escala de medida t disociativo

Download Escala de Medida t Disociativo

Post on 03-Apr-2018

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 7/28/2019 Escala de Medida t Disociativo

    1/16

    Anuario de Psicologia1996, no 70,69-84O 1996, Facultat de PsicologiaUniversitat de Barcelona

    Experiencias disociativas: una escala de medida*Eva IcarnRoberto ColomUniversidad Autnoma de MadridFrancisco Orengo GarciaHospital Universitario Gregorio Maran

  • 7/28/2019 Escala de Medida t Disociativo

    2/16

    70 E. Icarn, R. Colom y F.Orengo

    dation of the DES (Dissociative Experiences Scale ) developed in the U SAby Bernstein and Putnam (1986) s presented in this paper. The translatedversion of the scale was applied to a sample of 222 undergraduates (nor-mal population) and 17 schizophrenics (inpatient population). Our resultscan be summarized as follows: a) we found a great variability in the res-ponse pattern in the normal population: b) he actor analysis shows a com-plex structure of the scale; c ) we found a high interpretability of the itemsin both populations, through two different mechanisms; d ) he scale is mostinformative i fi t is not selfreported; e )we found no sex differences. In short,results highlight the value of exploring objective culturally adjusted sys-tems to measure dissociation.Key words: Psychopathology, Dissociation, Dissociative Experien-ces, Dissociative Experiences Scale (DES) , Psychological Assessment,Factor Analysis, M ultiple Personality Disorder, Psychogenic Fugue, Psy-chogenic Amnesia, Depersonalization, Derealization.

    Si a lgo tienen en com n 10s procesos de adaptacin humana, es que de unaforma u otra, en todos ellos est implcita la tarea de asocia r e integ rar informa-citn. De el10 puede deducirse que muchos d e 10s trastornos en la form a en queuna persona vive su realidad, puedan explicarse a travs del nmero y tipo de ex-perienc ias no integradas que e l sujeto experimenta. Asi, la principal caracters-tica de 10s trastornos disociativos es DSM-IV, APA 1994).Parece existir consenso en que las experiencias disociativas leves estnpresentes en todos 10s sujetos normales, aunque 10s diferentes enfoques de lapsicologia se hayan acercado a ellas desde distintos marcos tericos (errores deactivacin de esquem as segn la psicologia cognitiva, actos fallidos segn la psi-cologia dinmica, o desfase com portamental desde la perspectiva conductista).Los estados disociativos deben entenderse, por tanto, como un continuoque va desde las disociaciones cotidianas hasta las disociaciones ms patolgi-cas. Aunque su m ayor incidencia aparece durante la adolescencia, es posible de-tectarlas a 10 largo de todo el ciclo vital. Desde esta perspectiva, el diagnsticoplrecoz es fundamental (Goodyear, 1980; Steinberg et al., 1993).Como ejemplo de odemos imaginar a un joven es-tudiante que se sorprende a s i mismo buscando unos apuntes en la nevera, o en-vuelto tan intensarnente en una fantasia o un recuerdo que no oye el insistenteruido del telfono sonando en la habitacin contigua.En el otro extremo, el patolgico, tendramos a un sujeto que charla ami-gablemente con otro ser que coexiste en su propio cuerpo, o que siente que elmundo que le rodea l e parece extrao, irreal, siendo incapaz, por ejemplo de re-conocer sus propias pertenencias, a travs de 10 que s e denorninan fenm enos declespersonalizacin y desrealizacin.

  • 7/28/2019 Escala de Medida t Disociativo

    3/16

    Experiencias disociativas: una escala de medida 71

    Cuando la disociacin se ha instalado como un estilo de vivenciar la rea-lidad es fcil detectar experiencias disociativas como un factor comn a 10s dis-tintos estados que, de una forma u otra, impiden al individuo una adecuada adap-tacin a su medio habitual.Asi, se han encontrado sintomas disociativos en numerosos trastornos psi-copatolgicos como estrs post traumtico (Blank, 1985; Bliss, 1983; Gelinas1984; Putnam, 1985) trastornos de la alimentacin (Pettinati et al., 1985) o tras-tornos de ansiedad (Frankel and Orne, 1976).Los principales trastornos disociativos que se incluyen en el DSM-IV op.cit.) son 10s siguientes: Amnesia Disociativa, Fuga Disociativa, Trastornos Di-sociativos de la Identidad, Trastornos de Despersonalizacin, y Trastornos Diso-ciativos No Especificados).

    En general se acepta en la prctica clnica existente la dificultad para de-tectar en el contexto clnic0 la presencia de trastornos disociativos. Esto se debeprincipalmente a 10 complejo del sndrome, a la poca conciencia del rnismo en laprctica clnica, y a la falta de una evaluacin sistemtica (Steinberg et al.,1991). Algunos de 10s diagnsticos errneos que suelen recibir estos pacientesson: esquizofrenia, psicosis maniaco-depresiva, histeria, epilepsia, y gran varie-dad de otros trastornos psiquitricos (Coons, 1984; Kluft, 1991; Rosenbaum,1980).Si pudiramos evaluar o detectar con el mayor grado de certeza posibleese elemento comn de 10s distintos estados disociativos, podramos disponer deuna nueva via de acercamiento al tratamiento de esas alteraciones que de formadisgregada, tanto teraputica como tericamente, se vienen tratando en el mbitode la psicologia y la psiquiatra.En una reciente publicacin sobre 10s trastornos de personalidad mltipleen Europa, el estado en Espaa se resumia ast i>Orengo Garcia,1992, citado por Van der Hart, 1993).En cualquier caso, y tras una dcada de investigaciones en este rea, tene-mos dos instrumentos fundamentales que permiten cuantificar la presencia de10s estados disociativos: la Dissociative Experiencies Scale (DES) Bernstein yPutnam, 1986) que presentamos en este articulo, y la Structured Clinical Inter-view for DSM-III-R Dissociative Disorders (SCID-D)Steinberg, 1990). Este mismoinstrumento ha sido desarrollado para el DSM-NSteinberg, 1993).En 61 se evalan cinco reas de trastornos disociativos: amnesia, desper-sonalizacin, desrealizacin, confusin de la identidad, y alteracin de la iden-tidad. Aunque explora en profundidad estos trastornos, es excesivamente cos-toso en cuanto al tiempo necesario para una evaluacin completa (Steinberg,1993).En el presente articulo nos proponemos informar sobre la validacin de laDES) e Bernstein y Putnam (1986) en Es-

  • 7/28/2019 Escala de Medida t Disociativo

    4/16

    72 E. Icardn, R . Colom y F. Orengo

    pda. Para ello, el primer paso fue traducir la escala al castellano respetndose elcontenido de las instrucciones as como el contenido de 10s tems y el formato derelspuesta (vase Anexo 1).En 10s ltimos ocho aos distintos estudios sobre esta escala se han venidohaciendo en distintos pases y con distintas muestras disponiendo en este mo-rnento de una serie de datos que perrniten dar cierta coherencia a 10s resultados(Bernstein, 1986,1988,1993; Ensink, 1989; Ross, 1991; Steinberg, 1991; Frisch-holz, 1991; Draijer, 1993; Ray, 1995). En las Tablas 1 y 2 se presentan algunos deellos. Segn estos resultados la escala parece ser valida y fiable, y las respuestasa 10s tems son distintas, tanto en cantidad como en cualidad, entre sujetos nor-males y patolgicos, 10 cual apunta a que si bien el objetivo inicial de la escalaera obtener un instrumento de screeniag (investigacin clnica), algunos estudiosirltentan hallar en poblacin psiquitrica puntos de corte en las puntuacionespara obtener una prueba de diagnstico diferencial (Steinberg, 1991; Carlson1993; Draijer, 1993).

    TABLA. PUNTUACIONESOTALES MEDIAS Y MEDIANAS OBTENIDAS EN DIFERENTESMUESTRAS DE 1 0 ESTUDIOS REALIZADOS CON LA DES.DATOSOMADOS DE BERNSTEINPUTNAM, 1993

    rastorno borderline

    rastornos por est&

    * Puntuaci6n mediana.

  • 7/28/2019 Escala de Medida t Disociativo

    5/16

    Experiencias disociativas: una escala de medida 73

    TABLA. DATOSOBRE FIABiLIDAD DE LA D E S , TOMADOS DE LOS ART~CULOSQUE SE CITAN

    MtodoSujetos

    -4-8 semanas4 semanas6-8 semanas

    Se estudiaron dos muestras: la muestra normal estuvo compuesta por uni-versitarios espaoles de las Facultades de Psicologia (n=101) de la UAM , y dePublicidad y Empresas Europeas del CEES (n=121) con edades comprendidasentre 17 y 27 aos (media=20.8) y de am bos sexos (V=68, M=154). La escala seaplic6 co lectivamente.La muesfra patolgica constaba de pacientes internos (n=17) en la unidadde agudos del Area de Psiquiatria del Hospital Gregorio Maran (Madrid). Lospacientes hab ian recibido previamente el diagnstico de Esquizofrenia segn 10scriterios de la CIE-9 (uno de 10s que m is frecuentemente aglutina errneamentea pacientes con trastornos disociativos), con edades comprendidas entre 69 y 17aiios (media=38.8) tambin de ambos sexos (V=7 ,M=10 ). La escala se aplic6de forma individual para garantizar una adecuada comprensin tanto del conte-nido d e 10s items como del formato de respuesta.

    P

  • 7/28/2019 Escala de Medida t Disociativo

    6/16

    74 E. Icarn, R. Colomy F. Orengo

    Un segundo anlisis consisti en com parar las puntuaciones obtenidas en10s distintos tems por 10s sujetos normales y 10s pacientes psiquitricos, ha-llando una curva de distribucin de las mismas. Con esto se pretenda replicarllos estudios que sugieren que 10s sujetos normales tienen menos experiencias di-sociativas, y que adems stas son de distinto tipo que las de 10s sujetos psicti-cos (Bernstein y Putnam, 1986).Para medir la consistencia interna de la escala se utiliz el alpha de C ron-bach. Buscando una posible forma de relacin entre 10s contenidos de 10s tems,para la muestra no patolgica, hicimos un anlisis factorial de componentesprincipales que rotamos ortogonalmente (rotacin VARIMAX;line, 1994).

    La consistencia interna de la escala (Alpha de Cronbach=.91) concuerdacon las halladas en otros estudios (Carlson y Pu tnam, 1993; Ensink y O tterloo:1989). Asirnismo, todos 10s tems correlacionan significativamente de form a po-sitiva con la puntuacin total obtenida en la escala (P

  • 7/28/2019 Escala de Medida t Disociativo

    7/16

    Experiencias disociativas: una escala de medida 75

    Tarnpoco en el caso

View more