educacion y diversidad: debates y perspectivas enlatinoamérica

of 28 /28
, EDUCACION Y DIVERSIDAD: DEBATES Y PERSPECTIVAS ENLATINOAMÉRICA José Manuel Juárez Núnez y Sonia Comboni Salinas* PRESENTACIÓN En esta investigación tratamos de dar cuenta de Ia evolución de Ia educación indígena en el ámbito de América Latina y el Caribe, y, en particular, de Ia educación intercultural bilíngüe en los países en don- de Ia población indígena más o menos numerosa, mantiene una pre- sencia activa en Ia estructura poblacional. A estos efectos, entende- mos Ia educación para Ia diversidad en un sentido restringido y parti- cular, como aquella educación que se imparte en los países con y a un componente poblacional de origen indígena, constituyendo Ia etnicidad el elemento distintivo de este tipo de diversidad. No nos referimos a Ia diversidad en sentido amplio (de género, de creencias, lenguas o cos- tumbres o nacionalidades), sino exclusivamente a Ia diversidad étnica, tanto en Latinoamérica como en México, especialmente. Es evidente que una educación de esta naturaleza implica Ia diver- sidad lingüística y sociocultural, Ia diversidad de tradiciones, costum- bres y creencias, que se imbrican y constituyen un todo inseparable en torno de su cosmogonía. En otros términos tratamos Ia diversidad ex- clusivamente en relación con Ia pertenencia a un grupo étnico origina- rio, en relación con Ia sociedad mestiza, pues, como afirma Klesing "América Latina, hoy en día, es un continente multicultural que pre- senta un mosaico de diversos pueblos con diferentes culturas, cosmovisiones y razones propias de Ia vida". I Ante Ia ausencia de una concepción clara de interculturalidad emerge una conciencia étnica con tendencias diversas, que van desde Ia integración dei sujeto a Ia cultura nacional bajo el concepto moder- no occidental, hasta Ias prácticas sociopolíticas de resistencia, Ia de- fensa cultural, Ia búsqueda de Ia relación complementaria entre 10 particular y 10 universal. Cada una de estas tendencias busca un mo- * Los autores son profesores-investigadores de Ia UAM-X, adscritos ai área de investigación "Educa- ción, cultura y procesos sociales" deI Departamento de Relaciones Sociales, DCSH. Miembros dei COMIE y deI SIN. KLESING-REMPEL, U.: "Perspectivas de Ia interculturalidad y de Ia sociedad multicultural en Amé- rica Latina", en: MARTÍNEZ, R. Y 1. ORTIZ, coord.: EdllcaciólI. CII/tllra y LiberaciólI. Ulla perspectiva desde América Latilla, pp.- 157-170, UAM-X, México, 1999.

Author: nguyendung

Post on 11-Feb-2017

219 views

Category:

Documents


0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • ,EDUCACION Y DIVERSIDAD:DEBATES Y PERSPECTIVAS

    ENLATINOAMRICAJos Manuel Jurez Nnez y Sonia Comboni Salinas*

    PRESENTACINEn esta investigacin tratamos de dar cuenta de Ia evolucin de Iaeducacin indgena en el mbito de Amrica Latina y el Caribe, y, enparticular, de Ia educacin intercultural bilnge en los pases en don-de Ia poblacin indgena ms o menos numerosa, mantiene una pre-sencia activa en Ia estructura poblacional. A estos efectos, entende-mos Ia educacin para Ia diversidad en un sentido restringido y parti-cular, como aquella educacin que se imparte en los pases con y a uncomponente poblacional de origen indgena, constituyendo Ia etnicidadel elemento distintivo de este tipo de diversidad. No nos referimos a Iadiversidad en sentido amplio (de gnero, de creencias, lenguas o cos-tumbres o nacionalidades), sino exclusivamente a Ia diversidad tnica,tanto en Latinoamrica como en Mxico, especialmente.

    Es evidente que una educacin de esta naturaleza implica Ia diver-sidad lingstica y sociocultural, Ia diversidad de tradiciones, costum-bres y creencias, que se imbrican y constituyen un todo inseparable entorno de su cosmogona. En otros trminos tratamos Ia diversidad ex-clusivamente en relacin con Ia pertenencia a un grupo tnico origina-rio, en relacin con Ia sociedad mestiza, pues, como afirma Klesing"Amrica Latina, hoy en da, es un continente multicultural que pre-senta un mosaico de diversos pueblos con diferentes culturas,cosmovisiones y razones propias de Ia vida". I

    Ante Ia ausencia de una concepcin clara de interculturalidademerge una conciencia tnica con tendencias diversas, que van desdeIa integracin dei sujeto a Ia cultura nacional bajo el concepto moder-no occidental, hasta Ias prcticas sociopolticas de resistencia, Ia de-fensa cultural, Ia bsqueda de Ia relacin complementaria entre 10particular y 10 universal. Cada una de estas tendencias busca un mo-

    * Los autores son profesores-investigadores de Ia UAM-X, adscritos ai rea de investigacin "Educa-cin, cultura y procesos sociales" deI Departamento de Relaciones Sociales, DCSH. Miembros deiCOMIE y deI SIN.

    KLESING-REMPEL, U.: "Perspectivas de Ia interculturalidad y de Ia sociedad multicultural en Am-rica Latina", en: MARTNEZ, R. Y 1. ORTIZ, coord.: EdllcacilI. CII/tllra y LiberacilI. Ulla perspectiva

    desde Amrica Latilla, pp.- 157-170, UAM-X, Mxico, 1999.

  • Anuario de Integracin Latinoamericana y Caribefia

    delo de desarrollo adecuado para el grupo cultural en que vive o quedefiende.

    La educacin indgena ha sido analizada desde diferentes pticasy diversas concepciones terico metodolgicas, as como desde posi-ciones polticas o desde presupuestos pedaggico-didcticos. Nues-tra intencin en esta visin general es analizarla desde el punto devista de polticas educativas generadas en los ltimos afios deI sigloxx en algunos pases de Amrica Latina, con nfasis en Mxico.

    De esta manera, un grupo de trabajos de investigacin publicadosbajo forma de libros, artculos, tesis o ensayos, en donde se retoma eldebate sobre Ia educacin indgena, intercultural bilinge y elindigenismo como sustrato de aquella. Excluimos de este conjunto lostrabajos realizados en lingstica y sociolingstica, o acerca de losprocesos de ensefianza y aprendizaje en lenguas indgenas, o Ias in-vestigaciones sobre historia de Ia educacin indgena ya que nuestraintencin es Ia de ubicar allector en Ia problemtica y el debate gene-ral que se est dando en los pases en donde existe poblacin indgenay se ha originado una poltica educativa dirigida a Ias etnias presentesen Ios territorios nacionales correspondientes. Respecto a Ias propues-tas curricuIares son varias Ias obras que Ias analizan en los diferentespases2, sin embargo, no creemos oportuno abordarlas en este aparta-do cuyo objetivo es el debate en torno a Ia educacin para Ia diversi-dad como poltica educativa. Cabe mencionar que el debate no haconcluido, Ia bsqueda de nuevos caminos es permanente. Cada pas,cada cultura tiene su propia visin y su propia poltica, por ello unasolucin nica es imposible, pero acuerdos para conducir Ia bsquedapueden ser y de hecho son necesarios, en el esfuerzo por hacer deAmrica Latina, una regin en donde Ia tolerancia y Ia aceptacin deIotro conduzcan a Ia paz y aI progreso.

    ESTADOE INDIGENISMOPartimos en una primera parte de Ias concepciones deI indigenismopor Ias que ha pasado Ia relacin Estado-etnias, o, si se prefiere, po-blacin no indgena con poblacin indgena. Estos estudios no sonnuevos, cuentan con un largo debate detrs de ellos, pero siempre sonactuales y hoy en da representan un referente aI cual no se puedesoslayar. EI indigenismo contemporneo trata de recuperar Ia presen-cia de los grupos tnicos indgenas como fuerzas sociales dinmicasque aspiran a tener un lugar legtimo en Ia sociedad contempornea entrminos de sus propias demandas y no en posiciones propuestas porlos idelogos polticos, los burcratas gubernamentales o los misione-

    JUNG, 1.: Conflicto Cultural y Educacin. EI proyecto de Educacin bilinge - Puno. Per,Ed.Abya-Yala, Ecuador, 1992;MOYA, R.: "Refonnas educativas e interculturalidad en Amrica Latina'::,RevistaIberoamericanadeEducacin,OEI,no.17,pp. 105-187,Madrid,mayo-agosto,1998;KPER,w., comp.: Pedagogia intercultural bilinge. Experiencias de Ia Regin Andina, 2 tomos, Ed. Abya-Yala, Ecuador. 1993.

    164

  • Educacill

    ros extranjeros3 con ello se pretende superar Ias concepciones domi-nantes durante Ia mayor parte deI siglo xx en toda Amrica Latina,particularmente en los pases cuya poblacin autctona es mayorita-ria, como Bolivia, Per, Ecuador y Guatemala.

    En Mxico, Ia percepcin negativa deI indio se inici prcticamen-te con Ia independencia deI pas. Esteva4 considera que el Mxicoindependiente y con deseos de ser una nacin moderna comenz ex-cluyendo a sus indios, desde Ia primera constitucin de 1824, en Iacual se les consideraba como tribus sin ningn arraigo. Esta visin deiindio se prolong durante todo el siglo XIX. Nunca se pens en incluira Ias etnias en el proyecto de pas que se estaba construyendo, msbien se le consideraba como un obstculo para el progreso.5 Klesing-Rempel6 afirma que de una posicin mesinica, pregonando que losindios deberan de ser salvados de su estancamiento mediante unaeducacin adecuada para prepararIos a ser ciudadanos responsablesen el proyecto nacional resultante en Mxico, se pas, a inicias deIsiglo XX,a Ia concepcin discriminatoria determinista, afirmando queIas indios tienen una menor capacidad para aprender pero una granfuerza corporal para resistir, idea, que bajo Ia influencia delliberalis-mo europeo se transform en Ia dei desarrollo atrasado de los indioscon 10 cual se afirma Ia superioridad de Ia raza blanca sobre Ia razaindgena inferior.

    Las polticas indigenistas deI siglo XX, surgieron bajo dos perspec-tivas': Una, quiz Ia ms prolongada, el asimilacionismo, es decir asi-mil ar a los indgenas a Ia sociedad surgida de Ia independencia y, pos-teriormente, de Ia revolucin, bajo Ia figura deI campesino, no comomiembro de un grupo tnico, sino como parte de Ia masa campesinamestiza, con el objetivo de subsumirIos en Ia cultura naciente bajo elprograma homogeneizador y castellanizante. La segunda, con menosesfuerzos, aunque con mayores medios, por cuanto se crea el InstitutoNacional Indigenista, y se formulan programas educativos por partede Ia Secretara de Educacin Pblica (SEP) para incorporar a Ias

    STAVENHAGEN, R. Y M. NOLASCO, coord.: Poltica cultural para un pas multitnico, Coloquio

    sobre problemas educativos y culturales en una sociedad multitnica. SEP/direccin General de Cul-

    turas Populares/Universidad de Ias Naciones Unidas, Mxico 1998; VILLORO, L.: Los grandesmomentos dei indigenismo enMxico. Ed. FCE, Mxico. 3".Edicin. 1996.

    ESTEVA, G.: La cuestin indgena: i,Ms ali deI Estado-nacin?, La Jornada Semanal, Mxico, 30dejuniode 1996

    Mara Bertely hace una excelente sntesis de Ia historia de Ia educacin indgena deI siglo xx en

    Mxico, que recupera trabajos hasta 1996 y ofrece un panorama general de Ias distintas teoras deI

    indigenismo en Mxico y una visin global de Ias corrientes presente en Ia educacin indgena.

    KLESING-REMPEL, U.: ob. cil.

    CITARELLA, L.: "Educacin intercultural bilinge", en: CHIom, E, comp.: La educacin indgenaenAmrica Latina. Mxico, Guatemala, Ecuador, Peru, Bolivia, I. 11,p. 325, Ed. Abya-Yala,Ecuador,1990,

    Ibidem; ESTEVA, G.: ob. cil.

    165

  • Anuario de Integracin Latinoamericana y Caribena

    grupos tnicos en el torrente de Ia sociedad capitalista dominante, esel integracionismo89. A partir de ello se formulan planes y progra-mas para Ia educacin de los indgenas, con Ia visin que el mestizotiene de 10 que conviene ai indio para entrar a formar parte dei siste-ma econmico dominante y ai sistema cultural impuesto por Ias clasesen el poder. De aqu se deriva el indigenismo que podramos denomi-nar paternalista por cuanto es promovido por instituciones no-indge-nas de tipo asistencialista,lo ste asume dos vertientes, Ia de media-cin corporativa, polticas gubernamentales o Ia mediacin civil, ac-cin propia de organizaciones no gubernamentalesll. En ambos casosse determina desde afuera 10 que conviene o no a los grupos tnicos,12decidiendo cules son los programas de desarrollo que Ia comunidaddebe aceptar y seguir para salir dei subdesarrollo. En el campo edu-cativo se refleja en Ia posicin de una educacin para los indgenaspensada, planeada y decidida desde el centro nacional de Ia SEP o deIas secretaras de educacin estatales, correspondiendo a Ias comuni-dades aplicar 10 que se hajuzgado til, oportuno e, incluso, necesariopara ellosl3. Ante esta situacin algunas organizaciones indgenas pro-ponen programas de educacin alternativos}4 Esta poltica marca Iaentrada en escena de una nueva concepcin dei indigenismo mexica-no. Stavenhagen y Nolascols analizan 10 que se denomin el enfoqueintegral en el indigenismo mexicano que surge de Ias reflexiones de ungrupo de lingistas encabezados por Mauricio Swadesh en Ia expe-riencia dei proyecto tarasco realizado en Ia zona purpecha enMichoacn:

    Para Ia primera parte de este sigl0, se pueden observar dos concepciones indigenistas:

    -Ia concepcin asiniilacionista: incorporacin forzosa de Iapoblacin indgena a Ia sociedad domi-nante.

    -Ia concepcin integracionista: incorporacin que no pretende acabar con los rasgos principales deIas etnias nativas. En ellas toman cuerpo Ias primeras polticas indigenistas, movindose en trminosde Iacastellanizacin y de Ia educacin bilinge.

    10 Jorge Gasch en su artculo "Educacin Intercultural vista desde Ia Amazona peruana" menciona aIaConfederacin de Nacionalidades Amaznicas deI Peru (CONAP) promovida por dos institucionesno-indgenas limeiias de tipo asistencialista. Esta Confederacin compite con IaAsociacin Intertnicade Desarrollo de IaSelva Peruana (AIDESEP) promovida en 1984 por diferentes pueblos indgenas.Las caractersticas deI asistencialismo nos permiten denominar a este tipo de indigenismo comopaterna lista, ya que como 10menciona, Mara Bertely en su texto publicado en esta misma obra, elasistencialismo puede ser de carcter institucional o civil.

    I I BERTELY, M.: "Educacin indgena deI siglo xx en Mxico", en: LATAPI, P. coord., Un sigla deEducacin en Mxico J/, pp. 74-110, FCE, Mxico, 1998.

    12 VILLORO,L.:ob.cit.,p.293;NOLASCO,M.:"Educacinbilinge:IaexperienciaenMxico",en:BERTELY,M YA. ROBLES Indgenas enla escuela. Investigacin educativa 1993-1995, COMIE,Mxico, 1997.

    13 NOLASCO, M.: ob. cit.

    I. GASCH,1.: "Educacin intercultural vista desde Ia Amazonia peruana", en: BERTELY, M YA. RO-BLES. Indgenas en Ia escuela. Investigacin educativa 1993-1995, COMIE, Mxico, 1997.

    15 16STAVENHAGEN,R.Y M.NOLASCO,coord.:ob.cit.

    166

  • Educacin

    "Acerca de Ia necesidad de impulsar Ia alfabetizacin y Ia edu-cacin formal de los nifios indgenas en Ia propia lengua mater-na, antes de pasar a Ia ensefianza deI castellano. Este plantea-miento era frontalmente contrario a Ia postura oficial de aquelentonces (y que an se mantiene en ciertos sectores) de fomen-tar Ia castellanizacin directa. No fue sino afios ms tarde queIa idea de Ia alfabetizacin en lengua indgena fue adoptada comopoltica oficial deI gobierno."

    Estas ideas se oponen directamente a 10 que se denomin el enfo-que antropolgico de Ia asimilacin que insiste en Ia integracin na-cional, Ia modernizacin y el cambio cultural propuesto, entre otrospor Aguirre Beltrn, 16 como se analiz en los estados deI conocimien-to de 199317. De aqu Ia discusin permanente sobre el indigenismono slo en Mxico, sino en toda Amrica Latina, cuya diferencia fun-damental se encuentra en Ia postura deI Estado respecto de Ias etniaslocales: aqullos que incorporan aios indios en Ia toma de decisionesque los afectan, Bolivia y Guatemala, por ejemplo, y aqullos que losignoran como parece ser el caso de Mxico en ocasin de Iapromulgacin de Ia Ley Indgena por el Congreso. En todo caso paraEsteva

    "Todos los indigenismos, hasta el actual tienen Ia vocacin colo-nizadora y culturicida que viene con Ia obsesin de incorporar-los aI sistema: hasta los ms generosos y abiertos, que revelansincera preocupacin por Ia condicin a que se les ha condena-do, quieren transformarIos en 10 que no son, asimilndolos a unadefinicin homognea de 10 nacional, bajo el supuesto de queeso ser mejor para ellos y para Ia nacin"18

    Para este autor, el indigenismo, en cualquiera de sus formas, hasido una manera de negar Ia otredad, Ia diversidad y el derecho a Iadiferencia. Empero en Ia dcada de los afios 70, Ia coyunturasociopoltica propici un cambio en Ias concepciones de Ia corri enteindigenista. Surge as, el indigenismo critico: corriente intelec-tual que plantea Ia necesidad de una revisin profunda de los proyec-tos de sociedad y deI papel deI indio en el proceso de construccin deIa identidad nacional19 superando Ias visiones asimilacionista eintegracionista para justificar Ia inclusin, exigencia de los pueblosindios frente aI gobierno como brazo administrativo deI Estado y aIsistema poltico, cuyo punto culminante es el cuerpo legislativo deICongreso.

    16 AGUIRRE, G.: "Derrumbe de paradigmas", Mxico Ind(gena, pp. 5-16, no. 9, 1990.

    17 BERTELY,M YA.ROBLES.Ind(genasen Iaescuela.Investigacineducativa1993-1995,COMIE,Mxico,1997.

    18 ESTEVA,G.:ob.cit.

    19 STAVENHAGEN,R.YM.NOLASCO,coord.:ob.cit.

    167

  • Anuario de lntegracin Latinoamericana y Caribefa

    ESTADO Y DERECHOS HUMANOSExisten pases en donde sigue vigente ellema de los colonizadores "EImejor indio es el indio muerto". Stavenhagen en Ia obra citada hace unbreve recuento de Ias atrocidades cometidas con los indgenas en Iaregin y de Ias acciones emprendidas por los indios para luchar antelos organismos internacionales por sus derechos, el ms elemental, elderecho a Ia vida; el derecho a Ia ti erra ya que "Con Ia introduccinde Ia categora privada sobre Ia tierra, Ias comunidades indgenas hanperdido paulatinamente Ia base sobre Ia cual descansa su superviven-cia econmica. Se han originado as emigraciones forzosas, hambre,pobreza y, sobre todo, Ia necesidad de buscar en otras actividades uningreso monetario que permita Ia subsistencia". 20 Esta demanda hoyen da implica el otorgamiento de un territorio indgena comunal o tri-bal, mediante el cual el grupo pueda preservar su identidad colectiva.

    ;,ELMULTICULTURALISMOCOMOSUPERACINDELINDIGENISMO?En los ltimos anos deI sigla xx surgieron nuevas ideas ante Ia reali-dad compleja de Ia convi vencia humana en Ias grandes ciudades cos-mopolitas y Ias diferencias culturales que en ellas se manifiestan.Como una contradiccin con Ia poltica globalizadora, se ponen demanifiesto Ias particularidades y vuelve a Ia escena Ia teora de Iadiversidad, de Ia tolerancia e intolerancia, ya no slo bajo Ia miradareligiosa, sino desde el punto de vista etno-cultural, lingstico y edu-cativo. Se comienza a hablar de etnodesarrollo all, en donde hastalos anos 80 se hablaba de desarrollo de los pases dei Tercer Mundo,y en los 90 de los pases en vas de desarrollo. Ahora se toma encuenta a Ias poblaciones indgenas y se retoman Ias propuestas de Iaeducacin bilinge. Desde los anos setenta los pueblos indgenas co-menzaron a irrumpir cada vez con ms presencia en los foros nacio-nales y a hacer escuchar sus voces, sus demandas y sus propuestas.Este movimiento coincidi con los movimientos de Ias intelectuales ycientficos sociales cuyas crticas aI modelo ideolgico dominante severtan en seminarios, coloquios y escritos. Los frutos de dicho mo-vimiento se produjeron en el reconocimiento de Ia pluralidad tnicadeI pas y en Ia poltica de rescate de los componentes de Ias cultu-ras indgenas como valores nacionales que deben ser conservados ypromovidos en vez de descartarlos aI olvido. Las lenguas indgenasfueron reivindicadas como lenguas nacionales y Ia educacin bilin-ge bicultural fue promovida como una meta en s misma y no sim-plemente como un paso para facilitar Ia castellanizacin. Se formulIa idea deI etnodesarrollo como alternativa a Ia destruccin cultural ysocial de los grupos tnicos indgenas, en el marco de Ia bsquedageneral de alternativas de desarrollo ante el fracaso de los esquemas

    2 o Ibidem, p. 33.

    168

  • Educacin

    desarrollistas. EI etnodesarrollo signific tambin Ia lucha por unaefectiva representacin y participacin de los indios en los procesospolticos, por Ia autogestin comunitaria, por Ia movilizacin de losrecursos culturales propios en su beneficio.21 En su visin deimulticulturalismo, Oliv,22 propone el respeto aI derecho que cadapueblo tiene a su cultura, a su lengua, a ser educados en sus tradicio-nes, costumbres y saberes. Por 10 cual resulta una obra interesantepara quienes trabajan cuestiones de educacin relacionadas con Iadiversidad cultural, dentro de Ia cual podemos ubicar Ia tnica. Entodo caso, a nuestro parecer, el multiculturalismo viene a romper Iadicotoma ideolgica indigena-no indgena, para ubicarnos en Ia plu-ralidad cultural y Ia multietnicidad como componentes de un Estadonacin moderno en Amrica Latina. EI multiculturalismo implica unaeducacin dirigida a cada uno de los grupos culturales presentes enun territorio cosmopolita en los cuales se procura ofrecer una edu-cacin en Ia propia lengua a los grupos de inmigrantes, con Ia finali-dad de introducirlos a Ia cultura dei pas que los recibe; este es elcaso de Canad y Estados Unidos, aunque el concepto demulticulturalidad permea a todas Ias sociedades. Sin embargo en es-tos casos no se trata de una educacin intercultural, porque no pre-tende recuperar Ia cultura de Ias minoras en si mismas, ya que Iafinalidad es asimilarlas a Ia cultura dominante; el bilingismo con elque se trabaja es de transicin mientras se domina Ia segunda len-gua, dejando de lado Ia ensefanza de Ia lengua y Ia cultura maternasen cuanto el dominio es suficiente para el proceso de integracin a Iasociedad de llegada.

    DERECHOAL TERRITORIOLa posicin pro derechos indgenas rebasa el mbito educativo y cons-tituyen un tema que ha sido planteado en una gran cantidad de docu-mentos en el mbito internacional. Algunos de stos estn enfocadoshacia el reconocimiento de los derechos agrarios o territoriales de Iaspoblaciones indgenas, como ejemplo de ello tenemos tres tendenciasexpresadas por Durand23, Valdivia24 y Covarrubias25. La primera esIa adjudicacin que no reconoce los derechos histricos de los pueblosindios. Adoptan esta tendencia Argentina, Paraguay y Guatemalaespecficamente. La segunda es Ia va de reconocimiento constitucio-

    21 STAVENHAGEN,R. Y M. NOLASCO, coord.: ob. cito

    22 OLIV, L.: Multiculturalismo y pluralismo. Mxico, UNAMlPaids. 1999.

    23 DURAND,c.: DerechosindiosenMxico...derechospendientes,pp.235-259, UACH,Mxico,1994.

    24 VALDIVIA,T.:Derechos humanos y derechos indgenas. Diplomado en antropologajurdica. Mdu-10 I. Seminario I., INIICIESAS-OAXACA, Mxico, 1996.

    25 COVARRUBIAS,J. DE 1.:"Las comunidades autctonas en Mxico, democracia y representacin en elmarco autonmico", Ponencia presentada en el marco deI III Congreso Internacional de Derecho Elec-toral, Hotel Camino Real, Cancn, Quintana Roo.Mxico, 22 aI 25 de marzo de 1998.

    169

  • Anuario de Integracin Latinoamericana y Caribefa

    nal de los derechos territoriales de Ias comunidades indgenas, donde,el Estado se compromete a Ia adjudicacin de Ias mismas, pero no sedelimitan con precisin los lmites de tales territorios. Esta es adopta-da por Brasil y Per. La tercera es Ia va dei derecho histrico dondese actualizan Ias prerrogativas territoriales, as como sus facultadespara Ia administracin de los espacios vitales. Esta es adoptada porPanam, Costa Rica y Nicaragua, siendo sta Ia que ms se aproximaaios intereses de los pueblos indios pues les restituye parte de Iastierras que histricamente han posedo. En el caso de Mxico estnvigentes Ias dos primeras tendencias, pero hace falta avanzar sobre Iatercera para el reconocimiento real dei derecho legtimo de Ias comu-nidades indgenas. EI artculo 27 de Ia Constitucin reconoce Ia per-sonalidad jurdica de los ncleos y asegura que Ia ley proteger Iaintegridad de Ias tierras de los grupos indgenas. En Ia prctica dichoartculo no ha sido observado. La clase dirigente, respondiendo a inte-reses particulares, influye en Ia aplicacin de los artculos en estamateria, 10 cual implica que los derechos indgenas en Ia actualidad nosean respetados, dando como resultado Ias frecuentes relaciones dedesigualdad poltica y social.

    La respuesta recibida, implica una concepcin de Estado y de pas.En Bolivia se les ha concedido Ia posesin de los territorios que hanocupado histricamente a grupos tnicos minoritarios, ms no a aque-110s que constituyen Ia mayora de Ia poblacin, como son los quechuasy los aymars. En Mxico, los mixes y los yaquis cuentan con sendosterritorios autnomos, pero en lugares como Chiapas el problema esms complejo por los mltiples intereses econmicos que estn enjuego. Los estados se resisten, en general, a cualquier posibilidad deautonoma territorial de los pueblos indios. En nuestro pas, Ia inten-cin de mantener el dominio de los grupos dominantes sobre los ind-genas se manifiesta en Ia Ley Indgena. Por 10 cual, los legisladoresno han querido pensar en una forma poltica y social que verdadera-mente incluya aios pueblos indios; mucho menos impulsarIa y organi-zaria.

    DERECHO A LA CULTURA

    Anlisis antropolgicos y sociolgicos con un enorme bagaje empricohan dado pie a Ias ponencias recogidas en el texto de Stavenhagen yNolasco que implican reflexiones profundas (Bonfil, Villegas, Arizpe)o tericas (Nahmad) que analizan Ia fragmentacin de Ias poblacio-nes indgenas y Ias resistencias que han opuesto en diferentes mo-mentos de Ia historia de Mxico por los indios de Ias diferentes regio-nes dei pas26 y el derecho que tienen a ser parte de Ia nacin mexica-na cuya base dei proyecto nacional debe ser Ia pluriculturalidad.

    26 STAVENHAGEN, R. Y M. NOLASCO, coord.: ob. cit., pp. 75 YSS.

    27 Ibdem, p. 38

    170

  • Educacin

    DesdeIa antropologa cultural "Ia pluralidad y homogeneidad cul-tural" son analizadas por Leonel Durand27 en un artculo que lleva esenombre y en el cual trata de demostrar por qu nuestro pas espluricultural y Ia Revolucin nos llev a ser conscientes de esta situa-cin, aunque frente a ello formul explcitamente una poltica culturalintegracionista, que niega esa pluralidad. La Revolucin misma revi-vi dos corrientes de pensamiento cuyo contenido poltico, social, edu-cativo y cultural, era, aparentemente, contradictorio entre s: "Unaque concibe Ia pluralidad cultural como fuente de riqueza inagotable yun recurso para el desarrollo social y de Ia cultura nacional. Otra quepreconiza Ia necesidad de una homogeneidad en todos los rdenes deIa poblacin mexicana: borrar Ias diferencias es, en consecuencia, unade Ias tareas bsicas de su proyecto social, educativo y cultural".28Durand considera que Ia realidad deI pas nos impone Ia pluralidad y elproyecto poltico de Estado-nacin surgido deI pensamiento polticodeI siglo XIX nos impone Ia integracin. En ambos casos Ia culturaimpulsa Ia identidad y se construye por Ia educacin y Ia poltica, poreso Ia cultura es una de Ias grandes tareas de todo proyecto poltico.En su texto, Durand, analiza Ias lneas ideolgicas y de accin deIproyecto nacional no explcito que guan Ia poltica cultural deI pasque se manifiestan en Ia poltica lingstica y en el valor que se da alos idiomas indgenas. Anlisis diacrnico que abarca desde los iniciosde Ia evangelizacin en el siglo XVI hasta los afios 80 deI siglo XX,demuestra cmo, desde Ia creacin de Ia SEP (1921), se busc inten-samente borrar Ia diversidad cultural como meta de Ia educacin mexi-cana durante sesenta afios. El pluralismo tnico es una realidad denuestra historia y de Ia Amrica Latina que conserv su poblacinautctona, y Ia afrocaribefia llevada por los colonizadores.29

    "Aunque no podamos decir exactamente cuntos, hay millonesde mexicanos que se sienten parte de pueblos distintos, que ha-blan lenguas diferentes y con ella clasifican y entienden el mun-do de una manera propia... que mantienen Ia decisin de seguirsiendo ellos mismos y de tener un presente y un futuro propios,en condiciones de igualdad con los dems pueblos." 30

    En este "Panorama tnico y cultural de Mxico", Bonfil recorre Iahistoria para reconstruir el etnocidio cultural acaecido en nuestro pasa 10 largo de 500 afios de dominacin y resaltar cmo, a pesar de todo,Ia diversidad constituye nuestra mayor riqueza, nuestra potencia, nues-tro verdadero y ms importante capital.31 Termina por preguntar ypreguntarnos l,seremos capaces de ser respetuosos frente a Ias dife-rencias pero intransigentes frente a Ia desigualdad? Y, l,cmo ubicardentro de esa perspectiva Ias tareas educativas?

    28 lbdem,p.38.

    29 Ibdem pp. 61 y SS.

    30 lbdem, p. 63.

    3 I Ibdem, p. 67

    171

  • Anuario de lntegracin Latinoamericana y Caribefa

    DERECHO A LA EDUCACIN

    Desde los anos cincuenta se daba ya Ia discusin si Ia alfabetizacinen lengua materna era un paso preliminar a Ia castellanizacin o no.Debate que se renueva en el mbito internacional en los anos 90 deIsiglo xx y contina hasta ahora, aunque para quienes sostienen estaposicin, todava en Ia actualidad es ms un instrumento para a1canzarIa castellanizacin, que una ensenanza bilmge en lengua indgena yen espanol. En cuanto a Ia educacin indgena bilinge, son varias Iasobras que demandan y justifican Ia escolarizacin con estas caracte-rsticas.32 El debate rebasa los lmites de Ia educacin y se ubica en elcontexto poltico, social, econmico, cultural y jurdico, en una visinglobal que se encuentra en tensin con 10 local,33 ya que Ia globalizacintrae consigo Ia aparicin de 10 local. Por ello los autores se preguntan,retomando a Guillermo Delgad034 l,qu causa el fenmeno global deIa revitalizacin de 10 tnico? Y avanzan algunas respuestas que sepueden resumir en 10 siguiente: primero, Ias injusticias acumuladasdurante los perodos coloniales, republicanos, modernos yneocoloniales, especficamente contra Ias naciones originarias. Segun-do, Ia reaccin etnocultural hacia los procesos totalizadores y nivela-dores deI Estado, urbanizacin, informacin masiva, individualismo,autoritarismo, desigualdad. Tercero, Ia imposicin de una cultura glo-bal cuyo vehculo son los medios, atentatoria contra los valores msprofundos deI individuo, como los sentimientos y Ia expresin de losmismos en su lengua materna, y Ias creencias, manifestadas en sureligin nativa en un contexto de armona con Ia naturaleza y el medioambiente. El respeto a su manera de vivir y el derecho que tienen aconservar sus costumbres, sus tradiciones, su lengua, sus creencias ya recibir una educacin escolar en su propia lengua, es un derechoinherente ai derecho a Ia vida, independientemente de que Ias comuni-dades indgenas, por el hecho mismo de ser histricas, cambian y evo-lucionan a su ritmo manteniendo su identidad. En este sentido Oliv3s

    afirma que "una cultura tradicional puede cambiar, incluso asimilandoelementos de Ias sociedades modernas sin perder su identidad [...] Lo

    32 BERTELY,MYA.ROBLES:ob.cit.; COSSO,J.R.:Derechosy culturaindgena.Losdilemasdeidebatejurdico. pp. 234-255. Ed. Miguel ngel POITa., Mxico, 1998, D'EMILlO, L.: "Pobreza deIa educacin y propuestas indgenas. Lecciones aprendidas", en: Educacin y pobreza: de Ia des.igualdad social a Ia equidad, pp. 491-644, EI Colegio Mexiquence., Mxico, 1995; D'EMILlO, L.:

    "Pobreza de Ia educacin y propuestas indgenas. Lecciones aprendidas", en: Educacin y pobreza:

    de Ia desigualdad social a Ia equidad, pp. 491-644, EI Colegio Mexiquence, Mxico, 1995;GONZALBO ARSPURU, coord.: Educacin rural e indgena enlberoamrica, EI Colegio de Mxico,

    Mxico, 1996 Y GONZLEZ, J. A.:. EI Estado y Ias etnias nacionales, UNAM, Mxico, 1995.

    33 JUREZ,J.M.YS.COMBONI:"~Educacinindgenaenunasociedadglobal?",en:JUAREZ,J.M.Y S. COMBONI, coord.: Globalizacin, Educacin y Cultura, un reto para Amrica Latina, VAM-X, Mxico, 2000.

    34 DELGADO, G.: "Entre 10popular y 10tnico. Notas de un Debate para un Debate", en: VARESE,S.,coord.: Pueblos indios, soberana y globalismo, Ed. Abya Yala, Ecuador, 1996

    3S OLlV, L.: ob. cit., p. 223.

    172

  • Educacin

    ms importante es que Ias transformaciones sean resultado de Ias ac-ciones intencionales de sus propios miembros, y no impuestas desdefuera por mecanismos de los cuales sus miembros no tengan concien-cia o, que en todo caso, no cuenten con su aprobacin".

    Segn algunos autores como Godenzzi, en los pases latinos y deiCaribe con poblacin indgena se llevan adelante programas educati-vos de carcter intercultural y bilinges "de hecho, Ia educacinintercultural bilinge no slo se da en los pases con mayor poblacinindgena, Mxico, Guatemala, Ecuador, Bolivia y Per, tambin se leconsidera indispensable en pases como Colombia y Chile, en los queel porcentaje de poblacin autctona es muy bajo" .36 En Ia actuali-dad, otros pases de Ia regin se han sumado a este esfuerzo y adop-tado polticas educativas dirigidas a esta poblacin: Argentina, Para-guay, Panam, Brasil. En su compilacin Godenzzi rene Ias ponen-cias presentadas en el seminario-taller "Educacin e Interculturalidaden Amrica Latina" realizado en Cuzco en 1995, con especialistas enEducacin Intercultural en el campo de Ia lingstica, Ia sociolingistica,Ia pedagoga, el desarrollo curricular y Ia formacin docente. Entreellos figura el trabajo de Luis Enrique Lpez37 sobre Iainterculturalidad Ia democracia y Ia educacin, en el cual precisa 10que entiende por interculturalidad y realiza un breve estado dei artecomentando algunas obras sobre el tema. Artculo que es necesarioretomar para centrar el debate sobre Ia interculturalidad y sus alcan-ces en Ia educacin indgena. Para l se trata de llamar Ia atencinsobre Ia realidad pluriforme de Amrica Latina ya que Ia escuela mo-derna es el resultado de ignorar a Ias poblaciones indgenas y de suintolerancia hacia ellas. De all el reto de esbozar una alternativa deeducacin intercultural a partir de Ia diversidad y de los aprendizajespropios. Por ello propone una atencin diferenciada: no se trata dehacer iguales, sino de atender de manera diferenciada aios alumnos,en particular a los indgenas, de acuerdo con sus necesidades. Con-cluye en espera de que Ia educacin intercultural no sea slo para losindgenas, sino para Ias poblaciones hispanohablantes, ya que Ia edu-cacin indgena tiene mucho que aportar a los sistemas nacionales.En otro de sus artculos38 parte de Ia evaluacin que se ha realizadoen diferentes programas de educacin bilinge en Amrica Latina, enparticular en Per y Bolivia, para demostrar Ias ventajas de Ia educa-cin intercultural bilinge (EIB). Entre otras se encuentran: i) los pro-

    36 GODENZZI, J., comp.: Educacin e interculturalidad en los Andes y Ia Amazona, p. 12, Centro deEstudios Andinos Bartolom de Ias Casas, Cusco, Peru, 1996.

    37 LPEZ,L.E.Nomsdanzasderatonesgrises:sobreinterculturalidad,democraciay educacin.En,GODENZZI, 1., compilador: ob. cit.; ver tambin LPEZ, L. E. La educacin intercultural bilinge en

    Bolivia: balance y perspectivas. Conferencia dictada en Ia Reunin Anual de 1994 dei museo de Et-

    nologa y Folclore. MUSEF. La Paz, agosto, 1994.

    38 LPEZ, L. E.: "La diversidad tnica, cultural y lingstica latinoamericana y los recursos humanosque Ia educacin requiere", en: MUNOZ, H. Y LP. LEWIN, coord.: El significado de Ia diversidadlingstica y cultural, UAM-IIINAH/Centro INAH Oaxaca , Mxico, 1996.

    173

  • Anuario de lntegracin Latinoamericana y Caribena

    gramas educativos bilinges ofrecen aI nino vernculo-hablante ma-yores posibilidades de xito escolar, por usar su lengua materna y re-currir en el desarrollo deI proceso educati vo a contenidos pertene-cientes a su vida cotidiana, acordes con su visin deI mundo y de Iascosas. ii) ofrecen aI nino Ia posiblidad de aprender una segunda len-gua de manera ms eficiente, y iii) contribuyen aI desarrollo en loseducandos de un sentimiento positivo de autoafirmacin personal yde una autoimagen positiva.

    De esta manera, el autor analiza los resultados de Ias diferentesevaluaciones para concluir con Ia necesidad de generalizar estos pro-gramas y aprovechar el papel movilizador de Ia educacin bilinge yIa participacin comunitaria.

    Para el pedagogo chileno Gastn Seplveda, en su trabajo"Interculturalidad y construccin deI conocimiento", 39 Ia intercul-turalidad parte deI habitar mundos de vida diferentes es construccinmancomunada de nuevos significados; es Ia construccin de conoci-mientos que se generan aI articular dos mundos de vida, tal como su-cede en Ia conversacin. Se construyen nuevas realidades culturalessin renunciar a Ias tradiciones propias. La EIB no tendr xito paraIas poblaciones indgenas de un pas o de una regin hasta que norompa con Ias caractersticas de ser una educacin especial para losindgenas. La EIB tendr mayores posibilidades de xito cuando separta de una EIB para todo el pas y se inserte como una de variasmodalidades en una educacin igual para todos, definida comointercultural para que as tome en cuenta los diferentes aportes cultu-rales y sociales que componen Ia sociedad.

    REFORMASEDUCATIVASLas reformas educativas de los pases latinoamericanos insisten en Iaadecuacin de los sistemas educativos a Ias necesidades de sus po-blaciones tanto indgenas, como no indgenas. Reconceptualizan elconcepto intercul turalidad dependiendo de Ia intencin poltica de losgobiernos y de Ia contrapartida representada por Ia oposicin de lospueblos indgenas. Ruth Moya analiza detenidamente Ias reformas em-prendidas en 14 pases de Ia regin, a partir de Ia resignificacin de Iainterculturalidad. Dicha nocin parta deI reconocimiento de 10 diver-so y de Ia identidad. Originalmente tambin supona el dilogo culturalentre iguales buscando de manera "intencionada una relacin de equi-librio y de dialogstica"4o a pesar de reconocer Ias desigualdades. Pos-teriormente el enfoque sobre Ia interculturalidad se centr en Ias con-diciones subalternas de los pueblos indgenas, puesto que hay que lu-char por Ia igualdad de sus derechos culturales conculcados por Iasociedad mayoritaria en un contexto privado de condiciones sociales

    ) 9 SEPLVEDA, G.: "Interculturalidad y conocimiento", en: GODENZZI, J, comp..: ob. cil., pp. 93-104.

    40 MOYA, R.: ob. cil., pp. 105-187

    174

  • Educacin

    para ejercerlos. La autora enumera diferentes movimientos indgenascomo el ecuatoriano, el maya de Guatemala, el de Bolivia, que se apo-yan en Ia lgica esencial de los movimientos tnicos latinoamericanosque radican en el hecho de que si el Estado excluy aios pueblosindgenas dei acceso aios servicios sociales ms bsicos, es el mismoEstado el que debe remediar o corregir esas formas de exclusin.41

    En su estudio Ruth Moya analiza los fundamentos y normas paraIas relaciones interculturales en varios pases agrupndolos por nme-ro de poblacin indgena como en los casos de Mxico, Guatemala,Ecuador, Per y Bolivia. En un segundo grupo considera los casos deColombia, Nicaragua y Chile, en los cuales los grupos tnicos son mi-noritarios pero existe un reconocimiento de Ia diversidad cultural desus pueblos indgenas. A Honduras se le trata de manera particular,debido a Ia complejidad de Ias etnias indgenas y autctona (aunqueconstituyen una minora respecto ai total de Ia poblacin) que hacecomplicado realizar una lectura nica de Ia etnicidad. Por otra parteen ese pas se ha institucionalizado Ia educacin indgena como edu-cacin bilinge intercultural. En el cuarto grupo rene a Costa Rica,EI Salvador, Panam, Venezuela y Brasil cuya caracterstica es con-tar con una poblacin tnica minoritaria, donde los esfuerzos por re-conocer los derechos indgenas son recientes y Ias medidasinstitucionales por desarrollar Ia educaci~ indgena son de carcterexperimental. En todos los casos ubica el contexto, recupera Ias expe-riencias, estudiando Ia filosofa de Ia educacin indgena, el marcolegal y Ias polticas y estrategias implementadas por los respectivosgobiernos, seiialando los problemas y los avances. En este estudiofundamental para el conocimiento de Ia EIB en el mbito latinoameri-cano se rescatan Ias categoras identidad y diversidad cultural comofundamentos de una nueva visin de Ia educacin indgena, como unejercicio de los derechos lingsticos, culturales y un impulso para elestablecimiento de Ias autonomas de los diferentes pueblos indgenasque habitan en el continente. Cabe mencionar que Brasil cuenta "conuna poltica pblica que se centra en Ia preocupacin de desarrollarcurrculos especficos, con participacin indgena, haciendo uso demetodologas diferenciadas porque toman en cuenta Ias formas deaprendizaje de cada pueblo. La educacin indgena de ser especficay diferenciada e intercultural"42; se establece en Ia legislacin que lospueblos indgenas tienen derecho a utilizar sus lenguas maternas enlos procesos educativos escolares y se trabaja en torno de cuatro prin-cipios establecidos en el documento sobre Ias metas de Ia educacinindgena que son: respeto a Ia diferencia; interculturalidad; Ia lenguamaterna en Ia escuela; Ia educacin como proceso educativo escolarde Ia produccin de conocimientos.

    En Paraguay, a pesar de ser una poblacin en un 90% bilinge, sonpocos los resultados ya que, a pesar de contar con un bilingismo so-

    4 I Ibdem.

    42 Ibdem, p. 172.

    175

  • Anuario de Integracin Latinoamericana y Caribeia

    cial muy fuerte, en Ia escuela siempre se ha ensefiado en castellano.No hay una estrategia para Ia ensefianza deI castellano como segundalengua y no se prctica el bilingismo en el mbito escolar. ConcluyeIa autora que ningn logro ser posible sin Ia conduccin y participa-cin de los pueblos indgenas y sin Ia formacin de recursos humanosindgenas para Ia educacin indgena.

    Por su parte, Luis Martnez43 analiza Ias reformas educativas deBolivia, Mxico, Chile y Espafia a Ia luz de Ias directrices emanadasde Ia Declaracin Mundial de Jomtin sobre Educacin para Todos,en 1990, ubicndolas en el contexto de Ia globalizacin y de Ia genera-lizacin de Ia pobreza. Es un anlisis comparativo importante paraconocer Ias semejanzas y Ias diferencias de Ias reformas en los pasesmencionados.

    En el libro "Una mirada a Ias reformas educativas de Bolivia ypases latinoamericanos", Delfina Paco y Edgar Sifiani44 realizan unalabor muy interesante por cuanto presentan un estado deI arte sobreIas polticas educativas, Ias reformas curriculares y Ias modificacio-nes legislativas de los pases resefiados. Es una obra comentada queda pistas para los investigadores de Ia problemtica educativa enAmrica Latina.

    EDUCACININTERCULTURALBILINGEMara Luisa Juregui, en su artculo "Hacia una propuesta de educa-cin bilinge intercultural para Ia mujer indgena chilena", sefiala queIa mejor manera de apoyar y afianzar Ia identidad cultural y Ia conser-vacin de Ia lengua es desarrollar Ia educacin intercultural bilinge,promover Ia participacin indgena en Ia planificacin, ejecucin, eva-luacin de los proyectos que le benefician directamente. En esa pers-pectiva, Ia propuesta concede prioridad a Ia educacin interculturalbilinge de Ia mujer indgena por el rol importante que ella tiene en Iaeducacin de los hijos, Ia transferencia de Ia cultura, de Ias tradicio-nes y el desarrollo de su pueblo. Estas reformas, asegura Feathers-tone45 han dado elementos pertinentes para Ia transformacin curricularespecial, porque ante Ia embestida deI neoliberalismo individualista, yde Ia globalizacin que pretende Ia uniformidad cultural y Ia desapari-cin de Ias diferencias, se yergue Ia creciente afirmacin de Ia di ver-sidad tnica, cultural y lingstica como un valor tendi ente a superar Iadicotoma entre 10 local y 10 global y a reconceptualizar Ia cultura glo-bal en trminos de diversidad, variedad y riqueza de los discursos,

    43 MARTNEZ 1.L.: Reformas educativas comparadas, CEBlAE, La Paz-Bolvia, 1995.

    44 PACO D. Y E. SINAN1: Una mirada a Ias reformas educativas de Bolivia ypases latinoamericanos.Bibliografa comentada (1953-1995). CEBIAE/CIDE, La Paz- Bolvia, 1997.

    45 FEATHERSTONE, M.: "Global Culture: An introduction",_en: Theory, Culture and Society,explorations in Critical Social Science, voI. 7, no. 2-3, pp. 1-14,Notthingam Trent University,England,1990

    176

  • Educacin

    cdigos y prcticas populares y locales que se resisten y contestan Iasistematicidad y el ordeno

    "Indgenas en Ia escuela", obra coordinada por Bertely y Robles,46presenta los trabajos expuestos en el lU Congreso Nacional de Inves-tigacin Educativa. Los temas tratados retoman viejos problemas ydiscusiones, poniendo el acento en los protagonistas deI proceso edu-cativo, ms que en Ia defensa de una poltica que se debate entrelmites y posibilidades. Se muestran Ias precarias condiciones que ca-racterizan histricamente Ia atencin a Ias comunidades indgenas: "Iaimposicin lingstica en Ia ensefanza dei espanol y sus efectos nega-tivos, tanto en los aprendizajes, como en el desconocimiento de Iasdiferencias; Ia necesidad de construir estrategias que faciliten el ac-ceso exitoso de los ninos indgenas ai idioma, sin menosprecio de Ialengua y cultura propias"47 . Para el tema de Ia interculturalidad resul-tan particularmente interesantes los artculos de Jorge Gasch "Edu-cacin intercultural vista desde Ia Amazona peruana", en el cual pre-senta los esfuerzos de Ia (Asociacin Intertnica de Desarrollo de IaSelva Peruana (AIDESEP) para llevar a cabo sus objetivos funda-mentales: asegurar Ia transmisin de los conocimientos y valores ind-genas sobre el territorio de cada pueblo y con cierto grado de autono-ma; y, ampliar Ias posibilidades de acceso de los indgenas a Ias ca-rreras profesionales tcnicas y universitarias, mediante Ia elevacindeI nivel educativo con Ia ayuda de un currculo que se adecue aicontexto sociocultural y lingstico especfico de los pueblos indge-nas.48 EI modelo propuesto por Ia Asociacin mencionada reemplazaIa relacin de exclusin por una de articulacin entre los dos univer-sos de conocimientos y valores, en Ia cuallos indgenas se apropiendeI conocimiento cientfico universal con los mtodos y conceptos deOccidente, sin que por eso se renuncia a priori ai propio ni sea desva-lorizado, por 10 cual debe ser una apropiacin crtica, tomando en cuentael sistema social y de valores de ambos universos.

    LEGISLACINLas polticas educativas que contribuyen ai reconocimiento y aten-

    cin de Ia diversidad tnica en Ia escuela han surgido como un movi-miento dentro de Ia poltica de integracin nacional de los diferentesestados nacin de Amrica Latina. Desde el punto de vista pedaggi-co se ha afirmado que educar para el conocimiento, Ia comprensin yel respeto de Ia diversidad supone una profunda reformulacin de Iaconcepcin de Ia escuela y un proceso de re-socializacin de los maes-tros y de los responsables de los sistemas educativos nacionales, 10que supone reconocer Ia diversidad como parte de 10 cotidiano de Ia

    46 BERTELY, M Y A. ROBLES: ob. cit.

    47 BERTELY,M YA. ROBLES: ob. cit.,pp. 7-11.

    48 GASCH,J.: ob.cit.,p.149.

    177

  • Anuario de lntegracin Latinoamericana y Caribena

    escuela en los contenidos curriculares, en Ias interacciones pedaggi-cas, en Ias estrategias didcticas, en Ias formas de gestin de Ia edu-cacin. Resultado de esta poltica en el mbito continental es que enIa ltima dcada dei siglo xx ms de 10 pases han modificado susconstituciones para introducir distintas formas de reconocimiento deIa diversidad y dei derecho a recibir una educacin culturalmente ade-cuada. Aunque, sefialan los educadores, el problema es que casi todasIas leyes identifican ai indgena con condiciones de pobreza ymarginalidad en el medio rural.49

    La legislacin referente a educacin se ha modificado en muchospases de Amrica Latina intentando con ello, dar respuesta a estasdemandas, como 10 demuestra Ruth Moya en Ia obra citada. En Mxi-co se ha reforzado Ia legislacin ai respecto, sin embargo Ia brechaentre 10 escrito y 10 hecho, sigue siendo muy amplia. 50 Esfuerzos sevienen haciendo con diferente profundidad e inters por parte de losgobernantes, un ejemplo de ello es Ia legislacin dei Estado de Oaxacaai respecto (Ley de Derechos de los Pueblos y Comunidades indge-nas dei Estado de Oaxaca) que pone de manifiesto Ia viabilidad deiproyecto si se dejan de lado los intereses de grupos poltico-econmi-cos subyacentes a Ias negativas estatales. Esta Ley reglamenta ai ar-tculo 16 de Ia Constitucin Poltica dei Estado Libre y Soberano deOaxaca. En el captulo IV (De Ia Cultura y Ia Educacin) hace todauna propuesta muy concreta proponiendo y asegurando Ia libertad delos pueblos indios para Ia constitucin de Ia educacin bsica formalbilinge e intercultural: "Los pueblos y comunidades indgenas ['0']tendrn derecho a establecer y participar en los sistemas educativospara Ia implementacin de Ia ensefianza en sus propias lenguas dentrodei marco legal vigente" (Art. 24).51 Se les reconoce el derecho a sucultura y a fundar medios de comunicacin propios para difundir sustradiciones y creencias.

    Bolivia, incorpora Ia educacin intercultural en su Ley de Refor-ma Educativa como propuesta y poltica educativa dei Estado. EnGuatemala, con Ia firma dei Acuerdo de Paz (1996) entre el Gobiernoy Ia Sociedad CiviP2 se sientan Ias bases para una reforma constitu-cional para incluir los derechos indgenas en su constitucin. Y con elAcuerdo Nacional sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indge-nas se cre el compromiso de reivindicar sus idiomas y realizar una

    49 CONFEDERACIN DE EDUCADORES MEXICANOS: Cuademo de trabajo 2, Cumbre internacio-nal de Educacin y Diversidad Cultural, Mxico, 19970

    50 MOYA,R.:ob.cit.,ppo105-187

    5 I GOBIERNO CONSTITUCIONAL DEL ESTADO DE OAXACA: Ley de Derechos de los Pueblos y

    Comunidades indgenas dei Estado de Oaxaca, Poder Legislativo, Gobierno Constitucional dei Es-tado de Oaxaca, 17de junio de 1998

    52 SAM COLOP, Eo:"Guatemala: i, multilinge y multicultural hacia I siglo XXI?",en: TORRE, L. DELA, compo: Experiencias de educacin intercultural bilingiie en Latinoamrica, pp097-116, Ed. Abya-Yala, Ecuador, 19980

    178

  • Educacin

    Reforma Educativa acorde a Ia realidad sociocultural y lingstica di-versa de Guatemala.53

    Colombia mediante "La Ley General de Educacin, Ley 115 de1994, seala Ias normas generales para regular el servicio pblico deIa educacin que cumple una funcin social acorde con Ias necesida-des e intereses de Ia sociedad colombina. [...] Define y desarrolla Iaorganizacin y prestacin de Ia educacin formal en sus niveles pre-escolar, bsica (primaria y secundaria) y media, no formal e informal,dirigida a nios y jvenes en edad escolar, a adultos, a campesinos, agrupos tnicos, a personas con limitaciones fsicas..."5-1

    LA UNIDAD EN LA DIVERSIDAD

    La globalizacin ha implicado mltiples m( ..lificaciones en Ias dife-rentes naciones, que, en su afn por incorporarse aI movimiento eco-nmico mundial, aceptan Ias polticas emanadas de los organismosrectores de Ia economa, como el Fondo Monetario Internacional, elBanco Mundial o, incluso, deI Banco Interamericano de Desarrollo,instituciones que difunden Ias ideas dominantes de los pases metro-politanos, imponiendo por esta va Ia apertura comercial, financiera ycultural. El desenvolvimiento vertiginoso de los medi os de comuni-cacin y Ia modificacin de Ias legislaciones nacionales a este res-pecto, han abierto una perspectiva nueva en los procesos de inter-cambio de informacin y en Ias tecnologas respectivas, con 10 cuales posible Ia comunicacin aI instante en tiempo real, desde cual-quier parte deI globo a cualquier otro punto deI mismo. Sin embargo,para Comboni y Jurez que en su trabajo "Diversidad cultural, Edu-cacin y Democracia: etapas en Ia construccin de Ia educacin in-dgena en Amrica Latina"55 abordan el debate sobre Ia educacinindgena en su trayecto por constituirse en una alternativa que reco-nozca y exprese Ias culturas que representa, este mismo movimientoglobalizante ha permitido Ia aparicin de Ias particularidades, de 10especfico, de 10 local, estableciendo una tensin entre 10 global y 10local que slo ser superada en Ia medida en que 10 local pueda in-corporarse en 10 global sin perder sus caractersticas y propiedades,es decir, sin perder su identidad. La globalizacin conlleva Ia homo-geneidad, 10 local se anela en 10 individual, en Ia diferencia. Por ello,mientras 10 global desconozca Ia diversidad, y tienda a suprimir Iasidentidades particulares, 10 local ser siempre un factor de resisten-cia. En consecuencia, Ia tensin global-local slo ser superada enIa medida en que los Estados-nacin redefinan y resignifiquen susespacios geogrficos y polticos, manteniendo Ia singularidad de los

    SJ lbdem

    54 MlNISTERIODEEDUCACINNACIONAL DECOLOMBIA: LeyGeneral de Educacin,Ley IIS de1994 (febrero 8), en Educacin. Revista iberoamericana. Madrid: Organizacin de Estados Iberoame-

    ricanos para Ia Educacin, Ia Ciencia y Ia Cultura (OEI), pp. 143-202, no. 4, ene.-abr, 1994.

    179

  • Anuario de lntegracin Latinoamericana y Caribena

    grupos sociales que los integran. EI respeto y Ia aceptacin de Iasmanifestaciones culturales diversas y diferentes de 10 impuesto porIa cultura dominante, es una condicin sine qua non para incorpo-rarse a Ia cultura mundial como riqueza creadora y no como consu-midores culturales, por tanto enajenados, y dominados por 10 exter-no. Jurez y Combonp6 sostienen que en esta misma dinmica seencuentra el germen de Ia diversidad, de 10 diferente, de 10 local,puesto que todo proceso educativo debe ir encaminado a suscitarhabilidades y destrezas, conocimientos y saberes adecuados aI me-dio especial en el que se vive, en el que se est inserto. Por ello,como corolario, concluyen, que si bien Ia educacin debe prepararpara incorporarse a Ia aldea global, tambin debe dar los conoci-mientos necesarios para insertarse en Ia vida local de los pueblos, deIa nacin y as resolver los problemas que plantea el entorno social yel medio ambiente. Los pueblos indgenas tuvieron un sistema deeducacin apropiado a sus necesidades, conocimientos y exigenciasde supervivencia y perpetuacin como grupos humanos; con Ia im-posicin dei sistema dominante se desarticul Ia estructura de dichaformacin y se logr una mayor incomunicacin, como 10 demuestraGloria Bravo Ahuja en su libro "La ensenanza deI espanol aiosindgenas mexicanos". 57 Resultado paradjico si se toman en cuentaIas mltiples acciones educativas emprendidas por el Estado paraensenar el espanol aIos ninos indgenas. Stavenhagen y Nolascorealizan una excelente sntesis de estas polticas en su libro "Polti-ca cultural para un pas multitnico"58. Por ello, se pregunta GloriaBravo, i,cmo ha sido ensenado el espanol aIos hablantes de len-guas indgenas? Es una realidad que el indgena latinoamericano nohabla correctamente el espanol y rechaza su propia lengua a causade Ia diglosia y de Ia discriminacin social que padece por vivir susvalores culturales en una sociedad intolerante yexcluyente.

    La integracin regional y/o mundial, implica Ia integracin interna,en aras de Ia coherencia, poltica y tica, de un gobierno y de unasociedad. Por ello, en Amrica, tanto en los pases anglosajones, comoen los latinoamericanos, hay un largo camino que recorrer para cons-truir sociedades plurales, multiculturales y tolerantes, que acepten Iadiversidad y los diferentes. No basta con permitir Ia disensin, serauna cara de Ia tolerancia, hay que ir hacia Ia construccin conjunta deun tejido social nuevo, de un proyecto de pas nuevo y posible paratodos.

    55 COMBONI S. Y JUREZ, J. M.: "Diversidad cultural, educacin y democracia: etapas en Iaconstruc-cin de Iaeducacin indgena en Amrica Latina", en: Educaao e Sociedade, Revista Quadrimestralde Ciencia da Educaao, pp.235-276, no. 75, afioXXII- agosto-2001.

    56 JAREZ, J. M. Y S. COMBONI (2000 a): ob. cit.

    57 BRAVO AHUJA, GLORIA. La ensenanza dei Espanoi a ias indgenas mexicanos, EI Colegio deMxico, Mxico, 1997.

    58 STAVENHAGEN,R. Y M.NOLASCO, coord.: ob.cit.

    180

  • Educacin

    LAEDUCACININDGENA ENLA DIVERSIDADComo mencionamos en Ia introduccin de este trabajo, los investiga-dores que trabajamos en el campo de Ia educacin y Ia diversidadcultural entendemos por diversidad Ia que se da en relacin con Iaetnicidad, vinculada por tanto, con los pueblos indgenas en su rela-cin con Ia sociedad mestiza dominante.59 Lo que nos permite conce-bir Ia interculturalidad como el proceso de construccin de una reI a-cin social re-significante de Ias relaciones sociales entre los miem-bros de Ia sociedad hegemnica y los miembros de los grupos tnicosminoritarios en trminos de igualdad, y de mutua aceptacin, constru-yendo en el mismo movimiento una sociedad induyente e igualitaria.En este proceso, Ia educacin intercultural bilinge constituye unaestrategia de largo plazo instrumentada de manera conjunta por lospueblos originarios y Ia sociedad hegemnica representada por el 00-bierno, a travs de polticas sociales generadas en el dilogo y Iaintercomunicacin cultural y lingstica.

    Forbes, en Colombia, define la interculturalidad como producto deIa relacin entre los grupos tnicos de una regin y, a su vez, Ia articu-lacin de estos grupos con Ia sociedad hegemnica nacional. Sefialaque, "a partir de Ia descentralizacin educativa, es posible por princi-pio, introducir elementos propios de Ia cultura aI currculum oficial, afin de evitar que Ia educacin siga siendo factor de desadaptacinsocial y de violencia simblica para el ciudadano minoritario, que viveapenado de su propia cultura y lengua". 60

    En esta misma direccin y en Ia misma revista el artculo editorial"La Constitucin y Ia etnoeducacin, l,una paradoja?"61 se retoma Iaetnoeducacin como un cuerpo conceptual que est en permanentetransformacin segn Ias alteridades que el ordenamiento educativova propiciando. Reconoce Ia existencia de culturas diferentes con po-sibilidades de acceder aI pensamiento propio sin negarIo. Todo ello sehace operativo mediante Ia revalorizacin y recuperacin de Ias ca-ractersticas culturales de los grupos tnicos diferentes, pero no infe-riores, apoyando Ias polticas gubernamentales el reconocimiento ypropiciando Ia conservacin y crecimiento de Ias culturas indgenas.

    Existen propuestas emanadas de los propios grupos indgenas quefundamentan una educacin en valores propios de sus pueblos, demanera que Ias escuelas adapten sus contenidos curriculares aios

    59 Acotando de esta manera el trmino polismico "diversidad" nos circunscribimos exclusivamente a Iasdiferencias culturales que se manifiestan en Ia interaccin social y en Ia escuela en particular.

    60 FORBES, O Y M. DULFH: "Como entendemos Ia interculturalidad", en: Educacin y Cultura, p. 17-19, no. 37, Revista deI Centro de Estudios e Investigaciones Docentes de Ia Federacin Colombiana

    de Educadores, Centro de Estudios e Investigaciones docentes de Ia Federacin Colombiana de Edu-

    cadores (CEID-FECODE), Bogot, agosto. 1992.

    61 CEID-FECODE: "La Constitucin y Ia etnoeducacin, l,una paradoja?",(editorial) Educac;l1 y Cul-

    tura. p. 5, no. 37, Revista deI Centro de Estudios e Investigaciones Docentes de Ia Federacin Colom-biana de Educadores. Centro de Estudios e Investigaciones docentes de Ia Federacin Colombiana de

    Educadores (CEID-FECODE) Bogot, 1992.

    181

  • I

    Allllario de IlItegracilI Latilloamericalla y Caribena

    intereses y necesidades de ellos, recuperando los saberes propios ypopulares tradicionales.62

    A este respecto Ruth Moya63 hace un anlisis minucioso de 10 queimplica interculturalidad y educacin bilinge, para tratar de superarlos reduccionismos de los lingistas los diagnsticos socio lingistaso socioeducativos que dejan de lado los rasgos culturales de Ia reginen Ia cual se efectuaran a futuro Ias acciones educativas. Asimismo

    no se debe descuidar el poco inters activo de parte de Ias comunida-des indgenas por desarrollar su propia cultura en el plano educativo.En gran parte, dice Ruth Moya - esta ausencia se debe ai influjo cuandono a Ia conduccin directa de experiencias de educacin bilinge, eje-cutadas por el Instituto Lingstico de Verano. Esta premisa es aimenos vlida para gran parte de Amrica Latina durante Ias dcadasque van de los afios cincuenta aios ochenta.64 Analiza Ia experienciapionera de Mxico en educacin bilinge en los afios 20, y su influen-cia en Amrica Latina, as como Ias modificaciones que fue sufriendoIa educacin indgena bajo Ia influencia dei lU, dei INI, de los distin-tos Secretarios de Educacin y dei PRI de manera que slo qued unanomenclatura vaca de proyectos educativos culturales concretos65.Hace un anlisis socio histrico de Ia educacin rural en Ecuador y deIas polticas para el desarrollo instrumentadas por el gobierno y losdiagnsticos referentes a Ias condiciones de vida de los indgenas y deIas poblaciones negras y Ia propuesta gubernamental de Ia concertacinpara superar todos los problemas dei subdesarrollo y de Ia desigualdadsocial. Realiza una serie de precisiones sobre el concepto deinterculturalidad partiendo de Ias relaciones de poder que contradicenlos supuestos de Ia igualdad de condiciones de Ias culturas nacionalespara establecer un dilogo cultural. Por tanto, Ia interculturalidad debeentenderse como una nocin que recubre aspectos referidos a Ia opre-sin nacional y a Ia explotacin social. Esta asimetra se presenta noslo en Ias relaciones indgenas no-indgenas, sino en Ias mismas rela-ciones intra indgenas o intra tnicas. Por tanto, contina Moya, elconcepto de interculturalidad deber ampliarse a Ias relacionesintertnicas indgenas, en un esfuerzo por descolonizarlas, eliminandolos estereotipos negativos que tienen unas etnias sobre otras. En estesentido, afiade, el primer objetivo de Ia EIB es Ia afirmacin de Ia

    62 CONSEJO REGIONAL INDGENA DEL CAUCA -CRIC - 1992. Propuesta de etnoeducacin deiConsejo Regional Indgena dei Cauca (CRIC), en: Educacin y Cultura. pp. 35-40, Revista dei Centrode Estudios e Investigaciones Docentes de Ia Federacin Colombiana de Educadores. Centro de Estu-

    di os e Investigaciones docentes de Ia Federacin Colombina de Educadores (CEID-FECODE), no. 27,Bogot, agosto, 1990.

    63 MOYA, R.: "lnterculturalidad y educacin bilinge", en: Pueb/os Indgenas y Educacin, no. 22, pp.23-40, mayo-junio 1992.

    64 Ibd.p.24.

    65 MOYA, R.: (1992) ob. cil.; MOYA, R.: (1998) ob. cil.; LPEZ, L. E.: La eficacia y validez de 10obvio:

    lecciones aprendidas desde Iaevaluacin de procesos educativos bilinges, en: Revista Iberoameri-calla de Educacin, pp. 51-90, no. 17, mayo- agosto, 1998,

    182

  • Educacin

    identidad tnica indgena. El segundo, es asumir Ia diversidad culturalpara todo el sistema de Ia educacin nacional. Especficamente paraIa poblacin mestiza Ia meta deber constituir el reconocimiento aIejercicio de los derechos de los pueblos, traducidos, entre otros, en elejercicio deI derecho a una lengua y cultura propias.66

    Por otra parte el modelo culturallingsticamente homogeneizanteque propugnaba Ia escuela latinoamericana no dio resultados positivosen el contexto indgena. Desde Ia dcada de los afios 30 deI siglo xxse han venido desarrollando experiencias en Ia ensefianza de Ia lenguaestableciendo deslindes necesarios entre ensefianza de una lengua comomaterna y otra como segunda lengua, utilizando poco a poco lenguasindgenas en Ia ensefianza de algunas asignaturas, sobre todo en losprimeros grados. Es as como van surgiendo en el discurso educativolatinoamericano dos dimensiones de Ia educacin indgena bilinge:una de tipo sociopoltico y cultural que plantea Ia cuestin de Ia posi-bilidad de constituir una nacin multilinge y multicultural; y, otra detipo psicolingstico y pedaggico, que relaciona Ia adquisicin, el de-sarroIlo y uso de dos lenguas con el rendimiento escolar.67 En el pri-mer caso se plantean cuestiones como Ia posibilidad de conciliar Iaconstruccin de una identidad nacional con Ia preservacin de Ia di-versidad lingstica y cultural68 y cul sera el papel de Ia educacinen este proceso. En el segundo caso se plantean interrogantes comol,bajo qu condiciones es posible obtener un rendimiento escolar encontextos de bilingismo social asimtrico? l,Qu efectos conIleva eluso de dos lenguas para Ia identidad psicosocial deI individuo? l,Quefectos tiene el uso de Ia L 1 o L2 en Ia ensefianza de Ias principaleshabilidades acadmicas (lecto-escritura y matemticas) para el apro-vechamiento escolar y el desarrollo de una proficiencia equilibrada enambas lenguas?69 En los ltimos 25 afios se han realizado cambiospolticos fundamentales en los pases de Amrica Latina en cuanto aIa relacin entre los estados nacionales y los pueblos indgenas, a par-tir de un reconocimiento de Ias diferencias y Ia aceptacin de 10 diver-

    66 MOYA,R.: (1992) ob. cit., p. 39.

    67 HAMEL, E.: "Comunidad indgena y educacin intercultural bilinge 1998-2000, proyecto de in-vestigacin, documento fotocopiado, 1997

    68 JUREZ 1. M. Y S. COMBONI: "Educacin indgena en una sociedad global", en JUREZ 1. M. Y S.

    COMBONI: coord.: Globalizacin, Educacin y Cultura: Un reto para Amrica Latina, UAM-X,

    Mxico 2000; PARI, A.: "Desarrol/o de Ia escritura en y de Ias lenguas indgenas en Bolivia", en:

    TORRE, L. DE LA, comp.: Experiencias de educacin intercultural bilinge en Latinoamrica, Ed.

    Abya- Yala, Ecuador, 1998; QUISPE, E.: "Perspectivas de Ia educacin intercultural bilinge en Iasescuelas rurales deI Puno", en: TORRE, L. DE LA, comp.: Experiencias de educacin intercultura/

    bilinge en Latinoamrica, Ed. Abya- VaIa, Ecuador, 1998; CUNNINGHAM, M.: "Perspectivas de Ia

    educacin intercultural bilinge en Ia costa atlntica - Regin autnoma de Nicaragua", en: DE LATORRE, LUIS, comp., Experiencias de educacin intercu/tural bilinge en Latinoamrica, Ed. Abya-Yala, Ecuador, 1998.

    69 HAMEL,E.:ob.cit.;DAZCOUDER,E.:Diversidadsociocu/tura/en1beroamrica,Revistalbero-americana de Educacin: Educacin, Lenguas, Culturas, OEI, no. 17, pp. 11-30, Madrid., mayo-agosto,1998; KRAINER, A.: Educacin bilinge intercu/tura/ en el Ecuador, Ed. Abya- Yala, Ecuador, 1996.

    183

  • Anuario de lntegracin Latinoamericana y Caribena

    so, dando lugar a Ia unidad dentro de Ia diversidad.70 Sin embargoDaz Couder7) considera que en Ia educacin indgena se deben to-mar en cuenta tres tipos de diversidad, Ia sociocultural, Ia lingstica yIa cultural, pues Ias tres son de naturaleza distinta, por 10 cual eI "dise-fio y prctica de una educacin debcra abordar cada una de Ias tresdimensiones de Ia diversidad... de acuerdo con criterios y modalidadesparticulares para cada una de ellas", por 10 que, en consecuencia, ensu texto "Diversidad sociocultural y educacin en Mxico", ofreceuna propuesta para tratar de precisar Ias metas y objetivos de Ia edu-cacin indgena, tomando en cuenta estas diferencias conceptuales:diversidad tnica, lingstica y cultural. Las tres imbricadas en Iadiversidad sociocultural. Hace esta diferencia porque dominar unalengua indgena ajena a Ia propia no significa necesariamente dominarotra cultura. De manera semejante dominar otra cultura no significaidentidad tnica, ni sta implica el dominio de Ia lengua, porque Ia iden-tidac se fundamenta en un proceso de auto identificacin con una tra-dicSIl histLca o cultu.-al independientemente de su singularidad.n

    CORRIENTES O ENFOQUES PEQAGGICO.CONCEPTUALES EN EDUCACION PARALA DIVERSIDADHablar de escuelas o de corrientes en esta temtica puede ser un pocoaventurado ya que son conceptos que se solapan, se imbrican y confrecuencia se utilizan de manera indistinta, sin embargo nos parecenecesario intentar una primera aproximacin, mientras profundizamosen el tema y vamos confirmando o desechando nuestras primeras hi-ptesis para una.clasificacin aI respecto. En este primer esbozo par-timos de Ias orientaciones pedaggicas que se derivan de Ia concep-cin de cada enfoque de 10 que podramos llamar, en general, educa-cin indgena, independientemente, de puntos de vista de carcter po-ltico que subyacen aios mismos.

    Si diversidad significa el derecho a ser y a existir de manera dife-rente de acuerdo aIos patrones culturales de cada grupo tnico y a Iainterrelacin en los trminos decididos por cada etnia en el conjuntode Ia sociedad nacional, Ia nocin de interculturalidad significa "dilo-go respetuoso y equilibrado entre diferentes culturas". 73 En este sen-tido Ia interculturalidad aparece como un proyecto democratizador:"sostenemos que para llegar a una educacin verdaderamente perti-nente es imprescindible construir un sentido de interculturalidad que

    70 TORANZO, C.: Lo Pluri y 10Multi. O el reillo de Ia diversidad, ILDIS, Bolivia, 1993.

    71 DAZ COUDER, E.: "Diversidad sociocuItural y educacin en Mxico", en: JUAREZ, J. M. YS.COMBONI, coord.: GlobalizacilI, EducacilI y Cultura, UIIreto para Amrica Latilla, UAM-X,Mxico, 2000.

    72 Ibdem,p. 130.

    73 MOY A R. Desde el aula bilinge. Cuenca: Licenciatura en Lingstica Andina y Educacin Bilinge.,Universidad de Cuenca, Ecuador, 1995.

    184

  • Educacin

    empape nuestra sociedad y nos democratice en el sentido ms ampliode Ia palabra. "74

    i,Qu se quiere denotar por el trmino interculturalidad? Es untrmino acuado por Ia UNESCO, retomado deI contexto europeo, deIas sociedades cosmopolitas, que iniciaron proceso de educacinintercultural en los aos setenta con el fin de integrar aios inmigrantesde los pases deI sur de Europa, Europa deI Este, los Balcanes, fricadeI Norte y otros pases, antiguas colonias, particularmente de Ale-mania, Francia y de Inglaterra, en Ia bsqueda de una educacin quepermitiese Ia asimilacin de estas poblaciones inmigrantes y Ia inte-gracin en una nacionalidad vivida y sentida a partir de Ia compren-sin de Ia lengua y de Ia cultura del pas anfitrin que brinda hospita-lidad y trabajo aios recin llegados. Sin embargo, Ia UNESCO desig-na con este trmino a los programas de educacin tendientes a refor-zar Ias identidades propias de 10s pueblos indgenas de nuestro conti-nente americano.75 Por tanto, "Ia interculturalidad es interaccin ydilogo de participantes de diferentes culturas; no es yuxtaposicin decontenidos ya hechos. "76 Se trata, en sntesis de apoyar que en unfuturo no muy lejano exista un verdadero dilogo intercultural entrenuestras diversas etnias y nacionalidades en lugar de Ia situacin ac-tual de dominacin y dependencia, y de agresin y sumisin.77 Lainterculturalidad implica un dilogo entre iguales, que no se ha produ-cido hasta ahora, puesto que en ninguna sociedad multicultural se haalcanzado Ia convi vencia igualitaria. 78 Por ello, para Howard, Ia edu-cacin intercultural bilinge no alcanzar el xito esperado mientrasse considere nicamente como educacin para los indgenas y no comoun proceso autodeterminado que parte de Ia realidad observable, noexcluyente de otros tipos de aprendizaje, y que debiera alcanzar atodos sin excepcin79, ya que el aprendizaje mutuo y Ia interaccin ensu proceso de reubicacin pedaggica entre Ias culturas podran seruna nueva forma de relacionarse e interactuar entre sujetos, cons-cientes de matices culturales.80

    Esta realidad es particularmente vlida para Mxico, pas en elcualla educacin indgena se ha considerado siempre como remedial,compensatoria y de compromiso social, ms que como un proyecto

    74 Ibd.

    75 ARRATIA M. I.: "Una experiencia piloto en educacin intercultural en Ia regin aymar dei norte deChile", en: Pueblos Indgenas y Educacin, afioVII no. 29-30, pp. 193-212, enero-junio Abya- Yala,Ecuador, 1994.

    76 GODENZZI, J.,comp.: ob. cit.

    77 MAYER E.: "Los alcances de una poltica de educacin bicultural y bilinge", en: AMADIO, M., S.VARESE YC. PICON, comp., Educacin y Pueblos Indgenas en CentroAmrica. Unbalance crtico,pp. 27-37,UNESCO, OREALC, Santiago de Chile, 1987.

    78 KLESING-REMPEL, U.: ob. cit., p. 168.

    79 HOWARD-MALVERDE,citadoporGODENZZI,J.,comp.: ob.cit.,p. 17.

    80 KLESING-REMPEL, U.: ob. cit., p.l66.

    185

  • Anuario de Integracin Latinoamericana y Caribena

    nacional de incorporacin a Ia vida ciudadana y democrtica de Iasetnias componentes de Ia poblacin nacional. En tal caso, compromi-so social significa tener que hacer sin querer hacerlo, o 10 que es 10mismo, ms fenmeno que realidad, ms discursos que hechos. Todoello, a pesar de que Ia Constitucin de los Estados Unidos Mexicanos,en su artculo 4 o, reconoce que el pas es pluricultural y se sustenta ensus pueblos indgenas. Se reconoce aios pueblos indios con el dere-cho a mantener y preservar su cultura, sus tradiciones y costumbres,su lengua y a tener una educacin escolarizada acorde con sus nece-sidades, su cosmovisin y los saberes suficientes para solucionar losproblemas que les plantea su entorno social y su medio ambiente. Estadeclaracin implica Ia posibilidad de una educacin intercultural a tra-vs de Ia cual aprendamos a reconocer y respetar ai otro, a considerarsus valores como importantes, en el mismo nivel que los de Ia sociedaddominante, y dignos de ser imitados e incorporados en Iascosmovisiones respectivas. De esta manera Ia transculturacin im-pregna por igual a indgenas y no-indgenas, fomentando el reconoci-miento, Ia aceptacin de Ia diferencia y el dilogo, Ia inculturacindebera ser el proceso a seguir para lograr Ia conformacin de unasociedad plural, tolerante e incluyente en Ia cual todos aprendamos detodos y cada uno acepte y sea aceptado por el otro sin discriminacinalguna. En este sentido, Ia tesis de Klesing-Rempel,81 sugiere que "unaposible apertura entre Ias diversas culturas debe orientarse a un des-cubrimiento nuevo con una mirada distinta de Ia actual que permita: i)entrar a un dilogo intercultural enriquecedor; ii) una reubicacin deprocesos de aprendizaje; y iii) Ia perspectiva de desarrollar socieda-des multiculturales, sin que Ias culturas particulares pierdan sus ra-ces."

    Por otra parte el modelo culturallingsticamente homogeneizanteque propugnaba Ia escuela latinoamericana no dio resultados positivosen el contexto indgena. Desde Ia dcada de los 30 dei siglo xx se hanvenido desarrollando experiencias en Ia ensefianza de Ia lengua esta-bleciendo deslindes necesarios entre ensefianza de una lengua comomaterna y otra como segunda lengua, utilizando poco a poco lenguasindgenas en Ia ensefianza de algunas asignaturas, sobre todo en losprimeros grados. 82

    Es as como van surgiendo en el discurso educativo latinoameri-cano algunas siglas, que indican orientaciones tericas, prcticas,pedaggicas o, incluso, polticas, como EB (educacin bilinge), queno daba cuenta necesariamente de Ia problemtica cultural de losindividuos indgenas bilnges, ya que se puede ser bilnge sin nece-sariamente adoptar o aceptar los valores de Ia otra cultura. Otro casoes Ia EBB o educacin bilinge bicultural. Esta nueva propuesta pe-

    8 I Ibdemp.l58.

    82 LPEZ,L..."LaeducacinenreasindgenasdeAmricaLatina:ApreciacionescomparativasdesdeIaeducacin bilinge intercultural", Revista Paraguaya de Sociologa, afio30, no. 88, pp. 7- 48. CentroParaguayo de Estudios Sociolgicos, Asuncin, 1993.

    186

  • Educacin

    daggicatrataba de remediar Ia deficiencia de Ia EB. En el paradig-ma de Ia EBB Ia lengua indgena como primera lengua es el instru-mento de aprendizaje y Ia segunda el castellano, para nosotros, comolengua de Ia comunicacin nacional. Pero, Ia biculturalidad fue en-tendida como el comportamiento en dos culturas y a travs deI apren-dizaje en dos lenguas.83 Sus lmites estn en Ia consideracin teri-ca deI bilingismo que est presente en un individuo, pero "se puedehablar de un hombre bicultural? La EBI (educacin bilingeintercultural) 84 reemplaza Ia propuesta de Ia EBB. Antes, en losaos 70, Ia doctrina deI bilingismo y biculturalismo en Ia educacinindgena haba reemplazado Ia vieja propuesta integracionista de losaos 30 llamada educacin bilinge. En Ia dcada de los 90 se intro-duce esta nueva manera de considerar a Ia educacin indgena po-niendo el acento en 10 bilinge y 10 intercultural, EBI, 85 pues' sepiensa que a partir deI dominio lingstico de los dos cdigos se faci-lita el acercamiento a Ia otra cultura. De Ia misma manera ElbaGigante86 menciona Ia EIBB (educacin indgena bilinge bicultural)que propone fortalecer Ia identidad de cadapueblo, as como el do-minio equilibrado de Ia lengua y cultura castellana y de Ia lengua ycultura indgena, promoviendo un bilingismo equilibrado que permi-ta aIos ninos y jvenes indgenas expresarse corri ente y correcta-mente en ambos cdigos. Se trata de desarrollar el potencialcivilizatorio de Ia cultura indgena para garantizar un desarrollo nodependiente y subordinado a Ia sociedad nacional. Y, ms reciente, asu vez Ia EBI ser reemplazada por Ia educacin intercultural bilin-ge (EIB) que se impone prcticamente en todos los pases latinoa-mericanos. La EIB se refiere a nuevas aproximaciones educativasdiseadas para atender a Ia niez y los adultos analfabetos indge-nas, en Ia bsqueda de mayor "tolerancia " y aceptacin de Ia "plu-ralidad" cultural87 y de un mejor aprendizaje. La incorporacin deesta orientacin pedaggica a los sistemas educativos latinoameri-

    83 Valiente en GODENZZI, 1., comp.: ob. cil.; REBOLLEDO, N.: Escolarizacin y Cultura. Vn estudio

    antropolgico de los Palikur dei Bajo Vaa, Brasil, Tesis de doctorado en Antropologa Social.Universidad Iberoamericana, Mxico, DF. 2000.

    84 MUNOZ,H.:Losobjetivospolticosy socioeconmicosde Iaeducacininterculturalbilingey loscambios que se necesitan en el currculo, enla ensenanza y en Ias escuelas indgenas, Revista Ibe-

    roamericana de Educacin, OEI, no.17, pp. 31-50, Madrid, mayo-agosto 1998.

    8 S CHIom, F., comp.: La educacin indgena en Amrica Latina. P. EBI (MEC-GTZ), Ed.Abya- Yala,Quito, Ecuador 1990; VITN DE ANTONIO, M DE J.: La interculturalidad como perspectiva para

    repensar los espacios educativos no formales, Revista lberoamericana de Educacin, OEI, no. 17,

    Madrid, mayo-agosto 1998.

    86 GIGANTE, E.: "Educacin y pueblos indgenas. Aportes a Iaconstruccin de una educacin alterna-tiva", en: WARMAN, A., ed.: Nuevos enfoques para el estudio de Ias etnias indgenas en Mxico.UNAM,Mxico, 1991.

    81 COMBONI, S. Y1.M. JUAREZ: "Diversidad cultural, educacin y democracia: etapas en Iaconstruc-cin de Ia educacin indgena en Amrica Latina ", Educaao e Sociedade, Revista Quadrimestral deCiencia da Educaao, pp.235-276, no. 75 afioXXII, Brasil, agost0200 I.

    187

  • Anuario de lntegracin Latinoamericana y Caribefa

    canos, se hace desde 1985, en que es adoptada por Guatemala; Chiley Per 10 harn en 1993, Argentina y Bolivia en 1994.

    En 1983, los especialistas de Ia Ul'.,j"ESCO hablaban debiculturalidad e introdujeron el trmino interculturalidad para indicarIas interrelaciones que los individuos sostienen en eI contexto de so-ciedades multiculturales, que implican rf.:! dones ms compIejas queIas biculturales. En este sentido, para Laj' Ia biculturalidad encierrauna propuesta de coexistencia de Ias culturas mediante Ia comunica-cin.88 Mientras que Consuelo Yafiez utiliza el concepto deinterculturalidad en el sentido de una construccin de Ia comunicacin

    "que posibilite ai mismo tiempo Ia cohesin tnica, el fortalecimientode Ia identidad cultural y eI sonocimiento de Ios valores de otras cultu-ras... "89

    En el transcurso de los afios 90 el concepto de interculturalidad sefue modificando en una categorra central pedaggica vinculada ai con-cepto de identidad cultural, tomando como eje metodolgico Iarevaloracin de Ias cosmogonas indgenas, de sus formas de vida yde su educacin vinculada con el respeto a Ia naturaleza. 90

    Mxico, aunque oficialmente incorpora como poltica educativaindgena Ia interculturalidad, en Ia prctica est todava en Ia corrien-te bicultural bilinge,91 como si se tratase dei contacto entre dos cul-turas nicamente y no de todo un universo cultural como 10 es el mo-saico nacional. Todava en Ia esfera oficial se piensa en el proyectode integracin y no en el de inclusin que conlleva Ia intercuIturalidady que se opone a Ia nocin de integracin para proponer una inclusinactiva dei mundo indgena en el mundo occidental trastocando ambasrealidades, transformndose en un motor de renovacin de Ia culturauniversal. En realidad se da una ruptura entre Ia poltica declarada yIa poltica prctica o en accin. En aquella se afirma que se deberecuperar Ia pluralidad lingstica y cultural, as como los fines educa-cionales en los pueblos indgenas. La modernizacin de Ia educacinbilinge pretende fortalecer Ia conciencia nacional y desarrollar losvalores y conocimientos de los pueblos indgenas a partir de suscondiciones y realidades. La ensenanza de Ia lengua materna y deiespanol pretende mantener habilidades y capacidades de comunica-cin en los distintos usos de Ia Iengua hablada y escrita. La lenguamaterna es determinante para Ia comprensin dei aprendizaje, por 10que se recomienda iniciar Ia adquisicin de Ia lectura y Ia escritura enIa lengua materna. EI espanol debe ser ensefiado como lengua de Iacomunicacin social. Este aprendizaje en secuencia ayuda a cons-

    88 LAJE, en UNESCO, 1983, tomo 2, p. 432, citado por VALIENTE, T.: "Interculturalidad y elaboracinde textos escolares", en GODENZZI, J.: ob. cit., pp. 295-328.

    89 YANEZ, C.: Ellibro de texto: manual sobre el texto didctico para Ia Educacin Bilingelntercllltllral, Santiago de Chile, UNESCO-OREALC, 1989.

    90 MERINO, J. Y A. MUNOZ: "Ejes de debate y propuestas de accin para una pedagoga intercultural",

    Revista lberoamericana de Edllcacin, OEI, no. 17, pp.207-245, Madrid, mayo-agosto, 1998.

    91 MOYA, R.: (1998) ob.cit.

    188

  • Educacin

    truir Ias siguientes habilidades: entender, hablar, leer y escribir, con-servando aI mismo tiempo Ia lengua materna. Para lograr los objetivosde esta poltica se recurre a Ia educacin bilinge que pretende par-tir de Ia primera lengua de los nifos y gradualmente el aprendizaje deotra lengua, bajo Ia modalidad de segunda lengua. El enfoque dejaamplia libertad a los maestros para seleccionar tcnicas y mtodospara Ia ensefanza especial de Ia lectura. 92

    En otro documento oficial de Ia SEP (Fundamentos para Ia moder-nizacin de Ia educacin indgena) se justifica Ia educacin indgenacomo respuesta a Ias necesidades de los grupos indios, partiendo deun breve diagnstico. En ste se mencionan Ias causas de reproba-cin y desercin que ocasionan una baja eficiencia terminal y el au-mento dei sesgo educativo. El texto propone una conceptualizacinnueva en Ia educacin indgena. Sin embargo, en Ia realidad, a partirdeI reconocimiento y deI respeto de Ia identidad cultural y lingsticaIa educacin debe tomar en cuenta Ias formas de aprendizaje, el ejede conocimientos, los valores, Ia lengua y Ias formas culturales pro-pios de educacin indgena; tambin debe proyectarla hacia una so-ciedad moderna.

    Desde el punto de vista de Ia investigacin, se fortalece en todaLatinoamrica y en Mxico, naturalmente, Ia posicin de los especia-listas que consideran necesario asegurar Ia 'preservacin de Ias len-guas indgenas, secundados por Ias polticas oficiales. Sin embargo,en Ia prctica no todos los pases le dan Ia importancia que merece.Esto ha provocado que Mxico, uno de los pioneros en Ia educacinindgena, hoy se encuentre en considerable retraso respecto a pa"sescomo Per, cuya Universidad de Puno ha sido una institucin formadorade maestros e investigadores de Ia educacin indgena en Ias dos len-guas andinas y Ia Universidad de Iquitos para una decena de lenguasamaznicas, o el Programa de Educacin Intercultural Bilinge de losAndes, con sede en Cochabamba, Bolivia, apoyado por Ia GTZ de Ale-mania; y el programa de Ia Universidad de Iquique, en Chile, que for-ma profesores bilinges. As como los programas de Ia Universidadde Cuenca en Lingstica Andina y Educacin Bilinge y Ia Licencia-tura en Educacin Indgena de Ia Universidad Pedaggica Nacionalde Mxico, cuyo objetivo era formar a los maestros indgenas median-te programas a distancia, por 10 cual no asuma una formacin lings-tica de los alumnos.

    ALGUNAS REFLEXIONES A TTULO DE CONCLUSINEn este recorrido muy amplio sin pretensin de ser exhaustivo yconscientes de que ha sido ms 10 que ha quedado fuera que 10 que seha inc1uido, consideramos que el debate no se ha cerrado, Ia bsqueda

    92 SEP/SEBN/DGI Orientaciones para Ia enselianza bilingiie de Ias primarias de zonas indgenas.Mxico, 1997; JUNG, L: ob. cito

    189

  • Alluario de llltegracill Latilloamericalla y Caribeiia

    no ha concluido y Ia participacin indgena y ciudadana en Ia formula-cin de una poltica educativa acorde a los propsitos de Iainterculturalidad y dei dilogo entre culturas equivalentes, tiene mu-cho que conquistar en cada uno de los pases de Ia regin. Cada unode ellos est moldeado por los procesos histricos de sus sociedades ypor Ia necesidad de fortalecer su cultura nacional, pero insertos en elmovimiento de Ia integracin regional, como un condicionante polticoy social de supervivencia cultural. De ah Ias manifestaciones tan di-versas, incluso en el interior mismo de cada de cada Estado y de cadapueblo, y, ai mismo tiempo, convergentes en Ia prosecucin de un mis-mo objetivo: Ia unidad en Ia diversidad, que implica el respeto a Iadistinto y Ia convi vencia pacfica y constructiva de los diferentes. Lassociedades de hoy (y de siempre, si vemos con una mirada nueva a Iahistoria) son multiculturales: cada ciudad, cada pueblo, cada escuelaabriga en su seno hombres y mujeres diferentes, distintos a pesar desu aparente igualdad, expresiones culturales diversas originadas en Iamisma cuna. Esta diversidad exige una apertura de espritu como nun-ca antes se demand a los integrantes de una sociedad. EI elementoindgena est presente con voz y lucha por su voto en Ia reconstruc-cin de su identidad y de Ia memoria de su sabidura propia.

    Desde Ia dcada de los ochenta los indgenas han participado demanera constante con una presencia ms o menos fuerte, dependien-do de su capacidad organizativa y de negociacin as como de su arti-culacin con Ia sociedad civil. En algunos pases como Chile, Brasil,Bolivia, Honduras, Paraguay, esto se ha producido como consecuen-cia de movimientos sociales por Ia restauracin de Ia democracia. EnGuatemala, ha sido causa tambin de un retorno a Ia paz y en Mxicoun llamado desesperado de reconocimiento de su presencia y Ia exi-gencia dei respeto de sus derechos, en particular, ai ms elemental yfundamento de todos: el derecho a Ia vida. Con ello se replantea entodo el continente el debate poltico contemporneo que implica Ia par-ticipacin indgena y con ello se abre el debate sobre el derecho aIterritorio, a Ia educacin, a Ia cultura, a su cosmovisin y a suautogobierno, gobierno autnomo, ms no separatista, replantendoselos fundamentos dei nuevo Estado, desde una perspectiva otra que Iaglobalizacin.

    Finalmente, Ia pregunta y el problema ms importante a resolver.ser siempre l.cmo se puede reconocer Ia heterogeneidad culturalen Ia educacin? Si sta est aI servicio de los intereses profundos deseres diversos, cuyas cosmovisiones divergen y se diferencian sus prc-ticas sociales en relaciones asimtricas de dominacin poltica, cultu-ral y econmica que conforman Ia desigualdad social. Lo pedaggicose supedita a 10 poltico en este campo, el cual refleja un proyecto denacin. EI problema que se plantea tanto en Mxico como en el restode los pases de Amrica Latina es: un Mxico sin indios o un Mxiconunca ms sin los indios. Una Amrica con indgenas y no- indgenaso una Amrica sin americanos.

    190

    1=