daniel miller materialidad

Click here to load reader

Post on 19-Jun-2015

1.597 views

Category:

Documents

45 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

DANIEL MILLER Materialidad: una introduccin[Materiality: An introduction. En Daniel Miller (ed.) Materiality. Duke University Press, Durham, NC, pp. 1-50, 2005. Traduccin: Andrs Laguens 2009]

Existe un principio subyacente que se encuentra en la mayora de las religiones que dominan la historia registrada. Se les ha acreditado la sabidura a aquellos quienes reivindican que la materialidad representa lo meramente aparente, detrs de lo cual reside aquello que es real. Quizs el desarrollo ms sistemtico de esta creencia surgi ms de dos milenios atrs en el Sur de Asia. En religiones tales como el Budismo y el Hinduismo, la teologa ha estado centrada sobre la crtica de la materialidad. En lo ms simple, el Hinduismo, por ejemplo, descansa sobre el concepto de maya, el cual proclama la naturaleza ilusoria del mundo material. El fin de la vida es trascender lo aparentemente obvio: la piedra contra la que golpeamos nuestro pie, o el cuerpo como el ncleo de nuestra existencia sensible. La verdad surge de nuestra comprensin de que esto es mera ilusin. Sin embargo, paradjicamente, la cultura material ha tenido considerables consecuencias como un medio de expresar esta conviccin. Las meras formas vestigiales en el centro de un templo pueden ser contrastadas con las puertas macizas en la periferia. Los pasteles plidos de una mujer anciana contrastan marcadamente con el brillo y los colores sensuales de la novia precisamente para expresar en forma material la meta de transcender nuestro apego a la vida material1. Pero la historia del Sur de Asia no es solo la historia de sus religiones. Hay una historia paralela, que nos habla de la interminable lucha de la cosmologa con la prctica. Esta es la historia de la acumulacin, de los impuestos, guerras y saqueos, de imperios y excesos. Culmina con la integracin de esta regin dentro de una economa poltica global en la cual la poltica es crecientemente subordinada a una economa cuya premisa con respecto a la materialidad no podra ser ms diferente. En el pensamiento econmico, la acumulacin de bienes materiales es en s misma la fuente de nuestra capacidad de ampliarnos como

humanidad2. La pobreza es definida como el lmite critico a nuestra habilidad para realizarnos nosotros mismos como personas, consecuente con una falta de bienes. El foco en la materialidad, si bien aqu en la forma de acumulacin, es entonces tan fuerte en la economa como lo es en el Hinduismo. Para una disciplina, tal como la antropologa, que est interesada con lo que es ser humano, necesitamos entonces comenzar nuestra discusin del tema con un reconocimiento que la definicin de humanidad se ha convertido a menudo casi en un sinnimo de la posicin tomada en la cuestin de la materialidad. Adems, esto ha sido una indagacin altamente normativa, estrechamente ligada a la cuestin de lo que es la moralidad, en la sociedad o perodo en cuestin. An dentro de los sistemas de creencias modernos ms seculares y auto-conscientes, el tema de la materialidad permanece como fundacional para la mayora de las actitudes de la gente hacia el mundo. La primera teora secular importante de humanidad que pareca capaz de dominar el mundo, el Marxismo, descansaba sobre una filosofa de la praxis, cuyo fundamento tambin reside en su actitud hacia la materialidad. La humanidad es vista como el producto de su capacidad para transformar el mundo material con la produccin, en cuyo espejo nos creamos a nosotros mismos. El capitalismo es condenado sobre todo por interrumpir el ciclo virtuoso mediante el cual creamos los objetos que, a su vez, crean nuestro entendimiento de lo que podemos ser. En cambio, los bienes son fetichizados y llegan a oprimir a aquello quienes los hacen. Crticas contemporneas, tales como la de Naomi Klein (2001) No logo, sea expresadas como ambientalismo o anti-globalismo, pueden ser ms crudas en sus fundamentos, pero parecen estar tan focalizadas sobre el tema de la materialidad por ejemplo, una prdida de humanidad frente a

MATERIALIDAD: UNA INTRODUCCIN

DANIEL MILLER /2

bienes y marcas como lo est la economa neoclsica que ellas confrontan. La centralidad de la materialidad en el modo en que nos entendemos a nosotros mismos puede igualmente surgir bien de tpicos tan diversos como el amor3 o la ciencia4 y estar asociada con creencias tales como la epistemologa del positivismo. Este retorno constante al mismo tema demuestra por qu debemos comprometernos con el tema de la materialidad mucho ms all que una mera nota al pie o un extra esotrico en el estudio de la antropologa. La orientacin hacia la materialidad tambin sigue siendo la fuerza directriz detrs de los intentos de la humanidad por transformar el mundo de manera de hacerlo acuerdo con las creencias sobre cmo debera ser el mundo. El Hinduismo y la economa no son slo creencias sobre el mundo, sino vastas fuerzas institucionales que tratan de asegurar que la gente viva de acuerdo a sus principios a travs de sacerdotes o a travs de programas de ajuste estructurales. A este respeto, el capitalismo y la religin son iguales y anlogos. Los captulos en este volumen darn fe de esta relacin fundacional entre la orientacin hacia la materialidad y la orientacin hacia la humanidad a travs de casos de estudios que van de las prcticas antiguas a las contemporneas y estn basadas en tpicos tan diversos como la teologa, la tecnologa, las finanzas, la poltica y el arte. Esta introduccin comenzar con dos intentos por teorizar la materialidad: el primero, una teora vulgar de las meras cosas como artefactos; el segundo, una teora que pretende trascender el dualismo de sujetos y objetos. Luego trabajar con teoras asociadas con Bruno Latour y Alfred Gell que buscan seguir una va similar, pero con un nfasis mayor sobre la naturaleza de la agencia. Esto es seguido por una consideracin de la materialidad y el poder, incluyendo demandas por trascender la materialidad donde algunas cosas y algunas personas son vistas como ms materiales que otras, llevando finalmente a una exploracin de la pluralidad de formas de la materialidad. A su vez, se usan tres casos de estudio sobre finanzas y religin para explorar la pluralidad de la inmaterialidad y la relacin entre materialidad e inmaterialidad.

A travs de estas discusiones emergen dos temas que son considerados por derecho propio. El primero es la tendencia a reducir todas estas preocupaciones con la materialidad a travs de una reificacin de nosotros mismo, definidos de diferente manera como el sujeto, como relaciones sociales o como sociedad. En oposicin a esta antropologa social, varios captulos critican definiciones de humanidad como puramente social, o inclusive como Homo sapiens, y critican las aproximaciones que ven a la cultura material como meramente la representacin semitica de cierto fundamento de las relaciones sociales. Esto culmina en una seccin sobre la tirana del sujeto que busca enterrar la sociedad y el sujeto como la premisa privilegiada por una disciplina llamada Antropologa. Finalmente, en la conclusin retornamos a un meta-comentario sobre todo. Ser evidente que podemos en efecto resolver el dualismo de sujetos y objetos a travs de la filosofa. Pero estas resoluciones son tan dependientes de la naturaleza abstracta de la filosofa que en s mismas slo pueden ser de un beneficio limitado para la antropologa. Lo que ofrece la antropologa, en contraste, no son slo soluciones filosficas o definiciones, sino un medio para emplear estos entendimientos dentro de formas de compromiso que brinden una perspectiva analtica, pero que tienen que ser hechos una y otra vez con respecto a cada situacin, debido a que vivimos en un mundo de prcticas cambiante y variado.

Qu es la materialidad? Un volumen que abarque tpicos tan diversos como la cosmologa y las finanzas no puede sostenerse sobre cualquier definicin simplista de qu entendemos con la palabra material. Necesita abarcar tanto los usos coloquiales como filosficos de este trmino. Podramos querer refutar la posibilidad misma de llamar a cualquier cosa inmaterial. Podramos querer refutar una reduccin vulgar del materialismo a simplemente la cantidad de objetos. Pero no podemos negar que esos usos coloquiales del trmino materialidad son comunes. Las crticas estndar del materialismo halladas en los diarios y en las discusiones cotidianas toman su posicin en contra de la aparente proliferacin infinita de artefactos, lo que Georg Simmel (1978: 448)

MATERIALIDAD: UNA INTRODUCCIN

DANIEL MILLER /3

denomin el incremento en cultura material. Un volumen antropolgico dedicado a la materialidad no debera ignorar este uso coloquial, y por esta razn comenzar esta investigacin con una teora de la expresin ms obvia y mundana de lo que el trmino material puede transmitir artefactos. Pero esta definicin rpidamente se quiebra cuando nos vamos a considerar el amplio alcance de la materialidad, lo efmero, lo imaginario, lo biolgico y lo terico: todo lo cual podra ser externo a la simple definicin de un artefacto. Entonces, la segunda teora de materialidad a introducirse aqu ser la ms abarcadora y situar a la cultura material dentro de una concepcin ms amplia de cultura.

Podemos tener una teora de las cosas? Podemos tener una teora de las cosas donde cosas se presente como la categora ms evidente de artefactos tanto tangibles como durables? Ciertamente confieso que cuando por primera vez tom un puesto como un profesional acadmico en el campo de los estudios de cultura material en 1982, esto me pareca ser el lmite de la ambicin de aquellos estudios. En ese entonces empleaba dos fuentes en esta bsqueda. La primera fue el libro Frame Analysis [Los marcos de la experiencia], en el cual el socilogo Erving Goffman (1975) sostena que mucho de nuestro comportamiento est pautado por las expectativas determinadas por los marcos que constituyen el contexto de accin. No nos subimos a un escenario para recuperar a una actriz en aparente afliccin