EL SURGIMIENTO DE LAS TEORÍAS DE LA ?· 1 1 EL SURGIMIENTO DE LAS TEORÍAS DE LA DEPENDENCIA Claudio…

Download EL SURGIMIENTO DE LAS TEORÍAS DE LA ?· 1 1 EL SURGIMIENTO DE LAS TEORÍAS DE LA DEPENDENCIA Claudio…

Post on 07-Jul-2018

215 views

Category:

Documents

2 download

TRANSCRIPT

1 1 EL SURGIMIENTO DE LAS TEORAS DE LA DEPENDENCIA Claudio Katz1 Las Teoras de Dependencia se desenvolvieron en los aos 60-70 en torno a tres vertientes. Ruy Mauro Marini, Theotonio Dos Santos y Vania Bambirra postularon una concepcin marxista, que fue complementada por la visin metrpoli-satlite de Andr Gunder Frank. Ambas miradas confrontaron con la tesis del desarrollo asociado dependiente que propuso Fernando Henrique Cardoso. Cules fueron sus divergencias? SOCIALISMO Y LIBERALISMO La Teora Marxista de la Dependencia fue un producto directo de la revolucin cubana. Hasta 1960 nadie imaginaba el debut de un proceso anticapitalista a 90 millas de Miami. Se supona que esas transformaciones seran consecuencia de cambios previos en los centros del poder mundial. El xito de Cuba trastoc ese escenario y abri una gran expectativa de horizontes socialistas prximos para Amrica Latina. Marini, Dos Santos y Bambirra postularon conceptos acordes a esa esperanza. Participaron en organizaciones que luchaban contra las dictaduras militares y alentaban proyectos de izquierda, en el turbulento perodo comprendido entre el ascenso de la Unidad Popular chilena (1970) y la cada del Sandinismo (1990). Los tres autores confrontaron con el imperialismo estadounidense y concibieron propuestas de integracin latinoamericana y de asociacin internacional con el denominado bloque socialista. Propiciaron una drstica ruptura con la estrategia poltica de los partidos comunistas, que proponan forjar alianzas con la burguesa para gestar modelos de capitalismo nacional. Los pensadores brasileos buscaron convergencias con las tendencias radicales del nacionalismo y tomaron distancia de las vertientes conservadoras de esa corriente. Sus conceptualizaciones del subdesarrollo se desenvolvieron en estrecha conexin con todos los debates de la izquierda de esa poca (actitud frente a la URSS, posturas frente a los gobiernos reformistas, oportunidad de la lucha armada) (Bambirra, 1986: 113-115, 78-82). Los tericos de la dependencia polemizaron con las interpretaciones liberales, que atribuan el atraso regional a la insuficiente absorcin de la civilizacin occidental o a la herencia cultural indgena, mestiza e hispano-portuguesa. Marini demostr la inconsistencia de esa concepcin, recordando la exaccin colonial padecida por Amrica Latina y el posterior dominio de oligarquas despilfarradoras (Marini, 2007: 235-247). Tambin Dos Santos cuestion la propuesta liberal de repetir el modelo estadounidense mediante la adopcin de comportamientos modernizantes. Seal que la insercin internacional de la regin como exportadora de productos agro-mineros obstrua su desarrollo y refut la falacia de una paulatina convergencia con las economas avanzadas (Dos Santos, 2003). Adems, demostr la inconsistencia de todos los indicadores utilizados 1 Economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI. Su pgina web es: www.lahaine.org/katz http://www.lahaine.org/katz2 2 por los economistas neoclsicos para evaluar el pasaje de una sociedad tradicional a otra industrial (Sotelo, 2005). Dos Santos rechaz la interpretacin liberal dualista del subdesarrollo como un conflicto entre sectores modernos y retardatarios de la economa. Resalt el carcter artificial de esa antinomia y retrat la estrecha integracin entre ambos segmentos (Dos Santos, 1978: 283-198). Tambin Frank particip de esa crtica, destacando que el sector atrasado no era una rmora del modelo imperante sino su principal recreador. Seal que el subdesarrollo latinoamericano no obedeca a la ausencia de capitalismo, sino a la gravitacin de una modalidad dependiente de ese sistema. Este planteo de Frank no slo confront con la mitologa liberal que contrapona el rezago regional con la modernizacin occidental. Al definir al subdesarrollo como un rasgo intrnseco del capitalismo dependiente, sustituy las miradas centradas en tipologas ideales por caracterizaciones histricas de los regmenes sociales (Laclau, 1973; Wolf, 1993: 38). DESARROLLISMO Y MARXISMO Los tericos marxistas de la dependencia fueron influidos por las concepciones de la CEPAL, que atribuan el retraso de la periferia al deterioro de los trminos de intercambio y a la heterogeneidad estructural de economas con alto desempleo, consumismo de las elites y estancamiento de la agricultura. Los desarrollistas promovan la industrializacin mediante la sustitucin de importaciones y mayores inversiones del sector pblico. Cuestionaban la atadura al modelo agro-exportador y auspiciaban polticas econmicas favorables a la burguesa nacional. Marini coincidi con varios diagnsticos de Prebisch sobre el origen del subdesarrollo y con algunas tesis de Furtado sobre el impacto adverso de la oferta laboral en los salarios. Pero nunca comparti la esperanza de resolver esos desequilibrios con polticas burguesas de modernizacin. Ponder los hallazgos tericos de la CEPAL, cuestionando sus expectativas en el desenvolvimiento capitalista autnomo de Amrica Latina (Marini, 1991: 18-19). Adems, critic su desconocimiento de la funcin cumplida por la regin en la acumulacin de las economas centrales. Marini explic la brecha centro-periferia por la dinmica del capitalismo y subray la inexistencia de otra variante de ese sistema para el Tercer Mundo. Seal que el subdesarrollo no poda erradicarse con simples polticas correctivas o con mayores dosis de inversin (Marini, 1993). Dos Santos formul una crtica semejante. Record que el atraso latinoamericano no obedeca a la orfandad de capitales, sino al lugar ocupado por la zona en la divisin internacional del trabajo (Dos Santos, 1978: 26-27). Los tericos de la dependencia objetaron, adems, la presentacin del estado como un artfice del crecimiento, ajeno a las limitaciones de las clases dominantes. Por eso descreyeron del margen sugerido por CEPAL para completar la industrializacin latinoamericana. En este abordaje exhibieron una afinidad con los economistas marxistas de otras regiones que renovaron la caracterizacin del capitalismo de posguerra, evitando la presentacin de esta etapa como una simple continuacin del escenario leninista precedente (Katz, 2016). 3 3 Dos Santos destac la nueva gravitacin de las empresas multinacionales y la creciente integracin global del capital. Empalm con los diagnsticos de Amin sobre la ley del valor operando a escala mundial y coincidi con la evaluacin de Sweezy del protagonismo estadounidense. Tambin Bambirra seal ese predomino norteamericano en el nuevo circuito de la acumulacin global. Estas miradas conectaron las mutaciones del capitalismo con el estudio de la crisis de ese sistema. Marini evalo la dinmica de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia en la periferia, recordando que el declive porcentual de la rentabilidad proviene de la reduccin del nuevo trabajo vivo incorporado a las mercancas, en relacin al trabajo muerto ya objetivado en materias primas y maquinaria. Remarc que esa modificacin reduce la tasa de beneficio en proporcin al capital total invertido. Marini tambin seal que la afluencia de capital a la periferia morigeraba ese declive en las economas centrales, mediante incrementos de la explotacin de los trabajadores de la periferia y abaratamientos de la provisin de alimentos e insumos para la industria metropolitana. Pero destac que esa compensacin acentuaba la asfixia de la capacidad de consumo en los pases con salarios ms reducidos (Marini, 2005). Dos Santos comparti este razonamiento combinado de la crisis por desequilibrios de valorizacin (tendencia decreciente de la tasa de ganancia) y tensiones en la realizacin del valor (insuficiencia del poder de compra) (Dos Santos, 1978: 154-155). Ambos autores adoptaron una mirada multicausal -semejante al enfoque de Mandel- que clarific varios rasgos de la crisis en la periferia (Katz, 2009:117-119). Los tericos de la dependencia convergieron, adems, con Mandel y Amin en el registro de las nuevas bifurcaciones presentes en los pases subdesarrollados. Por eso Marini indag los desequilibrios fabriles de economas intermedias afectadas por mayores costos, desventajas tecnolgicas y dficits crnicos en la balanza comercial. Su diagnstico de Brasil (o Argentina y Mxico) fue coincidente con el expuesto por los estudiosos de la industria de pases equivalentes de Asia y frica. Marini analiz las economas medianas de Latinoamrica para superar las presentaciones de la periferia como un universo indistinto. Corrigi viejas tradiciones del marxismo que asemejaban a Amrica Latina con regiones de Asia o frica. El mismo propsito impuls a Dos Santos a indagar la especificidad de las industrias latinoamericanas, sujetas a encarecimientos externos de importaciones y ahogos internos por estrechez del mercado interno. Bambirra conceptualiz el mismo problema introduciendo distinciones entre las economas latinoamericanas. Contrast los pases de industrializacin antigua (Argentina, Mxico, Brasil), industrializacin posterior (Per, Venezuela) y estructuras agro-exportadoras sin industria (Paraguay, Hait) (Bambirra, 1986: 57-69). Esta atencin por el subdesarrollo desigual de la regin fue un pilar analtico de los tericos de la dependencia. LAS NUEVAS CATEGORAS Marini interpret el deterioro de los trminos de intercambio como una expresin del intercambio desigual. Afirm que las transferencias de valor hacia el centro no derivaban de la inferioridad de la produccin primaria, sino de la dinmica objetiva de la acumulacin a escala mundial (Marini, 1973). De esta forma resalt la gravitacin genrica de la ley del valor en ese proceso. 4 4 Pero el pensador brasileo no profundiz ese anlisis y soslay el estudio diferenciado de esos fenmenos dentro y fuera de la industria, que iniciaron los tericos del intercambio desigual (Emnanuel, Amin, Bettelheim). Tampoco explor la dinmica de rentas petroleras recicladas en circuitos financieros que indag Mandel. La misma ptica adopt Dos Santos. Solamente situ el intercambio desigual en el escenario de las pujas comerciales internacionales, que habitualmente afectan a la periferia (Dos Santos, 1978: 322-323, 367). Los autores latinoamericanos concentraron su atencin en los desequilibrios de la reproduccin dependiente. Dos Santos estudi cmo se combinan los desbalances comerciales con los desajustes de endeudamiento e inflacin en los pases industrializados de la periferia. Marini conceptualiz el ciclo de financiacin, produccin y comercializacin de esas economas en contraste con los pases centrales. Observ que la inversin privada es menor que en las metrpolis y que el capital extranjero drena fondos a travs de royalties, utilidades o compras de maquinaria. Describi cmo las empresas obtienen lucros extraordinarios aprovechando la baratura de los salarios e ilustr de qu forma la baja capacidad de compra recorta el mercado interno (Marini, 2012). De esta forma teoriz la heterogeneidad estructural de la CEPAL en trminos marxistas, como un ciclo dependiente. Retom de Prebisch el diagnstico de fuertes lmites a la acumulacin como consecuencia de las desproporciones sectoriales y las restricciones al consumo y estim que esa adversidad capitalista impeda el desarrollo. Pero observ estos desequilibrios como contradicciones especficas del capitalismo dependiente e indag su dinmica utilizando un modelo extrado del tomo II de El Capital. En ese razonamiento evit presupuestos abstractos de equilibrio y detect las mismas tensiones en la acumulacin industrial que observaron Amin y Mandel. Marini remarc la estrechez del poder adquisitivo retomando las hiptesis de sub-consumo de Luxemburg. Pero ubic el problema en los escenarios perifricos. En lugar de analizar cmo la obstruccin de la demanda interna empuja hacia el exterior al capital metropolitano, estudi los desequilibrios que genera ese proceso en las economas subdesarrolladas. El pensador brasileo ya conoca la dinmica del consumo de masas en los pases centrales y por eso expuso una teora del fordismo obstruido en las economas medianas de la periferia. Resalt la existencia de una gran estratificacin del consumo entre segmentos bajos y medio-altos y subray la ausencia de una masa de adquirientes medios, comparable a los pases desarrollados. Pero Marini situ la principal peculiaridad de las economas perifricas industrializadas en la superexplotacin del trabajo. Utiliz ese trmino para describir la condicin de los obreros sometidos al pago de remuneraciones inferiores al valor de su fuerza de trabajo. Seal que esa anomala era el trasfondo de la situacin dependiente y de la conducta de clases dominantes que lucraban con tasas de plusvala superiores al centro. Marini consider que la burguesa de la periferia compensaba por esa va las prdidas derivadas de su lugar subordinado en el mercado mundial. Seal que los capitalistas latinoamericanos utilizaban el fondo de consumo de los trabajadores como una fuente de acumulacin del capital. El terico de la dependencia aclar que la superexplotacin slo era viable en regiones con grandes excedentes de mano de obra, surgidas de la sobrepoblacin indgena (Mxico), el xodo rural (Brasil) o los flujos inmigratorios. 5 5 Situ en la forma de generar plusvala la principal peculiaridad de las economas medianas latinoamericanas. Al igual que Amin resalt la vigencia de mayores niveles de explotacin. Pero en lugar de explicar este dato por diferencias de salarios mayores que las diferencias de productividades, atribuy el fenmeno a una remuneracin cualitativamente inferior de la fuerza de trabajo. Esta evaluacin fue formulada con la mira puesta en el proceso de industrializacin de un pas con enormes desigualdades del ingreso (Brasil). SUB-IMPERIALISMO Y BURGUESA NACIONAL Marini no se limit a retomar las viejas denuncias sobre el rol opresor de Estados Unidos. Introdujo el controvertido concepto de sub-imperialismo para retratar la nueva estrategia de la clase dominante brasilea. Describi las tendencias expansivas de grandes empresas afectadas por la estrechez del mercado interno y percibi su promocin de polticas estatales agresivas para incursionar en las economas vecinas. Esta interpretacin se bas en un razonamiento semejante al desarrollado por Luxemburg para caracterizar las tendencias imperiales de Alemania, Francia o Inglaterra. Esa visin subrayaba que esos cursos se implementaron para contrarrestar el reducido poder de compra local (Marini, 2005). Pero el marxista latinoamericano le asign al concepto una dimensin geopoltica muy diferente al registro clsico. No postul que Brasil se incorporaba al club de potencias que disputan el dominio mundial. Ms bien resalt la subordinacin de ese pas a la estrategia estadounidense. Por eso habl de sub-imperialismo y retrat el papel de gendarme anticomunista regional jugado por la dictadura brasilea durante la guerra fra contra la URSS. El terico de la dependencia complet posteriormente ese sentido del sub-imperialismo introduciendo otras nociones como estado de contrainsurgencia. Utiliz ese concepto para describir el papel de tutelaje represivo ejercido por los militares, en la transicin hacia regmenes constitucionales (Martins, 2011a; Mendona 2011). Marini habl de sub-imperialismo para subrayar que la principal burguesa sudamericana era socia y no ttere de Washington. Resalt especialmente el rol geopoltico autnomo de una clase dominante que buscaba proyectarse como potencia econmica y militar a escala regional (Marini, 1985). Con esta mirada retom percepciones de los marxistas clsicos sobre el rol de los imperialismos menores e incorpor los nuevos anlisis sobre el papel de Estados Unidos en la posguerra. Su tesis sintoniz con la idea de imperialismo colectivo de Amin en tres planos: la creciente asociacin mundial de capitales, la funcin capitalista protectora ejercida por el Pentgono y el nuevo rol de los custodios regionales asociados con Washington. Mientras que el subimperialismo fue un tema especficamente abordado por Marini, el giro de la burguesa nacional fue tratado por los tres tericos marxistas de la dependencia. Sealaron el pasaje de una clase industrialista con proyectos de desarrollo independiente a un segmento asociado con empresas extranjeras. El sostn burgus al golpe de 1964 fue presentado como un contundente indicio de esa renuncia a procesos de acumulacin autnomos (Chilcote, 1983). Los pensadores de la dependencia remarcaron las conexiones con el capital extranjero y no su simple subordinacin. Destacaron el nuevo perfil de burguesas industriales ms internacionalizadas, puntualizando las diferencias con la vieja oligarqua 6 6 terrateniente y con el capitalismo nacional precedente. Dos Santos seal que ese giro creaba un conflicto con sectores de la burocracia apegados al desarrollismo clsico (Dos Santos, 1978: 34, Lpez Segrera, 2009). El terico brasileo profundiz, adems, la dimensin poltica de ese proceso, al definir el status de una situacin subordinada. Estim que la dependencia se verifica cuando cierto grupo de pases condiciona el desarrollo de otros (Dos Santos, 1978: 305). Retrat esta situacin para el caso latinoamericano, mediante un anlisis semejante al propuesto por Amin. En ambos casos la dimensin poltica de la dependencia fue diferenciada de la polarizacin econmica, aclarando las conexiones entre procesos que no se desenvuelven (necesariamente) en forma simultnea. Los dos pensadores exploraron la especificidad de la subordinacin poltica al poder imperial, que anteriormente era asemejada a la sujecin econmica. Pero en un contexto de absorbente primaca de las estrategias socialistas, esas caracterizaciones slo fueron esbozadas. TEORAS Y SINGULARIDADES Marini, Bambirra y Dos Santos intentaron amoldar el marxismo al estudio de la nueva realidad latinoamericana de posguerra. Por esa razn se embarcaron en la misma bsqueda de nociones especficas que encararon Baran-Sweezy con el excedente, Amin con el valor mundial y Mandel con las Ondas Largas. Esta indagacin sigui, a su vez, la pista inaugurada por Lenin con el desenvolvimiento desigual, por Luxemburg con la revisin de la acumulacin primitiva y por Trotsky con el desarrollo desigual y combinado. Pero el status de la dependencia como teora suscit fuertes debates. Se discuti si constitua una concepcin, un paradigma o un enfoque, segn las distintas interpretaciones en boga de las leyes sociales. Dos Santos sostuvo que la teora de la dependencia ya haba alcanzado un nivel cientfico, al definir las leyes que rigen el desarrollo de los pases perifricos. Seal que esos principios esclarecan la evolucin del capitalismo dependiente, con razonamientos equivalentes a los utilizados por Lenin para explicar el imperialismo. El economista brasileo estim que las reglas de la dependencia clarificaban de qu forma la sujecin comercial, financiera o tecnolgico-industrial generaba bloqueos a la acumulacin en Amrica Latina (Dos Santos, 1978: 300, 360-366). Marini trabaj en la misma direccin y atribuy legalidad cientfica a los mecanismos generadores de plusvala en las regiones dependientes. Ambos tericos estudiaron la peculiaridad de Amrica Latina frente a otras sociedades dependientes y notaron que sus investigaciones eran distintas a las predominantes en Asia o frica. En los principales pases de esos continentes los interrogantes giraban en torno a las razones histricas que permitieron a Europa superar a viejas civilizaciones, para someterlas a una degradacin colonial (India) o semicolonial (Egipto, China) (Amin, 2005). En Amrica Latina los enigmas de la dependencia surgan de la renovacin de un status subordinado, al cabo de un siglo y medio de independencia poltica sin parangn en otras zonas del Tercer Mundo. Esta visin estimul investigaciones sobre las peculiaridades del Caribe, Centroamrica, Brasil, la regin andina y el Cono Sur (Dos Santos, 1998). Estos estudios fueron abordados con una mirada desde la periferia, que Marini adopt en oposicin al paternalismo elitista de estudios latinoamericanos localizados en 7 7 Estados Unidos, Inglaterra o Francia. Propuso revertir esa anomala generando conocimientos desde la regin (Marini, 1991: 9-10, 42). Con el mismo enfoque Dos Santos intent corregir a los autores clsicos del imperialismo, que a su juicio no abordaron esa problemtica desde una ptica propia de los pases dependientes (Dos Santos, 1978: 301-303, 340-345). Con estas caracterizaciones del status terico de la dependencia, los tres marxistas brasileos completaron la presentacin de un enfoque que trastoc la agenda de las ciencias sociales latinoamericanas. Los conceptos introducidos por Marini, las caracterizaciones polticas de Dos Santos y las miradas de Bambirra sobre el subdesarrollo desigual crearon perdurables referencias analticas para los pensadores de ese perodo. LA VISIN METRPOLI-SATLITE Andr Gunder Frank particip activamente en el surgimiento de la teora marxista de la dependencia y sus tesis tuvieron un impacto inmediato superior al resto de los autores. Pero su mirada fue diferente y su enfoque de metrpolis-satlites constituy apenas la primera de las tres concepciones que sostuvo a lo largo de su vida. El periodo inicial fue curiosamente el ms corto y afamado de esa trayectoria. Comenz sus trabajos bajo el fuerte impacto de la revolucin cubana, adopt las crticas de izquierda a la estrategia comunista de etapas y cuestion la poltica de apoyo a la burguesa nacional. Subray la inexistencia de espacios para repetir el desarrollo clsico del capitalismo, remarc la inviabilidad del desarrollismo y postul la necesidad del socialismo (Frank, 1970: 211-213). Frank asumi esa actitud radicalizando ideas polticas liberales y abandonando un esquema evolutivo, que identificaba la superacin del subdesarrollo con la erradicacin de instituciones pre-capitalistas. No madur su visin asimilando los debates tericos marxistas que incorporaron otros autores de la dependencia. Pero la afinidad con ese enfoque fue sealada por Marini, que resalt el acierto de la frmula utilizada por Frank para retratar el retraso latinoamericano. Consider que el desarrollo del subdesarrollo ilustraba cmo la consolidacin de las economas avanzadas se consumaba a costa de las relegadas (Marini, 1993). El pensador estadounidense no expuso ese corolario identificando los mecanismos de la reproduccin dependiente. Tampoco enmarc su caracterizacin en el funcionamiento global del capitalismo, ni relacion su teora con algn diagnstico del valor, el sub-consumo o la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Frank postul simplemente que el capitalismo generaba subdesarrollo en la periferia del sistema mundial. Seal que esa insercin subordinada determinaba la apropiacin del excedente de las economas relegadas por parte de las avanzadas. El autor norteamericano present la polarizacin metrpoli-satlite como dos caras de una misma trayectoria mundial. Subray la complementariedad de esos procesos y remarc el carcter excepcional de la interrupcin de esa fractura. Record que en la era contempornea ninguna economa sometida alcanz el status de potencia central y estim que el debilitamiento de una metrpoli no modificaba el perdurable status de la dependencia (Frank, 1970: 8-24). El terico estadunidense aplic este razonamiento a la historia latinoamericana. Ubic el origen de la relacin centro-periferia en la integracin subordinada de la regin al capitalismo mundial en siglo XVI. Seal que en ese encadenamiento a la acumulacin 8 8 global un centro metropolitano (Europa) somete a los satlites perifricos (Amrica Latina), a travs de la mediacin de ciertos pases (Espaa, Portugal), que a su vez se convierten en satlites de la potencia dominante (Gran Bretaa). Al interior de Amrica Latina este mismo circuito conecta al satlite perifrico (Chile) con el satlite colonial principal (Per), que a su vez es manejado por la metrpoli extra-regional (Espaa o Inglaterra). Esta cadena de sometimientos se recrea junto a la confiscacin jerrquica de los excedentes (Frank, 1970: 1-7). Frank expuso dos ejemplos de esta conexin. Ilustr cmo Chile qued sometido a esa subordinacin desde la poca colonial, a travs de una clase dominante local atada a las exigencias de un puado de firmas extranjeras. En el caso de Brasil, remarc la insercin dependiente a travs de satlites principales (Sao Paulo), que aseguraron la subordinacin de los satlites secundarios (Recife) a las metrpolis (primero Portugal, luego Estados Unidos). No observ diferencias significativas entre los dos pases (Frank, 1970: 119-123, 149-154). DOS ABORDAJES DIFERENTES Frank prioriz el anlisis de los drenajes que sufre la periferia, en sintona con los enfoques de polarizacin absoluta entre el centro y la periferia de la periferia. En cambio Marini, Dos Santos y Bambirra incorporaron un registro de las bifurcaciones existentes entre economas agro-exportadoras (Chile) y parcialmente industrializadas (Brasil). Esta diferencia determin abordajes distintos. Mientras que el pensador estadounidense observ la economa latinoamericana como una totalidad uniforme, sus colegas brasileos estudiaron contradicciones nacionales especficas. Establecieron distinciones en lo que Frank observ como subordinaciones equivalentes. Los tericos brasileos partieron, adems, de caracterizaciones generales del capitalismo de posguerra que Frank no tuvo en cuenta. Su enfoque no incorpora las evaluaciones de empresas multinacionales, las trasformaciones tecnolgicas o los cambios de la inversin que seal Dos Santos. Por esta omisin Frank slo not que en los momentos de crisis del centro se amplan los espacios para el desenvolvimiento de la periferia. Pero con ese sealamiento explic slo el debut de la industrializacin latinoamericana, sin aclarar lo sucedido posteriormente. El pensador estadounidense salte todas las elaboraciones de la fractura centro-periferia que desenvolvieron los economistas marxistas y asimilaron los autores brasileos. Por eso estudi solamente la dinmica de la exaccin, mientras Marini captaba las articulaciones con el capitalismo avanzado y Dos Santos perciba los amoldamientos con la mundializacin. Ese registro les permiti evitar simplificaciones y notar las nuevas formas de la dependencia. Dos Santos cuestion tempranamente la omisin de Frank de las transformaciones internas de los pases subdesarrollados. Objet su mirada esttica y la consiguiente sugerencia de inmutabilidad de la sociedad latinoamericana. Atribuy esa unilateralidad al apego a una metodologa estructural-funcionalista (Dos Santos, 1978: 304-305, 350-352, 346). Este error se verific en la presentacin de encadenamientos del centro con sus satlites, como si fueran simples piezas de un tablero dirigido por las grandes potencias. En esta visin los sujetos sociales estn ausentes o cumplen un mecnico rol, emanado del 9 9 lugar que ocupan en el dispositivo global. Los antagonismos entre clases sociales, los conflictos entre segmentos capitalistas y las mediaciones del estado no tienen cabida en ese abordaje. Por el contrario, en el razonamiento de Marini la preeminencia de ciclos dependientes, formas de superexplotacin o transferencias del valor, no anula la gravitacin protagnica de los opresores y oprimidos en la dinmica de la dependencia. Los mecanismos econmicos que recrean la polaridad centro-periferia en Frank constituyen slo el punto de partida de Marini, Bambirra o Dos Santos. Por esta razn los tericos brasileos no utilizaron el trmino satlite para describir a las economas dependientes. Esa metfora alude a un cuerpo que gira en forma invariable en torno a cierto centro, sin ninguna autonoma o desenvolvimiento interno. Ciertamente Frank aport varias intuiciones provechosas, pero el desarrollo de esas percepciones qued obturado por su omisin de los sujetos sociales. Su registro de relaciones tripolares es un ejemplo de observaciones acertadas, que no tienen soporte en conceptualizaciones adecuadas. Frank not que la jerarqua global desborda la dualidad centro-periferia, pero al mismo tiempo desconoci la especificidad de las formaciones intermedias. Por eso utiliz el mismo razonamiento para indagar la evolucin de Chile y Brasil. Este reduccionismo fue mayor en su mirada de las burguesas nacionales. A diferencia de Marini y Dos Santos se limit a constatar la defeccin de ese sector, sin analizar las contradicciones que inauguraba ese cambio. Adems, identific la asociacin con empresas extranjeras con una degradacin de las clases dominantes locales a la condicin de lumpen-burguesas (Frank, 1979). Esa nocin implica una descomposicin de los grupos dirigentes que imposibilitara su conduccin del estado. Marini y Dos Santos nunca perdieron de vista que las burguesas latinoamericanas combinan el usufructo de la renta agro-minera con plusvalas extradas a los trabajadores. Son grupos gobernantes y no simples capas tributarias del capital forneo. Los dominadores de la regin estn sujetos a patrones de competencia, inversin y explotacin propios del capitalismo. Esas normas difieren del puro pillaje que implementa una lumpen-burguesa. Esa denominacin puede ser aplicada, por ejemplo, a las mafias del narcotrfico que blanquean sus fortunas en actividades financieras o productivas. Son capitalistas marginados del club estable de los dominadores (Katz, 2015: 41-42). Frank tampoco incorpor las distinciones entre la polarizacin econmica y dependencia poltica que concibieron los tericos brasileos. Esta omisin no fue ajena a su limitada participacin poltica en los procesos que signaron la trayectoria de Marini, Dos Santos y Bambirra. Estos tres autores estuvieron directamente involucrados en las disyuntivas de Cuba, Chile o la guerrilla. En cambio Frank slo adopt en forma entusiasta las banderas de la revolucin cubana, sin aportar reflexiones significativas sobre los dilemas polticos de la izquierda. No form parte del universo militante que defini la obra de la tericos marxistas de la dependencia. Esta distancia influy en el viraje posterior de sus trabajos. DESARROLLO Y DEPENDENCIA Fernando Henrique Cardoso desenvolvi un enfoque opuesto a Frank, Marini, Dos Santos y Bambirra, pero qued inicialmente ubicado en el mismo campo de tericos de la dependencia. 10 10 Su texto con Faleto cuestion la presentacin tradicional del retraso regional como un efecto de fracturas entre la sociedad tradicional y moderna. Tambin objet las explicaciones de Prebisch-Furtado basadas en el deterioro de los trminos de intercambio y la heterogeneidad estructural. Retrat los mecanismos de sujecin econmica que acentuaban la integracin subordinada de Amrica Latina al mercado mundial, describiendo dos variantes de esa situacin. En los modelos de control nacional las elites, burocracias u oligarquas manejan el principal recurso exportado (Brasil, Argentina), en las economas de enclave esa administracin queda en manos de compaas extranjeras (pequeas naciones de Centroamrica o el Caribe). A partir de este esquema Cardoso describi la diversidad de ordenamientos sociales, que en cada pas desembocaron en escenarios de estancamiento o crecimiento. Ms que un diagnstico del subdesarrollo, el terico brasileo traz un cuadro de mltiples cursos, subrayando la importancia de las relaciones establecidas entre los grupos dirigentes locales y las potencias centrales. Identific esas conexiones con distintas situaciones de dependencia en la asociacin entre grupos dominantes nacionales y forneos (Cardoso; Faletto, 1969: 6-19, 20-34, 40-53). Cardoso no contrapuso la dependencia con el desarrollo. Slo destac que ambos rumbos generan modelos diferenciados, que permiten o frustran el desenvolvimiento de largo plazo. Remarc que esos senderos son determinados por el bloque conductor del estado, la cohesin social y la conformacin de rdenes legtimos de consentimiento y obediencia. En su mirada los grupos dirigentes definen modelos polticos, que a su vez determinan cursos econmicos convenientes o adversos para cada en pas. Como esa accin exige autonoma, FHC concentr sus anlisis en los pases medianos con manejo propio de sus recursos productivos. Estim que en las economas de enclave predominan regmenes polticos excluyentes, con poco espacio para continuar el desarrollo (Cardoso; Faletto, 1969: 39, 83-101). Cardoso evalu que Argentina avanz significativamente en 1900-30, al incorporar a las clases medias a un dinmico proyecto de la burguesa exportadora. Consider que Brasil mantuvo una confederacin de oligarquas sin hegemonas, ni gravitacin de los sectores medios y por esa razn su economa se retras. La accin poltica desde el estado determin ambos resultados. FHC estim que en el periodo posterior (1940-60) el distribucionismo afect la expansin de Argentina, mientras que Brasil logr un mayor desenvolvimiento industrial, mediante auxilios del estado y menores presiones populares. Las articulaciones generadas por el peronismo y el varguismo definieron ese desemboque. Cardoso concluy su estudio sealando la generalizada tendencia a superar los lmites del desenvolvimiento, mediante mayores inversiones forneas y asociaciones de los grupos capitalistas nacionales con sus pares extranjeros (Kubistechek, Frondizi) (Cardoso; Faletto, 1969: 54-77, 111-129, 130-135). CONFUSIN DE TEORAS Las tesis de Cardoso no confrontaron con el liberalismo, no compartieron el espritu crtico de CEPAL y fueron ajenas a la tradicin marxista. Slo presentaron afinidad con la sociologa convencional, con el mtodo funcionalista y con pticas indefinidas en la 11 11 relacin entre dimensin poltica y estructura econmica, que algunos analistas asocian con Weber (Martins, 2011b: 229-233). Cardoso asign formalmente primaca analtica al condicionante econmico (control nacional versus enclave), pero en los hechos atribuy a los actores polticos (clases, burocracias, elites) la capacidad de generar modelos positivos (desarrollo) o negativos (subdesarrollo). En todos los casos desconoci los lmites que impone el capitalismo a los cursos en juego. Concibi a ese sistema como un rgimen conflictivo, pero superior a cualquier alternativa. A diferencia de Frank, Dos Santos, Bambirra o Marini, no adopt pticas anticapitalistas, ni propuestas socialistas. FHC slo contrast esquemas de mayor o menor efectividad a partir de tipologas construidas en torno a modelos ideales. Asign total primaca a los determinantes polticos de ese contrapunto. Estim que en el marco de ciertas posibilidades estructurales, las trayectorias de cada pas quedan definidas por el tipo de alianzas polticas predominantes. Consider que en cierto momento la presin obrera favorece la acumulacin y en otras etapas la obstruye. Supuso lo mismo para los acuerdos de la burguesa industrial con las oligarquas exportadoras o para la afluencia y salida de capitales (Cardoso; Faletto, 1969: 136-143). Con esta mirada evalu la compatibilidad de cada proceso con el desarrollo, siguiendo una lgica funcionalista de amoldamiento o inadaptacin a los requerimientos del capitalismo. Adopt a este rgimen social como un dato invariable, omitiendo cualquier reflexin sobre la explotacin de los trabajadores. Cardoso eludi opiniones ntidas. Adopt la actitud de un investigador distante que diseca su objeto de estudio, observando cmo los distintos sujetos capitalistas forjan alianzas entre s, aprovechando el acompaamiento pasivo del pueblo. Lo ms curioso de este enfoque fue su presentacin como una teora de la dependencia. En el esquema de FHC ese trmino constituye un ingrediente ms de la deduccin funcionalista. Algunas situaciones de dependencia son disfuncionales y otras compatibles con el desarrollo. En esta visin la dependencia no supone necesariamente una adversidad. Por eso es tan slo registrada sin ninguna denuncia de sus efectos. FHC omiti considerar cualquiera de los mecanismos de la reproduccin dependiente que Marini, Dos Santos o Bambirra sealaron como causantes del subdesarrollo. Cardoso nicamente observ adversidades significativas en los enclaves. En los pases con control nacional del recurso exportado, estim que las situaciones de dependencia podan diluirse con manejos adecuados. La total lejana de este enfoque con una teora de la dependencia qued inicialmente oscurecida por las ambigedades y el reconocimiento que rode a FHC. UN DEBATE ESCLARECEDOR La mirada de Cardoso se clarific en la polmica que entabl con Marini. En un artculo coescrito con Serra acus al terico marxista de estancacionismo. Cuestion la consistencia de la superexplotacin, objet el deterioro de los trminos de intercambio, rechaz la existencia de un declive de la tasa de ganancia y subray el pujante consumo de las clases medias (Cardoso; Serra, 1978). 12 12 En otros artculos complement esta crtica, puntualizando que las situaciones de dependencia no obstruan el dinamismo de las economas industrializadas de la periferia (Cardoso, 1980; Cardoso, 1978; Cardoso, 1977a). Estim que la inversin extranjera incentivaba una revolucin burguesa, internacionalizaba los mercados y reverta la estrechez del consumo local (Cardoso, 1973; Cardoso, 1977b; Cardoso, 1972). Marini respondi ilustrando el nivel de explotacin de los asalariados Expuso indicadores de prolongacin e intensificacin del trabajo y aclar que su concepto del superexplotacin estaba referido a esas modalidades. Seal tambin que su modelo no implicaba predominio de la plusvala absoluta, ni ausencia de incrementos de la productividad. El terico marxista retrat, adems, la severidad de las crisis de realizacin, observando que en un marco de alto desempleo y deterioro del salario, el surgimiento de clases medias no compensa la debilidad general del poder de compra (Marini, 1978). Marini record que el estancacionismo fue un defecto del pesimismo desarrollista de Furtado y de su tesis de la pastorizacin brasilea. Esa visin diagnosticaba una regresin hacia estadios agrcolas, que fue desmentida por el nuevo periodo de industrializacin (Marini, 1991: 34). El revolucionario brasileo nunca fue estancacionista. Escribi Dialctica de la Dependencia para indagar contradicciones y no estadios finales del capitalismo (Osorio, 2013). En la valoracin de la dinmica expansiva de ese sistema se ubic ms cerca de Mandel que de Sweezy. La respuesta de Marini permiti aclarar que sus divergencias con Cardoso no giraban en torno a la existencia de una nueva burguesa local, estrechamente asociada al capital extranjero. Ambos autores resaltaban esa novedad. El punto de discordia era la consistencia y alcance de la industrializacin en curso. Para Marini ese proceso no correga las viejas limitaciones de la economa brasilea, ni equiparaba su desenvolvimiento con los pases centrales. Por el contrario, Cardoso supona que esas restricciones haban quedado atrs y que el pas sudamericano ingresaba en un crculo virtuoso de desarrollo. En el curso de la polmica Marini modific su visin inicialmente considerada hacia su adversario y estim que Cardoso haba roto con su pasado, para embarcarse en una grotesca apologa al capitalismo vigente en Brasil.. Esa fascinacin le impeda registrar los datos bsicos de un pas con desigualdades superiores al promedio mundial, mercados internos ms segmentados y desequilibrios de industrializacin ms significativos. Cardoso omiti estos problemas e ignor la imposibilidad brasilea de alcanzar la performance histrica de Estados Unidos, Francia o Japn (Marini, 2005). Dos Santos expuso las mismas crticas. Seal su coincidencia con Cardoso en la existencia de un giro de la burguesa brasilea hacia mayores asociaciones con el capital multinacional. Pero subray su total discrepancia con la presentacin de ese viraje como un camino al desarrollo. Puntualiz que el modelo adoptado por la clase dominante incrementaba las inversiones, sin repetir el desenvolvimiento auto-sustentado de las economas avanzadas (Dos Santos, 2003). Todo el debate confirm que el deslumbramiento de Cardoso con el capital extranjero haba germinado en su libro clsico con Faleto. Ya el ttulo de esa obra -Dependencia y desarrollo- haba sido expuesto en implcita oposicin al Desarrollo del subdesarrollo de Frank. 13 13 All se expusieron situaciones de dependencia muy alejadas de las dinmicas estructurales de sujecin que retrataron Marini, Dos Santos o Bambirra. Se supuso que el desenvolvimiento se materializa con polticas econmicas acertadas y que el capitalismo no obstruye la erradicacin del subdesarrollo. INVOLUCIN SOCIO-LIBERAL La disolucin del sentido de la dependencia fue acentuada por Cardoso en la revisin de su libro. All utiliz la frmula desarrollo dependiente asociado para caracterizar la gestin conjunta de las empresas multinacionales con las burocracias y las burguesas locales (Cardoso, Faletto, 1977). FHC seal que bajo esa administracin las inversiones extranjeras facilitan una intensa expansin econmica, sin generar los obstculos sealados por los tericos marxistas. Rechaz el enfoque de los autores que ilustraban cmo el crecimiento motorizado por el capital forneo genera desequilibrios superiores a los padecidos por los pases centrales. Esta diferencia cualitativa fue olvidada por Cardoso, que transform a la dependencia en un concepto antagnico a lo imaginado por los gestores de esa idea. El nico lmite real al desarrollo que observ Cardoso en los pases intermedios fue la existencia de regmenes polticos excluyentes y obstructores de los mercados que integran a toda la poblacin. Supuso que la remocin de esa barrera poltica erradicaba tambin la principal causa del subdesarrollo. En ese perodo FHC an consideraba varios caminos para el logro de esa democratizacin. Pero poco tiempo despus estim que slo las transiciones negociadas con las dictaduras pavimentaban ese rumbo. Por eso particip activamente en la gestacin de las democracias tuteladas, que en los aos 80 aseguraron la continuidad del esquema econmico neoliberal inaugurado por esas tiranas. A partir de ese enfoque Cardoso promovi las transiciones pos-dictatoriales como el marco poltico ideal para atraer capital extranjero. Inici una fervorosa reivindicacin del neoliberalismo y sus divergencias con la izquierda se concentraron en torno a esa apologa. Las evaluaciones dispares sobre la dependencia quedaron relegadas como una problemtico del pasado. FHC tom mayor distancia tambin de la CEPAL y abandon cualquier presentacin del estado como entidad impulsora de la industrializacin (Lpez Hernndez, 2005). Es cierto que a diferencia del desarrollismo capt la conversin de las viejas burguesas nacionales en asociadas, pero nunca lament, ni cuestion ese giro. Al contrario, lo reivindic como un acertado camino hacia la prosperidad latinoamericana. Su crtica a Marini coincidi con la asuncin de posturas ms derechistas. Cuestion todos los conceptos de su adversario que chocaban con su fascinacin por el mercado y las empresas multinacionales. En ese perodo Cardoso introdujo a la Fundacin Ford en el medio acadmico e incentiv el financiamiento privado de las ciencias sociales. Cort toda referencia a los problemas discutidos con Marini y evit los debates relacionados con su propio pasado (Correa Prado, 2013). Posteriormente como presidente de Brasil Cardoso se transform en el principal artfice de ajustes, privatizaciones, aperturas comerciales y flexibilizaciones laborales. En la ltima dcada traspas nuevos lmites hasta convertirse -junto a Vargas Llosa- en el 14 14 principal adalid de las causas reaccionarias. Actualmente es un vocero de la intervencin imperialista en Venezuela y de todos los atropellos del Pentgono. Por eso no sorprende su activa participacin en el reciente golpe judicial-meditico- institucional que desplaz a Dilma Rouseff. FHC tuvo un papel descollante en esa tropela, al presentarse como un noble estadista que enaltece los valores de la repblica, reclamando la destitucin de una presidenta electa. Cardoso escribi 22 artculos con ese hipcrita mensaje en el principal peridico de los destituyentes (O Globo) y asumi esa campaa como una venganza personal contra su rival Lula (Anderson, 2016; Feres Jnior, 2016). Esta actitud ya gener contundentes repudios de la intelectualidad progresista (CLACSO, 2016). Tambin el socio de FHC en la crtica a Marini -Jos Serra- ha sido un activo golpista premiado con el cargo de canciller. Desde all promueve el mayor giro pro-norteamericano de la historia reciente de Brasil (Nepomuceno, 2016). La involucin neoliberal de Cardoso fue anticipada por la crtica de Marini. La polmica entre ambos no fue un episodio coyuntural de los aos 70, ni concentr equvocos de ambos lados. El primer autor neg la persistente realidad del atraso y el segundo explic su continuidad. Esa diferencia los ubica en polos contrapuestos. En los ltimos aos comenz una revalorizacin de la obra de Marini (Murua, 2013:1-3; Traspadini, 2013:10-12). Se difunden sus escritos y se retoman trabajos para actualizar su concepcin. Algunos investigadores sostienen que construy una economa poltica de la dependencia y aporta los cimientos para comprender el subdesarrollo (Sotelo, 2005). Esta caracterizacin suscita varias preguntas: Los pilares sealados por Marini son suficientes? La valoracin de su enfoque se refiere a la poca del revolucionario brasileo o se proyecta hasta la actualidad? Cmo evaluar los cuestionamientos que recibi desde el campo del marxismo? En los prximos textos abordaremos esos problemas. 8-7-2016 RESUMEN Tres teoras de la dependencia surgieron en los aos 60. Los autores marxistas conceptualizaron el subdesarrollo desde una expectativa socialista prxima. Cuestionaron los mitos liberales, analizaron los desequilibrios de la industrializacin desarrollista y explicaron el atraso por los efectos del capitalismo dependiente. Marini indag el fordismo obstruido, la superexplotacin, el ciclo dependiente y la doble dimensin del sub-imperialismo. Dos Santos teoriz la diferencia entre polarizacin econmica y dependencia poltica y Bambirra distingui las variantes desiguales del subdesarrollo. Asignaron un status cientfico a su concepcin y evaluaron la especificidad de Amrica Latina en el universo perifrico. El enfoque metrpoli-satlite de Frank tuvo afinidades con la visin marxista, pero slo postul un encadenamiento de excedentes traspasados al centro. No registr bifurcaciones internas, omiti a sujetos sociales y present errneamente a las clases dominantes como segmentos lumpenizados. Cardoso plante un enfoque muy diferente. No contrapuso el desarrollo con la dependencia y se limit a describir retrasos econmicos resultantes de modelos polticos divorciados de las prioridades del capitalismo. Con esa mirada ignor las diferencias 15 15 cualitativas entre economas medianas y potencias centrales e inici una involucin neoliberal. REFERENCIAS -Amin, Samir (2005). He sido y sigo siendo un comunista, Roffinelli Gabriela, La teora del sistema capitalista mundial. Una aproximacin al pensamiento de Samir Amin, Ruth Casa Editorial, Panam. -Anderson, Perry (2016). A crise no Brasil, http://www.pambazuka.org/pt/democracy-governance/crise-no-brasil-uma-an%C3%A1lise-profunda-de-perry-anderson. -Bambirra, Vania(1986). El capitalismo dependiente latinoamericano, Siglo XXI, Mxico. -Cardoso, Fernando Henrique (1972). Notas sobre el estado actual de los estudios sobre dependencia. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, n. 4, Santiago. -Cardoso, Fernando Henrique (1973). Contradicciones del desarrollo asociado, Cuadernos de la Sociedad Venezolana de Planificacin, nmero 113-115, Caracas. -Cardoso, Fernando Henrique (1977a). La originalidad y la copia. Revista de la CEPAL, 2 -Cardoso, Fernando Henrique (1977b). Las clases sociales y la crisis poltica, Clases sociales y crisis poltica en Amrica Latina, Siglo XXI-UNAM, Mxico, -Cardoso, Fernando Henrique (1978). Estados Unidos y la teora de la dependencia. Amrica Latina: 50 aos de industrializacin. Col. La Red de Jons, Premi. Mxico, -Cardoso, Fernando Henrique (1980). El desarrollo en el banquillo, Revista de Comercio Exterior, agosto, Mxico. -Cardoso Fernando, Henrique; Faletto Enzo, (1969). Desarrollo y dependencia en Amrica Latina. Ensayo de interpretacin sociolgica, Siglo XXI, Buenos Aires. -Cardoso, Fernando Henrique; Faletto Enzo, (1977). Post Scriptum a dependencia y desarrollo en Amrica Latina, Desarrollo Econmico, vol 17, n 66, julio-septiembre, Buenos Aires. -Cardoso, Fernando Enrique; Serra; Jos, (1978). Las desventuras de la dialctica de la dependencia Revista Mexicana de sociologa, Mxico. -Chilcote, Ronald (1983). Teoras reformistas e revolucionarias de desenvolvimiento e subdesenvolvimiento, Revista. Economa Poltica Vol. 3, N 3, julio- setembro. -CLACSO, (2016). Carta Abierta al Congreso de la Latin American Studies Association (LASA) Nueva York, 27, 28, 29 y 30 de mayo. -Correa Prado, Fernando; Rodrigo, Castelo, (2013). O incio do fim? Notas sobre a teoria marxista da dependncia no Brasil Contemporneo, Revista Pensata, v 3, n 1, novembro. -Dos Santos, Theotonio (1978). Imperialismo y dependencia, ERA, Mxico. -Dos Santos, Theotonio, (1998). La teora de la dependencia un balance histrico y terico, Los retos de la globalizacin, UNESCO, Caracas. -Dos Santos, Theotonio (2003). La teora de la dependencia: balance y perspectivas, Plaza Jans, Buenos Aires. -Feres Jnior, Joo (2016). FHC: Embaixador do golpe no Brasil , http://cartamaior.com.br/?/Editoria/Politica/FHC-Embaixador-do-golpe-no-Brasil/4/36175 -Frank, Andr, Gunder (1970) Capitalismo y subdesarrollo en Amrica Latina, Siglo XXI, Buenos Aires. -Frank, Andr Gunder, (1979). Lumpenburguesa y lumpendesarrollo, Laia, Barcelona. -Katz, Claudio (2009). La economa Marx hoy seis debates tericos, Maia Ediciones, Madrid. -Katz, Claudio (2015). Neoliberalismo, Neodesarrollismo, Socialismo, Batalla de Ideas Ediciones, Buenos Aires. -Katz, Claudio (2016). Centro y periferia en el marxismo de posguerra, 23/5, www.lahaine.org/katz -Laclau, Ernesto (1973). Feudalismo y capitalismo en Amrica Latina, Modos de Produccin en Amrica Latina, Cuadernos de Pasado y Presente n 40, Buenos Aires. -Lpez Hernndez, Roberto, (2005). La dependencia debate, Latinoamrica 40, enero, Mxico. http://www.pambazuka.org/pt/democracy-governance/crise-no-brasil-uma-an%C3%A1lise-profunda-de-perry-andersonhttp://www.pambazuka.org/pt/democracy-governance/crise-no-brasil-uma-an%C3%A1lise-profunda-de-perry-andersonhttp://cartamaior.com.br/?/Editoria/Politica/FHC-Embaixador-do-golpe-no-Brasil/4/36175http://www.lahaine.org/katz16 16 -Lpez Segrera, Francisco (2009). A revolucao cubana e a teora da dependencia: Ruy Mauo Marini como fundador, A Amrica Latina e os desafos da globalizacao, Boitempo, Rio. -Marini, Ruy Mauro (1973). Dialctica de la dependencia, ERA, Mxico. -Marini, Ruy Mauro (1978). Razones del neo-desarrollismo, Revista Mexicana de Sociologa, ao XL, vol. XL. -Marini, Ruy Mauro (1985). La dialctica del desarrollo capitalista en Brasil, Subdesarrollo y revolucin, Siglo XXI. -Marini, Ruy Mauro (1991). Memoria, www.marini-escritos.unam.mx/001 -Marini, Ruy Mauro (1993). La crisis terica, Amrica Latina: integracin y democracia, Editorial Nueva Sociedad, Caracas. -Marini, Ruy Mauro (2005). En torno a Dialctica de la dependencia, Proceso y tendencias de la globalizacin capitalista, CLACSO, Buenos Aires. -Marini, Ruy Mauro (2007). La sociologa latinoamericana: origen y perspectivas. Proceso y tendencias de la globalizacin capitalista, CLACSO-Prometeo, Buenos Aires. -Marini, Ruy Mauro (2012). O ciclo do capital na economa dependente, Padro de reproduo do capital, Boitempo, Sao Paulo. -Martins, Carlos Eduardo (2011a). O pensamento social de Ruy Maurio Marini e sua actualidade: reflexoes parea o seculo XXI, Crtica Marxista n 32. -Martins, Carlos Eduardo (2011b). Globalizacao, Dependencia e Neoliberalismo na Amrica Latina, Boitempo, Sao Paulo. -Mendona, Jos Carlos (2011). Notas sobre o Estado no pensamento poltico de Ruy Mauro Marini, Revista Historia e Luta de Classes, ao 5, n 7. -Murua, Gabriela (2013). Apresentao, Revista Pensata, v.3 n.1 novembro. -Nepomuceno, Eric (2016) El canciller del oportunismo, Pgina 12, 25-5. -Osorio, Jaime (2013). Sobre dialctica, superexplotacin y dependencia, Revista Argumentos vol. 26 no.72, may-ago, Mxico. -Sotelo Valencia, Adrin (2015), La Crisis de los Paradigmas y la Teora de la Dependencia en Amrica Latina, http://www.rebelion.org/docs/15161.pdf -Traspadini, Roberta (2013). Ruy Mauro Marini e a Teoria Marxista da Dependncia, Pensata V.3 N.1 novembro. -Wolf, Eric (1993). Europa y la gente sin historia, Fondo de Cultura Econmica, Buenos Aires. PALABRAS CLAVES Teora de la dependencia, Amrica Latina, capitalismo. http://www.marini-escritos.unam.mx/001

Recommended

View more >