El inicio de la construcción del claustro gótico de la ... ?· La Catedral de Toledo ... cuatro pandas…

Download El inicio de la construcción del claustro gótico de la ... ?· La Catedral de Toledo ... cuatro pandas…

Post on 21-Sep-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • La Catedral de Toledo presenta todava muchos inte-rrogantes sobre la historia de su construccin. Unode ellos es la originalidad de la cruja este del claus-tro, cuyo aspecto arquitectnico difiere del de lasotras tres crujas; otro, el desajuste en el acoplamien-to del propio claustro con las naves de la iglesia.Qu hay detrs de estos cambios? Cmo se repre-sentan? Es una voluntad poltica o una evolucin enla Arquitectura Gtica?

    Nos proponemos interpretar la importancia de lanave este y su influencia en el resto del claustro a tra-vs del estudio de los elementos arquitectnicos, des-de la concepcin de la nave y la capilla de San Blas,hasta la eleccin de las soluciones adoptadas y losdesrdenes que provocaron.

    LA MEZQUITA Y SU PATIO

    Las pocas noticias que se conservan de la mezquitaaljama de Toledo conducen a interpretar que se asen-t sobre un edificio anterior, probablemente una igle-sia visigoda. Adems de los datos documentales, co-nocemos el plano aproximado que tendra, suconfiguracin y disposicin gracias a la prospeccingeofsica realizada por Konradsheim (1980). El tra-zado realizado a partir de dicho estudio correspondea una sala de oracin, de planta rectangular, ligera-mente orientada al sureste y con el patio ocupandoparte del claustro actual. Las caractersticas formalesy los motivos decorativos conservados en la catedral

    fijan su datacin entre el siglo X y la primera mitaddel siglo XI (Delgado 1987). Los hallazgos arqueol-gicos de las excavaciones realizadas en el claustrohan confirmado en parte este trazado (Almagro-Gor-bea 2010, 140), la situacin del patio y un gran aljibeconstruido bajo l (figura 1). 1

    El inicio de la construccin del claustro gtico de la catedral de Toledo

    Amalia M Yuste GalnJean Passini

    Figura 1Plantas de la Mezquita aljama y la Catedral gtica: A. Plan-ta de la mezquita. B. Cimentacin de las naves. C. Patio. D.Alminar. E. Aljibe. F. Planta de la Catedral. G. Claustro. H.Torre. Tramos: 1-24

    AdministradorTexto escrito a mquinaActas del Sptimo Congreso Nacional de Historia de la Construccin, Santiago 26-29 octubre 2011,eds. S. Huerta, I. Gil Crespo, S. Garca, M. Tan. Madrid: Instituto Juan de Herrera, 2011

  • Cuando la ciudad fue tomada por Alfonso VI, lamezquita aljama se consagr como catedral dedicadaa Santa Mara. Tras cambiar la orientacin y adaptar-lo al culto cristiano, el edificio musulmn se conti-nu utilizando. La transposicin de funciones facili-taba la transformacin inmediata: una vez colocadaslas campanas en el minarete, ste se convirti encampanario, y el patio asumi las funciones de claus-tro y su implicacin en la vida urbana.

    Reyes y arzobispos eligieron el edificio conquista-do para enterrarse como un medio ms de apropiacindel territorio. Bernardo de Sdirac, el primer arzobis-po, se enterr en el edificio, as como despus lo hi-cieron Alfonso VII y su hijo Sancho III. Las familiasinfluyentes lo harn, en el exterior. El patio-claustrase fue convirtiendo en lugar de enterramiento como loindican los cuerpos aparecidos en las recientes exca-vaciones (Almagro-Gorbea 2011, 88-96).

    La existencia de un espacio abierto, utilizado comoclaustra, se constata documentalmente desde el sigloXII, apenas convertida la mezquita en catedral cristiana.

    LA CLAUSTRA VIEJA

    No fue hasta el primer tercio del siglo XIII, durante elarzobispado de don Rodrigo Jimnez de Rada, cuandose inicie la construccin del templo gtico y, aun as,el viejo edificio de la mezquita sigui en pie. La cons-truccin de la catedral comenz por la cabecera y pro-sigui por la nave colateral exterior sur, envolviendo ala mezquita. La obra avanz rpidamente, cerrndoselos muros perimetrales del templo por la fachada occi-dental en 1337. El paso siguiente fue la ampliacin delpatio que haba asumido las funciones de claustro des-de la conversin de la mezquita en catedral.

    La claustra era un espacio con diversas funciones:lugar de reunin, de encuentro y de recogimiento, decelebracin de procesiones, donde se imparta justi-cia y lugar de enterramiento, por lo que se conservanreferencias a ella en documentos diversos: pleitos,contratos, fundacin de aniversarios. La noticia msantigua pertenece al siglo XII, y continuarn apare-ciendo, aunque de forma espordica, en los siglosXIII y XIV antes del comienzo del nuevo claustro2.

    Si bien, la vieja claustra fue en principio un espa-cio heredado, la idea de un claustro adecuado al nue-vo templo gtico parece que estuvo presente en latraza inicial del proyecto catedralicio.

    Pronto el patio de la mezquita se qued pequeo, yel objetivo de arzobispos y cabildo fue ir adquiriendolos terrenos necesarios para ampliarlo hasta convertir-lo en un claustro de medidas adecuadas al gran tem-plo gtico construido. Alfonso VI haba dotado a lacatedral de gran nmero de territorios y propiedades,y todas las heredades, casas y tiendas de la mezquitaaljama, entre ellas varias tiendas en el cercano alcan.

    Las primeras noticias conservadas sobre la com-pra, permuta o derribo de casas, tiendas o mesonesque rodeaban la antigua claustra para su ampliacinpertenecen a la primera mitad del siglo XIV (Mol-nat 1982). El derribo de tiendas propiedad del cabil-do catedralicio para meterlas en el claustro continudurante la segunda mitad del siglo3, as como la com-pra de casas y mesones (Izquierdo 1980, 166-69).

    LOS PRINCIPIOS QUE ORDENARON LA CONSTRUCCINDEL CLAUSTRO GTICO

    Concluida la campaa principal desde la cabecera has-ta la fachada occidental, como fue habitual en lasgrandes fbricas gticas, todo el permetro catedraliciose haba rodeado de capillas funerarias o de uso res-tringido para familias o grupos sociales. Estas capillasocupan el espacio entre los contrafuertes y con susfundaciones y aniversarios fueron una entrada impor-tante de ingresos regulares a la obra que contribuirnno slo a financiar sino tambin a mantener (figura 2).

    El deseo de enterrarse prximo al altar y de dejarsu huella en la iglesia har que monarcas y preladoscompitan en la construccin de suntuosas capillas fu-nerarias. La corona de capillas que rodeaba el bsidefue poco a poco sustituida por enormes mausoleosque rivalizaban en monumentalidad y belleza.

    El arzobispo Gil lvarez de Albornoz fue el prime-ro en romper la unidad del proyecto original derriban-do tres pequeas capillas en el centro de la girola paraconstruir su enterramiento en una gran capilla deplanta octogonal (bajo la advocacin de San Ildefon-so) que inici una serie de capillas funerarias de plan-ta centralizada. Pero Albornoz tambin se ocup deabrir espacios delante de la fachada de la propia cate-dral en una poca en que la ciudad cea el templo.

    Sucesor de su admirado Albornoz, Tenorio termi-n la capilla de San Ildefonso y haba expresado tam-bin su deseo de enterrarse en la catedral, para lo quenecesitaba una superficie adecuada donde poder

    1478 A. M. Yuste y J. Passini

  • construir una capilla a la altura de su personalidad. El espacio era escaso para construir una gran capi-

    lla y su financiacin tambin complicada. Por lo queapuntamos la idea de que don Pedro Tenorio decidie-ra vincular la obra de su capilla con la del claustrocatedralicio aprovechando, en cierto modo, los recur-sos que se emplearan para construir el cuerpo claus-tral que constituye el segundo gran conjunto arqui-tectnico de la catedral y la culminacin del proyectoinicial del gran templo gtico.

    Descripcin de la obra del claustro

    Gran parte del claustro, incluyendo la capilla de SanBlas, se construye sobre una pendiente de, aproxima-damente, un 30% por lo que la zona norte se tuvoque excavar en la roca viva, alcanzando en algunospuntos un desnivel de hasta 7m. Se sita en el ladonorte de la iglesia, apoyado en su nave colateral, y aloeste del crucero (dejando un tramo donde se cons-truy posteriormente la parroquial de San Pedro),desde la Puerta de Santa Catalina hasta la torre ma-

    yor o torre de las campanas. De planta cuadrada, lascuatro pandas alcanzan 54,60 metros de largo demuro a muro. En cada panda o cruja hay cinco tra-mos, ms los de los ngulos suman un total de veinti-cuatro, serie que se repite con frecuencia en losclaustros medievales (Merino y Berriochoa 2010,285). El tramo cuadrado original tiene 7,80m delado, con una altura de 10m, fuera de la clave central,mdulo que se utiliz en los veinticuatro tramos.

    Basndonos en este mdulo (7,80 7,80m) plante-amos la hiptesis de que la traza original de la cate-dral est formada por dos cuadrados (cuadrado largo)y un tercero a continuacin que corresponde al claus-tro. La medida del cuadrado es de 54,60m de lado conun total de 49 tramos en cada cuadrado (figura 3).

    El inicio de la construccin del claustro gtico de la catedral de Toledo 1479

    Figura 2Planta de la Catedral de Toledo: 1. Cruja este 2. Capilla deSan Blas. 3. Capilla de San Pedro. 4. Puerta de Santa Cata-lina. 5. Cruja sur o de las bvedas. 6. Cruja norte o de laescalera. 7. Cruja oeste o del Tesorero. 8. Sacrista de laCapilla de San Blas 9. Escalera de Tenorio

    Figura 3Interpretacin de la traza primitiva de la Catedral y la modi-ficacin que impuso la construccin de la cruja este y laCapilla de San Blas: 1. Planta y patio de la Mezquita con sualminar en la planta de la Catedral. 2. Esquema de la trazaoriginal de la Catedral con su claustro. 3. Desplazamientohacia el oeste del claustro para la construccin de la Capillade San Blas y la Capilla de San Pedro

  • El cuadrado del claustro encajaba con el cuadradooeste del templo, en cuyo eje se situaba la puerta decomunicacin entre ambos, en la actualidad este espa-cio lo ocupa la Capilla del Bautismo, donde todavase conservan unas gradas como testimonio de su fun-cin de paso. Sin embargo, proponemos que la cons-truccin de la Capilla de San Blas y la nave que laune a la Catedral oblig a variar el proyecto inicialdesplazando un tramo hacia el oeste la planta delclaustro y a crear un nuevo acceso a travs de la puer-ta de Santa Catalina, frente a dicha capilla (figura 5).

    La construccin de la capilla funeraria del arzobis-po don Pedro Tenorio y la cruja este, fue la primeramodificacin de este conjunto respecto al proyectooriginal, pero en su desarrollo presentar otras de ca-rcter formal y estilstico que reflejarn la bsquedade nuevas soluciones en la evolucin de la Arquitec-tura Gtica.

    La capilla de San Blas ocupa la parte final de lagalera este; es de planta cuadrada de 10,23m delado, mediante trompas se convierte en un ochavo yse cubre con bveda de ocho nervios, alcanzando unaaltura de 12,80m. En el muro este se abre la sacristao revestuario. La capilla situada sobre el eje de lanave, se abre al claustro con una portada al exteriorde arco apuntado con follajes y crestera dorada re-matada con un jarrn sobre la clave del arco. El arcose enmarca por dos pilastras sobre columnas de mr-mol separadas por sendos leones. Sobre el arco lasesculturas de la Virgen y el ngel y, en el centro,Dios Padre con el Espritu Santo cerrando la compo-sicin. Cinco gradas, que conservan el primitivo em-pedrado blanco y negro, dan acceso a la capilla (figu-ra 5).

    En paralelo a la nave este, y apoyada en el muroperimetral del claustro se construy la librera y lacapilla del arzobispo don Sancho de Rojas, dedicadaa San Pedro.

    LA CAPILLA DE SAN BLAS Y EL CLAUSTRO.HISTORIA DE SU CONSTRUCCIN

    El 14 de agosto de 1389 se celebr la ceremonia deinicio de la obra con la colocacin de la primera pie-dra, pero realmente la obra llevaba en marcha desdela primera mitad del siglo XIV con la compra detiendas, casas y mesones y el derribo de aquellos quepertenecan al cabildo catedralicio4.

    La ampliacin de la iglesia por el claustro, comoantes se hizo en la cabecera, destruy barrios ente-ros, derrib numerosas casas y tiendas, hizo desapa-recer calles y adarves y cambi sustancialmente elentramado del corazn de la ciudad5. Con la com-plicacin tcnica que supona el problema aadidodel gran desnivel del terreno. Probablemente a eselaborioso trabajo que deban llevar a cabo los pe-dreros hasta poder levantar la obra es al que se re-fiere el documento de 1339, cuando don Gil de Al-bornoz dice: Por que Sopiemos en commo DonXimeno arobispo que fue de Toledo nuestro An-teessor que dios perdone ovo fecho tomar e derri-bar casas e tiendas que el Cabildo de la nuestraeglesia Avia en Toledo erca de la eglesia a las qua-les disen del alcana e esto para faser claustra e entretanto para que labrassen y los maestros de la obrade la dicha iglesia. En esta fecha, 1389, ya nivela-do el terreno y, posiblemente delimitado, se inicia-ra la elevacin de pilares y arcos y la nave este, lade San Blas, con el fin de construir la capilla fune-raria del arzobispo6.

    El desarrollo de la obra

    Comenzada la elevacin del claustro en el ltimo ter-cio del siglo XIV, siendo maestro mayor RodrigoAlfonso, sabemos que en 1418 sus cuatro naves yaestaban cubiertas7, y en 1423 redactadas las disposi-ciones para el ordenamiento de las sepulturas en susgaleras8.

    En una reunin del cabildo de 1397 se informabaque don Pedro haba decidido enterrarse en la iglesiapara lo que haba ordenado construir una capilla de-dicada a San Blas que mand hacer a sus propiasexpensas Avanzadas las obras de su capilla, ennoviembre, de ese ao se instituy la escritura de sufundacin, dotndola econmicamente y con lasconstituciones que regularan su funcionamiento. Unao despus, en 1398, en su testamento el arzobispodeclaraba su voluntad de ser enterrado en la capillade San Blas (Snchez-Palencia 1985).

    En enero de 1399 ya se estaba limpiando la capillapara celebrar el da de su santo patrn, y dos mesesdespus se trabajaba en la portada y se preparabanlas bvedas para su pintura. En mayo muri el arzo-bispo para quien ya se haba preparado su sepulturaen el centro de la capilla. Junto al sepulcro de Teno-

    1480 A. M. Yuste y J. Passini

  • rio est el de su sobrino y secretario, Vicente AriasBalboa, obispo que fue de Plasencia ambos obra delescultor Ferrand Gonzlez (Prez 1978).

    Construida a sus expensas los escudos del arzobis-po decoran no slo la capilla y toda la nave de SanBlas (con su blasn sobre una placa de gran tamaoen el muro de los arcos que dan al patio), sino tam-bin las claves de las bvedas de todo el claustro.

    El responsable fue tambin el maestro Rodrigo Al-fonso y junto a l una plyade de pedreros, entre loscuales destaca el nombre de Alvar Martnez, futuromaestro mayor de la catedral9.

    Una vez finalizada la obra, el resultado no gust alarzobispo, le pareci baja y oscura, por lo que mandahondar el suelo para conseguir unas proporcionesms esbeltas. El zcalo se remata con una moldurasobre dos hiladas de sillares que apoyan en el granitoexcavado en la roca.

    LTIMA FASE DE LA CONSTRUCCIN DEL CLAUSTRO:LA CAPILLA DE SAN PEDRO

    La siguiente fase en la obra del claustro fue la cons-truccin de la capilla funeraria del arzobispo donSancho de Rojas, en la que trabajaron los mismosmaestros pedreros que haban levantado las naves delclaustro. La Capilla se dedic a San Pedro, sustitu-yendo a la vieja parroquial del interior del temploque se haba quedado pequea.

    Don Sancho siguiendo la tradicin de capillas fu-nerarias que rodean el per...

Recommended

View more >