calendario liturgico pastoral 2014. cep española

Download Calendario Liturgico Pastoral 2014. Cep Española

Post on 14-Oct-2015

60 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Comisin Episcopal de Liturgia

    CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAOLA

    CalendarioLitrgico - Pastoral

    2013-2014

    Portada CLP 2013-2014

  • CalendarioLitrgico - Pastoral

    2013-2014

    Ciclo AAo par

    CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAOLA

    Secretariado de la Comisin Episcopal de Liturgia

  • Motivo de cubierta: Monasterio de Kykkos. Montaa de Troodos. Chipre.

    Edita: Libros Litrgicos - conferencia episcopaL espaoLa C/ Aastro, 1 - 28033 - MADRID

    Telfono: 91 343 97 92 - Fax: 91 343 96 65

    Septiembre de 2013

    ISBN: 978-84-92586-54-7

    Depsito Legal: M-21161-2013

    Impreso en Espaa

    Imprime: Rotabook, S.L.

    45250 Aover de Tajo (Toledo)

    Este Calendario Litrgico Pastoral ha sido elaborado por el Secretariado de la Comisin Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Espaola de acuerdo con el Calendarium Romanum, las Normas Universales sobre el Ao litrgico y sobre el Calendario, y el Calendario Propio de Espaa.

    CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAOLA

    No est permitida, sin la autorizacin escrita de los titulares del copyright,

    bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproduccin parcial o total

    de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la repro-

    grafa y el tratamiento informtico.

  • PRESENTACIN

    El cincuenta aniversario de la constitucin litrgica

    El da 24 de noviembre de 2013, solemnidad de Nuestro Seor Jesucristo, Rey del Universo, el papa Francisco ha clausurado el Ao de la fe. El papa Be-nedicto XVI lo haba proclamado e iniciado el da 11 de octubre de 2012, en el quincuagsimo aniversario de la apertura del concilio ecumnico Vaticano II. El comienzo del Ao de la fe coincidi con el recuerdo agradecido de dos gran-des eventos, que han marcado el rostro de nuestra Iglesia de hoy: los cincuenta aos pasados desde la apertura del concilio Vaticano II por voluntad del beato Juan XXIII (11 de octubre de 1962) y los veinte aos desde la promulgacin del Catecismo de la Iglesia Catlica, legado a la Iglesia por el beato Juan Pablo II

    En diciembre de 2013 celebraremos un nuevo aniversario. El da 4 de di-ciembre de 2013 se cumplen cincuenta aos de la promulgacin de la cons-titucin litrgica Sacrosanctum Concilium. El aniversario encierra historia, re-flexin y compromiso.

    El tiempo pasa veloz con sus meses, das y horas. Ha transcurrido medio si-glo desde que el beato papa Juan XXIII iniciara el concilio ecumnico Vaticano II (11 de octubre de 1962). Era casi ayer cuando la nave de la baslica de San Pedro se llenaba de obispos, procedentes de los cinco continentes, de toda raza, lengua y cultura. En todo el mundo se lean con inters las crnicas de los pe-riodistas acreditados ante la Sede Apostlica, las intervenciones de los obispos y las ancdotas curiosas. Fue un acontecimiento seguido por todas las Iglesias particulares.

    Al ao siguiente, el da 4 de diciembre de 1963, se aprobaba en el aula, con 2147 votos favorables y 4 en contra, el primer documento conciliar, la constitucin litrgica Sacrosanctum Concilium. La unanimidad de la votacin demostraba el inters por la liturgia. Los padres conciliares, antes de reflexionar y discutir sobre temas importantes para la vida y el bien de la Iglesia, quisieron iniciar sus tareas por la liturgia, por el culto que la Iglesia tributa a Dios Padre por Jesucristo y en el Espritu Santo.

    Hoy, la Iglesia conmemora los cincuenta aos. Eleva sus manos al cielo y agradece a Dios Padre el don del Concilio y el paso del Espritu Santo. Hace memoria del evento y se compromete a poner en prctica sus enseanzas. Sea nuestra oracin agradecida y sincera. La celebracin de la Eucarista nos una a esta accin de gracias y de splica.

    La constitucin conciliar Sacrosanctum Concilium y la reforma litrgica pos-terior no han surgido improvisadamente con el Concilio. La constitucin se ha

  • 4 presentacin

    fraguado desde el inicio del movimiento litrgico, la segunda mitad del siglo XIX y, sobre todo, en el XX. La constitucin es considerada como el punto de llegada de un largo camino y un fruto maduro de estudios e investigaciones. No podemos olvidar que a todos los que han contribuido en el movimiento litrgi-co les mova su gran amor a la liturgia y a la Iglesia.

    Acompaaron al movimiento litrgico otros tres, y todos se enriquecieron mutuamente. El movimiento patrstico se dedic principalmente a la publica-cin de los textos de los Padres; el bblico promovi el inters por la Biblia y, por ltimo, el movimiento ecumnico abri fronteras de hermandad.

    San Po X fue el primer papa que habl de la participacin activa de los fieles en las celebraciones litrgicas. No fue el concilio, sino -mucho antes- en el motu proprio Tra le sollecitudini (del 22 de noviembre de 1903). Por otro lado, el monje Lambert Beauduin es considerado como el padre del movimiento litrgico por su famoso discurso en 1909 en Malinas, Bruselas. Po XII realiz importantes reformas litrgicas, casi inconcebibles en aquel tiempo. La reforma comenz en el corazn mismo de la liturgia, cuando en 1951 restaur la Vigilia pascual, de-volvindole su espritu primitivo y nocturno. En 1955 complet la reforma de toda la Semana Santa. Estableci nuevas leyes sobre el ayuno eucarstico y las misas vespertinas, etc. Se ha afirmado que el siglo XX es el siglo de la liturgia.

    El movimiento litrgico, a las puertas del concilio Vaticano II, estaba en su momento lgido. Po XII, en la encclica Mediator Dei, haba trazado los prin-cipios teolgicos y pastorales y haba rechazado como errneas algunas defini-ciones de la liturgia. El terreno estaba preparado para la constitucin conciliar e iniciar la reforma litrgica.

    Las ideas del Proemio de la Sacrosanctum Concilium estaban entresacadas de las orientaciones dadas por el beato papa Juan XXIII en su alocucin Gaudet Mater Ecclesia. La constitucin litrgica recoga los objetivos del Vaticano II. El primero se fij en el crecimiento de la vida cristiana, y para conseguirlo era preciso proveer a la reforma y al fomento de la liturgia (SC 1). La renovacin de la Iglesia, el ecumenismo y la accin misionera estaban estrechamente ligadas entre s y dependan en gran parte del modo en que la Iglesia celebraba y viva la liturgia.

    La constitucin litrgica traza las lneas generales de la reforma litrgica. Era imposible redactarla si antes no se hubiera reflexionado sobre las fuentes bblicas y patrsticas, litrgicas y teolgicas. En el texto conciliar subyacen dos lneas claves: el fundamento doctrinal y las orientaciones pastorales. Entre los principios doctrinales se pueden indicar los siguientes: la liturgia se enmarca en la Historia de la Salvacin, historia centrada en la Pascua de Cristo. En la cele-bracin litrgica se actualiza la historia salvfica y el misterio pascual de Cristo.

  • presentacin 5

    El Espritu Santo, el gran mistagogo, santifica los signos sacramentales. Tambin se da gran relieve a la Palabra de Dios, casi olvidada durante muchos siglos.

    La relacin liturgia e Iglesia, presentada por el texto conciliar, ayud y ayuda a superar el clericalismo y el individualismo. Se acenta el concepto teolgico de la Iglesia como sacramento de la unidad, pueblo santo, congregado en asam-blea litrgica, expresin de la Iglesia local. La liturgia hace la Iglesia y la Iglesia hace la liturgia. La Iglesia se manifiesta en la liturgia y se convierte en misionera porque la liturgia es la cumbre y la fuente de toda la actividad de la Iglesia.

    Los padres conciliares estaban preocupados por la formacin litrgica per-manente y circunstancial. La reforma litrgica que prescinda de la formacin peligra caer en el vaco o el arbitrio.

    La constitucin, adems, de los principios doctrinales, indica los aspectos pastorales. La pastoral se fundamenta en la doctrina y la doctrina se proyecta a la pastoral. Las dos forman una unidad. Menciono solamente algunos puntos ms sobresalientes de la pastoral o praxis. La adaptacin de las oraciones y de los ritos fue un reto de la Iglesia para las Iglesias particulares. Merece mencin especial el uso de la lengua verncula. En algunas naciones europeas se intro-dujo antes del concilio la lengua verncula en algunos momentos celebrativos.

    Dos innovaciones han contribuido al ecumenismo y al acercamiento con nuestros hermanos ortodoxos. La concelebracin y la comunin con el cliz han ayudado a suavizar las relaciones con las Iglesias orientales.

    Ha transcurrido este tiempo entre luces y sombras, y ha sido un tiempo agita-do por ideologas que han perjudicado a la reforma y a la renovacin litrgica. Las ideologas eran de dentro y fuera de la Iglesia. El camino de la reforma ha sido difcil. No se han comprendido sus objetivos, se han suscitado ambigeda-des y se ha creado confusionismo.

    En pocos aos la Iglesia ha realizado un importante trabajo, la reforma litr-gica ms importante de la historia. Ha sido un esfuerzo histrico y gigante. Se ha valorado el patrimonio litrgico heredado y se ha enriquecido por el progressio. Las fuentes litrgicas han contribuido a que las comunidades cristianas se reno-varan y profundizaran en el espritu litrgico.

    Nuestra mirada al pasado nos tiene que iluminar y animar para vivir nuestro futuro. Hemos recibido una herencia rica en fe y en eucologa. El L aniversario de la constitucin Sacrosantum Concilium nos invita a conservar fielmente lo recibido, ofrecer con generosidad su gran riqueza a las generaciones presentes y futuras. La liturgia es de todos los siglos; da vida y renueva a la Iglesia; es la celebracin del Misterio pascual de Cristo. La liturgia es el gran ro en el que confluye toda la actividad de la Iglesia y la fuente en la que el fiel bebe siempre el agua viva.

  • EL AO LITRGICO Y EL CALENDARIO

    El curso del