tema 70. el teatro español a partir de 1940

Download Tema 70. El Teatro Español a Partir de 1940

Post on 12-Jan-2016

39 views

Category:

Documents

4 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Tema 70. El Teatro Español a Partir de 1940

TRANSCRIPT

Teatro de posguerra

Tema 70. El teatro espaol a partir de 1940

Tema 70. El teatro espaol a partir de 1940I. Panorama general del teatro espaol de posguerra

II. El teatro del exilio

III. Teatro neobenaventino.

IV. Teatro cmico y del absurdo

V. Teatro de compromiso humano y social. VI. Teatro evasivo y adicto al Rgimen

VII. Teatro Experimental

VIII. El teatro de las dos ltimas dcadas. El teatro independiente. 80 y 90

IX. Conclusiones

Bibliografa

I. Panorama general del teatro espaol de posguerra

Por cuestiones metodolgicas, abordar con mayor profundad la ideologa que las cuestiones meramente biogrficas de los autores y, dentro de aqulla, las ideas que pueden verse reflejadas en las respectivas obras de teatro.

En primer lugar se mencionarn aquellos autores que, con el fin de la Guerra Civil y la implantacin del Rgimen decidieron o fueron obligados a exiliarse. Por otro lado, en Espaa asistiremos a una primera poca, en la que predominar la comedia intrascendente, de corte benaventino, humor simple e ideologa burguesa, donde a veces se presenta una crtica social, o ms bien de costumbres, muy superficial.

Ya en la quinta dcada del siglo, el teatro espaol comenzar a ser cada vez ms permeable a las influencias europeas, sobre todo a una ideologa existencialista, que generar un teatro de protesta y denuncia, representado por Buero Vallejo, Alfonso Sastre y Lauro Olmo.

Habr que esperar a los aos 70 para que esta permeabilidad ideolgica, se refleje en la utilizacin de nuevas formas dramticas y recursos escnicos vanguardistas, que abrirn el paso al teatro que surge en los 90 y llega a la actualidad.II. El teatro del exilio

Es el caso de Max Aub, Casona, Paulino Masip y algunos componentes de la Generacin del 27.

La obra del exilio de Max Aub su gran variedad y fecundidad, prosecucin de una produccin que ya se presentaba como prometedora antes de la Guerra. A estos aos pertenece su Teatro Mayor, una denominacin que, aunque en principio slo hace referencia a la duracin de estas obras, tambin denota la calidad de estas producciones. La primera obra de Aub en el exilio es La vida conyugal, escrita en 1942 y publicada en 1944, a las que pueden aadirse otras en un acto y otras de tema policiaco As fue, Un anarquista y Los excelentes varones. De stas, cabe destacar As fue por la utilizacin de la tcnica del encadenamiento retrospectivo de sucesos.

Alejandro Rodrguez lvarez, ms conocido como Alejando Casona (1903-1965) comienza su carrera dramtica en 1934, con el estreno en Madrid de La sirena varada, obra que haba sido galardonada con el premio Lope de Vega un ao antes. El exilio no provocar en Casona una ruptura temtica la fuga espaciotemporal- ni estilstica. En este periodo publica Prohibido suicidarse en Primavera (1937), a la que seguirn tres obras consideradas de menor importancia: Romance a tres noches (Caracas, 1938), Sinfona inacabada (Montevideo, 1939) y Las tres perfectas casadas (1939).

El teatro de Rafael Alberti (1902-1999) nunca ha tenido el tratamiento extenso ni la consideracin que pudo merecer la obra dramtica de Garca Lorca, pero son varios los caracteres originales que le han otorgado un lugar en la historia del teatro. Alberti escribi casi toda su obra dramtica antes (El hombre deshabitado, 1930) y durante la Guerra,pero no ser hasta 1956 cuando estrene Noche de guerra en el museo del Prado, en la que diferentes personajes de cuadros all expuestos cobran vida durante los bombardeos franquistas. De corte mucho ms potico sern obras como El trbol florido (1940), La gallarda(escrita en 1945-46) y El adefesio, subtitulada Fbula del amor y las viejas (1944).

Entre 1936 y 1951 Pedro Salinas escribi catorce obras teatrales, de las cuales dos estn compuestas en tres actos (La isla del tesoro, Ella y sus fuentes) y el resto en uno. A stas hay que sumar, Los Santos publicada en Espaa por su hija en 1981 y que no pudo aadirse a su Teatro completo (ed. Aguilar), por motivos polticos.

De Manuel Altolaguirre (1905-1959) cabe destacar su obra dramtica Las maravillas (1958), trasunto del dolor y la muerte, que sugiere un acercamiento a la mstica. Por otro lado, emparentada a su labor de escritor teatral est la de autor de guiones cinematogrficos, como El rufin dichoso, de 1947, que recoge varias escenas de obras cervantinas.

Tambin optaron por el exilio autores como Gerardo Diego (1896 1987) que escribi lgunas obras de corte vanguardista, entre las que se podra destacar El cerezo y la palmera; Paulino Masip (1899 1963) revelado como un gran dramaturgo antes de la Guerra y que public nuevas piezas, tendentes a la farsa simblica, como El hombre que hizo un milagro (1940), obra de carcter tragicmico y El emplazado (1940). lvaro Custodio (1913-1992), tambin exiliado en Mjico, se ocup de la creacin de grandes espectculos basndose en textos clsicos, adems de otras obras originales, como La borrachera nacional, Los muecos no estn de acuerdo y Matahari: la espa que nunca espi.III. Teatro neobenaventino.

Al acabar la guerra, se unieron las dificultades econmicas, la hostilidad del rgimen y un asfixiante ambiente de censura social que encadenada por completo las posibilidades de expresin. Estas circunstancias provocaron un buscado divorcio entre los intereses del pblico y lo que la empresa teatral poda y quera ofrecer.

Bajo este epgrafe, Ruiz Ramn (HTE,s. XX, pg.314) engloba la produccin de una serie de autores cuyo mrito fue simplemente asimilar unos determinados clichs y tcnicas dramticas. De este modo, autores como Pemn, Lpez Rubio y Ruiz de Iriarte coinciden en poseer oficio y calidad en la construccin de piezas y dilogos, cuyo fin ltimo es hacer sonrer al espectador, con un humor que combina la inteligencia con lo nostlgico.

La principal caracterstica de estas comedias es que no hay verdaderos conflictos y los personajes son meros arquetipos.Los autores ms destacados de este grupo son: Jose Mara Pemn (1897-1981), Claudio de la Torre (1895-1973), Joaqun Cavo Sotelo (1905 1993), Juan Ignacio Luca de Tena (1897-1975), Jardiel Poncela (1901-1952), Ruiz Iriarte (n. 1912) y Agustn de Fox (1903-1959).

Ruiz Ramn agrupa la produccin de Jos Mara Pemn en cuatro gneros principales: teatro histrico en verso (Por la virgen capitana ,1940), piezas de tesis, casi siempre combinada con crtica de costumbres (Almoneda 1937), comedias costumbristas de tema intrascendente y farsa castiza (Los tres etcteras de Don Simn, 1958) y el teatro simblico-potico.

Cuando ya se haba dado a conocer como novelista, antes de la guerra, Claudio de la Torre (1895 1973) Ya durante la posguerra, el autor continuar este esfuerzo renovador con las obras Hotel Terminus (1944) y Tren de madrugada (1946), dramas testimoniales sobre la guerra europea.

Felipe Pedraza1 considera a J. Calvo Sotelo el ms notable continuador del modelo benaventino en la posguerra. De este modo, la mayor parte de sus comedias son una actualizacin de los caracteres propios de la comedia anterior. En general, la produccin de Calvo Sotelo es muy variada, de manera que podemos distinguir obras que van desde la comedia intrascendente, por ejemplo Viva lo imposible! O el contable de estrellas (1945), en colaboracin con Miguel Mihura, hasta los dramas de tesis, con intencin satrica y moralizadora, entre los que cabe destacar Milagro en la plaza del progreso (1953).

De las obras con inspiracin histrica escritas por Juan Ignacio Luca de Tena (1897 1975) cabe destacar Dnde vas Alfonso XII? y Dnde vas, triste de ti?, en las que lo simplemente anecdtico predomina sobre la Historia.

Por su parte, Jardiel Poncela (1901-1952) fue autor de un teatro bienhumorado, caracterizado por la distorsin ingeniosa, las situaciones extraas, complicadas e, incluso absurdas, que bien pueden considerarse sucesoras de las Gregueras de R. Gmez de la Serna e, inspiradoras, en cierto modo, del teatro absurdo de Mihura. Ya en 1940 estrena Elosa est debajo de un almendro, en la que destaca su tratamiento desproporcionado de las unidades dramticas junto a su ingenioso uso del lenguaje Recursos similares pueden rastrearse en otras comedias del autor, tales como Tu y yo somos tres (1945), denominada por l mismo comedia psico-ilgica.

Lpez Rubio (1903 1996) se distingue por su capacidad de construccin dramtica y el acierto de su dilogo; le falta, sin embargo, como a la mayora de estos autores, profundidad en el tratamiento del tema, casi siempre de ndole amorosa. Entre sus obras destacan Celos del aire (1950), La venda en los ojos (1954) y Las manos son inocentes (1958).

A estos autores, podemos aadir a Vctor Ruiz Iriarte (1912 1982) autor de El puente de los suicidas (1944), obra con reminiscencias casonianas, que le proporciona su primer xito, y Agustn de Fox (1903 1959) cuya obra Baile en Capitana (1944) es un drama en verso estructurado en una sucesin de cuadros lricos.

IV. Teatro cmico y del absurdo

Paralelamente a la Generacin o Grupo del 27, surge en Espaa un ramillete de humoristas, tanto dramticos (Miguel Mihura) como grficos (Tono, K-Hito) , que van a empearse en la renovacin del humor. Un humor que, como heredero de las Gregueras de Ramn Gmez de la Serna o de las obras de Jardiel Poncela, y reflejo del que por entonces representaban Beckett y Eugene Ionesco en Europa, se basar en la lucha contra el tpico y las frmulas lingsticas anquilosadas, con las que pretende acabar el teatro del absurdo.

Miguel Mihura (1905 1977) escribe su primera obra, Tres sombreros de copa, en 1932, aunque no podr ser estrenada hasta veinte aos despus, debido a las reticencias e incluso el rechazo que provoc entre los empresarios y editores de la poca. En Tres sombreros de copa, podemos ver el rechazo del autor a