etnobotÁnica medicinal y parasitosis intestinales .amebas (sarcodyna), los más importantes...

Download ETNOBOTÁNICA MEDICINAL Y PARASITOSIS INTESTINALES .amebas (Sarcodyna), los más importantes pertenecen

Post on 08-Oct-2018

216 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 137

    Nm. 30, pp. 137-161, ISSN 1405-2768; Mxico, 2010

    ETNOBOTNICA MEDICINAL Y PARASITOSIS INTESTINALES EN LA ISLA DE OMETEPE, NICARAGUA

    Jos Antonio Lpez-Sez1 y Josu Prez-Soto21Grupo de Investigacin Arqueobiologa. Instituto de Historia.

    Centro de Ciencias Humanas y Sociales. CSIC., Albasanz 26-28, 28037-Madrid, Espaa.

    2Investigador Adjunto del Instituto Nacional de Investigaciones Econmicas y Sociales. Universidad Nacional Autnoma de Nicaragua, UNAN-Managua, Managua, Nicaragua.

    Correo electrnico: joseantonio.lopez@cchs.csic.es; josueperez1@yahoo.com

    RESUMEN

    El presente trabajo reporta el uso tradicio-nal de plantas usadas contra las parasitosis intestinales en la comunidad de Tilge (Isla de Ometepe, Nicaragua). Se registraron un total de 13 especies, de las cuales se detalla su valor etnomedicinal y los metabolitos implicados en sus propiedades.

    Palabras clave: etnobotnica, plantas me-dicinales, parasitosis intestinales, Isla de Ometepe, Nicaragua.

    ABSTRACT

    Thirteen Nicaraguan medicinal plants used in the community of Tilge, Ometepe Island, were investigated for their activity against intestinal parasitoses. Ethnomedical values and metabolites implicated in their properties are discussed.

    Key words: ethnobotany, medicinal plants, intestinal parasitoses, Ometepe Island, Nicaragua.

    INTRODUCCIN

    Cerca de 300 especies de helmintos y unas 70 de protozoos son parsitas de los seres humanos, de las cuales unas 90 son relati-vamente comunes y slo una pequea pro-porcin de ellas son la causa de importantes enfermedades a nivel mundial (Cox, 2002). Las infecciones parasitarias o parasitosis in-testinales son uno de los grandes problemas mdicos que asolan a muchas comunidades indgenas de Amrica Latina (Lpez Vlez & Echevarra, 2005; Navone et al., 2006), donde segn la OMS entre un 20-30% de la poblacin est infectada. La mayor parte de las infecciones son endmicas, con una distribucin universal en comunidades pobres y deprimidas de los trpicos y sub-trpicos (Savioli et al., 1992; Norhayati et al., 2003). Estimaciones recientes calculan que alrededor de 1 277 millones de personas, en todo el mundo, estn infectadas por ne-matodos ancyclostomdeos, 1 273 millones por Ascaris lumbricoides, y 902 millones por Trichuris trichiura (Chan, 1997; World Health Organization, 1998). Las infecciones derivadas de protozoos se estiman en unos 480 millones de personas que sufren ame-biosis (World Health Organization, 1998).

  • 138

    Septiembre 2010Nm. 30: 137-161

    A pesar de que la mortalidad ocasionada por parasitosis intestinales, es relativa-mente baja, se calcula que cerca de 100 mil personas mueren al ao por amebio-sis y cientos de miles por helmintiosis (Savioli et al., 1992; Chan, 1997; World Health Organization, 1998). Se producen por parsitos cuyo hbitat natural es el aparato digestivo del hombre, aunque al-gunos pueden pervivir en las heces fuera del intestino, otros en el hgado (Fasciola hepatica) e incluso en el pulmn (Para-gonimus spp.). Su origen se encuentra en infecciones intestinales producidas por la ingestin de quistes de protozoos, huevos o larvas de gusanos, o por la penetracin de larvas por va transcutnea desde el suelo. Cada tipo de parsito realiza un recorrido especfi co en el husped afectando a uno o varios rganos. El origen de tales parasito-sis se encuentra frecuentemente en suelos, alimentos o aguas contaminadas, a menudo en comunidades con condiciones de salu-bridad escasas. Sus efectos son variados, tales como procesos diarreicos, vmitos, signos de mala absorcin de nutrientes, desnutricin, anemia, retraso en el creci-miento mental y fsico, entre otros (Crivos et al., 2002, 2007; Aparicio & Tajada, 2007; Solano et al., 2008).

    Los parsitos intestinales ms comunes pertenecen al grupo de los protozoos (Bo-tero & Restrepo, 2003; Norhayati et al., 2003), caso de Giardia intestinalis (sinon. G. lamblia, G. duodenalis), un fl agelado (Mastogophora) que provoca giardiasis (la parasitosis intestinal ms frecuente a nivel mundial) y afecta exclusivamente al sistema digestivo. Otros protozoos fl agela-dos parsitos intestinales son Chilomastix mesnili, Dientamoeba fragilis, Tricho-monas tenax y T. hominis, etc. Entre las

    amebas (Sarcodyna), los ms importantes pertenecen al gnero Entamoeba, caso de E. histolytica/dispar o E. coli, as como Endolimax nana e Iodamoeba btschlii, causantes todas ellas de amebiasis. Los coccidos (Sporozoa) ms comunes son Cryptosporidium spp., Isospora belli y Cyclospora cayetanensis, que causan crip-tosporidiosis y producen tanto afectacin digestiva como potencialmente en otros tejidos. Entre los ciliados (Ciliophora) el ms signifi cativo es Balantidium coli que causa balantidiasis.

    Otros parsitos intestinales corresponden al grupo de los helmintos, bien a los denomi-nados gusanos cilndricos (nematelmintos o nematodos), a los planos (platelmintos o cestodos), o a los trematodos (Botero & Restrepo, 2003). Dentro de los primeros, los parsitos intestinales ms conocidos son Enterobius vermicularis (lombri-ces intestinales, pajuelillas u oxiuros) y Trichuris trichiura (tricocfalos), que afectan primordialmente al aparato diges-tivo causando oxiuriasis y tricocefalosis respectivamente; mientras que Ascaris lumbricoides (ascaris), Ancylostoma duo-denale y Necator americanus (anquilosto-mas o uncinarias) pueden afectar tambin a nivel pulmonar, provocando el primero ascariasis y los otros dos anquilostomiasis o uncinariasis. El nematodo Strongyloides stercolaris no slo afecta a nivel digestivo y pulmonar, sino tambin produce afectacin cutnea mediante estrongiloidiasis. Entre los platelmintos, lo ms frecuente es que afecten slo al sistema digestivo, aunque algunos pueden atacar potencialmente a los tejidos, siendo las especies ms conocidas las tenias que provocan teniasis y cisticer-cosis (Taenia saginata y T. solium), Hy-menolepis nana o H. diminuta que causan

  • 139

    Lpez Sez, J.A. y J. Prez Soto. Etnobotnica medicinal y parasitosis intestinales en la isla de Ometepe, Nicaragua

    himenolepiasis, Diphyllobothrium latum y Dipylidium caninum. Finalmente, los trematodos parsitos intestinales ms fre-cuentes son Fasciola hepatica (causante de fasciolosis), Fasciolopsis buski, Clonorchis sinensis, Paragonimus spp., Schistosoma mansoni o S. haematobium que provocan esquistosomiasis.

    Factores ambientales, socioeconmicos, demogrfi cos, y ciertos comportamientos relacionados con la salud son los parmetros fundamentales que infl uyen en el grado de transmisin y distribucin de las parasitosis intestinales (Cesani et al., 2007; Norhayati et al., 2003; Navone et al., 2006). Se trata de enfermedades generalmente relaciona-das con la pobreza y la falta de higiene y agua potable, de ah que en algunas comu-nidades indgenas el grado de infeccin pueda llegar incluso al 95% de la pobla-cin (World Health Organization, 1998). Estas condicionantes suponen que gran parte de sta difcilmente va tener acceso a medicamentos, y, como ocurre en la isla de Ometepe, sus comunidades indgenas tengan que servirse de su patrimonio natural en el tratamiento de dichas parasitosis. El empleo de las plantas medicinales en salud humana cumple un papel preponderante en la atencin primaria de la salud, atendiendo a casi a un 80% de la poblacin que habita el planeta (Alonso, 2004; Bermdez et al., 2005). Atendiendo a lo anterior, este trabajo postula un estudio etnobotnico de la fl ora medicinal de una comunidad indgena de Ometepe, en referencia expresa a aquellas especies utilizadas para combatir parasitosis intestinales. En esta isla no se tiene constan-cia de estadstica alguna sobre la incidencia de las parasitosis en la poblacin, ni se han establecido tampoco medidas preventivas al respecto. De hecho, la mayora de los

    pobladores indgenas nhuatl de Ometepe siguen confi ando en la medicina natural como el mejor remedio en la prevencin de las parasitosis intestinales (Casanova & Macas, 1999); de ah el inters aadido de este trabajo en catologar etnomedicinal-mente aquellas especies de la fl ora omete-pea tiles contra tales infecciones y los metabolitos secundarios implicados.

    MATERIAL Y MTODOS

    rea de estudio

    La investigacin etnobotnica se realiz en la comunidad indgena de Tilge, pertene-ciente al municipio de Altagracia, ubicado en la Reserva Natural de la isla de Ometepe (Departamento de Rivas, Nicaragua), cuyas coordenadas estn comprendidas entre los 1140-1120 latitud norte y los 8545-8515 longitud este (Fig. 1). El municipio de Altagracia tiene una poblacin actual de 19 490 habitantes, con una densidad de 92.3 habitantes/km2, una tasa de alfabetizacin en adultos del 80.2%, mientras que la tasa media de educacin preescolar, primaria y secundaria es del orden del 56.6% (INI-FOM et al., 1998; P.N.U.D., 2002). La comunidad de Tilge tiene una extensin de 28 km2 y una poblacin de 360 habitan-tes en el censo de 2002 (INIFOM et al., 1998; Morales Alemn, 2003). Sus tierras limitan al norte con el volcn Concepcin y la comarca de Las Delicias, al sur con el lago de Nicaragua, al este con el lago de Nicaragua por el estrecho de Istin, y al oeste con el volcn Concepcin, la co-munidad de Sintiope y La Pea Inculta-La Cabuya (Fig. 1). Se trata de un pueblo de descendencia nhuatl, de los indgenas que poblaron en poca precolombina esa zona. Su vocacin econmica bsica es agrcola,

  • 140

    Septiembre 2010Nm. 30: 137-161

    Fig. 1. Localizacin de la comunidad de Tilge, en la Isla de Ometepe (Departamento de Rivas, Nicaragua).

  • 141

    Lpez Sez, J.A. y J. Prez Soto. Etnobotnica medicinal y parasitosis intestinales en la isla de Ometepe, Nicaragua

    y el uso de la tierra est dedicado al cultivo de pltanos, frijoles, arroz, maz y ajonjol y sorgo para el ganado.

    Los principales tipos de bosques de la isla de Ometepe se res