Estrada Marco Sistema de Protesta

Download Estrada Marco Sistema de Protesta

Post on 18-Nov-2015

8 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Estrada Marco Sistema de Protesta

TRANSCRIPT

<ul><li><p>Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=305031707004</p><p>Red de Revistas Cientficas de Amrica Latina, el Caribe, Espaa y Portugal</p><p>Sistema de Informacin Cientfica</p><p>Estrada Saavedra, Marco</p><p>Sistema de protesta: poltica, medios y el #YoSoy 132</p><p>Sociolgica, vol. 29, nm. 82, mayo-agosto, 2014, pp. 83-123</p><p>Departamento de Sociologa</p><p>Distrito Federal, Mxico</p><p> Cmo citar? Nmero completo Ms informacin del artculo Pgina de la revista</p><p>Sociolgica,</p><p>ISSN (Versin impresa): 0187-0173</p><p>revisoci@correo.azc.uam.mx</p><p>Departamento de Sociologa</p><p>Mxico</p><p>www.redalyc.orgProyecto acadmico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto</p><p>http://www.redalyc.orghttp://www.redalyc.org/comocitar.oa?id=305031707004http://www.redalyc.org/fasciculo.oa?id=3050&amp;numero=31707http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=305031707004http://www.redalyc.org/revista.oa?id=3050http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=305031707004http://www.redalyc.org/revista.oa?id=3050http://www.redalyc.org/revista.oa?id=3050http://www.redalyc.orghttp://www.redalyc.org/revista.oa?id=3050</p></li><li><p>Sistema de protesta: poltica, medios y el #YoSoy 132System of Protest: Politics, the Media, and #YoSoy 132</p><p>El mundo insiste en ser como es, no como yo quisiera Jos eMilio Pacheco</p><p>para Viviane Brachet</p><p>Marco Estrada Saavedra 1</p><p>RESUMEN En este artculo me ocupo del proceso de constitucin del #YoSoy 132 como sistema de protesta. Con base en un trabajo de campo entre integrantes de este movimiento en diferentes instituciones de educacin superior del Distrito Federal, despus de resear el contexto en el que se constituy este movimiento, enseguida describo su organizacin, el proceso de adhesin personal, y los hbitos informativos de sus in-tegrantes. Asimismo me ocupo de sus demandas, sus tensiones y conflictos inter-nos, esquema de observacin e identidad. Por ltimo, concluyo este artculo con una serie de reflexiones sobre el significado del 132 para la democracia.PALABRAS CLAVE: movimientos sociales, sistemas sociales, medios de comunica-cin, democracia.</p><p>ABSTRACTIn this article, I deal with the process of creating #YoSoy 132 as a system of protest. Based on field work among members of this movement in different institutions of higher learning in Mexico Citys Federal District, after describing the context in which the movement emerged, I proceed to describe its organization, the process of indivi-dual affiliation, its members, and informational habits. I also cover its demands, inter-nal tensions and conflicts, form of observation, and identity. Lastly, I conclude the article with a series of reflections about the significance of 132 for democracy.KEY WORDS: social movements, social systems, communications media, democracy.</p><p>1 Profesor-investigador del Centro de Estudios Sociolgicos de El Colegio de Mxico. Correo electrnico: msaavedra@colmex.mx</p><p>Sociolgica, ao 29, nmero 82, mayo-agosto de 2014, pp. 83-123Fecha de recepcin: 18/03/14. Fecha de aceptacin: 12/06/14</p></li><li><p>Marco estrada saavedra84</p><p>IntroduccInApenas dos meses antes del 1 de julio de 2012, el resultado de las elecciones presidenciales pareca de antemano definido, al menos si uno haca caso a los resultados de las diversas en-cuestas de intencin de voto que a diario se presentaban en la prensa, la televisin y la radio. Con una holgada ventaja de alre-dedor de veinte puntos sobre su ms cercano competidor, todo indicaba el triunfo avasallador de Enrique Pea Nieto, el candi-dato de la coalicin Compromiso por Mxico, formada por el Partido Revolucionario Institucional (Pri) y el Partido Verde Eco-logista de Mxico (PveM). En consecuencia, en la ciudadana imperaba la sensacin de una victoria inevitable del ex goberna-dor del Estado de Mxico.</p><p>El 1 de mayo las grandes televisoras anunciaron que no transmitiran en sus canales principales el primer debate entre los candidatos a la Presidencia de la Repblica, organizado por el Instituto Federal Electoral y programado para el domingo 6 de ese mismo mes. Mientras que tv Azteca prefiri dar difusin a un partido de futbol, Televisa opt por un programa de con-cursos a la misma hora que los presidenciables expondran sus razones para que la ciudadana apoyara su programa pol-tico. El debate se llev a cabo pero, a falta de un intercambio inteligente y acalorado de ideas y de proyectos entre los cuatro candidatos, la opinin pblica prefiri concentrarse en la figura de la sensual edecn que apoyaba a la moderadora del evento. El gusto por la banalidad y la aparente indiferencia ciudadana hacia los temas sustantivos de la Repblica pareca alimentar </p></li><li><p>sisteMa de Protesta: Poltica, Medios Y el #YosoY 132 85</p><p>el convencimiento casi fatalista de que Pea Nieto sera el prximo presidente de Mxico.</p><p>Todo esto se modificara decisivamente slo unos cinco das despus. El 11 de ese mes Pea Nieto asisti, despus de que ya lo haban hecho los abanderados del Partido Nueva Alianza y de la coalicin Movimiento Progresista, al foro Buen Ciuda-dano, organizado por la Universidad Iberoamericana (uia). En su intervencin, el prista fue confrontado por un grupo de alumnos y tuvo que abandonar con prisa el campus. </p><p>Tras el rspido encuentro entre los universitarios y el candi-dato presidencial, y despus de las subsiguientes descalifica-ciones de algunos polticos y las censuras al comportamiento de los estudiantes por parte de varios medios de comunicacin, en unas cuantas semanas se constituy el movimiento #YoSoy 132 a finales de mayo de 2012. Mismo que se moviliz con gran impacto tanto en la plaza pblica como en el ciberespacio, de-mandando bsicamente la democratizacin de los medios de comunicacin. Su capacidad de convocatoria lo convirti, muy rpido, en un actor colectivo que polticos, instituciones y me-dios de comunicacin tuvieron que reconocer y con el cual de-bieron negociar. A slo unas semanas de los comicios presi-denciales, su protesta pblica gener la percepcin de que el candidato priista quiz no sera el ganador indiscutible de la contienda electoral.2</p><p>En este artculo me ocupar del proceso de constitucin del movimiento 132 como sistema de protesta.3 Despus describir su organizacin, el proceso de adhesin personal y la experien-cia poltica y los hbitos informativos de sus integrantes. Poste-riormente tratar las demandas del 132, sus tensiones y con-</p><p>2 Sobre el movimiento 132 pueden consultarse las crnicas y entrevistas periodsti-cas de Figueiras Tapia (2012) y Muoz Ramrez (2012), as como los siguientes trabajos acadmicos: Galindo Cceres y Gonzlez-Acosta (2013), Palacios Canu-das (2013), y el nmero 14 de la revista Consideraciones (2012), dedicado al tema. </p><p>3 Aunque tericamente lo considero un sistema social, en ocasiones denominar al #YoSoy 132 como movimiento, tanto por razones de estilo y comprensin, por un lado, como tambin porque es el trmino nativo que utilizan sus integrantes para referirse a l, por otro. </p></li><li><p>Marco estrada saavedra86</p><p>flictos internos, su esquema de observacin y su identidad. Por ltimo, realizar una serie de reflexiones sobre el significado del 132 para la democracia.</p><p>Antes de entrar en materia, quiero hacer dos puntualizaciones terico-metodolgicas. En primer lugar, entiendo el #YoSoy 132 no en trminos accionalistas sino comunicativos. Esto me per-mite tratarlo como un tipo de sistema social particular, a saber, como un sistema de protesta.4 Este ltimo se caracteriza por su constitucin y reproduccin mediante comunicaciones orienta-das al conflicto, las cuales se expresan temticamente como movilizaciones de protesta en contra de diferentes oponentes (como el gobierno, las organizaciones eclesiales, las empresas, los medios de comunicacin), o en contra de las consecuen-cias no previstas de las operaciones de las organizaciones de los sistemas funcionales de la sociedad (como la poltica, el derecho, la economa, la ciencia o el arte). Al diferenciarse de su entorno, este tipo de sistema logra su autopoiesis, creando estructuras propias de comunicacin, organizacin, moviliza-cin, produccin y distribucin de recursos y bienes colectivos. De este modo, constituye su propia forma, es decir, la protesta; construye una perspectiva de observacin (la crtica y la denuncia contestataria); elabora mecanismos de conduccin (lites y li-derazgos), reclutamiento (motivacin y seleccin de miembros) e identidad (diferenciacin del entorno); entabla alianzas y pro-duce redes de interaccin y comunicacin con otros sistemas de protesta, organizaciones, colectivos, asociaciones, parti-dos, etctera. Gracias a todo ello, el sistema es capaz de iniciar acciones de protesta y conflicto con otros sistemas sociales, especialmente con las organizaciones de los sistemas de fun-</p><p>4 En la medida en que este artculo est dedicado a la presentacin de resultados preliminares de una investigacin emprica, dejo fuera una exposicin ms sustan-tiva del marco terico utilizado. El lector interesado en conocer la perspectiva sis-tmica para el estudio de los movimientos sociales puede consultar a Estrada Saavedra (2014). Sobre el concepto de sistema social, vase Luhmann (1987). Acerca de la concepcin de los movimientos de protesta de la teora de sistemas, vase Estrada Saavedra (2012, en particular el captulo 1), as como Japp (1984, 1986a, 1986b y 1990), Ahlemayer (1989 y 1995) y Hellmann (1996, 1998 y 2000). </p></li><li><p>sisteMa de Protesta: Poltica, Medios Y el #YosoY 132 87</p><p>ciones (por ejemplo universidades, empresas, iglesias, parti-dos polticos, diarios, centros de investigacin, bancos, cortes jurdicas, etctera).</p><p>Por otro lado, este trabajo es slo un fragmento de una in-vestigacin ms amplia sobre el 132. La informacin que utilizo en este texto proviene de una veintena de entrevistas estructu-radas y a profundidad que he llevado a cabo, hasta ahora, con participantes del 132, todos ellos estudiantes y acadmicos j-venes de instituciones pblicas y privadas. Asimismo, echo mano de notas etnogrficas de mis observaciones de diferen-tes manifestaciones y asambleas en el Distrito Federal. Final-mente, he revisado documentos y comunicados del 132, notas periodsticas, comentarios de opinin, ensayos y videos para comprender y analizar la protesta del movimiento. Por ltimo, dado que me interesa enfatizar aqu la contingencia de la cons-titucin y organizacin del 132, el marco temporal que abarco en este texto lo delimito de mayo a diciembre de 2012. El desa-rrollo ulterior del 132 despus de la toma de posesin de Enri-que Pea Nieto como presidente de Mxico merece ser tratado en otro momento.5 </p><p>la constItucIn del 132 como sIstema de protesta</p><p>Observar el movimiento 132 resulta, terica y empricamente, fascinante, porque permite dar cuenta de la contingencia radical de la constitucin de los sistemas de protesta. En efecto, las condiciones de formacin del 132 las encontramos en la con-vergencia circunstancial de cinco procesos sociales. Entre s-tos destacan dos en particular, porque son los que nos permitiran engarzar y dar forma a todos los dems. Me refiero a la protesta </p><p>5 Quiero agradecer a Roco Castillo Garza por su infatigable colaboracin en el traba-jo de campo. Tambin expreso mi agradecimiento a los doctores Edgar Guerra Blan-co y Gustavo Urbina Corts por sus comentarios y observaciones a una versin previa de este artculo, as como a los dictaminadores annimos de Sociolgica.</p></li><li><p>Marco estrada saavedra88</p><p>de los alumnos de la Universidad Iberoamericana (Ibero) en contra de Pea Nieto y a la circulacin de una propuesta en las redes sociales de realizar una marcha en contra del candidato puntero.</p><p>prImer proceso</p><p>Con motivo de la presencia de los candidatos a la Presidencia en el foro Buen Ciudadano en la uia, un grupo de estudiantes, autodenominado Los presidenciables,6 decidi realizar diferen-tes acciones y cuestionamientos para cada presentacin pro-gramada. Sus intervenciones tenan un carcter crtico y ldico y abrigaban el nico propsito de animar el debate poltico en la universidad. As, a principios de mayo, se reunieron para discutir qu haran explcitamente en la conferencia de Enrique Pea Nie-to. Adems de formular preguntas que, eventualmente, podran ser ledas en pblico de acuerdo con un procedimiento de sorteo,7 sopesaron la idea de teir de rojo la fuente del campus, man-charse las manos de rojo, portar mscaras del ex presidente Carlos Salinas de Gortari y llevar algunas pancartas con lemas alusivos a la represin del gobierno de Pea Nieto, seis aos antes, a ejidatarios en San Salvador Atenco. Mediante un per-formance poltico queran llamar la atencin sobre determina-dos asuntos. No haba nada ms.</p><p>Sin embargo, el giro inesperado que tom la presentacin de Pea Nieto cuando ste abord el caso de Atenco rompi con todo guin de Los presidenciables, los organizadores del foro y el equipo de campaa del prista. En efecto, entre gritos de repudio y fuertes cuestionamientos, Pea Nieto sali huyendo, prcticamente, de la universidad. El evento y la protesta fueron videograbados por muchos asistentes y subidos a Internet de </p><p>6 Cuyo lema era porque queremos y es divertido.7 Una de estas preguntas que s fue seleccionada era la siguiente: Qu valores y </p><p>mensaje quiere trasmitir a los mexicanos, siendo el candidato puntero, si slo se comporta como un producto de la mercadotecnia y no como un verdadero polti-co?, entrevista en campo, 2012.</p></li><li><p>sisteMa de Protesta: Poltica, Medios Y el #YosoY 132 89</p><p>inmediato, en donde circularon y se comentaron abundante-mente en las redes sociales. Omar, estudiante de ciencias de la comunicacin de la uia e integrante de Los presidenciables, comenta: </p><p>El famossimo viernes negro [de Enrique Pea Nieto, ePn] yo no pude ir a la universidad por cuestiones del trabajo, pero me haba comprometido con el grupo [de estudiantes] a mantener el con-tacto en las redes sociales, o sea, coordinando por afuera. As, me llegaba toda la informacin de lo que estaba pasando en la Ibero y yo la retuiteaba. De hecho, mi tuit, en el que deca que los activistas [que haban acompaado a ePn a la universidad] nos estaban quitando las pancartas [con leyendas en contra del can-didato] que queramos meter al auditorio, se convirti en trending topic ese da. As, por un lado, tena el celular y, por el otro, estaba en el Facebook platicando con los que poda. Me tuiteaban y yo difunda la informacin (entrevista, 6 de octubre de 2012).</p><p>segundo proceso</p><p>Este primer micro proceso no habra pasado, seguramente, de ser una ms de las ancdotas chuscas y penosas tan propias de cualquier campaa poltica. Sin embargo, el incidente que en el lector de peridicos o el telespectador no hubiera pasado de provocar el esbozo de una sonrisa burlona, adquiri una tras-cendencia insospechada a partir de los comentarios sobre lo acontecido en la Ibero. </p><p>La televisin y muchos diarios nacionales mencionaron la noticia afirmando que no haba sido una manifestacin autntica de universitarios sino de activistas polticos. El presidente na-cional del Pri, Pedro Joaqun Coldwell, describi a los estudian-tes como un puado de jvenes que no son representativos de la comunidad de la Ibero, [que] asumi una actitud de intolerancia respecto de los planteamiento...</p></li></ul>