diálogo 25: juntas electorales departamentales y municipales: hacia un perfil idóneo

of 8 /8
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO-Sede Académica Guatemala, reconocida por el Decreto 96-87 del Congreso de la República, ratificado por el Ejecutivo en el instrumento de adhesión de fecha 29 de diciembre de 1987. Juntas Electorales Departamentales y Municipales Hacia un perfil idóneo No. 25 Tercera época Guatemala, 3 de abril de 2011

Author: flacso-guatemala

Post on 02-Mar-2016

223 views

Category:

Documents


0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Diálogo 25: Juntas Electorales Departamentales y Municipales: Hacia un perfil idóneo / Publicación mensual de FLACSO-Guatemala

TRANSCRIPT

  • Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO-Sede Acadmica Guatemala, reconocida por el Decreto 96-87 del Congreso de la Repblica, ratificado por el Ejecutivo en el instrumento de adhesin de fecha 29 de diciembre de 1987.

    Juntas Electorales Departamentales y

    MunicipalesHacia un perfil idneo

    No. 25 Tercera poca Guatemala, 3 de abril de 2011

  • 2 No. 25 / abril 2011

    Consejo acadmico de flacso-guatemalaVirgilio lvarez Aragn- director/Oscar Lpez / Marcel Arvalo/Claudia Donis / Virgilio Reyes

    Simona V. Yagenova / Luis Ral Salvad / Aime Rodrguez / Edmundo Urrutia Secretario general de flacso

    Francisco Rojas AravenaSan Jos, Costa Rica

    INTRODUCCIN*

    El tema de la composicin de las juntas electorales depar-tamentales (JED) y las juntas electorales municipales (JEM) no aparece en la agenda de los co-mentaristas y analistas polticos, tampoco lo vemos incluido como un asunto a debatir por los par-tidos polticos, ni a dilucidar por las instituciones del Estado en-cargadas de organizar el evento electoral. Todo indica que acerca de este tema todo est resuelto, que existe un acuerdo entre los actores de que las Juntas Elec-torales han funcionado perfec-tamente, que no hay nada que mejorar en esas instancias deci-sivas para garantizar elecciones limpias, justas y transparentes. Da la impresin que se considera algo dado, que va a suceder na-turalmente.

    Si nos detenemos a pensar cuidadosamente cul ha sido el funcionamiento de estas Juntas, descubrimos que lejos de jugar el papel de espacio de observacin ciudadana y de formacin de una conciencia cvica, se encuentran bajo el control de la costumbre y la inercia, de poderes econmi-cos y polticos departamentales, municipales y locales. Esta rea-lidad compromete seriamente el carcter que deben tener las Juntas, y no hay que ir muy lejos en el tiempo para identificar los vicios que sufrieron los procesos electorales durante las dictadu-ras, cuando el cacique, el dueo de la finca o el comisionado mili-tar controlaban la forma en que se decidan las elecciones, dis-torsionando gravemente la volun-tad popular.

    Cuando afirmamos que esas Juntas constituyen un espacio

    crucial de observacin ciudada-na nos referimos al hecho de que esa red de ciudadanos y ciuda-danas es la representante de la sociedad para garantizar la lim-pieza y, por lo tanto, la legitimidad del proceso de eleccin de auto-

    Esta autonoma o independen-cia, esta integridad u honestidad, requeridas a las personas que componen las Juntas, se mues-tra ms indispensable ante las limitaciones que tienen varios partidos polticos, que por haber

    haya regiones remotas casi inac-cesibles, lo cual representa una grave dificultad a varios partidos polticos. No pueden enviar fis-cales a supervisar el proceso en cada localidad. Por ello, la com-posicin de las Juntas se hace esencial. Sus miembros son los garantes de la pureza del evento.

    Asimismo, las miles de perso-nas que participan en las Juntas, adems de realizar un servicio cvico a la nacin y a la comuni-dad, viven una experiencia que eleva su calidad de ciudadanos. Participar en las Juntas durante el proceso electoral es una de las escuelas de ciudadana ms efectivas, por lo que conside-ramos de gran importancia que ms personas pasen por esa ex-periencia de servicio al pas. Esto significa, entre otras cosas, lo sa-ludable que es la renovacin con-tinua de quienes participan.

    En consecuencia, debemos encontrar las formas para que durante el prximo proceso elec-toral alcancemos los objetivos de independencia y honorabilidad, de formacin cvica y democr-tica que hemos descrito. Esto es lo que propone el trabajo que presentamos a los lectores del suplemento dilogo de FLACSO-Guatemala.

    LA INTEGRACIN

    DE LAS JUNTAS

    Cul es el perfil idneo de los integrantes de las Juntas Elec-torales Departamentales (JED) y Municipales (JEM), que tome en cuenta los objetivos arriba mencionados, las caractersticas multiculturales y de gnero de los municipios y departamentos, as como la experiencia, cualida-des y aptitudes necesarias para

    * Documento de carcter institucional, apro-bado por el Consejo Acadmico de FLACSO-Guatemala.

    ridades. Son los ojos y la con-ciencia de quienes aspiramos a la realizacin de elecciones transparentes. Son quienes, des-de una posicin de autonoma respecto de intereses polticos partidistas y de los grupos de in-ters, juzgan con criterios racio-nales la validez o invalidez de un voto, o la preferencia que un voto determinado est expresando .

    sido formados recientemente, carecen de organizacin en todo el territorio o no disfrutan de re-cursos para capacitar delegados y tener representacin en las mi-les de juntas que se organizan durante la celebracin del ejerci-cio democrtico por excelencia. Nuestra geografa accidentada y la ausencia de una infraestruc-tura vial adecuada, hacen que

  • 3No. 25 / abril 2011

    PROFESORES E INVESTIGADORES EMRITOSFLACSO-GUATEMALA

    Dr. Gabriel Aguilera - Lic. Edgar Balsells Conde - Dr. Santiago Bastos - Dr. Vctor Glvez Borrell - Dr. Alfredo Guerra Borges - Lic. Mario Anbal Gonzlez - Dr. Jorge Solares

    desempear los cargos de forma transparente, eficiente y respon-sable?

    El pleno logro de tales objetivos se ve amenazado por la circuns-tancia de que las Juntas Elec-torales Departamentales deben estar integradas, por lo menos, con tres (3) meses de anticipa-cin y las Juntas Electorales Mu-nicipales dos meses antes de la fecha de elecciones que, como se sabe, debern celebrarse el primero o segundo domingo de septiembre de este ao.

    El perfil idneo deber ajus-tarse a la realidad que marca el cronograma del proceso electo-ral, es decir, a las posibilidades que permiten a estas alturas las fechas establecidas. Se debe ser realista y no aspirar esta vez al perfil que cumpla con todas las expectativas. Ello no significa que se decline hacer los esfuer-zos necesarios para alcanzar el perfil deseado, si es que cabe al-canzar la figura ideal en un tema no exento de enormes compleji-dades desde las diferentes pers-pectivas en que se le encare, sea poltica, legal, institucional o so-cial.

    Si se est, entonces, a escasos 90 das de intentar impulsar un diferente esquema de seleccin de los cerca de 1,775 miembros de los rganos electorales que tienen la delicada responsabili-dad de gestionar el proceso elec-toral en la ciudad de Guatemala, los 22 departamentos y 333 mu-nicipios de la repblica, el factor voluntad ser fundamental para impulsar una serie de acciones que permitan superar las carac-tersticas que proporciona el mo-delo actual.

    No puede pasar desapercibido que las Juntas Electorales son, por imperativo legal, los rganos de carcter temporal encargados

    de garantizar la legalidad y la transparencia del proceso electo-ral en su respectiva jurisdiccin, lo que es otro motivo para actuar con suma precaucin en cuanto a la seleccin de los ciudadanos que las integran.

    MARCO LEGAL La Ley Electoral y de Partidos

    Polticos, decreto nmero 1-85 de la Asamblea Nacional Consti-tuyente, en adelante slo la Ley, regula en sus Artculos 171/179 lo relacionado con la competen-cia, integracin, disolucin, ca-lidades, desempeo, sesiones, atribuciones y plazo para la inte-gracin de las juntas electorales.

    La Ley establece que el nom-bramiento de los integrantes de estas Juntas corresponde al Tri-bunal Supremo Electoral (TSE), proceso en el que debe partici-par el Director del Registro de Ciudadanos conforme lo dispone el reglamento en la seleccin de ciudadanos. Son atribuciones del TSE remover a cualquier miem-

    bro de esas Juntas, siempre que exista causa justificada, como tambin velar por su adecuado funcionamiento (ver arts. 125, inc. h y 157 inc. i).

    Desafortunadamente, la Ley no abunda en lo que corresponde a calidades que deben satisfa-cer los miembros de esas Jun-tas, pues se limita a pedir que se encuentren en el ejercicio de sus derechos de ciudadano, residir en el municipio correspondiente, ser alfabeto y no desempear cargo directivo alguno en organi-zaciones polticas.

    El reglamento de la Ley Elec-toral y de Partidos Polticos, en sus artculos 74 y 78, regula de manera escueta los procedimien-tos a seguir para la designacin de los miembros. Para las Jun-tas Departamentales, el pleno del TSE encarga a un magistra-do titular o suplente que efecte investigaciones en el distrito que se le asigne y que postule ante el TSE las respectivas designa-ciones de presidente, secretario, vocal y suplentes, sin perjuicio

    de propuestas que puede hacer el director del Registro de Ciuda-danos. En la norma reglamenta-ria se ordena que para cumplir debidamente su cometido, el magistrado designado realizar visitas a los distritos que le hu-biesen sido asignados, en donde se entrevistar con las autorida-des y ciudadanos ms indica-dos, poniendo cuidado en que le propongan personas con las calidades que establece la Ley. Esta forma de regulacin deja mucho al arbitrio o a las preferen-cias personales del magistrado, al no existir mecanismos clara-mente establecidos. Lo que dice la experiencia a estas alturas de nuestra democracia electoral, es que la tendencia dominante es volver a nombrar a aquellos que han jugado los roles establecidos en las Juntas. Est claro que de esta forma, no se cumplen los objetivos sealados en este do-cumento.

    En relacin con las Juntas Mu-nicipales, se delega en las Jun-tas Departamentales la labor de investigacin sobre las personas adecuadas para constituirlas, y el reglamento permite que los miembros de las Juntas Electora-les Departamentales puedan dis-tribuirse la investigacin y visitar individualmente los municipios que les corresponda, as como pedir informacin a cualquier au-toridad o entidad privada. Aqu la regulacin se hace ms laxa, pues se designa a los miembros de las Juntas Departamentales la tarea de seleccin, lo cual confir-ma que se tiende de manera pre-dominante a elegir basados en el arbitrio, a aquellos que ya han jugado esas funciones.

    Dado este contexto, estimamos que la Ley debe interpretarse te-niendo en mente su espritu, que se manifiesta en los objetivos re-seados arriba, y para ello hay un fuerte asidero que se encuen-tra en su tercer considerando, en

  • 4 No. 25 / abril 2011

    donde se precisa que la evolu-cin de las ideas polticas, recla-ma un tratamiento legal, acorde con el desarrollo actual. Se desprende que es obligado tener presente que, en general, los res-ponsables de administrar los pro-cesos electorales no slo deben cumplir con lo que establecen las normas jurdicas en general, sino que tambin garantizar la to-tal transparencia e imparcialidad de los comicios, colaborando de manera decidida con el fortale-cimiento del sistema democrti-co en su conjunto, por lo que las Juntas Electorales deben realizar su funcin de manera eficiente, eficaz y apegados a los ms es-trictos cdigos de honorabilidad y moralidad, de manera tal que su actuacin sea garanta del res-peto absoluto a la voluntad del pueblo.

    Bajo los principios de legalidad y juridicidad conocidos, es claro que el marco reglamentario ac-tual no responde a los objetivos del modelo que figura en la Ley, siendo competencia del TSE, por

    gozar de facultades legislativas concedidas por la Constitucin, ampliar y mejorar las disposicio-nes secundarias, con lo que se pueden garantizar el rol demo-crtico de las Juntas.

    JUSTIFICACIN Para que las Juntas Electora-

    les Departamentales y Municipa-les puedan cumplir con la respon-sabilidad de preparar, planificar, desarrollar, coordinar, organizar y dirigir el proceso electoral en sus demarcaciones necesitan contar con total autonoma. Esto se logra a partir de las calidades, destrezas, habilidades y herra-mientas de diferente orden que renan sus integrantes, que a la postre tienen que ser ciudadanos de diferentes competencias, pero homogneos en cuanto a lograr su fin primordial: ser garantes de la transparencia, legalidad y cre-dibilidad del proceso electoral en su correspondiente jurisdiccin.

    Desde que se instaur la demo-cracia en Guatemala hace ya 25

    aos, se han celebrado eleccio-nes que han gozado del apoyo de la ciudadana y contado con la aprobacin internacional. Las memorias de las elecciones for-muladas por la autoridad electo-ral y los informes de las diferen-tes misiones de observacin dan cuenta de los progresos que el pas registra en esta rea. Re-sultara injusto no reconocer el rol que han jugado los miembros de las Juntas Electorales Depar-tamentales y Municipales en ese logro.

    Pero eso no significa dejar de hacer propuestas para mejorar en un sentido democrtico el fun-cionamiento de las Juntas, en particular si tomamos en consi-deracin la forma polarizada en que se realiza la actual compe-tencia electoral, lo cual augura que habr una lucha cerrada por cada uno de los votos, cuestin que exige una mayor calidad en la formacin de las Juntas para garantizar en los mbitos depar-tamental, municipal y, ante todo, en el plano local, la independen-cia de las autoridades encarga-das de administrar los comicios. Es necesario el desarrollo del Derecho electoral, que hace un cuarto de siglo era excepcional y escaso pero ahora reclama otras interpretaciones y aplicaciones que lleven a que nuestros pue-blos centroamericanos continen confiando en el sistema electoral.

    Los primeros procesos elec-

    torales que se celebraron en la regin y con los que se puso fin a las dictaduras militares enfati-zaban, en primer trmino, en el componente de contar bien los votos. Ahora, casi tres dcadas despus, lo que se pide es un proceso electoral en que se le-gitime al sistema poltico en su conjunto y al nuevo gobierno, as como a las autoridades que re-sulten efectivamente electas por el voto popular; que se apunta-le a las organizaciones polticas como genuinas instituciones de Derecho pblico; que se propicie la discusin de los problemas na-cionales en torno a las propues-tas formuladas con rigor tcnico por las entidades llamadas a

    ello; se distinga por la seleccin y nominacin de candidatos cuyo liderazgo se apoye en su capaci-dad tcnica as como por su ho-norabilidad y compromiso con la democracia; que los comicios se desarrollen dentro de un ambien-te de total libertad y plena vigen-cia de los derechos humanos y se elimine el uso de la violencia para resolver las disputas polticas. En conclusin, las elecciones tienen que ser totalmente libres, abso-lutamente transparentes y real-mente competitivas, lo que exige autoridades independientes de los poderes fcticos.

    De acuerdo con lo anterior, los rbitros electorales en los niveles medios deben ser ciudadanos que llenen una serie de requisi-tos que garanticen que cumpli-rn satisfactoriamente el papel asignado en el marco normativo, para lo que es menester abarcar por lo menos los aspectos si-guientes: definir un proceso que comprende el establecimiento de requisitos, luego convocatoria a participar, seleccin aleatoria, in-vitacin a presentar documentos, revisin de ellos, asistencia a un taller de induccin, evaluacin, nombramiento y juramentacin. Todo eso respaldado por las co-rrespondientes disposiciones de naturaleza reglamentaria.

    Un primer desafo para la selec-cin de los funcionarios electora-les al instaurarse la democracia fue el buscar la imparcialidad de los rbitros, entendida bsi-camente como su no sujecin ni compromiso con las fuerzas pol-ticas contendientes por el poder. El tema de la competencia (es decir los conocimientos, habilida-des y aptitudes ms adecuadas para cada uno de los cargos re-queridos para realizar las distin-tas tareas del proceso electoral) no se estim en aquel momento como crucial, dado que el proce-so se reduca a casi celebracin de votaciones; y el factor mri-tos era an mucho ms difcil de exigir ya que prcticamente no se contaba con historia electoral que permitiera evaluar desempe-os y en funcin de ellos buscar el desarrollo permanente de las

    El pasado viernes 25 de marzo se realiz la primera presentacin pblica de los re-sultados de la investigacin Trayectoria de los docentes de las escuelas normales y sus necesidades de formacin, investigacin realizada por el rea de estudios sobre educacin de FLACSO-Guatemala, con el apoyo de la Coordinadora Educativa y Cul-tural Centroamericana (CECC-SICA). La actividad tuvo lugar en el Auditorio del Instituto Normal para Seoritas de Occidente (INSO).

    Al evento asistieron ms de 100 personas, entre las que se encontraban representantes de las Direcciones Departamentales de Educacin, directores, docentes y estudiantes de escuelas normales, directores y docentes de escuelas primarias e institutos de edu-cacin bsica, Universidades, de la Asamblea Nacional del Magisterio, del Sindicato de Trabajadores de la Educacin y medios de comunicacin.

    Presentacin pblica de resultados de investigacin

  • 5No. 25 / abril 2011

    capacidades profesionales. Las actuales condiciones obligan a otro tipo de consideraciones y esfuerzos. La planificacin, orga-nizacin, direccin, ejecucin y supervisin del proceso electoral actual requiere de un personal profesional que asegure que las tareas propias de ese particular servicio se realicen con eficiencia e independencia para la efectiva consolidacin democrtica.

    PROPUESTAEn el cuadro adjunto se deta-

    llan los requisitos, primero los obligatorios (que ya aparecen en la Ley) luego, los ideales-necesa-rios, aquellos que se estima son bsicos para que los miembros puedan cumplir con el importan-te encargo que les asigna dicha Ley. Se debe encontrar un mto-do para la seleccin aleatoria de quienes van a participar efecti-vamente en el proceso de selec-cin.

    Los requisitos se formulan de manera general, pero su cum-plimiento se define en funcin de los diferentes cargos, lo que resulta obvio dado que las ta-reas que realizan el presidente, secretario y vocal son diferentes. Asimismo, se hace la distincin entre los que se debe pedir a los miembros de las Juntas Electo-

    rales Departamentales y a los de las Juntas Municipales, aunque para estos se hace una subdivi-sin en A (los que tengan ms de 50,000 habitantes) y B (los que tengan menos de de esa ci-fra).

    El perfil que se propone bus-ca encontrar calidad profesional a partir de las capacidades que tengan los ciudadanos en mate-ria de educacin, as se le da un mayor peso relativo al grado de escolaridad y formacin universi-taria que son aspectos que darn al funcionario la base para com-prender en su cabal dimensin el fenmeno electoral (esto ltimo sin desmedro de excluir a aque-llos que tengan limitada forma-cin escolar). Luego, se prioriza a aquellas personas que hayan tenido una importante trayectoria de servicio a la comunidad, aso-ciada a aspectos de orden social o cvico; asimismo, se asigna una importancia a las capacidades de orden administrativo que vienen a ser claves en la gestin del pro-ceso, sea durante la coordina-cin con el propio TSE como en relacin con las organizaciones polticas; tambin se incorpora dentro de la idoneidad que deben tener los miembros de las Juntas su conocimiento de las actuales herramientas tecnolgicas, pues quien ahora desconoce los asun-

    tos bsicos de la informtica no puede cumplir plenamente el rol que se atribuye a las juntas Elec-torales. El atributo de liderazgo se considera, ya que los miembros de estos rganos tienen un papel protagnico para mediar e inter-venir en la solucin de problemas electorales en su jurisdiccin. Se estima, adems, que parte de la idoneidad de los miembros de las Juntas es que participen en un seminario-taller a celebrarse inmediatamente despus de rea-lizarse la seleccin aleatoria, en donde se haga una presentacin de los principales aspectos del Derecho electoral guatemalteco, y un repaso de las principales ca-ractersticas de los eventos ante-riores, principalmente en cuanto a insuficiencias y sus causas. Un ltimo criterio es valorar la expe-riencia previa de los participantes en el proceso, haber participado como miembros de las Juntas en elecciones pasadas es importan-te pero no definitorio.

    A cada aspecto se le debe dar una ponderacin que se subdivi-de en funcin de diferentes fac-tores, tales como grado acadmi-co, como tambin el haber tenido una trayectoria de servicio pbli-co en el Estado o en la sociedad civil, a nivel nacional o local, as como haber participado en uno o varios procesos electorales, pero

    ello obligara a realizar un pro-ceso mucho ms complejo que requiere de tiempo y otro tipo de capacidades que por la proximi-dad del evento, ya no es posible realizar ahora. Sobre la base de los documentos de los escogidos de forma aleatoria se completa el cuadro con las X que es obliga-do, las Y ideales y las O ne-cesarias. De echarse a andar la propuesta y concretarla, aun en forma parcial, y luego sistemati-zar la informacin, hara posible que en el futuro se puedan hacer comparaciones y otro tipo de in-vestigaciones que lleven a en-contrar frmulas para la mejora y perfeccionamiento del rgimen electoral guatemalteco.

    En conclusin, esta propuesta intenta sentar las bases mnimas que lleven a conformar un ser-vicio electoral profesional en los rganos electorales intermedios, a fin no slo que sus funciones se realicen de mejor forma, sino que las elecciones sean el mejor y nico procedimiento para la reno-vacin de autoridades pblicas.

    El rea de estudios de pobreza y migracin convoca a participar en el curso libre Funda-mentos de Estadstica. Est dirigido a estu-diantes universitarios e investigadores sociales que necesitan reafirmar conocimientos elemen-tales de estadstica. Por lo tanto, el presente forma parte de una nivelacin bsica. Adems, se perfila como prerrequisito para los cursos libres Manejo de Bases de Datos SPSS I y II, que se impartirn en los meses de agosto y octubre. El curso se impartir de 17:00 a 20:00 horas con una sesin semanal del 11 de mayo al 15 de junio de 2011, en la sede de FLACSO-Gua-temala. El costo por alumno es de Q 350.00. Se recibirn solicitudes durante el mes de abril y antes del 7 de mayo. El cupo es limitado.

    Informacin adicional con Vicente Quino ([email protected]) o al 2414744

    CONVOCATORIA

  • 6 No. 25 / abril 2011

    AvANCES y RETOS DE UNA DCADA: 2001-2011

    Ciudad de Guatemala 4, 5 y 6 de mayo, 2011

    ANTECEDENTES

    El Primer Encuentro Mesoame-ricano de Estudios de Gnero se llev a cabo en Antigua Guate-mala del 28 al 31 de agosto del 2001, convocado por el rea de Gnero de FLACSO-Guatemala en coordinacin con otras entida-des como Fundacin Guatemala, Comisin Universitaria de la Uni-versidad de San Carlos de Gua-temala,1 la Universidad del Valle, y la Asociacin Guatemalteca de Mujeres Mdicas.

    En esa oportunidad se pre-sentaron 114 ponencias de dis-tintos pases (70 de Guatemala, 27 de Mxico, 3 de Honduras, 1

    de Ecuador, 3 de Panam, 4 de Argentina, 5 de Costa Rica, 1 de Puerto Rico y 1 de Chile).

    A diez aos de haberse reali-zado esta importante actividad, el Programa de Gnero de la FLACSO en coordinacin con instituciones, organizaciones de mujeres y feministas han consi-derado necesaria la convocatoria a un segundo encuentro, para analizar los avances de una d-cada de estudios de las mujeres, gnero y feminismos.

    Es importante destacar, que uno de los logros en la dcada en trminos institucionales-fue la creacin del Instituto Univer-sitario de la Mujer-IUMUSAC en la Universidad de San Carlos de Guatemala , as como la aproba-cin de la Poltica y Plan de Equi-dad de Gnero en la Educacin Superior (aprobada en el 2008).

    Refirindose al 1er Encuentro, Ana Silvia Monzn escribe: en-tre los logros ms significativos del rea de Gnero de la FLAC-SO est la realizacin el 1er en-cuentro de Estudios de Gnero, en el 2001, que reuni aproxi-madamente a ochocientas aca-dmicas y activistas de la regin mesoamericana, en la Antigua Guatemala. Esta actividad tuvo una enorme proyeccin por la cantidad y calidad de expositoras

    y de participantes. En el 2004 tambin convoc, con la Fun-dacin Guatemala, la COMUSAC y el IUMUSAC, al Primer Encuentro Nacional. El rea tambin ge-ner la publicacin de una serie de libros con temas como par-ticipacin poltica de las mujeres, aportes de las mujeres a la economa, las muje-res mayas y el cam-bio social, as como la creacin de una Red de Estudios de la Mujer y de Gne-ro, que estuvo vigen-te apenas un ao. (Monzn, 2009:184)

    A una dcada de la realizacin de esa

    histrica actividad acadmica, se considera estratgico convocar a un segundo encuentro de estu-dios de gnero y feminismos con el propsito de conocer el avan-ce de las propuestas, acciones y logros de las mujeres vinculadas con los debates y la academia fe-ministas.2

    objetivos:

    1) Hacer un balance crtico de los estudios de gnero y feminis-mos en la regin mesoameri-cana, en la dcada 2001-2010.

    2) Fortalecer el desarrollo de los estudios de gnero y feminis-mos en las instituciones de educacin superior y de inves-tigacin.

    3) Generar opinin pblica sobre la importancia de los estudios de gnero y feminismos en los procesos de democratizacin

    de la regin mesoamericana4) Incidir en los rganos toma-

    dores de decisiones a nivel de las universidades y otros centros acadmicos para que se continen desarrollando las iniciativas de estructuracin de los estudios de gnero y femi-nismos a travs de diferentes modalidades.

    5) Intercambiar experiencias con las acadmicas que han rea-lizado tesis y trabajos de in-vestigacin, y con mujeres que estn promoviendo procesos importantes de lucha por los derechos de las mujeres en distintos mbitos

    6) Fortalecer las relaciones aca-dmico-polticas tanto a nivel institucional como personal, a travs de la conformacin de redes de mujeres vinculadas a la propuesta feminista en in-vestigacin, formacin e inci-dencia.

    Estos objetivos, similares a los del primer Encuentro, continan siendo orientadores del balance que debemos realizar diez aos despus, tanto a nivel nacional como regional,3 y en cada una de las dimensiones de anlisis y ejes temticos.

    la mujer esCriba

    Para dar continuidad y sentido de proceso, entre el primero y el segundo encuentro, retomamos la figura de la mujer escriba como emblema de esta actividad aca-dmica y de incidencia poltica. La mujer escriba significa la apro-piacin de las mujeres del cono-cimiento y de la escritura, para validar la histrica tradicin oral de las mujeres e ir generando el conocimiento escrito que perdura a travs de los tiempos.

    1 Es un ente no facultativo, creado por Acuerdo de Rectora No. 1051-2004 (11 de noviembre 2004), y pre-sentado pblicamente el 8 de marzo de 2005, en el marco de la conme-moracin del Da Internacional de las Mujer.

    2 Cabe destacar, por ejemplo, la rea-lizacin de seis congresos de muje-res universitarias (convocados por IUMUSAC), y la indita experiencia de la Agenda Feminista que, desde el 2007, ha mantenido un espacio permanente de discusin y difusin de temas relacionados con las pro-blemticas de las mujeres en Guate-mala, en la regin centroamericana a la luz de las teoras feministas. Asi-mismo, la reapertura del Programa de Gnero en FLACSO-Guatemala.

    3 Para el caso de Guatemala, Ana Silvia Monzn hace un excelente aporte de balance, perspectiva y re-tos, en su ensayo Se hace camino al pensar. Los estudios de la mujer, gnero y feminismo en Guatemala (2009). Pgs. 167 a 209, en Muje-res, ciencia e investigacin: miradas crticas. Ana Silvia Monzn (com-piladora), Ministerio de Educacin GuatemalaDireccin de Docencia, USAC. 2009.

  • 7No. 25 / abril 2011

    estruCtura aCadmiCa y metodoloGa del ii enCuentro:

    Se plantean tres dimensiones de anlisis que se subdividen en ejes temticos y mesas de discu-sin (ver cuadro no. 1).

    metodoloGa

    Se seguir el formato probado en el 1er Encuentro4 que dio muy buenos resultados:

    Conferencias principales: im-partidas por especialistas en el tema, reconocidas en el mbito internacional y cuyo aporte ha sido fundamental para acrecen-tar el bagaje terico de los estu-dios de gnero y feministas

    Mesas de ponencias: para dar a conocer y exponer los avances, retos y resultados de las investi-gaciones realizadas en el marco de los estudios de gnero y fe-ministas, as como conocer los problemas y propuestas para el desarrollo de los mismos.

    Plenarias: para la presentacin de los resultados de los tres das de trabajo, la puesta en comn de acuerdos y propuestas de se-guimiento.

    Se promover adems:

    Presentacin de libros

    Materiales educativos

    Producciones musicales

    Producciones audiovisuales.

    Estn convocadas a participar docentes, investigadoras, es-tudiantes, integrantes de movi-mientos sociales, de mujeres y feministas, trabajadoras de orga-nizaciones sociales y de mujeres, funcionarias estatales y toda per-sona interesada en los estudios de gnero feminismo.

    requisitos de partiCipaCin:

    Realizar la pre-inscripcin (bo-leta adjunta) y remitirla antes del 31 de marzo a [email protected] con copia a [email protected] y [email protected]

    Pagar cuota de participacin.

    Cuotas: Ponentes y profesio-nales participantes Q.200.00 ($25.00)

    Estudiantes Q.150.00 ($20.00)

    Formas y CondiCiones de paGo:

    Participantes nacionales: en las agencias del BANRURAL, Cuen-ta No. 3-257-02692-5 a nombre de Ana Silvia Monzn/Walda Ba-rrios

    Participantes internacionales; El pago se har el da 3 de mayo de 2:00 a 6:00 p.m. en la sede del II Encuentro, Hotel Conquis-tador Ramada, Va 5, 4-68, zona 4, Ciudad Guatemala. Por favor realizar pago en efectivo (dlares o quetzales).

    Antes del 25 de abril, Q.200.00 profesionales y po-nentes; Q.150.00, estudiantes de pregrado y grado. Enviar notificacin del pago al correo-generoyfeminismos.f [email protected]

    Despus del 25 de abril, Q.250.00 profesionales y ponen-tes; Q.200.00, estudiantes de pregrado y grado.

    Si paga el da del evento, por favor hacerlo en efectivo.

    presentaCin de ponenCias

    Para que un trabajo sea con-siderado elegible deber contar con los siguientes requisitos:

    Ubicarse en cualquiera de los ejes temticos del Encuentro

    Un resumen comprensivo de los contenidos que no exceda de las 300 palabras y cinco pa-labras clave que expresen el tema de la ponencia.

    Archivo digital en Word 2003 o versin ms actualizada, en Ti-mes New Roman 12, a espacio y medio.

    El nmero de pginas no debe ser mayor de 15.

    El trabajo debe garantizar la calidad del estilo y lenguaje.

    Nombre completo, pas, institu-cin, grado acadmico, y en el caso de estudiantes carrera y nivel de estudios.

    correo electrnico

    FeChas Clave:

    Recepcin de ResmenesDel 1 de febrero al 31 de marzo

    2011 Recepcin de ponencias

    25 de abril 2011

    Las ponencias se presenta-rn en mesas temticas. Hasta un mximo de 6 ponencias por mesa. 20 minutos para cada ex-positora.

    presentaCin de libros

    Indicar nombre de la/s autora/as Datos bibliogrficos del libro

    Eje temtico en el que se ins-cribe

    Fecha para recepcin de solici-tudes: 1 de abril 2011

    presentaCin de audiovisuales

    Indicar nombre de la/s autora/s Datos del material a presentar

    (gnero, duracin). Requerimientos tcnicos para

    la presentacin. Eje temtico en el que se ins-

    cribe.

    4 Memoria, 2002:21.

    Fecha para recepcin de solici-tudes: 1 de abril 2011

    Para ms informacin escribir a: [email protected]

    [email protected], [email protected]

    CONvOCAN

    Programa de Gnero y Femi-nismo, FLACSO-Guatemala * Fundacin Guatemala* Instituto Universitario de la Mujer, Univer-sidad de San Carlos de Guate-mala* Secretara Presidencial de la Mujer-SEPREM * Voces de Mujeres * Comisin Universitaria de la Mujer-USAC * Convergen-cia Cvico Poltica de Mujeres * La Cuerda * Ediciones Del Pen-sativo * Seminario de Literatura Feminista y Colectiva de Mujeres en las Artes * Red Mujeres al Aire * Action Aid * Asociacin de Mu-jeres para Estudios Feministas * Ncleo Mujeres y Teologa * CE-DEPCA.

    Seminario

    El Colegio de la Frontera Norte (EL COLEF) y FLACSO-Guatemala llevarn a cabo el Se-minario internacional sobre migracin en Norte y Centroamrica, la perspectiva gubernamen-tal, acadmica y social, los das 27 y 28 de junio de 2011, en el cual han confirmado su participacin como expositores representantes de diversas entidades acadmicas de Mxico, Guatemala, El Salvador y Honduras, y se est invitando a representantes gubernamentales vinculados al tema, de estos pases como de Estados Unidos y otros pases centroamerica-nos. Las ponencias abarcan temas como las nuevas dinmicas de la migracin; la econo-ma, el empleo y el trabajo; los derechos hu-manos, los derechos y la proteccin de los mi-grantes. Ms informacin con Julia Gonzlez ([email protected]) o al 24147444.

  • 8 No. 25 / abril 2011

    Publicacin mensual de flacso-Guatemala Director: Dr. Virgilio lvarez Aragn/Coordinacin y diagramacin: Lic. Hugo de Len P.

    Tel. PBX (502) 24147444 Fax: (502) 24147440 Correo electrnico: [email protected] Pgina web: http://www.flacso.edu.gtLas ideas expresadas en esta publicacin no son necesariamente

    compartidas por FLACSO-Guatemala30 mil ejemplares

    Biblioteca y Centro de DocumentacinEdelberto Torres-Rivas

    La Biblioteca y Centro de Documentacin Edelberto Torres-Rivas, cuenta con ac-ceso a internet inalmbrico, Acceso a la plataforma FLACSO-Andes, y consulta en sala de las siguientes revistas electrnicas : BLACKWELL SYNERGY EBSCOHOST SourcedOECD Enciclopedias de Thomson Gale JSTOR INFORPRESS CENTROAMERICANA Se cuenta con el software JAWS, que permite el acceso a informacin digitalizada a personas no videntes. Servicio de transcripcin de revista dilogo a sistema Braille.Las instalaciones de la biblioteca cuenta con fcil acceso para personas con dis-capacidades fsicas.

    FLACSO-Guatemala, 3a. calle 4-44 zona 10 - Horario de 8:00 a 18:00 horas

    SE ALQUILA3er nivel en zona 10

    300 mts2/10 oficinas/4 baos/2 cocinas con muebles/3 closets incrustados, ubicados individualmente en un espacio u oficina/4 parqueos disponibles/

    Ms informacin:[email protected]

    PBX: 2414 7444 Ext. 7335