CONFERENCIA DEL P. JUSTO PEREZ DE ?· rompiera la unidad de España), Ramiro Ledesma Ramos, Una-muno,…

Download CONFERENCIA DEL P. JUSTO PEREZ DE ?· rompiera la unidad de España), Ramiro Ledesma Ramos, Una-muno,…

Post on 14-Feb-2019

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>LA CONFERENCIA DEL P. JUSTO PEREZDE URBEL</p> <p>ORIGEN Y CAMINO DE LOS REPOBLADORES DE LACASTILLA PRIMITIVA</p> <p>En el ciclo de conferencias organizadas por nuestra Insti-tucin en el curso 1972-1973, correspondi la programada parael 26 de febrero, al ilustre burgals Fray Justo Prez de Urbel,escritor sagrado e historiador de universal renombre.</p> <p>El tema elegido por el docto conferenciante fue el sugestivosobre Origen y camino de los repobladores de la Castilla pri-mitiva.</p> <p>Fui encargado de redactar la crnica de la conferencia,para su publicacin en nuestro Boletn.</p> <p>Pero cualquier resumen que se hiciera, habra de resultardeficiente. La conferencia del P. Justo Prez de Urbel, es un ca-ptulo original complementario de su monumental obra El Con-dado de Castilla.</p> <p>Por ello me pareci oportuno solicitar del conferenciantes,para prevenir las inevitables deficiencias de una crnica, unaamplia y autntica referencia.</p> <p>El P. Justo, accediendo amablemente a nuestra peticin, seha tomado el trabajo de reproducir el texto ntegro de su confe-rencia, incluso con las correspondientes notas bibliogrficas.</p> <p>El trabajo, que es una verdadera monografa, ha de publi-carse integro, no obstante su extensin. Y como en el presentenmero del Boletn hubiera sido imposible, por falta de espacio.se publicar en el prximo nmero, con todos los honores quemerece y con una modesta introduccin del cronista.</p> <p>Sirvan estas lineas de obligada explicacin y de anuncio dela publicacin de la conferencia del P. Justo, en el prximo n-mero del Boletn, que se honrar con tan docto trabajo histrico.</p> <p>J. G. S.</p> <p>INSTITUCION FERNN GONZLEZACADEMIA BURGENSE DE HISTOBIA Y BELLAS ARTES</p> <p>ACTIVIDAD ACADEMICA Y ACTUACION CULTURAL</p> <p>CONFERENCIA DEL DR. CAMARERO SANTAIVIARIA</p> <p>Con la solemnidad habitual en todas nuestras actuacionesculturales, tuvo lugar en fecha 23 de enero pasado, la documen-tadaa y docta conferencia que en el saln de actos de la Dcce-lentsima Diputacin Provincial, pronunciara el joven doctor enFi losofa y Letras, don Jess Camarero Santamaria, personali-dad ya ventajosamente conocida en los campos de la docenciaY de la investigacin histrica, referida, sta principalmente ala poca medieval.</p> <p>El tema de la disertacin del joven profesor vers, con eltitulo de Domingo de Guzmn: una obra universal, herenciade un carcter castellano medieval, asunto de profunda rai-gambre castellana y an estrictamente burgalesa, puesto que elPersonaje protagonista de ella fue la eximia personalidad delSanto Fundador Domingo de Guzmn.</p> <p>El acto, presidido por prestigiosas autoridades burgalesasY con la concurrencia de un pblico tan culto corno numeroso,Comenz con la presentacin del disertante, protocolaria ac-tuacin, cuyo protagonista fue el Acadmico numerario donLUis Belzunegui Arruti, quien en un breve pero documentadoParlamemnto, ofrend la bienvenida acadmica al seor Cama-rero , en pos de hacer un sucinto pero muy atinado resumen delas principales facetas culturales, que integran y completan laPersonalidad ya bien destacada del Dr. Camarero Santamara.</p> <p>Concedida la palabra, por la presidencia. al joven profesor,</p> <p> 744 </p> <p>ste, tras hacer patente la complacencia y agrado con que ocu-paba la prestigiosa tribuna de la docta Institucin Fernn Gon-zlez, nos dio, en el correr aproximado de una hora, una mag-nifica leccin de historia castellana, personificada en la figurainsigne del Santo Fundados Domingo de Guzmn, nacido en Ca-leruega, en tierra burgalesa, poniendo de manifiesto, con el auto-rizado aval de numerosas y documentadas citas histricas, todoel carcter de la obra dominicana, sentando y probando la afir-macin de que la venida al mundo del Santo Fundador en plenocorazn de Castilla, pudo influir, de modo decisivo, en el carc-ter que quiso y supo infundir en la Universidad de sus predi-caciones, obra que comenzaba con la modestsima cooperacinde sus 16 compaeros de la primera hora, a los que pronto envaa predicar la verdad evanglica, un siglo despus se convertiraen una de las ms insignes y prestigiosas Ordenes religiosas,extendida por los confines todos de la Europa medieval.</p> <p>Con palabra tan elocuente como fcil. fue glosando la vidahericamente penitente del Santo de Caleruega, haciendo es-pecial referencia a la influencia europea en Castilla, y a la sn-tesis de culturas dispares, as como a los estudios juveniles deDomingo y a su paso por la Universidad o Estudio de Palencia,el ms antiguo centro cultural castellano, haciendo igualmentereferencia a la venta de sus libros y a su caritativo deseo devenderse l mismo por esclavo.</p> <p>Subray el gran sentido de caridad que se da en la perso-nalidad de Domingo de Guzmn, su castidad y sentido de la po-breza en un mundo de liberales costumbres. Tras el paso delSanto por Osma como superior del cabildo, salta al Mediodafrancs, donde el fundador, inicia con su recio temple castella-no, enconada batalla contra las herejas y de forma principalcontra la ctara.</p> <p>El disertante relata con suma de detalles la crtica situa-cin de la cristiandad en la poca de Domingo, poniendo de ma-nifiesto, como gracias a la santidad de su vida y su arrolladorapersonalidad, dio constantes ejemplos de pobreza.</p> <p>Hizo detallada referencia respeecto a las caractersticas Ymodos de actuar principales de la Orden Dominicana que lfundara, son stas a saber: Estudio, pobreza y carcter santa-mente democrtico, reflejando asimismo el temple y la indivi-dualidad recia de este ilustre castellano, que hasta por 6 vecesrechaz el nombramiento de obispo.</p> <p> 745 </p> <p>Finalmente, dio lectura de las declaraciones de varios delos testigos que informaron en el proceso de canonizacin delSanto, reflejando la humildad y a la vez el temple heroico deuna de las figuras ms gloriosas de la Iglesia, figura que se lla-m Domingo de Guzmn.</p> <p>Se clausur este solemnme acto con unas breves frases defelicitacin para el mantenedor, pronunciadas por el presidenteserior Laborda, Delegado Provincial de Hacienda.</p> <p>As dio fin esta brillante fiesta cultural, de la que nuestraAcademia, con entera justicia, se siente orgullosa, enviando uncordial parabin a este joven y aventajado profesor burgals,quien seguramente destacar muy pronto entre los nuevos va-lores que vengan a llenar el vaco que en la investigacin delos valores histricos, fatalmente se han de producir, y que se-pan con nimo esforzado enarbolar la antorcha de simblicacultura que ya los viejos luchadores supimos encender, paragloria y honor de esta querida patria chica y aun de Espaaentera.</p> <p>I. G. 4 R.</p> <p>A las ocho de la tarde del dia 30 del pasado abril, en elsaln de actos de nuestra EXcma. Diputacin Provincial, en se-sin presidida por nuestro Director Sr. Garca Rmila, disertbrillante y documentadamente el ilustre miembro Honorario denuestra Institucin Dr. don Jos Mara Snchez Diana.</p> <p>EI tema de su disertacin vers sobre Castilla ante los re-gionalismos interesante y siemmpre actual asunto que supodesarrollar con tan perfecto conocimiento del fondo, como flui-dez y maestra expositiva en lo que a la forma pueda hacerreferencia.</p> <p>Se inici el acto con unas breves pero bien elocuentes pa-labras de salutacin y bienvenida acadmica, ofrendadas al di-sertante por el Numerario Sr. Sanz Abad, quien con verdaderoacierto supo glosar los merecimientos y domensin cultural delbr. Snchez Diana, as como su vinculacin con Burgos, en don-de ejerci, durante bastantes arios la docencia como catedrticode Geografa e Historia en el Instituto Nacional Cardenal L-pez de Mendoza.</p> <p> 746 </p> <p>Concedida la palabra al disertante, inicia ste su diserta-cin evocando sus recuerdos y sus nostalgias por Burgos, tierradijo de mis hijos. Antes de adentrarse de lleno en la expo-sicin del tema de su disertacin, evoc un emotivo recuerdo ala memoria del ilustre historiador y acadmico don Tefilo L-pez Mata, maestro consumado de historia burgalesa y su ante-cesor en la ctedra de Geografa e Historia del Instituto denuestra capital.</p> <p>Dentro ya del contenido propia de su disertacin, habremosde decir de ella que fue un modelo de claro, expresivo y perfectodominio del asunto a tratar, avalando en todo momento susafirmaciones en la opinin autorizada de historiadores, gegra-fos, polticos conspicuos, escritorees y estadistas, tanto de losque asentan en la afirmacin de su tesis como en los que soste-nan opiniones contrarias.</p> <p>El Dr. Snchez Diana expuso la necesidad de una descen-tralizacin, mostrndose partidario del regionalismo, que es to-do lo contrario a separatismo.</p> <p>Entre las personalidades citadas figuraron entre otros, Mau-ra, Canalejas, Alfonso XIII (recogiendo a este respecto la peti-cin que se hizo al Monarca por parte de las Diputaciones deCastilla y Len para una mancomunidad de provincias que norompiera la unidad de Espaa), Ramiro Ledesma Ramos, Una-muno, Ortega y Gasset, Azaria, Eugenio D'Ors, Menndez Pidal,Onsimo Redondo y en el anlisis del catalanismo, hizo una m i</p> <p>-nuciosa exposicin del mismo y de sus principales protagonistas.Tras afirmar que hay que corregir del pasado lo que tenga</p> <p>de inoperante expuso la necesidad de contar con tina nueva Leyde Rgimen Local, con regiones que colaboren y no con pro-vincias que obedezcan. Afirme rotundamente que cuanto el f a-langismo y el tradicionalismo tienen sobre tan importante m a</p> <p>-teria no haba sido cumplido y que era necesario preparar losdispositivos mentales para una eficaz incor poracin a Europa.</p> <p>En suma, una disertacin tan nutrida de fondo como hen-chida de bellas disertaciones, en cuanto a su forma expositiva.Esta Institucin Fernn Gonzlez, siquiera sea por conducto dela modesta pluma de este humilde cronista, felicita cordialme n-te al Dr. Snchez Diana por su brillantsima actuacin, 3r sefelicita a s misma por haber sabido organizar tan docta comoprovechosa conferencia.</p> <p>ERRE</p> <p> 747 --</p> <p>CLAUSURA DEL CURSO ACADE1VIICO 1973-74</p> <p>El dia 8 de junio, a las ocho de la tarde, tuvo lugar el actode clausura del curso acadmico 1793-74, con una brillante fiestacultural, celebrada en el Saln de Estrados de la Excma. Dipu-tacin Provincial. Ostent la presidencia del acto el Excmo. se-or Gobernador Civil de la provincia, a quien acompaabanotras Autoridades, el Ilmo. Sr. Director de nuestra Instituciny los seriares Acadmicos. Asista un nutrido y selecto pblico.</p> <p>Abierta la sesin, tom la palabra nuestro Vice-Presidente,Ilmo. Sr. don Ernesto Ruiz y Gonzlez de Linares, para hacer lapresentacin del Dr. don Luis Miguel Enciso Recio, Vice-Rectorde la Universidad de Valladolid. Con palabra justa y brillanteinterpret los sentimientos de gratitud de los presentes haciael Dr. Enciso Recio por haber accedido a dictar en nuestra Ins-titucin la ltima conferencia del curso. El hecho de que desem-Pefie en plena juventud la ctedra de Historia Moderna y Con-tempornea de la Universidad de Valladolid, sea Director dela Ctedra Felipe II. as como del Departamento de HistoriaContempornea en dicha Universidad, y haya dictado conferen-cias en Espaa y en el extranjero, como ecos de su labor inves-tigadora bien avalada por numerosas monografas y trabajosfundamentales sobre historia del periodismo y sobre el si-glo XVIII, hacen de l un calificadsimo intrprete del temaque va a desarrollar: La reforma universitaria en el si-glo XVIII.</p> <p>CONFERENCIA DEL DR. ENCISO RECIO</p> <p>Seguidamente, el Dr. Enciso Recio dict su magnfica lec-cin de la que hacemos un breve resumen.</p> <p>Partiendo del hecho de que la reforma del siglo XVIII tie-ne mltiples vertientes, que influyen en la reforma universita-ria, pas a exponer la situacin de decadencia universitaria. LaUniversidad del antiguo rgimen adoleca de males radicales,denunciados ya por no pocas personalidades de la poca (PrezBayer, Campomanes, Feijo ,etctera) y confirmados por los mo-dernos investigadores.</p> <p>Desde 1714 haba nada menos que 22 Universidades en Es-paa, a las que se aadira luego la de Cervera, en tiempo dePelipe V. Eran demasiados centro y desconexos entre s, cuan-</p> <p> 748 </p> <p>do no rivales. Pero lo peor era la mediocridad de medios conque contaban, que re percuta en el bajo nivel de rendimientocientfico. Cabe denunciar tambin su falta de madurez ins-titucional.</p> <p>Algunas haban nacido por ereccin pontificia, confirmadadespus por el Rey. Otras, ya en el siglo XVIII, son de funda-cin real y no es raro que estn en pugna con las de ms vie-ja fundacin.</p> <p>Dentro de cada una de ellas se advierte una fuerte influen-cia de los clrigos, sobre todo de los jesuitas, pero estn dividi-das en escuelas y partidos, con ocasin de las diversas tenden-cias escolsticas. Poco a poco el Estado va ganando posiciones,gracias al poder centralizador de la monarqua absoluta. Ello de-termina que la enseanza est condicionada por la poltica, co-mo est condicionada tambin la libertad institucional de cadacentro. En el siglo XVIII fall la democracia y el gobierno enla Universidad y en todos los rdenes.</p> <p>En conjunto la Universidad est desordenada. El cancillertiene una amplia pero poco clara competencia; el rector (auto-ridad suprema donde no hay canciller) era elegido de muy di-versas maneras: por el claustro de profesores, por los doctores,por el Ayuntamiento de la ciudad (Valencia), por los estudian-tes (Salamanca), etctera. Ello provoca no slo la indiscipana,sino tambin banderas, que nos dan una triste imagen de aque-lla vida universitaria. Por lo general, el claustro tiene escasopoder. Si a ello se aade su grave penuria econmica y la faltade visin histrica para adaptar los estatutos a las nuevas ne-cesidades, nos explicaremos la penosa situacin por la queotraviesan.</p> <p>No menos lamentable es la deficiente pedagoga. Estamosen un perodo que paga las consecuencias de una introversinde la cultura espaola, que ha llegado a fosilizarse. Existe sis-temticamente el temor ante toda novedad y un olmpico me-nosprecio por las ciencias. Cuando ms. se advierte cierta fri-volidad intelectual que contribuye a que haya curiosos, no sa-bios. Por otra parte, se recurre a la ciencia exclusivamente Porsu utilidad. El mtodo material de enseanza sigue siendo Clescolstico en lo que tiene de formalstico, hay un como feti-chismo por el latin y se cultica el memorismo, es decir la peda-goga pasiva.</p> <p>Fallan uno tras otro los planes de estudio, pese a que los</p> <p>-- 749 </p> <p>eruditos discutieran mucho sobre ellos en tiempo de Felipe V.Fallan tambin la organizacin, los fines y la articulacin delas facultades universitarias. No se logra un plan general ycampa por sus respetos el particularismo. As, por ejemplo laFacultad de Artes no imparte una buena formacin ni huma-nstica ni cientfica; en la de Teologa se enserian ms bien las teologas; la de Cnones y Leyes se pierde en saberes absolu-tos y no se puede estudiar en ella el Derecho espaol; la deMedicina da conocimientos meramente tericos: la falta de m-dicos y cirujanos provoca la creacin de academias.</p> <p>La ctedra era trampoln poltico o administrativo. De ahla escasa dedicacin, casi nula investigacin y absentismo. Sudotacin solia ser exigua, de suerte que solamente los nobles lo...</p>