El Bhagavata - Bhaktipedia - Language ?· es el enemigo del progreso y, por consiguiente, de la naturaleza.…

Download El Bhagavata - Bhaktipedia - Language ?· es el enemigo del progreso y, por consiguiente, de la naturaleza.…

Post on 24-Aug-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>El Bhagavata </p><p>Srila Bhaktivinoda Thakur </p></li><li><p> Su filosofa, Su tica y Su Teologa Esta publicacin es una introduccin al Bhagavata, la joya del patrimonio espiritual y literario de la India. Compilado por el sabio Vyasa en el ao 3.000 A.C., el Bhagavata presenta la cumbre de la perfeccin devocional y contiene la esencia de todo el pensamiento oriental. Esperamos que nuestros lectores disfruten de esta limitada edicin de coleccionistas, un tributo a Bhaktivinoda Thakur. A todos nos gusta leer un libro que nunca antes hayamos ledo. Estamos ansiosos de asimilar cualquier informacin contenida en l, y una vez hecho eso nuestra curiosidad se termina. Esta forma de estudio prevalece entre un gran nmero de lectores que se consideran grandes hombres en su propia estimacin, as como tambin en la estimacin de aquellos que son de su misma estirpe. En realidad, la mayor parte de los lectores son tan slo depsitos de hechos y declaraciones de otra gente. Sin embargo, eso no es investigacin. El estudiante debe leer los hechos con miras a crear y no con el objeto de una retencin vana. Al igual que los satlites, los estudiantes deben reflejar cualquier luz que reciban de los autores, y no aprisionar los hechos y los pensamientos tal como los magistrados aprisionan a los convictos en la crcel. El pensamiento es progresivo. El pensamiento del autor debe progresar en el lector en la forma de correccin o desarrollo. El mejor crtico es aquel que puede mostrar el desarrollo subsecuente de un viejo pensamiento; pero un simple denunciante </p></li><li><p>es el enemigo del progreso y, por consiguiente, de la naturaleza. Comiencen otra vez - dice el crtico -, porque la antigua doctrina no da respuestas actuales. Sepulten ya al viejo autor porque su tiempo ha pasado. Estas son expresiones triviales. El progreso es ciertamente la ley de la naturaleza, y deben existir correcciones y desarrollo con el avance del tiempo, pues progreso significa ir ms adelante o ascender ms alto. Ahora bien, si vamos a seguir a los crticos tontos, retrocederemos a nuestras posiciones anteriores, haremos un nuevo intento y cuando estemos a la mitad, otro crtico igual volver a gritar: Comiencen de nuevo, porque van por mal camino! De este modo, nuestros estpidos crticos jams nos permitirn recorrer todo el camino y ver qu hay al final de l. El crtico superficial y el lector vano son los dos grandes enemigos del progreso; debemos evitarlos. El verdadero crtico, por otra parte, nos aconsejar preservar lo 0que ya hemos adquirido, y ajustar nuestra carrera desde ese punto al cual hemos llegado en el curso de nuestro progreso. l nunca nos aconsejara retroceder al punto de partida, porque sabe muy bien que en ese caso habra una intil prdida de nuestro valioso tiempo y trabajo. l va a dirigir el ajuste del ngulo de nuestra carrera desde el punto donde nos encontramos. Esa es tambin la caracterstica del estudiante til. Al leer a un autor antiguo detecta la posicin exacta de ste en el campo del progreso del pensamiento. l nunca propondra quemar un libro basndose en que contiene pensamientos intiles. Ningn pensamiento es intil; los pensamientos son medios a travs de los cuales alcanzamos nuestros objetivos. El lector que denuncia un mal pensamiento ignora que incluso un camino malo puede mejorarse y convertirse en uno bueno. Un pensamiento es un </p></li><li><p>camino que nos lleva a su vez a otro. De este modo, el lector se dar cuenta de que un pensamiento que hoy es el objetivo, maana ser el medio para un objetivo ulterior. Los pensamientos continuarn siendo necesariamente una serie interminable de medios y objetivos en el progreso de la humanidad. Los grandes reformadores afirmarn siempre que ellos no han aparecido para abolir la vieja ley, sino ms bien para cumplirla. Valmiki, Vyasa, Platn, Jess, Mahoma, Confucio y Cheitanya confirman este hecho, ya sea expresamente o a travs de su conducta. El Bhagavata, como todas las obras religiosas, actividades y escritos filosficos de los grandes hombres, ha sido vctima de la conducta imprudente de los lectores intiles y de los crticos estpidos. Los primeros le han ocasionado tanto dao, que han sobrepasado a los ltimos en las consecuencias funestas. Hombres de brillantes pensamientos han ledo este trabajo en su bsqueda de la verdad filosfica, pero el prejuicio que absorbieron de los lectores intiles y su conducta impidi que hicieran una sincera investigacin. Ni qu decir de otras personas, el gran genio de Raja Ram Mohan Roy - el fundador de la secta del brahmosmo -, no crey que valiera la pena estudiar este ornamento de la biblioteca religiosa. Cruz la puerta del Vedanta, erguida conforme a la interpretacin mayavada del diseador Sankaracharya - el enemigo escogido de los jains-, y traz su camino hacia la forma unitaria de la fe cristiana, a la que se le haba dado una apariencia hind. Ram Mohan Roy era un hombre capaz. No poda quedar satisfecho con la teora de la ilusin contenida en la filosofa mayavada de Sankara. l tena el corazn lleno de amor por la naturaleza. A travs de su discernimiento se dio cuenta que no poda creer en el concepto de su identidad con Dios. Corri con </p></li><li><p>furia desde las fronteras de Sankara a los confines del Corn; aun as no se satisfizo. Estudi entonces los preeminentemente bellos preceptos e historia de Jess; primero en las traducciones al ingls y finalmente en el original en griego, y se cobij bajo los sacros estandartes del reformador judo. Pero Ram Mohan Roy era tambin un patriota y quera reformar a su pueblo de la misma manera en que l se haba reformado. l saba muy bien que la verdad no le pertenece exclusivamente a un individuo, a una nacin o a una raza en particular, le pertenece a Dios, y el hombre, ya sea de los polos o del ecuador, tiene el derecho de reclamarla como propiedad de su Padre. Basado en eso, reclam las verdades inculcadas por el redentor occidental tambin como suyas y de sus conciudadanos y, de ese modo, estableci la Sociedad (samaj) de los Brahmos independientemente de lo que ya en su propio pas estaba establecido en el hermoso Bhagavata. Sus nobles actos le procurarn ciertamente una alta posicin en la historia de los reformadores. Sin embargo, a decir verdad, l habra hecho ms si hubiese comenzado su trabajo de reforma en el punto donde el ltimo reformador de la India lo dej. No pretendemos ir ms all en este asunto; basta con decir que el Bhagavata no atrajo el genio de Ram Mohan Roy. Su pensamiento, tan poderoso como era, desafortunadamente se ramific como la lnea Ranigunj del ferrocarril, desde la inhspita estacin de Sankaracharya, y no intent ser una extensin de la terminal Delhi que fue el gran intrprete del Bhagavata oriundo de Nadia. No dudamos que con el transcurrir del tiempo este error se corrija y, en virtud de una nueva prolongacin, la lnea ramal se una a la lnea principal del progreso. Esperamos estos intentos por parte de un reformador ms capaz entre los seguidores de Ram Mohan Roy. </p></li><li><p>El Bhagavata ha sido vctima igualmente de las crticas superficiales tanto de los hindes como de los extranjeros. Este libro ha sido perseguido y denunciado por un gran nmero de nuestros jvenes paisanos que escasamente han ledo su contenido o meditado acerca de la filosofa en la cual se basa. Esto se debe principalmente al infundado prejuicio que adquirieron en su contra cuando estaban en la escuela. El Bhagavata, como cosa normal, ha sido escarnecido por aquellos maestros que generalmente tienen una mente y un intelecto inferior. Cuando el estudiante crece, no se sacude fcilmente este prejuicio, a menos que se dedique a estudiar sinceramente el libro y a reflexionar en las doctrinas del vaisnavismo. Nosotros mismos somos ejemplo de ello. Cuando estbamos en la universidad, leyendo los trabajos filosficos del Occidente e intercambiando ideas con los pensadores actuales, le tenamos un verdadero odio al Bhagavata. Esa gran obra nos pareca un depsito de inicuas y estpidas ideas escasamente adaptadas al siglo diecinueve y odibamos tener que escuchar argumentos en su favor. Para nosotros, en ese entonces, un volumen de Channing, Parker, Emerson o Newman tena ms peso que todos los trabajos vaisnavas juntos. Con vehemencia nos volcbamos sobre los diversos comentarios de La Santa Biblia y las obras del Tatua Bodini Saba, que contienen extractos de los Upanisads y del Vedanta; pero ninguna publicacin de los vaisnavas llamaba nuestra atencin. Luego, segn avanzamos en edad y nuestro sentimiento religioso se desarroll, dimos vuelta en nuestras creencias de una manera Unitaria y oramos como Jess or en el huerto. Accidentalmente cay en nuestras manos una obra acerca del gran Cheitanya, y al leerla con atencin para establecer la posicin histrica de ese poderoso genio de Nadia, tuvimos la oportunidad de recopilar Sus explicaciones del Bhagavata, dadas </p></li><li><p>al argumentador vedantista de la escuela de Benares. El estudio accidental del tema cre en nosotros amor por todos los trabajos que hallamos acerca del redentor oriental. Recopilamos con dificultades los famosos apuntes en snscrito (karchas), escritos por los discpulos de Cheitanya. Las explicaciones que obtuvimos del Bhagavata, a partir de esas fuentes, fueron de un carcter tan encantador, que nos procuramos una copia del Bhagavata completo y estudiamos sus textos (por supuesto difciles para aquellos que no estn entrenados en pensamientos filosficos) con la ayuda de los famosos comentarios de Sridhar Suami. De tales estudios es que al fin hemos recopilado las verdaderas doctrinas de los vaisnavas. Oh qu problema olvidar los prejuicios que adquirimos en los aos inmaduros! Hasta donde podemos entender, ningn enemigo del vaisnavismo encontrar belleza alguna en el Bhagavata. El verdadero crtico es un juez generoso, sin prejuicios ni espritu partidista. Aquel que es de todo corazn un seguidor de Mahoma, ciertamente encontrar las doctrinas del Nuevo Testamento como una falsificacin hecha por el ngel cado. Por otro lado, un cristiano trinitario denunciar los preceptos de Mahoma como los de un ambicioso reformador; la razn es simplemente que el crtico debe tener la misma disposicin mental que el autor, cuyos mritos requiere juzgar. Los pensamientos tienen diferentes caminos. Quien est entrenado en los pensamientos de la sociedad unitaria o del Vedanta de la escuela de Benares, difcilmente podr hallar piedad en la fe de los vaisnavas. Por otra parte, un vaisnava ignorante, cuya labor es implorar de puerta en puerta en el nombre de Nityananda, no encontrar piedad en los cristianos. Esto es, porque el vaisnava no piensa del mismo modo en que el cristiano piensa de su propia religin. Puede ser que tanto el cristiano como el vaisnava </p></li><li><p>expresen el mismo sentimiento, pero nunca dejarn de pelear, tan slo porque han llegado a una misma conclusin pensando de diferentes maneras. Por ello, hay mucha desconsideracin en los argumentos de los cristianos piadosos, cuando expresan su opinin imperfecta acerca de la religin de los vaisnavas. Los temas de filosofa y teologa son como las cspides de imponentes e inaccesibles montaas situadas en medio de nuestro planeta incitando nuestra atencin e investigacin. Los pensadores y los hombres de profunda meditacin hacen sus observaciones, utilizando los instrumentos de la razn y de la conciencia. Sin embargo, mantienen diferentes puntos de vista al desarrollar su trabajo. Estos puntos de vista son posiciones trazadas por las circunstancias de su vida social y filosfica, que son muy distintas en las diferentes partes del mundo. Platn consider la cima de la cuestin espiritual desde el Occidente y Vyasa hizo la observacin desde el Oriente. Confucio la hizo del lejano Oriente y Schlegel, Spinoza, Kant y Goethe desde el lejano Occidente. Estas observaciones se hicieron en diferentes tiempos y por diferentes medios, pero la conclusin en todos los casos es la misma, debido en gran parte a que el objeto de observacin era uno y el mismo. Todos ellos iban tras el Gran Espritu, la incondicionada alma del universo. No podan menos que obtener una visin de ella. Sus palabras y expresiones son diferentes, pero su misma importancia es la misma. Ellos trataron de encontrar la religin absoluta y sus esfuerzos fueron coronados con el xito, porque Dios da todo lo que l tiene a sus hijos si ellos lo desean Se requiere un corazn piadoso, imparcial, generoso y santo para sentir la belleza de sus conclusiones. El espritu partidista - ese gran enemigo de la verdad -, frustrar siempre el intento de la persona inquisitiva que trata de asimilar la </p></li><li><p>verdad de entre los trabajos religiosos de su nacin, hacindole creer que la verdad absoluta no existe ms que en su viejo libro religioso Qu mejor ejemplo podra esgrimirse, en el hecho que el gran filsofo de Benares no encontrase verdad ninguna en la hermandad universal del hombre y la comn paternidad de Dios? El filsofo, pensando en su modo particular, no puede apreciar nunca la belleza de la fe cristiana. La forma en la cual Cristo pens de su propio padre fue de amor absoluto, y mientras el filsofo no adopte ese modo de pensar, permanecer siempre privado de la fe absoluta que predic el redentor occidental. Similarmente, el cristiano necesita adoptar el modo de pensar que el vedantista sigui, antes de que pueda amar las conclusiones del filsofo. As, el crtico debe ser un alma comprensiva, buena, generosa, cndida, imparcial y favorablemente dispuesta. "Qu cosa es el Bhagavata?" - pregunta el caballero europeo que acaba de llegar a la India- Su compaero le dice con una mirada serena que el Bhagavata es un libro que su empleado Oriya lee diariamente por las noches a un grupo de personas que escuchan. Contiene una monserga de literatura salvaje y poco entendible de esos hombres que se pintan la nariz con algo de tierra o sndalo, y usan cuentas sobre todo el cuerpo para procurarse la salvacin. Otro de sus compaeros que ha viajado un poco en el interior, inmediatamente lo contradice y proclama que el Bhagavata es una obra en snscrito que pertenece a una secta de hombres (los gosuamis), que dan mantras como los Papas de Italia a la gente comn de Bengala, y perdonan sus pecados a cambio de oro suficiente para costear sus gastos sociales Un tercer caballero dar una tercera explicacin. Ahora un joven bengal, atado a los pensamientos e ideas inglesas y completamente ignorante de la historia pre-mahometana de su propio pas, aadir una </p></li><li><p>explicacin ms, diciendo que el Bhagavata es un libro que cuenta la vida de Krisna, quien era un hombre inmoral y ambicioso. Esto se lo ense la abuela cuando l an no iba al colegio! As, el gran Bhagavata permanece an desconocido para los extranjeros, como lo era el elefante para los seis ciegos que lo tocaron en diferentes partes del cuerpo, sin embargo, la verdad es eterna y nunca es daada por la ignorancia sino temporalmente. El Bhagavata por s slo nos explica qu es: Es el fruto del rbol del pensamiento (los Vedas) mezclado con el nctar del discurso de Sukadeva. Es el templo del amor espiritual. Oh hombres piadosos! Beban...</p></li></ul>

Recommended

View more >