El gobernador

Download El gobernador

Post on 02-Aug-2015

341 views

Category:

Education

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p> 1. Prlogo<br />Cuando mi distinguido amigo, el prestigioso historiador Eduardo Rial Sejo, me pidi que prologara sta nueva edicin de "El Gobernador", en principio rehus hacerlo, recordando que luego de publicado el libro, su autor, no solo no lo haba editado nuevamente, sino que, adems, se empe en rescatar cuantos ejemplares posible, sacndolos de circulacin. Conocido es el motivo de sta actitud del doctor Hernn Flix Gmez. Con aos haba morigerado sus juicios, y en publicaciones posteriores exalt la personalidad del doctor Juan Ramn Vidal, a quien juzgara severamente en el libro que se reedita. Eran pues razones de delicadeza las que impedan la divulgacin de sta obra.<br />No obstante lo expresado, me hizo notar acertadamente mi amigo Rial Seijo que ello ya no tiene vigencia, ante todo porque (s bien no repar en ella el doctor Gmez) es comn que los hombres jvenes moderen sus juicios a cierta altura por la vida, sin que eso importe un desmedro para ellos. Y as -medit yo sobre un ejemplo reciente de lo que se me deca: en un homenaje tributado hace dos aos al doctor Marcelo T de Alvear, como orador central, hizo su panegrico, precisamente el doctor Arturo Frondizi, quien fuera, en sus aos juveniles, implacable crtico de su antecesor en la presidencia de la Nacin. Y tambin record otros casos anlogos que no los cito para no extender demasiado estas lneas. Por otra parte pens que un texto como "El Gobernador", que hace un anlisis profundo y exhaustivo de la realidad social y poltica del Chaco, y mucho ms de Corrientes, no poda seguir oculto, reservado para los muy pocos que tenamos en nuestro poder un ejemplar.<br />En un libro del que soy autor ("Como yo las conoc") habl de sta obra del doctor Gmez, con lo que segn el amigo Rial Seijo "levant el avispero" y el deseo de conocerlo, sabedor de los escrpulos de m ilustre y muy querido maestro, porque tema que su publicaciones posteriores se consideraran una inconsecuencia en su pensamiento, me refer a "El Gobernador" afirmando que no tena crticas tan duras para el doctor Vidal, y cit, con particular nfasis, su captulo final, donde -como dije- se proponen algunas medidas de gobierno importantes para el desarrollo corren-tino. Pero ahora el libro se va a divulgar, y se apreciarn -pese a quien le pese- las falencias del modelo que lo inspir. Sin embargo, an as, debe destacarse que hay tambin mritos reconocidos, como cuando se dice que algunos colaboradores del Gobernador merecen respeto, o cuando se recuerda que para criticar se buscan algunos errores que todos leemos"<br />Lo importante es recalcar que se encuentra aqu el enfoque Corrientes, de sus problemas y de sus eventuales soluciones. Por ejemplo el anlisis del contraste entre las dos regiones de la Provincia (la del Norte y la del Sur) a cada margen del rio Corrientes. Los que actuamos en poltica sabemos muy bien de este contraste, aunque debe afirmarse, y con sobrada razn, que esto no puede exhibir un tipo comn de correntino comn al Norte y al Sur. En este sentido puede sealarse, por ejemplo, el fervor correntinista de los curuzucuateos en la exaltacin de Pago Largo y Bern de Astrada (gloria mxima de todos los hijos de nuestra tierra). As como tambin que, hasta ahora, en los departamentos del Sur, y an en los de la costa del Uruguay (que podra ser una tercera regin), se habla el guaran, orgullo de nuestra estirpe (pese a los "chamameceros" traidores que abjuran de l)<br />En varias partes se destaca la trascendencia de los departamentos en el devenir institucional y poltico de Corrientes y se proclama la necesidad de revitaliza ros, para que recuperen y prolonguen aquella fecunda trascendencia. Empeo muy loable. Tambin se propone lo que pudo haber sido en su hora una original solucin para el problema de los territorios nacionales, incorporndolos a las provincias fundadoras. Todas iniciativas dignas de un estadista, como lo fue el doctor Gmez con sus obras, aunque, por la envidia y el egosmo que suscitara, nunca tuvo cargos ejecutivos.<br />Como quiero darle a ste prlogo, algn contenido anecdtico, narrar lo que pas cuando, algn tiempo despus de publicado este ensayo, el doctor Gmez busc la reconciliacin con el doctor Vidal. A tal efecto pide una audiencia con el jefe del autonomismo, quien la concede para un da determinado, a las cuatro de la tarde. Ese da, y a esa hora llega el doctor Gmez a lo de Vidal. Un criado lo recibe y lo hace pasar a una de las salas de la casa, y all observa el visitante que sobre la mesita est un libro. Fcil es colegir cual era: "El Gobernador". El doctor Gmez toma su sombrero y se retira. Pero, no obstante, con los aos se produjo la reconciliacin, y el autor de esta obra, como dije, reconoci mritos en el doctor Vidal, quien, a su vez, lo hizo Diputado Nacional por el Partido Autonomista.<br />Corresponde que me refiera ahora a la personalidad del doctor Gmez. Miembro de una familia histrica prolong sus altas calidades. Am a la Patria Grande. Con el mismo fervor am a la Patria Chica, cuya historia escribi, no con la frialdad de un simple investigador, sino con autntica ilustracin sobre el tema y con la pasin de quien senta la epopeya del pasado correntino. As trasmiti al lector conocimiento y emocin. Abogado (defensor ante los estrados de la Justicia de los trabajadores chaqueos tan vilmente explotados), jurisconsulto (autor de un tratado sobre Derecho Pblico de Corrientes, justamente con prlogo del doctor Juan Ramn Vidal), historiador (comparte con Mantilla, con Valerio Bonastre y con Figerero el ms alto sitial de los historiadores correntinos), educador (fue Vicerrector del Colegio Nacional de Corrientes, del cual fuera Rector su padre, el doctor Flix Mara Gmez), se lo considera el talento ms brillante que tuvo Corrientes en todos los tiempos. Su inteligencia era admirable, vasta su erudicin. Y sobre esto relatar un episodio que lo demuestra. Un da, siendo Profesor de Historia del Colegio Nacional, pas por el aula de quinto ao, en cuya puerta los alumnos esperbamos al Profesor de Fsica, que finalmente no dict clase ese da. El doctor Gmez nos pregunt cul era la leccin de la fecha, y al decirle nosotros nos dio una brillante clase sobre el tema.<br />Autor de innumerables textos sobre Historia de Corrientes y del pas, as como tambin de una magistral "Historia de la Civilizacin y de la Cultura Humana" (la ms completa y brillante que conozco), escribi tambin una hermosa nvela histrica ("Naemb"), y public, poco antes de morir, un volumen de poesas intitulado "La Fragata". Le pertenece, adems, una conmovedora pgina pstuma, escrita ocho das antes de morir, que tal vez pueda publicarse. tico, en la oratoria, sus ms brillantes discursos fueron editados con el siguiente ttulo "Que hable el Doctor Gmez". Por cierto el valor de toda esta produccin revela la jerarqua de su autor.<br />Resta, por ltimo hacer algunas consideraciones sobre el personaje que inspir stas pginas: el doctor Juan Ramn Vidal. Su actuacin pblica importa el predominio poltico de la provincia durante ms de medio siglo, y naturalmente esto solo pude lograrse con un conocimiento exhaustivo de la psicologa de los hombres de Corrientes. Cosa que no es fcil, porque si hay alguien complicado en este pas es el correntino. Varios exgetas analizaron la personalidad de Vidal: Hernn Gmez, Odn Fleitas, Felipe Avellanal, y nada menos que Vicente Blasco Ibaez. As encontramos crticas, como las que contiene "El Gobernador", pero tambin se recuerdan actitudes de autntico patriotismo, como la que se le atribuye en cuanto l se habra opuesto a la interrupcin del orden constitucional argentino en 1930, oportunidad en que no habra avalado la toma del poder por parte del General Urburu, propiciando ms bien que se entregara el poder a la Suprema Corte de Justicia de la Nacin.<br />De cualquier manera quien desee conocer a fondo las motivaciones, los impulsos y las reservas ntimas del pueblo correntino debe preguntrselo a Vidal. Por eso al hablar yo de l en mi mencionado libro, comenc el captulo respectivo calcando la famosa frase con que inicia Sarmiento su Facundo: (Sombra de Vidal, voy a evocarte, para que sacudiendo el polvo que cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones ntimas que desgarran las extraas de un noble pueblo! Tu posees el secreto, revlanoslo!<br />Corrientes, agosto de 1995.-<br />Solo Vidal puede explicar el misterio colectivo de la provincialidad. A l, pues, recurran los que tengan inquietud al respecto. Ser, sin duda, una larga e interesante pltica. L lectura de "El Gobernador" marcar el inicio de tan apasionante dialogo.<br />Corrientes, agosto de 1995.-<br /></p>