modalidadlinguisticaandaluza 1 (1)

Download modalidadlinguisticaandaluza 1 (1)

Post on 19-Jul-2015

165 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

ESTUDIOSSOBRE LA MODALIDAD LINGSTICA ANDALUZA EN EL AULAJernimo de las Heras Borrero Pedro Cabonero Cano Alberto Costa Olid Manuel Martn Cid Valentn Torrejn Moreno (Eds.)

Direccin y Coordinacin Jernimo de las Heras Borrero Consejo Asesor: Pedro Cabonero Cano Alberto Costa Olid Manuel Martn Cid Valentn Torrejn Moreno Tratamiento informtico: Manuel Martn Cid Dibujo Cubierta: Jos Luis Domnguez Esta edicin ha sido posible gracias a la subvencin concedida a APRELA por la Consejera de Relaciones con el Parlamento y Consejera de Educacin y Ciencia, Junta de Andaluca. Jernimo de las Heras Borrero. Edita: J. Carrasco. Miguel Redondo, 32, Huelva. ISBN: 84-931191-05 Depsito Legal: H: Imprime: J. Carrasco. Miguel Redondo, 32, Huelva.

NDICE PRLOGO Pedro Carbonero Cano

7

LAS APORTACIONES LXICAS DEL VOCABULARIO ANDALUZ AL DRAE Ignacio Ahumada 11 LOS DICCIONARIOS Y LA ENSEANZA DE LA LENGUA Manuel Alvar Ezquerra 45 LA MODALIDAD LINGSTICA ANDALUZA EN EL AULA: POR DNDE EMPEZAR Jernimo de las Heras Borrero 67 ASPECTOS DIDCTICOS DE LA MULTICULTURALIDAD Aurora Marco 77 CREACIN LXICA Y NEOLOGISMO: ACTITUDES Manuel Martn Cid 99 CARACTERIZACIN DEMOLINGSTICA DE LAS HABLAS ANDALUZAS:NOTAS LXICAS

Josefa M Mendoza Abreu

109

LA ECOLOGA DIALECTAL COMO MTODO DE DIAGNOSTICOSOCIOLINGSTICO EN EL AULA

Ramn Morillo-Velarde Prez

143

DICCIONARIO ESCOLAR: TCNICAS PARA SU APROVECHAMIENTO EN EL AULA Josefina Prado Aragons 167 LA EDUCACIN LITERARIA EN EL CONFLICTO DE LA PUBERTAD Antonio Rodrguez Almodvar 181

LA CULTURA: FACTOR AMBIENTAL PARA EL APRENDIZAJEDE LA LECTURA

Valentn Torrejn Moreno

189

HABLA ANDALUZA Y LITERATURA POPULAR EN ANDALUCA Manuel Zurita Chacn 195 EL HECHO DIFERENCIAL LINGSTICO ANDALUZ: APROXIMACINA LOS MODOS Y MANERAS DE EXPRESIN DEL SUR

Jernimo de la Heras Borrero

209

EL APRENDIZAJE DEL LXICO: DETERMINACIONES DE LOS ENTORNOS Manuel Martn Cid 219 NOTAS SOBRE EL LXICO DE LA PROVINCIA DE HUELVA EN RELACIN CON EL DRAE Josefa M Mendoza Abreu 227 LA MADUREZ PARA EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA:FACTORES AMBIENTALES

Valentn Torrejn Moreno

251

PRLOGOEs opinin generalizada -y acertada- entre los pedagogos, que todo proceso didctico debe tener en cuenta el entorno, natural y cultural. No ha de despegarse, pues, de esta idea la programacin y el desarrollo curricular de la enseanza de la lengua materna. Los alumnos y alumnas andaluces llegan a la escuela -y desarrollan sus necesidades comunicativas espontneas en ella- con las peculiaridades lingsticas propias de una modalidad, que la dialectologa y la sociolingstica han mostrado que tiene un acentuado perfil propio e identificador. En el mbito territorial andaluz sera errneo un quehacer didctico que se limitara plantear la enseanza de la lengua espaola en un ciego distanciamiento entre los virtuales modelos lingsticos que sirvan de referencia para las destrezas adecuadas que se busca desarrollar y la propia modalidad dialectal de los alumnos y alumnas. Esto quiere decir que la modalidad lingstica andaluza ha de7

estar presente en el aula desde dos vertientes fundamentales: como objeto de conocimiento explcito y como punto de partida implcito para el desarrollo instrumental de la lengua. Ambas perspectivas se necesitan y complementan. En la primera de ellas, el alumno ha de ser consciente -progresivamente y en los diferentes niveles, con el apoyo del profesor y de los recursos materiales apropiados- de los rasgos que definen su propia modalidad, en un ejercicio continuo de observacin y reflexin que le permita hacer las valoraciones y tomar las actitudes oportunas, de modo que, sin tener que dejar el apego afectivo hacia algo que es propio de su acervo cultural, pueda objetivar dicha realidad. En la otra de las perspectivas mencionadas, el proceso de enseanzaaprendizaje ha de ser esencialmente constructivo, para que las habilidades comunicativas conduzcan a un empleo de la lengua espaola cada vez ms enriquecido, preciso, adecuado y prestigioso, pero aprovechando las caractersticas del habla materna y apoyndose en ellas, en una didctica diferenciada que tenga en cuenta las peculiaridades que sirven de punto de partida para las tareas en el aula. Pero nada de esto sera factible sin una slida formacin del profesorado sobre estos asuntos. El docente ha de poseer las suficientes aptitudes profesionales y actitudes humanas que le permitan desarrollar su trabajo con eficacia y en provecho de los estudiantes que son sus destinatarios. Por eso son dignas de consideracin y reconocimiento las continuas actividades promovidas y desarrolladas por iniciativa de la Asociacin para la Renovacin de la Enseanza de la Lengua en Andaluca (APRELA) en su funcin de dinamizar y estimular a los docentes que se sienten responsablemente implicados en su propia actualizacin profesional y, especialmente, en poner a punto sus conocimientos de la lengua espaola en general y de la modalidad lingstica andaluza en particular. Una labor importante de esta asociacin es la organizacin de los sucesivos Congresos que se han venido celebrando sobre la8

Modalidad Lingstica Andaluza en el Aula. Ya han salido a la luz, antes de ahora, las Actas de algunos de ellos. Y los trabajos que aparecen reunidos en el presente volumen constituyen un conjunto de las ponencias ms relevantes presentadas en los congresos n III, IV y V (celebrados, respectivamente en 1996, 1997 y 1999), junto con otras aportaciones de diversos especialistas, surgidas en torno a las actividades acadmicas de APRELA. Con esta publicacin se pretende, de nuevo, poner a disposicin de profesores y estudiantes de didctica de la lengua los resultados obtenidos, al considerar la necesidad de una continua profundizacin en el conocimiento de la modalidad lingstica andaluza, como apoyo cientfico para las aplicaciones didcticas, de forma que podamos avanzar en la respuesta a esa interrogante que siempre ha de ser nuestro punto de referencia: qu ensear y cmo ensear la lengua materna desde la modalidad lingstica propia. Pedro Carbonero Cano Presidente del Comit Cientfico

9

LAS APORTACIONES LXICAS DEL VOCABULARIO ANDALUZ AL DRAEIgnacio Ahumada0. Todos los hablantes somos conscientes de la variacin lingstica desde el momento mismo en que ampliamos nuestro horizonte cultural, es decir, inmediatamente abandonamos el mbito familiar. Basta con que acudamos a esa propia experiencia en el uso de la lengua para comprender por qu no hay regin, provincia, comarca o lugar que no se precie de contar con un mnimo vocabulario donde se recojan sus peculiaridades lingsticas, esto es, las diferencias que mantiene con la lengua general o, simplemente, con el modo de hablar esa misma lengua los pueblos vecinos. Partimos siempre de la cultura material, del mundo de los objetos, para llegar a expresar hasta lo ms ntimo: nuestro sentido de la vida y de la muerte. En no pocas ocasiones, a las noticias histricas se suele unir la noticia dialectal -o inventario de esas diferencias-, ambas acaban identificndose como ineludibles referencias sobre el lugar. En estos casos ocurre como en la vieja etnografa, donde la religin y la lengua son lo primero para definir a un pueblo: un cdigo comn de comportamiento, de convivencia, y un cdigo comn de comunicacin. Los diccionarios nacieron hace 4.500 aos provocados por esa misma necesidad de recoger las diferencias entre pueblos de lenguas distintas y con el fin de evitar malentendidos comerciales; despus, culturales. Salvando las distancias, la lexicografa dialectal o regional participa de algunos de los principios por los que se rige la lexicografa bilinge. En la lexicografa bilinge se parte de una lengua de origen (LO) para llegar a una lengua meta (LM). En la lexicografa dialectal o regional se parte de la variedad no estndar para llegar a la lengua estndar. En el primer caso, nos encontramos 11

ante lenguas diferentes; en el segundo, ante una sola lengua y una de sus variedades. A nadie se le escapa que la variacin diatpica hunde sus races en razones de carcter histrico y sociocultural importantes, las cuales no conviene perder de vista para tener una conciencia clara de lo que hoy supone una variedad lingstica.1 Por esta primera aproximacin al tema, y por el ttulo mismo de esta intervencin, se puede deducir que es la variedad la que aporta los materiales a la lengua general. Y en parte as es y ha sido. Sin embargo, ocurre que en la lexicografa espaola, por razones que veremos ms adelante, ha ocurrido justo al contrario: la necesidad de conocer el vocabulario regional ha partido de la exigencia que la lengua general se impone para saber su extensin y su diversidad. Fundamentalmente voy a ocuparme de dos temas. De un lado, de los problemas con que cuenta la lexicografa regional para fijar con rigor el lxico o vocabulario dialectal; y de otro, del proceso que ha seguido el Diccionario de la Academia para incorporar a sus pginas los pocos ms de mil andalucismos -generales y particulares- con los que hoy cuenta (andalucismos de uso). No me ocupar de aquellos otros que el uso general ha hecho que dejen de sentirse como tales andalucismos para pasar a formar parte del acervo lxico comn del espaol (andalucismos de origen). 1. Para el profano, hacer lexicografa regional, esto es, confeccionar el inventario de aquellas palabras que l siente como exclusivas, es la actividad ms simple y sencilla a la que podamos enfrentarnos. Basta slo con comprobar si el uso que l y sus vecinos hacen de la lengua est registrado o no en un diccionario general. Este diccionario general suele ser por lo comn aquel de mayor prestigio. En comunidades donde existen academias de la lengua -como es el caso de Italia, Francia y Espaa- suele tomarse como punto de referencia el diccionario de la institucin. Por el contrario, en comunidades donde no se cuenta con ellas, aquel que la comunidad cientfica, o en su

Recommended

View more >