el!obelisco!de!tutmosis!iii!ennueva!york! - obelisco de tutmosis... ...

Download El!obelisco!de!Tutmosis!III!enNueva!York! - obelisco de Tutmosis...  conocimientos,!aunque!esta!expedici³n

Post on 17-Oct-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Universidad de Valencia Departamento de Historia del Arte Historia y gestin del patrimonio artstico Prof. Dr. Luis Arciniega Garca

    El obelisco de Tutmosis III en Nueva York

    Il. 1 Pier Stuker lvarez

    pierjos@alumni.uv.es stuker@live.com 0034 618 169 069

  • 2

    ndice 1. El origen de la Aguja de Cleopatra

    p. 3

    2. El "obsequio" a la ciudad de Nueva York

    p. 4

    3. El desmontaje del obelisco y las preparaciones para el viaje

    p. 5

    4. El viaje transatlntico

    p. 8

    5. El desembarco y el montaje en Central Park

    p. 8

    6. La conservacin del obelisco

    p. 11

    Listado de ilustraciones y bibliografa p. 12

  • 3

    1. El origen de la Aguja de Cleopatra Hace alrededor de 3500 aos durante el reinado de Tutmosis III se construyeron a partir de mrmol rojizo de Asun dos obeliscos para conmemorar su mandato.1 Se estima que fueron finalizados en el ao 1443 a.C. y erigidos a modo de escolta delante de uno de los templos de la antigua ciudad de Helipolis. La construccin de estos monumentos fue una tarea ardua y costosa. Plinio el viejo le dedic un pasaje de su Historia Natural a su construccin y al transporte de los numerosos obeliscos que fueron llevados a Roma durante la anexin de Egipto. Ya el primer paso, el de encontrar una cantera adecuada, tuvo que ser sumamente complejo, pues las formaciones de granito tenan que ser suficientemente largas y solidas, y no presentar fractura alguna a lo largo de sus 21 metros de longitud. Tras esculpir todos los lados del obelisco fueron extrados del suelo y arrastrados hasta el Nilo con enormes trineos, para poder ser transportados en barco hasta Helipolis. Ah fueron levantados delante del templo del sol con muchsimo cuidado, durante una ceremonia especial. Ah permanecieron alrededor de 1500 aos. Los nicos cambios fueron las inscripciones auto-glorificantes que aadieron Ramss II dos siglos ms tarde, y Osorkon I seis siglos ms tarde, en los espacios vacos de los laterales y de la base respectivamente. En el 525 a.C. los persas entraron victoriosos en Helipolis, y segn Plinio lo quemaron todo menos los obeliscos, de la impresin que les caus.2 Sin embargo se sabe hoy en da que incluso los obeliscos fueron derribados y quemados por los persas, a pesar de lo cual se mantuvieron completos y en buenas condiciones.3 Otros cinco siglos ms tarde los romanos haban conquistado Egipto y en su admiracin por el pasado egipcio expoliaron numerosos tesoros, entre ellos varios obeliscos. En torno al 10 a.C. Csar Augusto mand a transportar los dos obeliscos de Tutmosis desde Helipolis hasta Alejandra, para posiblemente ser transportados ms adelante a Roma, cosa que sin embargo no lleg a ocurrir. De estos tiempos viene el sobrenombre de Agujas de Cleopatra, un extravagante apodo sin mucho fundamento, ya que Cleopatra haba muerto unos 20 aos antes de que los obeliscos llegaran a Alejandra. Los obeliscos permanecieron desde entonces y hasta el siglo XIX en Alejandra flanqueando el Caesareum, el templo dedicado a Julio Csar (y/o a Marco Antonio). En el ao 1301 Alejandra sufri un fuerte terremoto que precipit uno de los obeliscos al suelo, aunque por suerte sin causarle daos mayores.4 1 Manniche 1994, p. 141. 2 Julien 1893, pp. 106 -107. 3 Winkler 1980, pp. 94 - 100. 4 D'Alton 1993, pp. 6 - 8.

  • 4

    2. El "obsequio" a la ciudad de Nueva York En 1801 el gobierno Egipcio regal aquel obelisco cado a Inglaterra en agradecimiento por su ayuda a la hora de expulsar al ejrcito de Napolen de sus tierras. El regalo se oficializ en 1820 con la firma de Mohamed Al Pasha, aunque hasta 1877 los ingleses no decidieron comenzar con el traslado. Para ello construyeron una especie de barco circular en forma de tubo alrededor del obelisco, que luego rodaron hasta el mediterrneo y remolcaron hasta Londres. Por su parte los americanos, y en especial los neoyorquinos, observaron este hecho con cierta envidia. En 1881 se pudo leer en el New York Herald: "It would be absurd for the people of any great city to hope to be happy without an Egyptian obelisk. Rome has had them this great while and so has Constantinople. Paris has one. London has one. If New York was without one, all those great sites might point the finger of scorn at us and intimate that we could never rise to any real moral grandeur until we had our obelisk."5 Hay que tener en cuenta que durante el siglo XIX las Agujas de Cleopatra se haban convertido en parada obligatoria para aquellos arquelogos, artistas, intelectuales y flneurs que ampliaban el Grand Tour hasta el norte de Egipto. Fue una poca de gran fascinacin por la cultura y la esttica oriental, y bajo este contexto hay que entender aquel recelo de los americanos por no contar con uno de los obeliscos egipcios repartidos por el mundo. Durante estos aos reinaba en Egipto el jedive Ismail Pasha, que en su afn por las grandes construcciones haba llevado al pas al borde de la bancarrota. Para atraer capital y ganar influencias vendi muchas antigedades de gran valor, y la entrega de la segunda Aguja de Cleopatra a Estados Unidos le habra podido servir de igual manera. Sin embargo Ismail Pasha se consigui con muchas voces opositoras que le exigan que conservase el patrimonio nacional. Los americanos continuaron ejerciendo presin por vas diplomticas hasta que en 1879 Ismail Pasha empez a perder el control y la autoridad poltica en el pas. Probablemente en un intento por mantener contentos a sus aliados, cedi regalar el segundo obelisco a la ciudad de Nueva York bajo el pretexto de afianzar los lazos amistosos entre los dos pases. Una carta del 18 de mayo de 1879 sirvi como documento legal y oficial para el traspaso de derechos sobre el obelisco: "The Government of the Khedive having taken into consideration your representations and the desire which you have expressed in the name of the Government of the United States of America, consent, in fact to make a gift to the city of New York of the obelisk known as Cleopatra's Needle which is at Alexandria on the sea-shore."6 Apenas un mes despus de esto el jedive Ismail Pasha tuvo que abdicar en favor de su hijo Tewfik Pasha, pero gracias al documento escrito que formalizaba el regalo, el nuevo gobierno no pudo deshacer el acuerdo. 5 D'Alton 1993, p. 11. 6 Gorringe 1885, p. 19.

  • 5

    3. El desmontaje del obelisco y las preparaciones para el viaje La figura clave a partir de este momento fue el ingeniero y marine estadounidense, el teniente coronel Henry Honeychurch Gorringe, que fue el elegido para dirigir la compleja operacin de desmontaje y traslado del obelisco. Por su parte, los costes de la operacin fueron asumidos por el filntropo multimillonario William Henry Vanderbilt. Gorringe estudi los anteriores transportes de obeliscos y aprovech algunos conocimientos, aunque esta expedicin tena algo que lo complicaba todo mucho ms, el transporte transatlntico. Gorringe no podra simplemente remolcar el obelisco sino que tendra que encontrar o construir un barco en el que pudiesen guardarlo en el interior y bajo el nivel del mar. Pero antes de esto tenan que idear un plan para desmontar el obelisco, de 21 metros de altura y casi 200 toneladas de peso, que no haba sido movido en casi dos mil aos, y llevarlo hasta el puerto de Alejandra. Para ello Gorringe mand a construir una gra especial y un sistema hidrulico para descenderlo hasta el nivel del suelo. Il. 2 Cuando Gorringe y su equipo llegaron a Alejandra se encontraron con tantas dificultades y oposiciones hostiles hacia el proyecto, que tuvieron que viajar al Cairo antes de empezar para volver con un escrito del jedive Tewfik Pasha al gobernador de Alejandra para ordenar la entrega pacfica del obelisco. Pero los problemas y las resistencias no haban hecho ms que empezar, pues a los pocos das apareci un ciudadano que alegaba que el terreno sobre el que estaba el obelisco era de su propiedad. Para evitarse ms problemas Gorringe decidi simplemente alquilarle estas tierras durante el perodo de desmontaje.

  • 6

    El siguiente contratiempo vino por parte de un funcionario del Gobierno que apelaba ante el tribunal internacional el traspaso, solicitando para ello una indemnizacin. Su intencin era retrasar toda la operacin a travs de un bloqueo burocrtico, en el que se tendra que haber esperado meses o aos a una resolucin del caso. Gorringe resolvi esto de una manera mucho ms autoritaria, colocando una bandera americana sobre el obelisco y anunciando su conviccin de defenderlo y defender el proyecto bajo cualquier concepto y con cualquier medio necesario, adems de acelerar al mximo el proceso de desmontaje.7 "To put an end to these annoyances I determined to push the work of removal forward as rapidly as possible by working night and day, so as to get the obelisk off its pedestal. Every effort was devoted to this end, and it was accomplished within a month from the day the turning structure arrived."8 Se comenz con la excavacin del pedestal y la pequea escalinata que le preceda, mientras que se mont la gra y el sistema de seguridad. Todo march sin grandes peligros ni errores a pesar de que los intentos por bloquear el proyecto persistan, algunos con mayor impacto que otros. Por ejemplo les exigieron precios desorbitados por la madera, un material suma