concilium - revista internacional de teologia - 011 enero 1966

Click here to load reader

Post on 08-Aug-2015

155 views

Category:

Documents

24 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

CONCILIUMRevista internacional de Teologa DOGMAEnero 1966

Congar Bour\e Schoonenherg Gonzlez, Ruiz Gutwenger Rietlinger Rousseau Vorgrimler

C O N CILIUMRevista internacional de Teologa

11DOGMA

EDICIONES CRISTIANDADMADRID

1966

.,.,..,.

...Jt

CONCILIUMRevista internacional de Teologa Diez nmeros al ao, dedicados cada uno de ellos a una disciplina teolgica: Dogma, Liturgia, Pastoral, Ecumenismo, Moral, Cuestiones Fronterizas, Historia de la Iglesia, Derecho Cannico, Espiritualidad y Sagrada Escritura. Comit de direccin: L. Alting von Geusau * R. Aubcrt L. Baas * P. Benoit, op M. Cardoso Peres, op * F. Bckle C. Colombo * Y. Congar, op Ch. Davis * G. Diekmann, osb Ch. Duquoc, op * N . Edelby T. Jimnez Urresti * H. Kng H. de Lubac, sj * J. Meja J. B. Metz * R. E. Murphy, o carm K. Rahner * E. Schillebeeckx, op J. Wagner Secretario general: M. Vanhengel, op Director de la edicin espaola:

P. JOS MUOZ SENDINO Traductores de este nmero: Un grupo de profesores del Seminario Diocesano de Madrid.

Editor

en lengua

espaola:

EDICIONES CRISTIANDAD Aptdo. 14.898.MADRIDCON CENSURA ECLESISTICA Depsito Legal: M. 1.399. -1965

SUMARIO DE ESTE NUMERO

E. SCHILLEBEECKX - B. WlLLEMS : Presentacin Y. CONGAR: Cristo en la economa salvfica y en nuestros tratados dogmticos J. BoURKE: El Jess de la Historia y el Cristo del Kerygma ...P. SCHOONENBERG : Kenosis-Anonadamiento (Flp 2, 7) ...

3

5 2951 72

J. M. GONZLEZ RUIZ : Redencin y Resurreccin

BOLETINES

E. GUTWENGER : La Ciencia de Cristo H. RIEDLINGER : El dominio csmico de Cristo O. ROUSSEAU: En torno a la idea de la realeza de Cristo

95 108 135

DOCUMENTACIN CONCILIUM

H. VORGRIMLER: Cuestiones en torno al descenso de Cristo a los infiernos 148

EL COMIT DE REDACCIN DE ESTE NUMERO APARECE EN CONCILIUM 1, ENERO DE 1 9 6 5

PRESENTACIN

Durante veinte siglos la presencia absoluta y redentora de Dios en el hombre Jess dato bblico fundamental y el ms original de la revelacin ha sido objeto de reflexin constante. Los hombres de cada poca se acercan a este misterio con unas categoras y unas preocupaciones dadas de antemano, propias del entorno espiritual y socio-econmico en que vive la humanidad de su tiempo. De ah nacen nuevos y diferentes esclarecimientos del misterio nico de Cristo, segn se advierte ya en la misma Sagrada Escritura por la diferencia de perspectiva en que aparece este misterio entre los cristianos procedentes del medio ambiental judeo-palestinense y los llegados del mundo helenista; el mismo misterio de Cristo alcanza as, por distintos caminos, una expresin multiforme. En esta poca nuestra, que se caracteriza por una sensibilidad especial para la forma de pensamiento existencial y, por consiguiente dentro de este marco, para la dimensin histrica de la existencia humana, vemos que se ha operado, sobre todo despus de la segunda guerra mundial, un caracterstico cambio de acento en los estudios actuales sobre el misterio de Cristo, con relacin a los manuales de cristologa de otros tiempos. En el presente nmero se pretende ofrecer una breve visin de ese cambio, determinar de algn modo el actual estado de cosas en la dogmtica catlica, aunque sin intentar entrar en la hermenutica propiamente dicha del Cristo "histrico", "bblico" y "dogmtico". Adems era necesario limitar el terreno. As, en el primer artculo (Y. CongarJ, se examina la revelacin

4

Presentacin

funcional: la revelacin de Dios tiene lugar en y a travs de una historia de salvacin en la que Dios nos muestra, mediante su intervencin activa sobre los hombres, quin es El realmente. En el segundo artculo (P. J. Bourke) se ofrece un resumen de la problemtica suscitada -por R. Bultmann. Todo esto nos lleva a aceptar, con todas sus consecuencias, el hecho de que Jess es verdaderamente hombrela "kenosis" (R. Schoonenberg) y, en fin, al problema bsico de la resurreccin y la redencin (J. TVL. Gonzlez Ruiz). En los boletines, con su orientacin ms bibliogrfica, se plantean otros dos temas cristolgicos: la vida de la conciencia humana de Jess, el Cristo E. Gutwenger) y la relacin del Cristo glorificado con el mundo (EL. Riedlinger y O. Rousseau). Reconocemos que no hemos puesto suficientemente de relieve, mediante esta breve visin especulativa, el "problema de Cristo" tal como se ha planteado estos ltimos aos, pero estimamos que nicamente teniendo corno fondo esta informacin especulativa" podr el amplio auditorio de CONCILIUM ser introducido, al menos en cierta medida, en los problemas que han surgido en nuestros das en torno a la pregunta: jquin es Jess de Nazaret?E. SCHILLEBEECKX, OP

B . WlLLEMS, OP

EN LA ECONOMA SALVIF1CA Y EN NUESTROS TRATADOS DOGMTICOS *

CRISTO

Nuestra poca es una gran poca de produccin teolgica. Esto se debe en gran parte a la importancia que toman por todas partes las instituciones de tipo y de nivel universitario. Estas instituciones exigen que se supere el estadio de una tranquila repeticin de las tesis clsicas y que se tenga en cuenta lo que las otras disciplinas, en particular las que se ocupan de las fuentes, dicen relativo a estas mismas tesis. Esto es verdad, sobre todo en el estudio de la Sagrada Escritura. Mientras un nmero apreciable de exegetas protestantes estn de vuelta del radicalismo de sus predecesores, la exgesis catlica, aprovechando el trabajo de los pioneros y las libertades reconocidas por la Divino afflante ("esa encclica liberadora", deca Po XII con un acento de alegra), aborda los textos con una mirada libre de prejuicios. La exgesis catlica ha emprendido el camino de un mtodo plenamente histrico y filolgico, con sabidura y moderacin. Con esto es fatal, e incluso normal, que * Precisemos el sentido de algunos trminos: Ontologa designa el conocimiento de una realidad en s misma (lo que ella es), en trminos de ser. Economa designa el orden histrico de lo que Dios ha realizado para nuestra salvacin, la realizacin histrica de su designio de gracia. Funcional es tomado en oposicin a 'absoluto' o a 'en si" : una revelacin funcional es una revelacin condicionada, medida por su relacin con nuestra salvacin, una revelacin por y en la economa.

6

Y. Congar

inquiete a veces a los telogos que disfrutaban de la posesin de una herencia secular. Lo peor no es que los inquiete. Lo peor sera que se estableciera cierto divorcio entre la investigacin de los escritunstas y las conclusiones de los telogos. Se correra el nesgo, en ese caso, de desembocar en una situacin malsana de "doble verdad", que es preciso evitar por todos los medios posibles. Se impone, pues, una atencin mutua en el trabajo de los escrituristas y los telogos en una comn fidelidad a la Tradicin de la Iglesia. Uno de los primeros frutos innegables de la renovacin del estudio de las fuentes ha sido el hacernos tomar nueva conciencia del hecho de que el cristianismo es una historia. La Revelacin, cuyo memorial son las Sagradas Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento, no se presenta como un cdigo ni como un catecismo o una lista de proposiciones, sino como la historia de lo que Dios ha hecho en unas vidas de hombres en favor del conjunto de la humanidad con vistas a realizar en sta un determinado designio de salvacin. Toda esta historia est dirigida a un trmino que esclarece y da sentido a todas sus etapas. Una de las adquisiciones ms decisivas del ltimo medio siglo ha sido el redescubnmiento de la escatologa, no ya como ltimo captulo de una teologa esttica, sino como realidad que determina el sentido mismo de lo que ocurre en la historia. Pero toda esta historia tiene un centro en el hecho de Jesucristo, en quien lo que nosotros esperamos ha venido ya a nosotros como en su principio o en su germen. Por eso, nuestra predicacin y nuestra catcquesis, redescubriendo el espritu de la Liturgia y siguiendo su mismo movimiento, se han hecho cristolgicas e histricas, se han centrado en el "misterio cristiano" y en el misterio pascual, que es como el corazn de todo el misterio cristiano. Pero es preciso reconocer y afrontar los problemas que plantea a nuestra teologa clsica el hecho de preguntar de nuevo a las fuentes bblicas siguiendo a la exgesis moderna. Desde hace siglos, especialmente desde los grandes escolsticos, los cuales propusieron una elaboracin tan perfecta de la doctrina sagrada

Cristo en la economa salv'tfica

7

que pareca definitiva, la teologa ha sido formulada de manera satisfactoria en trminos de ontologa. Esta teologa se ha dedicado a contemplar y a definir, a partir de la Revelacin, la naturaleza de Dios y de Cristo, es decir, lo que son en s mismos. Los escrituristas, en cambio, se muestran cada vez ms de acuerdo en reconocer que la Revelacin se ha realizado esencialmente en el marco de una historia y que es esencialmente "econmica" o "funcional": N o hay revelacin del misterio de Dios y de Cristo ms que en la transmisin del testimonio sobre lo que han hecho y hacen for nosotros, en la relacin que mantienen con nuestra salvacin. Trataremos de tomar conciencia de esto evocando primero un ejemplo sacado del Antiguo Testamento y despus algunos estudios de cristologa. Si hay un pasaje en el que Dios parezca definir lo que es en s mismo, es el de xodo 3, 14: Ego sum qui sum. M . E. Gilson no ha dejado de mostrar el papel que ha desempeado en el pensamiento cristiano esta "metafsica del xodo". Santo Toms de Aquino tena perfecto derecho a ver en tal pasaje la frmula revelada correspondiente a lo que el esfuerzo supremo de la razn le permita concluir sobre la naturaleza de Dios como Ipsum esse subsistens, Dios que es el Acto absoluto, que ES, en la simplicidad de un acto puro, todos los atributos que pueden ser afirmados de El... De hecho, la traduccin del eyeh asher eyeh del hebreo por "Yo soy el que soy" es perfectamente vlida.

View more