Arte liturgia y contemporaneidad la presente relacion entre la iglesia y los artistas y sus frutos

Download Arte liturgia y contemporaneidad la presente relacion entre la iglesia y los artistas y sus frutos

Post on 24-Jul-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Arte liturgia y contemporaneidad la presente relacion entre la iglesia y los artistas y sus frutos. La creacin artstica es una actividad bimilenaria que hace dcadas requiere atencin. Un primer acercamiento a los retos pastorales, estticos e intelectuales de los artistas, hijos de la Iglesia.

TRANSCRIPT

<ul><li><p> 26 de septiembre, 2015 </p><p>Arte, Liturgia y Contemporaneidad: </p><p>La presente relacin entra la Iglesia y los artistas, </p><p>y sus frutos </p><p>Hctor Balvanera Alfaro/ ID 3372140 </p><p>Universidad Popular Autnoma del Estado de Puebla </p><p>Funcin y Sentido de los Bienes Culturales de Origen Eclesistico </p><p>Si el Seor no construye la casa, en vano trabajan los que la construyen; </p><p>Si el Seor no custodia la ciudad, en vano resguardan los que la custodian. </p><p>Salmo 126, 1 </p></li><li><p>Arte, Liturgia y Contemporaneidad: La presente relacin entra la Iglesia y los artistas, y sus frutos </p><p>2 </p><p>El efectivo y abundante testimonio del arte para y de la Iglesia, esta suficientemente documentado, por lo que podemos afirmar que la intervencin de los creativos es necesaria para la vivencia de la fe cristiana, en funcin del culto, la catequesis y la caridad. El presente anlisis sobre la relacin actual entre la Iglesia y los artistas, responde a la atencin de un tema, que estando ligado profundamente a la gestin de las artes y el patrimonio eclesistico, es indispensable para dar cumplimento a la misin evangelizadora de la Iglesia. </p><p>Se proponen las siguientes preguntas para perfilar esta exploracin: Cul es la relacin actual entre la Iglesia y los artistas? Qu frutos se han obtenido de esta relacin? Cmo se ha avanzado en la resolucin de los retos de sta relacin? Adems del magisterio Cules han sido las acciones apostlicas para este propsito? </p><p>Partiendo del discurso de Benedicto XVI a los artistas el 21 de noviembre de 2009, encontramos que la propuesta de la belleza1 como camino para encontrar, expresar y vivir la fe, abre la puerta de un recorrido que nos pone de frente ante un reto evangelizador que ha permanecido sin adecuada atencin por lo menos durante las ltimas tres generaciones. </p><p>Resulta indicativa la insistencia que cuatro de los ltimos seis pontfices, tres de ellos elevados a los altares, se hayan ocupado por un mbito que pareciera ser accesorio en nuestros das. As, segn se deduce por la forma y expresiones, los discursos de San Juan XXIII (IX Semana de Arte Sacro, 1961), del Beato Pablo VI (Misa de los Artistas, 1964) y de San Juan Pablo II (Carta a los Artistas, 1999), son proclamados a un mundo de las artes eminentemente secular que mantiene distancia e incluso divergencia ante la Iglesia y sus enseanzas. </p><p>1 Consejo Pontificio de la Cultura: La Via Pulchritudinis: Camino de Evangelizacin y de Dilogo, Documento Final de la Asamblea Plenaria, 2004:</p><p>http://www.cultura.va/content/cultura/es/archivio/documenti/ViaPulchritudinis.html </p></li><li><p>Arte, Liturgia y Contemporaneidad: La presente relacin entra la Iglesia y los artistas, y sus frutos </p><p>3 </p><p>Por otra parte, es igualmente sintomtico el llamado2 de un grupo de artistas por el retorno de un arte sagrado autnticamente catlico que resume la percepcin de incertidumbre de algunos artistas e intelectuales como Mosebach (Eresia dell'informe, 20093) y Radaelli (Ingresso alla belleza, 20074). sta propuesta representa algunas de las posturas que el mundo del arte mantiene, como la New Liturgical Movement5 (NLM) y al Institute for Sacred Architecture6, asociaciones que renen a clrigos, catedrticos y profesionales con slida formacin dogmtica e intelectual, que aunque traen a la palestra anlisis profundos y serios sobre la problemtica del arte cristiano de nuestro tiempo, han recibido la severa crtica internacional en tanto que promulgan la reutilizacin del lenguaje historicista como solucin formal7. As pues, la vigencia8 del arte sacro figurativo9 ha sido patrocinada principal, aunque no exclusivamente, por sectores eclesisticos vinculados a la hermenutica de la continuidad y a la forma extraordinaria10 del Rito Romano. </p><p>Es justo hacer referencia a la valiosa aportacin terica en ambos casos, a partir de los anlisis y crticas cientficas que han compilado y publicado, en sus respectivas </p><p>2 Magister, Sandro: "Santsimo Padre, en esta era de barbarie irracional": Artculo sobre el Pedido al Beatsimo Padre Benedicto XVI por un arte autnticamente catlico, 5 Noviembre, 2009.: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1340851 3 Mosebach, Martn: Eresia dell'informe: la liturgia romana e il suo nemico, Cantagalli, 2009. 4 Radaelli, Enrico Mara: Ingresso alla belleza: fondamenti a un'estetica trinitaria, Fede &amp; cultura, 2007. 5 http://www.newliturgicalmovement.org/ 6 http://www.sacredarchitecture.org/ 7 Dentro del grupo de creativos vinculados al New Liturgical Movement y the Sacrad Art Foundation podemos mencionar a los arquitectos Duncan Stroik (EEUU, 1962), y los artistas H. Reed Amstrong (Greenwich, Connecticut, 1937), Dony MacManus (Dubln 1971) y Ral Berzosa (Mlaga, 1979) con la contribucin del terico Denis McNamara (EEUU,) del Instituto de Liturgia, en Mundelein, Illinois. 8 En el caso espaol de Ral Berzosa (Mlaga,1979), cuya obra ha sido patrocinada en gran medida por el mundo cofrade, como los murales de la Santa Mara Reina of the Hermandad de las Penas en su natal Mlaga, se observa la insatisfaccin de importantes sectores de la Iglesia espaola por las producciones abstractas: New Catholic (2014, septiembre, 30): Traditional Western Christian Art Still Being Made, obtenido el 23 de septiembre de 2015, de: http://rorate-caeli.blogspot.com/2014/09/traditional-western-christian-art-still.html 9 </p><p>Heidemann, S. (2009) Sacred Art of Today: Is It Art and Is It Sacred?, The Institute for Sacred Architecture, Vol. 15, 28 [Recurso electrnico] obtenido el 24 de septiembre de 2015, de: http://www.sacredarchitecture.org/images/uploads/volumesPDFs/Issue_15_2009.pdf</p><p>10 Conforme expresa el Motu Propio Summorum Pontificum,(Benedicto XVI, 7 de julio de 2007), por el cual se declar la vigencia del Rito Romano segn el Misal Romano de 1962, promulgado por S. Juan XXIII, en continuidad con el llamado Misal Tridentino. </p></li><li><p>Arte, Liturgia y Contemporaneidad: La presente relacin entra la Iglesia y los artistas, y sus frutos </p><p>4 </p><p>pginas electrnicas y revistas, que en el caso de the Sacred Architecture Journal, incluye cada uno de los temas del arte cristiano. </p><p>Es de destacar la obra terica emprendida por Rodolfo Papa, artista plstico, que ha tratado sobre los distintos aspectos del arte, y en especial del arte sacro, incluyendo lo filosfico, teolgico, esttico, histrico, iconogrfico e iconolgico, compendio que se constituye en un verdadero referente. </p><p>La promocin de las asociaciones de fieles, como respuesta colectiva, no ha sido necesariamente un medio eficaz para encausar la actividad creativa, como muestran la gran cantidad de organizaciones de msicos catlicos cuyas producciones y composiciones distan de cumplir la funcin propia del culto divino. </p><p>La escena catlica musical, ejemplifica la inmediatez, como dinmica, que ha permeado la vida eclesistica. La comprensin de la propuesta conciliar de promover la participacin activa de la feligresa11, se ha respondido con una solucin temporal: donde un grupo de personas ambientan la celebracin litrgica a costa de la sacralidad. Si en algn caso se ha pronunciado abundantemente y a todos los niveles el magisterio contemporneo, ha sido sobre la msica litrgica, sin que esto haya acallado los instrumentos profanos, los acordes seculares e incluso los contenidos doctrinalmente dudosos. Es un sntoma del problema esttico que vivimos cotidianamente en la celebracin sacramental, en la que los odos intentan separar las melodas del rythm &amp; blues de la accin sagrada y csmica del altar. Igualmente, la citada inmediatez, promueve sin discrecin la competencia desleal entre los artistas y las producciones industriales o semi industriales Cmo pretendemos que los creativos ocupen su lugar en la Iglesia, si en los actos rechazamos la posibilidad de sustento al dedicar sus talentos al arte cristiano? A ste problema debemos aadir otro de tipo ecolgico-litrgico, que se presenta en el eventual conflicto que constituye la disposicin ltima de objetos </p><p>11 Concilio Vaticano II (1964): Sacrosanctum Concilium, No 14, Libreria Editrice Vaticana, Roma. </p></li><li><p>Arte, Liturgia y Contemporaneidad: La presente relacin entra la Iglesia y los artistas, y sus frutos </p><p>5 </p><p>religiosos, que no solo carecen de calidad esttica sino que constituyen en un futuro dao ambiental, por estar hechos principalmente de materiales artificiales no degradables. </p><p>En las manifestaciones de las artes plsticas verdaderamente catlicas hay una coincidencia general, independiente de las propuestas de soluciones estticas, que consiste en la batalla comn contra lo iconoclasta y abstracto12, en el camino de la recuperacin de la identidad del arte para la fe. </p><p>Las obras de arte contemporneas patrocinadas por la Iglesia siguen evidenciando gran parte de la problemtica que el Beato Pablo VI intent atajar y San Juan Pablo II y Benedicto XVI corregir. A este respecto, se registran importantes proyectos diseados por artistas no creyentes o que siendo bautizados no profundizan en la complejidad simblica y teolgica, despreciando aspectos fundamentales como la piedad popular, la iconografa e incluso las propias rbricas; la autosuficiencia es un factor comn dentro de estos artistas, cuya capacidad tcnica y profesional pretende resolver cualquier proyecto de arte eclesistico sin la intervencin de los eclesisticos mismos. As, los ejemplos de sta tensin, que caracteriza gran parte de la realidad de los proyectos de arte litrgico actual, se verifican desde los casos como: la Baslica de Mara Reina del Universo13, en Orlando, Florida (Rogers, Lovelock y Fritz, 1993); la catedral de Los ngeles (Moneo, 2006); catedral Christ the Light, en Oakland (Hartman, 2008); ; la catedral catlico-ucraniana de la Resurreccin (Kiev, 2013); la Christ Cathedral, en Orange, California (reciclaje de una obra de 1981 de Philip Johnson, 2014), o la iglesia de S. Jos Mara Escriv (Sordo Madaleno, Guerrero, Krasowsky, 2010), donde el formalismo del contendedor no tiene una cabal correspondencia con el mobiliario litrgico y el arte religioso o sacro del interior14. Los polmicos casos de la llamada </p><p>12 PAPA, Rodolfo: Puede ser el arte el abstracto tambin arte sacro?, Artculo, Aleteia.org, Julio 16, 2015: http://es.aleteia.org/2015/07/16/puede-ser-el-abstracto-tambien-arte-sacro/ 13 Las obras de arte sacro de la Baslica de Orlando, es heterogeneo, destacando las obras de los escultores Giancarlo Biaggi y Jill Burkee, principalmente la correspondiente a las puertas en bronce (2009-), de gran calidad tcnica y esttica,.</p><p>14 En El caso de la Catedral de N. Sra. de los ngeles, en California, la obra de Moneo, pese al logro de algunas reas, como el bautisterio y parcialmente con la vinculacin con el exterior, el gran dramatismo de la iluminacin cenital en el presbiterio, pierde la atencin del monumental altar y el detalle del despiece centrifugo del piso. El arte sacro, a excepcin de los bien logrados tapices de </p></li><li><p>Arte, Liturgia y Contemporaneidad: La presente relacin entra la Iglesia y los artistas, y sus frutos </p><p>6 </p><p>iglesia del Jubileo (Richard Meier, 1999) 15 o la nueva iglesia del Santuario de S. Po de Pietrelcina (Renzo Piano, 2004) que lleg a niveles sensacionalistas en la crtica internacional, como resultado de la postura del propio autor16, quien afirma que el arte constituye una ideologa en si misma, a lo que suma la controversial participacin del escultor Arnaldo Pomodoro (Morciano, 1926) y del jesuita Rupnik,17 con la cruz de bronce y la decoracin de mosaico respectivamente. El mayor antagonista de las actitudes antes mencionadas la encontramos en el genio humilde del Siervo de Dios Antoni Gaud18, cuya obra es un escndalo para la inmediatez de nuestra actualidad, ya que adems de la admiracin que sigue provocando, la cualidad catequtica kerigmtica de la misma, llev al escultor japons Etsuro Sotoo (1953) a la conversin, medio siglo despus de la muerte del llamado arquitecto de Dios. </p><p>A pesar del medio siglo de dificultades, persiste una interpretacin del Concilio Vaticano II, descontextualizada de la Tradicin. Bajo esta premisa, se construy un puente, en cuyo medio se encontraron la Iglesia y el Mundo como iguales, asimilando la primera el arte secular hasta llevarlo al ambiente sacro. Por tanto, se puso en segundo plano el propsito evanglico de iluminar las artes con la verdad de Cristo y transformarlos para el servicio de su Amada, la Iglesia. </p><p>John Nava(1947) con el tema de la Comunin de los Santos (2001) tienden a una disposicin ms museogrfica que de piedad popular, pues el antiguo retablo barroco de la Virgen y otras obras, se suceden sobre el amplio nrtex- pasillo-deambulatorio, sin contar con un espacio propio para la piedad, tan necesaria en una comunidad multitnica, con una representacin de hispanoamericanos y filipinos muy extensa, por lo que resulta que la obra ms apreciada en el recinto es el crucifijo de tamao natural (Toparovsky, S. 2000), fundido en bronce detrs del altar, que inmediatamente terminan la celebraciones es rodeado por los devotos para tomarle una foto, besar o tocar sus manos y pies, los cuales han perdido la ptina original, indicando la necesaria integracin de la religiosidad popular en las grandes obras. 15 50 chiese per Roma fue una iniciativa de la Dicesis del Papa dentro de la celebracin del Gran Jubileo del Ao Santo (2000); del conjunto de obras, la ms discutida es la de Richard Meier dedicada a Dios Padre Misericordioso: http://www2.chiesacattolica.it/cci/diocesi/id_169/old/opera.htm 16 Glancey, Jonathan: In the Name of the Padre, The Guardian, Lunes 30 Septiembre 2002: http://www.theguardian.com/artanddesign/2002/sep/30/architecture.artsfeatures 17 Marko Ivan Rupnik, S.I. (1954, Zadlog, Eslovenia),sacerdote, intelectual y artista distinguido por su obra en mosaico de inspiracin neo-bizantina, los cuales han sido fuertemente cuestionados, tanto en su obra ms famosa, la Capilla Redemptoris Mater(1996), en el Palacio Apostolico (Roma), as como en el caso del nuevo Santuario de San Po(San Giovanni Rotondo, 2009) por el dispendio del uso de teselas de oro en el recinto que resguarda las reliquias del santo, cuya vida se distingui por su humildad. </p><p>18 </p><p>Antonio Gaud i Cornet (Reus, 1852- Barcelona, 1926), su proyecto culmen, la Sagrada Familia en la Ciudad Condal, iniciada en 1886 y el cual luego de muchas visicitudes continua en proceso de construccin. </p></li><li><p>Arte, Liturgia y Contemporaneidad: La presente relacin entra la Iglesia y los artistas, y sus frutos </p><p>7 </p><p>El comn denominador del arte ajeno a la funcin sagrada se fundamenta en una visin individualista del constructivismo19 en donde la referencia ideolgica tiene como protagonista al autor, sin tener en cuenta ni al cliente (Dios), ni a los usuarios (los fieles). El artista asume que educar al pueblo cristiano- como el bolchevique al proletariado-, inculto y supersticioso, con el simple producto del contacto con su obra; es una obra dirigida al hombre inmerso en el caos bajo un orden egosta, alienado por un sistema social caduco y sin esperanza: conceptos todos ellos contrapuestos a la alegre esperanza del evangeli...</p></li></ul>