El Terrorismo en la Argentina Evolución de la delincuencia Terrorista en la Argentina La Historia Completa

Download El Terrorismo en la Argentina Evolución de la delincuencia Terrorista en la Argentina   La Historia Completa

Post on 29-Jul-2015

42 views

Category:

Documents

2 download

TRANSCRIPT

VISITA EL CELTYV

VIERNES 14 DE DICIEMBRE DE 2007

El Terrorismo en la Argentina Evolucin delincuencia Terrorista en la Argentina

de

la

EVOLUCIN DE LA DELINCUENCIA TERRORISTA EN LA ARGENTINA PROLOGO

El 24 de Marzo de 1976 las Fuerzas Armadas asumieron el poder poltico en la Repblica Argentina, junto con la responsabilidad de contener la disolucin progresiva del Estado, el caos generalizado y la situacin de extrema indefensin social en que se hallaba para, posteriormente, reencauzarla en la senda del orden, el trabajo fecundo y el progreso en democracia. A tres aos de aquel da, el Gobierno Nacional cree un deber hacer pblico este documento, testimonio fidedigno de un proceso que data de veinte aos atrs. Es su destinatario primero el Pueblo de la Nacin, sujeto pasivo inicial de un fenmeno sangriento que nunca mereci, y partcipe invalorable y decidido de la superacin final. Pero Argentina, fiel a su destino abierto al mundo de los hombres libres, erige a ste en el segundo destinatario y lo ubica en el mismo plano. Este informe es, pese al contenido sobrecogedor, un mensaje de fe y reconocimiento en la fuerza de la libertad, de la justicia y del amor a la vida. Mensaje y testimonio, ofrecen a la reflexin una experiencia que la Nacin jams repetir con la gracia de Dios, anhelando que los pueblos de nuestra Amrica y los hermanos de ms all la recojan, comprendan y eviten. Este informe hace fe del nacimiento, desarrollo y desenlace del fenmeno terrorista en la Repblica Argentina y en su posterior rebrote lejos de sus fronteras una vez derrotado en sta, el suelo de la Libertad. Lo considera como un fenmeno poltico complejo, tal como es. La Primera parte cuerpo principal- tiene por objeto describir la accin violenta del terrorismo, dentro de la situacin nacional e institucional, entre 1959 y 1979. La subdivisin en perodos menores atiende al tratamiento simultneo y mejor comprensin de la intima relacin entre la circunstancia poltica y el hecho terrorista que nace y medra a su sombra. De tal manera puede apreciarse la naturaleza criminosa de sus fines, de sus tcnicas y de sus frutos. Medios y fines que rehyen la luz, hombres que requieren clandestinidad, la oscuridad que oculte las notas subhumanas de su ser y de su hacer. Y cuando entienden que el terror diseminado les ampara, cuando aparentan mostrar el rostro, ste resulta en verdad la mscara del odio ciego y la violencia descontrolada. Frente a ellos, el pueblo y la fuerza legtima. Cada uno en el modo que le es propio dieron la respuesta adecuada y alcanzaron la victoria: restablecer el derecho a la vida, a la libertad que le impone sentido, a la propiedad que permite alcanzar sus fines materiales, al trabajo en paz. El contenido de esa victoria coincide con el significado de la derrota de los violentos. Sus jefes huyeron a refugios dorados y aqu dejaron junto con su legado de sangre- a sus seguidores. Estos responden hoy de sus propios hechos y por aquel legado, sin que la sociedad argentina omita todos los esfuerzos para recuperarlos a su seno en el futuro. Tambin hubo quienes perdieron la vida. La repblica debe homenaje permanente a los que cayeron por defenderla y guarda para los que la atacaron. El informe pone de manifiesto el origen externo de la subversin que hoy en la derrota ha regresado al punto de partida y dirige desde all una campaa ominosa contra la Nacin. Sorprende la buena fe de gobiernos e instituciones, compra con dinero mal habido la difusin de sus especies y con l desata nuevas aventuras en otros pases. Ha cambiado de escenario pero sigue aferrado a sus fines y mtodos. No obstante ser la expresin ms trgica del fenmeno, el desprecio ms objetivo a los derechos humanos, la lucha armada es solo una de sus facetas. Se ha comprobado que aquella existe en virtud de que antes y durante su desarrollo, la ideologa de la muerte se introdujo y domin la educacin y la cultura, el sector del trabajo, la economa y la justicia. Es por eso que la segunda a quinta parte de este informe tienen por objeto hacer conocer: los Objetivos, Estrategias, Tcnicas y procedimientos utilizados por la subversin para infiltrarse, controlar desde su interior, y orientarlas hacia el apoyo de la lucha armada, a cada una de las instituciones de cada uno de los sectores que integran la sociedad argentina. Para cada sector la subversin elabor y puso en marcha una metodologa, todas convergentes al fin comn de destruirlas, paralizarlas o dominarlas. Pero fracasaron. Al herir en sus valores ms

firmes a un pueblo pacfico y libre, aquellos valores cobraron forma en una respuesta contundente, viril y sacrificada. Hoy, ms que vivir el fin del terrorismo, Argentina vive el comienzo difcil de una era de madurez, de responsabilidades asumidas con realismo. Las cicatrices son memoria, pero tambin cimiento de una democracia fuerte, de un pueblo unido y libre. Un pueblo que aprendi duramente que el abuso de la libertad es causa de enfermedad social, pero que el terrorismo totalitario es la muerte inexcusable de la libertad. La Nacin Argentina ofrece este testimonio al pas y al mundo libre. EVOLUCIN DELA DELINCUENCIA TERRORISTA EN LA ARGENTINA ANLISIS DE LA SITUACIN NACIONAL E INSTITUCIONAL. ACCIONAR DE LA SUBVERSIN EN LA REPBLICA ARGENTINA 1 Introduccin En la Repblica Argentina es utilizado el trmino subversivo como sinnimo de terrorista. La organizaciones subversivas (integradas por delincuentes terroristas), no actuaron como partidos polticos normales de un pas democrtico, sino que poseen como principal caracterstica, la de utilizar la violencia en forma sistemtica y como procedimiento para llegar al Poder. Dichas organizaciones poseen estructuras complejas, de tipo clandestino, que comprenden un aparato poltico de conduccin, propaganda y adoctrinamiento y un aparato armado, responsable de las acciones netamente terroristas e incluso de la preparacin de un ejercito irregular. Por lo expresado, debe entenderse que en la Repblica Argentina, se han utilizado las Fuerzas Armadas y de Seguridad para enfrentar una accin armada por parte de delincuentes terroristas, que al no poder alcanzar el Poder por medios normales, en razn de su falta de representatividad, decidieron hacerlo por la fuerza y al margen de la Constitucin y sus leyes. Tal determinacin est fundamentada en la obtencin, no de un objetivo social, sino de un objetivo poltico, para cuyo logro, segn su filosofa, no importaban los medios a utilizar. 2 Hechos ms notables con connotacin subversiva, ocurridos entre 1959 y 1966. En este lapso hubo dos gobiernos constitucionales (elegidos en elecciones democrticas). En 1959, en la Provincia de TUCUMN se detienen unos individuos que, actuando en el monte pretendan comenzar una guerrilla rural para iniciar as, el camino hacia el Poder, En 1961, se organiza el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) sobre la base de dos grupos trotskistas. Desde Febrero a Mayo de 1964, en ORAN, Provincia de SALTA, por denuncia de pobladores, fuerzas de seguridad se enfrentan a un grupo armado (adems de armas automticas tenan armas antitanques y explosivos), en donde muere un servidor del orden y dos de los integrantes del grupo. Posteriormente se encuentra un campamento abandonado y entre otras cosas, un diario de guerra, en donde HERMES PEA TORRES; uno de los muertos, relata sus actividades. Tal descripcin incluye fusilamientos (asesinatos), efectuados a dos de sus integrantes, por diversas faltas y en cumplimiento de normas dictadas por los mismos para mantener la disciplina. En Febrero de 1964, se detuvo en ICHO CRUZ, Provincia de CRDOBA, a un grupo de siete jvenes guerrilleros, as como diversas armas y explosivos. Tambin en 1964, se produce una gran explosin en un edificio de la calle Posadas 1168 de la CAPITAL FEDERAL, muriendo quien estaba manipulando artefactos explosivos. En esa circunstancia se descubri una clula terrorista que haba realizado varios atentados de este tipo.

3 ORGANIZACIN LATINOAMERICANA DE SOLIDARIDAD (OLAS). Su repercusin en AMRICA LATINA y en particular en la REPBLICA ARGENTINA. En 1966, entre el 3 y el 13 de Agosto, se realiza en Cuba una reunin denominada Conferencia Tricontinental de la Habana, a la cual concurren delegados de los partidos comunistas y de otras agrupaciones ms radicalizadas, de Amrica y frica. Al finalizar la misma, los delegados latinoamericanos se renen separadamente y comienzan un acercamiento que culmina el 31 de Julio de 1967 con la conformacin de la Organizacin Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), cuyos objetivos principales eran: Propiciar la lucha armada revolucionaria en Amrica Latina. Promover una estrategia conjunta de los movimientos revolucionarios. Lograr la solidaridad de los pueblos de Amrica (es decir la defensa de la revolucin cubana y de los movimientos que se inicien por similitud en los otros pases). Como consecuencia de lo expresado, comienzan a estructurarse organizaciones armadas clandestinas en varios pases de Amrica Latina, incluyndose los preparativos para llevar a cabo la guerrilla, con elementos extranjeros y nacionales en la Repblica de Bolivia, al mando de Ernesto Che Guevara. En la Repblica Argentina se organiza entonces con la participacin de los integrantes de varios grupos radicalizados- un denominado Ejercito de Liberacin Nacional (ELN), con la misin de actuar en el norte, apoyando las acciones del Che, en Bolivia, muerto este, as como su seguidor, el Inti Peredo y al no tener finalidad la estructura creada, el ELN se disuelve, dividindose en varios grupos que deciden iniciar las acciones subversivas (terroristas) dentro del pas, con identidad de procedimientos y fines, aunque separados en la accin, debido a problemas personales de los dirigentes y/o por pequeas diferencias formales. 4 Aparicin de organizaciones armadas para la ejecucin sistemtica de actos violentos, con la finalidad de desestabilizar el gobierno y obtener el Poder. (Ver sntesis de su evolucin, en Anexo 1) Como consecuencia de lo expresado en el apartado anterior, surgen en el pas, incipientes estructuras integradas por personas decididas a lograr sus fines polticos mediante la utilizacin de la violencia en todas sus formas. Inicialmente, sus acciones de: robos de armas, asaltos a bancos y otras instituciones, secuestros, extorsiones y asesinatos (entre ellos a los dos dirigentes gremiales ms importantes del pas: Augusto Vandor y Jorge Alonso), fueron realizadas como grupos annimos a efectos de no ser detectados tempranamente como estructura terrorista organizada. En el ao 1970, marca ntidamente el comienzo, de una generalizada y coordinada agresin contra las instituciones del pas. As aparecen a la luz de la opinin pblica, las tres organizaciones terroristas ms poderosas del pas mediante la comisin de importantes hechos delictuosos: Montoneros, secuestra, tortura y asesina al ex Presidente de la Nacin, el General D. Pedro Eugenio Aramburu. (Anexo 2). Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) toman la localidad de Garn en la Provincia de Buenos Aires (Anexo 3). El V Congreso del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) decide crear el Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP) como brazo armado del primero (Anexo 4). En Septiembre de 1970 copan la Comisara N 24 de Rosario, Provincia de Santa Fe, asesinando a los dos suboficiales presentes. 5 Caracterizacin sinttica de la situacin vivida por la ciudadana argentina.

a. Lapso comprendido entre 1970 y Marzo de 1973. Gobernaba el pas el Presidente Lanusse, a quien los partidos polticos solicitaron una salida electoral. En ese perodo, el accionar terrorista del ERP, se basaba en hechos cometidos por clulas menores con fines de propaganda, captacin, instruccin y para incrementar su capacidad logstica. Montoneros y FAR, en tratativas para fusionarse en una sola organizacin, actuaban tratando de infiltrarse en la masa poltica que responda al peronismo, planificando, con visin de futuro. Las fuerzas policiales haban logrado detener a casi todos los delincuentes terroristas, los que al final del perodo estaban encarcelados. En este lapso, entre muchos hechos menores, se cometieron 53 asesinatos, debiendo considerarse adems una importante cantidad de heridos, que si bien, no murieron, nunca se recuperaron totalmente. Entre las acciones terroristas, las ms resonantes son las que se indican a continuacin: (en algunos casos, se agrega un anexo con detalles para visualizar mejor la naturaleza de las acciones). 1) 29 de Mayo de 1970: Secuestro y posterior asesinato del Tte. Gral. D. Pedro E. Aramburu, ex Presidente de la Nacin (Anexo 2) 2) 1 de Julio de 1970: Copamiento de la localidad de La Calera, Provincia de Crdoba. (Anexo 5). 3) 29 de Abril de 1971: Ataque y robo de armamento (numerosas pistolas calibre 11, 25, pistolas ametralladoras y municin) a un camin militar. En el suceso es asesinado alevosamente el Tte. Azua en la localidad de Pilar, Provincia de Buenos Aires 4) 23 de Mayo de 1971: Secuestro del Gerente del Frigorfico SWIFT, seor Stanley Manwering Farrer Silvestre, en la Provincia de Santa Fe. 5) 21 de Marzo de 1972: Secuestro y asesinato del Presidente de Fiat Argentina, Seor Oberdan Salustro en la Capital Federal. ) Anexo 6). 6) 10 de Abril de 1972: Emboscada y asesinato del Gral. D. Juan Carlos Snchez Comandante del II Cuerpo de Ejrcito, en la ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe. (Anexo 7) 7) 10 de Abril de 1972: Asesinato del dirigente poltico Roberto Mario Uzal, en la Provincia de Buenos Aires. 8) 19 de Febrero de 1973: Copamiento armado del Batalln de Comunicaciones 141 y posterior robo de armamento (numerosos FAL (Fusil Argentino Liviano), pistolas calibre 11,25, PAM, otras armas pesadas y municiones). En la Provincia de Crdoba. b. Lapso comprendido entre Marzo de 1973 y Julio de 1974. El 11 de Marzo de 1973, se efectan las elecciones democrticas prometidas por el gobierno militar y la coalicin de partidos polticos que conformaban el Frente Justicialista de Liberacin (Frejuli), liderados por el peronismo, gana con amplitud las elecciones. El 25 de Mayo de 1973, el nuevo gobierno, a cuyo frente se encontraba el Presidente Hctor Cmpora, decreta la amnista total para todos los presos por causas polticas, con la excusa de que muchas de sus acciones delictivas fueron realizadas utilizando slogan del regreso de Pern, la necesidad de elecciones, militares a los cuarteles, etc. Fueron liberados, sin tenerse en cuenta que sus acciones reales fueron de naturaleza terrorista (asesinatos, atentados con explosivos, robo para armado de ejrcitos clandestinos y paralelos, etc.) Este indulto ser, con el tiempo, desastroso. Al poco tiempo, el 20 de Junio de 1973, regresa el ex Presidente Juan Domingo Pern de su exilio y los amnistiados por Cmpora, que nuevamente haban tomado el camino de la violencia, y que tenan planificado el asesinato del lder peronista, se enfrentan con grupos peronistas en Ezeiza, producindose gran cantidad de muertos y heridos (Anexo 8).

Ante este caos frente al que eran inoperantes- Cmpora y el vicepresidente Solano Lima presentaron sus renuncias, (con anuencia de Pern) sucedindoles el Presidente de la Cmara de Diputados Ral Lastiri. El 12 de Septiembre de 1973, se realizan elecciones y acceden a la presidencia el Gral. D. Juan Domingo Pern, con su tercer esposa Mara Isabel Martnez como vice, quienes llegaron al Poder con amplia mayora de votos (Anexo 9). A Pesar del arribo de Pern al gobierno por elecciones democrticas, de que ste representaba al movimiento poltico mayoritario cuyo sostn era la clase obrera, y que haba libertad irrestricta, el terrorismo no se redujo, dando por tierra a todo motivo justificante del indulto desgraciadamente otorgado por Cmpora. Los atentados siguieron, incluyendo el asesinato del Secretario General de la Confederacin General del Trabajo (CGT) Jos I. Rucci, de gran amistad con Pern. El mismo da es ocupada la sede del gobierno de la Provincia de Salta (Anexo 10). El ERP, resuelve ese ao, iniciar la materializacin del viejo y subversivo sueo del, tristemente clebre, dirigente Mario Eduardo Santucho, que era utilizar la zona rural y montaosa de Tucumn para desarrollar una guerrilla rural que posibilitara declarar la provincia como zona liberada (anexo 11) Esto es, una zona gobernada por la subversiva organizacin. Entre Noviembre de 1973 y los primeros meses del ao 1974, el Presidente Pern, esboz una reaccin y dicta la Ley 20642 (Ley de modificacin al Cdigo Penal) a la que, pese a su tibieza, se opusieron los congresales vinculados a las organizaciones armadas terroristas. Seguidamente un nuevo cuerpo de normas complet la ya enunciada, surgiendo as la Ley 20840 (Ley de Seguridad Nacional Penalidades para las actividades subversivas en todas sus manifestaciones), actualmente en vigencia. (NOTA: derogada por Ley 25602 promulgada con vetos por el Presidente Camao ao 2002) Estos intentos de reprimir las actividades terroristas, reconoceran el gravsimo e imperdonable error del presidente Cmpora y del Congreso por haber derogado la prolija normativa del anterior gobierno del presidente Lanusse. En el acto masivo del 1 de Mayo de 1974, el Presidente Pern, denunci a la subversin montonera presente en la Plaza de Mayo- como mercenarios e infiltrados en el Movimiento Peronista, producindose su retirada del lugar del acto, con disturbios. (Anexo 121) Los llam estpidos imberbes apodo que tendrn todos los Montoneros a partir de ah. En Octubre, FAR y Montoneros se fusionan en una nica organizacin, distribuyndose los cargos ms importantes y tomando por nombre MONTONEROS, por la mayor aceptacin que tendra el trmino, cuyas races pertenecen a la historia argentina del siglo XIX. Fue una usurpacin de nombre. En este perodo, se cometieron cuarenta y cuatro (44) asesinatos, producindose tambin gran cantidad de atentados y hechos menores. Es importante sealar que debido al clima de terror impuesto por el accionar subversivo entre la poblacin civil, muchas acciones, tales como secuestros extorsivos de menores y familiares de industriales, no fueron denunciados a las autoridades por miedo a las amenazas de represalias, que en algunos casos fueron concretadas con demencial alevosa. A continuacin se detallan algunos de los ms notorios, amplindose en ciertos casos con un Anexo explicativo para una mejor visualizacin de los mismos). 1) 9 de Abril de 1973: Intento de copamiento armado al Comando de Sanidad del Ejrcito Argentina en Capital Federal con el triste saldo de la muerte del Teniente coronel Don Ral J. E. Ardi y algunos soldados heridos (Anexo 13). 2) Abril de 1973 Alevoso asesinato en la va pblica del Contralmirante Don Hermes Quijada, en la Capital Federal (Anexo 14). 3) 9 de Noviembre de 1973: Secuestro del dirigente gremial Seor Pedro Saucedo, en Rosario, Provincia de Santa Fe. 4) 17 de Noviembre de 1973: Secuestro del Gerente del Banco de Londres y Amrica del Sur (NOTA: actualmente el Lloyd Bank) Seor Enrique Niborg Anderson en la Capital Federal.

5) 19 de Enero de 1974: Copamiento armado del Regimiento 10 de Caballera Blindada en Azul Provincia de Buenos Aires. Durante el mismo, fueron asesinados el Coronel Don Camilo Gay; su esposa y un soldado. Asimismo, fue secuestrado el Teniente Coronel Ibarzabal que sufri un largo cautiverio antes de ser asesinado. 6) 27 de Febrero de 1974: Secuestro de A. A. Valochia, Jefe de Personal del frigorfico Swift en la ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe. 7) 4 de Abril de 1974: Asesinato del Secretario General de la CGT Regional San Nicols, Provincia de Buenos Aires, Seor Antonio Pedro Magaldi. 8) 27 de Abril de 1974: Alevoso asesinato del Seor Juez Federal Quiroga en la va pblica de la Capital Federal. 9) 15 de Julio de 1974: Brutal asesinato en un restaurante de Ciudadela en la Provincia de Buenos Aires, del ex ministro del Interior Doctor Arturo Mor Roig, conocido miembro de la Unin Cvica Radical (UCR) (Anexo 15). 10) 16 de Julio de 1974: Asesinato del periodista y director del diario El Da de la Ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, Seor David Kraiselburg. c. Lapso comprendido entre Julio de 1974 hasta Marzo de 1976. El 1 de Julio de 1074, muere el presidente Juan Domingo Pern, quedando en el Poder su esposa (vicepresidente hasta ese momento) quien estaba muy influida por el ministro de Bienestar Social, Seor Lpez Rega. Este tena en el gobierno un poder extralimitado y estaba a su vez enfrentado con importantes dirigentes sindicales de la misma orientacin poltica. Toda esta problemtica interna del partido gobernante fue explotada por las organizaciones terroristas, quienes incrementaron su accionar especialmente en el campo de la accin psicolgica y en el militar En este perodo se concreta al sudoeste de la Provincia de Tucumn, un foco de guerrilla rural que llega a dominar pequeas localidades, asesinando a aquellas personas civiles y policiales que haban denunciado su aparicin, como ya se coment, a las autoridades provinciales y/o nacionales. A raz de esto, la Seora Presidente de la Nacin decreta la intervencin del Ejrcito en la zona y se inicia a principios de 1975 el Operativo Independencia que demand el empleo de una brigada de Infantera por un lapso aproximado de dos aos. Ello fue debido a las caractersticas geogrficas de la zona, a pesar que al trmino del primer ao ya la subversin rural haba sido prcticamente desarticulada (Anexo 16). En este perodo y amparados por algunos sectores del gobierno, recrudecen como reaccin al terrorismo de signo ideolgico de extrema izquierda, acciones violentas ideolgicamente opuestas, producidas por grupos que actan con una sigla que identifica sus fines AAA (Accin Anticomunista Argentina) (NOTA Conocida como La triple A). Estos no formaban una verdadera organizacin, ni coordinaban su accionar. Ello era debido a que actuaban a impulso de sus seudo dirigentes o por venganzas personales, por haber sido afectados por el terrorismo organizado, sus familiares o amigos. (Anexo 17). Se producen en este lapso importantes hechos subversivos, cometindose doscientos ochenta y cuatro (284) asesinatos que hasta ahora fueron registrados. A continuacin se sintetizan algunos de los ms importantes anexndose detalles para visualizar mejor su importancia o su naturaleza. 1) 12 de Agosto de 1974: Copamiento armado, robo de armamento y secuestro del Mayor Larrabure (asesinado posteriormente tras largo cautiverio en lo que los subversivos llamaban Crcel del Pueblo) en la Fbrica Militar de Plvora y Explosivos de la Ciudad de Villa Mara, Provincia de Crdoba. (Anexo 18).

2) 3 de Septiembre de 1974: Secuestro ex torsito del ingeniero Mascardi, directivo de la Planta Propulsora Siderrgica en la Provincia de Buenos Aires. 3) 19 de Septiembre de 1974: Secuestro y extorsin de Juan y Jorge Born (directivos de la firma Bunge y Born), liberados previo pago de un rescate de U$S 60 millones, en la Provincia de Buenos Aires. ) Anexo 19) 4) 3 de Octubre de 1974: Asesinato del ex secretario general del gremio maderero de la provincia de Santa Fe, Seor Juan Mario Russo. 5) 1 de Noviembre de 1974: Atentado criminal al Comisario General de la Polica Federal Alberto Villar y su seora esposa en la zona de Tigre, provincia de Buenos Aires. (Anexo 20) 6) 4 de Diciembre de 1974: Emboscada y asesinato del Capitn D Humberto A. Viola y de una pequea hija de este, en la ciudad de San Miguel de Tucumn de la misma provincia. (Anexo 21) 7) 14 de Diciembre de 1974: Asesinato del Industrial Antonio Dos Santos Larangeira, en la ciudad de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires. 8) 20 de Diciembre de 1974: Secuestro del Gerente de la Planta ESSO, en la ciudad de Campana, Provincia de Buenos Aires. 9) 30 de Diciembre de 1974: Asesinato del Gerente General de la Firma Miluz, Seor Abeigan y de su gerente de personal, seor Martinez en la Provincia de Buenos Aires. 10) 14 de Febrero de 1975: Asesinato del Diputado Nacional por la Provincia de Santa Fe Doctor Hiplito Acua (UCR). 11) 28 de Febrero de1975: Secuestro y asesinato del Cnsul de los E.E.U.U. Seor John Patrick Egan, en la provincia de Crdoba (Anexo 22) 12) 19 de Abril de 1975: Copamiento armado y robo de importante armamento al Batalln Depsito de Arsenales 121 Fray Luis Beltrn en Rosario, Provincia de Santa Fe. 13) 4 de Junio de 1975: Asesinato del Gerente de la planta Alindar, Ingeniero Ral Gameloni, en la provincia de Santa Fe. 14) 10 de Junio de 1975: Asesinato del dirigente sindical Juan Enrique Pelayes, en la Provincia de Santa Fe. 15) 27 de Agosto de 1975: Atentado con poderoso explosivo en la Fragata Misilistica ARA Santsima Trinidad, en Ro Santiago, provincia de Buenos Aires (averas importantes en el casco). 16) 28 de Agosto de 1975: Atentado con poderoso explosivo contra un avin Hrcules C-130 de la Fuerza Area Argentina (FAA) en el aeropuerto B. Matienzo de la provincia de Tucumn. En el mismo murieron seis miembros de Gendarmera Nacional y doce quedaron gravemente heridos. (Anexo 23) 17) 5 de Octubre de 1975: Intento de copamiento armado al Regimiento de Infantera de Monte 29 en la Provincia de Formosa. En el acto subversivo murieron once integrantes del Ejrcito Argentino y dos de la Polica de la Provincia de Formosa. (anexo 24) 18) 28 de Octubre de 1975: Asesinato del Coordinador General de Personal del Complejo FIAT de la Provincia de Crdoba, Seor Alberto Salas. 19) 24 de Octubre de 1975: Secuestro y extorsin del empresario de la firma Mercedes Benz, seor Enrique Metz, en la Provincia de Buenos Aires, liberado previo pago de un rescate de U$S 4 millones. 20) 3 de Diciembre de 1975: Emboscada y asesinato del General retirado Don Jorge Cceres Moni y su esposa en la provincia de Entre Ros. (Anexo 25) 21) 17 de Diciembre de 1975: Asesinato del Intendente de San Martn, Provincia de Buenos Aires, seor Alberto Manuel Campos. 22) 17 de Diciembre de 1975: Asesinato del Secretario de Hacienda de la Intendencia de San Martn, provincia de Buenos Aires, seor Carlos Ferrin. 23) 23 de Diciembre de 1975: Intento de copamiento armado al Batalln Depsito del Arsenal 601 Domingo Viejo Bueno en Monte Chingolo, Provincia de Buenos Aires. En el enfrentamiento murieron 6 hombres del Ejrcito Argentino, siendo heridos 31. (Anexo 26)

24) 26 de Febrero de1976: Asesinato de un sindicalista del gremio pastelero en la Provincia de Crdoba, seor Adalberto Csar Jimnez. 25) 28 de Febrero de 1976: Asesinato de uno de los propietarios de la empresa Licores Minetti, seor Hctor Minetti, en la provincia de Crdoba. (Anexo 27) d. Lapso comprendido a partir de 1976 El 24 de Marzo de 1976, con el beneplcito de la opinin pblica general, en razn del descalabro econmico (el ltimo mes la inflacin haba llegado al 159 % mensual) y los desaciertos polticos del gobierno de la presidente Isabel Martnez de Pern, las Fuerzas Armadas asumen el gobierno. Hasta aqu, el terrorismo con algunos altibajos segua con una actividad muy pronunciada. Montoneros tena fbricas clandestinas de explosivos, de armamento y un estado financiero respaldado por alrededor de 70 millones de dlares obtenidos en el pas (con robos, secuestros y extorsiones) y sin contar el apoyo exterior. Las imprentas clandestinas tenan una calidad similar a las empresas que actuaban en el ramo, la falsificacin de documentacin era la norma. Su infraestructura era cada vez mayor: Compraron casas, vehculos de todo tipo y hasta empresas. El ciudadano que iba a trabajar cualquiera fuera su ocupacin o nivel- no estaba seguro de volver a su casa. El orden social no exista como tal. El terrorismo haba comenzado una etapa en la que no solo se efectuaban asesinatos selectivos sino tambin indiscriminados. Nadie estaba seguro de no morir en un atentado por el solo hecho de ir a un bar a tomar un caf o tomar un helado. Montoneros, al comenzar este perodo, haba superado la capacidad del ERP, cuyo centro de gravedad estaba colocado en la zona rural. Las Fuerzas Armadas, deban adems de gobernar, acentuar en lo militar la lucha contra la subversin armada para eliminar el terrorismo y garantizar el orden pblico. En Julio de 1976, muri en un enfrentamiento el mximo dirigente del PRT ERP, en subversivo terrorista Mario Roberto Santucho junto a otros jerarcas terroristas. La organizacin declino en su desarrollo y comenz el xodo (voluntario) de los jerarcas que an le quedaban con sus valijas llenas de dlares. A fines del mismo ao y comienzos de 1977, Montoneros inici una evidente declinacin, lo que trajo aparejado numerosas deserciones y delaciones. La cpula de sus Jerarcas, fug al exterior, tambin con las valijas llenas de dlares mal habidos y orden a sus militantes el suicidio con pastillas de cianuro) u otro veneno de accin retardada) en los casos de enfrentamientos con las fuerzas legales a efecto de preservar el secreto de su organizacin. Paralelamente desataron una campaa interna y externa de accin psicolgica sobre supuestas atrocidades cometidas por las Fuerzas Armadas con los detenidos, a efectos de lograr que por temor, esos militantes cumplieran la orden de suicidio. El ao 1978 encuentra a las organizaciones terroristas totalmente dislocadas (por la fuga de sus jerarcas y el dinero mal habido) y actuando por individuos aislados o pequeas clulas, es decir en regresin, retrocediendo. Han disminuido hasta las actividades de accin psicolgica y propaganda (panfletos, volantes, pintadas, etc.) en el interior del pas, no existiendo evidencias de nuevos reclutamientos. (Es que es difcil sin los recursos que se llevaron al exterior sus jerarcas y el cada vez menor nmero de terroristas por los suicidios en maza). Esa cpula de jerarcas pretende conducir a los terroristas que actan en el pas, desde la comodidad del exterior, disfrutando el dinero mal habido y el apoyo de organizaciones terroristas extranjeras o de personas pertenecientes a organizaciones, instituciones o gobiernos extranjeros que se creyeron el cuento; quienes, en general brindan apoyo por desconocimiento, fruto de escuchar una sola campana o mala intencin, sirviendo a los fines del terrorismo internacional. A continuacin, en los principales hechos acaecidos en el perodo, pueden verse la disminucin notable de aquellos cometidos por grupos importantes de personas y la tendencia a espaciarse en el tiempo, fruto de la huida de sus jerarcas dirigentes y los recursos mal habidos. No obstante las

acciones demenciales cometidas por pequeas clulas terroristas continuaron, cometindose trescientos tres (303) asesinatos. 1) 29 de Abril de 1976: Secuestro del Vicecomodoro de la Fuerza Area Argentina Don Roberto Etchegoyen en la Provincia de Buenos Aires, quien es asesinado brbaramente en el lugar en que estaba secuestrado, el 10 de Junio de 1976. 2) 4 de Mayo de 1976: Asesinato del Director de la planta FIAT CONCORD de Caseros, provincia de Buenos Aires, Seor Pedro Rota. 3) 5 de Mayo de 1976: Asesinato del Gerente de Relaciones Laborales de la empresa Rigolleau Argentina en la Provincia de Buenos Aires. 4) 28 de Mayo de 1976: Asesinato del Jefe de Seccin Seguridad del frigorfico Swift, seor Miguel Sadicestsky en Rosario, Provincia de Santa Fe. 5) 2 de Julio de 1976: Atentado con explosivos en la Superintendencia de Seguridad Federal, hecho que determin la muerte de 22 integrantes de la Polica Federal Argentina y casi 60 heridos; en la Capital Federal. (Anexo 28). Este atentado fue precedido del asesinato del Jefe de la Polica Federal Argentina en el mes de Junio de 1976. 6) 7 de Septiembre de 1976: Asesinato de un Gerente del Banco de la Nacin Argentina en la va pblica, seor Daniel A. Casco en la Capital Federal. 7) 17 de Octubre de 1976: Atentado con explosivos en el cine del Crculo Militar Argentino. Hecho que ocasiona 50 heridos entre personal de Oficiales, familiares y otros civiles en la Capital Federal. 8) 15 de Diciembre de 1976: Atentado con poderoso explosivo en la Subsecretara de Planeamiento del Ministerio de Defensa, con un saldo de 14 muertos y 20 heridos, entre miembros de las Fuerzas Armadas y civiles. (Anexo 29) 9) 10 de Febrero de 1977: Asesinato del Gerente de Relaciones Industriales de la empresa Tuamet, Seor Pedro A. Lamberdera, en la Provincia de Buenos Aires. 10) Febrero de 1977: Intento fallido de Asesinato del Presidente de la Nacin, Videla, mediante el sabotaje al avin presidencial en el aeroparque de la Capital Federal. 11) 18 de Julio de 1977: Secuestro y presunto asesinato del Embajador Argentino en Venezuela, en la Capital Federal. Seor Hidalgo Sola. 12) 23 de Octubre de 1977: Asesinato del Gerente de Relaciones Industriales de Yacimientos Petrolferos Fiscales (YPF), seor Francisco John Schwer, en Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires. 13) 23 de Octubre de 1977: Asesinato del Jefe de Control de Calidad de la fbrica Lozadur S.A., Seor Ricardo Salas, en Boulogne, provincia de Buenos Aires. 14) 26 de Octubre de 1977: Asesinato del Director del Sistema de Comunicaciones de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Seor Rodolfo Matti en Quilmas, Provincia de Buenos Aires. 15) 26 de Octubre de 1977: Asesinato del socilogo Ral Alberto Julin Castro Olivera, Asesor de la Secretara General de la Presidencia de la Nacin, en Adrogu, provincia de Buenos Aires. 16) 7 de Diciembre de 1977: Asesinato de un suboficial de la Polica de la Provincia de Buenos Aires, en Lanas (posteriormente trataron de incinerar el cadver). Como consecuencia del acto terrorista, tambin result muerto un menor de tres aos y heridas dos personas que circulaban por el lugar. 17) 11 de Abril de 1978: Asesinato del Doctor Miguel T. Padilla, Subsecretario de Coordinacin del Ministerio de Economa de la Nacin, en San Isidro, provincia de Buenos Aires. 18) 1 de Agosto de 1978: Atentado con poderoso explosivo en la finca lindera al domicilio particular del Vicealmirante Don Armando Lambruschini, jefe del Estado Mayor General de la Armada. Como consecuencia del hecho perdieron la vida tres personas. Entre ellas la hija del alto jefe naval de 15 aos de edad, en la Ciudad de Buenos Aires (Anexo 30). 19) 20 de Diciembre de 1978: Secuestro y asesinato de la Seora Elena Holmberg, funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, en la Capital Federal.

Agregados Lo expuesto en este apartado, que fue dividido en perodos de tiempo con significacin poltica para el pas, a efectos de una cabal comprensin del fenmeno subversivo en la Repblica Argentina, ha sido una extremada sntesis de lo ocurrido por la agresin del terrorismo subversivo en nuestro pas. A efectos de complementar este trabajo sin extender demasiado su cuerpo principal, se agregan los siguientes anexos: Anexo 31: Personas Asesinadas por la subversin terrorista. Anexo 32: Secuestros extensivos ejecutados por la delincuencia terrorista subversiva. Anexo 33: Otros Elementos probatorios del grado de criminalidad alcanzado por las bandas de delincuentes terroristas. 6. Conexin con el terrorismo internacional. Campaa para afectar al pas. Dentro de las estructuras de las organizaciones terroristas existieron siempre sectores responsables de las vinculaciones internacionales. En el caso del PRT ERP, ste propici ante otras organizaciones terroristas latinoamericanas, la creacin de una superestructura conjunta para coordinar entre si y con otros elementos internacionales, la estrategia a seguir y consecuentemente las tcticas a desarrollar. El 14 de Febrero de 1974, se crea la autodenominada Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR) integrada por: - PRT ERP (Argentina) - MLN T (Movimiento de Liberacin Nacional Tupamaros Uruguay) - MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionario Chile) Geogrficamente la JCR estableci bases, abiertas o encubiertas, en Argentina, Francia, Portugal (Lisboa y Porto), Italia (Miln), Per y Paraguay. Esta organizacin dispona y dispone, en las bases europeas de una fuerte infraestructura de propaganda, que adems de obrar por si, tiene importantes contactos con periodistas, editores, cineastas, etc. Que colaboraron en sus campaas de desprestigio de los gobiernos argentinos. Su estructura tiene tres sectores para canalizar sus actividades: -Solidaridad -Adhesiones -Finanzas A partir de la fuga de sus principales jerarcas y del desmembramiento del PRT ERP, la JCR fue incrementando su potencialidad. Su mayor actividad, consiste en tratar de concienciar, principalmente en Europa, a sectores que le interesan sobre las presuntas violaciones a los derechos humanos en Argentina. Han creado para sus fines en Venezuela una Agencia de prensa Latina (APAL) la que editaba un boletn informativo en idioma ingls, francs, alemn e italiano, siendo difundido incluso el Asia y frica. Tambin han creado, con el dinero obtenido de secuestros extorsivos y robos, seudo organizaciones de solidaridad como por ejemplo: Grupos de Solidaridad con el Pueblo Argentino o el Comit Internacional de sostn de la Argentina en lucha, ambas con sede en Francia, as como el Centro Argentino de Informacin y Solidaridad (CAIS). Tras huir ante la derrota militar inflingida por las Fuerzas Armadas Argentinas, y para dar a su cometido mayor jerarqua y tratar de instrumentarlas en su beneficio, los jerarcas subversivos acuden normalmente a instituciones de nivel internacional como: la Comisin Internacional de Justicia (CIJ); Consejo Mundial de Iglesias; Al Alto comisionado de Las Naciones Unidas para Refugiados; (ACNUR); al Tribunal Bertrand Rusell; etc.

Por otra parte, la banda terrorista Montoneros, cuyo jerarca mximo Mario Eduardo Firmenich particip entre otros crmenes, en el secuestro del ex presidente Aramburu, tiene como elemento de planeamiento y trabajo, una denominada Secretara de Relaciones Internacionales dirigida por el jerarca montonero Fernando Vaca Narvaja (actualmente prfugo de la justicia italiana por falsificacin de documentos y tenencia de armas). Sus elementos componentes tienen su asentamiento en distintas bases como: Cuba, Mxico, Espaa, Brasil, Per, Francia, Italia, Checoslovaquia, Suecia, Panam, Libia y Tanzania. Las bases consideradas ms importantes como centros de trabajo e irradiacin son Cuba, Mxico, Espaa, Costa Rica y Nicaragua. Los procedimientos que utilizan son similares a los de la JCR y en muchos casos coordinados con esta o sus rganos representativos. Su finalidad es la misma expresada anteriormente: desprestigiar al gobierno argentino y efectuar sus relaciones con las naciones amigas y con los organismos internacionales ms importantes. Su estrategia poltica subversiva de nivel internacional y su capacidad econmica financiera mal habida, junto a la cobarde huida abandonando a subalternos a su suerte y ordenndoles suicidarse en masa en caso de ser atrapados, los llev a vivir ostentosamente en Europa, viajando por todo el mundo, tomando contactos especialmente con los principales dirigentes de partidos socialistas de Espaa, Francia, Alemania, Italia y Suecia., adoptando un papel de mrtires cual lobos disfrazados de corderos. Los conductores de la Internacional Socialista, comprendiendo esta actitud, que pretende instrumentar su ideologa como pantalla, a efectos de recibir el apoyo para fines que no son precisamente los sustentados por esta internacional, les negaron la solicitud presentada para adherirse a esa corriente ideolgica, no reconocindoles representatividad en la Repblica Argentina. Como conclusin parcial, en este tema, es necesario sintetizar que, el mbito internacional constituye actualmente el centro de gravedad de la actuacin de lo que queda de las bandas terroristas subversivos que actuaron en la Argentina., quienes, contando con importantes recursos mal habidos, y vinculaciones de diversos tipos que permiten la difusin de lo planificado en sus campaas de accin psicolgica contra nuestro pas, tratan de aislar a la Repblica Argentina de los pases tradicionalmente amigos, para provocar dificultades al gobierno con sus pares en el exterior, a fin de que fracasen los objetivos previstos en el Proceso de Reorganizacin Nacional (PRN). 7. El terrorismo es violacin flagrante de los Derechos Humanos. En la Convencin Americana de Derechos Humanos, realizada en San Jos de Costa Rica, en noviembre de 1969, se manifiesta la preocupacin de los Estados signatarios, por un rgimen de libertad personal y de justicia social fundado en el respeto a los derechos esenciales del hombre. Si bien los instrumentos internacionales no tipifican expresamente an como violacin de los Derechos Humanos las acciones terroristas, es evidente que las formas que han adquirido en el mundo moderno esas organizaciones delictivas, sus implicancias en el concierto internacional, su metodologa comn y su repudio y ataque a la persona humana, nos permiten hablar de una forma nueva de violacin de los derechos humanos. El terrorismo es incompatible con el concepto de Dignidad Humana. As es que, aparte de los motivos que los terroristas subversivos (Montoneros, ERP, etc.) plantean para justificar sus acciones, no puede aceptarse, tolerarse o justificarse el sacrificio de vidas humanas o la amenaza de hacerlo as, en nombre de cuestiones polticas o de otra clase. Tales acciones son criminales y representan una violacin definitiva de los Derechos Humanos. La Actividad terrorista implica una violacin grave, masiva, sistemtica y persistente de los derechos humanos, tal como se encuentran tipificados en el Pacto de San Jos de Costa Rica de 1969, la Declaracin Universal de los Derechos Humanos de 1948 y sus protocolos adicionales; as como de la Constitucin de la Nacin Argentina.

Desde esa perspectiva, las agresiones a los Derechos Humanos sufridas por la sociedad argentina en los ltimos 10 aos (1969-1979) y, en particular acentuados durante el perodo de plena vigencia de un gobierno constitucional de formas democrticas, deben ser conocidas por los organismos de los Estados Americanos. Estos deben estar preparados para tomar medidas conjuntas contra este peligro que no conoce fronteras y para interpretar la situacin concreta que atraves Argentina. (NOTA: vase la Respuesta a la Comisin Internacional de Derechos Humanos (CIDH) publicada por el diario La Nacin el Jueves 8 de Mayo de 1980). Los derechos a la Vida, a la libertad personal, a la integridad, a la propiedad, fueron reiteradamente violados por las organizaciones terroristas subversivas en la Argentina, en especial por las que respondan a las siglas FAP (Fuerzas Armadas Peronistas), FAL (Fuerzas Armadas de Liberacin), FAR (Fuerzas Armadas revolucionarias), ERP (Ejrcito Revolucionario del Pueblo) y Montoneros durante el perodo 1969-1973 y, por ERP, Montoneros, OCPO (Organizacin Comunista Poder Obrero), PCML (Partido Comunista Marxista Leninista) en la etapa 1969-1978. (Ver: Relacin sinttica de los Principales Actos Terroristas llevados a cabo en la Argentina, del presente trabajo) Estas acciones armadas fueron luego menguando a partir del accionar conjunto de las Fuerzas Armadas y de Seguridad especialmente a partir de 1976 y han comenzado a ceder a fines de 1978. Esta violacin terrorista subversiva surge como resultante de la existencia de los hechos siguientes, tipificados de acuerdo a la terminologa y costumbre vigente dentro de las normas de derecho internacional: a) Violacin del Derecho a la Vida (Artculo 3 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos y 4 del Pacto de San Jos de Costa Rica) 1) La agresin terrorista viol reiteradamente el derecho de toda persona a que se respete su vida. Causo victimas de todas las edades, niveles sociales y actividades: nios, amas de casa, sacerdotes, obreros, sindicalistas, empresarios, policas, polticos, periodistas, jueces, estudiantes y miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. En la mayora de estos casos, el desprecio por la vida se pone de manifiesto en la apologa y descripcin del hecho que difunden a posteriori las organizaciones terroristas actuantes (Anexo 2) los sdicos mtodos utilizados para perpetrar sus crmenes de lesa humanidad. En el Anexo 31 se presenta la cantidad de asesinatos cometidos en su triste y delictiva trayectoria. Merecen resaltarse los del presidente Aramburu, del empresario Oberdan Sallustro, del General Snchez, el periodista Kraiselburg, de los sindicalistas Jos Rucci y Atilio Lpez, el de los polticos Arturo Mor Roig y Silvio Frondizi, las muertes de Pablo Laguzzi, de los menores Viola y Paula Lambruschini, la del Cnsul Egan y el intento de asesinato al Almirante Guzzetti. Hay muchos otros actos de violento e indiscriminado terrorismo subversivo, con bombas de altsimo poder explosivo, capaz de volar un edificio, planificados con el demencial y perverso objeto de causar muertes e intimidar con el ejercicio del terror como la colocacin en el dormitorio del general Cardozo, en el estacionamiento del Comando en Jefe del Ejrcito, en el comedor de Seguridad Federal, en el avin Hrcules de la Fuerza Aerea Argentina, en el microcine de la Sede Social del Circulo Militar, en el Ministerio de Defensa, en la Secretara de Prensa del Mundial 78, en el domicilio del Almirante Lambruschini, en plazas pblicas, en confiteras, en el Hotel Sheraton, etc. 2) La organizacin terrorista PRT ERP viol reiteradamente el respeto a la vida. Adems de los hechos sealados en este trabajo y su Anexo 31, y en virtud de las disposiciones legales que se atribuan, juzg, conden a muerte y ejecut a Jess Rainer. La accin subversiva se cometi el 13 de Enero de 1976. En el Anexo 34 se agrega como prueba el documento producido por la banda en la pgina 17 de su libelo partidario estrella Roja de fecha 2 de febrero de 1976. Asimismo se agrega como prueba la ejecucin de Miguel ngel Pozo publicada en Estrella Roja N 71 de l 14 de Marzo de 1976 en la pgina 3. Ejecucin de Marcelo Jimnez (Estrella Roja N 76 del 17 de Mayo de 1976 pgina 9). Ejecucin de Atilio Santillan (Estrella Roja N 74 19 de Abril de 1976 pgina 20) 3) La organizacin terrorista MONTONEROS viol reiteradamente el respeto a la vida. En su carrera criminal y subversiva de aplicacin del terror, mont una verdadera infraestructura para

lograr la fabricacin de armamento y explosivos. En el museo del Comando de Institutos Militares existen las pruebas materiales que avalan lo expresado. Adems de los hechos sealados en el Anexo 31, estructur un sistema de sanciones a sus miembros que llam Cdigo de Justicia Penal Revolucionaria (Anexo 35). Este cdigo tipificaba como delitos: la infidelidad, la desercin, la delacin, desercin en combate, la traicin, etc. con penas que iban desde el apercibimiento hasta la muerte. En el Anexo 36 se agregan como prueba juicios revolucionarios realizados por la organizacin terrorista con sus respectivas condenas que ejecutaron. 4) Los jerarcas de MONTONEROS, en un nuevo acto de desprecio al valor de la vida humana, orden a sus miembros la ingestin de una pastilla de cianuro como medio de autoeliminacin suicida, ante la inminencia de caer prisioneros o en caso de serlo. Terroristas de todos los niveles militares de Montoneros eligieron la muerte por este triste medio. Como Anexo 37 se agrega el texto del documento de donde se deduce la responsabilidad criminal de los jerarcas montoneros. b) Violacin del Derecho a la Integridad Personal (Artculo 5 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos; Artculo 5 del Pacto de San Jos de Costa Rica y 18 de la Constitucin Nacional Argentina). Los vejmenes que realizaron las distintas ORGANIZACIONES TERRORISTAS SOBRE SUS VCTIMAS (POR EJEMPLO EL CASO Larrabure) posteriormente ahorcado- y la metodologa empleada en un sin nmero de secuestros extorsivos, muestran la violacin de esta norma de derecho internacional (anexo 18 y32). c) Violacin del Derecho a la Libertad Personal (Artculo 9 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos, 7 del Pacto de San Jos de Costa Rica y 18 de la Constitucin Nacional Argentina) Los distintos secuestros ejecutados por las distintas organizaciones terroristas, constituyen pruebas de la violacin de la presente norma (anexo 18, 19 y 32) d) Violacin del Derecho de Propiedad Privada (Artculo 12 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos, 21 del Pacto de San Jos de Costa Rica y 17 de la Constitucin Nacional Argentina) Esta norma fue violada reiteradamente por los miembros de las organizaciones terroristas durante el perodo 1967-1976 y usufructuada principalmente, por sus jerarcas en el perodo posterior. e) Violacin al derecho de garantas judiciales (Artculos 8, 10 y 11 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos, 8 del Pacto de San Jos de Costa Rica y 18 de la Constitucin Nacional Argentina) Todas las organizaciones terroristas que actuaron sembrando el terror en la Argentina, violaron en reiteradas oportunidades y en forma reiterada, por lo ya dicho, esta norma que garantiza un juicio justo y acorde a derecho. La creacin por parte del PRT ERP y MONTONEROS de sus propios instrumentos paralegales, avalan el prrafo precedente (anexos 34, 35 y 36). La metodologa de secuestros extorsivos y detenciones en Crceles del Pueblo, la imposibilidad de los llamados enemigos de defenderse ante el seudo tribunal revolucionario que ya tenia su sentencia antes siquiera de raptar a la vctima, constituyen otras violaciones que no pueden ser ignoradas.

A esto debe agregarse el pnico y terror a que se vio sometida la poblacin, como producto de los continuos actos terroristas, que afectaban desde negocios a medios de comunicacin social y lugares de esparcimiento como cines, bares o plazas. Las llamadas expropiaciones por los terroristas y realizadas para financiar sus prcticas del terror y violencia, las voladuras de edificios, los atentados y robos a propiedades particulares o del Estado, incluido armamento como ya se ha dicho, las contribuciones compulsivas, los multimillonarios rescates mencionados en el Anexo 33, son prueba palpable de la sistemtica violacin que han cometido a la propiedad privada y a los otros derechos humanos reconocidos por el derecho internacional. CONSIDERACIONES FINALES Podran sacarse abundantes conclusiones de este anlisis relativo al tema de los Derechos Humanos, aunque creemos suficiente dejar sentado un hecho evidente que justifica ciertas reflexiones. La Repblica Argentina ha afrontado una Guerra. En ella han participado, por una parte: -La inmensa mayora de la poblacin que, en ningn momento apoy a la subversin, determinando que sta permaneciera aislada. (Se calcula que las organizaciones terroristas lograron poseer como efectivos, no mas de 0,05 % de esa poblacin que en una estimacin de 25 millones de habitantes para el ao 1978, da por resultado unos 12.500 terroristas) -Las Instituciones democrticas del pas que mantuvieron su naturaleza y funcin, an en aquellas circunstancias especiales que implican los gobiernos de hecho. Y las leyes que oportunamente fueron dictando. - Las fuerzas legales establecidas histricamente por la Constitucin y las leyes cuya composicin humana en todos sus niveles trasunta los estratos sociales de la Repblica Argentina sin exclusiones de naturaleza alguna. Y por la Otra: -Un conjunto de organizaciones subversivas terroristas constituidas en asociaciones ilcitas para delinquir que, con fuerte respaldo externo y capacidad econmica propia, produjeron el estado de conmocin interna vivido en la Repblica Argentina especialmente durante la dcada de 1970. Para cumplir su cometido y dentro de su concepcin de que para lograr el fin no importan los medios, crearon una justicia paralela y una estructura armada, la que pretendieron hacer crecer hasta capacitarlas para lograr el enfrentamiento directo y frontal con las Fuerzas Armadas y de Seguridad. El camino elegido fue difundir, promover y dar publicidad, reclutar, instruir, adoctrinar, organizar y armar militarmente utilizando la accin armada como motor de todo este proceso. As fue que robaron, asesinaron selectiva e indistintamente a civiles e integrantes de las fuerzas constitucionales, secuestraron, amenazaron y destrozaron bienes, sembrando el terror y el miedo en la sociedad, en la familia argentina Localizados y detenidos, no mediaron sobre su comportamiento y al salir de las crceles, como producto de una amnista demaggica, de consecuencias lamentables, otorgada por el presidente Cmpora, no solo reiniciaron y reincidieron en su actividad terrorista, sino que multiplicaron su saa y sus esfuerzos contra el sistema social vigente, a fin de lograr su destruccin y sobre sus runas tomar violentamente el Poder. Aquellos que comprendieron su error, slo pudieron desertar de tales estructuras, desapareciendo del pas y de sus crculos habituales de amistades, pues de lo contrario, la organizacin terrorista los juzgaba revolucionariamente, asesinndolos, como ejemplo para el resto de sus integrantes. Ante esta situacin, ante este nuevo tipo de agresin, no comprendida an cabalmente por aquellos que no la sufrieron, las fuerzas de Seguridad primero y luego las Fuerzas armadas, cuando las primeras fueron superadas, tuvieron que proceder utilizando todo el poder y la fuerza

necesaria para detener a la estructura social que se vea vulnerada por aquellos que se automarginaron con actos de terror de las leyes, y de las ms elementales normas de convivencia humana. Si hubo un demonio, fue sin duda el ataque producido por las organizaciones terroristas subversivas. La guerra se produjo en varios frentes La subversin terrorista no se limito a la lucha armada descripta anteriormente y al genocidio de lesa humanidad comentado. En total correspondencia con sus fines ltimos, prepar la destruccin de la democracia argentina, su cultura y forma de vida y efectu el apoyo a la lucha armada desde campos de actividad tan importantes como la economa, la educacin, el sector laboral y la justicia. En un intento de hacer pasar su mezquina causa como la sufrida por vctimas cuando en realidad fueron sus victimarios. Pretenden, desde el exterior, pasar por vctimas lo que en verdad generaron como victimarios. En los anexos se encontrar la descripcin sinttica del proceso de corrosin mencionado, Fotos, testimonios, artculos periodsticos y de las medidas imprescindibles para el desarrollo democrtico en paz de la vida de cada sector. Evolucin de las Principales organizaciones subversivas - Anexo 1 Secuestro cautiverio y asesinato de Aramburu - Anexo 2 Copamiento Armado de Garn por F.A.R. - Anexo 3 Resoluciones del V Congreso del PRT - ERP - Anexo 4 Copamiento Armado a la Calera Provincia de Crdoba - Anexo 5 Secuestro y asesinato del Dr. Sallustro y del Gral. Sanchez - Anexo 6 y 7 (Primera Parte) Secuestro y asesinato del Dr. Sallustro y del Gral. Sanchez - Anexo 6 y 7 (Segunda Parte) Enfrentamiento Armado en Ezeiza 20-6-1973 - Anexo 8 Anexo 9 Anexo 10 Anexo 11 Anexo 12 Anexo 13 Anexo 14 Anexo 15 Operativo Independencia - Provincia de Tucumn - Anexo 16 Anexo 17 Secuestro y Asesinato de Julio A Larrabure - Anexo 18 Anexo 19 Anexo 20 Anexo 21 Anexo 22 Ataque Al Regimiento de Infantera de Monte 29 (Pcia. Formosa) - Anexo 24 Anexo 25 Ataque e intento de copamiento al batallon de arsenales 601 "Domingo Viejo Bueno" - Monte Chingolo (23-12-1975) - Anexo 26 Anexo 27 Anexo 28 Anexo 29

Anexo 30 Anexo 31 Anexo 32 Anexo 33 Anexo 34 Cdigo de "Justicia" Penal Revolucionaria (Montoneros) - Anexo 35 Anexo 36 Anexo 37 Anexo 38 Anexo 39 Anexo 40 Anexo 41 Quizs tambin le interese: Anexo 16 - Operativo Independencia Principales Responsables del Terrorismo en la Argentina Afiche de Febrero de 1976 Sentencia dictada el 9-12-1985 Anlisis y Evolucin del Proceso Revolucionario SubversivoLinkWithin

Publicado por La Verdad Histrica de la Repblica Argentina en 05:47 Enviar por correo electrnicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Etiquetas: El Terrorismo en la Argentina

0 comentarios:Publicar un comentario en la entrada Entrada ms reciente Entrada antigua Pgina principal Suscribirse a: Enviar comentarios (Atom)

CDIGO PARA ENLAZARME