baja edad moderna

Download Baja Edad Moderna

Post on 10-Dec-2015

8 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Estudio sobre la Baja Edad Media

TRANSCRIPT

  • Baja Edad Moderna Orientaciones para el estudio.

    Tema 1. La crisis del siglo XVII y el auge de las economas del Norte i.- Epgrafes: El concepto de crisis del siglo XVII y los debates sobre ella Las diferencias en la evolucin demogrfica. Las grandes epidemias La sociedad. La reaccin de los privilegiados. Los conflictos sociales La actividad econmica. Los diversos sectores El mercantilismo Economas en recesin y matizaciones regionales. El auge de Holanda e Inglaterra ii.- Resumen del contenido: El tema aborda un tiempo de crisis, el siglo XVII, en Europa y en el mundo. Ahora bien, de que tipo de crisis estamos hablando?. Varias son las posturas de los especialistas acerca de este asunto, aunque al final, con los datos que se disponen, slo se puede afirmar que el siglo XVII no estuvo afectado por una crisis general, sino por una serie de crisis parciales de ndole diversa que no incidieron al mismo tiempo y con la misma intensidad en todas las regiones europeas, aunque s contribuyeron a configurar un contexto conflictivo en lo social y difcil en lo econmico, de crecimiento indeciso o, si se prefiere, de retroceso relativo. Crisis sectoriales y coyunturales que a la larga provocaron cambios profundos, de signo estructural, que facilitarn el despliegue de la sociedad capitalista. Las grandes epidemias del siglo XVII afectaron muy negativamente a la evolucin demogrfica del continente Europa. La epidemia atlntica de 1592-1602 que se introdujo por los puertos espaoles del Cantbrico y que se irradi hacia el interior peninsular, coincidiendo con una cosecha catastrfica, se calcula que pudo originar unos 500.000 muertos, es decir, el diez por ciento de la poblacin castellana. La peste de Miln de 1630 provoc a su vez la muerte de 65.000 personas, reduciendo as su poblacin a la mitad. A esta pandemia y otras, como la viruela y, sobre todo, el tifus, tanto o ms mortferas que la peste, hay que aadir las malas cosechas y su corolario, el hambre: en Finlandia, por ejemplo, las malas cosechas provocaron en el bienio 1696-1697 la prdida de un 25 a un 33 por ciento de su poblacin. Sin llegar a este extremo, la alta mortalidad del siglo XVII en Francia estuvo determinada en buena parte por una sucesin de malas cosechas: en 1628-1632, 1649-1654, 1660-1663 y 1693-1694. Por otro lado, la sucesin interminable de conflictos blicos que tuvieron lugar en Europa desde 1619 hasta el final del siglo ocasion una elevada mortandad no ya en la tropa sino entre la poblacin civil, y no tanto por causa de acciones militares como por la destruccin de los campos, el endeudamiento de los campesinos y de las ciudades y el descenso de la produccin agrcola y manufacturera: en el Sacro Imperio se calcula que la poblacin disminuyo entre un 15 y un 20 por ciento, y siempre fue superior en las zonas rurales que en las ciudades.

  • La incidencia de estos acontecimientos sobre la poblacin, en una fase de claro declive econmico, visible en el descenso de la produccin agraria e industrial, con un cambio en la propiedad de la tierra en detrimento de los campesinos y con una presin fiscal mayor tanto por parte del Estado como por los seores, result traumtica, ya que la cada de los nacimientos, estrechamente asociada al retraso en la edad de contraer matrimonio, y a la mortalidad adulta, ocasionaron una especie de generacin perdida difcil de recuperar. En el terreno econmico hay que destacar el auge de la actividad comercial e industrial en contraste con las dificultades que atraviesa la agricultura y la ganadera, as como la pujanza de Inglaterra y Holanda, que adoptan medidas innovadoras en el sector manufacturero textil traslado de la industria al campo escapando as de los frreos controles gremiales-, en el transporte de mercancas y en la bsqueda y monopolio de nuevos mercados, frente al retroceso que experimentan Espaa, Italia y Alemania, en este caso con algunas excepciones, como Hamburgo. De este modo, ambas potencias lograrn hacer frente a la crisis econmica con xito, aunque ser Inglaterra la que establecer en este siglo las bases para su posterior desarrollo. En ello incidir la adopcin de una serie de medidas econmicas, en el marco de la prctica mercantilista de la poca, orientadas a incentivar la produccin industrial y el comercio nacional, como las Actas de Navegacin o los enfrentamientos blicos con Holanda en la segunda mitad de la centuria; una poltica que emprender igualmente Luis XIV en Francia con desigual xito. En lo social, el siglo XVII se caracteriza por una mayor movilidad de los individuos pertenecientes al tercer estado, que consiguen elevarse socialmente aun procediendo de linajes oscuros, como en Espaa. Segn los tratadistas haba tres tipos de nobleza: la de virtud, la innata o heredada por la sangre y la poltica creada por el soberano. Y aunque slo la nobleza innata adquiri crdito y aceptacin general en gran parte de Europa, lo cierto es que el dinero, que permita vivir de forma noble y granjear voluntades, facilit la movilidad entre dichos estamentos, como tambin la incorporacin al clero de sujetos procedentes del estado llano facilit el ennoblecimiento de sus familias al superar por esta va las barreras estamentales del nacimiento. Por otro lado, la nobleza del Seiscientos sufri serias dificultades econmicas al reducirse los ingresos procedentes de la explotacin de sus fincas y de sus ganados, en tanto que los costes aumentaban, principalmente los suntuarios, por su posicin en la corte. Esto produjo algunas quiebras que requirieron la intervencin de la Corona as como la adopcin de medidas para incrementar las rentas, moderando los costes e intensificando la explotacin de sus fincas y de sus vasallos. Tambin el clero se vio afectado puesto que sus rentas comenzaron a decaer a causa, sobre todo, de la despoblacin del campo, dado que el grueso de sus ingresos proceda del diezmo que pagaban campesinos y ganaderos y que consista en la dcima parte del valor de toda la produccin agropecuaria, sin deduccin alguna, pero tambin proceda de las rentas derivadas de los ttulos de deuda pblica y privada, as como de las propiedades rsticas y urbanas o de los seoros que posea -los monasterios perciban derechos seoriales como los nobles-, afectadas unas y otras por el descenso demogrfico y por las dificultades financieras de los deudores y del mismo Estado. El campesinado, empero, fue el grupo social ms perjudicado, pues a los cambios meteorolgicos que originaron malas cosechas y crisis de

  • subsistencia, se sumaron otros factores que incidieron negativamente en su economa: aumento de los impuestos reales o seoriales, roturacin de baldos y de bienes concejiles, cerramiento de tierras, alteraciones monetarias, levas y abusos de los saldados en trnsito, as como el impacto de la guerra, que merm sus efectivos y destruy de forma sistemtica sus haciendas en Alemania se calcula que la Guerra de los Treinta Aos redujo su poblacin a la mitad (?)-. Muchos pequeos propietarios campesinos tuvieron que hipotecar sus haciendas con prstamos para salir de la crisis y fueron numerosos quienes las perdieron al no poder abonar los intereses y devolver el principal del prstamo, pasando a manos de la nobleza, del clero y de los sectores emergentes de la sociedad, como los comerciantes y los hombres de negocios. Pero adems, la venta de jurisdicciones por la Corona y el aumento de la presin seorial, perceptible en buena parte de Europa, incluido el reino de Valencia, afectado por la expulsin de los moriscos, contribuyeron a agravar ms todava su ya precaria situacin, motivo por el cual se produjeron fuertes emigraciones a las ciudades all donde fue posible, porque en el Este de Europa los seores procedieron en la segunda mitad del siglo XVII a consolidar la prctica de adscribir a los campesinos a la tierra, sin posibilidad de emigrar, en lo que se ha venido llamando la segunda servidumbre de la gleba. Un sistema que contemplaba adems otras limitaciones a los campesinos: el no poderse casar fuera del dominio seorial y la obligacin de que sus hijos realizaran labores domsticas para los seores o sus intendentes. El resultado fue el desarrollo en Europa de una gran inestabilidad social y poltica, con rebeliones de territorios es el caso de Portugal y Catalua, en Espaa-, revueltas y levantamientos de la nobleza y del campesinado las frondas en Francia-, algunas de carcter antifiscal y antiseorial y otras provocadas por las malas cosechas y el encarecimiento del precio de los cereales, aunque lo frecuente fue que en el origen de estos estallidos de violencia incidieran varios factores.

    iii.- Bibliografa para preparar el tema: A. Floristn (coord), Historia Moderna Universal, Barcelona, Ariel, 2007. Para los aspectos econmicos y demogrficos del siglo XVII, el Captulo 21 escrito por Ricardo Franch Benavent con el ttulo Crisis y transformaciones en la poblacin y la economa europea del siglo XVII, pp. 489-513. Los aspectos sociales en el Captulo 22 escrito por M. Rodrguez Cancho, Cambios y tensiones sociales en el siglo XVII, pp.515-528 L. Ribot (coord), Historia del Mundo Moderno, Madrid, Actas, 2006. Captulo 12 escrito por J. M. Palop Ramos, La crisis del siglo XVII, pp. 317-342. Ofrece una panormica de conjunto aceptable de todos los aspectos del tema. iv.- Conocimientos bsicos exigibles: Es imprescindible comprender la desigual evolucin demogrfica del siglo XVII y sus causas, as como el proceso por el cual el Mediterrneo perdi su hegemona industrial y comercial a favor de los centros productores y mercantiles del Mar del Norte, y estudiar el auge econmico de Inglaterra y Holanda en el siglo XVII y su pugna por el dominio del comercio internacional.

  • Por otro lado, es preciso definir los rasgos caractersticos de la sociedad estamental de los siglos modernos y conocer los cambios que se produjeron en su seno durante el siglo XVIII de la mano de la burguesa comercial e industrial, as como la reaccin de