cultura de igualdad, deliberaciÓn y ucv.· la globalización tecno-económica, cultural y política

Download CULTURA DE IGUALDAD, DELIBERACIÓN Y ucv.· La globalización tecno-económica, cultural y política

Post on 18-Sep-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • CULTURA DE IGUALDAD, DELIBERACIN Y DESARROLLO HUMANO - Fernando Caldern / 3

    CULTURA DE IGUALDAD, DELIBERACINY DESARROLLO HUMANOun balance a mitad de dcada

    Fernando Caldern

    CHILE

  • 4 / FORO DE ALTOS ESTUDIOS SOCIALES VALPARASO

  • CULTURA DE IGUALDAD, DELIBERACIN Y DESARROLLO HUMANO - Fernando Caldern / 5

    PRESENTACIN

    La propuesta de Fernando Caldern sobre el desarrollo de una cultura de la igual-dad no es una especulacin asimilable a una nueva definicin de parasos inalcan-zables.

    Es el resultado de una sobria y paciente revisin del aumento de la desigualdad entre pases y al interior de los pases en el mundo. En este esfuerzo, l ha reco-gido toda la informacin disponible sobre los efectos de la globalizacin en la desigualdad y sus consecuencias en los Estados nacionales, la desestructuracin de las relaciones de clases y de las organizaciones sociales tradicionales.

    Para poder destacar los rasgos ms distintivos de su propuesta, Caldern debi descartar las definiciones de la pobreza en boga reducidas al clculo de umbrales mnimos de ingresos monetarios o a su identificacin con la economa informal extra-legal. El concepto de pobreza propuesto por Caldern no slo incluye el desarrollo de competencias para incorporarse exitosamente al mercado sino que tambin aquellas necesarias para interactuar socialmente, participar en el sistema poltico y expandir la propia cultura y comprender la de los otros.

    La superacin de la pobreza demandara claramente una expansin en la igualdad que se debera manifestar en cambios legales, el aumento de las oportunidades econmicas y en el mismo reconocimiento, respeto e interaccin entre grupos que se diferencian entre s en virtud de rasgos culturales idiosincrsicos.

  • 6 / FORO DE ALTOS ESTUDIOS SOCIALES VALPARASO

    La cultura de la igualdad slo podra desarrollarse si avanzamos en el camino de la poltica deliberativa que entiende a la democracia como el resultado de una cons-truccin colectiva en la que todos participan, los que ya lo hacen y los que an estn excluidos por razones de su origen tnico y racial, localizacin geogrfica, gnero, edad, desorganizacin asociativa, carencia de las competencias necesarias para incorporarse al mercado y al sistema poltico y por el rechazo de sus rasgos culturales idiosincrsicos; la exclusin del otro. Ya que todas las races de la desigualdad suelen superponerse y han perdurado por perodos seculares que se remontan hasta la misma formacin colonial, la tarea de la poltica deliberativa constituye una demanda colosal y de larga duracin.

    Para ser sujetos de la poltica deliberativa es necesario promover el desarrollo de nuevas competencias, ejercer el derecho de proferir actos de habla que sean es-cuchados y poder reflexionar para lograr acuerdos en una concepcin de racio-nalidad procedimental y sustantiva capaz de sustentar la profundizacin de la democracia.

    Esta nocin de democracia deliberativa es claramente consistente con la idea ha-bermasiana acerca del proyecto de democracia radical en la que actores responsa-bles se ponen de acuerdo sobre una nueva legitimidad que defina la igualdad y la libertad como los verdaderos fundamentos de la asociacin poltica, desarrollen nuevas instituciones que rompan la alineacin y la desmotivacin por la esfe-ra pblica. Dadas estas condiciones, todos y cada uno de los miembros de las distintas culturas que habitan nuestras sociedades podrn realizar sus proyectos de individuacin para alcanzar mediante la cooperacin social sus particulares concepciones del bien.

    Crisstomo PizarroDirector Ejecutivo

    Foro de Altos Estudios Sociales Valparaso

  • CULTURA DE IGUALDAD, DELIBERACIN Y DESARROLLO HUMANO - Fernando Caldern / 7

    CULTURA DE IGUALDAD, DELIBERACINY DESARROLLO HUMANOun balance a mitad de dcada

    Fernando Caldern

    Introduccin

    La tesis central que organiza este texto sostiene que una cultura poltica de des-igualdad ha incidido, y contina hacindolo, de forma negativa en la consolida-cin de la democracia y de sus instituciones, as como tambin en los procesos de desarrollo humano de nuestras sociedades.

    En este documento se analizan cuatro fenmenos que contribuyen a mantener la relacin mencionada:

    1) La desigualdad se profundiz en Amrica Latina como efecto negativo de la globalizacin econmica y la diferenciacin social. La hiptesis que se plantea en este mbito es que existe una asociacin entre los cambios y reformas es-tructurales y el aumento de la desigualdad a escala global.

    2) Se caracteriza la situacin actual de desigualdad y pobreza en la regin.

    3) Esa situacin de desigualdad se asocia con una percepcin de la igualdad y la pobreza, es decir, impacta en la percepcin que las personas y las sociedades viven el asunto de la igualdad. Asimismo, tal percepcin es resultado de una combinacin de procesos histricos, donde se rescata de manera hipottica tres grandes patrones subjetivos de desigualdad:

    a) La visin de la desigualdad ligada al origen, de impronta colonial.

  • 8 / FORO DE ALTOS ESTUDIOS SOCIALES VALPARASO

    b) La visin de la desigualdad ligada al punto de vista patrimonialista y cliente-lar asociada a los diversos populismos vividos en la regin durante el siglo XX.

    c) La visin de la desigualdad ligada a una suerte de fundamentalismo de mercado, a partir de la dcada de 1990.

    4) Dada la heterogeneidad estructural, social y cultural, y las disposiciones de los nuevos actores sociales, parece posible plantear una cultura poltica igualitaria de reconocimiento del otro que es preciso rescatar, analizar y trabajar vincu-lada al concepto de deliberacin.

    Se plantean finalmente algunas ideas a modo de conclusin.

    1. Globalizacin, diferenciacin social y desigualdad

    La globalizacin tecno-econmica, cultural y poltica imprime nuevas caracters-ticas a los procesos de diferenciacin social1. Aunque la globalizacin supone nue-vas oportunidades de relacin entre pases y/o regiones a partir de sus capacidades, el acceso a los beneficios que puede brindar es desigual y las posibilidades de integracin de los pases en desarrollo en dichos procesos son escasas. En general, se produjo una mayor distancia entre pases centrales y perifricos y aument la concentracin econmica. Para graficar esta situacin, en un estudio del PNUD (1999:38) se sostiene que: Las desigualdades mundiales han aumentado constan-temente durante casi dos siglos. Un anlisis de las tendencias de largo plazo de la distribucin del ingreso mundial (entre pases) indica que la distancia entre el pas ms rico y el ms pobre era de alrededor de 3 a 1 en 1820, de 11 a 1 en 1913, de 35 a 1 en 1950, de 44 a 1 en 1973 y de 72 a 1 en 1992. Es ms sorprendente to-dava que los britnicos tuvieran en 1820 un ingreso alrededor de 6 veces superior al de los etopes en 1992. Esas tendencias, sin embargo, ocultan el hecho de que muchos pases han alcanzado a los ms adelantados. Japn, por ejemplo, tena apenas el 20% del ingreso de los Estados Unidos en 1950, pero el 90% en 1992. Todo ello conduce a sostener que se est frente a un tipo de modernizacin con rasgos excluyentes que repercute negativamente sobre el desarrollo democrtico2.

    Al interior de los pases, estos procesos provocaron un incremento de las dis-tancias entre clases sociales, regiones ricas y pobres, culturas y gneros, as como

    1 La globalizacin es un proceso bsica-mente econmico que tiene consecuencias socioculturales y polticas y que fue im-pulsado por el desarrollo de las tecnolo-gas de informacin, telecomunicaciones y transporte, que permiten una interconexin mundial gracias a una red de flujos de in-formacin que actan en tiempo real sobre el conjunto de la vida. El funcionamiento de los mercados financieros que operan las 24 horas del da simultneamente en todas partes del mundo es un buen ejemplo sobre cmo funciona la globalizacin. Por otra parte, ella implica una nueva percep-cin del tiempo y el espacio, en la que las fronteras nacionales se vuelven borrosas, produce cambios en la vida cotidiana de la gente y tiende a generar un sentimiento de inestabilidad e incertidumbre econmica y social que debilita el tejido social y el senti-miento de solidaridad. Los acontecimientos polticos y/o econmicos se conocen cada vez ms rpido y las consecuencias de las decisiones, sobre todo financieras, tienen un impacto global. La difusin veloz de la informacin y el alcance de las comu-nicaciones alteran la cotidianidad de las personas y los patrones de vida y de cohe-sin social. Todo ello tiene consecuencias importantes en el plano de la poltica y los Estados nacionales, y tambin aparecen oportunidades de desarrollo de capaci-dades a escala global. Hoy, como nunca, existen condiciones para que el pluralismo cultural, sobre todo de base nacional, se articule con un nuevo cosmopolitismo vir-tual y real, lo que empieza a crear nuevas lealtades y condiciones de reproduccin cultural. Una nueva estructura social con rasgos globales de una sociedad de redes estara emergiendo. La triloga de Castells (1997 y 1998a y b) La era de la informacin constituye un referente obligatorio para comprender los cambios en la sociedad y economa contemporneas.2 Los procesos de modernizacin ten-dran, como sugiri Germani (1985), una fuerte carga autoritaria. Para l, la secula-rizacin, caracterizada por el predominio de la eleccin racional, la aceleracin del cambio institucional y la diferenciacin de roles e instituciones, erosiona cada da con ms fuerza los principales valores de la modernizacin occidental. La integracin social se reduce y se pone en duda el senti-do individual y colectivo de la vida social.

  • CULTURA DE IGUALDAD, DELIBERACIN Y DESARROLLO HUMANO - Fernando Caldern / 9

    tambin entre diversas actividades y nichos productivos. Este es un fenmeno visible tanto en pases en desarrollo como desa