el libro del profeta miqueas - .yahweh?" tanto en hebreo, como en castellano, el libro ocupa el...

Download El Libro del Profeta MIQUEAS - .Yahweh?

Post on 08-Oct-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • El Libro del Profeta

    MIQUEAS INTRODUCCIN 1. Ttulo.- El libro toma su nombre del profeta cuyo mensaje presenta. Miqueas (Heb. Mikah) es una forma abreviada de Mikayah, que significa: "Quin se asemeja a Yahweh?" Tanto en hebreo, como en castellano, el libro ocupa el sexto lugar en el orden de los profetas menores. En la LXX est en el tercer lugar, despus de Ams y Oseas, quiz por su tamao. 2. Paternidad literaria.- Se dice que Miqueas es "de Moreset" porque quiz provena de la aldea de Moreset-gat, que se cree que estaba en la parte sur de Jud, hacia Filistea. No debe ser confundido con Micaas, hijo de Imla, que profetiz en los das de Acab (1 Rey. 22: 8-28). Nada se sabe del profeta excepto lo que revela el propio libro. El hecho de que no se mencione el nombre de su padre podra sugerir que era hombre de origen humilde. Sin duda era de Judea, lo que se puede deducir porque slo menciona los reyes de Jud (cap. 1: 1). Aunque menor, fue contemporneo de Isaas y seas, quienes empezaron su ministerio durante el reinado de Uzas, el predecesor de Jotam (Isa. 1: 1; Ose. 1: 1). Segn la tradicin, muri pacficamente en el lugar donde naci, durante la primera parte del reinado de Ezequas, antes de la cada de Samaria. El lenguaje de Miqueas es potico, rtmico y mesurado. Su estilo podra indicar un origen campesino, pues es vigoroso, sencillo y franco. El profeta se distingue por su empleo frecuente de figuras de lenguaje y de juegos de palabras. Es osado, severo e intransigente al tratar con el pecado; y sin embargo, es tierno de corazn, triste de espritu, amable y compasivo. 3. Marco histrico.- Igual que Isaas, Miqueas llev a cabo su ministerio proftico en el perodo crtico de la ltima mitad del siglo Vlll a. C., cuando Asiria era el poder mundial dominante. En su propio pas, cuando empez su ministerio proftico, Jotam rey de Jud "hizo lo recto ante los ojos de Jehov", aunque "el pueblo sacrificaba an, y quemaba perfumes en los lugares altos" (2 Rey. 15: 34-35). Acaz, hijo de Jotam y su sucesor, se entreg del todo a la idolatra hasta pasar a "sus hijos por fuego, conforme a las abominaciones de las naciones" (2 Crn. 28: 3). No vacil en cambiar de lugar el altar de bronce de los holocaustos y quit las fuentes e hizo colocar dentro del recinto sagrado del templo un altar idoltrico cuyo original haba visto en Damasco (2 Rey. 16: 10-12, 14-17). Estas y otras iniquidades cometidas contra el culto verdadero

  • del Seor quiz hicieron de Acaz el rey ms idlatra que jams rein en Jud. 1036 Durante el tiempo de esta decadencia espiritual entre los habitantes de Jerusaln y Jud, Miqueas cumpli con su misin proftica. El contenido de su libro presenta las condiciones morales y religiosas que imperaban entre el pueblo durante los reinados mencionados. Esta idolatra se agrav por la transigencia de muchos que observaban exteriormente las formas tradicionales del culto del Seor a la vez que proseguan con el culto y las prcticas de idolatra. Los sacerdotes de Jehov haban apostatado. Consintieron en que el paganismo mantuviera su popularidad entre el pueblo, y en vez de defender a los pobres contra la ambicin de los ricos, ellos mismos estaban dominados por un espritu codicioso. Haba muchos profetas falsos que, mediante adulaciones, buscaban el favor del pueblo asegurndole que le esperaban mejores condiciones al paso que se burlaban de los amenazantes castigos que los profetas verdaderos de Jehov predecan, como resultado de las transgresiones cada vez mayores de la nacin. Adems, esos falsos profetas hicieron que el pueblo se sumiera en un sueo espiritual mortfero calmando sus temores con la doctrina engaosa de que, siendo los descendientes de Abrahn, el pueblo especial de Dios, con seguridad el Seor jams los abandonara. Los nobles y los encumbrados se haban entregado a una vida de disipacin. En su ardiente deseo de disfrutar de comodidades, llegaron a ser inescrupulosos y crueles en su trato con los campesinos. Su avaricia expoliaba a los pobres mediante excesivas exigencias y los privaba de sus derechos legales. Como felizmente a veces sucede, que un mal gobernante es seguido por un hijo que llega a ser un buen gobernante, Ezequas, sucesor de Acaz, era tan consagrado a Dios como lo haba sido su padre a los dolos. "En Jehov Dios de Israel puso su esperanza; ni despus ni antes de l hubo otro como l entre todos los reyes de Jud" (2 Rey. 18: 5). Resueltamente se puso a la tarea de contrarrestar la apostasa de su padre, a reformar las condiciones morales y espirituales de Jud, a abolir la idolatra, y a hacer que su pueblo volviera al verdadero culto del Seor. En esto fue apoyado por Miqueas. Empez a dar fruto la lucha enconada que el varn de Moreset-gat experiment durante la mayor parte de su vida para plantar la semilla de la verdad en el suelo casi estril del corazn de su pueblo. El reinado de Ezequas se caracteriz por una obra de reforma. 4. Tema.- Predominan dos temas principales: (1) la condenacin de los pecados del pueblo y el castigo resultante en el cautiverio, y (2) la liberacin de Israel y la gloria y el gozo del reino mesinico. Por todo el libro de Miqueas alternan las advertencias y las promesas, el castigo y la misericordia. Las profecas de Miqueas y de Isaas tienen mucho en comn. Siendo que los dos profetas eran contemporneos, y por lo tanto tenan que tratar con las mismas condiciones y asuntos, podemos entender con facilidad por qu sus palabras y mensajes son frecuentemente tan semejantes. Aunque en las primeras palabras de su libro Miqueas nos dice "lo que vio sobre

  • Samaria y Jerusaln", su profeca trata ms de Jud que de Israel. A pesar de que las diez tribus se haban separado de Jud y de Jerusaln, que era el centro del culto de Jehov, aqullas seguan siendo el pueblo de Dios y el Seor procuraba que nuevamente le fueran leales. 5. Bosquejo.- I. Culpabilidad nacional y corrupcin, 1: 1 a 3: 12. A. Introduccin, 1: 1-4. B. Castigo sobre Israel y Jud, 1: 5-16. 1037 C. Amenazas sobre prncipes y falsos profetas, 2: 1 a 3: 11. D. La destruccin de Sin y del templo, 3: 12. II. La era mesinica y sus bendiciones, 4: 1 a 5: 15. A. Gloria del monte de la casa de Jehov, 4: 1-5. B. Restauracin y reavivamiento de Israel, 4: 6-10. C. Victoria de Sin sobre sus enemigos, 4: 11-13. D. Nacimiento y poder del Mesas, 5: 1-4. E. Victoria sobre los adversarios, 5: 5-9. F. La abolicin de la idolatra, 5: 10-15. III. Castigo del pecado y esperanza en el arrepentimiento, 6: 1 a 7: 20. A. Controversia con Dios por causa de la ingratitud, 6: 1-5. B. Obediencia antes que sacrificios, 6: 6-8. C. Reprensin divina y castigo anunciado, 6: 9-16. D. Arrepentimiento de Israel y confesin de fe, 7: 1-13. E. Oracin en procura de restauracin, y seguridad ofrecida por Dios, 7: 14-17. F. Se alaban la misericordia y fidelidad de Dios, 7: 18-20. CAPTULO 1 1 Miqueas presenta la ira de Dios contra Jacob, por su idolatra. 10 Exhorta al arrepentimiento. 1 PALABRA de Jehov que vino a Miqueas de Moreset en das de Jotam, Acaz y

  • Ezequas, reyes de Jud; lo que vio sobre Samaria y Jerusaln. 2 Od, pueblos todos; est atenta, tierra, y cuanto hay en ti; y Jehov el Seor, el Seor desde su santo templo, sea testigo contra vosotros. 3 Porque he aqu, Jehov sale de su lugar, y descender y hollar las alturas de la tierra. 4 Y se derretirn los montes debajo de l, y los valles se hendirn como la cera delante del fuego, como las aguas que corren por un precipicio. 5 Todo esto por la rebelin de Jacob, y por los pecados de la casa de Israel. Cul es la rebelin de Jacob? No es Samaria? Y cules son los lugares altos de Jud? No es Jerusaln? 6 Har, pues, de Samaria montones de ruinas, y tierra para plantar vias; y derramar sus piedras por el valle, y descubrir sus cimientos. 7 Y todas sus estatuas sern despedazadas, y todos sus dones sern quemados en fuego, y asolar todos sus dolos; porque de dones de rameras los junt, y a dones de rameras volvern. 8 Por esto lamentar y aullar, y andar despojado y desnudo; har aullido como de chacales, y lamento como de avestruces. 9 Porque su llaga es dolorosa, y lleg hasta Jud; lleg hasta la puerta de mi pueblo, hasta Jerusaln. 10 No lo digis en Gat, ni lloris mucho; revulcate en el polvo de Bet-le-afra. 11 Psate, oh morador de Safir, desnudo y con vergenza; el morador de Zaann no sale; el llanto de Bet-esel os quitar su apoyo. 12 Porque los moradores de Marot anhelaron ansiosamente el bien; pues de parte de Jehov el mal haba descendido hasta la puerta de Jerusaln. 13 Uncid al carro bestias veloces, oh moradores de Laquis, que fuisteis principio de pecado a la hija de Sin; porque en vosotros se hallaron las rebeliones de Israel. 14 Por tanto, vosotros daris dones a 1038 Moreset-gat; las casas de Aczib sern para engao a los reyes de Israel. 15 Aun os traer nuevo poseedor, oh moradores de Maresa; la flor de Israel huir hasta Adulam. 16 Rete y trasqulate por los hijos de tus delicias; baste calvo como guila, porque en cautiverio se fueron de ti. 1.

  • Palabra de Jehov. Ver com. Jer. 46: 1. Moreset. O "Moreset-gat" (vers. 14). Aldea de la parte sur de Jud, a unos 11 km al este de Gat y a unos 34 km al suroeste de Jerusaln. Ahora se llama Tell ej-Judeideh. El nombre Moreset-gat significa "posesin de Gat [o de lagar] ". En das de Jotam. Ver la p. 1035. Isaas, seas y Ams comenzaron a profetizar poco antes que Miqueas, durante el reinado de Uzas, el padre de Jotam (Isa. 1: 1; Ose. 1: 1; Ams 1: 1). Los reyes mencionados son los de Jud, sin duda porque la misin de Miqueas fue especialmente para el reino meridional de Jud. Sin embargo, lo mismo que Ams (ver p. 977), tambin profetiz contra el reino del norte, Israel. 2. Pueblos todos. Se invita a todo el mundo para que sea testigo de los castigos divinos contra Samaria y Jerusaln. En el dest