminos de antes eran nuestros caminos pero dinos cual es TU camino Seor? Padre, por favor, an si no estamos dispuestos a volvernos, por habernos alejado demasiado, vulvenos a Ti y nos volveremos" (Lam 5:21). "Por las sendas antiguas, cual sea el buen camino" Antiguas porque son las que abandonamos; aquellas de las que nos desviamos. "Y volvi (Abram) por sus jornadas ... hasta el lugar donde haba estado antes su tienda ... (Gn 13:3). Si, amados, de nada ha servido ese camino andado al margen de Dios. Ahora tendremos que regresar por nuestras jornadas, es decir, sobre nuestros pasos, hasta el lugar en que nos desviamos y hacer all lo que nos negamos a hacer en su da, o deshacer aquello que construimos sin el mandato de Dios y luego proseguir, ahora s, en Su camino. Si, es seguro que tendremos que despedir al Ismael (la madera, el heno y la hojarasca; las obras muertas o separadas de Dios) que nuestra impaciencia engendr, junto con su madre la esclava (la carne)(Gl 4:30). Eso es lo que le ocurri a Abram, que todava no era Abraham, que como no obedeci al Seor, o ms bien, slo obedeci en parte, qued velado y se perdi descendiendo a Egipto (caminar hacia el mundo siempre es hacia abajo), adonde nunca debi haber ido. Baj, pero tuvo que volver a subir (Gn 12:10; 13:1); porque caminar al margen de Dios es siempre descender de nuestra posicin espiritual; mientras que volverse a Dios es girar ciento ochenta grados y remontar. No es por casualidad que Lot signifique velo. Si amigos, Abraham, el padre de la fe, no tuvo la fe suficiente para obedecer a Dios completamente; Dios le mand salir y lo hizo, pero con retraso y llevando consigo (probablemente ms bien siendo arrastrado de la oreja por Tar, su padre) a su casa y su parentela; en contra de las rdenes especficas del Seor, pues no solo se llev a su sobrino Lot, sino tambin a su padre Tar; ya que Abraham fue llamado en Hur de los caldeos (Hc 7:2), pero la Escritura nos lo muestra en Harn, primera escala de su viaje, acompaado de todos ellos. Ser casualidad que Tar signifique mora o retardo (Gn 11:32). (Para un mayor abundamiento sobre esto vase 64. 64 "Transformados a Su Semejanza" o "El Dios de Abraham de Isaac y de Jacob" de Watchmen Nee). Dmonos cuenta que los escarceos separados de Dios solo nos ciegan, extravan y retardan, teniendo que volvernos inexorablemente al punto en cuestin y obedecer, si es que verdaderamente queremos seguir creciendo en el Seor. Deberemos acometer aquellas dificultades que "circunvalamos"; "saltar las vallas que nos colamos por debajo" (accin que aparentemente nos hizo llegar a la meta primero, pero despus el juez de la carrera nos descalific). An las "obras buenas" de la carne son carne y por tanto no son aceptables a Dios y tendremos que desecharlas, deshacerlas. Aunque hubisemos alimentado o sanado a todo el continente africano sin el mandato del Seor, no nos ser contado; ms bien escucharemos: "nunca os conoc, alejaos de Mi, hacedores de maldad" (Mt 7:23). Qudenos el consuelo que si el "Padre de la fe" fue un hombre igualito que nosotros y Dios pudo hacer tan magna obra con l, nosotros no tenemos menos esperanza. "Y andad por l" Solo vueltos, en el camino correcto, podremos echar a andar y no antes. "Y hallareis descanso para vuestra alma" "Mi yugo es fcil y ligera Mi carga" (Mt 11:30), de lo que se deduce que si nuestro yugo es difcil y nuestra carga pesada, no son ni el yugo ni la carga del Seor. De quin sern entonces? !Que maravilloso! Si andamos por el buen camino no nos cansaremos y si corremos no nos fatigaremos, porque "los que esperan en el Seor tendrn nuevas fuerzas, levantarn alas como las guilas" (Is 40:31). Solamente en Sus sendas podremos andar, correr e incluso volar, como vol Felipe hasta el eunuco. S, solo en el camino estrecho hallaremos holgura, paradjico pero cierto !En el buen camino es Dios quien hace el trabajo y no nosotros, esto es 65. 65 gracia! Solo Dios puede hacer la obra de Dios. El cristianismo consiste en el padre Dios obrando para Sus hijos y no los hijos obrando para el Padre Dios. Extrao?, pues siendo lo mismo que los padres naturales hacen para sus hijos, habr de extraarnos que Dios lo haga con los suyos?. En el camino acertado el ngel de Jahveh marcha delante desbaratando ejrcitos y asaltando muros (Sal 18:29), conquistando, para que nosotros entremos a poseer. "Mas dijeron: No andaremos" Triste y dolorosamente e igual que en Isaas 30:15 y en otros pasajes !no quisieron! El pueblo se neg a obedecer, no quiso retornar a las sendas antiguas y el Seor tuvo que decirles: "!Conque no queris caldo! !pues ahora dos tazas!: en marcha hacia Babilonia, para ser all esclavos". Pero, y la Seora? qu dir la Seora? Captulo 5 PALABRAS DE CONSUELO PAR LA SEORA (EL U.G.A.) Isaas 51:21 - 52:3 21. Oye, pues, ahora esto, afligida, ebria, y no de vino: 22. As dijo Jehov tu Seor, y tu Dios, el cual aboga por su pueblo: He aqu he quitado de tu mano el cliz de aturdimiento, los sedimentos del cliz de mi ira; nunca ms lo bebers. 23. Y lo pondr en mano de tus angustiadores, que dijeron a tu alma: Inclnate, y pasaremos por encima de ti. Y t pusiste tu cuerpo como tierra, y como camino, para que pasaran. 1. Despierta, despierta, vstete de poder, oh Sion; vstete tu ropa hermosa, oh Jerusaln (Seora), ciudad santa; porque nunca ms vendr a ti INCIRCUNCISO ni INMUNDO. 2. Sacdete del polvo; levntate y sintate, Jerusaln; suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion. 3. Porque as dice Jahveh: De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero seris rescatados. 66. 66 "Afligida, ebria, y no de vino" La afliccin verdaderamente ha sido tremenda. La Seora lo ha pasado mal. El sufrimiento ha sido grande y duradero. Hemos apurado el cliz de la ira de Dios hasta las heces; cliz de aturdimiento, sopor y vrtigo hasta convertirnos en zombis; porque la desobediencia ciega, vela, embota el entendimiento, haciendo que mirando no se vea y oyendo no se escuche. Hasta que no se obedezca al Espritu, hasta que no nos convirtamos (volvamos) este velo no ser quitado y no seremos libres. !Oh paradoja, cuando nos sujetamos al Espritu Santo somos libres! porque donde est el Espritu de Dios all hay libertad (2 Cor 3:14-17; Is 6:9-10). Si empleramos el argot boxstico diramos que quedamos noqueados, groguis. Esta situacin nos recuerda una de las visiones de Rick Joyner, la sobrecogedora visin que relata en "La Bsqueda Final", donde los demonios defecan sobre el ejrcito santo, sin que este pueda o quiera reaccionar. Pero esto se acab, nuestro compasivo sumo sacerdote Jess ha intercedido por nosotros, para que nos sea quitado el cliz de aturdimiento y de afliccin, y sea pasado a quienes nos angustiaron, aquellos que se aprovecharon de nuestra impotencia, al extremo de usarnos como carretera asfaltada, como alfombras !como felpudos! !Escena trgica a ms no poder la que presenta Isaas en esta metfora! Demonios que nos han estado doblegando a ms no poder, sin remisin, sin posibilidad de escaparnos; realmente una burla y en nuestras propias narices (Jue 16:25). Este era el deplorable estado al que lleg el pueblo del cautiverio babilnico y este es el deprimente y detestable estado al que la iglesia en cautiverio babilnico ha cado en este fin de siglo. A tal impotencia cay la Seora por sus pecados y rebelda, dando lugar al diablo en lugar de resistirlo; pero claro, si primero no te sometes no puedes resistir (Stg 4:7: Luc 7:8). "Despierta, despierta, vstete de poder" Nos recuerda el pasaje de Zacaras 3:1-7, donde el sumo sacerdote Josu es despojado de sus ropas viles y vestido de ropas de gala. 67. 67 El Seor manda despertar, es decir, orar y lo dice dos veces, con severidad, firmeza, de manera solemne e imperiosa. Solamente a travs de la oracin podremos ser investidos de nuestros vestidos hermosos y de poder; es decir, de la santidad y el poder de nuestro hermano mayor Cristo. Nos deca Marco Barrientos en una de las prdicas ms ungidas que jams hayamos odo, que as fue como Jacob con las ropas de Esa pudo "robarse" la bendicin de Isaac. Cuando vamos al Padre vestidos con las ropas de justicia de nuestro hermano mayor Cristo, el Padre "mira hacia otro lado" para no ver nuestra verdadera condicin y as poder bendecirnos en su Hijo sin detrimento de su Santidad y Justicia. Slo as somos presentables para ser recibidos por el Padre. Ya es tiempo de vestir nuestras mejores galas, como se haca en los domingos de antao, para recibir al Retoo, al Renuevo que est a las puertas. As vestidos, quin osar venir contra nosotros? (Rom 8:31). Dice nuestro amado Watchmen Nee que la invitacin al Banquete de Bodas con el Rey solo ser enviada a los que posean, no solamente la tnica blanca de justicia o salvacin, sino adems el vestido real o de boda, el vestido de lino bordado y resplandeciente (Sal 45:14; Mat 22:11-14). "Sacdete del polvo; levntate y sintate" Fijmonos bien que aqu no se dice sacdete, levntate y anda, sino sacdete, levntate y sintate. Recordemos que en el primer ao despus de entrar a la Tierra, y tras cesar el man, se comi de balde, de lo que los enemigos de Israel abandonaron en su huda. "Sin dinero seris rescatados" El precio ya se pag, solamente nos tocan a despertar. !Gloria a Dios! !Gracias Seor! Y no solo esto, sino que tan pronto como nos hayamos levantado, lo que se nos ha ordenado en profecas, Dios nos tiene preparado algo muy especial en recompensa a nuestro dejar de obrar, para obedecerle estndonos quietos. Al igual que el padre del prdigo nos aguarda con impaciencia para ponernos el mejor vestido, el anillo, el calzado e invitarnos a comer el becerro mejor cebado; l est preparndonos mesa en presencia de nuestros angustiadores (Sal 23:5; Zac 3:4-5). 68. 68 Creemos que la pequea y cautiva Seora es la "Elegida" para iniciar y quizs dirigir el ltimo Gran Avivamiento mundial (U.G.A.), que se desarrollar principalmente en Europa, pero ser de impacto mundial. Las naciones vendrn a comprar a la Pennsula Ibrica (a Espaa y Portugal), donde estaba Tarsis (de ah viene el nombre de "las naves de Tarsis"), "el oro refinado en fuego" que LAODICEA, la iglesia del fin de los tiempos, tanto necesita. Cuando este avivamiento acabe solo los vencedores de la iglesia sern arrebatados. Ser un avivamiento mundial cual no lo ha habido antes ni lo habr (TABERNCULOS); tan grandioso que cuando venga el Seor a nadie le quedar la excusa de decir: "yo no me enter, yo no o el evangelio". Ser el colosal avivamiento final que har arder el planeta bajo el fuego del Espritu Santo, a travs de su remanente fiel de vencedores; esto ser el colofn de las lluvias o LLUVIA TARDA, ahora en el amanecer del tercer da (tercer milenio); lluvias que se iniciaron con la LLUVIA PRIMERA en Pentecosts y despus con la LLUVIA TEMPRANA a finales del s. XVIII. Lluvia tarda que dar paso al cortsimo reinado del Anticristo y al glorioso Reino Milenial de nuestro Seor Jesucristo y sus vencedores. 19. Y pondr entre ellos seal, y enviar de los escapados de ellos a las naciones, a Tarsis, a Fut y Lud que disparan arco, a Tubal y a Javn, a las costas lejanas que no oyeron de m, ni vieron mi gloria; y publicarn mi gloria entre las naciones. (Is 66:19) Exportar el "oro refinado" de la fe pura y el "colirio" de una profunda revelacin de Jesucristo. !Qu altsimo honor para la Seora y su pas Tarsis (Iberia)! Oro de pura y autntica fe y revelacin clara de la verdad, para la restauracin de todas las cosas; oro y colirio que 69. 69 las naciones querrn comprar. Fe en la completa palabra de Dios en el clmax de la revelacin de todas las dispensaciones, en la reunin de todas la cosas en Cristo, en la culminacin en la OMEGA, en la manifestacin de nuestro Seor Jesucristo (1 Pe 1:7) Captulo 6 ENTRAD EN EL RO DE LA BENDICIN El da veinte de febrero, aproximadamente un mes ms tarde de haberse escrito este libro, la hermana M. D., profetisa habitual de la Seora, reciba y pronunciaba la siguiente profeca en un culto: "Es tiempo de renuevo para vosotros. Quebrantaos y humillaos delante de M y buscadme para conocerme. Quebrantaos y humillaos delante de M y buscadme para conocerme. El enemigo anda alrededor y quiere parar Mi obra. Velad. Santificaos, limpiad vuestras vidas. Entrad en el ro de la bendicin, no os quedis a un lado. Yo uso vasos de santidad". Leyendo con detenimiento, nos daremos cuenta que es demasiada coincidencia, como para que la tomramos como mera casualidad. Esto nos confirma y alegra, pero nos entristece tener que or decir al Seor a Su pueblo que Le busque para conocerle, porque implica que ahora no Le conoce. !Un pueblo que no conoce a Su Dios! !Que Dios nos tenga misericordia! Apndice 1 DECISIN Y COMPROMISO El precio se pag en la Cruz y ya hemos tenido bastante oprobio. Solamente nos separa de este sublime llamamiento una decisin. Recordamos la ltima profeca del Seor? "DECIDOS POR MI; COMPROMETEOS CONMIGO; LEVANTAOS, OS TRAIGO UN RENUEVO ..." 70. 70 Renuevo nos habla de retoar, de resurreccin y nos recuerda ese versculo que dice: "levntate de los muertos y te alumbrar Cristo" (Ef 5:14). Creemos que a nuestra generacin le ha cabido el honor de "desenrollar la alfombra roja" de bienvenida al Renuevo, al Creador del Universo, al Altsimo Seor Jesucristo Rey de Gloria. El momento idneo para esta decisin? !AHORA! (Sal 118:25) En manos de quien estn las llaves? En las de los lderes de la Seora Elegida. Cual es la decisin? !SANTIFICACIN O NAUFRAGIO! Cruzaremos ese ro y acamparemos al otro lado o haremos como aquellos "que se deleitaron en vagar y no dieron reposo a sus pies" (Jer 14:10)? Hagamos memoria no sea que vayamos a negar lo obvio: - Si no hay frutos es que no hay poder de vida. - Si no hay vida es que no hay santidad adecuada en los santos. - Si no hay santidad idnea en los santos es que no hay consagracin abso- luta (rendicin total). La hermana A. M T. vio en su visin que alguien pisara las matas de INCREDULIDAD y MURMURACIN; es decir aplastara la REBELDA (desobediencia). Hecho est, aplastadas quedan. Ahora, hermanos QUERREMOS SEGUIRLE AL APOSENTO ALTO? ENTRAREMOS AL CAMPO SIN LABRAR? Dios nos bendiga. Amn. Apndice 2 UNA BUENA TCTICA DE LUCHA: DEJAR DE LUCHAR (LA TCTICA DE JOSAFAT) Dejar de luchar si se quiere vencer es una tctica santa que se extiende por toda la Biblia. Veamos algunos ejemplos: 71. 71 Y Moiss dijo al pueblo: No temis; estad firmes, y ved la salvacin que Jahveh har hoy con vosotros ... Jahveh pelear por vosotros, y vosotros estaris tranquilos. (Ex 14:13-14) Jahveh os dice as: No temis ni os amedrentis delante de esta multitud tan grande; porque no es vuestra la guerra, sino de Dios... No habr para qu peleis vosotros en este caso: paraos, estad quietos, y ved la salvacin de Jahveh con vosotros. Oh Jud y Jerusaln , no temis ni desmayis; salid maana contra ellos, que Jahveh estar con vosotros... Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jahveh (2 Cr 20: 15,17,22). Porque nadie ser fuerte en su propia fuerza. (1 Sam 2:9c) Dios es nuestro amparo y fortaleza, .... Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazn del mar ...Estad quietos, y conoced que yo soy Dios (Sal 46: 1-2,10). Ciertamente Egipto en vano e intilmente dar ayuda; por tanto yo le di voces, que su fortaleza sera estarse quietos. (Is 30:7) Porque as dijo Jahveh el Seor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seris salvos; en quietud y en confianza ser vuestra fortaleza. (Is 30:15). Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confan en caballos; y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son valientes; y no miran al Santo de Israel, ni buscan a Jahveh! (Is 31:1). ... pero los que esperan a Jahveh tendrn nuevas fuerzas; levantarn alas como las guilas; corrern, y no se cansarn; caminarn, y no se fatigarn. (Is 40:31). Si bien estar quieto en el da de la angustia. (Hab 3:16d) No con ejrcito, ni con fuerza, sino con mi Espritu, ha dicho Jahveh de los ejrcitos. (Zac 4:6). Porque el que ha entrado en Su reposo, tambin ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. (He 4:10). 72. 72 Siempre lo mismo. Siendo tan claro y sencillo, entonces por qu nos es tan difcil de aplicar? Muy fcil, porque esto es lo opuesto a nuestra naturaleza; para esto hay que tener fe, andar por fe y no por vista. La vida en la gracia es para valientes; los pusilnimes prefieren la ley (Phillip Yancey en Gracia Divina versus Condenacin Humana). Estamos confiando en Dios hasta ese punto? Aunque se nos mueva el suelo bajo los pies? Estamos dispuestos a decirle a Dios: "es Tu problema", cruzarnos de brazos y solamente esperar confiados hasta que lleguen el da "D" y la hora "H" de la intervencin divina? Recordemos que en el libro de Apocalipsis previamente a la intervencin de Dios, el cielo hizo silencio por media hora. Es bueno y necesario callar y esperar cuando Dios se dispone a intervenir (Ap 8:1). Apndice 3 LA "MATEMTICA" BIBLICA EN LA FRMULA DEL AVIVAMIENTO Cmo comenzar un avivamiento? An siendo de Perogrullo hemos de decirlo: un avivamiento ha de comenzarse por el principio. Cual es ese principio? Muy sencillo: RECONOZCAMOS EL APAGAMIENTO. Dejmonos ya de autocomplacencia y de presuncin. Dejemos ya de echarle la culpa a Dios por nuestros fracasos. Lderes, reconozcan que la culpa de que la iglesia est donde est es de ustedes y de nadie ms, o acaso se ha acortado la mano de Jahveh? !No!, sino que nuestros pecados han hecho divisin entre Dios y nosotros y l ha tenido que escondernos Su rostro. !Dirigentes del pueblo de Dios!, !claudiquen de su indolencia y auto-indulgencia y arrepintanse en saco y ceniza, entonen el mea culpa, no lo posterguen ms Cuando se libera un alcohlico o un drogadicto, cuando un pecador? Siempre es igual, en cada caso el primer paso es reconocer lo que se es, reconocer como se est. Amados lderes de Tarsis, Europa y del mundo, evtennos el sonrojo de salir a evangelizar sin estar limpios; evtennos la vergenza pblica del nombre del Seor y de Su 73. 73 Iglesia en los medios de comunicacin. Dejemos de ser el hazmerrer y la causa de confusin del mundo; no ofendamos ms a Dios haciendo el ridculo. Entendamos y practiquemos que no se debe predicar la moral en ropas menores, que solo los crucificados son aptos para predicar la Cruz de Cristo. Qu hacemos hablando a otros de Dios estando llenos de inmundicias y tirndonos a la yugular entre nosotros? El segundo paso bien pudiera ser reconocernos totalmente impotentes para salir del atolladero y renunciar a intentarlo, admitiendo as que solo Dios tiene poder para hacerlo. Tercero, abandonmonos a l, literalmente desistamos en l, claudiquemos en l, soltemos las riendas. Necesitamos dejar de confiar en nosotros mismos, tragumonos la soberbia y el orgullo y, rendidos, clamemos: !ESTAMOS APAGADOS! !AVVANOS SEOR! Siempre ha sido igual, la degradacin de los dirigentes condujo a los periodos ms umbros que el pueblo de Dios atravesaba en todas las edades. Era en esas oscuras etapas que la voz del profeta se alzaba para pregonar desde el fondo de su alma y con fuego consumidor: !VOLVEOS A M! (Jer 20:7-9). Acaso no es suficientemente claro que cuando el Seor nos dice "volveos" estamos escuchando Su voz tras nuestra nuca, lo que equivale a decirnos que estamos marchando en direccin contraria? Seguir caminando obstinadamente es pues abocarse y abocar al pueblo hacia el barranco. S, amados lderes, no tienen excusa. La iglesia est donde est porque es ah donde ustedes la han llevado. Sigan ustedes a Cristo viviendo como l vivi aunque no les siga nadie. No esperen a que alguien los acompae para empezar a vivir santamente, hganlo aunque se queden solos. Dejen de opacar con sus conductas la luz del evangelio completo. No se conviertan en la excusa de los pequeitos, para seguir haciendo como a cada cual se le antoje (Jue 17:6) (Lam 4:11-13). Que esto les supondr una vergenza despus de tanto tiempo? Por supuesto, pero van a tener que elegir entre confesar y restituir entonando el mea culpa ahora ante los hermanos y ser 74. 74 perdonados, o hacerlo ante el Tribunal de Cristo y ser disciplinados en el Milenio y quizs tambin ahora, recordemos que el juicio comienza por Su casa. Mejor ser pues que nos juzguemos a nosotros mismos, que nos pongamos de acuerdo con nuestro adversario ahora que vamos juntos por el camino, porque luego ser demasiado tarde. Volviendo a la cuestin "aritmtica", vemos la misma frmula por toda la Palabra, con casi idnticos trminos; por ejemplo, en los avivamientos de 2 Cr 29, Esdras, Nehemas, Joel, Deuteronomio 30, Josu ... En el caso de Josu esta fue la "frmula mgica": 1- Reconocer y confesar el extravo o apagamiento. 2-Dejar de luchar con sus propias fuerzas, literalmente dejar de maquinar y de obrar en la carne. 3- Tomar la decisin de pasar al otro lado, de pasar el Jordn, de morir al YO; es decir, rendicin total y consagracin. 4- Santificacin o circuncisin del corazn: - Arrepentimiento. - Confesin especfica de pecados (Is 59) - (De la parte de Dios: Juicio, es decir, retribucin y pago (2 Cor 10:6)). - Restitucin. 5- Poder de lo Alto: sanacin de los que oran unnimes. 6- Pascua o amor en comunin: (Santa Cena 1 Ju 1:7): - Amor a Cristo. - Amor propio. - Amor a los hermanos (amor fraternal no fingido, 1 Pe 1:22). - Amor (pasin) por las almas perdidas. 7- Marchar y conquistar (frutos). 1+2+3+4+5+6 = 7 Debemos aclarar que la "matemtica espiritual" difiere de la cientfica en que no sigue la regla de que el orden de los sumandos no altera la suma. En nuestra "matemtica" el orden es inexcusable, de lo contrario no se obtendr el resultado apetecido. Por lo tanto, recordemos que el Seor siempre opera de adentro hacia afuera: primero el espritu, despus el alma y al final el cuerpo; o si se prefiere, primero levantamos el altar, luego el templo, despus la ciudad con su muro y al fin nos apropiamos de los predios circundantes. 75. 75 Apndice 4 ALGO NUEVO HAGO HOY "Por la misericordia de Jahveh no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada maana; grande es tu fidelidad." (Lam 3:22-23) Aunque los pasos bsicos para el avivamiento son una constante en la historia bblica, cada avivamiento ha tenido sus peculiaridades, porque Dios no puede ser encasillado "matemticamente"; esto es obvio especialmente en las manifestaciones externas de cada avivamiento. El Seor siempre hizo y har como le venga en gana. El viene a nosotros para romper atavismos, pensamientos trasnochados y maneras arcaicas; romper barreras, normas, rutinas y tradiciones; pondr la iglesia patas arriba y a nosotros slo nos quedar decir: "Amn y amn". El Seor no echar Su vino nuevo en odres viejos denominacionales, sino traer el nico esquema bblico de una iglesia en una ciudad; probablemente har cosas que nosotros nunca hubiramos pensado ni atrevido a hacer; cosas tal vez "ridculas" y "tontas", para confundir a los sabios de este siglo. Resumiendo, har como le d en Su real gana y nosotros tendremos sencillamente que obedecer. Pero por sobre todo eso Dios nos har regresar a Su palabra, a poner de nuevo en vigencia el libro de los Hechos de los Apstoles con mayor vigor que entonces, pues este Pentecosts II o Final, ser mucho mayor que el primero; algo as como la traca final de la fiesta. (Hoy, en la fecha de esta publicacin, ya sabemos que esto que viene no ser un Pentecosts II, sino la ltima fiesta, la fiesta de Tabernculos, el gran derramamiento final. Pentecosts fue grandioso y era una fiesta con levadura. Tabernculos ser apotesico y an ms grandioso porque es sin levadura, en completa santificacin de espritu y alma. Dios siempre reserva Su mejor vino para el final y la gloria postrera siempre es mayor que la primera.) Es la hora de abandonar la queja o murmuracin porque el salario no nos llega; Dios no es un mal patrn sino que nosotros somos malos e indignos obreros que no merecen paga sino castigo. 76. 76 Es tiempo de RESTAURACIN DE TODAS LAS COSAS, porque en estos ltimos das , das en que todo ser restaurado; das en que por fin los cristianos se ceirn completamente a la Biblia, sin aadidos ni quitas, porque no podemos vivir en toda plenitud mientras pensemos, hablemos o hagamos algo aparte del "guin". Es el tiempo de vivir conforme a nuestro manual, todo el manual y slo el manual. Es la hora del oro refinado, de la plata sin escorias y de las piedras preciosas transparentes, talladas y pulidas. La hora de la OMEGA est aqu, EL FIN ha llegado. El nclito bblico "hasta lo ltimo de la tierra", es decir segn creemos, Tarsis o Finisterre, lleva dos mil y pico de aos echndole la culpa a Dios de que las cosas no funcionen. Arrepintmonos en saco y ceniza y el avivamiento vendr. Saquemos la inmundicia del santuario (2 Cr 29:5) y cambiemos la direccin de nuestro dedo acusador hacia nosotros y no hacia Dios y, repetimos, entonemos junto a Daniel el mea culpa (Da. 9): 4. Y or a Jahveh mi Dios e hice confesin diciendo: Ahora, Seor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; 5. hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. 6. No hemos obedecido a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes, a nuestros prncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra. 7. Tuya es, Seor, la justicia, y nuestra la confusin de rostro, como en el da de hoy lleva todo hombre de Jud, los moradores de Jerusaln, y todo Israel, los de cerca y los de lejos, en todas las tierras adonde los has echado a causa de su rebelin con que se rebelaron contra ti. 8. Oh Jahveh, nuestra es la confusin de rostro, de nuestros reyes, de nuestros prncipes y de nuestros padres; porque contra ti pecamos. 9. De Jahveh nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar, aunque contra l nos hemos rebelado, 10. y no obedecimos a la voz de Jahveh nuestro Dios, para andar en sus leyes que l puso delante de nosotros por medio de sus siervos los profetas. 11. Todo Israel traspas tu ley apartndose para no obedecer tu voz; por lo cual ha cado sobre nosotros la maldicin y el juramento que 77. 77 est escrito en la ley de Moiss, siervo de Dios; porque contra l pecamos. 12. Y l ha cumplido la palabra que habl contra nosotros y contra nuestros jefes que nos gobernaron, trayendo sobre nosotros tan grande mal; pues nunca fue hecho debajo del cielo nada semejante a lo que se ha hecho contra Jerusaln. 13. Conforme est escrito en la ley de Moiss, todo este mal vino sobre nosotros; y no hemos implorado el favor de Jahveh nuestro Dios, para convertirnos de nuestras maldades y entender tu verdad. 14. Por tanto, Jahveh vel sobre el mal y lo trajo sobre nosotros; porque justo es Jahveh nuestro Dios en todas sus obras que ha hecho, porque no obedecimos a su voz. 15. Ahora pues, Seor Dios nuestro, que sacaste tu pueblo de la tierra de Egipto con mano poderosa, y te hiciste renombre cual lo tienes hoy; hemos pecado, hemos hecho impamente. 16. Oh Seor, conforme a todos tus actos de justicia, aprtese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusaln, tu santo monte; porque a causa de nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusaln y tu pueblo son el oprobio de todos en derredor nuestro. 17. Ahora pues, Dios nuestro, oye la oracin de tu siervo, y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Seor. 18. Inclina, oh Dios mo, tu odo, y oye; abre tus ojos, y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante ti confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias. 19. Oye, Seor; oh Seor, perdona; presta odo, Seor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mo; porque tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo. Que el Padre, el Hijo, y el Espritu Santo nos ayuden a estar preparados para la hora ms importante de todas las dispensaciones. Amn. Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, cul ser el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? (1 Pe 4:17) En la ira acurdate de la misericordia. (Hab 3:2) 78. 78 Si, pues, nos examinsemos a nosotros mismos, no seramos juzgados. (1 Cor 11:31) Esperamos un Pentecosts II (TABERNCULOS) ... Ser aconsejable hacerlo en Jerusaln, en el Aposento Alto? Apndice 5 CONFIRMACIONES A LA VISIN DE FINISTERRE Profeca dada en los EE.UU. para Espaa (05-08-1998): La profeca que transcribimos fue trada a nuestra iglesia y se nos entreg en una hoja a dos columnas, en ingls y espaol. No recordamos quien la trajo a la reunin, pero creemos que se confirman muchas cosas de lo expresado en nuestro libro. Lo remarcado en negritas es nuestro: "Se ha dicho: -Y qu hay de Espaa?- Parece que nunca omos nada de avivamiento en Espaa. En tiempos anteriores el apstol Pablo tuvo deseos de ir a Espaa, y el fue retenido por un tiempo. No obstante, haba cosas que l vio en el Espritu que l quera llevar adelante en aquel tiempo, que fueron programadas para pasar ahora. Esto es el principio. Seala este da en la primera semana de agosto de 1998. El derramamiento del Espritu Santo mayor que jams haya sido en la nacin de Espaa empieza hoy. !Empieza hoy! !Empieza hoy! Hay muchsimas cosas que han pasado en la nacin de Espaa. Hay cosas que el diablo ha hecho, muchas cosas que la gente ha hecho, muchas cosas que leyes y gobiernos han hecho. El diablo pens que tena esta nacin en un lugar en el cual el avivamiento nunca podra llegar a ella, y que un derramamiento nunca ocurrira. 79. 79 Pero no es as, dice el Seor. No tiene este poder. Las oraciones han llegado delante de M y la intercesin ha subido ante M y he declarado !que Espaa por fin es perdonada, y grande ser su redencin! ! Ser grande en este ULTIMO derramamiento, dice el Seor! No he olvidado esta nacin ni la faltar la gloria del Seor. Porque la gloria del Seor llenar la tierra! dice el Seor !Y todo hombre lo ver y sabr que yo vendr pronto!" Profeca en el festival de la iglesia Salem en Madrid (abril-1999): Esta profeca fue recogida personalmente por nosotros y transcrita literalmente de la grabacin en casete del da en que fue pronunciada. La palabra la dio Daniel Trujillo, americano de origen hispano (se apreciar el lenguaje en un espaol no muy correcto), de la iglesia de Eugene en Oregn, EE. UU.. Este hermano acompaado de un grupito, pas por el festival que estbamos haciendo en las vacaciones de semana "santa" del ao 99. Es de resaltar que esto fue un acontecimiento totalmente fuera del programa; los hermanos llegaron de visita inesperadamente y se les invit a decir unas palabras de saludo, etc. (Los remarcados en negrita son nuestros): "Porque habis laborado debajo de una grande carga, dice el Seor, y por aos y aos estn laborando empujando contra los cielos que parecen de hierro; las oraciones a veces no parecen llegar al trono de Dios y estas labores que a veces parecen en vano, dice el Seor. El Seor viene esta noche para decirles: Yo estoy abriendo los cielos. !Oh! El Seor est abriendo, est descendiendo hacia ti. !Oh! La escalera por la cual tu puedes subir a tener comunin con l. La escalera por la cual l bajar a tener comunin contigo. Va a haber una conexin entre el cielo y la tierra y la voluntad de Dios ser hecha y la Iglesia ser levantada y edificada. Porque, he aqu, tu no ests slo ya ms; he aqu, Yo, el Seor, estoy a tu lado; Yo, el Seor, estoy trabajando contigo; tus manos estn junto a las Mas, laborando juntos, edificando Su Iglesia. Y, he aqu, Yo abrir una puerta al cielo en tu ciudad. No ms vas a laborar tan duramente. No ms vas a sentir el peso de toda esa carga sobre ti, porque, he aqu, dice el Seor, l viene. l se pone a tu lado, l est levantando tus cargas. !Oh! esas cargas son Mas, dice el Seor. He aqu, ESTE ES EL TIEMPO QUE YO PUSE EN EL CORAZN DE PABLO PARA VENIR A ESPAA Y TRAER EL EVANGELIO. HE AQU, DESDE ESE DA HASTA ESTE PUNTO YO HE LABORADO 80. 80 Y MI ESPRITU NO HA CAMBIADO DE MENTE. HASTA EL DA DE HOY YO HE QUERIDO LLEGAR A ESPAA Y TRAER EL EVANGELIO. !OH! YO HE RESERVADO LO MEJOR PARA LO LTIMO, DICE EL SEOR, EN EL FIN DE ESTE SIGLO. EN EL FIN DE ESTA ERA YO ABRIR LAS PUERTAS DEL CIELO PARA LA NACIN DE ESPAA, DICE EL SEOR. !Oh!, porque tus labores han sido notadas. !Oh! y las cuentas han sido tomadas en el Cielo, dice el Seor. !Oh!, he aqu tu recompensa est conmigo, dice el Seor. Yo vengo pronto, dice el Seor. !Aleluya!" Otras dos pequeas profecas que se dieron en este mismo festival: - Eduardo Snchez Buitrago, pastor de una gran iglesia de las Asambleas de Dios en Bogot: "ESPAA SER PUERTA ABIERTA, EXPORTADORA, OASIS ESPIRITUAL. Dios har de ustedes hombres como Sansn". - Daniel Trujillo, en la predicacin del da siguiente: "EL AVIVAMIENTO DE ESPAA SER INDGENA". Profeca dada en el Congreso de las Iglesias de Filadelfia, en el Pabelln del Parque Corredor de Torrejn de Ardoz-Madrid; por DANTE GEBEL, en abril de 2003: (Profeca recogida por nosotros personalmente en dicha reunin) "!SANTIDAD! !SANTIDAD! !SANTIDAD! Espaa no el tercero ni el segundo, sino el primero en cuanto al ltimo Avivamiento. El avivamiento ser nativo. Llevaremos el fuego a las naciones, en el ltimo Gran Avivamiento, que sacudir a las naciones. 81. 81 Condicin: Santidad, vasos limpios, vasos puros, vasos de oro. Sin santidad puede que veamos milagros, pero solo con pureza tendremos presencia." Profeca dada por CINDY JACOBS en Bettel-Madrid, durante la semana del 24 al 30 de marzo de 2003: (En la ltima parte de la profeca deca:) "... (El seor) Va a levantar un lder para toda Espaa como JOSU. Te har por cabeza y no por cola." Confirmaciones con respecto a Tarsis. Resumen de algunas cosas recogidas en el captulo I del libro "Historia de la Biblia en Espaa", del Dr.,. Jos Flores; editorial CLIE: (NOTA: Queremos recalcar que este libro no cay en nuestras manos hasta 6 aos despus de haberse escrito "Finisterre al Borde del Jordn. Si han ledo la carta de la introduccin a nuestros padres espirituales se darn cuenta que las coincidencias son tremendas como para no darnos notar que estamos ante un mismo Inspirador de los mensajes). Espaa aparece entre las pocas naciones modernas que se citan en la Biblia, bajo el nombre de de Tarsis o Tarso. La primera alusin la encontramos en el captulo diez del Gnesis, llamado "tabla de las naciones" ... Entre los catorce descendientes de Jafet se nombra, en el versculo cuatro, a TARSIS (en hebreo Tarschisch) que fund la ciudad de su mismo nombre ... Los mejores comentaristas de hoy localizan a Tarsis en Espaa, en la regin de la desembocadura del Guadalquivir. Tarsis, segn estos comentaristas se identifica con el TARTESOS QUE LOS GEOGRAFOS GRIEGOS Y LATINOS PONEN EN LA ESPAA BETICA. ... Para llegar a Tarsis las naves fenicias deban atravesar el mediterrneo de un extremo a otro. Estas naves resistentes, que hacan unos 4.000 kilmetros eran llamadas "Naves de Tarsis". ... Por su magnitud, las "naves de Tarsis" causaban la admiracin de los israelitas, y ofrecan a Isaas una imagen adecuada de los hombres soberbios, los cuales -dice- sern abatidos por Dios con la 82. 82 misma facilidad que las "naves de Tarsis" son destruidas por el viento huracanado del Este (Is 2:16; Sal 47:8). Es consolador para nosotros ver citado a Tarsis en primer lugar entre las naciones a las que se anunciar el nombre de Dios cuando lleguen los tiempos del Mesas (Is 66:19). De aquella regin remotsima vendrn presurosas las naves trayendo oro y plata, (Jer 10:9; Ez 27:12), para ofrecerlo a Dios en la Nueva Jerusaln... Ya el Salmo 72:10 anunciaba que "los reyes de Tarsis y de las islas le ofrecern (al Mesas) sus dones". ... Una sola vez se lee la palabra SEFARAD en la Sagrada Biblia, en Abdas 20: "Y los cautivos de Jerusaln que estn en SEFARAD (ocuparn) las ciudades del Medioda (de Idumea, Neguev). Qu regin designa SEFARAD? Jonatn Ben Uziel, discpulo del famoso Hil-lel, en su parfrasis aramea a los Profetas traduce Sefarad por "Ispamia", o sea, Hispania. La antiqusima versin siraca "Pessito" tambin traduce por Espaa. Y los rabinos medievales espaoles, como Rab Mos Ibn Ezra y Rab David Quimbi identifican unnimemente Sefarad con Espaa, y opinan que el profeta Abdas se refiere a los cautivos que Tito Vespasiano desterr a Espaa en el ao 70, despus de la conquista de Jerusaln. An hoy da los judos designan nuestra patria con el nombre de Sefarad, llamando, por esta razn, a los hebreos oriundos de Espaa "sefardes o sefarditas". Y algunos hasta pretenden hallar sus orgenes histricos, no ya en el destierro de Tito, sino en los tiempos de Salomn, cuando los mercaderes israelitas, junto con sus aliados los fenicios, cuyas naves usaban, se establecieron en las colonias de la costa de nuestra Pennsula. ... El salmista ve al Seor dominando de mar a mar, hasta los confines de la Tierra, los moradores del desierto postrados ante l, y a los reyes de Tarsis y de las costas trayndole presentes: "todas las naciones le servirn" (72:10-11). .. El ltimo precepto del Seor resucitado a los suyos fue "hacer discpulos a todas las naciones", haciendo luego hincapi en "me seris testigos en Jerusaln, en toda Judea, en Samaria y HASTA LO LTIMO DE LA TIERRA" (eos esjatu tes yes); ahora bien, para un discpulo de Gamaliel, que conoca perfectamente la geografa descrita por la Biblia, el extremo del mundo occidental estaba representado por ESPAA, ms exactamente por TARSIS. No es extrao, pues, que despus de trasladarse de feso a Macedonia 83. 83 y a Corinto en el ao 58 o as, Pablo expusiera sus proyectos a los romanos, diciendo "... ahora, no teniendo ms campo en estas regiones y deseando desde hace muchos aos ir a vosotros, CUANDO VAYA A ESPAA ir a vosotros, porque espero veros al pasar y ser encaminado all por vosotros ... as que cuando haya concluido esto ... pasar entre vosotros rumbo a ESPAA" (Rom 15:23, 29). Lo notable en este texto no es solamente la firmeza de una decisin madura y tomada desde haca mucho tiempo (apo iknon eton- v. 23), sino la determinacin renovada en estas palabras: "Ir a Espaa". Este propsito est en consonancia con las palabras que Jess le dijera, despus de la conversin en Damasco, y que Pablo se dispona a cumplir: "Yo te enviar lejos a los gentiles" (is ezne makran), Hch 22:21. En el da de Pentecosts es posible que all hubiera, entre los tres mil convertidos, algunos de Espaa, los cuales al regresar de Jerusaln, habiendo odo a Pedro, trajeran el evangelio de la vida eterna en Jesucristo a Espaa. En el mismo libro de los Hechos, cap. 10, se nos cuenta la historia de CORNELIO, CENTURIN ROMANO QUE EST AL FRENTE DE LA CENTURIA LA ITALIANA. Ya sabemos que las centurias llevaban el nombre de la ciudad en que se formaban y sabemos que Itlica (de Itala, madre de Escipin, su fundador) fue, indudablemente, el sentido que el copista tom por Italiana. El mismo Cornelio, como devoto soldado y los dos criados que mand a buscar a Pedro, eran italicenses, o sevillanos (las ruinas de Itlica estn todava visibles en Sevilla) y ellos pudieron ser los primeros espaoles que predicaron a Cristo en nuestro pas. (Nota nuestra: Nos produce gran gozo pensar que el primer convertido gentil bien pudo ser un espaol). Ms adelante, en Hechos 18, se nos presenta a otro espaol llamado GALIN. Era procnsul o gobernador de la provincia de Acaya, compuesta por Grecia y el Peloponeso, con residencia en Corinto. As como su hermano, el clebre filsofo Sneca, era de Crdoba y Sneca le alaba por la mansedumbre de su carcter. Ya vemos que en aquel tiempo se manifest como defensor de la libertad religiosa ... echando a los judos acusadores de Pablo fuera de su tribunal. Siendo Espaa "provincia romana", los paganos llamaron "nueva doctrina" al Cristianismo, el cual se extendi pronto en nuestra tierra, segn testifican Ireneo y Tertuliano. En medio de las persecuciones 84. 84 generales que decretaron los emperadores, procnsules y dems autoridades romanas, la fe en Cristo se arraig. Daciano gobernador de la Espaa tarraconense fue tan cruel que hizo Zaragoza "la patria de los santos mrtires". ... A principios del siglo IV la iglesia espaola no reconoca otros funcionarios que los obispos, los presbteros y los diconos. En aquel tiempo no se admita en absoluto la supremaca de los obispos de Roma y durante los ocho primeros siglos no hay prueba alguna de que se les reconociera el derecho de inmiscuirse en los asuntos internos de Espaa. ... como afirma A. R. Milles, "Espaa tiene la honra de haber producido la primera versin completa de la biblia en idioma moderno". ... "El pueblo espaol conoca la Biblia mucho mejor que el pueblo alemn o ingls antes de Lutero" (cita del libro "El Destino de los Pueblos Ibricos" del Dr. Juan Orts). Precisamente al rey Alfonso X el Sabio debemos nuestra primera traduccin de la Biblia, hecha en 1280 ... Lleva cien aos de adelanto a la primera Biblia inglesa y se encuentra en la biblioteca de El Escorial. (Nota nuestra: Fue de mucho gozo para nosotros or en Israel, de labios de nuestro gua judo de origen argentino llamado Pinjas (Pablo), que los judos consideran a Espaa como su segunda patria, el pas ms amado despus del propio. Y tambin nos gust or de nuestros guas Shai Shemer y Gabino Fernndez, en visita a la ciudad de Toledo, que en esta ciudad estaba la judera ms importante de Europa y personalmente nos pareci estar contemplando una vista de Jerusaln al ver Toledo desde la perspectiva de una de sus carreteras de acceso. Fue Toledo donde la Inquisicin martiriz a muchos judos que no se quisieron convertir al cristianismo. Los que s lo hicieron fueron llamados "marranos" y muchsimos espaoles descienden de ellos, lo que puede comprobarse por los muchos apellidos de origen judo. Tambin nos parece muy significativo en cuanto al Papel de Tarsis el hecho de que Satans parece haber querido "blindar" de una manera especial este territorio mediante la idolatra y la levadura de la Gran Ramera, como previnindose de que esa misin de Pablo, que qued sin completarse, pudiera llevarse a cabo. Creemos que tambin es de destacar que en el ao1999 Espaa fuese elegida por Baphomet, el enemigo de las almas, para entregar su "revelacin" de Lucifer al mundo, por medio de la publicacin del Liber Zin, a manos del lder de los iluministas Gabriel Lpez de Rojas). Enlaces con artculos confirmatorios: HOMBRES Y MUJERES EUNUCOS POR EL EVANGELIO, kad-esh.org. 85. 85 http://txemarmesto.blogspot.com/2011/01/mujeres-y-hombres- eunucos-por-el.html Esta generacin entera en la Iglesia es una generacin para CIRCUNCISIN, como en los tiempos de Josu! Es hora de ir a travs de Gilgal, y la circuncisin para tener un corazn nuevo para que la Tor y los Caminos Santos de YHVH se puedan escribir en nuestros corazones y no slo en nuestras mentes! EL EJRCITO QUE PELEAR LA BATALLA FINAL, por Rik Joyner: http://txemarmesto.blogspot.com/2011/01/el-ejercito-que-peleara-la- batalla.html REACCIN EN CADENA EN LOS MBITOS ESPIRITUALES por Warnock: http://txemarmesto.blogspot.com/2011/02/reaccion-en-cadenade-vida- en-los.html VISIN ESPIRITUAL, por Austin Spark: http://txemarmesto.blogspot.com/2011/02/vision-espiritual-por-t-austin- sparks.html DISCERNIMIENTO ESPIRITUAL, NUESTRA NECESIDAD MS CRTICA; por A. W. Tozer: http://txemarmesto.blogspot.com/2011/04/discernimiento-espiritual- nuestra.html MS ALL DE LO RADICAL, por Gene Edwards: http://txemarmesto.blogspot.com/2011/07/mas-alla-de-lo- radical-por-gene-edwards.html SALID DE ELLA PUEBLO MO, por Piter White: http://txemarmesto.blogspot.com/2011/07/salid-de-ella-pueblo- mio.html LLAMADO AL LIDERAZGO: LA GRAN REFORMA QUE VIENE, Por Andrew Strom: http://txemarmesto.blogspot.com/2011/08/llamado-al-liderazgo-la- gran-reforma.html QUIENES SOIS?, por George H. Warnock: http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/06/libro-quienes-sois- george-h-warnock.html 86. 86 ENTRAR A LA BUENA TIERRA, Witness Lee http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/07/entrar-la-buena-tierra- ev-exodo-witness.html MS ALL DEL PENTECOSTS, por Clay Sonmore: http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/09/crisis-del-jordan-de-la- juventud-la.html EL CRUCE DEL JORDN, Revista Aguas Vivas: http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/09/el-cruce-del-jordan- revista-aguas-vivas.html EL SISTEMA DE LA IGLESIA RAMERA, Charles Elliot Neuwbolt http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/09/el-sistema-de-la- iglesia-ramera-y-otros.html En general vanse los libros y artculos de la etiqueta "Confirmaciones al Mensaje de Finisterre" en este blog: http://txemarmesto.blogspot.com/ FIN Contraportada: FINISTERRE (Fin de la tierra) = LO LTIMO DE LA TIERRA = PENNSULA IBRICA JORDN (Ro de la muerte) = "EL QUE DESCIENDE, BAJA O SE POSTRA Gracia y paz en el Seor Jesucristo. Es mi deseo contribuir a que por este medio Dios pueda llamar a Su pueblo a SALIR DEL SISTEMA BABILNICO: POLTICO, ECONMICO Y RELIGIOSO (el cristianismo denominacional, babilnico, apstata, nicolata y leudado, especialmente el laodicense), para formar parte del REMANENTE santo y fiel de los VENCEDORES, del EJRCITO que traer el LTIMO GRAN AVIVAMIENTO MUNDIAL (U.G.A.) y pelear la BATALLA FINAL, tendiendo as la alfombra roja al Seor Jesucristo en su segunda venida. Pero recibiris poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espritu Santo, y me seris testigos en Jerusaln, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo ltimo de la tierra (finis-terre). (Hc 1:8; ver Hc 13:47) Y ser predicado este evangelio del reino en todo el mundo para testimonio a todas las naciones; y entonces vendr el fin. (Mat 24:14) Creo que es necesario que las iglesias locales, en experiencia CORPORATIVA, CRUCEN EL JORDN de la muerte (a la carne-ego, a la religin y al humanismo) y ACAMPEN (entrando en el Aposento Alto), para ser CIRCUNCIDADAS, celebrar su PASCUA de resurreccin y ser investidas del PODER DE LO ALTO, que las capacite para su comisin en estos peligrosos ltimos das del fin de la era, pero !aleluya! TIEMPOS DE LA RESTAURACIN DE TODAS LAS COSAS. !Aleluya, el Seor viene! NOTA: Este libro est registrado en el GOBIERNO VASCO- 87. 87 Departamento de Cultura- Registro de la Propiedad Intelectual, el da 21-02-12 a las 15h. 40 min., con el n BI-102-12. Aqu termina la proclamacin de este bloc FINISTERRE AL BORDE DEL JORDN, que por algo ms de dos aos ha estado gritando la verdad del Seor, para estos das de la Restauracin de Todas las Cosas, de que habl Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo (Hch. 3:21). La visin se apresura a su cumplimiento, hoy comienza a correr. Si nuestro buen Dios as lo quiere nos veremos en un nuevo bloc: LTIMO GRAN AVIVAMIENTO (U.G.A.) - TABERNCULOS Dios los bendiga grandemente. Gracia y paz. Suyo en nuestro precioso Seor Jesucristo: Txema Armesto Proclamado en lo ltimo de la Tierra (Erandio-Bizkaia-ESPAA), el 18 de septiembre del ao 2012.