EDUCACION PARA LA SALUD - bnm.me.gov.ar ?· ministerio de salud y accion social secretaria de salud…

Download EDUCACION PARA LA SALUD - bnm.me.gov.ar ?· ministerio de salud y accion social secretaria de salud…

Post on 02-Aug-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

TRANSCRIPT

  • MINISTERIO DE SALUD Y ACCION SOCIAL SECRETARIA DE SALUD

    EDUCACION PARA LA SALUD

    ASPECTOS BASICOS CONCEPTUALES. GUIA DE PROGRAMACION

    SUSECRETARIA DE PROGRAMAS DE SALUD DIRECCION DE EDUCACION PARA LA SALUD

    BENOS AIRES - REPUBLICA ARGENTINA 1986

  • EDUCACION PARA LA SALUD Aspectos bisicos conceptuales. Gua de programacin

    ARROSI, JUAN CARLOS ANDUEZA, ELENA BEATRIZ SOMMERFELT, IRMA ESTELA ZERDA, PAOLA NELLY ANCINA, JUAN RICARDO MAMONDEZ, CARLOS ALBERTO

    Asesor Docente: DR. SAUL BIOCCA

    UBA - Escuela de Salud Pblica, Curso de Diplomados de Salud Pblica - 1983

  • Un hombrelleno de sabidura dijo ... V con el pueblo Vive con l Aprende de l Amalo Empieza por lo que sabe Constmye sobre lo que tiene (pero -prosigue - y esta es la parte ms difcil de aceptar por los profesionales) Cuando los mejores jefes Han cumplido su misin Han hecho su trabajo El pueblo dir "Lo hemos hecho nosotros".

    Kathenna Elliot, Los auxilios sanitarios y el equipo de salud. Edicin preparada por Munel Skeet y K. Elliot. Croom Helm 1978,pg. 210.

    L

  • El grupo de trabajo respon~ble de esta mono- gnfa est constituido por profesionales de distin- tas disciplinas, identifxados entre si por un enfo- que particularmente social de la medicina. Este en- foque considera al hombre inserto en un medio que lo influye en forma permanente, y que ya no es slo biol6gico y fficoqumico, sino tambien, fundamentalmente. psicosociocultural. "La medi- cina puesta al s e ~ c i o del hombre, considerado por sobre todas las cosas como un ser sonal" como di- ra Noel Sbarra.

    Los autores acreditan tambien una comn na- tural vocacin por el trabajo en la comunidad y una acendrada confwza en las posibilidades de la educacin como instrumento besico para el desa- rrollo integral del ser humano en sociedad.

    No ha sido entonces por azar que el tema trata- do haya sido "Educacih para la Salud".

    En el marco de la estrategia mundial para con- seguir "salud para todos en el ao 2000", donde cobra especial relevancia el logro de la participa- cin activa y responsable de la comunidad para ha- cerla artificy de su propia salud y bienestar, la edu- cacin par la salud se constituye en el recurso por excelencia, y as se lo destaen en La Declaracin de Alma-Ata (OMS/1978) y en todos los foros inter- nacionales que se vienen ocupando del tema en la ltima dcada.

    La educacin para la salud est hoy revalorizada y enfrentada consecuentemente anuevas y decisivas responsabilidades, que constituyen un verdadero desafo en el campo de la salud, la conducta y la educacin. Puede esperarse entonces que haya en

    el futuro un inters cada vez mayor por todo lo que trate y actualice la problem8tica educativesa- nitaria, tanto en los ms altos niveles de decisin del sector salud como del personal con responsabk lidades especficas en el brea.

    Esta monognfia, que est basada en la expe- riencia profesional de sus autores y en una intensi- va consulta bibliogrfxa, se ha propuesto como aporte para el conocimiento de temas bipicos de la especialidad, destinado especialmente a personal profesional o ~ ~ C N C O con responsabilidades de pla- niiicacin y programacin de actividades educativo sanitarias en cualquier nivel y jurisdiccin.

    Con dicho objetivo, y ante la imposibilidad, da- da las limitaciones propias de una monografa de este tipo, de abarcar todos los aspectos principales que hacen al tema, que son muchos y de muy di- versa naturaleza, se han desarrollado slo aquellos que a juicio del grupo pueden revestir mayor inte. rs prctico. Deliberadamente se busc un trata- miento de sntesis con un lenguaje fcilmente en- tendible que evitan tecnicismos que pudieran no ser accesibles a todos los lectores.

    La monografa comprende dos captulos. El pri- mero se retiere a aspectos concepiuales y doctrina- nos en general. El segundo a planif~acin y pro- gramacin con una gua para la elaboracin de pro- gramas educativesanitanos.

    El grupo quiere dejar especial constancia de su agradecimiento al Dr. Sal Biocca, que actu6 como asesor docente, y a cuya generosa cooperacin y estimulo se debe gran parte del mento que pueda llegar a tener este trabajo.

  • CAPITULO 1 : ASPECTOS BASICOS CONCEPTUALES

    DEFINICION Y CONCEPTO

    Existen innumerables definiciones de la educa- cin para la salud. Una de las que merece sealarse es la enunciada hace ms de cincuenta alos por la Asociacin Mdica Americana de los Estados Uni- dos: "Es la suma de experiencias destinadas a h. fluir favorablemente los conocimientos, las actitu- des y las prcticas relacionadas con la salud indivi- dual y colectiva". A pesar de su antigedad, esa de- finicin sigue siendo modelo de sintesis para ex- presar lo sustancial del concepto educativo sanita- no (43).

    Ms reciente y actualizada es la defmicin del Dr Sal Biocca: "Es el proceso de ensefianza- aprendizaje interdisciplinano y multisectorial, ba- sado en la ciencia, la tcnica y el respeto por el ser humano, cuyo objetivo es elevar el nivel de sa- lud del individuo, la familia y la comunidad, me- diante el logro de conductas positivas, responsa- bles, soliduias y duraderas'' (7). Esta defhcin re- marca los elementos claves de la concepcin ms actualizada y pone el acento en aspectos de ndole btico-moral y humanisticos, que no suelen ser te- nidos en cuenta en definiciones corrientes.

    Cabria destacar especialmente el concepto de participacin comunitaria, que como veremos en el transcurso del trabajo, ha Uegado en la ltima ddcada a formar parte de la esencia misma de la educacin para la salud, a la vez como objetivo y estrategia principalsimos de su quehacer.

    La educacin para la salud es por su significa- cin y alcance una accin bsica de salud pblica (41), que tiene sustento esencial en las ciencias de la salud, la conducta y la educacin; implica un proceso activo, planeado y orientado hacia objeti- vos y met. precisas que se identifian con los va- lores m& trascendentes del ser humano.

    Evolucin histrico conceptual y doetriaeM La expresin educacin sanitaria nace a fmes

    del siglo pasado, como respuesta a la necesidad de denominar de algn modo a las incipientes prcti- cas de informacin sanitaria que comenzaban a manifestarse como natural consecuencia de los progresos de la era bacteriolgica.

    Los nuevos tiempos suponan la posibilidad concreta de un control cada vez mds efectivo de las

    grandes epidemias de la epoca, que constituan por entonces el problema por excelencia. Para eUo, se hacia necesario difundir informacin sobre los nuevos conocimientos y adelantos cientficos. Esa informacin debla alcanzar de algn modo a las gentes del pueblo pero en ese momento deba prin- cipalmente, llegar a las autoridades y a los factores de poder, que eran quienes tenan en sus manos la poribilidad de concretar las propuestas en que se bas a principios de siglo, el nuevo enfoque de la medicina, como las obras de saneamiento, la clora- cin del agua, la disposicin adecuada de residuos y excretas, la higienizacin de los alimentos, las campaas de vacunacin o la legislacin atingente (24).

    La medicina preventiva comenzaba a crecer al lado de la medicina asistencid, que durante d e - nios haba dominado la escena casi en exclusividad

    Con el correr del tiempo, la desapuicin pro- gresiva de las grandes epidemias Uev el centro principal de la atencin mdica hacia patologas individuales, pero de gran repercusin social. De las infecciosas y parasitarias se h e pasando gra- dualmente a las degenerativas y por desgaste. En esa evolucin se fue haciendo evidente la necesidad de que las personas y las poblaciones poseyeran cada vez, ms informacin y conocimientos, pero tambin que esa informacin y esos conocimientos s i ~ e r a n a la adquisicin de comportamientos ade- cuados.

    El cambio se va operando a favor principalmen- te de esfuenos individuales, de esfuenos de visio- narios que entrevieron las posibilidades de la edu- cacin y comenzaron a confmr en eUa.

    El nacimiento de la educacin sanitaria como disciplina formal, se demor tal vez en demasa y cuando fue ya una realidad, su enfoque sigui sien- do por mucho tiempo meramente informativo, sin preocupacin mayor por ahondar en las percepcio- nes y motivaciones comunitarias ni salir de un m- bito restringido de aplicacin. Sus criterios eran eminentemente paternalistas, la autoridad decida unilateralmente por si y ante si, qub era lo que de- ba hacerse y con lo que deba cooperane. Por en- tonces casi ninguna inquietud haba por las necesi- dades sentidas de las poblaciones N por investigar sus hbitos y tradiciones, sus actitudes y sus con- ductas. Difcilmente se lkgaba a emplear mCtodos o tcnicas que excedieran en mucho la simple fija-

  • cin de carteles, la dktribucin ocasional de fo- Uetos o volantes o el dictado de charlas, conferen- cias en las que generalmente algn sabelotodo de- ca su discurso ante auditorios casi siempre obliga- dos a la pasividad mis absoluta.

    En los ltimos cincuenta aos, la educacin sa- nitaria, que en la decada del 60 comenz a Uamar- se educacin para la salud, entra en un proceso de acelerada transformacin, reconceptualiza su doo trina y redefme sus estrategias y su metodologa. Su prop6sito fundamental ya no queda limitado a brindar informacin o procurar conocimientos, si- no que plantea blsicamente el logro de conductas tiles individuales y sociales.

    Cada vez mas, se va poniendo el dnfasis en la

    motivacin y, fmalmente, se evoluciona hacia un momento en que toman significacin decisiva las tradiciones, las normas sociales, los estilos de vida y las formas de comunicacin e interaccin exis- tentes en la comunidad.

    El modelo educativo sanitario fue primero Eok nosritim, luego motivndor y en defmitiva, ecolb gico. Lo fundamental pas a ser el respeto por los. valores propios de la comunidad y su participacin plena en todo proyecto de desarrollo y bienestar. Si en las dos primeras etapas el acento estuvo PUfSt? en lo i n d ~ d u a l , en la ltima lo est en lo social y en lo que constituye la esencia misma de la co- munidad: k familia. la escuela y sus propias orga- nizaciones (49).

    1 WOLUUON HISTOUCA DE LA EDUCAUON PARA LA SALUD 1

    ETAPAS:

    COGNOSCiTNA

    1 T

    ECOLOGICA

    La transformacin sufrida por la educacin para la salud a travs del tiempo tuvo que ver esencial- mente con cambios conceptuales, tambidn sustan- ciales. que fueron producindose en las ciencias so- ciales, de la educacin y de la salud.

    En relacin con las ciencias de la conducta, un conocimiento cada vez mis profundo de las estruc- turas sociales y de las tecnicas de investigacin y una mejor instmmentacin de los procesos de cam- bio social, significaron aportes de valor en el cam- po de la educacidn para la salud.

    En educacin se produjeron modif~aciones im- portantes especialmente en la pedagoga. Un cri- terio tradicional eminentemente acadkmico y enci- clopedista pas a ser, sobre todas las cosas.forma- dor y participativo (40).

    En el irea de la salud, dsta dej de ser entendida como la mera ausencia de enfermedad, y fue ad- quinendo valor en s misma como bien individual Y social de primera magnitud.

    Se revaloriz al hombre, a quien lleg a defi-

    Autoritaria - Paternalista. Se dice a la gente lo que debe hacer.

    Se le explica por que; se le trata de con- vencer.

    Se hace hincapi en el contexto social. La gente participa y asume responsabi- dades; se respetan sus valores y estilos de

    [v..

    nirse como una unidad psicofsica, influida funda- mentalmente por dos factores principales: la he- rencia y el ambiente; y en este se reconocieron componentes fisicoquimicos, biolgicos y psico- socioculturales, con una permanente interaccin entre si y con los individuos y comunidades. Qui- z i el pleno reconocimiento de ambiente psicoso- ciocultural, junto con el fsicoquimico y el biol- gico, que durante tanto tiempo fueron tratados casi exclusivamente, sea uno de los progresos mis signuicativos y de mayor trascendencia de la me- dicina del siglo.

    La salud p a d a reconceptualizarse como un es- tado de equilibrio dinmico, en las siempre varia- bles condiciones en que se desenvuelve la interac- cin hombre-medio. La salud como derecho fun- damental y la responsabilidad individual y social que el mismo implica, as como el reconocimiento de su valor dtico-moral y econmico social, ter- minaron por condicionar de principalisima forma los contenidos de laeducacin parala salud (7x40).

  • CONCEPTO DE LA SALUD Y ALGUNAS PROPOSlCIONES BASICAS

    l . El hombre como una unidad psicofsica. "por cierto" tambin espiritual.influida fun- damentalmente por dos factores: la herencia y el ambiente.

    2. El ambiente constituido por componentes fisicoqufmicos, biolgicos y psicosociocul- turales, que interactitan constantemente en- tre si y con el hombre.

    3. La salud como estado de equilibrio dinmico m la permanente interaccin hombrelam- biente.

    4. La salud como campo de equipos interdisci- plinarios y multisectoriales.

    5. La salud como derecho humano fundamen- tal pero a la vez como responsab&dad,indivi- dual y social de primer orden.

    6. La salud como un valor dtico-moral y econ- mico-social.

    7. La salud y su relacin con el nivel de vida y el desarrollo econmico social.

    La introduccin reciente del concepto de la atencin primaria de la salud como propuesta para asegurar la prestaci6n de servicios bsicos de salud a toda la poblacit~n, sin distinci6n alguna, elimi- nando desigualdades e injustas diferencias, ha obli- gado tambin ultvnamente a un reajuste de los pla- nes y programas del sector salud, y consecuente- mente, de los objetivoa y estrategias de la educa- cin para la salud (1).

    Hemos visto as someramente la evolucidn doc- inaria y conceptual de la educacin para la salud y la influencia que en ese proceso ha tenido la evo- lucin de las ciencias de la salud, la conducta y la educacin. Finaiizamos esta resefia, observando que lamentablemente, la realidad del mundo actual no acompaa como sera de desear a esa evolucin conceptual, sobre todo en los pases de menor desamilo. Hay grandes desigualdades, no d l o entre pases, sino entre diferentes regiones de un mismo pas. La Repblica Argentina es un buen ejemplo de eUo.

    Pero la reflexin aobre toda esta probkmltica obliga a ser optimistas, los tiempos corren en favor de los nuevos nimbos y seguramente, tarde o tem- prano. estos tenninarsn por imbuir la accin por el desarrollo y el bienestar, en todoa los pases y re- giones del orbe.

    El hombre y ai medio. Rrcepcionea y mothdwes. ( El conocimiento del hombre y su medio time

    trwendental importancia en la planificacin y programacin de la educacin para la salud. La persona humana es una unidad bio-prrico-social, un ser pensante, nico e irrepetible, que interacta con' sentimientos, aptitudes y actitudes en el me- dio ambiente que lo circunda.

    El hombre conoce el mundo a travds de un pro- ceso percepiivo, no recibe los estmulos exteriores pasivamente y en fonna aislada; los selecciona, los ordena y lea da valor y significado, jerarquizndo- los de acuerdo a sus intereses, conocimientos. aspi- racjones y deseos. La percepcin es un proceso ac- tivo unificador y totalizador. El grupo social y cul- tural donde el individuo nace y vive, influencian sobre el desanollo o la supresin de las percepcio- nes.

    La misma escena exterior se percibe de diversas maneras en penonas distintas o en estados de ni- mo diferentes. Es ui que las porsonaa tienen Belec- tividad perceptual, recortan de la realidad la parte que les interesa, negando los aspectos que le pue- den ser dolorosos.

    La motivaciones en la persona humana estn re- lacionadas con su propia historia, sus necesidades y el medio que la rodea. Se puede influir o modifi- car alguna de las dos Wtimas pero no la primera.

    Las motivaciones de la conducta humana co- mienzaq por la satisfaccin de sus necesidades bl- sicas hartaobjetivos mayores de tipo social y eco- nmico. La motivaci6n es la expresin de un esta- do, que dirige la accin hacia un prop6sit0, tomar una decisin y, con posterioridad, Uevar a cabo una accih determinada o no.

    Es de gran utilidad para el pknificador el cono- cimiento del cornpo&mienro del ser humano ya sea en formaindividual o colectivamentc.IdenllFi- car las necesidades sentidas de la comunidad con vistas a solucionarlas primordialmente. El respetar pautas culturales que no ocasionan~dao a la salud permitir por otro lado, su utilizacin paraimpar- t u ensefianzas sobre higiene, aiimentacin, control mdico peridico, inmunizsciones. etc. En aquellos casos en que la creenna incida desfavorablemente, ser comemente arbitrar los medios para modf i ciuios por medio de la persuaci6n y la concienti- zacin de la comunidad.

    Remita de gran interes el aporte que efectan las ciencias sociales para lograr un conocimiento del medio, las d t u r a s y los distintos comporta- mientos de las poblaciones.

    El hombre de acuerdo a sus percepciones y mo- tivaciones, acta modificando el medio de manera positiva o por otro lado, dejndose absorber por 61. Las repercusiones de esas variables psicosociales y

  • biolgicas del hombre y su familia, motivan pa- trona de conducta que es necesario wnocer, para poder, por medio de la educacin, introducir los cambios pertinentes.

    El proceso d u e t i v o sinitario. Diferencin entre propeanda srnitark y d u g e i n pan Le &d.

    Ya se ha seaalado que el objetivo fundamen- tal de la educacin para la salud no es de ningn modo el transmitir informacin o lograr conoci- mientos sino bgsicamente obtener una modifia- cin favorable de los comportamientos.

    De todas maneras, el proceso de ensefianza aprendizaje en que se centra el hecho educativo sanitario, tiene en esencia un carcter tpicamente secuencial, en el que los conocimientos, las actitu- des y las conductas hacen en ese orden al fui iilti- mo propuesto. Dicho en otras palabras, hacer edu- cacin para la salud es informar y transmitir y, principhente. motivar para los cambios de com- portamiento; caai siempre hacer esto iiltimo su- pone necesariamenia antes haber hecho aquello.

    La denominacin educacihpara la salud alcan- za genericamente a todo el proceso de aprendizaje, pero especficamente el hecho de informar tiene que ver con lo que desde antiguo se ha dado en llamar, tal vez impropiamente, propaganda 4 t a - ria. Que esta propaganda se haya hecho con harta frecuencia con carcter meramente oeaaional, sin insercin dentro de un proceso educativo integral, ha contribuido a desprenigiarla y aubesmarla, no siendo pocos los autores que hablan despectiva- mente de ella, contraponiendola a la verdaderaedu- caci6n (431 Sin embarno no hav razn alama oara tal menbkbo , en la medida q& la prop&anda sa-- Ntaria cumpla adecuadamente la parte que le compete y corresponde en el t oM del proceso de ensefianza.

    En una programacin apecfza de educacinn para la sPlird pueden distinguirse etapai: 1) de senuiilizacin, 2) de informacin y 3) de motiva- cin actitudind y logro de conductas. Si bien esta esquematiracin se corresponde con la secuencia seaalada anteriormente, es dable advertir que en la prctica. muchsimas veca. estas etapas no se cum- plen en un orden sucesivo sino coincidente o si- multneo (17). (Ver esquema).

    En la etapa de semibilizaci6n lo que se busca principalmente es concientizar a la pobiacin sobre la existencia de un problema de salud y sobre las posibilidades de reaolvedo.

    En la segunda etapa el objetivo a brindar in- formacin concreta sobre el problema en cuestan y Irs propuestas de solucin.

    Un ejemplo de mensaje de sensibilizacin mria el siguiente: "La rabia sigue l n d o un grave pro-

    blema de salud pblica, Cuidado". En la etapa se- gunda ese mensaje sera complementado por infor- macin sobre la campalla de vacunacinantirrbici canina, cundo se Uevar a cabo, do'nde, con qu horarios, etc.

    Lo que debe remarcarse es que estas dos etappl estn encuadradas en el concepto de propaganda sanitaria y utilizan fundamentalmente los metodos y ttcnieas de la publicidad comercial. No puede es- perane de ellas ms que el cumplimiento de un ob- jetivo limitado: que se conozca que existe un pro- blema y que hay posibilidades de resolverlo de una detenninada manera. El instrumento por excelen- cia lo constituyen los medios masivos o medios de comunicacin soeial (la radio, la televisin. el cine, la prensa escrita).

    La tercera etapa es la de motivacin actitudinlll y logm de la conductas que van a definir el exito del programa. El fundamento de esta etapa es ya casi exclusivamente pedaggico, basado en la intc- raccin persod , contactos cara a cara, ridividh- les y grupales. El recurso metodolgico por ex- celencia lo constituye la escuela, los estableci- mientos y s e ~ c i o s de salud y los gmpos e institu- ciones de la propia comunidad.

    Toda esta esquematizacin nos parece que tiene indudable inter6s prctico al permitir cierta orien- tacin m ia seleccin de los metodos y tecnieas de comunica@n, segn el objetivo que se persiga, evi- tando que el fracaso por un uso inapropiado sea atribudo a limitaciones propias del recurso.

    El proceso de aprendizaje, como ya hemos di- cho, supone una secuencia: conocimiento, actitud, conducta.

    En realidad el conocimiento sucede a la percep- cin e interpretacin de un primer estmulo. La in- centiuacin que el aprendizaje hace del conoci- miento logra una detenninada motivacin, que se- gn el marco de referencia de la poblacin origina situaciones de coniiicto y tensin. De acuerdo a coma sean resueltas estas situaciones, habr fuial- mente rechazo o adquiwci6n de una conducta posi- tiva. D e f ~ m o s actitud como la situacin de con- vencimiento en la validez de un aserto, situacin que Ueva implcito el deseo y el propsito de ac- tuar en consecueneii. La actitud es el motor de la conducta (7).

  • l EDUCACION PARA LA SALUD I PROPOSiTO: Elevar el nivel de salud del individuo, la familia y la comunidad, mediante el lo- gro de conductas adecuadas y fundamentalmente, a travds de la participacin comunitaria organizada, wnciente, activa y responsable. 1 t

    Conocer las percep- ciones y motivacio- nes que inducen los comportamientos in- dividuales y sociales.

    Adiestrar en servicio a personal sanitario, docente y trabaja- dores sociales. Capa- citar retrasmisores.

    Producir ayudas au- diovisuales.

    ETAPAS

    11. DE SENSlBlLlZAClON

    T.V. cine . prensa

    DE ELECClON PRMCIPALES 1 METOD0UX;IA OBJETlVOS Tcnicas de

    ~ ~ ~ ~ ~ i ~ ~ i ~ Comunitaria

    Tdcnicas de Ensefianza-

    Tbcnicas de Produccin

    111. DE INFORMACION

    1 1 Motivar actitudes in- 1 interaccin

    ACTIVIDADES

    Obseivacin y con- sulta de regintros. Enirwistls indivi- dudes a fondo. Grupos de enfoque. Encuestas.

    Cursos Seminarios Reuniones gmpales Experiencias piloto

    Elaboracin de pro- yectos con participa- cin comunitaria. Rueba de materiales Evaluacin de cen. sores. Produccin.

    Crear conciencia comunitaria sobre la existencia de proble- m, de y bilidades de resolver- los.

    informar sobre pla- nes y programas de salud destinados a resolver problemas detectados

    Notas en prensa es-

    Medios de Comunicacin

    Social

    radio

    IV. DE MOTI- VACION

    ACTITUDINAL Y LOGRO DE CONDUCTAS

    crita. iitribucin de ma- terial grlco en lu-

    Tandas radiales y T.V. Programas periodis- ticos. inclusin de mensa- jes en programas de inters general.

    gares eitratdgicos. Cortos promociona- les en cines.

    dividuales, familiares y comunitarias fa- vorables a la adquisi- ci6n de hbitos y conductas adecuadas de salud.

    -

    Ensefianza sistemati- ca (escuelas. cole-

    Personal- Directa. Cara a cara. Individual Y gniPal.

    gios,' univet'iidades, establecimientos de salud). Ensefianza parasiste- matica (sociedades vecinales, l u a e s de irabaj6y recreacin, etc.). Charlas. Clases. en - trevistas, debates. representaciones, dramatizaciones, transmisin lateral

    I I I de mensajes. La educacin para la salud es un proceso wmplejo, de naturaleza bsicamente interdiwipluuia Y mulopectori.l. Comprende acciones de diverso tipo, que pueden wuparr esquemticnniente en 4 etapu principales. En L prctc ca tos etrpu r programnn Y ejecutan de manera muy intenclncionadna y muchas veces superpuestas. Iaao el procew debe basarse en un conoeimiento cabal de la wmunidad wnstituidn en poblacin objehvo, y en UM adecuada coordinacin de tareas con otru cas y sectores intra y exlrajeclqrbics y de la propia comuni&d. Una PennanentF evaluacin de resultados, rctroahentari continuamente al goceso.

  • . ESQUEMA BASICO DEL PROCESO DE

    ENSENANZA - APRP(D1ZAJE INFORMACION

    1 Percepcin Interpretacin CONOCIMIENTO

    1 Incentivacin MOTNACION

    1 Conflicto tensin AC'iTTU POSITNA (eventualmente

    1 rechazo) CONDUCTA

    Pero pan que el objetivo educativo sea logrado en plenitud no basta en general una actitudpositi- va esta debe traducirse en un compor@miento ade- cuado. Para eso ser necesario un contexto condl cionante favorable. Por ejemplo: de poco,ddr que una madre adquiera el convencimid de que debe vacunar a su hijo si cuando quiere hacerlo se encuentra con que no hay v a n e s o los servicios de vacunacibn funcionan en lugares inaccesibles O en dlas y horarios inapropiados. La conducta que Uega a adquirirse mediando una actitud positiva previaestracteristicamente til y duradera.

    En algunas circunstancias puede de todas mane- ras lograrse conductas sin esa actitud positiva pre- via y tal cosa sucede por ejemplo: cuando se acta por coaccin o represibn. En estos casos-la conduc- ta obtenida ser las mls de las veces transitoria o circunstancial. La madre que vacuna a su hijo por- que le exigen el certificado en la escuek, segura. mente lo hara obligada y no volve14 para la revacu- naci6n. A veces la cosa sucede todavfa peor y la nica conducta que se logra es la de conseguir un certificado falso de favor. Muchas veces la conduc- ta circunstancial lograda sin conviccin, por coac- cibn o represin, genera ademls un sentimiento ne- gativo de resentimiento, al verse la persona forzada a haeer algo sin estar convencida de su validez. Esa carga emocional negativa crea un condicionamien- to altamente negativo para el futuro. (faura 1)

    El marco derenciai. Factores que f d t n n o diT- cuitan el proceso educativo.

    En un proceso educativo consideramos una po- blacin objetivo situada en un ambiente fdcoqui- mico, biolbgico y psicosociocuitural. Frente a eUa una determinada meta.

    En el camino hacia esa meta habitualmente se interponen factores condicionantes de influencia favorable y desfavorable, que en conjunto consti- tuyen el marco de referencia de esa poblacin y de ese proceso. Esos factores pueden ser propios de la poblacin o del ambiente en que la misma esta si- tuada.

    Gran parte del 6xito de un proyecto gdwativo sanitario radica en el conocimiento adecuado que el educador pueda llegar a tener del marco de referencia, cuya muy variada naturaleza y compo- sicin es lo que hace indispensable la participacibn de equipos interdisciplinarios y multisectoriales.

    En la fgura 2 se esquematiza la situacin plan- teada. precisncose algunos de los factores princi- pales que suelen actuar favoreciendo o dificuitan- do la consecucin de la meta propuesta (24)(6).

    El educador sanitario debe utilizar el conoci- miento del marco de referencia, tratando de incen- tivar todo aquello que facilite su gestin y de neu- tralizar todo lo que pueda actuar negativamente.

    Aigunoa mbitos particulsres de la educacin para la wiud. Lo m e l a

    En el logro de los prop6sitos y objetivos princi- pales de la educacin para la salud, adquiere espe- cial relevancia las distintas posibilidades y formas de ensefianza sistemtica, sobre todo en el nivel primario y medio o secundario. Esta ensefianza es considerada, con razn, impulso motor del mode- lamiento de conductas tiles en todos los aspectos que hacen a la vida del hombre en sociedad.

    Los ninos y adolescentes constituyen un mate- rial al que todava no alcanzan la mayor parte de los condicionamientos negativos de los adultos (ex- periencias desfavonbles, resistencia al cambio, pre- juicios, supersticiones, etc.). Los ninos y adoles- centes tienen una gran posibilidad de "actuar" so- bre sus familiares en funcin de lo que aprenden en la escuela.

    Ckire E. Turner, Consultor de OMS, dijo: "in- evitablemente la escuela ejerce para bien, y lamen- tablemente a veces para mal, una influencia impor- tante en la adquisicin de prcticas higibnicas por parte del nifto, y a travks de esto, por parte de sus familias" 143).

    La educacin para la salud debe estar integrada en los planes y programas de estudio de las escue- las, de igual modo que lo estn otras disciplinas que hacen tambin bsicamente a la formacin del educando. Adems, y esto es muy importante la educacin para la salud debe estar a cargo de los propios docentes de grado. EUos son quienes mejor conocen a sus alumnos y quienes en mejor condi- cin estn para ensearles salud.

  • MARCO REFERENCIAL FACTORES QUE INFLUYEN EL PROCESO EDUCATWO

    e Participacin activa en grupos. e Deseo de alcanzar metas individuales o sociales

    Momento oportuno. FACILITAN e Estados emocionales favorables.

    e Experiencias anteriores positivas. Publicidad positiva.

    e Temor razonable. e Situacin econmico-social favorable.

    Tendencia a defender convicciones previas (resistencia al cambio). Supersticiones, prejuicios, estereotipos

    DIFICULTAN Estados emocionales desfavorables. e Experiencias anteriores negativas.

    Publicidad negativa. Miedo exagerado, pnico. Situacin econmico-social desfavorable.

    FIGURA 2

  • Las clases ocasionales a cargo de especialistas no docentes no suelen tener de ningn modo la in- fluencia positiva de la enseanza ejercida por los propios maestros de grado.

    Lo que importa fundamentalmente es que los docentes estdn capacitados para el ejercicio de la funcin educativo sanitaria y para eUo se hace ne- cesario, por un lado, incorporar contenidos ade- cuados .de salud en las carreras de su formacin profesional, y por otro, desarroUar ciclos peridi- cos regulares de actualizacin y adiestramiento en servicio. En la Repblica Argentina, alrededor de 500.000 docentes y profesores de ensefianza pri- maria y media, constituyen un formidable ejrcito de educadores sanitarios y agentes de cambio, que debe ser utilizado en el mximo de sus posibilida- des (18).

    Hasta ahora, hubo en el pas diversas experien- cias en el sentido de lo senalado; entre eUas quizAs una de las mis significativas haya sido la creacin de comisiones mixtas de salud y educacibn, en el orden nacional (1970) y en el de la mayor parte de las provincias y en 1972 la incorporacin del hrea salud en el cumculum de las escuelas del en- tonces Consejo Nacional de Educacin (40).

    Lamentablemente esas Experiencias no tuvieron continuidad por los sucesivos cambios de autorida- des y Actualmente algunas interesantes experiencias en desarroUo permiten alentar la es- peranza de cambios estnicturales de fondo en el sentido de lo senalado.

    Servicios y establecimientos de sahid

    Pareciera obvio seaalar que tambidn son, o de- bieran ser, los servicios y establecimientos de sa- lud, mbitos por excelencia para hacer educacin para la salud. El equipo de salud. los pacientes y sus familiares y allegados, y la comunidad misma, pueden y deben ser objetivo educativo sanitario (44).

    El equipo de salud debe estar plenamente con- cientizado sobre la trascendencia de su papeleducati. vo y capacitado para ejercerlo de la mejor manera posible, sin distincin de funciones o jerarquias. Al hablar de equipo de salud, por supuesto que lo hacemos en su sentido ms amplio, incluyendo no scilo a los profesionales y tdcnicos sino tambidn a los administrativos y auxiliares, de maestranza, etc.

    Todo el personal del equipo de salud tiene una capacidad educativa potencial sobre la poblacin en que trabaja, y es necesario que haya conciencia de esa capacidad para poder emplearla cuantas ve- ces sea necesario o posible.

    Sin duda que el ejercicio natural y permanente de ese papel educativo como parte inseparable dela funcin especfica de todos los diversos integran-

    tes del equipo, ha de ser en general mucho ms trascendente que la programacibn y ejecucibn de ciclos especiales de charlas que pareciera haber si- d o hasta hace poco el casi nico recurso de que se echaba mano en un hospital cuando se hablaba de hacer educacin sanitaria.

    En relacin a la comunidad cobra relevancia la propuesta de extender extramuros la actividad de los establecimientos de salud, en especial la de los hospitales, que, de acuerdo con la moderna con- cepcin, debe irse transformando cada vez ms en verdaderos "centros de salud" en el sentido ms amplio que cabe a esa expresin. En estos centros de salud habr necesidad de desarrollar actividades asistenciales y preventivas integradas y de promo- cin y desarrollo comunitario, realizadas dentro y fuera de sus muros, en reas programticas clara- mente defuiidas y con una adecuada coordinacin con otros recursosinstitucionales, intra y extrasec- toriales, y comunitarios existentes (4).

    De esa manera, el hospital no slo contribuir al desarrollo comunitario y a un aprovechamiento integral de sus servicios, sino que posibilitar, por un mejor conocimiento de la poblacin a la que sirve, una adaptacibn permanente de los mismos a las reales necesidades de dsta.

    ComuniaQ6n y e d u c d b n para Ii sahid La educacin en general, y obviamente tambidn

    educacin para la salud, que no es sino una de las formas posibles de aquella, e s t b basadas en lti- ma instancia en un sistema de comunicacin. Se ha dicho con razn que la comunicacin es el alma misma de la educacin y que la misma palabra co- municacin es probablemente una de los tCrminos mAs frecuentemente usados en el vocabulario de un educador sanitario (20).

    En este captdo habremos de referimos a la co- municacin en sus aspectos bsicos principales, aquellos que consideramos pueden ser de mayor in- ters prctico para el educador sanitario. La vaste- dad del tema, los avances en el conocimiento cien- tfico y tecnolgico de la comunicacin y sus ml- tiples alcances en prcticamente todos los aspectos que hacen a la vida del hombre en sociedad, inhi- ben en esta monografa cualquier otra pretemin.

    Comunicacin significa bisicamente transmi- sin de mensajes de una fuente hacia un destino. Todos los sistemas de comunicacin conocidos se encuentran contenidos en el modelo de Shanon donde se mencionan los elementos claves de la cuestin y de donde se derivan una serie de con- ceptos que completan la significacin del proceso.

    De acuerdo con este modelo (Figura 3) se tiene un emisor, un receptor y un mensaje transmitido a travds de un determinado medio o canal. El men-

  • ESQUEMA SIMPLIFICADO DE COMUNICACION (MODELO DE SHANON) * 1 I

    m a I m'

    Referencias: E: Emisor m: Mensaje del emisor m': Mensaje que recibe el receptor (generalmente modificado en relacin

    al original c: Medio o canal R: Receptor.

    I I m m' 101 1 I

    Referencias: RI: Retransmisor intermedio (habitualmente lderes de opinin) RF : Receptor final (poblacin objetivo) m': Mensaje que recibe el receptor intermedio m': Mensaje que recibe el receptor final

    CONCEPTOS ASOCIADOS RUIDO - FEED BACK - METACOMUNICACION REDUNDANCIA - .,

    FIGURA 3

  • saje es un contenido que debe adoptar alguna for- ma por lo que requiere una elaboracin previa (co- dificacin) por parte del emisor. Las convenciones del cdigo deben ser conocidas por el receptor para que 6ste pueda decodificar correctamente el mensaje y darle significacin (16).

    Una comunicacin efectiva requiere que esos elementos bsicos del proceso y otros a los que despues nos referiremos, renan determinadas con- diciones (9).

    En relacin al emisor, que en el caso de la edu- cacin para la d u d se identuica con el profesio- nal, el tcnico o la institu2iedocacional, y Uega- do el caso con los mismos retransmisores comuni- tarios, las posibilidades de comunicacin aumentan en funcin del prestigio, la credibilidad y el poder de atraccin que lo distinga, as como de su habili- dad para codificar y adaptar los mensajes al marco de referencia del receptor. La conviccin del emi- wr en lo que hace, en los mensajes que transmite y una actitud positiva (empatia) para con quienes son los destinatarios, son tambi6n condiciones de indudable gravitacin. Si tuvi6ramos que resumir todas esas cuaiidades, podramos decir que los principales atributos del emisor estn referidos a su ciencia, su experiencia y su carisma, "feeling" o fuego sagrado para saber comunicarse con los de- ms.

    El receptor (persona, gmpo o comunidad desti- nataria del mensaje) no solo recibe sino que en ge- neral percibe selectivamente, de acuerdo con una serie de circunstancias que le condicionan especial- mente. Como por ejemplo: el interks previo perso- nal que tenga en el tema. Lo cierto es que casi nun- ca los mensajes son recibidos por el receptor tal co- mo fueron concebidos por el emisor. Este deber estar siempre advertido de tal situacin a efectos de poder realizar todos los esfuerzos necesarios pa- ra asegurar una recepcin de mensajes lo ms ajub tada posible a sus genuinos contenidos.

    Al considerarse las particularidades de los recep- tores, deben tenerse en cuenta sus diferencias en comprensin e interpretacin de mensajes segn sean ninos o adultos y tambin el hecho de que en la vida moderna, sobre todo en las grandes ciuda- des, los receptores en general estn sometidos a una sobre informacin indincriminada, muchas ve- ces contradictoria, que los pone ante exigencias de seleccin y valoracin de mensajes que no todos pueden hacer adecuadamente.

    Una categora muy especial de receptores son los lderes de opinin por que Uegan a condicionar grandemente las posibilidades de comu~cacin efectiva hacia los gmpos o comunidades, trando, reforzando, difundiendo o bloqueando los mensa jes. La deteccin de los lderes de opinin comuni-

    tarios y su jerarquizacin como poblacin blanco prioritaria, es uno de los recursos principales del educador sanitario. Tanto es as que en muchas oportunidades la comunicacin se plantea y eje- cuta con una estacin intermedia, retransmisora, constituida por los lderes de opinin, y situada entre emisor y receptor (Figura 3).

    Los mnajes deben tener ciertos atniutos. Por ejemplo: ser claros en su contenido y en su forma,

    adecuados al marco de referencia del receptor, y lo que es tambidn importante, a las convenciones del medio o canal que se transmite..Habra de tenerre en cuenta que "siempre que un mensaje no%st6 claro o este incompleto, lo m h probable es que el receptor le aada algo por su cuenta, para darle alguna significaaion coherente, o lo ignore por completo". Los mensajes deben ser emitidos con un rihno y una frecuencia determinada. Tener no- cin & los tiempos (por ejemplo: saber con qut anticipacin a una determinada accin de salud de- ben iniciarse los mensajes y a partir de d i con que frecuencia y variacin repetirse), es un problema muchsimas veces de difcil solucin para el educa- dor sanitario.

    Cuantos mensajes pueden transmitirse por un determinado medio y en un determinado lapso? No hay una respuesta v a d a para todos los casos. Hay que tener en cuenta que si la cantidad de men- sajes sobrepasa un cierto nmero Uega a producime una interferencia en el proceso - una sobresatura- cin - conocida m el lenguaje thcnico como ansie- dad de la C O ~ U N C ~ ~ ~ ~ I I y una disminucin notable de los mensajes que Uegan a destino; de la misma manera si el nmero de mensajes baja de un cierto nivel, puede prodilcirse una falta de estmulos -ha- nicin de la comyicacin - que Imita la capacidad del receptor. Lof mensajes, fmalmente, deben ser coherentes entre bi.

    Un concepto a tener en cuenta en la comunica- cin es el de la metacomunicacibn. que consiste bsicamente en formas complementarias de expre- sin del emisqi, que en general tienden a reforzar el significado. de los mensajes. Asi por ejemplo, cuando una persona est hablando utiliza tonos e inflexiones de voz y gestos habitualmente coin- cidentes en ku sentido con la significacin de sus palabras. Debe cuidarse mucho que haya coheren- cia en todas las formas de metacomunicacin que se utilicen, porque la falta de concordancia es una de las ms frecuentes causas de mido. Sera el caso de un profesional que esta fumando al mismo tiempo que aconseja a sus pacientes que dejen el c i g a d o (doble mensaje que confunde y bloquea la comunicacin).

    Otro yoncepto muy importante en comunica- cin es dl de feed ba& o retroamentacin, que

  • wca de alguna manera el retorno comunicacio- nal que se hace en direccin receptoremisor. Por la retroalimentacin el emisor Uega a tener una idea de cmo ha sido recibido o interpretado su mensaje, lo que le permite ajustar el contenido o la forma del mismo para que sea fmalmente entendi- do como 61 lo desea. La retroalimentacin es uno de los mecanismos principales por el que se asegu- ra que el proceso de ensefianza-aprendizaje sea una experiencia positiva y enciquecedora. tanto cara el receptor como para el emisor.

    El indudable mayor efecto educativo de las t6c- nicas de contacto personal directo, cara a cara, so- bre las de los medios masivos. tiene su explicacin principal en las mayores posibilidades de retroali- mentacin y ajuste que permite.

    Se habla de ruidos en la c ~ m ~ n i ~ a c i b n toda vez que por cualquier circunstancia se producen inter- ferencia en la misma; las intererencias pueden te- ner su origen en todos los elementos que hacen a la comunicacin y van desde problemas de codifica- cin en el emisor hasta de percepcin e interpreta- cin en el receptor o falta.de claridad en el medio o canal utilizado. Son frecuentes las intererencias que se originan en influencias externas al proceso, como seran por ejemplo los hechos o circunstan- cias imprevistas que desvan la atencin del emisor o del receptor. El uso ocaa iod de medios audiwi- suales apoyando una clase en la escuela, muchas veces no produce los redtados esperados porque los dumnos. no acostumbrados a esos medios. sue- len ocuparse ms de ellos como novedad que les despierta una especial curiosidad. que de la propia clase. El ruido habitualmente Ueva a la distorsin o bloqueo de los mensajes.

    Hablamos ahora de la reduadmcii,que es bsi- camente repeticin. Al estableame una comunica- cin. en el receptor, los mensajes tienden a ser des truidos por el ms simple y contundente de los me- canimos psicolgicos, que es el olvido. La repeti- cin se convierte en uno de los medios ms eca- ces para luchar contra el mismo. Represe en que uno de los recursos por excelencia de la publicidad comercial es la reiteracin de mensajes.

    El sentido de la redundancia alc a tambln a todo aquello que no siendo esencial "% ara Qrle sig- nificacin a un mensaje, se amga para asegurar su ms correcta recepcin e interpretacin. En la co- municacin verbal por ejemplo, ufamos permanen- temente mis palabras que las realmente necesarias, como se prueba en el ahorro de terminos que hace- mos al redactar un telegrama. De todas maneras. ese "exceso" de p a l a h s es til para asegurar la comprensin del sentidp total de los mensajes y lu- char contra el ruido.

    Deliberadamente hemos dejado para el fmd de esta rpida enumeracin de 'conceptos bisicos de

    comunicacin, el del medio o c d que ella utiliza. Se considera que es un tema de muy particular traxendencia. No siempre la idea que se tiene sobre los reales alcances de los distintos medios se ajusta a la realidad.

    En otro capitulo de esta monografa nos hemos referido a la distincin que en general cabe entre el uso de los medios masivos de comunicacin y los de relacin interpersonal directa, sefialando sus distintas posibilidades en relacin a obtener de- terminados resultados. Tal distincin vale especial- mente y debe ser tenida en cuenta en todo mo- mento por el educador.

    Una de las actitudes mis frecuentes es sobreesti- mar las posibilidades de los medios masivos, en e s pecial la televisin, creyendo que eUos por s solos pueden Uegar a resolver la mayor parte de los pro- blemas de comunicacin o educacin.

    El concepto a remarcar es que cada situacin educativa debe evaluarse cuidadosamente antes de decidir sobre el medio a u t h r con preferencia, porque ningn medio ofrece en s mismo upa eficacia constante ni ningn medio es en toda cu- cunstancia superior a los dems. Lo que es funda- mental plantearse en cada caso son los objetivos que se proponen y despes las condiciones en que se desarrollar el proceso, los recursos a disponer, el tipo de poblacin objetivo, etc. Y slo despus decidir la eleccin.

    En la mayor parte de los casos, el problema se plantea en relacin al medio o canal a utilizar con preferencia y no en exclusividad, porque es v a d o el concepto general de que todos los medios pue- Uen Uegar a ser tiies, aunque los sean en desigual medida. Ante tal hecho, lo que importar en un programa de educacin para la salud es sumar y no restar. Puede decirse que todos los medios de co- municacin son buenos si son bien utilizados y que su uso en d e f ~ t i v a es un problema de costo-bene- fcio, que debe ser bien evaluado en cada circuns- tancia.

    Se detallan a continuacin algunas considera- ciones particulares sobre los distintos medios.

    Sin duda que estos medios (televisin, radio, prensa escrita, cine) tienen una gran importancia en la educacin para la salud, sobre todo por su posibilidad de Uegar ripidamente a vastos audito- rios. Una importancia ubicada en el contexto de posibilidades sealado precedentemente.

    En general, los expertos entienden que estos medios son mucho ms efectivos para reforzar opi- niones y actitudes preexistentes que para motivar nuevos comportamientos y que tienen muchas mis posibilidades de Uegar a las personas ya interesadas

  • y motivadas en un determinado tema y que por consiguiente no suelen formar parte de las pobla- ciones-objetivo prioritarias. Las posibidades de in- fluir favorablemente, se amplan considerablemen- te cuando se utilizan mensajes cuyo contenido cuenta con sancin previa favorable de los Lderes o del gnipo social al que pertenecen los oyentes 1251 \ - - T .

    Lo dicho precedentemente explica el fracaso de algunas programaciones de radio y televisin basa- das exclusivamente en f i e s educativos y temas es- pecficos. Al poco tiempo estos programas termi- nan siendo escuchados slo por especialistas. De ah que en general. en el uso de estos medios, se prefiera la tecnica de flashes, tandas o la introduc- cin de temas en espacios periodsticos o en pro- gramas de interes general.

    Se han hecho estudios muy interesantes eva- luando la eficacia de los medios masivos en campa- Aas promocionales del mis diverso orden. Estos-es- tudios comboraron que de ninguna manera la uti- lizacin de los medios masivos garantiza el exito, ni siquiera cuando P lo hace con recursos significa- tivamente mayores que los empleados por una e- ventual competencia. El uso de los medios masi- vos, aunque sea en forma abusiva, cuando no se acompaia de un adecuado trabajo de motivacin personal directa, cara a cara, con los lderes de opi- nin o grupos comunitarios representativos, suele terminar en fracaso.

    De todas maneras, dejamos bien en claro que no subestimamos ni renegamos de los medios masivos; slo pensamos que deben utilizarse en la medida de sus reales posibilidades y en general como com- plemento de otros recursos educacionales.

    Uno de los inconvenientes principales que se se- Aalan en los medios masivos es la falta de retroali- mentacin. Esto es as en gran medida, pero hay que reconocer que siempre hay alguna posibilidad de retroalimentacin que, an limitada, permita te- ner una idea de cmo se reciben los mensajes. Son formas de procurar retronlimentan Los medicio- nes de audiencia, los correos de oyentes, los pro- gramas con pblico, etc.

    En relacin a cada uno de los medios masivos, y dentro del contexto general seialado, pueden puntuaiizarse algunas particularidades.

    La televisin ofrece como ventaja la posibilidad de un rpido impacto en muy grandes audiencias; y como invonveniente, la fugacidad de las percep- ciones que motiva, consecuencia de la atencin dis- persa y superficial que en general se le presta, al es- tar los televidentes sometidos a toda clase de inter- ferencia dombsticas. Las interrupciones publicita- rias tienen bastante que ver tambien con el menor nivel de atencin e interCs con que se ve y escucha televisin.

    El cine obvia bastante ese inconveniente, pero tiene el problema del costo y ademisde que reduce al minimo la participacin del espectador, salvo en los ciclos con debate.

    La radio tambien participa de las ventajas y los inconvniientes de' 1a.televisin. Sin embargo, goza de mayor prestigio entre los especialistas, sobre to- do en relncin a sus posibilidades de alcanzar a po- blaciones del medio mral o dispersas, donde no Ue- ga la televisin. En relacin al usuario, tiene el a- tractivo de poder escucharse sin necesidad de dejar de hacer tareas propias de la casa o del trabaje y de poder Uevar consigo los aparatos, dado que el avan- ce tecnolgico redujo considerablemente el tama- fo y el costo de los mismos.

    LP prenm escrita permite un mayor detenimien- to en el nn9isis e interpreacin de informacin, que la %dio y la televisin, pero tampoco permite ahondar y prohuidizar mucho por la fugacidad de su permanencia ("nada hay ms muerto que un diario de ayer") y por el cmulo y diversidad de las informaciones y notas que transmiten. LPs re- vistas a leen con ms tiempo que los diarios, son

    . leidas por ms personns y pueden tener mayor es- pecificidad al ser dirigidas a sectores determinados de poblacin, como ser: mujeres, nfios, hombres de negocios, etc. Su costo limita en gran medida su alcance, a pesar de que cada ejemplar es ledo por ms persom que los diarios.

    Comunif.ei6n iatctpaaonai En general, la comunicacin diiecta entre per-

    sonas, cara a cara, es el recurso por excelencia para motivar determinadas actjtudes y conductas. Se vincula esa mayor efectividad a las posibilidades de retroalimentacin y de ajuste y enriquecimiento bidueccional de la misma.

    En la comunicacin interpersonal es importante destacar tres modalidades de transmisin de men- sajes:

    - la comunicacin que va del centro a la perife- ria (de la institucin hacia la comunidad);

    - la comunicacin del modelo participativo, en que se propone aumentar el flujo comunicacional de la periferia al centro, permitiendo un mayor y mejor conocimiento de cmo piensa, siente y ac- ta la comunidad (en esta modalidad, emisores y receptores del modelo tradicional cambian sus ro- les);

    - la comunicacin de transmisin lateral, que se establece a expensas de una red comunicacional constituida por vecinos, amigos, familiares, com- paeros de trabajo, etc. Esta modalidad ha tomado ltimamente gran significacin, despuds de haber-

  • se demostrado la extraordinaria cantidad y varie- Idminas. carteles, diagramas, grf~cos, dibujos, ob- dad de mensajes que puede Uegar a transmitir (50). ietos corp6ms. modelos. fianel6pr~fos. etc.). . . . - . .

    Se ha dicho que el alcance de esa red esponi- -

    Los m e c G o s pueden ser: a)\lisuales (fotogra- nea comunitaria en la trksmisi6n de mensajes ex- fa, proyecciones fijas, cine mudo, retroproyecto-

    cede en mucho a la de los medios de difusi6n habi- res). b) Auditivos (grabaciones, radio, ensefianza

    tuales. Por eso que toda transmisin del centro a La audiooral). c) Auditivos y visuales (montajes au- periferia debe tener en cuenta la existencia de esa diovisuales, cine sonoro, televisi6n y toda otra

    red lateral, para adaptar y simplificar los menmjes combinacin posible de medios visuales y auditi-

    de manera que puedan ser "absorbidos" y retrai vos). d) Especiales, que comprenden las modernas

    mitido por ella. miquinas de enseflanza y los sistemas de instruccin

    Las diversas tbcnicas de comunicacin interper- programada que emplean medios visuales y10 audi- tivos (1 6). sonal permiten no s61o transmitir conocimientos

    sino tambidn acentuar La actividad significativa y La El educador sanitario dkbe conocer las caracte- rfsticas principales de estas ayudas y fadarizarse participacin activa de la poblaci6n objetivo (ia con su uso para aplicarlas cada vez que lo estime experiencia personal individual o g ~ p a l ) como he. conveniente, siempre como complemento de su re- cho relevante y determinante del aprendizaje. nirso fundamental que seguir siendo su paiabra.

    La comunicacin interpersonal del centro a La De hecho,descPlificamos totalmente, por sus es- periferia, se Ueva a cabopricipalmmte en las es- c w s o contraproducentes resultados, La prctica. cuelas, en los establecimientos y en 106 servicios lamentablemente tan frecuente, de organizar pro- de salud, al igual que en el mbito conunitario. yecciones de pelculas o audiovisudes educativos Las tcnicas que utiza son de las ms diversa n- no seguidos de explicaciones, aclaraciones o deba- dole (entrevistas individuales. trabaio en zmvos: .-a role Phying, seminarios, paneles, simposios, foros,

    deba'tes, misas redoridas, etc.).

    Ayudm uidiovhdes Comprende todos aquellos materiales educati-

    vos que tienen en comn el hecho de transmitir in- formacin, conceptos o ideas, partiendo de la per- cepcin sensorial directa auditiva y visual, el obje- to es complementar la ensefianza verbal con sim- bolos y representaciones ms concretos y cercanos a la experiencia del receptor de lo quepueda signi- f ~ a r la palabra.

    Las expresiones, medios, materiales o ayudas audiovisuales, se utilizan como sinnimos. El gni- po ha preferido adoptar esia rlltima denominacin para resaltar el concepto bsico da que tales ma- teriales ayudan en el proceso de ense f i~ -ap ren - dizaje. complementan. pero no Uegui a suplir de ninguna manera a la expred6n verbal. Las ayudas audiovisuales no son en defhtiva ms que instm- mentos que en determinadss condiciones sirven para reforzar la ensefianza verbplista, sobre todo cuando se acompaRa de una actitud positiva y del ejemplo, que sigue siendo a pesar del progreso de la tecnologia, la esencia misma del proceso educa- tivo.(45).

    En el concepto de ayudas audiovisuales se inclu- yen tanto los equipos y aparatos como los produc- tos que en ellos se utilizan. Una de las tantas clasi- f~aciones existentes, divide a Las ayudas en mecA- nicas y no mecinicas, se& empleen o no aparatos

    ,=a.

    El principio de tecnologa apropiada es de espe- cial aplicaci6n en el tema de las ayudas audiovisua- les, que necesariamente debern adaptarse a las condiciones del medio en que se apliquen. De poco servira producir y distribuir pelculas o audiovi- sudes cuando no se dkpone de los proyectores co- rrespondientes o comprar aparatos de televien para escuelas que no disponen de comente elctri- ca.

    Li d d n pato ia L u d y mi ~ u c i 6 n ei6n el mntato del d d o cmnbmico, roeLl y #e poiftico de h UepMia Arga~tmi.

    El nivel de salud de las poblaciones se haUa en ntinu relacin con el nivel de vida, que es a su vez expresin de desarrollo econ6mico social. Esta relaci6n se aprecia claramente en el paralelismo que suelen mostrar los indicadores por los que se mide el grado de evolucin en el campo econ6mi- ccl.social y en el de la salud (48).

    En Latinoambrica, la Argentina constituye un caso de algn modo particular y atpico, porque mrlltiples aspectos de su realidad en ambos cam- pos, muestran un grado de desarrouo que la de* tacan notoriamente, hasta el punto que, a pesar de pertenecer manifiestamente al Area de los paises en desanuuo, en ciertas cuestiones alcanza a identifi- carse con los de ms alto desarrollo del mundo.

    De todas maneras, lo que quiere seflalarse espe- cialmente son algunas caracteristicas de la actual realidad argentina, que pueden Uegar a condicionar

    para la exhibicin. en forma harto siB&fictiva la ubicacin geopoliti. Los no mecnxos son todos visuales (pizarrn, ca del pas en el futuro de la Regin. Esas caractc

  • m, entendemos que en su conjunto, de man- tener~~ la tendencia que reflejan, irn relativizando cada vez ma los progresos y adelantos del pah histo llevarlo a una situacin de franca desventaja.

    Veamos a manera de ejempiiiiPci6n. tomando uno de los puntos en que se bspa la pmblemitica g w d del pais. lo que paaa en cuanto a la canti- dad de poblacin, que es realmente menor m rela- an a la e x t e m rea geogrfica que ocupa y a las posibidades de explotacin de sus importantisi- mos recursos natudes.

    Estudiosos del tema han estimado que en el ao 2000 la Argentina tendr aproximadamente 36 d o n e s de habitantes, mientras que Brasil, Mbxi- co y ColombiD N& alrededor d e 230, 150 y 60 d o n e s , respectivamente. El caso de tBrad es particularmente destacable porque es ya la sexta. potencia mundial en nmem de habitantes.

    Esta desigual pmyeccin d e m m f ~ a en Lati- noamerica, tiene que ver con la sensible baja tasa de nntadad que registra nuestro pais, que sigue siendo la menor de la Regin, a pesar del modera- do incremento registrado en el lapso 1970/79.

    La tasa nacional de crecimiento anual, que fue del 5% entre 1850 y 1930, a expensas principal- mente de un importante fenmeno inmigratorio y de consecuentes pautas de natalidad importadas, ha descendido hoy a 1 f X , la m& baja m t n los paises americanos.

    Las consecuencias que pueden derivarse de una realidad poblacional como la descripta, sumada al mantenimiento y profundizacin de otros proble- mas en Breas bsicas, son fdciles de prever y se rela- cionan con Limitaciones en el desarrollo emnmi. co-wcial propio y en situaciones de conflicto y desventaja en el difcil campo del intercambio de bienes y de la poltica internacional.

    Las posibilidades de variar significativamente esas desfavorables penpectivas deben relacionarse con medidas que tiendan al aumento del creci- miento demogrfico (fomento inmigratorio, pm- teccin a la famia numerosa, etc.), pero segura- mente que no ser ficil con ellas conseguir resulta- dos efectivos en el corto plazo por lo menos.

    El camino que ueda, pasa entonces, por el me- joramiento de la c '& dad de la poblacin. Si tuvi6- ramos que expresarlo de otra manera, diiiamos que de lo que se trata es de compensar problemas de cantidad con atributos de calidad y esto ha de lograrse por un esfuerzo grande, necesarinmente integrado en todas Ins rem y sectores de la vida del pas, pero con sus pilares fundamentales m la salud y La educacin (7).

    En tales condiciones Quien puede dejar de as* ciar cualquier proyecto de esa natudeza con las mejores po4bidades de la educacin para Insalud?

    LA ATENQON PRiMARiA DE LA SALUD Y LA EDUCACION PARA LA

    La aiencin prirmrt de la srhid es la estrategia bsica promovida a nivel mundial para alcanzar la meta de salud para todos en el ao 2000. Consiste fundamentalmente en asistencia sanitaria apropia. da, canaiizada a travk de adecuado$ semicios de "asistencia, prevencin, rehabitacin y fomento de la salud, puestos al alcance de todos los individuos y wmunidades, por medios que le sean accptsbles con su plena participacin y a un costo accesible". La atencin primaria de la salud debe considerarse como parte codtuyente de los sistemas de salud y del conjunto del desarrollo econmic*social de los paises, con el que debe estar perfectamente coordinada e intemlacionada (43).

    El Plan de Accin para apcar la estrategia re- gional de "salud para todos en el ao 2000'> (OMSIOPS) establece una intima y estrecha rela- cin entre la atencin primaria de la salud y los conceptos intemlacionados de bienestar, desami- Uo intersectorid y participacin comunitaria.

    El bieacstir o aWd de vida tiene en la salud uno de SUS componentes principales que debe ser a la vez objetivo y factor condicionante del desa- rrollo, que ya no puede concebirse como slo ec* nbmico, sino tambibn como politico-social y orien- tado fundamentalmente, a la atencin de las nece- sidades bisicas del hombre.

    El mncepto de &arrollo intmrstoMl intepra- do est fundamentado en la naturaleza interdepen- diente del sector salud con las condiciones s&i* econmicas y en el reconocimiento de que el bienestar slo podr alcanzarse por una estrategia de desarrollo que revalorice la relacin de unos sectores con otros.

    La pdcipn oonn

  • En la medida en que los individuos tomen con- ciencia que la salud propia y ajena es un derecho y un deber de todos, se habr4 dado el primer pasa en busca de una mejor situacin de salud indivi- dual y colectiva.

    "Salud para todos en el d o 2000". en su Plan de Accin, plantea como una de las estrategias fun- damentales para el logro de sus metas la oaaniza- cin y participacin comunitaria; para alcanzarla resulta indispensable educar al individuo en forma integral desde los primeros estadios de la vida.

    "El proceso de formacin y capacitacin debe incidir mayormente en una concientizacin que provoque principalmente una actitud de participa- cin (efecto primario). Empero, esta actitud pre- dispuesta a la participacin debe seguir acompda- da de la necesidad de organizarse (efecto secunda- no). Esto nos indica que las accionea de formacin y capacitacin deben orientar~e a obtener los dos tipos de efectos seaalados" (36).

    La participacin de la comunidad debe ser el re- sultado de una ntima conviccin, derivada de un cambio de mentalidad que le Ueve a confiar en sus propias capacidades y posibilidades de accin.

    Puede adquirir diferentes modalidades, al estar influida directamente por los antecedentes histri- cos, culturales y polticos de la comunidad. De ah que puede ser desde muy activa hasta muy pasiva, autoestimulada o inducida, espontnea o pW1ca- da, voluntaria o retribuida.

    Resulta en muchas situaciones indispensable es. timular la participacin y para tal fm son varios los metodos utizables. Planteados sobreun espectro, en un extremo esta aquel que simplemente fomen- ta la participacin en forma muy pasiva, actuando

    Debe quedar claro el mncepto de esfuerzo con- junto, o sea de responsabilidad compartida entre el Estado y la comunidad, para evitar cualquier posi- bilidad de interpretacin antojadiza que pueda su- c >ner que la participacin signifique dejara la co- nunidad librada a su propia suerte y a sus exclu. Wos recunos (4).

    El punto de equilibrio en la participacin del in- dividuo en el cuidado de la salud se dar en la medida que tenga una actitud responsable sin te. mor excesivo frente a los factores de riesgo, reciba educacin orientadora hacia la adopcin de medi- das adecuadas y alcance una mayor participacin como integrante del sector salud.

    "Las potencialidades que albergan las comuni- dades son inmensas, pero cuando el intento de generar participacin se transforma en alguno de los mffltiples ensayos paternalistas o populistas, ta- les potencialidades no son impulsadas en sus expre giones m i authnticas y puras sino que se las onen- ta hacia toda un patologa social muy conocida y fmstrante" (48).

    Para el logro de la organizacin y particip6cibn comunitaria. es necesario Uegnr a conocer en pro- fundidad sus percepciones y motivaciones, famiari. zarse con sus actitudes, hbitos y creencias.

    Las ciencias de la conducta en su afn perma- nente de comprender los comportamientos indivi- duales y sociales, han desarrollado desde hace tiempo dinrsos metodos y tecnicas que permiten no solo conocer cada vez mejor a la comunidad, si- no tambien promover su organizacin e integra- cin activa.

    Esas diveraas tecnicas son ms o menos facti- bles y complementarias se& las diferentes cir- cunstancias, razbn poria cual la seleccin de las mismas debe hacerse en todos los c w s en forma cuidadosa y adecuada con el asesoramiento de

    la comunidad como un receptculo vaco pan los cientistas sociales especialmente entrenados. planea e ideas de agentts externos (35). Adolece de la esencia que p a este trabajo, pues si bien res ponde a la forma claica de pPr

  • participativas. Esto exige una pan habilidad social por parte de los tcnicos, la que resulta de suma importancia para la aplicacin de sus conocimien- tos al interactuar con individuos y comunidades.

    En la medida que la propia wmunidad interven- ga en la determinacin de los objetivos y metas educativas podr asegurarse una tasa de cumpli- miento ms alta a costos ms bajos, pues ella es fuente de recursos (mano de obra, tecnologas, fi- naneiamiento, etc.). Asimismo, el desanoiio de Las actividades especificas del programa por parte de los grupos locales permitir una mayor adaptacin al medio, con su consecuente mayor efectividad. Claro est que dsto exigeun intenso trabajo de prc- mocin comunitaria, basado en el ejercicio de una correcta dinmica de grupo.

    RECURSOS IIiUANOS

    Es evidente que los muy significativos cambios conceptuales y doctrinarios registrados en el cam- po de la salud, especialmente en lo que hace a su vinculacin con el desarroilo econmico social y con la estrategia de la atencin primaria de la sa- lud, plantea en su implementacin prctica la nece- sidad de contar con un recurso humano suficiente capacitado para el ejercicio de nuevas funciones y responsabilidades.

    La interaccin con la comunidad con un enfo- que eminentemente participativo y el cambio pro- fundo de estructuras en la formacin de personal que tal planteo supone, requiere sin duda una tarea sumamente delicada de transformacin progresiva de los viejos y tradicionales contenidos curriculares y esquemas metodolgicos con los que todava se sigue manejando gran parte de la educacin formal para ir posibilitando cada vez ms una formacin ms acorde con lasnecesidades de unnuevo tiempo. Una formacin con un sentido bsicamente huma- nista y social y con integracin multidiocipnaria y mulstisectorial. que responda en cantidad y c a i i i d a los requerimientos de una comunidad en general cada vez ms consciente de sus derechos y obliga- ciones de participar individual y colectivamente en la planificacin y aplicacin de la atencin de su salud." (52).

    En el rea de la salud, todos los trabajadores del sector, sin excepcin, desde el nivel profesional y tcnico hasta administrativo y auxiliar, indepen- diente de su actividad especifica y de su mbito de trabajo, sea en el establecimiento de salud o en la propia wmunidad, pueden y deben ser promoto- res/educadores sanitarios en el sentido mis amplio y trascendente de la expresin. La toma de con- ciencia de esta premisa bsica constituye un primer paso decisivo en la capacitacin de todo el equipo de salud para el ejercicio de tales funciones. El

    equipo de salud no solo deber asimilar informa- cin y adiestramiento en nuevas tcnicas y meto- dologa de trabajo sino que adems, y fundamen- talmente, deber wmprcnder, aceptar y poner en prctica en todas las actividades de su quehacer esa nueva ideologa y filosofa de la salud, sustentada en el concepto de la atencin primaria y en la ne- cesidad de contar w n el esfuerzo de todos.

    En el nivel profesional y tcnico, las universida- des y las escuelas de sanidad tienen obviamente una muy particular responsabilidad. Hace ya mu- chos aRos algunas muy interesantes experiencias y trabajos en Latinoamdrica y en nuestro propio pas remarcaron la necesidad de modificar los planes y programas de estudios en el sentido de lo senalado, avizorando un proceso de transformacin nada fa. cil entre otros motivos ~ o r la natural resistencia al cambio de varias generaciones formadas en otra concepcin y otra ideologa. (55).

    El tiempo ha pasado y hoy puede advertirse'que esa transfonacin fuialmente se ha puesto en marcha en muchos lados y que el hombre y la so- ciedad, en toda la realidad de su contexto psicoso- cioeconmicb.y cultural, son cada vez ms, prota- gonistas principiiq-del proceso de cambio que se propone. (55).

    La incorporacin de 'mntenidos curriculares re- feridos a la "anatoma y h@ioga de la comuni- dad. . . el eaudio de la e s t m c t h de las comunida- des y su funcionamiento a travds b.materiales ta- les como ecologa, ciencias sociales y ewdistica", adems de la multiplicacin de investigaciow apli- cadas en comunidad son parte de esa tiando*- cin. En atencin primaria diramos que el estimu- lo de la autoresponsabilidad y autoayuda en indivi- duos y comunidades y la cooperacin con otros sectores y disciplinas vinculadas al desarrollo y bie- nestar comn son los dos principales campos don- de se advierten cambios en la capacitacin de per- sonal.

    En el rea especfica de la educacin para la sa- lud, la capacitacin del recurso humano se plantea en distintos niveles. No hay todava una poltica defuiida al respecto y es as que existe un amplio espectro de variantes en el adiestramiento y capa- citacin de personal, tanto en lo que hace al perfl de los destinatarios como a la duracin, pmfundi- dad y enfoque de los cursos y otras acciones de formacin. Lo ms razonable es penpar que en ca. da pais, rea o distrito las necesidades de persona' y de capacitacin varian en relacin con la realidac de su situacin sanitaria y econmico social y de 1; existencia o no de recursos humanos capacitado en el sector salud y en otros sectores vinculados a desarrollo.

    En general puede considerarse la necesidad d contar con un nivel profesional. de integracin ir

  • terdisciplinana, especialmente con graduados en ciencias de la salud, la conducta y la educacin, con especializacin de postgrado. Este personal es- tara destinado a formar parte del ms alto nivel de conduccin en los servicios de educacin para la salud y sus funciones principales estaran relacio- nadas con el planeamiento y programacin, capaci- tacin y adiestramiento, promocin. supervisin, evaluacin y asesora tcnica. (26).

    Los servicios de la especialidad y los programas de salud de la ms variada naturaleza deben contar adems con personal tcnico de nivel intermedio. Durante mucho tiempo se formaron educadores sa- nitarios en cursos de nivel terciario o universitario de 2 3 aos de duracin. En la realidad de los he- chos solo una parte de los egresados de estos cur- sos lograba desempear tareas especficas en insti- tuciones pblicas o privadas mientras que el grue- so de ellos, por falta de demanda para personal de formacin tan especfica, pasaba a revistar en tareas muy poco o nada relacionadas con la capa- citacin recibida. Todava en el pas hay escuelas que forman este tipo de personal educador sanita- rio.

    Una propuesta ms actualizada para cubrir las necesidades de personal en este nivel es hoy la de utilizar trabajadores sociales surgidos del rea de las ciencias sociales o de salud, que egresan con una capacitacin bsica que los habilita para de- sempeflarse indistintamente en diversos sectores de la vida comunitaria, como podran ser las del mbi- to laboral, asistencia social, salud, minoridad y fa- milia, etc. Las especializaciones en cada una de es- tas ramas estaran dadas por curros diversificados dentro mismo de su formacin bsica o por medio de cursos de capacitacin de postgrado, una vez fi- nalizada la misma. Este personal polivalente en p ~ c i p i o tendra una saiida laboral ms asegurada en el campo de su especializacin,y en el rea sa- lud, por su mayor conocimiento de las relaciones inter y multidisciplinarias y multisectorides. un desempeio de mayor rendimiento y eficacia.

    En todo caso, y mas all de estas cuestiones so- bre las que todava no hay acuerdo def i t ivo, de- be destacarse que la formacin de recurso humano en educacin para la salud debe basarse en un pro- ceso continuo, con una capacitacin bsica inicial seguida de actividades permanentes de refumacin y actualizacin conceptual, doctrinaria y de conte- nidos y metodologas. La necesidad de adecuar es- ta formacin a la realidad de las propias comunida- des requerir adems que gran parte del proceso de enseianza aprendizaje de capacitacin sea realiza- do en terreno y con una activa participacin de los p p o s degtinatarios. La formacin interdisciplina- ria y la cooperacin intersectorial, junto con el uso de tecnologas apropiadas, sobre todo en la pro-

    duccin y aplicacin de materiales educativos, sern tambin requisitos de fundamental importan- cia en la capacitacin de personal. (53).

    En relacin a otros sectores del desarrollo, el ' sector salud debe influir promoviendo primero en los profesionales y tecnicos con actividades en co- munidad un inters real por los aspectos sanitarios vinculados al quehacer de cada sector, para coor- dinar posteriormente una transferencia de va miil- tiple de tecnologas que redunde en un mejor co- nocimiento mutuo de las posibilidades de accin en cada rea y finalmente en una accin conjunta coordinada y sistemtica.

    En este aspecto cobra especial relevancia la re- lacin de coordinacin con el rea de la educacin sistemtica, donde interesar fundamentalmente promover una capacitacin bsica en salud en las escuelas normales y en los institutos del pmfesora- do que forman al personal docente y organizar cur- sos peridicos de actualizacin y adiestramiento en servicio.

    En lo que hace a' proyectos de organizacin co- munitaria participativa, sobre. los que asienta.una parte sustancial de la estrategia de la atencin pri-

    maria de la salud, los objetivos de capacitacin de recurso humano deben ser puestos en los potencia- les retransnisores lderes, agentes voluntarios, p- pos e instituciones de la propia comunidad. Esta capacitacin requerir bsicamente crear o reforzar en principio una actitud positiva de participacin, despertando, estimulando o incentivando la volun- tad latente en las comunidades por participar en la atencin de su propio bienestar, crear secundaria- mente una actitud de organizacin que derive en una egtructura operativa propia que sea dinmica y orientada en el sentido del cambio que se desea y fialmente hacer posibk un anlisis y evaluacin conjunta de resultados de las tareas cumplidas, que permita fortalecer 108 logros parciales y desarrollar progresivamente el proceso de autosuficiencia co- munitaria.

    De una manera muy general y solo a ttulo de orientacin. seflalamos algunos de los captulos y temas que en principio no podran dejar de ser in- cludos en cursos o carreras de capacitacin de per- son& especializado en educacin para la salud: Salud y desarrollo econmico social. Niveles de vi- da y de salud e influencia de factores polticos, econmicos, histricos, sociales y culturales en el comportamiento individual y comunitario. Estruc- tura y organizacin de los servicios de salud as co- mo de otros sectores vinculados al desarrollo. Cul- tura sanitaria y estructura social de las comunida- des. Relaciones interdisciplinarias y multisectoria- les. La comunidad como recurso indispensable pa- ra el logro de su propio bienestar y desarrollo. Conceptos de autorresponsabilidad y autoayuda.

  • Mtodos. estrategias, tcnicas y procedimientos Caractersticas de la motivacin humana individual operativos para diagnstico de situacin. Dinmica y social. Tcnicas y procedimientos pedaggicos. de grupos. Liderazgo y organizacin comunitaria. Proceso de ensefianza aprendizaje. Investigacin Tbcnicas de comunicacin interpersonal y social. social. Evaluacin. (54). l

  • CAPITULO 2: PLANIFICACION Y PROGRAMAClON

    POLJTICAS DE SALUD

    Poltica es el conjunto de propuestas formula- das por el nivel de decisin, donde se seflalan los objetivos generales que se pretenden alcanzar, y los medios a trav6s de los d e s se deben actuar.

    La poltica nacional de desarrolio establece los heamientos que defmen las caractersticas del modelo nacional que se pretende; dentro de este marco, la politica de salud se inserta racionalmente y surge consecuentemente la planificacin global para el sector, los planes se elaboran posteriormen- te segn lo establecido.

    Las propuestas formuladas deben tener un orde- namiento de acuerdo a prioridades surgidas del anlisis detallado de los problemas, manteniendo una complementacin adecuada entre ellas y una coherencia con la politica global o general de desa- rrollo.

    "La politica dirige y encamina las acciones ha- cia un fm determinado, de carlcter trascendente y con un contenido poltico o ideolgico" (37).

    El proceso de formulacin de politicas se inicia con el establecimiento de la hagen+bjetivo, que cgnstituye la situacin de salud deseada para el fu- turo estado Itimo que se desea alcanzar. Este de- seo orienta las acciones hacia el logro de esa h a - cin distinta de la actual.

    La determinacin de esa imsgenabjetivo en el sector mhd requiere un anilliti exhaustivo para expresarla de manera clara y coherente, que pemi- ta la formulacin de polticas de salud en foma racional. Debe adems esttucturarse dentro de la imagen-objetivo global del pas.

    Surgir como consecuencia de numerosos ajus- tes, y de consideraciones detalladas de sus compo- nentes:

    a) Estado de salud: expresin referida al ni- vel de salud y esttuctura de la poblacin para el plazo fijado.

    b) El .sistema de semcios de salud: lo pre- tendido en cuanto a su esiructura, hincio- namiento, sus responsabilidades y funcio- nes.

    que se brindan. En una primera etapalaimagen+bjetivo. y luego

    con mucha ms razin la poltica toda, se analizan en cuanto a su coherencia interna y externa, a su factibilidad (posibilidad de ejecucin referida a la existencia de recursos t6cnicos materiales y fman- cieros, y la capacidad para organizados), su viabili- dad que dependen de las circunstancias de tipo w- cial y poltico que posibilite o no su concrecin. La kronologia y trascendencia de las acciones pro- puestas.

    El tiempo propuesto para lograr el conjunto de proposiciones enunciadas en la politica. delimitar las mismas para un largo, mediano o corto plazo.

    La existencia de varios problemas establece la necesidad de su seleccin en base a las lreas pno- ritarias, a la vez que condicionan una cronologa, . segn sus interrelaciones. Desde luego que tambiin ~ u e d e n presentarse diferentes opciones de solucin para cada situacin, y en este caso la seleccin ser en funcin de criterios de eeacia y eficiencia.

    La formulacin de una estrategia significa de- fvlir "la forma de Uevar a cabo sistematicamente las situaciones por creu o las acciones por realizar, tendientes al cumplimiento de una politica, a tra- vs del aprovechamiento ms adecuado de los fac- tores favorables y del aislamiento, neutralizacin, conversin, debilitamiento o eliminacin de los factores desfavorables" (37).

    Por medio de la poltica se establece el "qud ha- cer", pero en muchas oportunidades no se cuenta mn el beneplcito de todos los g ~ p o s involucra- dos, razn por la cual se implementa una estrategia que trata de prevenir las reacciones y efecta una seleccin de medios de manera de poder emplear los procedimientos de mayor eficacia y de menor costo poltico (38).

    Es en consecuencia funcin de la estrategia indi- car el o los caminos que pueden seguirse para al- canzar el objetivo determinado. "La estrategia tie- ne caractersticas de un medio para un fm (la po- ltica). Queda para el imbito de la planificacin el 'cmo hacer' teniendo como base todo lo elabo- rado en elterreno de la politica" (38).

    c) La atencin de la poblacin: en lo que ha- ce a las caracteristicas de cobertura, cali- dad de la atencin y grado de satisfac- cin del sistema social con los s e ~ c i ~ s

  • PLANIFICAClON GENERAL Y EN SALUD tnuo, que permanentemente efecta ajustes a lo proyectado, en funcin de los nuevos factores con- 1

    Llegar a un grado de desanoUo donde las ne- eesiades primarias de la poblacin se halien satisfechas, implica el esfuerzo mancomunado de todos los sectores. y fundamentalmente del der tinatario ltimo de las acciones: la comunidad.

    El accionar unilateral sin participscih activa de los miembros de la poblacin, no 8e puede seguir manteniendo. Si verdaderamente se pretende obte- ner cambios susiancles que conllevmi la ssimila- cin de detemiinados valores y de un estilo de vida conforme al desarrollo anhelado, es menester con- tar con el apoyo de la poblacin, apoyo que se lo- gnw s la misma est consciente de Lo que necesita y de que ella puede actuar en forma activa para modiiicar esa necesidad. La toma de conciencia de su situacin, de sus problemas, de sus propios n- cursos y responsabilidades, se logra por medio de la eduacih.

    El crecimiento econmico es un elemento que contribuye al bienestar del hombre, pero tambitn lo es la d u d en cuanto asegura una calidad de vida y consecuentemente, el recurso necesario para aquel desanollo. Es as que la plsnifcacion en el sector de la salud se integn dentro de la planifica- cin global del desanollo.

    La planificacin, basndose en el conocimiento de la realidad dinimica, que permanentemente esta cambiando, descubre, resume y analiza los he- chos que sujen de la misma, trata de prever y anti- ciparsc a las eventualidades, seleccionando en for- ma racional el modo de actuar que m6s convenga de acuerdo a las circunstancias, para poder &bar eficientemente a la situacin futura deseada.

    0- la planificacin los recursos existentes en la poblacin para lograr un mejor uiizacin y rendimiento de los mismos, de manera tal de elimi- nar la incertidumbre y controlar lar variables con- trolables. refirmando as la voluntad de accionar cambios que aseguren el logro de los objetivos pro- puestas al menor casto y en un t h p o mfnimo.

    Resulta primordial contar con la informaci6n basica que caracterice los problemas existentes, pe- m el no poseerlos en f m a completa, no debe ser motivo que impida la planificacin, pudiendo m- diante la creacin de sisiemas de informacin u me. jorando padualmente el conocimiento de la rea- lidad, lo que permitir modificar o rectificar razo- nablemente los cursos de accin previstos a la luz de los nuevos datos. Como senda el Dr. Antonio Baltar: 'Todas las informaciones veraces son tiles pero ningn dato tiene que considerarse tan indis- pensable que su carenciadetenga o impida el co- mienzo de las tareas" (30).

    Es por lo tanto la planificacin un procew con-

    dicionantes que su jen y de las nuevas modalidades que Y presenten para operar los cambios.

    Se la considera tambiin como una doctrina, un , metodo, una tkcnica y un instrumento para lograr un n determinado, como un proceso ordenado que propone la formulacin de polticas de accin, objetivos generales y una estrategia adecuada para alcanzar los mismos.

    El esfueno de planif~car no debe 8er el accionr aislado de un individuo o p p o de individuns, sino que requiere de la integracin de p p o s polticos con voluntad de hacer, p p o s administrativos que apoyen las acciones que efectan los tbcnicos en la parte operativa, especialistas de las diferentes &I- plinas que aportan su conocimiento, rnttodo y tdc- nica, y la comunidad con el concurso activo en to- das las etapas del proceso (elaboracin, qecucin y evaluacin), de modo t d de lograr as una visin global e integral de los problemas que afectan a una sociedad y las alternativas posibles de soluci6n.

    poltico administrativo

    PROCESO DE PLANIFICACION - tecnico de la comunidad

    Considera la planificacin el tiempo, el sector y el espacio geogrfico donde se desarroUm lo pro- puesto. La eleccin de la alternativa de solucin que pennita alcanzar los objetivos fijados, tendr en cuenta el tiempo que insumir su ejecucin, el sector en el cual bsicamente se ubica (sin olvidar la intenelacin con otros sectores), y fmalmente el rea geogriia a cubrir, yendo desde un nivel na- cional a un nivel local.

    El factor temporal dentro del proceso de plani- ficacin establece planes de diferente duracin: a largo plazo (15 a 20 aos), m e d i o plazo (3 a 7 anos) y de corto plazo (1 a 2 aos).

    Las polticas de salud establecen la prientacin, para que la planificacin proponga las acciones a Uem a cabo para solucionar los problemas detec- tados.

    Se pueden considerar principalmente tres ni- veles de acuerdo al Brea geogrfica que abarque la planificacin:

    Un nivel nacional donde a partir del conoci- miento de la realidad y de los factores determinan-

  • tes de la misma se formulan los objetivos naciona- les y la estrategia para concretados. Establece as- mismo los distintos tiempos que se emplearn para la culminacin de las acciones, las regiones de planificacin y los polos o sectores de desarroUo prioritario.

    En un nivel regional se comprueba, precisa y d e termina la validez operacional de la regionazaci6n planteada por la pladicaciQ nacional (36). Elabora una politica regional de desanolio tenien- do en cuentalos objetivos y estrategias del desarro- Uo nacional. adecundolos a obictivos v estrate* regionales acordes con la realidid y las.necesida>es de la regi6n.

    En itima instancia se encuentra la pldca- cin local o de base, tambikn Uamada micropluii ficacibn por Ber la unidad ms pequeRa de planifk cacin. Este nivel en una escala inferior a las ante- nores en cuanto a su extensin, elabora obje- tivos y estrategias segn sus propias necesidades, con acciones que sirvan de base a las correspon-

    NIVEL NACIONAL

    (Macmpluiifiuci6n)

    Hanif. nacional - Objetivai nacionales - Estrategia

    NIVEL REGIONAL

    w. W d ) - Objetivos y estrategias

    regionales

    - Encuentro de las propuestas nacionales y la informacin local.

    NI\;EL KKAL (Micmplanificaa6n) Planif. local - Objetivos locales o

    microregionales - Acciones locales y de base

    a las acciones regionales y nacionales.

    dientes de las niveles regionales y nacional. Seaalados los niveles de planifaci6n y teniendo

    siempre presente la necesidad de que la poblacin participe en la planificacin de l a acciones a i n i trumentar, se puede considerar que por medio de la p l d i a c i n local. donde el trabajo es mas.es- trecho y directo con la poblacion, a est en mejo- res condiciones de efectivizar esa participacin consciente y activa de la comunidad.

    Se planteara as un doble flujo: uno descen- dente que parte de la planificacin nacional o ma- croplanificacin (donde quedan establecidos los grandes lineamientos) y otro ascendente desde la planificaci6n local o microplanificaci6n (donde establece y mantiene una estrecha relacin con los diversos aspectos de los grupos smiales). El en- cuentro & ambas corrientes se produciti a nivel rrgional donde la informaci6n que aporta el nivel local en los aspectos psiwl6gicoa y cultunlcs co- mo de las verdaderas aspiradones y necesidades de la poblacin local, permitir a la planifxacin na- cional efectuar los ajustes necesarios (36).

  • Para concretar la participacin de la wmuni. dad en la planif1uiei6n es necesaria au inserci6n mdual en los niveles locales Un punto de partida podran ser las organizaciones sociales. La p l a n 6 ac in de esta fonna recibira un aporte Uivalora. ble p a n poder expresar de mejor manera las necc- sidades y anhelos de la poblacin beneficiaria.

    Se pretende as que la poblacin tome concien- cia de las razones que frenan su dewol lo no sola- mente en el mbito l o d sino tambien en el con- texto zona1 y regional, que tenga una visin clara de los determinantes de su situacin actual, que comprenda el papel que le toca para lograr su auto- desarrollo, evitando el paternalimo y establecien- do una fluida comunicacin horizontal.

    En esta planificacin local la poblacibn podd confrontar NS necetidades con los r ecu~os ex& lentes y llegar a proponer pmgramas locales realis tas producto de un modo consciente y racional de actuar. -

    Todo lo precedente se lograd si se lo enfoca como un procew de educacin permante que lleve a la adquisicin de una conciencia crtica por parte de la comunidad hasta la elaboracin, ejecucin y evaluacin de los planes para su desarrollo.

    La planificacibn en salud debe tener muy en cuenta los factores referidos a las motivaciones y la conducta de los grupos sociales, los cuales se* diferentes y variados y condicionarn las acciones a desarrollar.

    En este sector el proceso de evduacin no pue- de quedarse en la observancia de lo producido en tkrminos fsicos y de cuantif~acion, sino ir mis alle y conocer los cambios culturales, sociopsicolb- gicos y educacionales que se desarrollaron en las poblaciones.

    Se requiere una estructura administrativa que acompae el pmceso, juntamente con un sistema estadistico de salud que incluya datos referidos a factores culturales, sociol@icos, psicolgicos y educacionales.

    "Para que el proceso de planificacin en saiud se cumpla, es necesario contar w n el apoyo y par- ticipacin de la comunidad. Las dificultades que han retardado la eficacia de los programas de salud a nivel de la comunidad, ponen de manifiesto La in- conveniencia de imponerlos de manera inestricta sin una consideracin previa de las caractersticas socioculturales de estos ncleos humanos".

    EL PROCESO PROGWATICO

    El desarrollo de acciones programadas permite seleccionar entre varias alternativas el camino ms

    adecuado a seguir para alcanzar el objetivo pm- puesto, con una mejor uiizacin de los munos disponibles.

    La pmgramacin como metodo se apca a to- das las 6nas del quehacer de un pais (economa, agricultura, saiud, mgeniera, industris, comunica- cin. educacin, comercio, etc.); y si bien sus eta- pas se identifican semnticamente de .diferentes formas, no hay duda que la esencia y secuencia es nica y comn en todos los campos.

    itimamente se ha propuesto wnsiderai la po- sibdad de que la pmgramacin educavo sanita- rin adopte algunos de los aspectos claves de lime- todologia que es propia de la comerciaiizacin. Quienes se muesiran pariidanos de tal pmpuesti se b m l n los exitm resonantes de esta, tal vez olvidando o minimizando sus fracasos. Surge el in- t m g a n t e si es posible "vender" salud de la mis- ma manera en que las grandes empresas comercia- les venden por ejemplo bebidas gaseosas (32).

    En principio no resulta f 6 d parangonar los sis. temas de salud y los de wmeraali2aci6n porque de alguna manera los diferencia la desigualimportancia que asume en ellos la consideraci6n de lo psicow ciocultural, y la diferente estnictura que tienen los establecimientos y s e ~ c i o s del sector salud en re- lacin al del h a comercial.

    En cuanto al aspecto puramente metodolgico, la conclusin es que no hay diferencias ignifica- tivas, salvo en la terminologa; tambikn en comer- cializacin se puede hablar de etapas (anais de situacin, planif~aein, organizacin previa, ejecu- cin y evaluacin) en un proceso caructerstica- mente circular o iterativo, con el tiimo tramo realimentando al primero en un ciclo continuo.

    La exigencia de tener en cuenta los deseos, ne- cesidades, expectativas y intisfaccin o no de los wnsumidons, el uso de un metodo integrado de comerciazacin combinada, que considere estra- tegia de precios. productos, tecnicas de comunica- cin y distribucin, y una informacin permanente sobre la respuesta de los wnnimidores y del mer- cado, son cuestiones de la comerclaracin que de alguna manera tienen su wmlato en el rea de la programacin educativo sanitaria.

    El concepto moderno de programacin en salud incorpora a la pablacion en cada una de l a etapas, abandonando de este modo el exclusivo papel de re- ceptor de las acciones que anteriormente tenia.

    La programacin participante debera ser el ni- co mCtodo en el presnre y en el hihiro si se pre- tende alcanzar el desarrollo integral del individuo y de la sociedad.

    "Se debe limitar por un lado, la accin del tc- nico en el sentido de que no debe ser una la pem- na que lo organiza y plane . todo y que adems, en una situacin de amba hacia abajo entrega, pro-

  • pone o simplemente ordena a la poblacin. Esta no se debe sentir simple objeto dentro del desarroo. sino que debe transformar su pasividad y tener la posibilidad de participar creativamente en toda accin que se relacione con eUa. Este relacin se da en una situacin de igualdad, donde no hay supe- rior ni inferior, sino tan solo dos sectores intere- sados solidariamente en la elaboraci6n de un plui

    que altere positivamente la situaci6n de salud por la que atraviesa la poblncin" (36).

    El proceso pmpm6tico o forma en que se ela- boza un p r o p m a a travks del tiempo, comprende varia etapas, que grfcamente podran sintetizar- se en un esquema circular para dar idea que se tra- ta de un proceso iterativo de realimentacin per- mentente.

    El diameiico de situnci611, apreciaci6n de la si- tuacin, analisis de mercado o informacin bsi- ca, tiene por objeto alcanzar el conocimiento mis completo y exahustivo posible del objeto de pro- gramacin .

    Para ese fm, resulta imprescindible una desuip- a6n detallada de la situaci6n problema tanto en lo que respecta a su magnitud como a los factores que la condicionan. Asimismo en esta etapa se de- bern conocer los recursos con que se dispone y la forma en que eUos estn organizados. Esto exige el relevamiento de datos que una vez analizados ge- neran la informaci6n biisica necesaria con la cual se alcanzar6 P explicar las causas y la dinimica de la situacin.

    Se deben utilizar indicadores los suficientemen- te especficos y precisos a efectos de que sirvan pa- ra su comparacin posterior.

    "Un indicador es una variable observable y fac- tible de medici6n que estando asociada a variables te6ricas y complejas, permiten selalar los niveles y cambios de la variable que en defuiitiva interesa" Izn. > ,

    Asi por ejemplo un indicador de la variable tko- rica "nivel de salud" es la tasa de mortalidad infan- til. Los indicadores en salud pueden mostrar aspec- tos negativos y positivos de la situacin (tasa de mortalidad versus expectativa de vida al nacer). En general en salud se utilizan m8s indicadores de as- pectos negativos que positivos.

    Sobre la base de la explicaci6n de la situacin hallada se har el anlisis de las perspectivas o p m nstieo, para establecer en que medida dicha situa- cin se mantendr sin cambios en el supuesto de que no se modifique la poltica presente.

    Como ltimo paso del diagnostico, se deber

  • mediante la comparacin del modelo ob- servado con un modelo te6ric0, fmto del cono- cimiento y la experiencia previa del programador, de Las polticas existentes y de las normas @entes; a fui de determinar si la situacin actual es satisfac- toria o insatisfactoria.

    La participacion de la comunidad en esta tarea de diagn6stico es primordial pues contribuid a la mejor determinaci6n de los problemas de los sen- tidos. En caso contrario el diagn6stico se limitara al descubrimiento de los problemas reconocidos por los tcnicos, que pueden o no ser los que real- mente resulten prioritarios p a n la poblacion.

    La toma de kis ionea o segunda etapa del ro- l ceso programtico tiene por objeto deffir. en ase al diagnstico de situacin realizado, planes y pro- gramas de accin concretos y detallados.

    Para ese fm, se analizarn las soluciones posi- bles al problema o cursos de acci6n necesarios para lograr la situaci6n futura deseada. Se deber asegu- rar el programador que las solucines tengan facti- bilidad tanto cientfica, tecnolgica, econmica como poltica.

    Es esta etapa lo suficientemente critica como para que se realice en forma combinada entre los t6cnicos y la comunidad, pues en la bsqueda de soluciones se requiere tanto el conocimiento cien- tfico y tdcnico como una apreciaci6n en profun- didad de los factores relevantes del problema. Re- sulta indispensable fijar prioridades en la atenci6n de los mismos, a fm de asignar los recursos en la forma mis conveniente.

    Posteriormente se selecciona entre las distintas alternativas de soluci6n aquella que resulte mas fa- vorable, la que dar origen a la estrategia a seguir.

    Se deben establecer los propsitos del programa teniendo en cuenta p a n su determinacibn las pol- ticas generales que rigen en el drea. Consecuen- temente se har lo propio con los objetivos, en forma clara, precisa y realista. En la defficin de ambos (propsitos y objetivos) se debe manifes tar el estado que se pretende alcanzar con respecto a la situacin problema, en un tiempo, rea y po- blacin a cubrir.

    Una vez priorizados los problemas, establecidos los prop6sitos y objetivos y seleccionadas las alter- nativas de soluci6n, se procede a la programacibn propiamente dicha.

    En eiia se determinan las acciones a realizar, se normatizan actividades, los recursos y se fijan las bases para el proceso de control del programa.

    Las normas o reglas de procedimiento deben ser claras a fm de asegurar que seaninterpretadas y apli- cadas correctamente, pertinentes a lo que se desea reglar, prcticas a fm de facilitar su cumplimiento y supervisin, realistas o alcanzables dentro de los lmites del programa y lo suficientemente elsti-

    cas como pan f a d i t u m aWtaci6n operativa- mente. Siempre d e k f b Jbttu y ser conoci- das por lo5 rcspoimbbi db ai b d b n y supervi- sin.

    Con el conochniento de h k M d a d e s a reali- zar, la poblaci6n sobis k c d m ejercern y el ni- vel de coberiurp; s d- lo motas del pro- grama que se c u m p h e n ' ~ ~ p a i o d m hasta alcanzar el objetivo totd a 18- del programa.

    Establecidas las metas w mJiun ha cuantifica- ciones de los recursos humana8 ymaterinles. Estas cuantificaciones sh la expraldn do la cantidad total de personal inteninienk on d pmgmma (tan- to instituciod como m u n i t u i o ) discriminando en sus diferentes categorias; u1 como la cantidad total de bienes de consumo y & capitd que reque- rir la ejecuci6n. La vaiorizdd6n monetrvia de los recursos humano5 y matedah da origen a los re- cursos fmancieras; el total & vaioriuciones constituye el pmpues to del progmrm.

    Para cuantificar los ncunos no d o es necesa- no haber establecido las m6t.s lino tambibn cono- cer el rendimiento de los mismor

    Resulta indispensable detemiirur 108 mecanis- mos de supervisi6n y control que regirn el progra- ma, por medio de ellos s efectuuln los ajustes necesarios a lo largo de la ejecucin.

    El control se ejerce mediante la comparaci6n de la accin con la norma y as surgir si se est Cum- pliendo o no con lo reglado pmnitisndo compro- bar la calidad de la misma. Ejercer el control per- mite sobre la marcha modiicar las acciones, evi- tando de ese modo la reiteraci6n de errores que podran afectar significativamente al proyecto.

    En la medida que el incumplimiento o error sea comunicado al personal que lo qecuta y se le brin- den los conocimientos suficientes para que modifi- que su accionar, se habr ejercido la supervisi611 del programa.

    Deber prever el programador el sistema de in- formaci6n que alimentar todas las etapas, pues de este depende la mejor coordinaci6n y adapta- ci6n del programa, dado las caractersticas de pro- ceso dinmico que tiene.

    Asimismo ser conveniente realizar un ordena- miento de las actividades a realizar y de los tiem- pos que insumirn mediante la elaboraci6n de dia- gramas que permitan d e f h e iutegrar Las activida- des y eventos en un tiempo establecido.

    La ejenicin e puesta en prctica del programa se ver facilitado en lamedida quela realicenquines hayan participado activamente en la planificacin.

    "El grado de ejecuci6n del plan est estrecha- mente relacionado con el grado de participacin d i c t a de los ejecutores en su elaboraci6n. Esto es tan importante que puede ser elevado a la catego- ra de un principio de la planificacin" (33).

  • . Para desarrollar esta erapa, resulta conveniente practicar a modo de prueba, ensayo o experiencia piioto,una ejecucin preliminar en una muestra representativa. Esto facilitar el ajuste del progra- ma y permitir evaluar las tecnicas y m6todosuti. Lizados; la capacidad y modo de desempefio del penonal y la receptividad de las acciones por parte de la poblacin.

    Forma parte del proceso de ejecucidn la orga- nizacin general del programa, que incluye la se- leccin y capacitacin del pemnal,la asignacion de funciones, responsabilidades, jerarquas y lneas de comunicacin previstas segn lo nomatizado.

    Basado en el concepto de programacin partici. pativa, tambin corresponde que la comunidad se organice para su intewencin. Es esencial que todos los sectores de poblacin, no slo los repre- sentantes o participantes directos, estn interiori- zados de la realizacin del programa a fui de evitar obstculos o barreras que lo limitarian.

    Asume enesta etapa un papelprotagnicounade las funciones de la administracin: la coordinacin En la opinin de algunos autores, "la coordinacin es la esencia de la administracin puesto que el lo. gro de la armona del esfueno individual hacia la consecucin de las metas del p p o es el prop6sito de la administracin. Cada una dejas funciones del administrador es un ejercicio decoordinacin" (23).

    La evaiuaci6n consiste en apreciar por procedi- mientos convenidos los resultados de un programa. La medicin de estos se realiza a travds de indica- dores, los que debern responder al objetivo para el cual sern utilizados. Los indicadores sern vii- dos, confmbleq especficos, sensible, de fcil in- terpretacin y de un costo acorde con el beneficio que b ~ d a n .

    La evaluacin comprende dos etapas: la de la e- valuacin propiamente dicha y la retroamentl- cibn del programa.

    La primera debe llevarse a cabo sobre las accio- nes programadas y ejecutadas, sobre los recursos y sobre los efectos del programa.

    Con respecto a las acciones programadas y eje. cutadas, se evala el logro de los propbsitos. obje-

    tivos y metas; los mbtodos y tcnicas anpleadas;el grado de cumplimiento de las nomis; k oportuni- dad, eficacia y efectividad de las acciones realiza- das; las formas de supeivisin y control empleados; el cumplimiento de la cobertura prevista;etc.

    En lo referente a r e cum, se evallia la sufuien- cia, oportunidad y disponibilidad efectiva de todos los tipos de recursos empleados (humanos. matc- riales y fmancieros); el desempefio del personal en base a las normas establecidas; el rendimiento de los recums empleados; el grado de participacin c0munitana:etc.

    En lo relativo a los efectos del programa, debe evaluane el impacto y receptividad del mismo en todos los niveles (desde el politico hasta el comu- nitario) as como el grado de concientizacin, in- formacin y motivacibn alcanzada y el desempello de conductas.

    El otro aspecto senaiado precedentemente, es la retroalimentacin. Las conclusiones que se obten- gan de la evaluacin servirn de base para la refor- mulacibn del programa con las modificaciones ne. cesanas, o para la formulacibn de un nuevo progra- ma si fuera conveniente.

    Realizar una evaluaci6n de la propia evaluacin, es sumantemente necesario, pues probablemente el mdtodo y los instnimentos empleados para Uevarla a cabo, pueden no ser los mds apropiados.

    La accin de cvaluar debe realizarse con sufi- ciente conocimiento, criterio y responsabilidad, pues sur resultados serviran para retroamentar to. das lac etapas del programa.

    Es conveniente determinar los plazos ms pru- dentes para evaluar el logro de los objetivos, de- pendiendo esto del tipo de programa. En el c m de los programas educativo-sanitarios, dado que el cambio de conducta o comportamiento es un pro- ceso lento e intensamente influido por las condicio- nes del medio, y slo verdadero en la medida que perdure en el tiempo; resulta conveniente ejercer la evaluacibn en plazos superiores al aiio de fuializa- do el programa.

    "Programar. en consecuencia, no consiste en elaborar un documento. Se trata de un proceso permanente" (33).

  • GUU PARA LA ELABORACION DE PROGRA- MAS DE U>UCACION PARA LA SALUD.

    A travds de la presente Gua para la elaboracin de programas de educacin para la salud, el gmpo d e trabajo pretende brindar un instmmento de aplicacin prctica a los responsables del desarrollo educativo.sanitario de la poblacibn.

    Resulta necesario explicitar a h n a s considera- cines previas, que facilitarn su interpretacibn y utilizacin.

    En primer tdmiino, es imprescindible para el programador conocer si las acciones a desarrollar integran otros programas especficos de s+ud/en- femedad, o por el contrario tendrn el carcter de un programa global educativcxsanitario . De ello depender: a) la necesidad de realizar un diagnsti- co mas o menos exahustivo, b) la posibilidad de contar con informacin bsica ya recabada por otros programas, c) la necesidad de dirigir las ac- ciones hacia un rea problema predetenninada, d) la dihponibidad de reninos propios del programa de origen: . .~

    Otro elemento sustancial que condiciona la mo- dalidad de programacin es el conocimiento de la forma en que se establece la poblacin blanco y la poblaci6n objetivo de las acciones a desarrollar, pues esta puede ser prefijada polticamente o ser resultante 16gica del diagnstico de situacin.

    Cabe destacar, en otro orden, que se han inclui- do en la gua a modo de ejemplo, la discriminaci6n de muchos de sus componentes (indicadores, objc- tivos, cursos de accin, actividades, etc.), a fm de dar especificidad y practicidad a la misma. Para su aplicacibn el programador deber seleccionar entre eUos los que ms se adapten a la situacin particu- lar y agregar otros que no fueron mencionados por el carcter general de este instmmento.

    1. DlAGNOSTICO DE SITUAClON:

    1.1 R s o M n d e d n t ~ 1.1.1 .ProblernAtica especf~a de salud.

    - Caracterizaci6n sanitaria. - Caracterizacin educativa en rela-

    cibn con salud.

    1.1 .Z.Existencia de recursos y organiza- cin.

    1.1.3. Factores condicionantes. - Caracteristicas demogrficas. - Caracteristicas educacionales. - Caracteristicas socioculturales. - Caractersticas actitudiiales. - Caractersticas socioecon6micas. -

    - Caracterscm #e&ificas y de transpotte.

    - Carsctcrinicac del ambiente. - CYoctersticas d o p o l t i c ~ .

    1.2. ELboradny.niliL&laditos 1.3. RodsoeO

    1.4. E n h u e i h

    2. TOMA DE DECISIONES: 2.1. Ropbato

    2.2. Objetivos

    2.3. Meta3 2.4. Estrategin

    2.5. Cursos de accibn.

    2.5.1 .Principales dreaseducativo sanitaRas 2.6. Recursos y su orgmkaubn . ,

    2.6.1 .Reamos humanos 2.62. Recursos flsicm 2.63 . R e c m fmancieros 2.6.4.0rganizacin de los recursos.

    2.7. SupeiWii6n y control

    2.8. Cronogranu de actividades.

    3. ElECUClON

    3.1. ReparatoM 3. I .l. DesanoUo de contenidos 3.1.2. Produccibn de medios educativos. 3.1.3. Capacitacibn y adiestramiento de

    personal. 3.1.4. Coordinacibn previa intra y extra-

    sectorial. 3.2. Ejecuci6n plena.

    4. EVALUACION

    4.1. Evaluacin propiamente diiha 4.1.1. De acciones programadas y ejecuta-

    das.

    - Poblacibn objeto y sujeto - Mdtodm y tcnicas empleados. - Recursos

    4.1.2. Efectos del programa

    - En relacibn a los propktos y objetivos programados.

    - En relacin a situaciones no pre- vistas en el programa.

    4.1.3. Influencias externas.

    4.2. Retroalimentacibn.

  • 1. DIAGNOSTICO DE SITUACION:

    Comprende: 1 .l. Recoleccibn de datos.

    1.2. Elaboracin y a d Y de los datos.

    1.3. Pron6stiw

    1.4. Evaluacin 1 .l. R c e o l 4 6 n de datas: 1.1 .l.Roblemiu espcffica de &d:

    CuicteriEsa611 sanitani.

    - Caracterice la poblacin desde el punto de vista sanitario mediante la utuizaci6n de indicadores apropiados (esperanza de vida. morbi-mortalidad. etc.). Conozca las condiciones sanitarias del ambiente.

    - Conozca su evolucin hjpt6rica y establez- ca su tendencia.

    - Resuma la cantidad y calidad de los servi- cios asltenciales. Especifique la cobertu- ra de La poblacin del rea. Caracterice los servicios de salud segn sean eecesrbles, continuos, completar y personalizados.

    Caracterhcin educativa en rek&n con &d.

    - QuC acciones de educa~in sanitaria se han efecutado o se efectuan?

    - Sobre que poblaci6n y en que na geo- grka?

    - Por medio de que grupos o hstituciones? - Ia poblacin est concientizada, informa-

    da, motivada con respecto al cuidado de su salud? Toda eUa o parcialmente?

    - La acciones han sido efectivas?Se tndu. cen en cambios de comporiamiento favo- rables?

    1 . I .Z.Eristeu& de rawsos y m orgadwin: - Existen politicas de nivel superior y10

    legislaciones vigentes, intra o extrasee- torial. o compromisos internacionales, que puedan condicionar de algn modo la fomulacin deprogramaa?

    - Indique cuales son los recursos sanitarios y educativos existentes, pblicos y priva- dos, fsicos y humanos.

    - Reste especial atencin a la existencia de servicios de educacin sanitaria. Detalle la situacin de los mismos en lo referente a su ubicacin dentro de la estructura de la organizacin y el nivel de comprensin y apoyo que reciben por parte de la misma.

    - SeRale la forma en que los recursos de Jalud eatn organizados (sistema de redo- nalizacin, coordinacin funcional).

    - QuC otros recursos podrian ser afectados a las acciones del programa?

    Medios de municacin social: diarios, refistas, radios, canales y retrasmisoras de T.V., etc.

    - Recursos comunitarios: Ifdem, organiza- ciones comunales, vecinales y regiosas, de ncreacin, etc.

    - Recuraos cvicoculturales: bibliotecas, clubcs. mur-, etc.

    - En que wndiciones podran ser utiza- dos? Con qu alcancc y cobertura?

    - Hay fanons (intereses comerciales o in- diistriaies, publicidad, etc.) que contribu- yan favorablemente o desfavorablemente a la accin de salud?

    1.1.3 hcom wndidomm~ : c a w e d ~ d e m o g # m : - Indique el tamao de la pob!aci6n, su es-

    tructura segn edad y sexo, el crecimien- to vegetative de la misma mediante la uti- lizacin de las tasas de natalidad, morta- lidad y migraciones.

    - Conozca la distribuci6n de la poblaci6n en reas urbanas, suburbanas y ~ r a l e s (en relacin a la poblacin centrada y dis. pena), densidad poblacional y tamafio de la fsmilia.

    - Indique la existencia de diferentes grupos btnicos.

    CamctaiJtieas euacionale8: - %ale los principales indicadores del

    nivel de instmccin de la poblaci6n: anal- fabetismo, desgsanamiento eswlar, deser- cin escolar, poblacin segn diferente ni- ve1 de instrucci6n (primario, secundario y terciaio).

    C ~ ' ~ s ~ W e p :

    - Caracterice la poblaci6n segn estratifica. ci6n social.

    - Identifique las percepciones y motivacio- nes mis trascendentes que guan los com- portamientos de la poblaci6ri. Considere las creencias, tabes, hibitos de la comu- nidad.

    Cane

  • poblacin? De que manera son manifei tadas?

    - Investigue el grado de satisfacci6n en fun- ci6n de los efectores de servicios de salud.

    - Detalle las expectativas de la poblacin con respecto a este servicio.

    Caractuhcmsoeioeconmicas: - Detalle cual es el ingreso anual per cApita,

    producciones bsicas, nivel ocupacional, principales fuentes de trabajo, etc.

    Caraeterihcm mi y de immporie: - Senale lasparticularidadesclimAticas y t?:

    pogrAficas, como asf mismo las vas y me- dios de comunicaci6n (km de carreteras, tipos de caminos y medios de transporte).

    Caracberdieds del ambiente: - Conozca lascondiciones sanitarias del am-

    biente.

    CPrscterstieds soeiopdticss:

    - Cual es el sistema de organizacin del g e bierno, la divisi6n poltica, niveles y juris- dicciones. Conozca la legislaci6n en vigen- cia.

    1.2. Ehbonci6n y ancilisis de los datoi: - Seleccione , resuma y relacione los da-

    tos recogidos a fm de poder elaborar informaci6n especiica y iitil que per- mita explicar la situacin.

    - De la informaci6n analizada, cules son los elementos que caracterizan esencialmente la situaci6n problema?

    - Es necesario ampliar la informaci6n disponible?

    1.3. Ron6dieo:

    - Cui sera la probable evolucin natu- ral espontnea de la situacit~n?

    1.4. Epihua6n:

    - Compare el modelo obknado ( reali- dad observada) logrado mediante la ejecuci6n de los pasos previos, con un modelo te6rico posible de alcanzar da- das las circunstancias.

    - Considere la conveniencia o no de efectuar determinadas acciones.

    2. TOMA DE DECISIONES:

    Se determinar: 2.1. Prop6Ytos 2.2. Objetivos 2.3. Metas

    2.4. Estrategia 2.5. Cursos de acci6n y acti-

    vidades 2.6. Recursos y su organiza-

    cin 2.7. Supervisin y control 2.8. Cronograma de activi-

    dades

    2.1. Rop6sa:

    - Defma la situacin futura deseada que se pretende alcanzar con la ejecucin del programa. Imagen-objetivo, ima- gen-horizonte.

    2.2. Objetiva:

    - Plantee con precisin y en forma cuan- tificable en thminos relativos los cam- bios de situacin necesarios para cada uno de los factores decisivos del pro- blema.

    - Indiques cul ser la poblaci6n a cu- brir por las acciones (total o grupos se- leccionados: poblaci6n blanco).

    - Cobertura: En que porcentaje de la poblaci6n escogida (poblacin blanco) se desarrouarn las acciones?

    - Area geogrf~a: Cul ser la zona geo- grfica donde se desarrollar el progra- ma?

    - Cual ser la extensin temporal del proyecto?

    - Formule objetivos claros y realistas que guarden un adecuado orden de prioridades.

    2.3. Me-: - Cuantifique en valore8 absolutos cada

    uno de los objetivos formulados. Po- drn abarcar tiempos parciales O coin- cidir con el plazo total establecido pa- ra el cumplimiento del objetivo en un rea operativa determinada.

    - Establezca de ser posible, indicadores vlidos, confiables, especf~os, sensi- bles, sencillos y de facilidad y costo re- ducido, para la obtenci6n de los datos.

    2.4. Estrategias:

    - Establezca el conjunto de actividades escalonadas en el tiempo que permitir Uevar la situaci6n actual a la deseada.

    - Seleccione y j.istifique, teniendo en cuenta criterios de aptitud y coheren- cia interna v externa. factibilidad t^

  • nica y ew&mica y viabilidad socio- poltica, la estrategia a seguir entre to- das las alternativas posibles.

    - Seleccione cursos de accin y activida- des en las principales Areas problemas detectadas, en el marco de la estrategia establecida.

    - Normatice la cantidad de actividades a desarrollar en los diferentes c u m s de acci6n. a fui de poder determinar la eficacia del programa.

    - Normatice las caractersticas o iiioda- lidades en la realizacin de las aetivida- des a efectos de establecer su eficien- cia.

    2.5.I.RmcipJes reas educativas sanitarias:

    - InvestigacHIn y nomatizacibn - Romoci6n comunitaria - Comunicacin social - Producci6n de medios educativos - Formacin de recursos humanos - En cada una de ellas se enuncian a modo

    de ejemplo: objetivos, cursos de accin y actividades posibles.

    AREA DE INVESTiCAClON Y NORMATIZACION -

    Objemos: - Investigar las percepciones, motivaciones, actitudes Y conductas de la comunidad iad. - Investigar y normatizar los contenidos, tbcnicis y mCtodos educativo-sanitarios.

    Curso8 de iccibn: - Investigacih y nomatizaci6n de: . Contenidos de BplUd en los programas de estudio de la ensefianza sistemtica, con

    particukr CnfuYs en los nivele8 primario y mcundario. . Las distintas posibilidades de la enailinza no formal . Uso de ayuda^ audiovisuales y dis&ntos medios de comunicacin social. . Las t4cnicu de participacibn de la comunidad en pmgramns de Educacin para la

    Salud. - invesogacin con un enfoque muldbcipnaRo de los problema8 de d u d . - investigacin de conocimientos, opiniones, actitudes y mnductas de la poblacin. - Invcagicin sobre mcursos educatiPos. instituciondes y mmunitarios que puedan co-

    laborar con el pmgmna. - Invesogacin sobre la eficacia de ka difsrentss t b a i i w y mCtodos educativos en pobla-

    ciones de diferentes ingresos y de diferentes heas (urbanas y rurales). - Investigacin de las actitudes de la poblacin en lo que reapecta a los adelantos tecno-

    lgicos de la medicina y los mbtodos tradicionales.

    Acovlddea: - Constitucin de equipos interdiaciplinmios (ciencias de la d u d , la conducta y la edu-

    cacin) para el estudio de La pmblemhtica educ&tivoamitmk. - Entrevistas individuales y grupales. Encuestas de conocimientos, opiniones y actitudes. - Estudio de documentacin y bibliografa. - Aplicacin de tbcnicas de i n v c ~ b n opsrativa - Medicin de audiencias y de respwstas actitudinales en el uso de los medios de comu-

    nicacin social y de ayudas audiovidea. - Entievistas con informantes clavss - Aplicacin de determinada tbcnica educativa en diferentes reas y10 poblacin y anali-

    zar los remitados.

  • AREA DE PROMOCION COMNiTARIA

    Objetivosr- = lfmmover una organizacin mmunitaria basada principalmente en los conceptos de auto- responsabilidad y autoayuda.

    Cursos de accin: - Romocin de un voluntariado activo, responsable y dinmico, wnstituido por lidercs

    grupos e instituciones de la propia comunidad. - Fomento de prcticas y experiencias comunitarias de coopc~acin mutua wlidaria. - Participacin en programas de desarrollo comunitario intm y extrassctorial (Pmmo-

    cin y Asistencia de la comunidad, Servicio Social, WA, Menor y la Familia, etc.) - Apoyo tmico y fmanciero para la organjzaci6n wmunituii. - Coordinacin adecuada permanente de los &les mstitucianales y mmunitario.

    Actividades: - Seleccin y motivacin actitudinal de voluntarios por enimvbtss individuales y grupa-

    les, cursillos, etc. - Prcticas wmunitarias:

    . Satisfaccin de necesidades sentidas (wnstmccin de d e s y caminos, de lugares da recreacin, servicios de provisin de agua o de dispoeicin de exmtas, etc.). . Limpieza e higienizaci6n de lugares de uso w m h .

    . Cuidado y atencin de enfermos e impedidos.

    . Participacin activa en otros programas de salud y bienestar wcial. - Construccin de grupos de trabajo conjunto, de comisiones de mhc, y wordinacin

    permanente entre los niveles institucionales y comunitarios, intm y extrnsectorial. - Subsidios.

    AREA FORMACION DE RECURSOS HUMANOS

    Objetivos: - Integxar equipos interdisciplinsrios principalmente en el nivel de pbificacin y wnduc- cin de la educacin para la salud.

    - Romover la mcorporacin de contenidos de educacin para la salud en la formacin de Z personal.

    - Disponer de personal intira y extrasectorial y de retrasmisores comunitarios, con wnoci- mientos, habilidades y destrezas para el ejercicio de funciones educativo d t a r i a s .

    Curaos de accin: - Incorporacin al equipo de educacin para la salud de profesionales de ciencias de la

    d u d , la conducta, y laeducacin. - Promover la introduccin de wntenidos educativo sanitarios en los planes y programas

    de estudio en la formacin de docentes de la enseanza &temtica. - Romover la introduccin de contenidos bsicos de salud y ciencias w&es y de la e-

    ducacin en los planes y progamas & estudio del personal de nivel tcnim intermedio con accin comunitaria.

    - Adiestramiento en servicio de personal profesional, tcnico y auxiliar de los estableci- mientos y servicios de salud.

    - Adiestramiento en servicio de personal directivo, supervisor y docente de la educacin sistemtica, principalemnte en el h a de la educacin primaria y mcundaria.

    - Capacitaci6n y adiestramiento a personal extrasectorial y comunitario con funciones vinculadas directa o indirectamente con la educacin para la salud.

    Actividades: - Cursos, seminsrios, conferencias, jornadas, ateneos, congresos. - Capacitacin a distancia (cunios, correspondencia peridica). - Estudio y diseao curricular. - Residencias, becas y puuintas. - Experiencins docentes en terreno. - Pmeba piloto de adiestramiento.

  • AREA DE PRODUCCION DE MEDIOS EDUCATIVOS

    Objetiva - Disponer de materiales grfiws y audioviauales sdecuadm a los nes y objetivos de la educacin pan la salud.

    Curaos de accih: - Produccin de mataiaies educativos con metodos y tcnican que posibiiitan la partici-

    pacin representativa de gtupos y mctores del personal inteiviniente y comunitario destinat&o. - Asesoramiento a inseitucines pdblicas y privadas y comunitarias que produzcan o pub dan producir materiales educativos.

    Actividdes: - Redaccibn, ilustracin. diagromacin y disea0 de maiariaies, con evaluaciones premi-

    nans de prototipos y prepmeba adecuadu. - Produccin Y evaluacin de maieriales educativos con repmEntantes de grupos y mc-

    tores destinainrios, constituidos en comitbs. - Conseitucin de equipos tcnicos profesionales de asemamiento para la produccin de

    materiales.

    AREA DE COMUNEACION SOCIAL

    Objetivos: - Proponer una adecuada comunicacin entre las personas con el objeto de alcanzarlos fi- nes de la educacion p a n la salud.

    -" Curso8 de accin:

    - Relacionar las variantes de comunicacin interpersonal y/o masiva con la estrategia co- municacionai propuesta del programa y seleccionar las ms adecuadas.

    - Romover la educacin para la salud a nivel de todas las mstituciones pblicas mtra y extrasectoriales, privadas y comunitarisa que deourollan acciones vinculadas con la co- mu~cacin s o d .

    Actividades: - Medios de comunicacin m& radio, televisi6n: emisibn de tandas, introduccin de

    contenidosy mencnjesen programas periodsticos y de inteds general. - Cine: distribucin y proyeccin de pelinilas educativas y cortos promocionaies educa-

    tivo m a i t ~ o s en circuitos & cine comercial y de cine s o c d y recreativo. Teatro, car- teles mbvhs, carteleras en lugues pdblicos.

    - Renpn eocrita: publicacin de avisos destacados, notas de inters general. - Medios de comunicacin interpermnal: charlas gtupales, entrevistas. debates. rol pla-

    yhg.etc.,mti la utilizacin de ayudas audioviwtales Y diahibycibn de material 5bCico conirponda. Demostnciones prcticu, huertas, taleres, visitas guiadas.

    - Encuentras inntitucionales intersectoriales periodicos. Coordinacin inter y multiacc- torial permanente.

    -

  • 2.6. R e c u ~ o s y su organizaci6a:

    - QuC clase y cantidad de recursos re- querira la ejecucin del programa?

    - Considere tanto recursosliumanos co- mo fsicos (edilicios y equipamiento) y fmancieros; discriminados por ireas (institucional-intra y extrasectorial-p- blicos y privados - y comunitarios).

    - Cuntos y cules son los recursos a ges- tionar? (Considerar la disponibilidad de recursos en las distintas reas)

    2.6.1.Recuniai humsnoe:

    - Determine la cantidad y calidad de los recursos:

    a) Propios de programa: personal profe- sional, tbcnico, administrativo y auxi- liar (medico, psiclogo social, antro- plogo. asistente social, educadores sanitarios, veterinarios, enfermeras, nu- tricionistas, dactilgrafos, choferes, etc.).

    b) Retrasrnisores institucionales intrasec- toriales (personal de los servicios de a - lud) y extrasectorial (personal del rea educacional, de bienestar social, comunicacional, agropecuaria, de re- creacin, del comercio y de la indus- tria, etc.).

    c) Retrasrnisores comunitarios (lideres y ... gmpos comunitarios).

    2.6.2.Reai~os fsicas: - Determine la cantidad y tipo de los recur-

    sos edilicios y de equipamiento necesarios (sala de espera hospitalaria o de centros de salud, aulas de escuelas, salones de so- ciedades de fomento vecinales, vehculos para movilidad, proyectores de cine y au- diovisuales, equipos y materiales para im- presin grfica, produccin de ayudas au- diovisuales, etc.).

    2.6.3.Recwce f ~ c i i e r o s : - Valorice en tbnninos econmicos los re-

    cursos humanos y fsicos necesarios para el desarrollo del programa (elaboracin del presupuesto por programa).

    2.6.4.0iganLacin de los r a m o s :

    - El programa cuenta con una edmctun es-

    pecifica propia? o se integra a la estructu- ra del programa de ori2en? -

    - Como estar organizada dicha estmctura? (niveles de direccin, ejecucin, supemi- sin, control y evaluacin de las acciones)

    - Cmo se reiacionnr esa estructura con las dems reas y sectores de la organiza- cin?

    - Tendd adecuadas atribuciones para la coordinacin itra y extrasectorial pro- gramada y la necesaria autonoma para la toma de decisiones?

    - Cuil ser el sistema de informacin per. manente, que con el fm de retmalimentar y coordinar el programa, lo regir inter- namente?

    - Establezcala formaen que estarn organi- zados los recunos se@n niveles de com- plejidad (nivel central, intermedio y o p e rativo).

    - Determine las lineas de dependencia jerr- quica intrauctorial.

    - Determine las lneas de coordinacin in- tra y extrasectorial.

    - Normatice las actividades y responsabili- dades en cada categora de personal y en los recursos humanos en general.

    - Normatice las caractcristicas de los recur- sos fsicos necesarios.

    2.7. Supengih y control - Explicite la forma en que se ejercer

    la supervisin y control en todas las etapas del programa:

    - Que supervisar: cursos de accin, acti- vidades, recursos humanos, metodos, y tecnicas empleadas, medios utiliza- dos, etc.

    - Como supervisar: instmmentos y crite- rios a utizar.

    - Quien supemisa: personal responsable de ejercer esta funcin.

    - Cuando supervisar: momentos de la ejecucin en que se desarrollara.

    - Badndose en los resultados de la supervisin y control, normatice ade- ms el sistema de informacin previs- to para retroalimentar el programa en cada una de sus etapas.

    Las nonnas apiicables t an to a actividades y recursos como a supervisin y control debern estar escritas, ser claras,

    pertinentes, elsticas y realistas.

  • 2.8. C r o n o p m de actividades: - Qu plazos de ejecucin pueden estimarse

    para cada una de las etapas del programa?

    - Estime el tiempo ptimo para cada una de esas etapas.

    - Cmo quedan relacionados en los tiempos de ejecucin los distintos pasos del pro. grama.

    - Indique el tiempo total previsto para la ejecucin del programa. Considere la posi- bilidad de trabajar en base a diagrama de flujo, grficos deGantt o Pert o cualquier otra forma adecuada de diagramacin.

    3. EJECUCION:

    Etapas: 3.1. Preparatorias, de organizacin previa o de ajuste inicial de pro- grama.

    3.2. De ejecucin propiamente dicha.

    3.1 . Preparatoria: 3.1 .a. Desam>Uo de contenidos:

    Consiste en la elaboracin de lneas si- npticas y mensajes a partir de los con- tenidos (ideas fuerza) normatizadas en la etapa de programacin previa. En cada caso se realizarn pruebas y eva- luacin de prototipos en pequea exa- la (a nivel de personal del programa y de poblacin objetivo). En las pruebas - y evaluaciones considerar grado de comprensin e inters que despiertan los mensajes, la retencin de conteni- dos y la identificacin de puntos dbi- les y fuertes.

    3. l .b.Roduccih de medios educativos:

    Consiste en la produccin de todos los materiales programados, en base a pro- yectos probados y evaluados en la eta- pa anterior.

    3.1 .c. Capacitacin y adiestramiento de per- sonal: Consiste en la ejecucin de todas las acciones de capacitacin y adiestra- miento del personal que iniciar el de- sarrollo del programa.

    3.1 .d.Coordinacin previa hhs y eximec. t o a :

    Consiste en la realizacin de todas las actividades de coordinacin que son necesarias para poner a todas las reas de accin programadas en condiciones de funcionar en plenitud.

    3.2. Ejecuan pkni: Consiste en el desarrollo de los distintos cursos de accin y actividades selecciona- dos y cronogramados previamente. En esta etapa son de fundamental impor- tancia las actividades de supervisin, con- trol y evaluacin continua, a efectos de responder adecuadamente a estos interro- gantes principales: - En qu medida el programa va satisfa-

    ciendo los objetivos y metas estableci- das?.

    - En qu medida el programa est cum- pliendo las normas de calidad, produc- cin, rendimiento y cobertura?

    - Qu modificaciones necesitaran hacer- se para ajustar el programa sobre la marcha?

    4. EVALUACION:

    La evaluacin se ajustar a las previsiones que al respecto hubieran sido formuladas en el progra- ma (objetivos, instrumentos y mtodosseleccio- nados, procedimientos de medicin, grupos tes- tigos, recursos, sistema de informacin).

    Comprende: 4.1. Evaluacin propiamente dicha

    4.2. Retroalimentacin.

    4.1 Evaiuacin pro-ente dicha: 4.1.a.De acciones programadas y ejecutadas:

    Qu porcentaje del total de acciones pro- gramadas en cada rea llegaron a cumplir- se? Las actividades cumplidas, se hicieron en tiempo oportuno? Estuvieron a cargo del tipo y categora de personal previstos? - Poblacin objeto y sujeto de la accin:

    Las acciones desarrolladas, cubrieron el nmero y los grupos o sectores de pblacin objetivo programados?

    Hubo alguna diferenciacin por rea geogrfica?

    - Mtodos y tcnicas empleadas: Los mtodos y las tcnicas empleadas, fueron adecuadas para alcanzar losob- jetivos y metas propuestas? La Aplicacin de los mtodos y las tc- nicas se ajust a las n o n a s programa- das? 'si no fu as: hubo factores limi- tantes o condicionantes determinados (disponibilidad de recursos. prepara- cin insuficiente de personal, etc.

    - Recursos:

  • Se dispuso real y efectivamente de los recursos programados? Si no fue as: de que'tipo y calidad de recursos no se dispuso? Cules fueron las razones de la falta?

    4.1 .b Efectos del p m g m - En relacin a los propsitos y obje-

    tivos programados:

    Se logr el nivel de concientizacin, informacin, motivacin actitudinal o cambios de comportamientos pre- vistos en la imagen objetivo?

    - En relacin a situaciones no previs- tas en el Programa:

    Hubo modificaciones de la realidad inicial que pudieran atribuirse' al programa y que no fueron previstos originariamente?

    4.1 .c iniiuenciss externas:

    Hubo influencias externas que favo- recieron o dificultaron la marcha y los resqltados del Programa? (mo- dificacines demogrficas, situacio- nes ewnmico-sociales, efectos de otros programas, etc.).

    - Cules son lasconclusionesde la evalua- cin con significacin para replantear la fonnulacin de un nuevo programa o cambios en el que se lleva a cabo?

    - cules son los mecanismos de ajuste programados o disponibles para capita- lizar en el actual o el nuevo programa la experiencia de evaluacin realizada?

  • 1. Alma Acta 1978 Atencibn primaria de la salud. Serie "Salud para todos" NO 1.

    2. Alonso Virgilio. Apuntes de clase. Espuba 1983 3. Alonso Femndez V.. Biocca.Sa1. "Evolucibn

    en Salud Pblica", ~ e & t a de salud Pblica, Mi- nisterio de Salud Pblica Pcia. Bs. As. No 9/10 1968 oai. 31. ~ - - - -

    4. Andueza, Elena y otros. Monografa "Medicina comunitaria". Eseuba 1983. Citedra Atencibn de las personas. EL. de Salud Pblica.

    5. Bhalerao, V.R. "Los escolares, promotores de salud de la f a W . Foro Mundial de la Salud" Vol. 2 NO 2.

    6. Biocca Sai. "As~ectos doctrinarios de la edu- cacin para.Salud". Serie de informes tecn i i s S1 NO 1 1970.

    7. Biocca, Sal, Apuntes de clase. Espuba 1983. Cursos de Diplomado en Salud Pblica. Esc. de Salud Pblica. Bs.As. Argentina.

    8. Bleger Jod . "Psicologba de la conducta". Edi- toripl Eudeba 1968.

    9. Bullaude Jod . Apuntes de clase Espuba 1983. Curso de diplomados en Salud Pblica. E x . de Salud Pblica. Bs.As. Argentina.

    10. Bumey L. OPS Vol LX NO 5 pag. 391. 1966. 11. BOSP "Auxiliares rurales de salud adiestrados

    por el Ministerio de Salud Pblica". Vol. 94 NO NO 6 Junio 1983.

    12. BOSP "Prioridades. cuestiones y problemas en . las invesgaciones sobre cducacibn para la sa-

    lud, con especial referencia a las naciones en desarr@o". Vol. 89 No 1 Julio 1980.

    13. BOSP "Unidades didctica sobre el objetivo y la estrate 'a de la atenabn primpria". Vol. 94 tio 94 8 3 Mano 1983.

    14. Bosh y Segovia. "Enseando y aprendiendo me- dicina integrada". Medicina administrativa NO 4 Vol. 4 - 1970.

    15. Crito Adolfo "Obsmciones sobre el factor so- cial en el desarrollo argentino". Centro Univer- sitario de poltica social. Univ. Nac. de Crdoba

    16. Cromberg J.E. "Que es la enseanza audion- sual". Ed. Columbia. Coleccibn Esquemas. No 1 1 3 1 0 7 1 -.-. . , ,L .

    17. Deferrari, Juan J . "La educacin sanitaria en un programa de salud Pblica". Revista de Salud Pblica. Pcia. de Bs. As. No 2 pag. 21.31. 1962

    18. Estadsticas de la educacibn. Ministerio de Edu- cacibn. 1982.

    19. Graciccia, G. "La educacin sanitaria en la lu- cha antipaldica iporque ha fracasado?. Foro Mundial de la Salud. Vol. 2 No 3. 1981.

    20. Hochbaum G. "Lo que puede y lo que no pue- de lograr la comunicacibn. Comunicacin y cambio de comportamiento" VI1 Conferencia Intemacional sobre la salud y la educacin sani- taria. Actas Pag. 345.1969.

    21. Hubbard y col. "La familia en la formacin del

    estudiante de medicina" OPS. 1975 - Vol NO 1 LIX.

    22. Instituto de cultura popular. Educacibn asiste- mtica en comunidades rnughies. Reconquis- ta Santa Fe. Argentina 1981.

    23. Kooniz H. y col. "Curso de Administracin Mo- derna: Un anlisis de las funciones de la Admi- nistracin". Ed. Librios Mc Graw-Hill Mexico 1973. - - ..

    24. m o r e G.W. "Papel de la Educacibn en la Medicina Reventiva". Revista de Salud Pblica NO 13/14. Julio 1969.Pag. 100 - 101.

    25. Le Meitor-Kaelum A. "Alpunos resultados de la innsgncibn Abre la comnican". Actas VI1 conferencia Internacional sobre la salud Y la educaci6n spnitaria. Pag. 350.1969.

    26. Massolo QM. Formacibn de Recursos en Educa- cin Sanitaria. Serie 1 No 1 1970. Informe tc- nico. Depto. Educacibn para la Salud.

    27. Ministerio de Salud Rlblica y medio ambiente. "AQgnacibn de Recuraos para la Salud". Apor- tes para la toma de deckiones Bs. As., 1981.

    28. Minismio de Bienestar Sociai y Secretara de Salud Pblica. Argentina "Bases de la Educa- cibn para la Salud". Serie 1 No 1. 198 1.

    29. Ministerios de Bienestar Sociai. "Planificacibn y evaluacin de servicios de Educacin Sanitaria". Bs. As. Serie 1 NO 3.1971.

    30. "Ministerios de Salud Pblica de la hw. de Bs. As.". "Pbitlcacin en el C m e o de la Salud". Revista de Salud Pblica No ll ; l2. 1968.

    31. Ministerio de Salud Pblica de la prov. de Bs. As. "Ei Proceso de Pianificacibn y Glosario de tnninos usados en planificacibn" Revista de Salud Pblica Bs. As. No 6. 1963.

    32. Nwei W. "Un modelo de sistemas para la comeraalizacibn de la salud". Resentado en el U e r de comercializacibn y fomento de la saiud auseiciado por la universidad de Ohio Y la Ame- ricen ~arke t ing Association Athens, 0hi0, Ma- yo. 1982.

    33. OPS. "Roblemas conceptuales y metodolgicos de la prommacin de la Salud". Publicacibn cientfica NO 11 l . 1967, ~~ ~~

    34. OPS. Editorial. VO. LIX. No 1 Pag. 43. Julio 1975.

    35. OMS. "Calidad de Vida, desarrollo intersecto- rial y participacin de la comunidad IMPLANI7 Abril 1982.

    36. OPS. "Pianificacinparticipante" 1969Semi- nario Latinoamericano de Educacibn Sanitaria en relacin con planificacin en salud Informe Final.

    37. OPS "Procedimiento para la formulacin de po- lticas de Salud". 1973.

    38. OPS. "Fomulacibn de polticas de Salud". San- tiago Chile 1975.

    39. Rearte Mercedes y otros. "Antecedentes sobre

  • propuestas de formacin especifica en educa- 48. Sonis y Col. 'T"caci6n". (A. Lanza). "Ro- W6n para La salud". 1977 Bs. As. Argentina. gramaci6n" (N. Perrone). Atencin de la Salud"

    40. R-ta Educad611 para la Salud. "La eduaci6n 1975. sanitaria en la enseanza sist6maticaW. Secre- 49. Standard K. Y Kaplun Educaci6n Sanitaria: tara de Estado de Salud Pblica No 36 pag. 3, Nuevas tareos y nu&w criterios Crnica de la 12. 1973. OMS 37 (2) pag. 79-83. 1983.

    41. Revista educad611 para la Salud. Secretara de 50. Sweemer. Cecile de "L. wmunicaci6n y la di- Estado de Salud Pblica de la Naci6n No 39 fusi6n de mformacibn" Devleoment Comunica- abril 1977. tions Revort -No 27 -Julio 1979. - -

    42. Sarasata. Mary. Evaluaci6n de las necesidades 5 1. Terry Giorge h c i p i o s de Adminishacibn. de la wmunidad. Florida Washington. Sbarra N. "La escuela debe ser el centro de la educad611 para la Salud". instituto Superior de Educaci6n Sanitarh". (ISES). 1970. Segovia J. "La Educaci6n Sanitaria en el Hospi- tal". Revista de Salud Pblica. Ministerio de Salud Pblica de la prov. de Bs. As. NO 8 Pag. 29. 1965. Segundo Congreso Nacional de Eneeanza Au- diovisual de La Plata. "Comunicacin Audiovi- mal". 1973. Smith y Smith. "La conducta del Hombre". in- troduccin de la Psicologia. Traduccin Ed. UnivmitmiaBs. As. 1967. Sonis A. y Colaboradores. "Desarrollo Econ- miw Social y Salud Medicina Sanitaria y Admi- nistracin de Salud" Pag. 39. 197 1.

    52. Recomendaciones de los Discusiones T&cnicas en Nueva Politicas para La Educacin para la Salud en la Atencin Primaria de la Salud. 360. Asamblea Mundial de la Salud -Ginebra - Ma- yo 1983, La Educaci6n para la Salud OMS/ SCIPHE No 111985.

    53. Nuevos Metodos de Educici6n vara la Salud en la Atencin Rimaria de La d alud: Serie de infor- mesTecnicos no. 69011983 GinebraIOMS.

    54. Eduacibn ~omunitark en Salud. Evaluacin de los programas actuales. Nuevos orientaciones Y estrategias. Dimciones TCcnicas. Boletfn de la Oficina Sanitaria Panamericana 290 (4) 198 1.

    55. Participacin Comunitaria Y Educaci6n para la Salud. El papel del pmonal de Salud. Revista Edu- caci6n para La Salud. Ministerio de Salud y Acci6n

  • Introduccin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    1 ASPECTOS BASICOS CONCEPTUALES

    Definicin y concepto. Evolucin histrica: ciencias de la salud, la educacin y la conducta. El hombre y su medio. Percepciones y rnoti- vaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El proceso educativo-sanitario. Marco referencial. Comunicacin y educacin para la salud. Medios masivos. Comunicacin interpersonal. Ayudas audiovisuales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La educacin para la salud y su significacin en el contexto del desa- rrollo econmico-social y geopolitica de la Repblica Argentina. . . . . . La atencin primaria de la salud y la educacin para la salud. Organiza- cin y participacin comunitaria. Su importancia como estrategia fun-

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . damental . Recursos humanos. Su formacin en educacin para la salud, un enfo-

    queglobal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    Poltica de salud. Planificacin general en salud. El proceso progra- . . matico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    . . . . Gua para la elaboracin de programas de educacin para la salud Bibliografa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Indice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

  • Se mrmin ds imprimir en Impresora Belgrsia S.& Av. ds la Inmig-nies 1950- Buena Aires en d mes ds Julio ds 1986

Recommended

View more >