derecho penal.docx

of 46/46
1 UNIVERSIDAD DE HUÀNUCO FACULTAD DE DERECHO DERECHO PENAL DOCENTE: Lizeth Achic Alarcón ASIGNATURA: Métodos y Técnicas de Estudio CICLO: I SECCIÒN: C INTEGRANTES: -Pajuelo Villanueva, Luzmila -Matos trigos, Andrea -Ostos Huaranga, Edith

Post on 04-Jan-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

31

UNIVERSIDAD DE HUNUCO

FACULTAD DE DERECHO DERECHO PENAL

DOCENTE:Lizeth Achic Alarcn

ASIGNATURA:Mtodos y Tcnicas de Estudio

CICLO:I

SECCIN:C

INTEGRANTES:-Pajuelo Villanueva, Luzmila -Matos trigos, Andrea -Ostos Huaranga, Edith-Cotrina Snchez, Katherine -Ambicho Aquino, Luz -Rojas Cspedes, Kora

HUNUCO-PER 2015

DERECHO PENAL

DEDICATORIA

En primer lugar agradecemos a dios por habernos permitido llegar hasta este punto y habernos dado salud, y darnos lo necesario para seguir adelante da a da para lograr nuestros objetivos, adems de su infinita bondad y amor.

A nuestros padres por habernos apoyado en todo momento, por sus consejos, sus valores, por la motivacin constante que nos ha permitido ser una persona de bien, pero ms que nada, por su amor.

A mi maestra por su gran apoyo y motivacin para la culminacin de nuestros estudios del primer ciclo, por su apoyo ofrecido en este trabajo, por habernos transmitido los conocimientos obtenidos y habernos llevado pas a paso en el aprendizaje,

INDICE

1. Conceptos generales del derecho penal.. .. 7

2. Derecho penal, su nocin y limites. ..10

3. Supuestos del derecho penal.11

4. Evolucin de las ideas penales..13

5. Teora de la ley penal.155.1 Lasfuentesdel derecho penal...15 5.2 Interpretacin de la ley penal16

6. Lineamientos elementales de derecho penal..17 6.1 La direccin tcnico-jurdica.18 6.2 Ignorancia de la ley penal18

7. Derecho penal econmico en el mbito societario.197.1 La necesaria intervencin del Derecho penal en las relaciones societarias..19 7.2 Especial referencia a la administracin desleal como figura delictiva.22

8. El bien jurdico protegido en el delito derecho penal desleal..25

9. El derecho penal como control social289.1 Los sistemas de control social...28 9.2 Sistemas de control formales e informales28 9.3 El Derecho Penal como instrumento de control social altamente formalizado..29

10. onclusiones30

INTRODUCCIN

La Ciencia Del Derecho Penal es el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observacin y el razonamiento del delito, del delincuente, y de la reaccin social que ambos provocan, conocimientos de los que, sistemticamente estructurados, se deducen principios y leyes generales.El Delito es una conducta humana sobre la que recae una sancin de carctercriminal. El Delincuente es una persona natural que rene las condiciones necesarias para responder ante el poder pblico. La Reaccin Social es el movimiento de la sociedad afectada por el delito que se traduce en una sancin.Jimnez de Asa define el Derecho Penal, como un conjunto de normas y disposiciones jurdicas que regulan el ejercicio del poder sancionador y preventivo del Estado, estableciendo el concepto del delito como presupuesto de la accin estatal, as como la responsabilidad del sujeto activo, y asociando a la infraccin de la norma una pena finalista o una medida aseguradora1 Fontn Balestra dice que es la rama del ordenamiento jurdico que contiene las normas impuestas bajo amenaza de sancin. Se advierte que en esta definicin se JIMNEZ DE AZUA, Lus, Principios Del Derecho Penal. La Ley Y El Delito, Buenos Aires, Argentina: AbeledoPerrot: Su principal objetivo es promover el respeto a los bienes jurdicos(todo bien vital de la comunidad o del individuo). Para esto, prohbe las conductas que estn dirigidas a lesionar o poner en peligro un bien jurdico. Lo que no puede hacer el derecho penal es evitar que sucedan ciertos efectos.Las subjetivas centran la definicin en el jus puniendi (poder de castigo) del Estado. Mencionan el contenido substancial, o sea, valores e intereses que las normas tutelan. As, el Derecho Penal es el derecho de castigar que tiene el Estado como facultad pblica de definir delitos y fijar sanciones que le son aplicables. O, el Derecho penal es la la rama delDerecho que regula la potestad pblica de castigar y aplicar medidas de seguridad a los autores de infracciones punibles (R. C. Nez).

Las definiciones subjetivas de Derecho Penal adolecen del defecto que circunscribe la disciplina a la facultad de castigar a los autores de infracciones punibles; pero omite la expresin de que el Derecho Penal debe sealar, en primer trmino, cules son las infracciones punibles.Las definiciones objetivas se refieren al conjunto de normas que promulga elEstado para combatir el delito. Tenemos: el Derecho Penal es el conjunto de reglas jurdicas establecidas por el Estado, que asocian al crimen como hecho, la pena como legtima consecuencia

Ciertamente, el Derecho Penal no tiene por qu ser el nico medio de reaccin frente a los hechos delictivos. Estos no pocas veces son manifestacin de autnticas situaciones problemticas cuyo tratamiento y resolucin precisa de una intervencin muy diferente a la tradicionalmente ofrecida por el Derecho Penal.En realidad, la propia historia del Derecho Penal pone de relieve cmo a medida que avanza el desarrollo social, mltiples conflictos individuales y sociales van encontrando nuevas vas de tratamiento y resolucin, menos graves y ms eficaces que el propio Derecho Penal.

La historia del Derecho Penal es la historia de su progresiva reduccin y superacin. Ahora bien, frente a quienes reclaman la abolicin del Derecho Penal, en la actualidad, no parece que en el nivel actual de evolucin del sistema social pueda esperarse su pacfica desaparicin. Ms bien habra que pensar en que el abandono del Derecho Penal vendra acompaado por la extensin de nuevos sistemas de control oficialmente no penales y menos formalizados, pero probablemente ms represivos y antidemocrticos. No hay que olvidar que es precisamente a los principios limitadores del poder punitivo del Estado, ya tradicionales en el Derecho Penal, a quienes generalmente se imputa la falta de flexibilidad e ineficacia caractersticas del sistema penal actual.

DERECHO PENAL

1. Conceptos generales del derecho penal

Es la rama del Derecho Publico Interno relativo a losDelitos Las Penas y las Medidas deSeguridad que tienen comoobjetivoinmediato la Creacin y la Conservacin del Orden Social.Se establece que el Derecho Penal es una rama del Derecho Pblico, en virtud de que al cometerse eldelito, se forma la relacin entre el Delincuente yel EstadoDenominacin.-En trmino Derecho Penal, no es el nico con el que se denomina a estadisciplina; la cual recibe los nombres de Derecho Criminal, Derecho de Defensa Social, etc. Sin embargo, estos ltimos nombres no son adecuados ya que el primero se presta a confusiones; por cuantas algunas legislaciones hacen distingos entre crmenes, delitos yfaltas Respecto al segundo, se entiende que el derecho ha sido elaborado para la defensa de la sociedad. El principal objetivo del derecho penal espromover el respeto a los bienes jurdicos(todo bien vital de la comunidad o del individuo). Para esto, prohbe las conductas que estn dirigidas a lesionar o poner en peligro un bien jurdico. Lo que no puede hacer el derecho penal es evitar que sucedan ciertos efectos.ElEstadodispone de dos herramientas para reaccionar frente al delito: lasmedidas de seguridad(que buscan la prevencin) y laspenas(que suponen el castigo). La pena, por lo tanto, implica una restriccin a los derechos del responsable. Es una parte del sistema jurdico constituido por un conjunto de normas y principios que limitan el poder punitivo del Estado, describiendo que comportamientos son delitos, la pena que les corresponde y cuando se debe aplicar una medida de seguridad. Su finalidad es proteger los bienes jurdicos fundamentales de la sociedad para proveer a que sus miembros tengan conviven-cia pacfica. El objeto del derecho penal, de consiguiente, ofrece Como informacin haremos referencia a las diversas nociones que los autores nacionales tienen del derecho penal. En general, esas nociones concuerdan en lo esencial, aunque lticamente se les incorporan elementos de ndole teleolgica dirigidos a darle un sentido, una finalidad a lograr, como lo son la proteccin de bienes jurdicos trascendentes y la mantencin de la convivencia pacfica, objetivos que al mismo tiempo otorgan legitimidad a la existencia de esta rama del derecho. Novoa: "Conjunto de leyes o normas que describen los hechos punibles y determinan las penas" (Curso de Derecho Penal peruano, t. I, p. 9). Cury: "Conjunto de normas que regulan la potestad punitiva del Estado, asociado a ciertos hechos legalmente determinados, una pena o una medida de seguridad o correccin, con el objeto de garantizar el respeto de los valores fundamentales sobre los que descansa la convivencia humana" (Derecho Penal, Parte General, t. I, p. 3). Etchebeny: "Es aquella parte del ordenamiento jurdico que comprende las normas de acuerdo a las cuales el Estado prohbe o impone determinadas acciones, y establece penas para la contravencin de dichas rdenes""El derecho penal es aquella parte del ordenamiento jurdico que determina las caractersticas de la accin delictuosa y le impone penas o medidas de seguridad" (Derecho Penal alemn, Parte General, p. 11). Jescheck: "Determina qu contravenciones del orden social constituyen delito, y seala la pena que ha de aplicarse cmo consecuencia jurdica del mismo. Prev, asimismo, que el delito puede ser presupuesto de medida de seguridad y de otra naturaleza. Esto queda demostrado en el art. 1 del C.P., que define el delito como toda accin u omisin voluntaria penada por la ley". V. Liszt deca: "Todos los bienes jurdicos son intereses vitales del individuo o de la comunidad. El orden jurdico no crea el inters, lo crea la vida, pero la proteccin del derecho eleva el inters vital a bien jurdico", al contrario, pensaba que esos bienes eran creaciones estrictamente jurdicas. Como ha ocurrido en la mayora de los aspectos de la organizacin social, para que el derecho penal llegara a convertirse en lo que hoy en da conocemos fue necesario que existiera un proceso bastante lento, a travs del cual se pusieron a prueba diferentesmetodologase ideas y se fue buscando la forma en la que quedara finalmente constituido. En este proceso pueden sealarse varias etapas, las cuales son:*Etapa primitiva: En este perodo no existan leyes claras, sino una serie de prohibiciones derivadas de unas firmescreencias religiosasque imponan duros castigos a aqul que osara violarlas, dichos mandatos reciban el nombre detab.Exista otro trmino que era el de venganza, que permita que aqullos que sufran cualquier dao por parte de otro grupo, tomarn la justicia por su manocastigando a sus agresores con un mal mayor al recibido. No existan lmites, eran las vctimas quienes los ponan. El sucesivo ejecutar de las venganzas entre individuos de diversos bandos fue lo que llev en repetidas ocasiones a la guerra entre los mismos.* Etapa de la Ley De Talin: En este perodo se cre un lmite a las citadas venganzas el cual estaba fijado por lasTablas de la Ley de Moiss; donde se expresa que la pena ha de ser igual en magnitud al dao sufrido.* Surgimiento de la justicia poltica: Con el nacimiento delDerecho Penal Romano, la justicia comenz a cobrar sentido. A partir de este modo surge la diferenciacin entrecrmenespblicos y privados; los primeros eran aquellos que afectaban el orden pblico y los segundos eran de tipo personal entre dos individuos o familias. En cada caso se optaba por un tipo de castigo diferente, todava basado en la ley del talin, es decir que el castigo era impuesto en base al dao causado por el individuo. Desde este momento, lentamente fue consolidndose lajusticia como hoy la conocemos primero se instauraron los pasos a seguir ante un proceso penal (acusacin, aporte de pruebas del delito y sentencia) y ms tarde se estableci la diferencia entredelitodoloso y culposo, desarrollando diferentes teoras ydoctrinasque permitan la correcta ejecucinde las condenas.Hoy en da, de acuerdo a los aportes que han hecho las diversas culturas que se han preocupado por establecer un cdigo para condenar justamente a losimputados, contamos con un slido derecho penal que tericamente protege a los que son inocentes y colabora con elestablecimiento de lajusticiaen todos sus rdenes; aunque, lamentablemente, no en todos los casos se cumple dicho requisito. El Derecho Penal en Sentido Objetivo.-Es el conjunto de normas jurdicas establecidas por el Estado; determinan los Delitos, las Penas y las Medidas de Seguridad con que aquellos son sancionados.Derecho Penal en Sentido Subjetivo.- Es el derecho de castigar, consiste en la Facultad del Estado de conminar la realizacin del delito con penas y en su caso, imponerlas y ejecutarlas.Derecho Penal Sustantivo o Material.- Concreta la nocin del delito y determina las consecuencias. Cabe sealar que lo correspondiente a medidas de seguridad y los tratamientos especiales para nios o enfermos, autores de actos tpicos, se deben considerar como reglas paralelas al Derecho Penal.Derecho Penal Adjetivo o Derecho Penal Procesal Penal.- Es la reglamentacin cuyo objetivo es el de aplicar en forma ordenada y sistemtica el Derecho Penal Sustantivo; por lo que se considera que elDerecho ProcesalPenal, es el conjunto de normas relativas a la forma de aplicacin de las reglas penales a casos particulares.Derecho Procesal.- Es el conjunto de reglas que norma la actividad estatal que tiene por objeto el eslabonamiento del delito con la sancin.Relaciones del Derecho Penal con Otras Disciplinas:El Derecho Penal es parte de un todo jurdico por lo que se relaciona con las dems ramas del Derecho, pero principalmente con elDerecho Constitucional, que es la disciplina queestructuraal Estado y susfunciones y reconoce las garantas de los particulares frente al Estado.ElDerecho Constitucionalsienta las bases de todosistema Poltico o Jurdico, otorgando facultades e imponiendo los alcances en la actuacin de las autoridades frente a los particulares y a su vez, estableciendo garantas y formas de persecucin y proteccin que no podrn ser transgredidas.Ciencia del Derecho Penal.-Se define como el conjunto sistemtico deprincipios relativos al delito, las penas y las medidas de seguridad.Esto es quela cienciadel Derecho Penal est constituida por principios, cuyo objeto es el estudio de las normas positivas; as como de fijar lanaturalezadel delito, las bases, la naturaleza y los alcances de laresponsabilidady de la peligrosidad, la adecuacin y los lmites de la respuesta respectiva por parte del Estado.Ciencia Dogmatica Jurdico Penal.-Corresponde a ser el conjunto de normas positivas en que se transforman los principios rectores del Ordenamiento Penal Positivo.

2. Derecho penal, su nocin y limites

Constituye el llamado principio de la nocividad social. Este ltimo principio impide que se califiquen como delictivas conductas inmorales o meramente desagradables y dems anlogas. De otro lado, por lesiva que pueda ser una actividad para un bien jurdico importante, no constituye delito si previamente no ha sido descrita y sancionada por una ley penal, porque el principio de legalidad lo impide; lo que evidencia la trascendencia de la nocin formal el delito. El derecho penal es una parte del ordenamiento jurdico general, y no es la nica rea que ejerce el control social. Existen otras que cuentan a su vez con un catlogo de sanciones destinadas a regular la actividad del hombre; as sucede con el derecho civil, el comercial, el laboral, entre otros, que establecen o autorizan la aplicacin de sanciones, como el pago de indemnizaciones o intereses para el caso de incumplimiento de determinadas obligaciones, la imposicin de multas, etc., que tambin importan una forma de control de la sociedad. Pero el derecho penal se diferencia de esos sistemas porque entra a operar cuando las sanciones con que stos cuentan han resultado inefectivas o insuficientes. La reaccin penal es entonces el ltimo recurso -extremo y supremo al que puede echar mano el ordenamiento jurdico para lograr el respeto de sus mandatos y prohibiciones, lo que le da a esta rea del derecho la caracterstica de ltima ratio, a la cual el Estado debe recurrir de manera excepcional (principio de intervencin mnima del Estado). El derecho penal cumple, adems y en el hecho, una funcin simblica: da seguridad, crea un ambiente de confianza en la sociedad y en cada individuo, en el sentido de constituir una barrera de contencin del delito, al ofrecer una efectiva proteccin de los intereses y valores fundamentales. Esta funcin de ndole sicosocial -tranquilizadora de la opinin pblica-, en todo caso, no es de su esencia, sino consecuencia secundaria de la finalidad que le es propia, que no es intimidar, sino proteger bienes jurdicos apreciados socialmente. No es papel del derecho penal " Sobre la nocin material o sustancial del delito puede consultarse, entre otros, a se *reconoce la funcin de prevencin general del derecho penal, pero comenta:"Sin embargo, tal planteamiento no puede sustraerse a lo que sucede y ha manipular el miedo recurriendo a endurecer la reaccin ante el delito; ello podra dar lugar a "un sinfn de disposiciones excepcionales, a sabiendas de su intil o imposible cumplimiento y, a medio plazo, desacredita al propio ordenamiento , minado el poder intimidatorio de sus prohibiciones".^ Tampoco parece ser de la esencia del derecho penal la denominada funcin promocional, esto es actuar como promotor del cambio social, de la transformacin de la realidad, pues lo que le corresponde es encauzar ese cambio, pero no lo dirige ni lo impulsa. "Su naturaleza subsidiaria, como ultima ratio, y el principio de intervencin mnima se oponen a la supuesta funcin promocional q u e en vano algunos le asignan. El derecho penal protege y tutela los valores fundamentales de la convivencia que son objeto de un amplio consenso social, pero no puede ser el instrumento que recabe o imponga dicho consenso."** II.

3. Supuestos del derecho penal

El derecho penal es consecuencia de una realidad socio antropolgica: el hombre vive en comunidad y desde que sta ha tenido una estructura u organizacin aun que sea elemental, siempre han existido miembros de ella que se inclinan por desconocer el orden establecido. Si sus acciones rebeldes lesionan alguno de los bienes jurdicos fundamentales, el Estado reacciona aplicando medidas para prevenir esas conductas o imponiendo castigos drsticos para reprimirlas. La comisin de esos atentados y el que se castigue a quienes los realizan, es lo que se denomina fenmeno criminal,Esto ha sucedido en la realidad, y a ello obedece que el propio Mir Puig y tambin Muoz Conde se hagan eco de la observacin de Roxin respecto a que la prevencin general ha propendido al terror penal. Y es por eso mismo por lo que plantea una prevencin sometida estrictamente a los principios de un Estado de derecho democrtico, que implica su sometimiento a los principios de necesidad, proporcionalidad, legalidad y dignidad de la persona humana". Se interesa entonces slo por cierta clase de comportamientos, sean acciones u omisiones (lo que significa que deben ser siempre actuaciones del hombre) , que lesionan o ponen en peligro valores especficos que la sociedad estima como necesarios para desarrollarse y mantener en su seno u n a convivencia pacfica. Evitar esas lesiones o peligros para mantener la tranquilidad social constituye la finalidad y el objeto del derecho penal. El conjunto de acciones y omisiones calificadas como delictivas conforma la criminalidad, y los que las realizan o incurren en ellas se denominan delincuentes o criminales, expresiones que ostensiblemente son estigmatizantes. Se afirma que el Estado, al aplicar el derecho penal, cumple una labor reparadora del equilibrio del sistema social" que resulta alterado por la comisin del delito, pero al hacerlo h a de mantenerse siempre dentro del estricto mbito de la necesidad poltico-social de imponer tanto la prohibicin como la pena pertinente al mismo tiempo, debe respetar los derechos inherentes a la personalidad de los implicados. Las circunstancias y maneras de como se crea la criminalidad y porque ciertas conductas se califican de delictivas, es algo que escapa al objetivo del derecho penal. Son materias propias de la poltica criminal Y de la criminologa, sin perjuicio de q u e los resultados q u e estas reas del conocimiento logren deben ser considerados por el derecho penal en la formacin de la ley positiva, en su interpretacin y en su aplicacin. En un derecho orientado a las consecuencias como debe serlo el derecho penal, tal metodologa es imperativa. Los aportes de la criminologa y de la poltica criminal facilitan tambin el acceso a la justicia, al suministrar medios y alternativas que optimizan la posibilidad de concretar los objetivos perseguidos por el derecho punitivo por vas diferentes a las que ste ofrece (esos medios podran ser la renuncia de la accin penal, el perdn de la vctima, trabajos comunitarios, etc.). En el presente siglo XX, sobre todo despus de la Segunda Guerra Mundial, el derecho penal ha sido objeto de profunda revisin en cuanto a su finalidad, considerando, entre otros a aspectos, las consecuencias que su aplicacin provoca en la realidad social. Las notables transformaciones culturales, poltico-sociales y econmicas que han afectado a la sociedad, repercuten a su vez en los ordenamientos jurdico-penales de todos los pases democrticos quehan enfatizado tres dimensiones hacia las cuales no siempre se proyectaron con anterioridad. Hacemos referencia a las dimensiones "constitucional", "internacional" y "social". La constitucional se refleja en la subordinacin de la normativa penal al mayor respeto de los derechos fundamentales de la persona, que en la mayora de los ordenamientos adquieren rango constitucional. Los derechos humanos se alzan as como barreras que no pueden ser sobrepasadas por el legislador ni por los jueces han dejado de ser declaraciones de ndole meramente programtica, para transformarse en garantas individuales, porque las constituciones y las leyes han creado acciones y recursos procesales especficos ante los rganos jurisdiccionales para hacerlas respetar (recursos de proteccin, de amparo de inconstitucionalidad). De esa manera se ha ido formando una variada jurisprudencia que ilumina la aplicacin e interpretacin de la ley penal, de gran utilidad en la praxis judicial. La perspectiva internacional, o "transnacional" como dice Cappelletti, se observa en el esfuerzo realizado por los pases de superar el mbito de "la soberana nacional con la creacin del primer ncleo de una lex universalis y con la constitucin tambin del primer ncleo de un gobierno universal o transnacional con la Declaracin Universal de los Derechos del hombre de 1948 y los pactos respectivos, que son vinculantes para los Estados suscriptores. Estos pactos confieren a- organismos internacionales facultades jurisdiccionales -si bien a n incipientes- para asegurar su acatamiento. A ello habra que agregar los numerosos tratados internacionales sobre delitos de extrema gravedad, como los referentes al narcotrfico, al terrorismo, o para proteger a los menores delincuentes, entre muchos otros.

4. Evolucin de las ideas penales

A lo largo deltiempo, lafuncin represiva se ha orientado hacia diversas rutas, segn los distintos pueblos. Estas tendencias han sido agrupadas en cinco periodos:DE LA VENGANZA PRIVADA:A esta etapa suele llamrsele tambin "Venganza de la Sangre" o "poca Barbara" por falta de proteccin adecuada, que hasta despus se organiza, cada particular, cadafamiliay cadagrupose protege y se haca justicia por s mismo. La actividad vengadora contaba con el apoyo de la colectividad, mediante la ayuda material y el respaldo moral hacia el ofendido, reconocindole su derecho de ejercitarla. Se estima que los vengadores, al ejercitar su reaccin, casi siempre se excedan causando males mucho mayores que los recibidos, por lo que hubo necesidad de limitar la venganza y as apareci laLEY DEL TALION: "ojo por ojo y diente por diente", para significar que solo se reconocera al ofendido el Derecho de causar un mal de igual intensidad al sufrido. Estesistemadel Talin, supone que ya exista unpodermoderador y en consecuencia un desarrollo del poder pblico considerable. Surgi ms tarde el sistema de las composiciones segn el cual el ofensor poda comprar al ofendido o a su familia el Derecho de Venganza.DE LA VENGANZA DIVINA:Esta surge cuando los pueblos adoptaban laorganizacinTeocrtica y todos losproblemasse proyectaban hacia la divinidad como eje constitutivo delEstado. En esta etapa se considera al delito como una causa de descontento de los dioses; y jueces y tribunales juzgan en nombre de la divinidad ofendida, pronunciando sentencias y aplicando penas para satisfacer su ira. En esta etapa, la justicia represiva se manejaba generalmente por laclasesacerdotal y el ejemplo ms relevante en el pueblo hebreo, quienes tradicionalmente han sido religiosos.DE LA VENGANZA PUBLICA:A medida que los Estados adquieren mayor solidez, principia por hacerse la distincin entre "Delitos Pblicos y Privados"; segn el hecho, lesionar los intereses de los particulares o el orden pblico. En esta etapa los Tribunales juzgan en nombre de la colectividad, pero las penas son cada vez ms crueles e inhumanas. Los Jueces tenan facultades ilimitadas que se prestaban a sendos abusos, ya que inclusive podan incriminar por hechos no previstos como delitos en lasleyes, desenterrar cadveres para procesarlos, etc.; y estos abusos generalmente eran en beneficio de los dspotas y los tiranos. Por medio del terror y a la intimidacin, se consegua el sometimiento al Soberano. En este periodo se aguz el ingenio para inventar suplicios y formas de torturar. La tortura estaba presente durante la instruccin, hasta la ejecucin, a efecto de obtener revelaciones o confesiones. Nacieron los calabozos en donde los sentenciados sufran prisin perpetua ensubterrneos, la jaula dehierroo demadera, la argolla, "el pilori", la horca, los azotes, las galeras, el descuartizamiento, la hoguera, la decapitacin por hacha, lamarcainfamante por hierro candente, los trabajos forzados y con cadenas.EL PERIODO HUMANITARIO:A la excesiva crueldad sigui unmovimientohumanizador de las penas y en general de lossistemaspenales, esta tendencia se dio hasta la mitad del siglo XVIII con el Marqus Csar Beccaria y con losfilsofosy pensadoresVoltaire, Roussean, Mountesquieu, etc. Beccaria public su libro "Del Delito y de la Pena", en el ao 1764; el cual consisti en unacrticademoledora contra los sistemas empleados hasta entonces y la proposicin creadora de nuevos conceptos y nuevas prcticas.De entre los puntos ms importantes del libro de Beccaria, destacan los siguientes: 1.El derecho de castigar se basa en elcontrato socialy por tanto la justicia humana y la divina, son independientes. 2.Las penas nicamente pueden ser establecidas por las leyes, stas han de ser generales y solo los jueces pueden declarar que han sido violadas. 3.Las penas deben ser pblicas, prontas y necesarias, proporcionadas al delito y las mnimas posibles, nunca deben ser atroces. 4.Los jueces, por no ser legisladores, carecen de la facultad de interpretar laley(para Beccaria), nada hay tan peligroso como la necesidad de consultar el espritu de la ley. 5.El fin de la pena, es evitar que el autor cometa nuevos delitos, as como la ejemplaridad respecto a los dems hombres. 6.LaPena de Muerte, debe de ser proscrita por injusta; elcontratosocial no lo autoriza, dedo que el hombre no puede ceder el derecho a ser privado de la vida de la cual no puede disponer, ya que no le pertenece.LA ETAPA CIENTIFICA:Esta etapa inicia con la obra de Beccaria y culmina con la obra de Francisco Carrara, quien es el principal exponente de laEscuelaClsica del Derecho Penal.A partir de Beccaria se abordaron los estudios sobre el Derecho Penal, en forma ordenada y sistemtica, que es lo que sustentael conocimientocientfico, hasta llegar a nuestros das.

5. Teora de la ley penal 5.1 Lasfuentesdel derecho penal:

Generalmente, al hablar de las fuentes del Derecho Se hace la distincin entre fuentes reales, fuentes formales y fuentes histricas Por fuente real se entiende el conjunto de razones determinantes del contenido de las normas jurdicas esto es, las causas que impulsaron al legislador a darles vida. Son los motivos de convivencia social tomados en cuenta por el legislador en un momento histrico dado y en un determinado lugar; constituyen la materia misma de la Ley. Por fuentes formales se entiende el proceso histrico de manifestacin de las normas jurdicas, son aquellos procedimientos mediante los cuales se concreta la regla jurdica se seala su fuerza obligatoria; enotras palabras, son los modos por los que se nos hacen palpables

FUENTE.-Resulta ser "el sitio de donde brota, de las profundidades de la vida social, las disposiciones jurdicas hasta alcanzar la superficie del Derecho".FUENTE REAL.-Conjunto de razones determinantes del contenido de las normas jurdicas. (Las causas que impulsaron al legislador a darle vida a la norma).FUENTE FORMAL.-Elprocesohistrico de manifestacin de las normas jurdicas. (Se trata de losmediospara conocer el derecho, la ley, costumbre,jurisprudenciay doctrina).FUENTE HISTORICA.-Mediosmaterialesque nos permiten conocer el derecho vigente en el pasado. (Libros,documentos, papiros, inscripciones, etc., siempre que tengan eltextode una ley).En nuestro sistema de derecho, solo es fuente del Derecho Penal, directa e inmediata la Ley.La Garanta deLegalidadse instituyo por primera vez enla CartaMagna, expedida por Juan SinTierraenInglaterra(1215),en donde prohibi la imposicin de penas sin previo juicio.Posteriormente Beccaria declarara que solo las leyes pueden decretar las penas para los delitos y stos deben ser establecidos por el Legislador. As pues, el derecho a castigar del Estado, se encuentra delimitado por la Ley Penal, nica fuente del Derecho Represivo y garanta del delincuente; quien no puede verse sancionada por actos que la ley de manera expresa no haya previsto como delictuosos. Existen mltiples disposiciones penales en otros Cuerpos Legislativos: Cdigo Hacendario, Cdigo de Justicia Militar, La Ley Federal, La Ley de Vas Generales deComunicacin, etc.

5.2 Interpretacin de la ley penal

Se entiende en razn de diversas formas o clases, atendiendo a diversos criterios, como son:

1. Por los sujetos que la realizan.-Se divide en:

a.Privada o Doctrinal.-Es la realizada por los particulares o los estudiosos del Derecho.b.Judicial.-La llevan a cabo los rganos judiciales en su tarea de impartir justicia; para lograrla debern atenerse al texto legal y si surge duda debern tomar en cuenta lainterpretacinlegislativa, si la hubiere o bien interpretar el propsito y voluntad de la norma, que no describa con claridad el contenido.c.Autentica o Legislativa.-Es la que lleva a cabo el Legislador, para precisar el sentido de las leyes que dicta; puede ser contextual o posterior, segn la realice en el mismo texto legal o bien a travs de otra u otras normas aclaratorias en el mismo Cuerpo Legal o en una ley diferente, alusiva a la que se pretende desentraar.

2. Con relacin a los medios omtodosempleados:

a.Gramatical.-Consiste en atender el estricto significado de las palabras empleadas por el Legislador al expedir el texto legal.b.Lgica.-Tiene por objeto determinar el verdadero sentido de la Ley, medianteanlisisdel texto legal, a travs del estudio de laexposicinde motivos y de las actas de los trabajos preparatorios.

3. Por sus resultados:

a.Declarativa.-Si a juicio del intrprete las palabras usadas en el texto significan exactamente lo que la ley expresa en cuanto a entendimiento idiomtico o palabras empleadas: cuando se establece la conformidad de la letra de la ley con la voluntad de sta.b.Extensiva.-Si las palabras empleadas en el precepto expresan menos que la voluntad de ley; es ms amplio el mbito de disposicin de la ley.c.Restrictiva.-Cuando las palabras que describen la ley expresan ms de lo que en realidad la misma ley establece: cuando se descubre que las palabras tienen mayor vaguedad o amplitud de lo que en realidad es la intencin propia de la ley.d.Progresiva.-Cuando atiende a elementos cambiantes decultura, costumbres y de medio social, comprendidos en la ley o supuestos por ella y evoluciona de acuerdo con esos factores, aun cuando laredaccindel precepto permanezca inalterada.

6. Lineamientos elementales de derecho penal

La jurisprudencia no constituye propiamente una fuente formal del Derecho Penal; a pesar de su obligatoriedad, es una simple interpretacin de los preceptos legales en vigor; viene a ser la ley misma; 'la Corte slo desentraa el sentido de las normas jurdicas, para afirmar que dicen tal o cual cosa. Segn nuestro sistema constitucional, la 'Suprema Corte de Justicia de la Nacin es la genuina intrprete de las leyes, al corresponderle determinar su sentido. La leyes como una tbula rasa, expresa lo que segn la Suprema Corte dice; luego 'la jurisprudencia no viene a ser sino un medio de desentraar el sentido de la propia ley y por ende a ella equivale.

La pena es necesaria para la seguridad en la vida social porque su finalidad es la conservacin del orden jurdico. A. esta teora se le conoce tambin bajo el nombre de Escuela Sociolgica, caracterizada -segn expresiones de Jimnez de Asa-,5 por su dualismo, al utilizar mtodos jurdicos de un lado y experimentales por el otro; por su concepcin del delito como entidad jurdica y como fenmeno natural; por su aceptacin de la imputabilidad y del estado peligroso y, en consecuencia, de las penas y de las medidas de seguridad. Otras corrientes. Diversas orientaciones emergieron de la controversia entre clsicos y positivistas, corrientes que repudiaron algunos de los principios de cada una de esas dos tendencias e hicieron concesiones respecto de otros. Entre ellas pueden mencionarse las teoras de Garraud en Francia y las de Sabatini en Italia. Para Ren Garraud, el delito y la pena san simples fenmenos jurdicos. El estudio del delito como hecho biolgico y social no corresponde al Derecho Penal, sino a la sociologa criminal. Esas dos formas de comprender el delito (jurdica y sociolgicamente), deben compenetrarse y actuar una sobre la otra. Segn Guillermo Sabatini, la responsabilidad penal es de naturaleza jurdica y no moral. Considera la imputabilidad como el conjunto de condiciones mnimas por las cuales la persona deviene sujeto a la relacin jurdica punitiva. Distingue, como todos los eclcticos, entre delincuentes normales y anormales.

6.1. La direccin tcnico-jurdica.

Esta concepcin, sostenida principalmente por Rocco, Manzini, Massari, Battaglini, Vannini, etc., preconiza que slo el Derecho positivo constituye el objeto de una ciencia jurdica, como lo es el Derecho Penal, que no debe pretender la indagacin de principios filosficos. El Derecho Penal ha de reducirse al conocimiento cientfico de 'los delitos y de las penas, como fenmenos regulados por el ordenamiento positivo. La pena es un instrumento, de conformidad con las exigencias de la tcnica, para lograr la prevencin generala especial, sino la readaptacin del delincuente; en esa forma, la pena cumple su funcin defensora del orden jurdico. bsase la responsabilidad en la capacidad de entender y de querer. de acuerdo con Filipo Grspign, esta tendencia constituye el perfeccionamiento de la escuela positiva, mientras otros pensadores la clasifican entre las doctrinas netamente eclcticas. la direccin tcnico-jurdica, afirma cuello caln, no aspira a la indagacin filosfica de un derecho penal natural, ni a la formacin del derecho penal del porvenir, su objeto limtase al derecho positivo vigente, a elaborar tcnicamente los principios fundamentales de sus instituciones, y a aplicar e interpretar ese derecho." .

6.2 Ignorancia de la ley penal..

De acuerdo con el Cdigo Civil la, ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento reconoce as el principio universalmente admitido de que la ignorancia de las leyes a nadie aprovecha. Sin embargo, de conformidad con las reglas prescritas por el artculo 52 del Cdigo Penal, el juzgador, al individualizar la pena, debe tener presentes las circunstancias personales del infractor y en atencin a las mismas, as como a las exteriores de ejecucin del delito, sealar la sancin adecuada dentro de los mrgenes mnimo y mximo que para cada caso dispone la ley; en esa forma, el juez valora la personalidad del delincuente atendiendo tambin a su grado de instruccin. De todos modos, debe quedar directamente claro que la Ignorancia de la ley no es, por s misma, excluyente de responsabilidad penal o causa. impunidad solo sirve para adecuar a pena dentro de los lmites respectivos."En nuestro Derecho Penal se engloba por igual a todos los responsables por hechos delictuosos (Art. 13 del Cdigo Penal) y nicamente se atempera en algo el rigor de la igualdad al obligar al juez, en el momento de fijar la pena, a atender a las condiciones personales del delincuente: edad, educacin, ilustracin, costumbres y conducta precedente (Art. 52 del Cdigo Penal)."

7. Derecho penal econmico en el mbito societario

7.1 La necesaria intervencin del Derecho penal en las relaciones societarias

La actividad normativa que cristaliz con la promulgacin del Cdigo Penal de 1995 tiene ciertos perfiles controvertidos en torno a las relaciones societarias. La inclusin de los delitos referidos a esta realidad del trfico mercantil en el aludido texto legal careca entonces de antecedentes en los que apoyarse. De manera que la construccin de una estructura slida a travs de la que estas figuras delictivas quedaran definidas de forma correcta, deba de reflejar el buen uso del Derecho, entendido como un instrumento de ordenacin. La nueva normativa deba configurarse con la intencin de sancionar las conductas ilcitas de la forma ms equitativa posible respetando los cnones bsicos derivados de cada rama del ordenamiento jurdico,que como veremos hacen ms confusa su aplicacin, y tomando siempre como lnea de referencia los principios limitadores del poder punitivo del Estado. Las relaciones surgidas en el mbito econmico, y ms concretamente en el mbito societario, han estado marcadas por una insondable tenebrosidad que ha aumentado en el actual contexto de crisis. El desmesurado crecimiento econmico, el avance en el mundo tecnolgico, la ampliacin del mundo empresarial, etc., crean el escenario perfecto para que la denominada delincuencia econmica sea cada vez ms habitual. sta necesita inexcusablemente de la intervencin del Derecho penalpara sancionarla y dotar al mbito patrimonial y socioeconmico de una proteccin efectiva derivada en la tutela de los derechos de socios, accionistas y trabajadores, entre otros.

De este modo, el incremento de los denominados delitos de cuello blanco requiere acudir al Derecho penal con el objetivo de incluir en el Cdigo la tipificacin de determinadas actuaciones surgidas en el mbito relaciones modernas y complejas que demandan por su carcter ciertos estndares de vigilancia y punicin. Frente a esta tesis, desde la que se conciben los delitos a los que se hace alusin como una realidad moderna y fruto de disfunciones del sistema econmico contemporneo, algunas voces trataron de darles encaje dentro de los delitos contra la propiedad del antiguo Cdigo Penal (en los que en ocasiones se pretenda encuadrar las conductas llevadas a cabo en perjuicio de la sociedad y de los integrantes de la misma). stos provienen en su mayora del Derecho romano, es decir, de un sistema econmico rudimentario que presenta como notas caractersticas el libre intercambio y al comerciante como un sujeto individual4, notas que son contrarias a la naturaleza de los ya mencionados delitos societarios. La tipificacin de las conductas ilcitas surgidas en el mbito de las sociedades mercantiles, ampararon el objetivo de evitar que ciertos sujetos (personalizados en administradores desleales o falsos agentes) se aprovecharan de la legislacin tradicional para cometer determinados actos. stos, que en su mayora son personas que cuentan con una gran capacidad para llevar a cabo maquinaciones de todo tipo encaminadas a obtener lucros ilcitos, eran conscientes de que exista una laguna de punibilidad que podran aprovechar en caso de ser enjuiciados para no ser penados.

La intervencin del Derecho penal en la realidad actual aviva de forma subsidiaria el debate surgido en torno a la necesidad a la que debe responder este Derecho, de forma que no abandone su carcter de ltima ratio. Considerar cul es el punto que hemos de entender como lmite insalvable para que el ordenamiento penal pueda ser aplicado sobre una problemtica concreta trae aparejadas controversias de todo tipo. La tarea de determinar indicadores que definan qu acciones derivadas del ejercicio econmico deben ser sancionadas a travs de la va penal es difcil. Incluso tomando como referente el Derecho comparado, la cuestin no deja de sercontrovertida, ya que el Derecho penal de los negocios deber adaptarse al sistema econmico existente en cada pas5 o a cada mercado integrado, como podra ocurrir en el caso de la Unin Europea, donde parte de la regulacin econmica est encomendada a dicho ente al que los Estados miembro le han atribuido tales competencias. El Derecho penal que en este caso se concreta en el Derecho penal econmico, pero que presenta la misma estructura al ser considerado como una rama del mismo ,selecciona qu bienes jurdicos va a proteger y en qu medida. Nos alejamos as de aquellos que creen que el Derecho penal se limita a intentar ordenar la sociedad con la amenaza de pena. De hecho, para esta parte del ordenamiento resulta fundamental estudiar el bien jurdico que pretende salvaguardar y que habr nacido por unas necesidades concretas de la sociedad, que en cierta medida llama al ius puniendi para que facilite las relaciones de convivencia. En este caso, el legislador acert inclinndose por la proteccin de forma individual de los intereses de la sociedad y sus componentes, as como de forma general por la proteccin de la estabilidad economa, y el mercado en s. Debido a la relevancia que envuelve la tutela que se pretende ofrecer a travs de esta normativa, surge en torno a algunas de las figuras delictivas en el mbito societario la imposibilidad de acudir a otra rama del Derecho que no sea la penal. Esto no quiere decir que el Derecho penal deje a un lado los cnones valorativos empleados en la legislacin civil y mercantil7, ya que en tal caso se terminara conceptualizando un Derecho penal confuso y lleno de contradicciones. Ello porque conviene siempre tener presente que por encima de la autonoma del Derecho penal para seleccionar las conductas punibles ha de situarse, lgicamente, la unidad interna y la coherencia de todo el orden jurdico.

En la misma lnea, Faraldo Cabana aade que la autonoma del Derecho penal no significa que ste sustituya las funciones que tienen encomendadas otras ramas del ordenamiento jurdico9. Por su parte, Del Rosal Blasco afirma que el Derecho penal societario no es una rama meramente complementaria de la regulacin mercantil en la materia. El Derecho penal no pierde su autonoma a la hora de definir sus presupuestos y de establecer sus propias consecuencias jurdicas. Lo cierto es que de un modo u otro, la constatada autonoma del Derecho penal para configurar sus efectos debe responder a tres cuestiones: modo, calidad y cantidad; pues en el caso de no hacerlo se considerara al Derecho penal como un invasor del Derecho privado mediante la extralimitacin del ius puniendi. Algunos autores, examinando los delitos societarios de forma separada, consideran que el legislador ha coordinado nuevas conductas con lo ya regulado en otras Leyes, sin perder la esencia del Derecho penal consistente en desempear su funcin social estableciendo y perfilando normas que sean fundamentales para la convivencia. Por el contrario, y apoyndose en la derogada Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, y Ley de Sociedades Annimas13, otros14 manifiestan que con la regulacin de los delitos societarios en el Cdigo Penal se ha quebrantado el principio de intervencin mnima as como obviado la legislacin similar a laque se ha pretendido regular. Los delitos societarios: infracciones dentro de la sociedad relativas al falseamiento de cuentas (artculo 290), imposicin de acuerdos lesivos (artculo 291), aprovechamiento de acuerdos lesivos (artculo 292), lesin de los derechos sociales de participacin (artculo 293), oposicin al control administrativo (artculo 294) y administracin desleal (artculo 295 CP); deben ser interpretados de forma bastante restrictiva, respetndose as el carcter de ltima ratio del Derecho penal. De manera que, atendiendo al articulado de la presente Ley de Sociedades de Capital, se puede dudar si el Derecho penal se ha extralimitado, invadiendo en este caso al Derecho mercantil15.De nuevo, y sin abandonar la temtica de la regulacin mercantil o penal sobre actos controvertidos que surgen en el mbito societario, nos cuestionamos si sera ms apropiado que estos delitos estuvieran regulados a travs de una Ley especial. Lo cierto es que no hay establecido ningn criterio que dote de ms importancia al Cdigo Penal que las mencionadas Leyes especiales, pero s es incuestionable que los preceptos contenidos en el primer grupo son los que verdaderamente cuentan con mayor presencia, no ya solo por ser ms conocidos tambin por ser los que realmente despiertan el inters de la sociedad al ser considerados como propiamentepenales. El legislador ha intentado borrar as la imagen falsa que entiende que los delitos societarios son puramente ilcitos mercantiles, pretendiendo con la inclusin de estas conductas ilcitas en el Cdigo Penal no restarle la importancia que le hubiera arrebatado al englobarlos dentro de una Ley especfica, aun teniendo en cuenta que por la cambiante realidad social a la que responden hubiera sido mejor no enmarcarlos dentro de una normativa esttica16.Trasladando lo anterior a la prctica, entiendo que en caso de que equivocadamente el sujeto perjudicado acuda a los Tribunales penales para solventar un litigio, y estos consideren que los actos a enjuiciar no estn dentro de sus competencias por corresponder al Derecho privado, se inhibirn para que conozca la jurisdiccin que sea considerada competente. Solucionndose as la inclusin de los preceptos relativos a los delitos societarios en el Cdigo Penal, y atendiendo a cada caso en concreto.Por ltimo, y dejando a un lado el carcter mercantil o penal de las conductas tipificadas como delitos societarios, es necesario subrayar el debate surgido acerca de la necesidad de una justicia especializada en esta materia17. Esta idea resulta difcil de argumentar; la materia que nos ocupa est ntimamente ligada con otras ramas del ordenamiento, y por lo tanto a pesar de su consideracin en algunas ocasiones como autnoma no debe de gozar de una jurisdiccin expresa; as como tampoco sera recomendable otorgarle una parte de algn orden jurisdiccional establecido. Adems, aun siendo delitos cada vez ms habituales no son muy frecuentes. Resumiendo, debido al aumento desorbitado de delincuencia econmica en los ltimos aos, el Derecho penal debe intervenir con el fin de tutelar los intereses patrimoniales, pero tambin de forma general los que perjudican al mbito socioeconmico. Este objetivo debe ser perseguido dentro de los lmites propios del Derecho penal, respetando en virtud del principio de intervencin mnima y su carcter de ltima ratio. En caso de duda, los Jueces debern decidir qu jurisdiccin ser la que tenga competencia para conocer de los hechos que hayan dado lugar a una controversia de difcil encaje en las categoras recogidas por la legislacin en cuestin.

7.2 Especial referencia a la administracin desleal como figura delictiva

Dentro del marco de los recientes delitos societarios, se hizo necesaria la figura de la administracin desleal o fraudulenta con el fin de suplir las deficiencias con las que contaba el ordenamiento punitivo. Se trataba en definitiva de tipificar una conducta que cada vez era ms habitual y que dejaba de encajar dentro de los delitos tradicionales a travs de los que anteriormente se haban sancionado este tipo de actos, como la estafa o, en la mayora de los casos, la apropiacin indebida. Sequeros Sazatornil con el objetivo de facilitar la compresin del sentido del ilcito, se ocupa de esta cuestin recopilando las conductas ms frecuentes que revestan las caractersticas tpicas del delito de administracin fraudulenta; cita las siguientes: El uso de fondos sociales por los administradores en beneficio propio. La compraventa de bienes a precio distinto del estipulado de forma real. El empleo de recursos sociales para atender a los gastos personales de los administradores. La asignacin de comisiones por parte de la sociedad administrada a sus administradores o su percepcin directa por stos o por sociedades vinculadas o controladas por ellos. El conocimiento de dividendos ficticios o no distribuibles. La ausencia de devolucin de cantidades entregadas a cuenta para la construccin y adquisicin de vivienda en los supuestos de inejecucin de lo pactado. La constitucin de garantas reales sobre bienes de la sociedad en garanta con el cumplimiento de obligaciones ajenas a los intereses sociales.

Ante esto, resultaba evidente que la redaccin del nuevo precepto no poda abarcar de forma especfica, todas y cada una de las conductas que podran caracterizar el ilcito; pero s establecer unos lmites dentro de los que el juzgador puede moverse para enjuiciar tales hechos. Esta necesidad culmin con la inclusin en el Cdigo Penal de 1995 del precepto especfico que sanciona la administracin desleal en el mbito societario y que obedeca a la demanda que en reiteradas ocasiones haba llevado a cabo la doctrina y la jurisprudencia20; de forma general, ambas compartan la existencia de una necesidad tanto poltico-criminal como dogmtica de la criminalizacin de determinadas conductas societarias Cuando se alude a la necesidad poltico-criminal la doctrina se refiere a la necesaria intervencin del Derecho penal a travs de una figura que protegiera el patrimonio individual y al orden socioeconmico en general22. Dentro de los que siguieron esta idea (como veremos en el epgrafe dedicado al bien jurdico protegido de forma extensa), fueron muchos lo que esperaban la inclusin de un precepto que quedara configurado no como un delito socioeconmico sino como un delito patrio radical. Por lo que, ser considerado como instrumento imprescindible la interpretacin que lleven a cabo los Jueces de los distintos preceptos normativos, con el fin de aplicarlos de la forma ms adecuada posible.En cuanto a la intervencin del Derecho penal en el mbito empresarial, la incorporacin de los delitos societarios al Cdigo Penal de 1995, y ms concretamente del delito de administracin desleal dio lugar a diversas opiniones. Los poderes pblicos haban recorrido un camino tortuoso que culminaba con la redaccin de un precepto que a pesar de no agradar a la mayor parte de la doctrina, s la hizo coincidir en su importancia.

De este modo, Gmez Bentez consider de forma concreta a la administracin desleal como el autntico delito societario26. sta es una concepcin que entiende el delito que se analiza como el pivote principal sobre el que se construyen los dems ilcitos cometidos en el mbito de las sociedades; esta postura se justifica a travs de la necesidad poltico-criminal y dogmtica reflexionada, donde no cabra lugar a dudas en torno a la valoracin de esta figura como el ms importante de los delitos societarios. Adems, a pesar de sus deficiencias, puede ser calificada como la ms completa, al acaparar a travs de las cuestiones concursales a los dems delitos societarios as como al ampliar el nmero de los sujetos28 que pueden cometer los hechos encuadrados en la accin tpica. As, Queralt Jimnez colma de elogios a este precepto considerando no solo la gran novedad que el mismo supone sino tambin tomndolo como la figura principal dentro de los delitos societarios29, llegando a determinar que las dems conductas que forman este mbito que protege los intereses de la sociedad y en consecuencia los de los miembros en ella integrados30 son simplemente tributarias de esta capital infraccin31. Adems propone sancionar esta conducta como un delito grave32, situndose al lado de aquellos que se han mostrado reacios a aceptar una sancin menor que la ofrecida por la apropiacin indebida. Esta lnea, considera por ende la administracin fraudulenta como una conducta grave y peligrosa

Parece ser que el legislador a pesar de dotar a este delito con una pena mayor que el resto de las figuras societarias, no acert a trasladar la realidad social a la redaccin del artculo. De esta forma, puede entenderse que dejando a un lado la delimitacindel sujeto activo, la posicin doctrinal sealada pretende otorgarle a la accin punible una pena mayor, comprendiendo como uno de sus principales fines la tutela del orden econmico general.Por su parte, Roca Agapito no ha dudado en equiparar la importancia del delito de administracin desleal con el de falsificacin de documentos, considerandoambos como las ms destacadas figuras societarias34. La proteccin que otorga el delito que castiga a los que falsearen cuentas anuales u otros documentos que deban reflejar la situacin jurdica o econmica de la entidad (artculo 290 CP), persigue un fin muy loable. Es necesario otorgar una sancin concreta a este tipo de accin que puede ser fcilmente cometida en el funcionamiento de la sociedad mercantil de la que el sujeto sea administrador. Pero aun as, no creo que se deba comparar la pertinencia de ambos delitos, considero que el delito de administracin desleal trae consigo aparejado mayores problemas probatorios que el delito de falsificacin de documentos en el mbito social. Sin duda, probar una gestin con respecto al patrimonio de la sociedad calificada como desleal puede generar discutidas opiniones as como llevar a equvocos; en cambio, generalmente resultar ms sencillo demostrar la calificacin de unos documentos como falsos.

8. El bien jurdico protegido en el delito derecho penal desleal

La incorporacin al Cdigo Penal de la figura de administracin desleal en el mbito societario ha sido criticada por un amplio sector doctrinal. La tipificacin de esta conducta ha causado un gran descontento entre los que habiendo tomado como referencia el Derecho comparado esperaban la inclusin de un precepto que sancionara la administracin desleal del patrimonio ajeno entendido de forma genrica. De este modo, se erradicara la problemtica que surge ante determinadas conductas que a pesar de ser prximas al tipo descrito en la administracin desleal, terminan sancionndose a travs de los delitos de estafa o apropiacin indebida, simplemente por haber acaecido fuera del mbito societario. Esta doctrina, que alude a la necesidad de incluir la figura de la administracin desleal del patrimonio ajeno, sigue la lnea del Sistema de la Untrue o infidelidad; que se basa, como bien queda expresado en el Cdigo Penal alemn44, en la criminalizacin genrica de toda produccin dolosa de una lesin patrimonial, cuando se trate de la administracin de un patrimonio ajeno45. sta es a mi juicio-, una solucin correcta. Siguiendo el modelo germnico, Mata Martn considera que acotar el uso de la administracin fraudulenta meramente a hechos que suceden en el entorno de una sociedad mercantil refleja el intento frustrado del novedoso precepto. No quedan cubiertas las expectativas esperadas, solucionando nicamente de forma parcial el problema planteado. Por su parte, Sequeros Sazatornil, afirma que no hay una razn determinante por la que la figura de la administracin desleal dada en el mbito societario tenga que ser diferente a la que se aplicara con el fin de salvaguardar patrimonios individuales, ya que al fin al cabo, ambas estn protegiendo el patrimonio, independientemente del carcter singular o plural del sujeto pasivo, como persona individual o integrado en una sociedad47. Personalmente, creo que la distincin entre las figuras sealadas se reduce exclusivamente a la relacin que envuelve a los sujetos; concibindose de un lado, las relaciones que nacen encaminadas a conseguir un funcionamiento correcto de la sociedad mercantil; y de otro, aquellas con sentido jurdico que surgen entre varios sujetos particulares. Por tanto, debe entenderse que la idea de limitar el delito de administracin desleal es desacertada; la inclusin de este precepto en el Cdigo Penal debe responder a un inters general que tenga como objetivo solucionar todos aquellos problemas que puedan derivar de una gestin fraudulenta del patrimonio ajeno, y no meramente los que surjan en el mbito societario48. El legislador necesita abordar con carcter urgente el tema planteado, en el sentido de incorporar a nuestra normativa un precepto que sancione la administracin desleal de forma amplia. Adems, debera tomar la decisin de eliminar el artculo que reduce su aplicacin al mbito societario; o bien, dotarlo de autonoma propia, de forma que persistiera en nuestra normativa conjuntamente con la figura genrica de administracin fraudulenta, como delito contra el patrimonio.En este sentido, la continua demanda llevada a cabo por la doctrina, y la problemtica a la que se enfrenta el Poder Judicial al no poder disponer de la figura de la administracin desleal del patrimonio ajeno, parece ver la luz. La aprobacin por el Pleno del Congreso de los Diputados del Proyecto de Ley Orgnica por la que se modifica la Ley Orgnica 10/1995, de 23 de Noviembre, del Cdigo Penal, que ha sido remitido al Senado con fecha de 29 de enero de 201549, acorta las distancias existentes para hacer realidad la inclusin de este precepto en nuestro ordenamiento. El Proyecto de Ley deroga el artculo 295 CP e introduce una Seccin 1. bis al Captulo VI del Ttulo XIII del Libro II bajo la rbrica De la administracin desleal. De esta forma, el artculo 252 del Cdigo Penal atendera a la siguiente redaccin:1. Sern punibles con las penas del artculo 249 o, en su caso, con lasdel artculo 250, los que teniendo facultades para administrar un patrimonio ajeno, emanadas de la ley, encomendadas por la autoridad o asumidas mediante un negocio jurdico, las infrinjan excedindose en el ejercicio de las mismas y, de esa manera, causen un perjuicio al patrimonio administrado.2. Si la cuanta del perjuicio patrimonial no excediere de 500 euros, se impondr una pena de multa de uno a tres meses.Con este precepto, se intenta proteger el patrimonio en general, es decir, el patrimonio de todo aquel (sea una persona individual o una sociedad), que confiere a otro la administracin de su patrimonio, o de aquel cuyo patrimonio ha sido puesto bajo la administracin de otro (por decisin legal o de la autoridad), sancionndose las extralimitaciones en el ejercicio de las facultades de disposicin sobre ese patrimonio ajeno, salvaguardando as que el administrador desempee su cargo con la diligencia de un ordenado empresario y de un representante leal. Adems, el Proyecto de Ley, incluye las directrices que delimitarn de forma correcta el delito de apropiacin indebida y el de administracin desleal del patrimonio. As, se diferenciar con claridad segn se trate de un supuesto de apropiacin con quebrantamiento de la relacin de confianza con el propietario de la cosa, supuesto que contina estando castigado con la pena equivalente a la de la administracin desleal y la estafa; o de supuestos de apropiacin de cosas muebles ajenas sin quebrantamientodel deber de custodia. En este ltimo grupo de supuestos se mantiene la actual agravacin de la pena aplicable en los casos de apropiacin de cosas de valor artstico, histrico, cultural o cientfico Por otro lado, la reforma introduce una nueva tipificacin de la malversacin como administracin desleal de fondos pblicos. As, se incluyen dentro del mbito de la norma -junto con las conductas de desviacin y sustraccin de los fondos otros supuestos de gestin desleal con perjuicio para el patrimonio pblico De esta forma, se dar un vuelco a la figura tradicional de la administracin desleal, amplindose de tal forma que no tendr semejanza alguna con el precepto actualmente incluido en la actual normativa penal. En este sentido, llama la atencin el hecho de que sea derogado un artculo (artculo 295 CP) que puede ser calificado como novedoso; ya que fueron quince aos los legisladores a travs Proyectosy Anteproyectos trat de dibujar el correcto delito de administracin fraudulenta. La propuesta resulta bastante acertada; su tramitacin parlamentaria y aprobacin final colmara la necesidad de incorporar al Cdigo Penal la tipificacin de la figura genrica de la administracin desleal del patrimonio ajeno. Ahora, solo queda esperar a que este Anteproyecto no caiga en saco roto, sino que sea perfilado y dotado de la importancia que requiere para alcanzar los importantes fines quepersigue. Finalmente, observamos que en el Anteproyecto se deroga el artculo 295 del Cdigo Penal. El legislador se decanta por la omisin del tipo especfico aplicado dentro del mbito societario. En sentido contrario, Martnez-Bujn Prez, opta por la autonoma del delito societario. Justifica su postura, a travs de la necesidad poltico-criminal y dogmtica del mismo. El citado autor considera de un lado, quelas infracciones societarias ocupan un papel cada vez ms relevante dentro de los delitos econmicos; y de otro, que este delito sera entendido como un delito de peligro, mientras que el delito de administracin desleal del patrimonio quedara configurado como un delito de lesin52. Realmente, no creo que sea necesario conservar ambas figuras, pues de esta forma lo nico que se consigue es abarrotar el Cdigo Penal de preceptos totalmente prescindibles. Adems, el hecho de que convivan ambos delitos dara lugar a equvocos, pues si ya de por s la tipificacin de la figura de la especfica administracin desleal en el mbito societario origina controversias, ms an cuando pueda ser englobada en un tipo penal ms amplio.

9. El derecho penal como control social

9.1 Los sistemas de control social

Toda sociedad, todo grupo social precisa para su propia existencia, en cuanto tal, de un conjunto de reglas sociales y sistemas de control. Estos son, en realidad, mecanismos a travs de los cuales se asegura, en primer lugar, la supremaca del grupo (en su conjunto, o del grupo dominante) sobre los individuos que lo integran. Tambin, y simultneamente, constituyen modos de tratamiento de los conflictos, contradicciones y tensiones grupales, en orden a su resolucin o superacin. Las normas sociales que regulan las relaciones sociales tratan, en efecto, de evitar que la mayor parte de los conflictos acaben en una expresin de violencia, lo que constituira un grave peligro para la paz social.

9.2 Sistemas de control formales e informales

Los sistemas de control social son mltiples y sus caractersticas dependen de la propia intensidad de la organizacin social a la que correspondan. Suele, en cualquier caso, distinguirse dos clases de controles sociales: * Los controles sociales informales: familia, escuela, estructura laboral * Los controles sociales formales: polica, judicatura, sistema penitenciario Las instancias informales de control social potencian y aseguran la adaptacin del individuo al sistema a travs de la adquisicin por el mismo de los valores sociales dominantes, fundamentalmente a travs de la educacin y la disciplina y de sanciones sociales ms o menos difusas. Por su parte, las instancias formales se encuentran preparadas para entrar en juego con fines represivos y de un modo coercitivo all donde el individuo traspase el lmite marcado para lo socialmente tolerable. Simultneamente, su mera presencia y posibilidad de intervencin determina ya un importante efecto general de prevencin. Si en todas las sociedades el orden jurdico desarrolla un papel primordial en el seno de los instrumentos de control social, esto es particularmente cierto en la actualidad. La complejidad de nuestras sociedades determina, adems, que prcticamente ningn sector de la vida ciudadana escape a la regulacin estatal

9.3. El Derecho Penal como instrumento de control social altamente formalizado

En el seno del orden jurdico, destaca la posicin del Derecho Penal. Este est llamado a reaccionar de la manera ms intensa contra los comportamientos delictivos: actos especialmente daosos desde el prisma social por su condicin de ataque contra lo que mayoritariamente o por constituir la garanta de los intereses de los grupos sociales dominantes se consideran los fundamentos mismos de la convivencia.El Derecho Penal, como control social, presenta una caracterstica peculiar que permite distinguirlo del resto de los controles sociales, incluidos los jurdicos: su alto y creciente grado de formalizacin: esto es, su rgido sometimiento a un conjunto de reglas pblicas, previamente establecidas que determinan de manera estricta y perfectamente controlable:- sus presupuestos de actuacin (las infracciones penales), - la forma de intervencin (a travs del proceso penal) y- las consecuencias a que puede dar lugar (penas, medidas y reparaciones). Objetivo de esta intensa regulacin formal es liberar a la intervencin penal de la espontaneidad, de la sorpresa, del coyunturalsmo y de la subjetividad propia de la mayora de los dems sistemas de control social. Esto viene plenamente justificado por la gravedad inherente a la propia intervencin penal, fuertemente incisiva sobre los derechos humanos individuales.

Conclusiones

Como ya se apunt el delito es toda accin u omisin punible, objetivizada en la manifestacin de un hecho previsto en la ley penal, al cual le recae una sancin, tambin prevista en la misma ley penal, a fin de que inhibir al individuo a la comisin de esas conductas consideradas como delitos. En cuanto a las formas de comisin de los delitos, ya se trate de accin o de omisin, ste siempre ser una conducta, es decir un hacer o un no hacer, cuyos resultados prev la ley penal, los que tienen trascendencia en el mundo fsico y en el del derecho. Es de hacer notar que la clasificacin de los delitos no es nicamente para fines didcticos o tericos, sino de ndole prctica, ya que con stas es posible ubicar a los delitos dentro los parmetros que ordenan la persecucin de los mismos, la gravedad que les asigna la ley, en cuanto a las consecuencias que tienen dentro de la sociedad, por afectar determinado bien jurdico protegido por la ley penal; la tipificacin de los delitos en cuanto a su comisin, as como la punibilidad de los mismos tratndose de la tentativa, etctera. Por otra parte, si bien es cierto que solamente las conductas que prev la ley penal pueden ser consideradas como delitos, la preparacin de esas conductas, no obstante que no constituyan propiamente un delito, s son la tentativa del mismo, la que ser penada cuando se pretenda afectar un bien jurdico que trascienda a la seguridad de la sociedad, adems del individuo que sufre la lesin causada por el delito. Dentro de los individuos que intervienen en la preparacin del delito, la comisin del mismo y el encubrimiento despus de su perpetracin, no forman parte del tema del delito, aunque s muy ntimamente relacionados, ya que el delito ser tipificado conforme a las circunstancias en que sea cometido, las que influirn en el la sancin que le sea impuesta a los delincuentes. Por ltimo, el delito como figura principal en el Derecho Penal, es la que le da contenido a ste, pues el objeto principal de su materia a estudio, con todas las caractersticas que el mismo envuelve. Seguridad ciudadana / Privacidad Se refiere al mantenimiento del orden pblico, proteccin de los ciudadanos y sus hogares, apoyado en la organizacin de las comunidades, asegurando el pacfico disfrute de las garantas y derechos por parte de los venezolanos. Artculo 29: El Estado estar obligado a investigar y sancionar legalmente los delitos contra los derechos humanos cometidos por sus autoridades. Las acciones para sancionar los delitos de lesa humanidad, violaciones graves de los derechos humanos y los crmenes de guerra son imprescriptibles. Las violaciones de derechos humanos y los delitos de lesa humanidad sern investigados y juzgados por los tribunales ordinarios. Dichos delitos quedan excluidos de los beneficios que puedan conllevar su impunidad, incluidos el indulto y la amnista.

Referencias bibliogrficas

a) De libros LECCIONES DE DERECHO PENAL, Hernando Grisanti Aveledo, DecimoquintaEdicin,

INTRODUCCION AL DERECHO PENAL, Alejandro Arzola,

DICCIONARIO DE CIENCIAS JURIDICAS, Manuel Ossorio, Editorial Heliasta.

b) Pginas webs

definicion.de/derecho-penal.com

perso.unifr.ch/derechopenal/

posgrado.pucp.edu.pe/maestria/derecho-penal/

www.infoderechopenal.es/