el profeta malaquias

Download EL PROFETA MALAQUIAS

Post on 13-Jul-2015

266 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Jonathan Flores

EL PROFETA MALAQUIASPROFETAS MENORES PRIMER SEMESTRE INSTITUTO, 9 de Enero de 2012

Page 1

INDICE Introduccin Fecha de su profecia El mensaje de Malaquas Las lecciones para nuesta edad La division de Malaquas Analisis y anotaciones1. EL AMOR DE JEHOV POR SU PUEBLO 2. LA REPRENSIN DE LOS SACERDOTES 3. LA REPRENSIN DE LAS CONDICIONES SOCIALES 4. EL ANUNCIO DEL MENSAJERO Y DEL DA DEL SEOR 5. REPRENSIN POR DEFRAUDAR AL SEOR 6. El REMANENTE Y LA CONCLUYENTE PROFECA

3 4 5-6 7 7 8 - 20

Propsito del Libro Contenido del Libro Las ocho preguntas del pueblo El mensajero de Jehov Resumen del Contenido Recomendaciones

21 22 24 25 25 26 26

Page 2

INTRODUCCIONMalaquas ( , Mal a i, Ml'akh) es un libro del Antiguo Testamento en la Biblia cristiana y de la Tanaj en la religin juda, escrito por el profeta Malaquas. Posiblemente este no era el verdadero nombre del autor, puesto que Malaki significa 'mi mensajero', 'mi enviado' o 'mi ngel' en hebreo. Algunos consideran que Malaquas no es un nombre sino una designacin, debido a que esta misma palabra hebrea malachi es traducida Malaquas en el captulo 1:1 y mi mensajero en el 3:1. No conocemos otros detalles personales de Malaquas. Malaquas es el ltimo de los tres profetas posteriores al exilio. l no brinda ningn detalle acerca de la fecha y de la duracin de su ministerio. No obstante, al leer el libro uno puede deducir que el templo de Jerusaln ya haba sido reconstruido y que los sacerdotes ofrecan sacrificios (Malaquas 1:6-14). Tambin observamos que un prncipe (del rey de Persia) reinaba en la tierra (Malaquas 1:8). Por otro lado, la triste condicin del pueblo es muy similar a la que describe Nehemas 13.

Page 3

FECHA DE SU PROFECATeniendo en cuenta estos hechos, concluimos que Malaquas vivi aproximadamente en la poca de Nehemas. Algunos estudiosos ubican el servicio de Malaquas antes del tiempo de Nehemas, mientras que otros piensan que l profetiz cuando Nehemas haba retornado de Jerusaln a la corte persa (Nehemas 13: 6-7). Otros incluso determinaron que el ministerio de Malaquas fue posterior a la poca de Nehemas. En todo caso estaramos hablando de la segunda mitad del siglo V a.C. (aproximadamente 450-425 a.C.). Luego del ltimo mensaje del Antiguo Testamento, dado por Malaquas, siguieron 400 aos de silencio durante los cuales Dios no se dirigi a su pueblo hasta que Juan el Bautista se levant para preparar el camino del Seor (cfr. Malaquas 3:1 y Marcos 1:2).

Page 4

EL MENSAJE DE MALAQUASComo la ltima voz proftica del A. Testamento, Malaquas, en unsono con todos los otros profetas, anuncia la venida del Mesas y seala una vez ms a l. La prxima voz proftica, despus de cuatrocientos aos de silencio, es la voz en el desierto, el heraldo del Rey, de quien Malaquas predijo que l vendra. Pero el mensaje de Malaquas es abrumadoramente condenatorio. "El gran principio moral desplegado en este libro es la insensibilidad del pueblo ante lo que Jehov era para ellos, y en cuanto a su propia iniquidad con respecto a Jehov, su necesidad de reverencia por Dios, su desprecio de Jehov. Ay! Esta insensibilidad ha alcanzado tal punto que, cuando las mismas acciones que probaban su menosprecio eran puestas ante sus conciencias, ellos no vean ningn dao el ello. Sin embargo, esto no altera los propsitos y consejos de Dios, aunque llevaba juicio sobre aquellos que eran culpables de eso" (Cap. 1:2; 2:14; 3:7,13.Synopsis of the Bible, J. N. D.) Es indudablemente verdadero que el espritu manifestado por el pueblo en el da de Malaquas asumi las formas concretas expresadas por las dos principales sectas del judasmo, cuando nuestro Seor estuvo sobre la tierra, los fariseos y saduceos. "la forma exterior y grosera de idolatra ha venido a ser desagradable al pueblo por los sufrimientos del exilio; y su lugar fue tomado por una idolatra ms refinada de obras de justicia muertas, y confianza en un cumplimiento exterior de la letra de los mandamientos divinos sin alguna ms profunda confesin de pecados, o humillacin bajo la palabra y voluntad de Dios. Bien se ha declarado que "Malaquas es como un atardecer, que pone fin a un largo da; pero l es tambin el amanecer, que trae un glorioso da en su seno." Las sombras son oscuras, pero all est el levantamiento del Sol de Justicia, que an debe tener lugar, cuando todas las sombras huyan.

Page 5

Pero adems de la multitud apostata del pueblo, que ha cado en un formalismo mortal, se ve en el libro de Malaquas un remanente fiel. Es interesante seguir a este remanente, que a menudo hemos mencionado en nuestras anotaciones, a travs de toda la historia juda, pasada, presente, y futura. Siempre ha habido un remanente piadoso. Vemos ese remanente en el desierto ; tambin lo observamos durante el perodo de los Jueces, y en todo otro perodo, como en los tristes das del mal gobierno de Acab, cuando abatido, Elas deseaba morir, y Jehov le comunicaba que haba siete mil que no haban doblado sus rodillas ante Baal. Haba tambin un remanente cuando Jerusaln fue capturada por Nabucodonosor: un remanente que retorn de la cautividad, y cuando los retornados exilados se degeneraron, como lo vemos en Malaquas, fueron dejados unos pocos que se juntaron y a quienes Jehov amaba. En Rom. 11 leemos que en el tiempo actual, durante esta edad, de igual modo hay un remanente conforme a la eleccin de la gracia. Es un pequeo remanente, que durante esta edad, se volver al Seor, creen en Cristo, y de esta forma vienen a ser miembros del cuerpo de Cristo, en quien no hay judo ni gentil. Y cuando esta edad termine, y la nacin haga frente a la calamidad final en la tribulacin, y se acepte al falso Cristo, habr tambin un remanente fiel, como a menudo se ha mostrado en nuestros comentarios sobre la palabra proftica.

Page 6

LAS LECCIONES PARA NUESTRA EDADLa edad juda con todas sus gloriosas manifestaciones de Dios en favor de Su pueblo Israel, y las grandes revelaciones dadas por los profetas de Dios, no han mejorado en su desarrollo y venido a ser una mejor edad. Tampoco nuestra edad mejora y viene a ser mejor, la edad en que Dios ha revelado lo mejor y ofrece al hombre las riquezas de Su gracia en la persona de Su bendito Hijo, nuestro Seor. Esta termina como los tiempos del A. Testamento han terminado, en fracaso y apostasa. Las condiciones morales de los judos en das de Malaquas son las condiciones morales de la cristiandad. Pero como entonces, as es ahora, Dios reconoce un remanente, que le es fiel, y a quien l reconoce como Su verdadera iglesia.

LA DIVISIN DE MALAQUASDividimos la profeca de Malaquas es seis secciones: 1. El amor de Jehov por su pueblo (1:1-5) 2. La reprensin de los sacerdotes (1:6-2-9) 3. Reprensin de las condiciones sociales (2:10-16) 4. El anuncio del mensajero y el da del Seor (3:1-6) 5. Reprensin por defraudar al Seor (3:7-15) 6. El remanente y la concluyente profeca (3:16-4:6.)Page 7

ANLISIS Y ANOTACIONES 1. EL AMOR DE JEHOV POR SU PUEBLO CAPITULO 1:1-5 El mensaje de Malaquas comienza con la sublime declaracin, "Yo os he amado, dice Jehov." Este es el mensaje a Israel. Este amor est escrito claramente sobre cada pgina de su historia. Un profeta anterior entreg el mensaje del Seor, "Solo a vosotros he conocido de todas las familias de la tierra." (Ams 3:2) Y mucho antes de que Moiss les dijera, "Solamente de tus padres se agrad Jehov para amarlos, y escogi su descendencia despus de ellos, a vosotros, de entre todos los pueblos, como en este da." (Dt. 10:15). Y el hombre de Dios en su expresin final prorrumpe en alabanza, "Aun am a su pueblo; Todos los consagrados a l estaban en su mano; Por tanto, ellos siguieron en tus pasos, Recibiendo direccin de ti, "(Dt. 33:3). Y esta generacin , trada a la tierra nuevamente por Su misericordia desde Babilonia, la generacin que ha escuchado las maravillosas palabras de Hageo y Zacaras, podan responder, "En qu nos as amado?" Cun profundamente se haba ellos sumergido! Ms grande es an la insensibilidad de la cristiandad nominal que rechaza, si, desprecia, el gran amor con que l nos ha amado en el don de Su Hijo. Entonces Jehov en su infinita gracia les responde, "no era Esa hermano de Jacob? dice Jehov. Y am a Jacob, 1:3 y a Esa aborrec, y convert sus montes en desolacin, y abandon su heredad para los chacales del desierto." Esto nos lleva atrs a Gnesis, pero en vano buscamos esta declaracin en el primer libro de la Biblia. Aunque esta es tambin citada en Rom.9, esta no se encuentra en ninguna otra parte en conexin con la historia del nacimiento de los dos mellizos. William Kelly, ha expresado toda la materia tan bien que no podemos sino citar su excelente comentario. "Es solo enPage 8

Malaquas que l dice a Esa aborrec'. No podra imaginar nada ms terrible que se dijese as en Gnesis. Nunca la escritura representa a Dios como diciendo antes de que el nio nazca y haya manifestado su iniquidad y orgullosa malicia, a Esa aborrec' All es donde el pensamiento del hombre es errneo. Esto no significa, sin embargo, que la eleccin de Dios fue determinada por el carcter del individuo. Esto hara al hombre el gobernador antes que a Dios. No es as; la eleccin de Dios fluye de Su propia sabidura y naturaleza. Esto conviene y es digno de l mismo; pero la reprobacin de cualquier hombre y de cada incrdulo nunca es una cuestin de la soberana de Dios. Es la eleccin de Dios hacer bien dnde y cmo l quiera; pero nunca es el propsito de Su voluntad odiar a algn hombre. No existe tal doctrina en la Biblia. Sostengo, por tanto, que, mientras se ensea muy claramente en las Escrituras, las consecuencias que los hombres sacan de la eleccin, es decir, la reprobacin de los no elegidos, es una mera reproduccin del fatalismo, comn a algunos paganos y a todos los mahometanos, la infundada deduccin del razonamiento del hombre en las cosas divinas." Con estas buenas palabras concordamos plenamente. El odio contra Esa es