erradicar la pobreza y el hambre en darred - cepa...

Click here to load reader

Post on 25-Sep-2018

218 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1Revista n 3. CEPA Moncloa

    Erradicar la pobreza y el hambre

    en dar

    red

    Objetivo del Milenio

  • EDITORIAL 1

    GRANDES REPORTAJES:Indicadores de pobreza de un pas 2

    OPININ:

    Brasil 4

    Panam 5

    Hait 6

    Nepal 7

    El basurero de chureca 8

    Disminuir la pobreza 8

    Es madrugada en la noche de madrid 9

    Pobreza en el marco actual de la vida 10

    La sociedad que nos acompaa 11

    TALLER DE ESCRITURA 12

    THE ENGLISH CORNER 17

    TALLER EXPERIMENTAL 18

    ND

    ICE

  • 3Revista n 3. CEPA Moncloa

    EDIT

    OR

    IAL

    No slo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pedira un pan; sino que pedira medio pan y un libro. Y yo ataco desde aqu violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones econmicas sin nombrar jams las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien est que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espritu humano porque lo contrario es convertirlos en mquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organizacin social. Yo tengo mucha ms lstima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fcilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agona porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y dnde estn esos libros?

    Federico Garca Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.

    Nos proponemos y os proponemos en ste, vuestro tercer nmero de la revista del CEPA MONCLOA, reflexionar sobre lo que tenemos, a veces mucho, demasiado.

    En concreto os invitamos a que con la lectura de esta revista, aportemos nuestro pequeo grano de arena, sobre todo siendo conscientes del objetivo del mile-nio que estamos trabajando: La erradicacin de la pobreza extrema y el hambre en el ao 2015.Para ello hemos empezado con una reflexin de Fe-derico Garca Lorca, sobre el hambre y la cultura. A continuacin Jess Maire Bobes (Profesor de secun-daria del centro de Adultos Moncloa), nos expon-dr, a grandes rasgos, la evolucin de la pobreza desde la antigedad hasta la actualidad. La pobreza es un problema tan antiguo como el mundo, aunque no siempre ha sido considerada de la misma forma. En el siglo XVI, los humanistas ofre-can en sus escritos algunas frmulas para disminuir en la medida de lo posible esta lacra, que deshon-ra al ser humano. Luis Vives, uno de los humanis-tas ms famosos, public en 1526 un libro en que trataba del socorro de los pobres. Vives presenta un cuadro histrico de la cuestin y afirma que los ricos atenienses juzgaban que, como era una vergenza que hubiese pobres, los socorran. Los romanos mi-raban por sus ciudadanos de tal modo que a nadie le era necesario mendigar. Las leyes judas exigan que no hubiese entre ellos indigentes ni mendigos.

    Al centrarse en su poca, un siglo de enormes con-trastes entre la riqueza y la pobreza, Vives sostiene que uno de los primeros pasos que haba que dar para erradicar esta lacra consista en recoger a los pobres e identificarlos. A continuacin, indica la for-ma en que deba procurarse el mantenimiento de dichas personas. En principio, no deba haber entre los pobres ningn holgazn, porque los hombres

    que no hacen nada aprenden a hacer el mal. Si no supieran oficio alguno, era necesario ensearles aquel para el que tuvieran mayor inclinacin. Ha-ba muchas salidas: artesana, obras pblicas, acti-vidades como portear, cavar, etc. Captulo aparte merecan los nios, quienes deban aprender a leer y escribir; a vivir con sobriedad, aseo y limpieza. Los nios aventajados podan quedarse en las es-cuelas para ensear a otros nios.

    En nuestros das, los contrastes entre pobres y ricos se han agudizado de tal modo que algunos ejem-plos sern suficientemente explcitos: quinientas personas (las ms ricas del planeta) ganan ms di-nero que cuatrocientos millones de personas (las ms pobres). Aunque hay recursos suficientes, es-tn mal repartidos: un nio llegar a cumplir cin-co aos de edad dependiendo del entorno en que nazca. Mil millones de seres humanos subsisten diariamente con un 4% de la riqueza que hay en el mundo.

    El precio de los alimentos y de los carburantes se incrementa de forma constante. En los prximos aos, por tanto, aumentar la brecha entre ricos y pobres. Si se actuase rpidamente, podramos terminar con las desigualdades sociales. Para ello, sera necesario distribuir la riqueza y las oportuni-dades de un modo equitativo y justo.

    Curiosamente, el mundo nunca ha vivido una eta-pa de mayor desarrollo tecnolgico, cientfico y econmico. De hecho, algunos pases (Corea del Sur y Sri Lanka) han transformado su situacin, bien mejorando econmicamente (el primero es un lder industrial), bien socialmente (el segundo tiene una de las tasas de mortalidad infantil ms bajas del mundo). Estos ejemplos nos permiten ser optimistas.

    Jess Maire Bobes y Luis Amador Daz Molina, Profesor de secundaria y Director del CEPA MONCLOA.

  • GR

    AN

    DES

    REPORTAJES

    En 1973 el Banco Mundial lanza el primer concepto de pobreza absoluta: unas condiciones de vida tan degradadas por la enfermedad, el analfabetismo, la desnutricin y la miseria que niegan a sus vctimas las necesidades humanas fundamentales; unas con-diciones de vida tan limitadas que impiden la realiza-cin del potencial de los genes con que se nace; unas condiciones de vida tan degradantes que insultan a la dignidad humana; y aun as unas condiciones tan ha-bituales que constituyen el destino de cerca del 40% de los pueblos de los pases en vas de desarrollo.

    Medicin de la pobreza Para medir la pobreza se utilizan una serie de factores que, de una u otra manera, afectan a la sociedad y su economa, y estos son:

    SaludVivienda

    EconomaEmpleo

    Subdesarrollo en la agriculturaAlimentacinTecnologaEducacin

    Mortalidad infantil

    Tipos de pobreza

    Existen dos tipos de pobreza, la pobreza absoluta, que se refiere a una familia que no tiene las necesidades bsicas cubiertas, (el dinero que reciben, si es que per-ciben alguno, no les alcaza para la comida, la vestimen-ta, la educacin) y la pobreza relativa que se refiere al hecho de que cada pobre es diferente dependiendo el lugar en el que se encuentre. No es lo mismo, un pobre de Suiza que uno de frica, o uno de Latinoamrica que uno de Norteamrica.

    Luego encontramos la pobreza educativa. A sta se re-fiere la falta de oportunidades y de posibilidades que un individuo tiene para acceder a la educacin bsica y superior y a la imposibilidad por ello de acceder a una buena oferta laboral.

    Hay otras categoras: pobreza de servicios y pobreza de salud.En el primer caso, nos referimos a aquellas personas que carecen de servicios bsicos, ya sea por vivir en una zona perifrica (donde se encuentran asentados la mayora de los pobres en cualquier lugar del mundo)

    Introduccin

    Para tratar este tema lo primero es definir qu se entien-de por pobreza de un pas: La pobreza es una situa-cin o forma de vida que surge como consecuencia de la falta de los recursos para satisfacer las necesidades bsicas humanas y que trae como consecuencia un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas in-fluyendo en la alimentacin, la vivienda, la educacin, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. Tambin el desempleo y la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos son factores a tener en cuenta. En muchos pases del tercer mundo, se dice que uno est en situacin de pobreza cuando su salario (en caso de contar con l), no alcanza para cubrir las necesidades bsicas de alimentos.

    La comparacin del concepto de pobreza de unos pases frente a otros se denomina subdesarrollo (pases pobres).

    El concepto de pobreza es fundamentalmente econ-mico, aunque tambin tiene impactos polticos y socio-lgicos. Puede ser descrita o medida por convenciones internacionales, aunque pueden variar los parmetros para considerarla.

    El inters en medir la pobreza y la desigualad en una sociedad est justificado porque de ello depender el poder dar soluciones a un grave problema social. Al medir la pobreza, podemos saber cuantos pobres hay, dnde estn y por qu son pobres; y con ello disear polticas que lleven a que tales individuos dejen de ser pobres.

    Aunque la visin de un mundo de pobres y ricos es muy antigua, el estudio cientfico de medir la pobreza se remonta slo al siglo XX. Esto puede deberse a que hasta ese momento no haba sido objetivo de los esta-dos el estudiar la pobreza. El primer estudio se debe a un ingls, Both, que fue el primero que combin la observacin de la pobreza con un intento de medir ma-temticamente la extensin del problema, y elabor un mapa de la pobreza en Londres.

    Los primeros estudios se hacen en un rea local y no es hasta 1940 cuando se descubre la pobreza a escala mundial, en los primeros informes del Banco Mundial. Por primera vez en la historia, naciones enteras y pases son considerados (y se consideran a s mismos) como pobres en el sentido de que sus ingresos son insignifi-cantes en comparacin con aquellos pases que actual-mente dominan el mundo econmico.

    INDICADORES DE POBREZA DE UN PAS

  • 5Revista n 3. CEPA Moncloa

    donde no lleguen los servicios como luz, agua potable, servicios de cloacas entre otros o por no contar con el dinero suficiente para pagar estos.

    Pobres por salud son aquellos que no cuentan con re-cursos para pagar servicios de salud eficientes, por lo que siempre tienen que terminar en hospitales pblicos o centros de salud barriales con una atencin insufi-ciente. An si la atencin fuera excelente, los pobres en salud no tienen dinero ni medios lcitos de conse-guir los medicamentos prescritos.

    Por otro lado hay un trmino que se utiliza mucho pero que no en todas partes tiene el mismo criterio: El um-bral de la pobreza. En ocasiones se utilizan de forma confusa los distintos conceptos de umbral de pobreza, dando lugar a malentendidos muy extendidos.

    La Organizacin de Naciones Unidas (ONU) utiliza dos conceptos distintos:

    1. Umbral de pobreza absoluto: se calcula mediante estimaciones sobre el coste de los alimentos necesa-

    rios para cubrir las necesidades energticas de una per-sona, a lo que se aade el coste de otros productos no alimentarios que se consideran bsicos.

    2. Umbral de pobreza relativo: quedan por debajo del umbral de pobreza relativo aquellos que ganen menos de la mitad del ingreso medio de un pas.

    El umbral de pobreza absoluto lo utiliza la ONU para pases en desarrollo. Dependiendo del pas queda esta-blecido en cifras como 1$, 2$, etc. que es la cantidad de dinero necesaria para no pasar hambre (expresado de forma esquemtica) en pases subdesarrollados de frica, Asia, etc.

    El umbral de pobreza relativo es el que utiliza la ONU para pases desarrollados. Por ejemplo, si el ingreso medio en un pas es de 60.000$ al ao estn por debajo del umbral de la pobreza aquellos que ganen menos de 30.000$ al ao.

    La pobreza, verdaderamente, est haciendo estragos en la vida de muchos. La pregunta es qu solucin

    Brbara Gamino

  • BRA

    SILBrasil, con una poblacin de 180 millones de habi-tantes, cuenta an con 42,6 millones de pobres.

    Brasil no es un pas pobre, pero s un pas con muchos pobres, es uno de los pases ms desiguales del mundo.

    La pobreza existe en un segmento de la poblacin, incapaz de generar suficientes ingresos para tener acceso permanente a los recursos bsicos que garan-ticen una buena calidad de vida.La regin nordeste de Brasil es la regin ms pobre y el hambre lleg a ser considerada habitual en la regin debido al clima, en su mayora semirido. Actualmente registra las ma-yores tasas de crecimiento. An as, existen grandes diferencias sociales y econmicas entre las poblacio-nes del interior y las de las grandes ciudades, que se convirtieron en polos de servicio y consumo.

    A pesar de que esta miseria est disminuyendo en el pas desde 1993, debido al Plan Real, que acab con la inflacin de tres cifras que sufra el pas, todava uno de cada cuatro ciudadanos vive en la pobreza con una renta familiar inferior a 121 reales al mes (unos 40 ).

    El ndice de pobreza que se alcanz en 2003, con un 28%, disminuy a un 22,77% durante el 2010.

    La bajada de los ndices de pobreza se debi al Plan Real que acab con la inflacin galopante que arra-saba las economas de los brasileos. Este descenso se ha debido a su poltica asistencialista, puesta de manifiesto con la Bolsa Familia (un subsidio de 30 mensuales para que las familias lleven a sus hijos a la escuela) y con un pequeo aumento del salario mni-mo de los trabajadores.

    Segn los analistas, esos 42 millones de pobres slo saldrn de esta situacin, con polticas sociales ms radicales de distribucin de renta de la educacin y el empleo, ste ltimo a travs de escuelas tcnicas, uno de los grandes vacos del pas, donde hay ms de 40 millones de jvenes sin profesionalizacin.

    Zona nordeste de Brasil

    La pobreza implica, no tener la oportunidad de vivir una vida larga, dignidad, respecto por s mismo y por los dems, ser una persona sana y creativa.Sus causas son diversas, como los problemas polti-cos, las crisis de los mercados financieros, los desas-tres naturales,Para los Estados reducir la pobreza mediante estra-tegias y polticas concretas, constituye un objetivo comn.

    La lucha contra la pobreza, est hoy en el corazn de la relacin que existe, entre la poblacin y la calidad de vida. Cuanto ms gravitamos en torno a cuestiones sectoria-les como la educacin, la sanidad o la vio-lencia, ms chocamos con la pobreza como el primer punto donde hay que atacarAmrica Latina no es un continente pobre; es un continente marcado por la injusticia

    OPI

    NI

    N

    BRASIL

    Lucy, Mario y Lucy (Espaol II) CAN

    AL

  • 7Revista n 3. CEPA Moncloa

    OPI

    NI

    N

    CAN

    ALPANAM

    Kar

    en V

    ivia

    na V

    arga

    s

    Resea histrica del

    Canal de PanamEntre los ms grandes esfuerzos pacficos de la humani-dad que han contribuido significativamente con el pro-greso en el mundo, la construccin del Canal se destaca como un logro que inspira admiracin. Este triunfo de ingeniera sin paralelo fue posible gracias a una fuerza internacional bajo el liderazgo de visionarios estado-unidenses, que hizo realidad el sueo de siglos de unir los dos grandes ocanos.En 1534, Carlos V de Espaa orden el primer estu-dio sobre una propuesta para una ruta canalera a travs del Istmo de Panam. Ms de tres siglos transcurrie-ron antes de que se comenzara el primer esfuerzo de construccin. Los franceses trabajaron unos 20 aos, a partir de 1880, pero las enfermedades y los problemas financieros los vencieron.En 1903, Panam y Estados Unidos firmaron un tra-tado mediante el cual Estados Unidos emprendi la construccin de un canal interocenico para barcos a travs del Istmo de Panam. Al ao siguiente, Estados Unidos compr a la Compaa Francesa del Canal de Panam sus derechos y propiedades por $40 millones y comenz la construccin. Este monumental proyecto fue terminado en 10 aos a un costo aproximado de $387 millones. Desde 1903, Estados Unidos ha inver-tido cerca de $3 mil millones en la empresa canalera, de los cuales aproximadamente dos tercios fueron re-cuperados.La construccin del Canal de Panam conllev tres problemas principales: ingeniera, saneamiento y or-ganizacin. Su exitosa culminacin se debi mayor-mente a las destrezas en ingeniera y administracin de hombres tales como John F. Stevens y el coronel Geor-ge W. Goethals, y a la solucin de inmensos problemas de salubridad por el coronel William C. Gorgas. Los problemas de ingeniera incluan perforar a tra-vs de la Cordillera Continental, construir la represa ms grande del mundo en aquella poca, disear y construir el canal de esclusas ms imponente jams imaginado, construir las ms grandes compuertas que jams se han colgado, y resolver problemas am-bientales de enormes proporciones.En 1977, Estados Unidos y Panam se unieron en una asociacin para la administracin, operacin y man-tenimiento del Canal de Panam. De acuerdo con dos tratados firmados en una ceremonia en las oficinas de la OEA en Washington, D.C., el 7 de septiembre de 1977, el Canal deba ser operado hasta el final del siglo bajo arreglos diseados para fortalecer los lazos de amistad

    y cooperacin entre los dos pases. Los tratados fueron aprobados en Panam en un plebiscito el 23 de octubre de 1977 y el Senado de los Estados Unidos dio su apro-bacin y consentimiento para su ratificacin en marzo y abril de 1978. Los nuevos tratados entraron en vigor el primero de octubre de 1979.La Comisin del Canal de Panam, una agencia del go-bierno de los Estados Unidos, oper el Canal durante la transicin de 20 aos que comenz a partir de la imple-mentacin del Tratado del Canal de Panam el prime-ro de octubre de 1979. La Comisin funcion bajo la supervisin de una junta binacional formada por nueve miembros. Durante los primeros 10 aos del perodo de transicin, un ciudadano estadounidense sirvi como administrador del Canal y un panameo era el subad-ministrador. A partir del primero de enero de 1990, de acuerdo con lo establecido por el tratado, un panameo sirvi como administrador y un estadounidense como subadministrador.La Comisin del Canal de Panam reemplaz a la an-tigua Compaa del Canal de Panam, la cual junto a la antigua Zona del Canal y su gobierno, desapareci el primero de octubre de 1979. El 31 de diciembre, tal como lo requera el tratado, Estados Unidos transfiri el Canal a Panam.La Repblica de Panam asumi la responsabilidad to-tal por la administracin, operacin y mantenimiento del Canal de Panam al medioda, hora oficial del Este, del 31 de diciembre de 1999. Panam cumple con sus responsabilidades mediante una entidad gubernamen-tal denominada Autoridad del Canal de Panam, creada por la Constitucin Poltica de la Repblica de Panam y organizada por la Ley 19 del 11 de junio de 1997.La Autoridad del Canal de Panam es la entidad aut-noma del gobierno de Panam que est a cargo de la administracin, operacin y mantenimiento del Canal de Panam. La operacin de la Autoridad del Canal de Panam est basada en su ley orgnica y los reglamen-tos aprobados por su junta directiva. La administracin del Canal sigue comprometida con el servicio al comercio mundial con los niveles de ex-celencia que han sido tradicionales en la va acutica a travs de su historia. Con inversiones prudentes en mantenimiento, programas de modernizacin y de ca-pacitacin, el Canal continuar siendo en el futuro una arteria de transporte viable y econmico para el comercio mundial.

  • Hai

    tOPININ HAIT

    Marcos Requena,

    El resurgir de un pas

    Nio en el cual, se refleja el miedo en sus ojos

    Nia con paquete de ayuda humanitaria ante la vigilancia de un soldado.

    Hait, situado en Centroamrica, al oeste de Republica Dominicana, es el pas ms pobre de Amrica y uno de los ms pobres del mundo.

    El da 12 de Enero de 2010, lo que para nosotros era un da como puede ser otro cualquiera, en Hait no se espe-raban lo que iba a ocurrir horas despus. A las 21:53 h, 5 horas menos aqu en Espaa, se viva un infierno del cual iban a tardar muchsimos aos en salir, ya que un terre-moto de 7 grados en las escala Richter, haba sacudido la capital, Puerto Prncipe, dejando las primeras vctimas bajo los escombros.

    En los primeros instantes, la consternacin haca mella en los rostros de los heridos leves y que tarde o temprano, veran como seres queridos o conocidos salan rescatados de entre los escombros.

    Los pases, al conocer semejante catstrofe, empezaron a mandar los primeros aviones con material sanitario, personal de emergencias y alimentos para empezar a con-trolar la tensin tan grave que se viva en las calles, ya que decenas de miles de personas haban perdido todo y queran conseguir como fuera un alimento y un poco de agua, llegando a haber peleas, disturbios y asesinatos para poder sobrevivir como fuese.

    Das ms tarde, con la labor de bomberos, equipos sanita-rios y ejrcitos rescatando a sobrevivientes y cadveres de-bajo de los escombros, una rplica, pero esta vez de menor intensidad, sacuda Puerto Prncipe de nuevo, dando otro buen susto a las personas que se encontraban en las calles.

    La situacin era desoladora, ya que fueses por donde fueses, te encontrabas a madres gritando desesperadas buscando a sus hijos, que se haban perdido entre las per-sonas, hombres malheridos ayudando para sacar al mayor nmero de sobrevivientes posible, ancianos con piernas amputadas que sentan que tenan la pierna que les faltaba, nios que buscaban de alguna forma encontrar a la perso-na que les trajo al mundo.

    Los cadveres que iban siendo rescatados, se iban amontonando en zonas concretas, apartadas de las zonas ms perjudicadas para que no molestasen a la hora de retirar los escombros.

    Un ao despus, la situacin en Hait evoluciona pero a paso muy lento ya que es una ciudad lo que hay que levantar de nuevo. El balance de muertos asciende a ms de 300.000 muertos. Ms de 1 mi-lln de personas, siguen an refugindose en lugares poco habitables o en polideportivos acondicionados a la espera de tener un lugar donde poder vivir, pero para que eso ocurra habr que esperar muchos, pero que muchos aos.

    Centenas de cuerpos sin vida, a la espera de ser enterrados o quemados.

    Miembro de Cruz Roja Espaola, en la reparticin de alimentos.

    Desde mi punto de vista, al igual que 45 millones de personas ms, en Espaa tenemos la suerte de poder vivir en un pas desarrollado en el cual, aunque su-friramos una catstrofe de esa magnitud existen ms recursos para que la situacin posterior fuera distinta. N

    EPA

    L

  • 9Revista n 3. CEPA Moncloa

    OPI

    NI

    N

    NEP

    ALSe encuentra situado entre China e India, en la montaa del Himalaya.

    Nepal es uno de los pases ms pobres de la Tierra, ms del 60% de su poblacin vive por debajo de la lnea de la pobreza y el 60% del presupuesto anual del pas depende de la ayuda financiera internacional.

    Es tambin uno de los pases en el mundo con mayor ndice de mortalidad infantil, cada 7 minutos un nio muere, diariamente 205 pierden la vida y cada ao mue-ren 75.000, normalmente por causa de la desnutricin.

    La expectativa de vida para los hombres es del 57,60 aos, mientras que para las mujeres es de 57,10 aos, siendo Nepal uno de los cuatro pases en el mundo don-de la mujeres viven menos aos que los hombres.

    Las mujeres contraen matrimonio con menos de 19 aos y tienen un promedio de 4 hijos. Para los hindes tener un hijo varn es importante ya que solo ellos pue-den hacer determinados ritos, las hijas son vistas como una carga, no traen ingresos y son una boca ms a la que alimentar, por eso el matrimonio se adelanta.

    De cada 1.000 nios-as que nacen en Nepal, 700 asis-tirn a la escuela. Slo 70 llegarn a terminar la educa-cin secundaria, por cada dos nios que van a la escue-la slo va una nia.

    Nepal tambin es un pas dirigido por policas, mi-litares y gobiernos corruptos, donde la violencia es constante y violan mas derechos humanos cada da.

    *En Espaa el 90% de la poblacin va a la escuela, las mujeres se casan con libertad, casi todas las familias comen al menos tres platos de comida diariamente y los derechos humanos son respetados.

    NEPAL

    Marina Gmez

  • OPI

    NI

    N

    A la temprana edad de seis aos, yo, Samuel, en vez de dirigirme a la escuela diariamente, tuve que poner rumbo a la Chureca, el vertedero municipal de Mana-gua en Nicaragua.

    Mi hermano pequeo Quique, de cuatro aos y yo trabajbamos de diez a doce horas diarias recogien-do basura. Rebuscbamos hasta encontrar aluminio, plsticos, papel

    En la Chureca llegu a ver de todo. Desde hombres y mujeres hasta nios y animales. En este horrible lugar se presenciaban todo tipo de pleitos, desde reir por un trozo de pan mohoso hasta matar por una simple latita de aluminio. All llegbamos centenares de menores a por basura y algo para llenar el estmago.

    Quique y yo trabajbamos por menos de un dlar al da para llevar algo a casa, donde nos esperaba mi madre, enferma de VIH, con problemas respiratorios.

    All, vivamos ms de ciento setenta familias y ms de mil quinientas personas. Venamos a la Chureca para trabajar diariamente (si se le puede llamar as); de las cuales, ms de setecientas ramos nios. Era el da a da.

    Todo cambi cuando mi madre muri. Entonces, yo tena once aos, y Quique nueve. De repente, nos en-contramos los dos solos; la casera peda demasiado dinero por esa maldita chabola. Y en ese momento me di cuenta de que tenamos que salir de all. Con lo que sacbamos de la basura, pudimos guardar algo para coger un autobs a Nicaragua y comenzar una nueva vida. A partir de ah, todo fue a mejor, nos aco-gieron unas monjitas misioneras y nos dieron un ho-gar, hasta la mayora de edad.

    Pasados los aos, Quique emigr a los Estados Uni-dos, en busca de un mejor porvenir. Ahora, es un prestigioso mdico, que trabaja como voluntario.Hoy en da, yo trabajo en una ONG que tiene varias escuelas-taller en Managua, ayudando a nios que, como yo, tambin estn pasando muchas calamidades.

    Este es el principio hacia el desarrollo.

    Teresa Gil Garca (II A)

    El basurero de ChurecaQu podramos hacer cada uno de nosotros para que dis-minuyese la pobreza en el mundo?

    . Colaborar con obras benficas locales, que trabajen en el pas, y hayan mostrado xito (Vicente Ferrer).

    . Colaborar con organizaciones que trabajen en el marco de la Agencia Espaola para la Cooperacin Internacional.

    . Colaborar con alguna ONG de las pocas que hay tiles, y que no tenga carcter poltico o nacionalista.

    . Participar en el voluntariado sobre todo en Caritas y Ma-nos Unidas, organizaciones religiosas capaces de distribuir mejor los recursos y paliar mejor la pobreza en el mundo.

    . Compartir, apoyando campaas, dando algn donativo u operacin kilo, cuando piden para ayudar a otros pases.

    . Comprar productos de comercio justo.

    . Hacer proyectos para ayudar a cultivar la tierra, que hagan pozos para que tengan agua, hospitales para curar a las per-sonas y que los gobiernos no tengan tantos ministros y no se pongan sus sueldos tan desorbitados.

    . Con un euro al mes que diramos todos y fuera para per-sonas honradas. Que ese dinero no se quede en el camino

    . Procurar que el dinero que entregamos al estado llegue a los pueblos sin pasar por intermediarios, que no se quede en manos de organizaciones y gobiernos corruptos.

    . Tener siempre presentes la sensacin de esa pobreza, so-bre todo en el momento de los gastos superfluos y ca-prichos, y donarlo a ONGs integras, para que sigan con la labor humanitaria.

    . Educar a nuestros hijos en el ahorro, para la conservacin del planeta y sus habitantes.

    . Si cada uno de los espaoles hiciramos hincapi en no derrochar, por el dichoso consumismo, una parte de lo que se derrocha, podramos destinarlo a una cuenta especial que fuera a parar a tal fin. Con un granito de cada uno, el montn se har inmenso y ser una gran ayuda para tal fin.. Ser menos consumistas y ocuparnos ms de las necesida-des en Espaa y el mundo.

    . Colaborar con donaciones a las entidades que gestionan ayuda a los pases pobres.

    . Individualmente, poco podemos hacer; apadri-nar a un nio, colaborar con alguna ONG, dar donativos, aunque siempre te queda la duda de si llegarn a las manos deseadas.

    Disminuir la pobreza

  • 11Revista n 3. CEPA Moncloa

    Es madrugada en la noche de Madrid, el fro cala los huesos y la lluvia le acompaa

    Recuerdo

    Yo trabaj en un restaurante durante veinte aos y en las noches de invierno, sobre la una o dos de la madrugada, sola encontrarme a la salida de este, en un pasaje o pasadizo, algunos indigentes que al calor del lugar y envueltos en mantas, plsticos y cartones pasaban la noche como mejor podan. Se me revolva el estmago y procu-

    raba no mirar hacia atrs cuando pasaba delante de ellos. Me deca: Me duelen los huesos; estoy cansada, trasnocho, madrugo, trabajo como una burra para luego ver esto Me duele el alma

    Hoy, recordando el pasado veo el progreso, si seores! Hemos progresado no saben cuanto! Hemos avan-zado a paso de gigante Hoy ese pasaje no recoge a unos indigentes, sino que recoge a una colonia de desamparados, vamos es un albergue ilegal!, antihiginico e infrahumano.

    Al pie de estas personas que duermen en el pasadizo, agrupadas en colchones, se pasea una rata, dndose un pequeo festn con las migajas que han dejado esparcidas por el suelo.

    Una hilera de personas sin espacio, ni pasillos, abrigadas hasta las cejas y abrazadas unas a otras para pro-curarse calor. Algunos ya estn despiertos y recogen sus pocas pertenencias con prisas aunque no les espere nadie Es el desalojo de los guardias de seguridad de la zona.

    Estoy indignada y pregunto al guardia de seguridad si no siente pena ante esta situacin -Pues claro! pero dan mala imagen, pero yo pienso Y su situacin? Es comprensible? Vale! Debemos conservar el orgullo y el decoro, pero Y la caridad? Dnde la dejamos? O acaso no somos humanos? pregunto. Pero si son ruma-nos! me contesta uno de los guardias. Ah claro! los rumanos no sufren, ni pasan fro, ni tienen hambre, ni

    La verdad de todo esto es que no queremos ver la realidad, cerramos nuestros sentidos ante la miseria, dando la espalda a estas situaciones sin pararnos a pensar que nosotros maana tambin podemos ser rumanos en otra Espaa, como lo fueron aquellos emigrantes en otro tiempo que se fueron a Alemania, como fue el caso de mi padre.

    OPI

    NI

    N

    Vicky Pino

  • OPI

    NI

    N

    En los ltimos aos somos testigos y a veces su-jetos activos de una decadencia econmica y mo-ral muy importante. Vivimos en una burbuja muy cmoda que nos ha creado una falsa sensacin de bienestar. Hemos dejado de percibir el sufrimiento ajeno, para colmo una concejala del Ayuntamiento de Madrid hizo unas declaraciones desafortunadas a propsito de los mendigos en las calles.

    Leyendo el informe de propuesta para la erradi-cacin del chabolismo, elaborado por la administra-cin de la CAM, lo primero que me llama la atencin es que las autoridades han decidido tomar medidas solamente despus de una fuerte presin vecinal, ya que no consentan convivir con los poblados mar-ginales. Comento estos datos porque considero que son una prueba ms de que la clase poltica no se preocupa ni por estas personas, ni por el motivo que les hizo llegar a esta situacin, ya que no interesan como electorado.

    Cuntas veces nos hemos preguntado, cmo han llegado estas personas a la situacin que estn?

    De sobra conocemos el efecto de la resaca de los crditos bancarios que han afectado a empresas, fa-milias y pases enteros.

    Observamos con estupefaccin como una gran parte de la sociedad se vio atrapada en las clusu-las en letra pequea de los contratos hipotecarios.

    Los informes de Critas revelan una realidad desgarradora. Existe una demanda altsima de los servicios de sus comedores: ocho de cada diez son personas entre 30 y 50 aos, con familia, pero sin ningn ingreso y solamente se pueden alimentar en estos comedores; cuatro de cada diez personas que van all lo hacen a pesar de que tienen un puesto de trabajo ya que estn obligados a pagar con todos sus ingresos los gastos hipotecarios.

    Tenemos tambin que reconocer que nos hemos dejado engaar por la avaricia y la propaganda del sistema hipotecario. Nos convencieron de que con solo pedir un crdito podramos conseguir lo que quisiramos sin hacer ningn gran esfuerzo ni sa-crificio.

    La conclusin es que la pobreza que hay en nues-tra sociedad es el producto de nuestra avaricia e in-diferencia generalizada.

    POBREZA EN EL MARCO ACTUAL DE LA VIDA

    Stela Brichi

    HA

    CIA

    D

    ND

    E VA

    MO

    S?

  • 13Revista n 3. CEPA Moncloa

    OPI

    NI

    N

  • TALL

    ER D

    E ES

    CR

    ITU

    RA

    Un chico africano de 16 aos se march del poblado donde viva con sus padres para no pasar tanta hambre como estaba pasando. Un da tuvo que robar para co-mer algo, fue una barra de pan.Federi, que as se llamaba, pensaba mucho y deca:- Algn da me hartar de comer, yo y mi familia.Estando pensando, escuch un llanto. Era una nia que se mora de hambre. l la mir, la cogi de la mano y le dio un trozo de pan que le quedaba. Ella lo mir con agradecimiento.Se fueron caminando y al llegar a los campos de maz, le dijo:- T y yo sembraremos maz y patatas y no pasaremos ms hambre.Robaron maz y en un campo abandonado empez a sembrar el maz y las patatas. Trabajaron mucho, pero los dos eran felices. Solo descansaban para dormir. Pero cuando lleg el verano tuvieron una buena cose-cha. Federi le deca a Estefana:- Ya no pasaremos ms hambre.Cada ao la cosecha fue mucho mejor. As fue como combatieron el hambre trabajando los campos. A los 20 aos, Estefana tuvo su primer hijo.l le deca que lo ms importante era sembrar maz para combatir el hambre que en frica hay. Aunque era analfabeto y no conoca nada de la vida, es verdad que si un campesino gana un euro y tiene muchos hijos, no puede comparar pan para todos. Pero si solo es el ma-trimonio, se repartir mejor el euro. Hay que cultivar la tierra y ms cuando hay tanta hambre.

    As fue como salieron de la pobreza.

    CO

    MO

    CO

    MBATI

    R EL HAMBRE EN FRICA

    Milagros Gonzlez Vzquez

    Un poblado a las afueras de Madrid, las casas son de planta baja, fabricadas con maderos y cartn. Una de ellas verde, que destaca sobre las dems. En la casa hay una familia de seis miembros.Dentro de la casa hay una sola sala. En ella el padre est viendo la televisin, de fondo se oyen ruidos de cacharros, proceden del rincn donde la madre est guisando.

    CO

    MO

    ERRA

    DICAR LA POBREZA EXTREM

    A

    Dara Santamara

    El hijo mayor se acerca al padre, y se le queda mirando. El padre dice: ngel te pasa algo? ngel: s, quiero hablarle. Padre: dime. ngel: yo quisiera ir a estudiar fuera para aprender una carrera. Padre: T sabes que nosotros no tenemos dine-ro para pagarte los estudios. ngel: No importa yo trabajar para pagarme mis estudios.Aos despus vuelve a casa, l duda si llamar a la puer-ta, dentro est la familia reunida al calor de una estufa. La madre sale a abrir, pega un grito al ver a su hijo, el resto de la familia voltea la cabeza al or el grito de la madre.ngel le propone a su madre cambiarse para una casa mejor. l trabajar para ayudar a su familia. Crear una fundacin para ayudar a combatir el hambre en el mundo.

    EN

    EL MUNDO

    No se cmo comenzar este escrito sobre la pobreza, es un tema un poco peliagudo.

    Una familia de cierto pas, est situada en la pobreza ms extrema, la tierra en la que viven o mal viven, es pedregosa y casi estril, no tienen agua, tienen que des-plazarse bastante lejos. No tienen nocin del cultivo de la tierra, siembran algo de maz, pero no es suficiente para para su subsistencia, salen para ir a la busca algo que les ayude en su vivir diario, se acercan a los verte-deros, y entre tanta basura, encuentran algo, y eso les sirve para seguir mal viviendo. La desnutricin es un problema comn en toda esa comunidad.

    EL OBJETIVO DEL MILENIO trata de cmo poder combatir toda esa pobreza tan extrema, pero hace falta la colaboracin de los pases que firmaron dicho obje-tivo. El empeo es difcil, pero con la colaboracin de todos, quiz se logre mejorar la situacin.Tendrn que empezar por ensearles a cultivar las tie-rras, y darles aperos y herramientas, y semillas, y como las tierras son casi estriles, proporcionarles abonos, pero tendrn que ir a esos pases tan pobres personal cualificado para ensearles a manejar dichos adelantos, pues todas estas novedades son para ellos desconocidas. No hay que darles un pez para comer un da, hay que explicarles la manera de pescar, y una vez conseguido

    ERRA

    DICA

    R LA PO

    BREZA EN EL MUND

    O

  • 15Revista n 3. CEPA Moncloa

    TALL

    ER D

    E ES

    CR

    ITU

    RA

    el aprendizaje de la pesca, atendidas sus necesidades, con el sobrante, hacer trueque con otras aldeas, y poco a poco ir saliendo de esa pobreza.Claro que todo esto llevar mucho tiempo, pero con el esfuerzo de todos se lograra!.

    Matilde Hernndez

    Haca dnde vamos?

    Valeria era una nia muy feliz, aunque no tena muchos recursos para sobrevivir da a da. Como nia deca que no tena muchos juguetes ni dinero. Valeria deca que a pesar de todo lo que le haca feliz era hacer cosas por los dems, y que eso le daba una sensacin genial en su interior. Nadie la crea, y pensaban que estaba mal de la cabeza. Todos los das andaba de un sito a otro dando limosna, comida, ayudando a los ms pobres de su familia etc; compartiendo el dinero de su hucha...; raras veces haca cosas para s misma.Un da conoci a un famoso mdico al que extra tan-to este caso, que decidi explorar a Valeria al completo con multitud de pruebas. Lo que descubrieron fue sor-prendente: cada vez que esta haca algo bueno, un millar de angelitos diminutos aparecan para hacerle cosquillas justo en el corazn.Como todos sabemos es difcil el momento que nos ha tocado vivir, con tantas las diferencias entre clases....; no nos dejan hacer realidad nuestros sueos y como sigamos as por mucho tiempo vamos a ir haca la ca-tstrofe, pero yo pienso que si todos fusemos de la generosidad, bondad y caridad de Valeria con muy po-quito haramos un mundo mejor.

    ERRA

    DICA

    R LA PO

    BREZA EN EL MUND

    O

    M del Prado Muoz Moreno

    ERRA

    DICA

    R LA PO

    BREZA EN EL MUND

    O

    De donde venimos ?

    De nuestros padres? De donde si no? hacia donde vamos? Vamos hacia la vejez, yo dira hacia la tumba con el paso de los aos. Que hay para cenar hoy? Algo que

    no engrose mucho, ensalada de tomates y pescado a la plancha, de postre mandarinas, tambin un poco de pan. Yo reciclo, no siempre, sobretodo si son muchas cosas, envases de leche, yogures, etc.

    Procuro gastar lo preciso, sin excesos. (A veces me doy algn capricho, cmo no!) Pues es verdad, ya cada vez las cosas duran menos, empezando por los electrodo-msticos, antes eran eternos, lo mismo las bombillas y las medias y la ropa, ahora todo cada vez dura menos y cuesta ms, el dinero cada vez es menor, as que hay que cuidarlo y no hacer excesos indebidos para que po-damos vivir lo mejor posible. No me parece bien que todos los residuos peligrosos va-yan a GHANA por mucho dinero que reciban por ello.

    Mercedes Rivilla Garca

    Tres jvenes Africanos intentan llegar a Espaa en una patera:Uno de ellos est casado con una joven de diecinueve aos y tienen tres hijos, por eso decide venir a Espa-a para buscar un trabajo y as poder alimentar a su familia, en su pas no pueden vivir por la escasez de alimentos y medicinas, como el medio de transporte no era seguro cayeron al mar, ya estaban cerca de la costa y se pudieron salvar nadando hasta la orilla, una vez que llegaron a Espaa ya crean que all encontrara un trabajo, y lo que ellos no saban la dificultad que iban a encontrar.

    Espaa no es tan guay como la ponen. En nuestro mis-mo barrio hay muchas necesidades que no conocemos, no hace falta ir muy lejos para saber que la gente pasa hambre, y fro, y no los ayudamos. Como nosotros es-tamos bien, no nos acordamos de los dems.

    Si con este escrito que nos han mandado hacer se ablan-da un poquito el corazn y podemos ayudar a combatir el hambre, ya hemos hecho una obra buena.

    LA P

    OBRE

    ZA EN

    EL MUNDO

    Porfria Hernndez Hernndez

  • TALL

    ER D

    E ES

    CR

    ITU

    RA

    Alguna receta prctica

    - Organizar ms ONGs en cada ciudad del mundo.- Construir una fbrica para reciclar toda la basura y dar trabajo para la gente pobre, en esta fbrica podran comer gratis.Ellos podran trabajar como agricultores o colaborado-res de los agricultores.

    QU CENAM

    OS HO

    Y?

    Bienvenida Martn

    Alena Dlubak

    En el silencio de la noche, una mujer duerme, con las manos apretadas, da vueltas inquieta soando. Una llu-via contnua limpia las calles.

    Suea que le ha tocado la lotera Cien euros!, se ale-gra, enseguida piensa en gastarlos, ropa?, libros?, msica? No! Tiene ms de lo que necesita, aunque descarta cualquier objeto superfluo, su conciencia no se tranquilaza hasta que decide entregarlo todo para erradicar, del mundo, la pobreza extrema.

    Feliz, empieza indagando en el entorno, es verdad que hay crisis, que la gente est endeudada y sin trabajo, que muchos no tienen que comer, pero, le aseguran que, eso no es pobreza extrema, no lo entiende pero lo acepta y, como es una mujer comprometida, busca en Ongs, las que le ofrezcan ms confianza, cuidado!, que se oye cada cosa, todas estn especializadas: en infancia, maltratos, emigracin, prisiones, salud, etc. Todo es importante, pero, no lo ve claro, su dinero tiene otro destino y ella es una mujer emprendedora, nada ni nadie van a impedir su cometido.

    Piensa en invertirlo en medicamentos y vitaminas que palien el hambre, pero la informan que de eso ya se en-cargan las industrias farmacuticas, ella solo tiene que preocuparse en reciclar lo caducado en el lugar

    PESADILLACreo que deberamos ayudar a la gente no dndoles unas monedas de vez en cuando por la calle, sino ense-ndoles las posibilidades de cmo buscar trabajo o pedir ayuda de una organizacin.

    Si estamos hablando del tercer mundo, entonces lo que realmente necesitan es aprender a mantenerse a s mismos.

    Si les damos el equipamiento necesario podran cazar, pescar y preparar su propia comida.

    QU

    CE

    NAMO

    S HOY?

    Luca Gerber

    Brisa es una joven alegre y pizpireta y a simple vista hasta un poco ligera de cascos como se sola decir antes.Pero que gran ejemplo! Tan solo hace dos das que la conozco y contndome sus vivencias y con sencillas pa-labras ha logrado remover mis sentimientos, y a la vez me ha hecho preguntarme Qu podra hacer yo para ayudar a combatir la estrema pobreza en el mundo? Brisa es la novena hija de un humilde matrimonio uru-guayo en una poblacin pequea donde los medios para educar a los hijos eran nulos y muy pocos para

    EL E

    JEM

    PL

    O DE BR

    ISA

    encontrar trabajos, por lo que los que iban hacindose mayores emigraron a distintos pases.Detrs de Brisa hay dos hermanos pequeos de tres y cinco aitos, ella tenia dieciocho aos cuando llegaron los dos a la vez a su vida porque su verdadera madre muri de una hemorragia despus de dar a luz un nio muerto por falta de atencin y medios para el y para la madre.Los vecinos de esta familia en la aldea eran los padres de Brisa que siendo tan pobres como eran saban lo que podan aportarAMORellos eran ricos riqu-simos en amory entre todos los hijos mandaban gran parte de su sueldo a los padres que ya no eran tan j-venes para trabajar pero si para cuidar con amor a esos nios a los que queran como verdaderos hermanos y as sacarlos adelante. Que ejemplo! comprend que con voluntad y amor y sin justificarnos siempre con que los que mas pueden poco hacen arrimemos el hombro cada uno en su medida y ayudemos.

  • 17Revista n 3. CEPA Moncloa

    TALL

    ER D

    E ES

    CR

    ITU

    RA

    oportuno y s acaso tomarse de por vida las pastillas contra el dolor ajeno. Se pregunta si, tambin, estarn contemplando resolver el desaguisado que hicieron con las grandes epidemias, si por fin darn luz verde al me-dicamento que las destruya, si ser para todos, si los hurfanos dejarn de serlo para que sus padres tengan la oportunidad de trabajar para dejar de ser extremada-mente pobres.

    Duda, pero como no es alguien que se arrugue ante las adversidades decide seguir hasta llegar a las altas je-rarquas, ellos se han comprometido, seguro que nece-sitan su ayuda, y, all va.

    En su viaje conoce el hambre, la desesperacin y la miseria, conoce gente que ayuda y se queda con ellos, procura aportar sus conocimientos, pero al cabo de un tiempo comprende que se est desviando, su meta es otra y Utopa sigue su destino, buscando la extrema pobreza.

    Durante su marcha, encuentra gente que reivindica sus derechos salariales, arrojando toneladas de alimentos, desperdicindolos por los caminos, ella no concibe esa postura, cree que con ellos se podra paliar un poco el hambre y la pobreza, y protesta y grita y se lanza a recogerlos pero lo nico que consigue es ahogarse en tantos litros y litros de leche, de frutas y comida malgastados, solo para que no caigan los precios en el mercado, no comprende como no se ponen de acuerdo las empresas. Se desanima, pero es responsable y aun-que titubea, se cansa y sabe que es una ingenua, sigue su camino, quiere hablar con los que mandan, pedirle explicaciones, o, solo ofrecerles su dinero ellos sabrn encauzarlo objetivamente.

    Y llega a los altos cargos religiosos, y cuando estira la mano con su dinero arrugado de tanto trajn, ve los dedos enjoyados, los trajes, los palacios, las obras de arte, los oros y oropeles y la retira pensando que lo que ofrece es poco, solo una limosna que no har nada, y se va en busca de los gobernantes que, enterados de su generosidad, ofrecen sus jets privados y su audiencia y cuando llega a las mansiones asombrada y deslumbra-da por tanto lujo, el dueo del mundo, el que promete resolver el problema, arrogante la apremia diciendo: - Estoy creando una comisin para que determine como se podra erradicar la pobreza, solo la extrema, los dems que se esperen o que se empobrezcan ms, cele-braremos cenas, de trabajo, claro, nos reuniremos don-de sea necesario, crearemos delegados, subdelegados, secretarios, sin mirar el precio, lo que sea por esa gente, pero mientras. Trae, dame de una vez tu dinero!, yo s se donde colocarlo y le hace un gesto metiendo la mano en el bolsillo con un guio de complicidad.

    En ese momento Utopa que ha perdido la fe, asimila la

    palabra corrupcin, se da cuenta de la extrema pobreza moral de los dirigentes del mundo y piensa que s se pudiera resolver ste gran problema, se acabara el pro-blema y grita. No! y despierta sudando, con los puos todava apretados.

    Dicen que despus de esta pesadilla, para no perder su identidad y sobretodo su autoestima, Utopa sigue sien-do como siempre: comprometida, ingenua, empren-dedora, solidaria y optimista. Vive el presente, ayuda como sabe, aporta lo que puede a cualquiera que lo ne-cesite sin mirar grados, pero que nunca, nunca volvi a jugar a la lotera.

    Eloisa Gil Pea

    Mara est sentada esperando a su marido. l llega triste y cansado y le pregunta:

    - Qu hay para cenar hoy?- Nada, porque no tengo dinero le contesta ella.

    l la mira y le dice:- Qu van a cenar nuestros hijos?

    Ella lo mira y, de pronto, llaman a la puerta. Era una seora que le entregaba una bolsa con comida para los nios. l tiene mucha hambre, lleva todo el da sin co-mer nada y se le cae una lgrima.Qu se puede hacer para combatir el hambre si los pa-ses no ponen inters en estas cosas? Y si no se le ayuda, qu va a pasar con estos nios y con los padres?

    QU

    HA

    Y PA

    RA CENAR HOY?

    Milagros Gonzlez Vzquez

    Pona la mesa con tanto amor, pero sus ojos eran tristes, cuando unas voces detrs de ella preguntaron.

    - Que vamos a cenar?- Ella los mir, y con su mejor sonrisa contest: a la-varse las manos. Se sentaron a la mesa, ella trajo una cacerola y les dijo: primero vamos a jugar a las adivinanzas.

    Y todos la miraron asombrados, pues mam nunca les dejaba jugar en la mesa, y ella les dijo: pensar en la

    QU

    E HA

    Y PA

    RA CENAR HOY

  • TALL

    ER D

    E ES

    CR

    ITU

    RA

    comida que ms os guste, y esa ser vuestra cena y, as pasaron mucho tiempo riendo y jugando hasta que se durmieron, los acost y volvi al comedor, mir la cacerola vaca y pens, otro da ms.

    Maana ser otro da Amparo Daz

    Maria tiene 8 aos, todas las maanas antes de ir a trabajar debe traer agua de un ri a tres kilmetros de su casa.

    Despus tiene que ir a los basureros de Ayacucho a buscar botellas que ms tarde vender en el mercado, despus regresara a su casa, y si hay suerte comer algo, se lavar y se ir al colegio.

    Maria quiere ser profesora, y no le importa lo cansada que se encuentre, y que tenga que ir descalza al colegio.

    Despus QuizsTodo pueda ser ms fcil.

    ECUADOR

    Juani Daz

    Matilde Hernndez, M del Prado M

    uoz Moreno, M

    ercedes Rivilla Garca, Porfria Hernndez Hernndez, Alena Dlubak,

    Luca Ge

    rber, B

    ienve

    nida M

    artn

    , Elo

    isa G

    il Pe

    a, M

    ilagr

    os G

    onz

    lez V

    zquez, Da

    ra Santamara,

    M del Prado Muoz M

    oreno, Mercedes Rivilla Garca, Po

    rfria H

    ernn

    dez H

    ern

    ndez

    , Ale

    na D

    lubak,

    Matilde Hernndez,

    Luca Gerber, Bienvenida Martn, Eloisa Gil Pea,

    Milag

    ros G

    onz

    lez V

    zqu

    ez, A

    mparo

    Daz, Juani Daz,

  • Matilde Hernndez, M del Prado M

    uoz Moreno, M

    ercedes Rivilla Garca, Porfria Hernndez Hernndez, Alena Dlubak,

    Luca Ge

    rber, B

    ienve

    nida M

    artn

    , Elo

    isa G

    il Pe

    a, M

    ilagr

    os G

    onz

    lez V

    zquez, Da

    ra Santamara,

    T

    HE

    ENG

    LISH

    CO

    RN

    ER

    19Revista n 3. CEPA Moncloa

    PO

    ESA

  • TALLER

    EXP

    ERIM

    ENTA

    L Ingredientes

    1 kilo de maz bolsa extragruesa grano gordo2 tazas de agua3 tazas de leche2 latas de coco1 cucharada de azcar (si lo prefiere sal al gusto)2 cucharadas de mantequillaY si quiere: 2 avecrem y 2 dientes de ajo

    Preparacin

    En una olla de fondo grueso, una el agua con la leche de coco, la sal y el azcar y cocinar a fuego lento. Cuando est a punto de hervir, chele el maz ya lavado y es-currido. Mueva ocasionalmente hasta que se seque un poco y agregue la otra leche y la mantequilla.

    Bjele el fuego, tape y deje cocer por 20 mi-nutos o hasta ver el maz blando. Lo voltea y le da 20 minutos ms, para cocer bien. Recuerde: cuanta ms leche tenga, mejor queda.

    Srvalo caliente, preferiblemente con carne de cordero guisada. Recuerde, tambin, que el cordero para que quede rico slo necesita: ajo, organo, vino o ron, naranja agria o limn, verduras y pimienta, si le gusta.

    Valle del Maguana. Repblica Dominicana

    Ingredientes

    1 bolsa o media de alubia pinta2 latas grandes de leche evaporada carnation. (Si lo prefiere puede hacerlo con litro de leche entera)1 lata de leche de coco1 taza de azcar5 astillas de canela8 clavos dulces cucharadita de nuez moscada taza de pasas1 Kg. de batata cortada en dados y hervida con sal1 cucharada de vainilla cucharadita de sal2 cucharaditas de mantequilla

    Preparacin

    Licue las alubias con su lquido y culelas, agre-gue la leche evaporada carnation y la leche de coco.

    Vierta la mezcla en una olla, llvelo al fuego, in-corpore el azcar y las especias, cocnelo a fuego medio durante 15 minutos, agregue la batata, las pasas, la sal, la mantequilla y la vainilla.

    Postre popular Repblica Dominicana

    Roseibi Gonzlez Martnez

    Chenchn

  • Erradicar la pobreza y

    el hambre

  • CEPA MONCLOA JUAN LVAREZ DE MENDIZBAL, N20 REVISTA N1, MAYO 2009 www.educa.madrid.org/cepa.monloa.madrid

    CEPA MONCLOAJuan lverez de Mendizabal, n 20Revista n 3, mayo 2011www.educa.madrid.org/cepa.moncloa.madrid