tema 57: el movimiento romántico y sus repercusiones en españa

Download Tema 57: El movimiento romántico y sus repercusiones en España

Post on 07-Aug-2015

586 views

Category:

Documents

28 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Tema para las oposiciones de Secundaria en la especialidad de Lengua castellana y Literatura

TRANSCRIPT

TEMA 57: EL MOVIMIENTO ROMNTICO Y SUS REPERCUSIONES EN ESPAA. 1. Romanticismo. 2. Caracteres del romanticismo literario. 3. Situacin histrica en Espaa durante el Romanticismo. 4. El romanticismo espaol. 4.1. Penetracin del Romanticismo. 4. 2. Los dos romanticismos. 4. 3. Caractersticas del Romanticismo espaol 4. 3.1. Rasgos formales 4. 3.2. Rasgos temticos. 4. 3. 3. Influencias extranjeras. 4. 3. 4. Tpicos y estilo. 5. La prosa romntica. 5.1. El cuadro de costumbres. 5.2. La novela histrica. 6. La poesa romntica. 6.1. Espronceda. 6.2. Zorrilla. 7. El teatro romntico. 7.1. Caractersticas. 7.2. Dramaturgos mayores. 7.3. Comedia moratiniana durante el Romanticismo. Bibliografa: SHAW, D.L., Historia de la literatura espaola 5, El siglo XIX, Ariel. ALBORG, J.L., Historia de la literatura espaola IV, El romanticismo, Gredos, LZARO, F., TUSN, V., Literatura espaola, 2 de Bachillerato, Anaya. SPANG, K., ARELLANO, I. , MATA, C., La novela histrica. Teora y comentarios. Eunsa. MENNDEZ, J., ARELLANO, I. , CASO, J.M., MARTNEZ, J.M., Historia de la literatura espaola, III, Siglos XVIII, XIX, XX, Everest.

1. Romanticismo: Es un movimiento literario y cultural que se desarrolla en la primera mitad del siglo XIX y que afect a toda Europa y Amrica. Se gesta en el llamado Prerromanticismo del XVIII1, movimiento que surge como reaccin al Neoclasicismo. La razn que tantos bienes prometa no soluciona los problemas de los hombres, el hombre no es slo razn sino que posee sentimientos, emociones, fantasas e ideales a los que no puede renunciar y desea expresar.1

Sebold, R. Trayectoria del Romanticismo espaol. Desde la Ilustracin hasta Bcquer, Crtica, Barcelona, 1983, El incesto, el suicidio y el primer romanticismo espaol. Insiste en la existencia de un primer romanticismo espaol en los aos 70 del siglo XVIII. Cadalso, Noches lgubres, algunos poemas de Melndez Valds, Jovellanos y El delincuente honrado. Asimismo la Epstola de Jovino a Anfriso del mismo autor podra decirse que es de signo romntico: la situacin anmica del protagonista, la noche, ciertos sustantivos, eptetos y verbos. 1

Esto no puede hacerse con ataduras y reglas sino con libertad. No importa que las obras sean menos perfectas y regulares si conmueven y emocionan. La libertad en arte pero tambin en poltica ser la gran consigna romntica. Segn PEERS, E.A. Historia del movimiento romntico espaol, (1940), se dan dos tipos de Romanticismo: el tradicional y el liberal. En el primero la consigna de libertad es entendida como un impulso restaurador de los valores ideolgicos, patriticos y religiosos que haban querido aniquilar los racionalistas dieciochescos. Y as, exaltan el Cristianismo, el Trono y la Patria como valores supremos. Se da en Alemania (Schlegel, Novalis), Inglaterra (Walter Scott), Francia (Chateaubriand) y en Espaa (Bhl de Faber, duque de Rivas, Zorrilla). Pero un movimiento ideolgico ha irrumpido con fuerza y conduce la emocin romntica por otros derroteros: el liberalismo2 cuyos rasgos son: 1. Individualismo: El hombre se fija sus propios fines. El Estado slo intervendr para garantizar la libre competencia de intereses y evitar que estos perjudiquen a la sociedad. Pero no restringir los derechos de iniciativa, propiedad y comercio (libre empresa). 2. Afirmacin de los derechos humanos: los ms importantes son libertad de conciencia, reunin y expresin. 3.Fe en el progreso tcnico: se producir como resultado de la libre competencia entre ciudadanos y pueblos. 4. Limitacin del poder del Estado: las leyes deben ser pocas (porque siempre coartan la libertad), dictadas para ser respetadas, y establecidas por los propios ciudadanos (sufragio universal). Estas ideas se impregnaron en Espaa con una turbulencia apasionada, en pro o en contra. La lucha entre liberales y antiliberales recubre de discusiones y sangre el siglo XIX. Muchos romnticos, el ingls lord Byron, los franceses Vctor Hugo, Alejandro Dumas, Alfredo de Vigny adoptaron la nueva ideologa, producindose as la rama del Romanticismo liberal opuesto al tradicional. En l militaron Larra, Espronceda, Gil de Zrate y Hartzenbusch. Peers distingue tambin artistas eclcticos, aquellos que no abandonan del todo las tendencias neoclsicas y adoptan rasgos romnticos o bien los que se sitan entre los dos romanticismos, como Francisco Martnez de la Rosa, entre otros. 2. Caracteres del romanticismo literario:

2

Las palabras liberal y liberalismo, introducidas en todas las lenguas, son de origen espaol. En nuestro idioma, liberal significaba generoso, franco, desprendido; y as se denominaron, en las Cortes de Cdiz, los partidarios de limitar el poder absoluto de Fernando VII (frente a los absolutistas). Ese trmino, y liberalismo, fueron acogidos en francs, alemn, ingls, etc, para designar el nuevo movimiento ideolgico y a sus partidarios.

2

El romanticismo tradicional y liberal fueron en muchos aspectos antagnicos, pero comparten caracteres comunes: 1. Subjetivismo: En las obras se expresa el alma exaltada del autor, cuyas ansias infinitas chocan con los lmites que les impone la realidad. Esos anhelos son de amor, pero tambin de justicia social, de aoranza del tiempo ido, de deseos de felicidad frustrados, etc 2. Fuga del mundo circundante: El choque entre lo que el romntico desea y lo que el mundo le permite, produce un insufrible desaliento que ,o bien conduce al suicidio ( conforme al modelo de Werther de Goethe que Larra adopt), o a una evasin de la realidad, mediante el refugio de la imaginacin en pocas pretritas (medieval o renacentista). Los neoclsicos haban preferido, como edad perfecta, la Antigedad grecorromana. El evasionismo, fruto de ese malestar con la realidad toma forma de orientalismo(evasin en el espacio)3 y medievalismo (evasin en el tiempo). 3. Nacionalismo: En oposicin al internacionalismo dieciochesco, se exalta ahora lo peculiar de cada pas, de cada territorio. Fruto de ello ser el costumbrismo y la preferencia por temas legendarios e histricos de cada pas. Adems, se desea conferir rango literario a las lenguas vernculas ( aparicin de regionalismos y nacionalismos). 4. Incorporacin del paisaje: Se funde con el estado de nimo del escritor. Frente al desinters del Neoclasicismo por el paisaje, este es asociado por el autor a sus estados de nimo. Y segn sea ste, la Naturaleza se muestra melanclica, triste, ttrica, turbulenta 5. Oposicin a toda norma: En la creacin artstica. Los neoclsicos adems de la regla de las tres unidades en el teatro, observaba otras como estas: los gneros no deban mezclarse; cada uno de ellos tena sus reglas propias; al escribir, deban mantenerse la moderacin y el buen gusto. Los romnticos mezclaron los gneros; combinaron verso y prosa en muchas obras; dentro de los poemas, variaban los metros, y, en novelas y dramas, volvieron a reunir lo cmico y lo dramtico, segn la antigua prctica de Lope. 3. Situacin histrica en Espaa durante el romanticismo: a)1808-1814: Guerra de la independencia contra los franceses. - Desmantelamiento econmico. - Ruptura con el progreso del XVIII.. b) 1808-1824: Guerra y emancipacin de Hispanoamrica. c) 1814-1820: Restauracin del A.R. (Absolutismo) Expulsados los franceses en 14 vuelve Fernando VII que se niega a jurara la Constitucin de Cdiz. d) 1820-1823: Trienio liberal.3

Vctor Hugo pone de moda el orientalismo y Walter Scott el medievalismo. 3

Golpe de Estado y el rey jura la Constitucin. e) 1823-18334: Los cien mil hijos de San Luis vienen a instaurara un rgimen absolutista (Fernando VII). Emigracin de los liberales que en 1833 vuelven al morir el rey. f) 1833-1843: Regencia de M Cristina y Espartero. - Triunfo de los liberales: Estatuto Real, nueva Constitucin ms moderada que la del 12. - Desamortizacin : las tierras y propiedades de la Iglesia se sacan a subasta. - Guerra civil: primera guerra carlista (33-40). - Llegada de los militares al poder: 1840 Espartero derrota a M Cristina - 1840-43: Espartero manda como regente, es un gobierno de signo progresista y liberal. - 1843: Narvez da comienzo a la poca moderada o isabelina (Isabel II). 4. El Romanticismo espaol5: Los gustos neoclsicos penetran en el XIX con poca fuerza, no ocurre lo mismo con el Prerromanticismo que acabar triunfando con el Romanticismo. El romanticismo irrumpe en Espaa con cierto retraso frente a Alemania o Inglaterra, los crticos sealan como causa las vicisitudes poltico-blicas por las que atraves el pas desde el comienzo del siglo. La duracin del romanticismo fue breve: desde mediados de siglo lo contrarresta un movimiento de signo diferente, no clsico sino objetivista: el Realismo(frente al subjetivismo romntico).Aunque este subjetivismo persiste en grandes poetas de la segunda mitad del XIX (Bcquer, Rosala), e impregna el quehacer de algunos novelistas y dramaturgos como veremos. El triunfo del movimiento romntico se produce en la dcada de 1830 y en concreto la fecha clave es 1834, es el momento en el que coinciden varios fenmenos: la novela histrica parece ya consolidada6, en teatro se estrena ese mismo ao La conjuracin de Venecia y en los aos siguientes Don Alvaro El trovador y Los amantes de Teruel. Son los aos de produccin de Espronceda y Zorrilla adems de producirse el retorno de los exiliados liberales en 1833. En cuanto a la poesa no se produce una acumulacin de obras comparable al teatro hasta el bienio 1839-1840, lo estudiaremos en su correspondiente apartado. Pero pronto fue imponindose un espritu eclctico y moderado (la burguesa isabelina no constitua un ambiente propicio para el idealismo romntico) y hacia 1840 ya estaba presionando otra moda literaria francesa: el Realismo.4

Es la llamada dcada ominosa en la que rein un ambiente recelo y se produjo una censura desaforada. Una generacin rebelde e innovadora (Antonio Gil de Zrate, Bretn de los Herreros, Larra, Patricio de la Escosura, Ventura de la Vega) formaron desde 1830, en un modesto tugurio junto al teatro del Prncipe, una tertuli