el proceso de globalizaci³n en la cultura .y evoluci³n, la globalizaci³n cultural es...

Download el proceso de globalizaci³n en la cultura .y evoluci³n, la globalizaci³n cultural es ... El mito

Post on 02-Nov-2018

217 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • el proceso de globalizacin en la cultura

    EzEQuIEl ANDER EGG

    Bru

    no A

    ceve

    s /

    2005

  • 144 Patrimonio Cultural yturismo

    CUADERNOS13

    Ezequiel Ander EggEl proceso de globalizacin en la cultura

    Contra lo que pudiera suponerse, la globalizacin cultural no consiste en promover el acceso de toda la poblacin del planeta a la cultura con el objeto de permitir su libre expresin

    y evolucin, la globalizacin cultural es americanizacin, venta del american-way-of-life que se extiende a golpe de publicidad y consumo.

    Mara Ester Vela

    La poltica comercial de los Estados Unidos, extendida a su poltica cultural exterior, tiene el pro-psito de hacer del american way of life la cultura comn del mundo.

    Jos Vidal-Beneyto

    El proceso de globalizacin omnipresente, ambivalente, evasivo e inasible tambin imprime su sello en el mbito de la cultura. La globalizacin tal como se presenta a co-mienzos del siglo XXI implica considerar una diversidad de cuestiones diferentes, pero que se entrecruzan y en algunos casos retroactan unas sobre otras, tales como la iden-tidad cultural y la interculturalidad que comprende a su vez lo multicultural, lo pluri-cultural, lo policultural, lo ecocultural, lo cross cultural. Si se engloba en alguna medida todo lo anterior se har presente la problemtica de la transnacionalizacin de la cultura (trmino que algunos utilizan para hablar del proceso de globalizacin de la cultura).

    Habra que aludir tambin si se pretendiese hacer un anlisis ms exhaus-tivo a las diferentes formas y niveles en que se expresa la cultura y las formas en que incide en ellas el proceso de globalizacin: en la cultura de lite y en la cultura de masas, la cultura popular y la cultura del pueblo; en las culturas hegemnicas en el interior de cada pas y en las culturas subalternas. Dentro de ese contexto, habra que estudiar la contracultura o las formas de cultura alternativas. Todo esto que de algn modo hemos tratado en otro libro1 nos alejara demasiado de los propsitos de este trabajo (lo mencionamos para que el lector tenga presentes otras dimensiones de esta problemtica).

    Hemos escogido como temas a considerar los hechos principales en los que se refleja el proceso de globalizacin cultural y su ambivalencia. Haremos referencia a la

    Ezequiel Ander Egg es, entre otras cosas, pedagogo, socilogo, ensayista, ecologista y animador cultural.

    1 Metodologa y prctica de la animacin sociocultural. CCS, Madrid, 2001.

  • 145Patrimonio Cultural yturismo

    CUADERNOS13

    Ezequiel Ander EggEl proceso de globalizacin en la cultura

    llamada transnacionalizacin de la cultura y a lo que las industrias culturales implican en ese proceso. Considerando que la cultura expresa un modo de vida (de ser, de pensar y de actuar), examinaremos lo que significa el modo burgus de ser en el mundo, como el paradigma de lo deseable para la globalizacin llevada a cabo conforme al modelo neoliberal. A esto contribuye el pensamiento nico, las tesis sobre el fin de la ideologa, el derrumbe de las utopas y el fin de la historia. De estas cuestiones nos ocuparemos en este documento.

    1. LA CANALIZACIN DEL PROCESO DE GLOBALIZACIN CULTURALLa globalizacin cultural, como forma de transnacionalizacin de la cultura, se ha pro-ducido o canalizado a travs de dos vas de diferente naturaleza: los medios de comuni-cacin de masas y el comercio internacional. Ligada tanto a los medios de comunicacin de masas como al comercio internacional, la gran expansin propagandstica y publi-citaria ha permitido y facilitado la globalizacin cultural de acuerdo con los valores del modelo de globalizacin neoliberal.

    En cuanto a los llamados medios de comunicacin de masas, que en sentido estricto habra que llamar medios de informacin masiva,2 son indudablemente los principales canales de la globalizacin de la cultura. Los nuevos medios de comunica-cin dice Brzezinski estn llamados a elaborar una novedosa conciencia planeta-ria que supera las culturas firmemente enraizadas, religiones tradicionales slidamente establecidas e identidades nacionales bien distintas.3

    Despus del espectacular desarrollo de los medios de comunicacin de masas, que en estas ltimas dcadas han ido trasformando el planeta en una aldea global conmovida por la explosin informativa, hoy nadie duda del importantsimo papel que desempean en todas las esferas de la vida de la sociedad moderna.

    No slo son medios que llegan a todos los mbitos y rincones del planeta, no slo son medios que permiten lograr casi la instantaneidad de la noticia, no slo han configurado una civilizacin que tambin podemos caracterizar como civilizacin de la imagen, sino que y esto es lo que aqu nos interesa son instrumentos id-neos para la dominacin ideolgica y cultural. Hoy, a Estados Unidos casi le basta enviar programas de televisin en lugar de marines y todo su arsenal de armas de destruccin masiva. Digo casi porque si bien prefieren enviar programas de tele-visin, en caso de que ellos lo estimen necesario (Bush lo ha demostrado), no tienen limitaciones militares ni tica para llevar a cabo una poltica de sangre y hierro.

    Por ello es importante entender y en esto Mattellart nos ha proporcionado ms de un texto esclarecedor la naturaleza y la finalidad de la actividad comunica-tiva en un mundo globalizado. Los aspectos ms relevantes que importa destacar nos parecen los siguientes:

    Comprenderlaestrategiaglobaldeocultamientoeinversindelarealidadpro-pia en la actividad comunicativa controlada por las grandes corporaciones.

    2 La expresin medios masivos de comunicacin esconde ya una trampa, o acaso varias. En primer lugar, tales medios no constituyen realmente un vehculo de la comunicacin humana, pues comunicacin implica dilogo, intercambio, y los mass media hablan, pero no admiten respuestas. Son, en todo caso, medios de transmisin o de difusin. Leonardo Acosta.

    3 Vase Brzezinski, Zbigniew, La era tecnocrtica, Paids, Buenos Aires, 1979.

  • 146 Patrimonio Cultural yturismo

    CUADERNOS13

    Ezequiel Ander EggEl proceso de globalizacin en la cultura

    Identificarsocialmentea losemisoresde losmensajesquetransmitenlosme-dios de comunicacin de masas.

    Desvelar lasbasesdesustentacin ideolgicadesdedondefluyen losmensajesdominantes.

    Comprender lanaturalezade laactividadcomunicativaennuestrasociedadyactualizar cotidianamente el sistema cultural que sirve de sustento al proyecto de defensa de sus intereses.4

    El mito de la imparcialidad y objetividad de los medios de comunicacinCon cierta frecuencia, en la cabecera de los diarios debajo de la denominacin del mismo se puede leer peridico independiente. Este es un hecho generalizado: los medios de comunicacin pretenden revestirse de objetividad (ser imparciales, equili-brados, libres de prejuicios). Ni en la ciencia existe una objetividad absoluta, porque es imposible eliminar la subjetividad; menos an en los medios de comunicacin. Tienen dueos y stos tienen sus intereses (varan segn quin est en el poder) y, confor-me con los intereses que defienden, ofrecen una visin del mundo y de la realidad. Ellos pueden seleccionar, reconstruir y difundir los hechos y acontecimientos segn su propia perspectiva. Unos lo reproducen legitimando el sistema existente, otros pue-den manifestarse en contra del statu quo (aqu tambin se expresa la ambivalencia del proceso globalizador). La informacin puede estar sometida al poder del dinero, pero tambin puede transmitir un contenido crtico y liberador.Autopistas electrnicas de informacin. La libre consolidacin de internet (y otros cientos de Free Net) en los aos noventa hace accesible a casi toda persona un inmen-so nmero de datos. La sociedad en que vivimos est configurada en torno a redes de informacin. A finales del ao 2000 haba 407 millones de usuarios de internet en el mundo; sern 500 millones a comienzos del siglo XXI.

    Hoy es posible conectarse con todo el mundo: slo se necesita una computadora, un mdem y un nmero de telfono; existe sobreinformacin hasta el punto de que resulta muy difcil ordenarla, sistematizarla y aprovecharla adecuadamente.

    Pero existe tambin un uso banal de internet; algunos investigadores sostienen que el 90% es basura: publicidad y mensajes sin contenido. Y existe, asimismo, la posi-bilidad de utilizarlo para realizar autnticas movilizaciones a travs de redes ya exis-tentes, como es el Directorio de la otra globalizacin publicado por Pepa Roma, en su libro Jaque a la globalizacin (Grijalbo-Mondadori, Barcelona, 2001).El cine y su fascinacin. Antes de que existiese la televisin y antes tambin de que se produjese el gran desarrollo tecnolgico de los medios de comunicacin de masas, el fenmeno flmico, que en poco ms de un siglo se hizo universal, inici un proceso de globalizacin / mundializacin de una determinada cultura. Relacionado desde sus inicios con la visin mgica del mundo, puesto que la imagen flmica posee la cualidad mgica del doble, la imagen en movimiento produjo fascinacin. Esta fascinacin se acrecent a medida que se fue dando el trnsito del cinematgrafo al cine, cuyo aspecto

    4 Vase Armand Mattelart, La comunicacin masiva en el proceso de liberacin, Siglo XXI Editores, Mxico, 1973.

  • 147Patrimonio Cultural yturismo

    CUADERNOS13

    Ezequiel Ander EggEl proceso de globalizacin en la cultura

    principal fue introducir la tcnica del trucaje (sobreimpresin, fundidos, encadenados, desdoblamiento de imgenes, etc.). Mediante estos cambios, el cine se hace ms real y ms irreal que el cinematgrafo, nos dice Morin, y logra la capacidad de producir una completa ilusin de la realidad, al mismo tiempo que se transforma en una fbrica de sueos. Con el cine se introduce lo imaginario y el mito en la cultura de masas. Y como la industria cinematogrfica nor

Recommended

View more >