covaresa cdo nº6

Download Covaresa CDO Nº6

Post on 22-Mar-2016

217 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Centro de Deporte y Ocio

TRANSCRIPT

  • magazine

    Deslzate!!kicks del

    combat

    tcnica deportiva

    BELLEZAPurifica tu rostro

    La pista de hielo ya est abierta!!!

    Isma Alonso pedaleando contra el cncer

  • 3Con el arranque de la nueva temporada, la revista

    Cdo Magazine se convierte en cuatrimestral y aho-

    ra llegar a tus manos tres veces al ao: en octubre,

    febrero y junio, para as poder informarte y entrete-

    nerte ms y mejor en los momentos clave del ao, de

    nuestras novedades y servicios.

    En este ejemplar inauguramos una nueva seccin

    dedicada a la Tcnica Deportiva, para que vigiles y

    corrijas los errores que puedas cometer y de esta for-

    ma aproveches al mximo tu entrenamiento, minimi-

    zando el riesgo de lesiones. Empezamos con una de

    vuestras actividades favoritas: Body Combat.

    Tambin dedicamos un amplio espacio a los titanes

    del Cdo: el gran Isma Alonso, que complet su incre-

    ble reto contra el cncer recorriendo su Camino de

    Santiago Non-Stop, y nuestro descubrimiento del

    ao, Sergio Monge, el nico participante de Valla-

    dolid en la dursima prueba de la Titn Desert 2013,

    aunque ello le costara quemaduras y heridas consi-

    derables. Ambos nos resumen su experiencia y para

    ambos va nuestro aplauso.

    Francisco de la Fuente Juste

    Director CDO Covaresa

    SUMARIOEDITORIAL

    Edita: Centro de Deporte y Ocio Covaresa (CDO) (Valladolid)

    Coordinacin de textos: Mara Martn

    D.L.: VA -560-2011

    Editorial ..........................................................3Reportaje: 801 sonrisas ............................4Grandes Momentos cdo) ...................... 13nete al Club de Atletismo .................. 16Mster de Natacin ................................. 19CDO Ftbol 7 ............................................. 21Tcnica: Kicks Body Combat ................ 22La Titn de Sergio Monge ..................... 31Vacaciones y deporte ............................. 34Pdel: Centro de Tecnificacin de Menores y ms .......................................... 35Hielo: Nueva temporada ....................... 37Qu hay de nuevo? ................................. 38Quin es quin ......................................... 39Cafetera Restaurante.............................. 41Belleza: Purexpert ..................................... 42

  • 4801 sonrisas

    Recuerda que cada kilmetro

    que recorras hars sonrer a una

    persona enferma de cncer.

    La frase me la dijo Silvia, una joven vallisoletana que ven-ci una leucemia y que em-puj como la que ms para que la iniciativa Pedaladas

    contra el cncer saliera adelante. Su ejemplo, la entereza con la que se en-frent a una enfermedad que la tuvo contra las cuerdas durante cuatro aos, me acompa durante las 33 horas y 15 minutos que dur nuestro viaje.

    El camino del recuerdo y de la espe-ranza. El de la ilusin y la admiracin.

    El de un pasado salpicado de dolor y el de un futuro optimista. 800 kil-metros por delante, 800 sonrisas que despertar. Ni una menos, ojal mu-chas ms.

    Todo comenz aos antes. Sin sa-berlo. El destino quiso ponerme en camino en Santiago de Composte-la. Fin de un trayecto, inicio de una promesa. Fue un 30 de julio de 2008. Despus de cuatro duras jornadas en bicicleta de montaa llegamos a la capital jacobea con la satisfaccin de haber vencido a algo ms que la

    Texto: Ismael Alonso. Fotos: Miriam Chacn. AGENCIA ICAL.

    801 sonrisas

  • 6carretera. El cncer. Jos Carlos Bo-tellas, Boti acababa de superar uno de colon. Las venas volvan a escul-pirse en sus piernas y la sonrisa en su corazn, porque de su cara nunca la apart. Se senta bien, fuerte, nue-vo Esto lo hacemos del tirn.

    Me negu a escucharle. Te estoy ha-blando a ti, lo hacemos del tirn. Me oblig a mirarle. Volva a ser l. Vital, sin sombras. Fuerza en su palabra y en el interior. No haba duda, creo que hasta ese momento tampoco la hubo. O por lo menos de su boca nunca sali, a pesar de aquel diag-nstico feo que arrug su gesto un ao antes cuando descubrieron su patologa despus de una Vuelta a Valladolid.

    ltimo viaje juntos

    Me rend. No haba vuelta atrs. Si t lo haces, yo te acompao. Lo hars, lo s, zanj. Poco despus cogimos un tren que nos devolvi a Vallado-lid. No lo sabamos, pero fue el ltimo Camino que hicimos juntos.

    Poco despus, en un control rutinario aparecieron varios ndulos cancer-genos en el pulmn, para extender-se, despus de varias operaciones y

    sesiones de quimioterapia, a los hue-sos. Nunca mir hacia atrs. Siempre pens que lo vencera. Nosotros, sus amigos, aquellos que habamos formado el equipo Botistrong en su nombre, no dudbamos que si haba alguien que podra con l, era Boti.

    Podra contar el valor que tuvo, la fuerza con la que se agarr a la vida, el ejemplo que dio durante su larga en-fermedad. El cncer pudo con su vida, pero no con su entereza. Acab con

    801 sonrisas

  • 7la persona, pero no con su ejemplo. Y se fue el que me anim a impulsar esta iniciativa, a continuar su camino.Y lo hice a su manera. O as lo preten-d desde que l nos dej. Tena razn. Lo hars, lo s. Cuatro palabras que volvieron a mi cabeza cuando se fue. Lo sabas, lo har. Me repet.

    El camino empez antes del 16 de abril, da en que present el proyec-to Pedaladas contra el cncer. Ya lo haba dejado caer un ao antes, aun-que ninguno me hizo caso. O quiz temieron hacerme caso. Sobre todo mi entorno ms cercano, mis padres y hermanos. No queran crerselo, cambiaban de tema. Pero en el fon-do saban que lo iba a hacer, que lo tena que hacer.

    No era una obligacin, era una pro-mesa. Mueve el corazn, la ilusin, el sentimiento. As era l y as quise que

    fuera este proyecto. l me lo ense, pilot todo antes de irse. Yo me limi-t a transmitirlo. Y todo el mundo, desde un principio, entendi perfec-tamente el mensaje.

    Porque, por desgracia, se trata de una enfermedad tan domstica, que da miedo su cercana. Las dudas mu-daron. Mensajes y gestos de apoyo. A una noticia buena le suceda otra mejor. Entre todos lograsteis cerrar el camino sin haber dado una pe-dalada. Los ms de 9.000 euros que la iniciativa haba recaudado era un seguro de vida. Lo nico importante de esta historia.

    801 sonrisas

  • 8Un pretexto, una eXcusa

    Porque los 800 kilmetros sin parar no fueron ms que un pretexto, una excusa. Se trataba de luchar por ellos. Y la gente lo hizo, desde su bolsillo, desde sus palabras, desde el corazn. Y desde ah, se consigue todo.

    Con ello me arrop el pasado 23 de julio en una pequea casa rural cerca de Roncesvalles. Despus de cenar con mis padres, de intentar contestar todos los mensajes que me haban llegado a travs de las redes sociales apagu la luz. Y, por primera vez en todo este tiempo, se encendieron las dudas. Y si despus de la que he liado no lo consi-go?. No, imposible. Me dorm.

    Esa seguridad me acompa a las puertas de Roncesvalles. En el mismo lugar donde cinco aos antes haba empezado el camino con Boti, arran-caba esta aventura, la suya. Eran las 5.17 horas y por delante me espera-ban 800 sonrisas.

    La madrugada me recibi bien, ani-m an ms mi golpe de pedal. Quiz

    demasiado. En cada repecho miraba las pulsaciones y stas se disparaban por encima de lo permitido. Pero no las quera frenar. Iba a gusto. Con confianza. No volv a pensar en fallar. Slo me pona metas ms cercanas.

    Pamplona, las primeras 45 sonrisas estaban ganadas. Despus de un pequeo despiste encar el alto del Perdn. Era el segundo del da. El de Erro lo haba dejado atrs en el arran-que de esta nueva aventura. El coche en el que iban mis padres se acerca. Come, lo dice tu hermano.

    Era ajeno al revuelo que se haba for-mado en las redes sociales. No imagi-naba toda la gente que tena detrs, pero s senta a quin tena muy cerca. 95 sonrisas despus llegu a Logroo. Slo los semforos detuvieron, en un par de ocasiones, el ritmo. La bici se se-gua lanzando, hasta llegar a Navarrete.

    Ah empez lo peor del camino. El aire de cara. Al principio era una brisa molesta, que amortiguaba el empuje, luego, con el paso de las sonrisas, em-pez a torturar. Como la gota china,

    lentamente, sin descanso, pero con efecto.

    Burgos asomaba y el aire segua se-cndome la boca. La mirada estaba puesta en Carrin de los Condes. Esa iba a ser mi primera parada. Del verde de Navarra y La Rioja alavesa, al pramo y la chicharra castellano y leonesa. Rectas sin esquinas donde cobijarse. Carretera y aire, poco ms, hasta que en Frmista apareci el se-gundo de los coches de apoyo.

    En el primero, con mis padres y her-mana, vena Miriam Chacn. Ms que compaera de trabajo, amiga. Des-pus se uni mi hermano, con dos primos y un amigo. Un squito que completaban las dos unidades de Radio Televisin Castilla y Len.

    Todos ellos fueron tan importantes como yo. Su preocupacin emocio-naba, sus nimos se transmitan a las bielas. Era un todo muy especial, una caravana llena de ilusin, de op-timismo, tambin de sufrimiento. Si yo estaba bien, ellos rean. Si torca el gesto Se preocupaban.

    801 sonrisas

  • 11

  • 12

    Qu decir de mi primera parada en Carrin de los Condes. Villa jacobea, linaje noble. Parte de mi familia me esperaba all. Con un balde de pls-tico lleno de agua fra. Hasta ese mo-mento, lo peor de m empezaba en los pies.

    Tanta atencin provoc que se me fuera de tiempo este primer alto en el camino. 350 sonrisas, casi la mitad. De un tirn. Pero saba que lo que quedaba era duro, mucho dema-siado.

    Len no apareca. Estaba a poco ms de 120 sonrisas de Carrin, pero se resista a llegar. Pepe Chacn y scar de Blas se unieron. Un motorista par en la cuneta para aplaudir pero Len no exista.

    Lleg con la noche. Y con ella los dos siguientes retos: Foncebadn y O Ce-breiro. El primero, de aliento prolon-