biblia catolica, nuevo testamento, hechos de los apostoles, parte 6 de 27

Download BIBLIA CATOLICA, NUEVO TESTAMENTO, HECHOS DE LOS APOSTOLES, PARTE 6 DE 27

Post on 14-Apr-2017

451 views

Category:

Spiritual

11 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • s AI bajar a tierra encontraronfuego encndido,- Pgscado sobre lasbraas y pan. 'o Jess les dijg: *Trai-qan alqunos de los Pescados quecaba de sacr. "'Simn Pedrosubi a la barca y sac la red llenacon ciento cincuenta y tres Pescadosgrandes. Y a pesqf .de qye hubieralantos, Do se romPi Ia red.

    JOAN 21

    sin nada, y se ech al agua. Losotros discpulos llegaron con la barca

    -de hecho, DO estaban lejos, a unos

    cien metros de Ia orilla; arrastrabanla red llena de peces.

    tz Entonces Jess les dijo: *Vengana desayuodt. Ninguno de los discpu-los se trevi a Preguntarle quin era,pues saban que era el Seor. '3 Jessse acerco, tom el Pan Y se lo rePar-ti. Lo mismo hizo con los pescados.

    14 Esta fue Ia tercera vez que Jessse manifest a sus discpulos despusde resucitar de entre los muertos.

    '5 Cuando terminaron de comer,Jess dijo a Simn Pedro: *Simn,hiio de Juan, me amas ms quesfos?, Contest-: *S, Sor, t sabesque te quiero., Jess le dijo: nAPa-cienta mis corderos.

    16 Le pregunt _por segunda v'ez:*Simn,-hij de Juan, [ne_amas?,Pedro volvi a contestar: *S, Seor, tsabes que te quiero., Jess le dijo:*Cuida de mis ovejas.,

    t7 Insisti Jess Por tercera vez:*Simn Pedro, hijo de Juan, me quie-

    248

    res?, Pedro se puso triste al ver queJess le preguntaba por tercera vez silo quera y le contest: nSeor, t losabes todo, t sabes que te quiero.,Entonces Jess le dijo: nApacientamis ovejas.

    r8 En verdad, cuando eras joven, tmismo te ponas el cinturn e ibas adonde queras. Pero cuando llegues aviejo, abrirs los brazos y otro te amarra-r la cintura y te llevar a donde no quie-rEls. re Jess lo dijo para que Pedrocomprendiera en qu forma iba a moriry dar gloria a Dios. Y aadi: *Sguerne..

    20 Pedro mir atrs y vlo que losegua el discpuio al que J essamaba, el que en Ia cena se habainclinado sobre su pecho y le habapreguntado: nSeor, quin es el quete va a entregar?, 2t - Al verlo, Pedropregunt a Jess: *Y qu va a ser dest?, 22 Jess le contest: *Si yoquiero que permanezca hasta mi vuel-ta, a ti qu te importa? T sguerne.

    23 Por esta razn corri entre loshermanos el rumor de que aquel dis-cpulo no iba a morir. Pero Jess nodrjo que no iba a morir, sino sirnple-mente: nSi yo quiero que perTnanezcahasta mi vuelta, a t qu te importa?,

    24 Este es el mismo discpulo queda testimonio de estas cosas y quelas ha escrito aqu, y nosotros sabe-mos que dice la verd ad. '5 Jess hizotambin otras muchas cosas. Si seescribieran una por una, creo que nohabra lugar en el mundo para tantoslibros.

    el fin del encuentro sabrn que es 1, aunque nosea aquel su fsico.

    8. Pedro se arreql el manto porque estabadesnudo. En las fas horas de la noche no ha-bra estado desnudo, y ante todo porque su cultu-ra no se lo permita. Pero estaba desnudo bajo sumanto o vestido de trabajo. Tiene que conreruar-lo, v antes de echarse al- agua, se recoge los fal-dones de su vestido para poder nadar-

    11. [-a cifra de 153 tiene seguramente un sn-do simblico, pero- :e .le. han dado tantas inter-pretaciones que-es difcil decir crl es la acertada.

    18 [-as suertes diversas de Pedro y Jtran soncomo dos aspectos de la existencia {e quienes sedan enteramnte. .Quiso Jest-rs que Pedro hicierareparacin por su

    -triple negacin? Esto lo nota

    el catequista, pero no es.lo'principal: es rns im-portante que Pedro en adelante ame a Jessmando a su lglesia y aceptando el martirio. Ylos rumores qr circulaban'sobre un anciano Juntodava vo? No son ms que un pretexto paraexpresar la sed de la da etema,'cada vez ms ar-diente en el discpulo amado.

    19. Cuando Juan termin su wange[io, Pedroya haba muerto en Roma, en la perEecucin deNern, el ao 64 65.

    Juan todava va en e[ ao 90. Era el timode los testigos de Cristo y algunos pensaban queno iba a morir hasta que, volviera el Seor.

    24. El ltimo prrafo fue aadido corno con-clusin por los que rodeaban a Juan cuandomuri.

    Durante los tres aos de la vida pblica, Jess puso las bases de su Iglesia:reuni a sus primeros discpulos y los asoci a su misin (Mc 3,13-16); cons-tituy a Pedro como responsable de la

  • INTRODUCCION 250

    pero se pueden distinguir algunas grandes divisiones de la obra, en que se resalta elproyecto de Lucas. Ciertamente Lucas ha asignado Ia mejor parte a Pedro y aPablo, pero no se refiere a ellos en exclusividad. A pesar de nurnerosas excepcio-nes, Ia figura de Pedro domina en los doce primeros captulos, y la de Pablo en lasegunda parte de la obra.

    En el plano geogrfico se puede advertir que /os Hechos de los Apstoles nosconducen desde Jerusaln, pasando por Judea y Samara; hasta Roma, siguiendoas la misin que Jess fij a sus apstoles el da de su Ascensin (Hech 1,8). Lossiete primeros captulos nos sinian en Jerusaln, despus, 'en los captulos ocho ysiguientes, y siempre dando lugar a las excepciones; nos presenti. la Iglesia que sedesarolla en Judea, en Samara y en la llanura costera. A partir del captulo 13, nostrasladan con Pablo a Asia Menor y a Grecia, para situarnos en el caprulo 28 enRoma, en el tribunal del emperador, es decir,'en el orazn mismo del mundopagano. Ah se detiene bruscamente el libro de los Heclto.r como si Lucas, cal sifuera un corredor encargado de acompaar [a irradiacin de la Buena Nueva deSalvacin desde Jerusaln a los confines de la tierra, hubiese alcanzad.c su objetivoy cumplido su contrzito.-

    Basia esto para darnos a entender que los los Heclrcs, como tampoco los Evan-gelios, no se presentan como un historia detallada de la Iglesia primitiva o unabiografa de Pedro o Pablo, sino como un testimonio de la obra del Espriru Santo.

    En efecto, el Espritu Santo es el verdadero

  • HECHOS 1e Dicho esto, Jess fue arrebatado

    ante sus oios y una nube Io ocult desu vista. to- Ells seguan rnirando fija-mente al cielo mientras se alejaba.Pero de repente vieron a su lado ados hombrres vestidos de blanco,rr que les dijeron: uArnigos galileos,qu hacen ah mirando al cielo? EsteJess que les ha sido quitado volverde la misma manera que ustedes Iohan visto ir al cielo.,

    Los discipulosesperan al EsprituSanto

    . '2 Entonces volvieron a'Jerusalndesde el monte llamado de los Olivos,que dista de Ia ciudad como mediahora de carnino. '3 Eniraron en la ciu-dad y subieron a la habitacin supe __rior de la casa donde se alojaban. AIIestaban Pedro, Juan, Santiago y An-drs, Fellpe y Toms, Bartolorn yMateo, Santiago, h[o de Alfeo, Simnel Zelotes, y Judas, hijo de Santiago.Io Todos ellos peiseveraban juntos enla oracin en compaa de algunas

    252

    mujeres, de Mara, la madre de Jess,y de sus hermanos.

    Eleccin de Mataso 15 Uno de aquellos das, Pedro to-

    m la palabra eh medio de los disc-pulos -haba all como ciento veintepersona-, y les dijo:

    :6 uHermanos, eia necesario que secumpliera la Escritura, pues el Espri-tu Santo haba anunciado por boca deDavid Io que hizo Judas; este horn-bre, que gui a los que prendieron a-les , " .era uno de nuestro grupo yhaba sido llamado a compartir nues-tro ministerio cornn.

    8 -Sabemos que con el salario desu maldad se cmpr un campo, stir de cab eza, su ci,rerpo se revent yse desparramaron sus'entraas, '' Es'-te hecho fue conocido por todos loshabitantes de Jerusaln, que llama-ron a aquel campo, en su lengua, Ha-keldam, que''significa: Campo deSangre-.

    2o Esto estaba escrito en el libro delos Salmos: Que su morada quede de-sierta A que nade habite ein etta. Y

    9. Fue leuantado ante sus o.bs. h resurrec-'cin de Jess es alqo absolutamente distinto deun retomo a la

    "iait; que haba salido del seno

    de Dios, retomab a la'uhdad din. La' palabra*resurreccin" no era suficiente para,.entender loque ni tan siquiera logramos imaginar y se escla-reci esta ltirna manifestcin endo.a Jess su-bir hacia el mundo de'Dios. '

    Al subir al Cielo en su ltima- aparicin, Jessles revel el sentdo de su propia'historia,' habiavenido del Padre v retomaba al Padre. Pero'nowelve solo si.no u" lleva consigo a todo "un-pueblo de cautivos' {Ef 4,8) que ha arrancado delpoder de las tinieblas para hacerlo entrar en'sureino de luz (Col 1,13). Se va para preparamosun lugar, a fin de que dond,e l est,, stemostambin nosotro s. (J L4,2-3] :

    Jess desaparece y eso era.necesario (JnL6,7). Sean cuales, fuelen las'cualidades del que:ha.dedicado su vida a runir discpuloi, siosnunca se-rn libres si aqul s'e quedj: los discpu.los debern hacefsg cq.rgo tanto de lg,lglesia y del'apostolado como--de ellol mismos.

    '. L2. L primera comunidad no se limitaba alos apstoles. pues tambin las mujere que se-guan a Jess ocuparon un lugar destacado du-.'iante Ia pasin y las manifestaclohes dejJess re:sucitado,(Lc 23,55). Mara jug un papel decisivodurante esos das en que los apstoles y .la comu,

    nidad trtaron de repensar todo lo que: habanyslg y aprgndido de.Jess; ga que solo ella podiahablarles de l Anunciacin y de muchas otrascosas de la da prirada de JeSs; ayudndoles asa entrar en el misterio de su prsonalidad divina.Como va hizo .Juan al recordar las palabras deJess e la cruz (Jn 19,26), Lucas tambin revelaaqu la matemidad espirihral de lvlara- '

    Y a pesa r-'de_que Mara ocup e el primer lugaren la casa de Juan, ahora se retira y no es msque una plesencia orante.

    15. Se pasa d una comunidad redu.,du,:a ungrupo ms grande: ciento seinte personos. Erala cifra-requerida segn Ia tradicin para fundaruna nueva institucin. Ya no caban eh qna casa,y Ia reupiQn @.bi efectuars en algn jardin dirnonte.de los Olivos. .

    Haba muchas otras qosas de que hablar antesque del reempla zo de Judas, sin 'embarqo Lucasl da prioridaiJ'porque los rDoce" reprcuan laestructura tradicional de las doce tribus del Pue-blo de Dios. As Io haba qrrerido Jess, ! re D:cesario mantener este signo de la unidad- en la di-versidad

    18. ,Los:versculos 18.19 son un inciso.de Lu-cas. Contradice de hecho. la versin de Mt 27 ,3-10.

    253