el perrito explorador

Click here to load reader

Post on 23-Jan-2018

165 views

Category:

Education

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • EL PERRITO EXPLORADOR

    Anabel Sols

    Liliana Loor

  • Erase una vez un pequeo perrito llamado Manolito, que creci y vivi en

    soledad pero que an as supo defender con coraje las cosas buenas en su

    corazn.

  • Manolito era uno de esos perros exploradores, cuidando del mundo. Llegaba a los sitios sin

    perjuicios, tambin sin preocupaciones. A nuestro perrito le encantaba este mundo. Sin

    embargo, l intua que algo estaba perdiendo algo muy bueno que an no haba conocido.

  • Siendo uno de esos perros exploradores, decidi olisquear l mundo

    entero durante un largo tiempo. En una noche de lluvia y tormenta, se

    afanaba en agazaparse en unos matorrales para pasar la noche, pero

    escuch unos pasos y sinti un olor muy pero que muy rico.

  • Nuestro perrito se qued inmvil, su sexto sentido le deca que algo importante estaba por ocurrir, y as fue.

    Tras el matorral, vio dos figuras que se acercaban a una vivienda que haba en las proximidades; se trataba de

    las figuras de un humano y un perro que juntos se apresuraban por llegar a aquella casa.

  • De repente, la lluvia se torn muy intensa, y el humano se quit el impermeable que llevaba puesto y se lo

    coloc encima al perro tapndolo para que no se mojara. Cuando se cerr la puerta de la casa, una luz se

    encendi a travs de la ventana y Manolito vio cmo un humano secaba con una toalla al perro mientras le

    deca cosas cariosas tambin le dio comida calentita y una manta. Fuera segua lloviendo a cntaros, y

    nuestro Manolito, completamente empapado, se dio cuenta de que aquel olor tan rico que le llegara era el olor

    de una familia, el olor de la amistad

  • El nuevo da trajo nuevos pensamientos a Manolito.

    Estaba totalmente sorprendido al descubrir que era

    precisamente un humano el que poda darle aquello que le

    faltaba. As que debe de haber un tipo de humano distinto

    a lo que yo he conocido ya s qu es lo que tengo que

    hacer, buscar al que quiera secarme a m con una toalla!

    all voy, rumbo a mi hogar!

  • Pronto la indiferencia de los humanos que se encontraba por el camino fue depositndose en

    sus patitas incansables y en su lomo dorado, pero nuestro explorador segua sin descanso

    buscando a su familia. Y as continu por los caminos, nuestro explorador Manolito.

  • Pero un da, unos ojos apacibles se fijaron en

    l. Vio que un carro abri la puerta y se dijo

    aqu estoy, eres t el que me va a secar con

    una toalla?. Esa noche Manolito comi comida

    de perro en un plato de perro y durmi en una

    cama preparada para un perro. Por fin las

    cosas empiezan a ir bien,

  • Manolito, confiado, se va con cualquiera que le sepa mirar, pues en todos cree y a todos quiere. De aquellas

    orejas que barrieron la inmundicia de la soledad ms cruel, surgieron otras nuevas, unas orejitas doradas

    del cocer reluciente que nunca le dejaron ser. Que nunca me dejaron ser por fuera, por dentro siempre

    conserv mi espritu apunta Manolito. S, s, Manolito, no hace falta que lo digas; en tus ojitos, en tu

    bondad y calma, y en tu saber estar, se trasluce sin opacidades eso y mucho ms.