Argentina y El Imperio Otomano

Download Argentina y El Imperio Otomano

Post on 13-Feb-2015

77 views

Category:

Documents

3 download

TRANSCRIPT

Las relaciones diplomticas y consulares entre la Repblica Argentina y el Imperio Otomano Paulo Botta Introduccin A principios del siglo XX la situacin internacional de la Repblica Argentina y su modo de insercin en el contexto internacional hacan que la regin de Medio Oriente no fuera una prioridad de su agenda de poltica exterior. Lo nico que Argentina poda aspirar, desde el punto de vista del relacionamiento diplomtico con esos estados, era un crecimiento del intercambio comercial. En 1902, la zona de frica del Norte y Medio Oriente estaba constituida por los siguientes sujetos de derecho internacional: Imperio Otomano (territorios que en la actualidad abarcan los siguientes Estados: Israel, Palestina, Jordania, Irak, Siria, Lbano, Turqua, Libia, Arabia Saudita, Kuwait, Qatar, Bahrein, Omn, Yemen y Emiratos rabes Unidos), Imperio Persa (Repblica Islmica de Irn), posesiones de la Repblica Francesa (Una zona del Reino de Marruecos, Argelia, Tnez), Posesiones de la Corona Britnica (Egipto) y una zona ocupada por la corona espaola (Una parte de lo que hoy constituye el Reino de Marruecos y el Sahara Occidental). Resultaba, por lo tanto lgico, que Argentina se relacionara a principios del siglo XX con el Imperio Persa (a partir de 1902) y el Imperio Otomano (desde 1910), y que en el resto de los territorios estableciera consulados a los fines de propiciar un aumento del intercambio comercial. Estos consulados dependan de los consulados generales en las respectivas metrpolis y, debemos destacar, sus actividades se centraron en el mbito comercial no en el migratorio, como suceda con los consulados y vice consulados argentinos de esos aos en Europa. A diferencia de las relaciones entre Argentina y el Imperio Persa, las relaciones entre Argentina y el Imperio Otomano incorporaron un elemento que no exista en el caso anterior: el creciente nmero de inmigrantes de ese pas, sbditos otomanos, que llegaban desde finales del siglo XIX al territorio argentino a travs de cadenas migratorias familiares y no como resultado de una poltica de incentivo por parte de ninguno de los dos gobiernos. Las caractersticas de esta inmigracin son complejas y han sido estudiadas en profundidad1. As, para el Imperio Otomano el establecer relaciones con Argentina era una manera de mantener contactos con sus connacionales que haban emigrado. La existencia de un grupo migratorio otomano en Argentina fue la base para el establecimiento de las relaciones polticas. La voluntad argentina de generar un intercambio comercial con el Imperio Otomano no pudo concretarse en primer lugar debido a la Primera Guerra Mundial (1914 1918) y posteriormente por la Guerra de Independencia turca o Guerra Greco-Turca (1919 1923). Luego del establecimiento de la Repblica de Turqua como estado sucesor del Imperio Otomano el 29 de Octubre de 1923, los problemas del perodo de entreguerras hicieron que no fuera posible un intercambio comercial debido a la falta de estabilidad poltica y econmica.1Entre ellos pueden citarse los trabajos de Andeluahed Akmir, Jorge Bestene, Ignacio Klich y Alberto Tasso.1En este trabajo analizamos los inicios de las relaciones diplomticas y consulares entre el Imperio Otomano y la Repblica Argentina (1910 1923) y entre la Repblica de Turqua y Argentina entre 1923 y 1943, cuando se establecieron plenas relaciones diplomticas entre estos dos pases, relaciones que hasta ese momento se ubicaban en un nivel consular. Se ha tomado como base documentacin del Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Repblica Argentina, en su mayor parte indita. La importancia del estudio de la poltica exterior argentina hacia el Imperio Otomano, radica en que los ejes de relacionamiento entre estos dos pases constituyen un punto de partida para el estudio de las relaciones entre Argentina y los pases de Medio Oriente desde la mitad del siglo XX hasta la actualidad. La inmigracin de Medio Oriente a la Argentina Hasta el ao 1907 la salida de los ciudadanos otomanos hacia el exterior deba cumplimentar ciertos requisitos que, en caso de algunos sectores, como el de los cristianos de lengua rabe, lo convertan en un objetivo casi inalcanzable. Ello, no obstante, no evit que muchas personas lograran emigrar de una manera no completamente legal. Las causas de la emigracin no slo eran derivadas de un gran crecimiento demogrfico sino tambin de polticas de discriminacin hacia los grupos minoritarios fundamentalmente en los territorios que hoy corresponden a Lbano y Siria. Desde finales del siglo XIX las estadsticas nos muestran la existencia en Argentina de grupos de ciudadanos denominados comnmente turcos puesto que eran ciudadanos del Imperio Otomano aunque fueran de lengua rabe o sefard y cuya religin no era siempre la musulmana sino la cristiana o la juda. En el esquema decimonnico del gobierno argentino siguiendo los principios de Juan Bautista Alberdi, gobernar era poblar, el ideal de progreso, tan caro a esa poca, pasaba por poblar el desierto, preferentemente de familias provenientes del norte de Europa, quienes de acuerdo a las ideas de la poca reunan las mejores condiciones de dedicacin al trabajo. Paradjicamente, la mayora de los inmigrantes que llegaron a Argentina desde finales de siglo XIX hasta el primer cuarto del siglo XX eran italianos y espaoles, no alemanes o ingleses tal como se hubiera deseado. Por ejemplo, el 20 de enero de 1928 la Direccin Nacional de Inmigracin enva al Ministerio de Relaciones Exteriores una nota en la que propone limitar la inmigracin desde los pases de Medio Oriente. Pocos das despus los consulados argentinos de esa zona reciben instrucciones precisas al respecto: Deben negar visas a los potenciales inmigrantes. Razones ideolgicas eran las responsables de estas decisiones gubernamentales. Este no es el espacio destinado a un estudio de las polticas migratorias de la Repblica Argentina en Medio Oriente sin embargo estos pocos datos demuestran la riqueza histrica y sociolgica que el tratamiento de esta temtica puede tener. Las relaciones entre Argentina y los habitantes provenientes de aquella zona tuvieron en los primeros aos del siglo XX dos caminos: La inmigracin y las relaciones de carcter religioso. Casi inexistentes eran los intercambios econmicos y las relaciones polticas entre las unidades estatales (Argentina y el Imperio Otomano o Argentina y el Imperio Persa) eran ms bien escasas. 2La llegada de los llamados turcos fue el primer contacto que nuestro pas tuvo con los pueblos de Medio Oriente. Este grupo poblacional, heterogneo, aunque percibido como homogneo por la dirigencia y el pueblo argentinos. En su libro Adn Buenosaires, Leopoldo Marechal, retrata una escena de un barrio porteo de los aos veinte, que en la realidad correspondan al Caf Izmir del Barrio de Flores, diciendo: - Si no es el Mesas, Quin es? pregunt Jabil en tono belicoso. Abdalla mir pensativamente la copita de ans que se calentaba en sus manos de fuertes nervaduras. - Tambin es un profeta contest - . El ltimo antes de que llegara Mahoma, verdadero profeta de Al. - Eso dicen ustedes! refut Jabil - . Pero nuestros libros sagrados ... - Tambin el Corn es un libro sagrado replic Abdalla con benevolencia. Silencioso y triste Abraham Abrameto, propietario de La Flor de Esmirna, los escuchaba como quien oye caer una gara. Los tres hombres ocupaban una mesa del Caf Izmir, y la discusin mantenida en lenguaje sirio se mezclaba con otras voces de timbre igual en aquel recinto sobresaturado de anises y tabacos fuertes. [ ... ] - Segn nuestros profetas os decir Abraham -, el Mesas ha de ser un rey como David y Salomn, y no el hijo de un carpintero. Nuestra Ley ... Pero Jabil, el cristiano, lo detuvo en seco. - Israelitas! gru -. Han traicionado su Ley .......2 En estas lneas de la obra de Marechal claramente identificamos a tres parroquianos del Caf Izmir 3 un musulmn, un cristiano y un judo que se expresan en lenguaje sirio y discuten mientras comparten sus hbitos sociales trados de su lejana Patria. Es un claro ejemplo de la heterogeneidad de la inmigracin proveniente de lo que hoy llamamos Medio Oriente. Esas comunidades se organizaron, al igual que otras colectividades, en base a sus lugares de procedencia y sus credos religiosos. En esos aos van a nacer las primeras instituciones comunitarias, fundamentalmente centradas en la ayuda a sus paisanos y en el mantenimiento de los lazos con sus lugares de origen y de sus pautas culturales. El papel de los lderes religiosos4 de las comunidades provenientes de los pases de Medio Oriente fue muy importante hasta el establecimiento de los estados de la zona como actores totalmente independientes desde el punto de vista internacional. Las comunidades rabe y juda, afincadas y organizadas en la Argentina tambin desempearon, y todava desempean, importantes funciones en la sociedad argentina. Esta poblacin fue la base de las relaciones entre Argentina y el Imperio Otomano. En el III Censo Nacional realizado en el ao 1914, haba en Argentina casi 65.000 personas2Marechal, Leopoldo; Adn Buenosayres, La Biblioteca Argentina, Serie Clsicos, Editorial Sudamericana, Barcelona, 2000, pp.95-96. 3 Para ms informacin sobre el clebre Caf Izmir puede verse: Carlos Szwarcer, El Caf Izmir, en Revista Todo es Historia, Ao XXXV, Septiembre de 2002, N 422, pp. 54-57. 4 Botta, Paulo, Iglesias orientales en la Repblica Argentina: Maronitas, Melquitas, Armenios, Siriano Ortodoxos y Ortodoxos de Antioquia: 1890-2000, Crdoba, 2005, Indito.3identificadas como turcos u otomanos 5, quienes en su mayora provenan de los territorios que actualmente corresponden a Siria y Lbano. Relaciones consulares entre Argentina y el Imperio Otomano Las relaciones consulares entre la Repblica Argentina y el Imperio Otomano se iniciaron formalmente hace cien aos a travs de la firma del Protocolo Consular firmado en la ciudad de Roma el 14 de junio de 1910. El mismo fue firmado por los representantes argentino y otomano ante el Reino de Italia: Roque Senz Pea, por la Republica Argentina, y Hussein Kiazim Bey, por el Imperio Otomano. El principal objetivo de este acuerdo era, tal como lo establece el texto del mismo, desarrollar las relaciones comerciales por medio de la creacin de consulados en los pases respectivos. El artculo 1 del Protocolo estableca: La Repblica Argentina y el gobierno Imperial Otomano se conceden recprocamente el derecho de nombrar cnsules generales, cnsules y vicecnsules, en todos los puertos y plazas comerciales de todas las partes de sus pases, as como se sus dependencias en que estuviesen admitidos los funcionarios similares de otro estado. Las relaciones consulares eran vistas por parte de los gobiernos turco y argentino como la base para un ulterior establecimiento de relaciones de carcter diplomtico. Algo que, como luego veremos, limit la libertad de accin del cnsul argentino ante el Imperio Otomano. El representante argentino en Constantinopla y el representante otomano en Buenos Aires, al tener carcter consular, dependeran de sus respectivas embajadas en la ciudad de Roma En el artculo 2 de este Protocolo Consular la Repblica Argentina renuncia expresamente a incluirse dentro del llamado rgimen de las capitulaciones. As se conoca en el Imperio Otomano a las excepciones y prerrogativas que tenan los ciudadanos de algunos pases que les permitan sustraerse de la legislacin otomana, gozar de inmunidad y de ser protegidos de manera totalmente intrusiva para la soberana turca por los cnsules de sus respectivos pases. Esto hizo que el consulado argentino en la capital otomana no contara ni con las ventajas que significaba el rgimen de capitulaciones para los ciudadanos extranjeros (aunque era lesivo para los intereses otomanos, hay que reconocerlo), ni con las que poda gozar como un legacin de carcter diplomtica puesto que solo era una oficina consular. De acuerdo a la normativa constitucional argentina los tratados firmados con potencias extranjeras deben ser ratificados por el Congreso Nacional. Para que este trmite se iniciara se debi esperar ms de un ao. Seguramente durante 1910, fecha del centenario del primer gobierno patrio, fue un perodo bastante ocupado y las relaciones con el Imperio Otomano no estaban en el punto ms importante de la agenda. El diputado Ruiz Moreno sealar el 7 de agosto de 1911, cuando se trat en la Cmara de Diputados la aprobacin del Protocolo Consular, con respecto al rgimen de las capitulaciones:5Montenegro, Silvia, Panorama sobre la inmigracin rabe en Argentina, en Akmir, Abdeluahed, coord.., Los rabes en Amrica Latina: Historia de una emigracin, Siglo XXI Editores, Madrid, 2009, p. 64.4El objetivo de la poltica exterior argentina [...] no ha sido nunca tratar de obtener ventajas con descrdito y en menosprecio de las dems personas soberanas de derecho internacional [...] y no estara bien renunciar a tener relaciones con el gobierno otomano por el mantenimiento de una clusula enojosa y depresiva; eso sera sencillamente echar por tierra nuestra tradicin diplomtica 6 Al tratarse la aprobacin del Protocolo consular en la Cmara de Senadores el 2 de septiembre de 1911 el senador Joaqun V. Gonzlez deca: La colectividad otomana en la Repblica ha tomado una importancia numrica considerable. Se calcula en cerca de 100.000 los sbditos de esta nacionalidad residentes en el pas, y la vida que ellos hacen, su consagracin al trabajo, el desenvolvimiento de su sociabilidad propia y la vinculacin que ellos han establecido con la sociabilidad nacional, permiten ya considerarla como una inmigracin til para la Nacin 7 En las intervenciones de este diputado y senador argentinos vemos los puntos esenciales sobre los cuales se bas la poltica del gobierno argentino hacia Constantinopla: La igualdad jurdica entre los estados y la voluntad de desarrollar relaciones comerciales (objetivo central del protocolo consular) y la existencia de importantes contingentes de poblacin del Imperio Otomano que hacan, segn la opinin de Gonzlez, necesario el establecimiento de relaciones consulares. Antes de contar con la ratificacin del Congreso el Poder Ejecutivo haciendo uso de una prerrogativa constitucional discutida jurdicamente, procedi a nombrar al primer cnsul general argentino ante el Imperio Otomano. De esta manera, y mediante un Decreto del 30 de septiembre de 1910 nombr a Eduardo Garca Mansilla, que hasta ese momento se desempeaba en la Legacin Argentina en San Petersburgo desde haca ms de 11 aos, como Cnsul General en Constantinopla. En esos aos Argentina mantena separadas las carreras diplomtica y consular, por lo que nombrar al Ministro Garca Mansilla como Cnsul argentino en Constantinopla era, de hecho, separarlo de la carrera diplomtica, una especie de capitis diminutio. As lo entendi este diplomtico, y no solo no acepto el puesto en el Imperio Otomano sino que present su renuncia a la Cancillera argentina el 22 de Octubre de 1910. Como puede verse, las relaciones no comenzaron con buena estrella. El poder ejecutivo no haba esperado a la ratificacin del congreso nacional y el primer diplomtico al que se ofreca el cargo no lo aceptaba. El Ministerio de Relaciones Exteriores defenda la idea de instalar un consulado lo antes posible al sealar que esta decisin responde al deseo de hacer prctica la idea que se tuvo en vista al celebrar con ese gobierno la convencin consular [...] estimo que ser un vnculo ms para el acercamiento entre la Repblica Argentina y el Imperio Otomano y para el desarrollo del intercambio comercial y el mejor conocimiento de los mismos 8 El 28 de octubre de 1910 se nombr a Jacobo F. Peuser Cnsul General de Segunda Clase, con residencia en Constantinopla, en reemplazo de Eduardo Garca Mansilla.6 78Diario de Sesiones de la Cmara de Diputados, Ao 1911, vol. 1, pp. 765. Diario se sesiones de la Cmara de Senadores, Ao 1911, Vol. 1, pp. 530.AMREC, Caja 1189. Carpeta 3. Ao 1910. Turqua.5Jacobo Peuser era miembro de una importante familia argentina duea de una de las editoriales ms importantes del pas, Ediciones Peuser. El cnsul inici su viaje en primera clase el 15 de noviembre de 1910 a bordo del vapor Koenig Friedrich August que haca el trayecto Buenos Aires Boulogne sur Mer. Dos meses despus de su salida de Buenos Aires, el 24 de enero de 1911 Jacobo Peuser dirige una carta manuscrita al ministro de Relaciones Exteriores diciendo: Tengo el honor de poner en conocimiento de V.E. que con esta fecha he visitado las autoridades respectivas presentando mi patente que me acredita como cnsul general en Turqua. Tan pronto como me sea entregado el exequtur, lo pondr en conocimiento de V.E. quedando provisoriamente establecido este Consulado General en el Pera Palace-Hotel. Es interesante rescatar que esta carta fue recibida por el Ministerio el 8 de marzo de 1911, segn lo seala el sello de acuse recibo9. Las comunicaciones entre Buenos Aires y Constantinopla eran lentas, varias semanas pasaban entre que la carta era expedida y era recibida por el destinatario. De all que la distancia, los escasos recursos humanos y materiales, hicieran que fueran pocas las actividades realizadas por los enviados diplomticos ms all de las estrictamente formales y de protocolo. Ese mismo da 8 de Marzo de 1911, Peuser escribe nuevamente al ministerio (ahora en un papel con membrete, con la inscripcin: Consulado general de la Repblica Argentina y mecanografiado): Tengo el honor de poner en conocimiento de V.E. que, con fecha 4 del corriente mes, he recibido del gobierno Otomano el exequtur que me acredita como Cnsul General de la Repblica en este Imperio y de haber puesto en conocimiento de los funcionarios [de los] consulados extranjeros acreditados en esta capital, la toma de posesin de mi cargo. En la nota respectiva pasada al Consulado de Espaa, he agradecido al mismo tiempo la proteccin que hasta la fecha haba acordado a los ciudadanos argentinos, tanto a los establecidos en esta ciudad como a los de paso, en la forma siguiente: Cmpleme manifestar a Ud. mi agradecimiento personal por las atenciones que hasta la fecha ese Consulado de su muy digno cargo a tenido a bien prestar a los ciudadanos de la Repblica Argentina, amparndoles con la alta proteccin de Espaa, circunstancia que con sumo gusto elevar al superior conocimiento de mi Gobierno, que sostiene con su madre patria estrechos vnculos de amistad y afecto Sin embargo a los pocos das se present un problema de tipo formal. El Protocolo Consular firmado entre el gobierno argentino y el otomano en Roma el 11 de junio de 1910 an no haba sido aprobado por el Congreso Nacional (esto se realizar recin el 11 de abril de 1911 por Ley 8.184). Por esa razn las autoridades otomanas no queran dar al Cnsul Peuser el exequtur en todo el territorio de la Sublime Puerta sino que pretendan que su circunscripcin consular se limitara solo a la ciudad de Constantinopla.9AMREC, Caja 1189. Carpeta 3. Ao 1910. Turqua6El Ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina, Ernesto Bosch, en un telegrama cifrado que enva a Epifanio Portela, representante argentino ante el gobierno italiano, comenta su incomprensin ante esta actitud del gobierno turco puesto que al representante consular turco en Buenos Aires (quien haba llegado hacia finales de 1910 a la capital argentina) se le haba otorgado el exequtur correspondiente sin esperar la ratificacin del Protocolo consular por parte del gobierno otomano. Con esta situacin, el Ministro Portela coordin con el enviado turco en Roma una reunin donde prometi por parte del gobierno argentino una rpida ratificacin del Protocolo Consular para as solucionar este inconveniente. Portela sealaba que el gobierno otomano era muy cuidadoso en este tema porque no quera dar lugar a precedentes que luego pudieran ir contra sus intereses. Aceptar el nombramiento de un cnsul en todo el territorio del imperio sin que el protocolo haya sido ratificado ira en menoscabo de la autoridad del gobierno central. Tal como lo hemos sealado los cnsules que no estaban comprendidos dentro del rgimen de las capitulaciones se encontraban en una situacin bastante precaria, en cuanto a sus derechos, sino no tenan una misin diplomtica (legacin o embajada) a la cual recurrir para hacer valer sus derechos. Ese era el caso del consulado argentino. El 24 de abril de 1911 el cnsul Peuser obtuvo el exequtur por parte del gobierno turco reconocindolo como Cnsul General argentino en la ciudad de Constantinopla, a pesar de que la patente consular expedida por el gobierno argentino lo acreditaba como Cnsul general en todo el territorio del Imperio Otomano. Esta situacin se volver crnica con el paso de los aos y no alcanzar nunca una solucin aceptable para el gobierno argentino. Por lo tanto, de acuerdo a un acuerdo vigente entre Espaa y Argentina, los consulados espaoles en los distintos territorios otomanos seguan cuidando de los intereses de los ciudadanos argentinos. Ante esta situacin el gobierno argentino decidi en la primera mitad de 1911 abrir un vice-consulado honorario en la ciudad de Beirut que era el principal puerto otomano de esa zona y desde donde partan las lneas martimas que llevaban a los inmigrantes rabes hacia Argentina, va Europa. El gobierno otomano respondi que No negaremos este nuevo reconocimiento, pero hemos credo deberlo diferir hasta el canje de ratificaciones10. El da anterior el parlamento argentino haba ratificado el acuerdo de 1910 por lo que poco tiempo despus el vice consulado argentino en Beirut fue reconocido oficialmente, aunque sin solucionar el problema pendiente del reconocimiento en todo el territorio otomano del consulado general argentino en Constantinopla. Al frente del vice consulado honorario en Beirut fue nombrado el Arturo de Luciano quien present su patente consular al Gobernador General de Beirut el 12 de Abril de 191311. Para contextualizar lo que suceda en esos tiempos en el Imperio Otomano podemos sealar: En septiembre de 1911 comenzaba la guerra turco italiana derivada de la invasin de tropas italianas al territorio libio. La primera mitad de 1912 estuvo signada por el levantamiento de Albania que culmin con la declaracin de independencia de este pas, y la apertura y posterior disolucin del Parlamento Otomano; en la parte final de ese ao estall la Primera Guerra Balcnica que enfrent a Bulgaria, Grecia, Montenegro y Serbia con el gobierno de Constantinopla. En 1913 se inici la Segunda10 11AMREC, Caja 1189, Carpeta 3, Ao 1910, Turqua. Nota del 12 de Abril de 1911. AMREC, Caja 1277, Carpeta 3, Ao 1911, Turqua.7Guerra Balcnica y el Gran Visir Mahmut Shevket Pasha fue asesinado en la capital otomana. Es en ese tiempo de conflictos e inestabilidad en el que desempe sus funciones el Cnsul Peuser intentando, en vano, que la Sublime Puerta considerara sus credenciales. Peuser informaba a Buenos Aires de diversas situaciones en las cuales haba tenido que intervenir para dar proteccin a ciudadanos argentinos, en forma directa cuando estos se encontraban en Constantinopla, o en forma indirecta, a travs de los consulados espaoles, en las otras ciudades del Imperio. En Septiembre de 1911 informaba sobre un incidente en el que Alejandro Horinston, nacido en Inglaterra pero ciudadano argentino desde 1890, quien haba sido detenido por la polica otomana en Constantinopla12. En Marzo de 1913 informaba que un tal Jos Levi residente en Palestina quien pidi la proteccin del consulado argentino a travs del espaol porque las autoridades locales queran imponerle un impuesto personal13. El 13 de abril de 1913 el Cnsul General Peuser informa a la Cancillera argentina que a pesar de haber transcurrido casi dos aos de su llegada a Constantinopla an no ha instalado en forma definitiva las oficinas del Consulado debido a la inestabilidad interna en el imperio Otomano. Tan solo las oficinas del Canciller funcionan en una casa alquilada (Cuartel de Pera, calle Yemenidji N 3), mientras que el cnsul continuaba en el Hotel Pera Palace. Peuser sealaba que para la instalacin definitiva le pareca prudente esperar hasta la conclusin de la paz entre el Imperio y la Alianza Balcnica. Recordemos que durante la Primera Guerra Balcnica las tropas blgaras llegaron a estar cerca de Constantinopla, de all que Peuser no quisiera correr riesgos ante la posibilidad de tener que abandonar la oficina consular. El 26 de Abril de 1913 el vicecnsul de Luciano enva un informe al cnsul Peuser donde le refiere algunas noticias desde Beirut. Le comenta de una reunin de 85 representantes musulmanes, judos y cristianos de la provincia de Beirut con el objeto de impulsar reformar en base a una mayor descentralizacin. Estos proponan que se enviaran a Constantinopla solo los impuestos de la aduana y que el resto quedara en la provincia para ser utilizado en obras pblicas, que la lengua rabe sea establecida como el idioma oficial de los funcionarios y que los empleos pblicos sean adjudicados a pobladores de Beirut a excepcin de los puestos de Gobernador General, Gobernador Militar y Director de la Aduana que podran seguir siendo nombrados desde Constantinopla. La no aceptacin de esas medidas gener una serie de protestas generales que duraron varias semanas14. Se trataba de movimientos reformistas de carcter nacionalista rabe, que no solo se daban en Beirut sino tambin en otras regiones. El gobierno argentino solo poda tomar conocimiento directo de lo que suceda en esa ciudad donde tena acreditado un representante. A pesar de las limitaciones existentes para el desarrollo de sus actividades, el Cnsul Peuser envi a la cancillera en los aos en los que se desempe en Constantinopla informes muy interesantes acerca de la situacin del Imperio Otomano. Entre los informes podemos contar: Informe histrico sobre el rgimen de las Capitulaciones (Abril de 1911), Informe sobre el Ferrocarril de Bagdad (Julio de 1911), Informe sobre12 13AMREC, Caja 1277, Carpeta 27, Ao 1911, Turqua. AMREC, Caja 1421, Carpeta 18, Ao 1913, Turqua. 14 AMREC, Caja 1421, Carpeta 12, Ao 1913, Turqua.8el comercio exterior de Turqua en 1911/12 (mayo 1912), Informe sobre la situacin legal de los ciudadanos argentinos y el derecho de adquisicin de bienes races en Turqua (Agosto de 1912) y un Informe sobre las experiencias militares de la guerra [Primera Guerra Mundial] (Noviembre de 1915). Como lo sealamos anteriormente la actividad del Cnsul Peuser se vio muy limitada debido al exequtur que le otorg el gobierno otomano limitando su jurisdiccin a la ciudad de Constantinopla. As lo reconoca el Cnsul: Quedan fuera de mi jurisdiccin de tres a cuatro mil nativos argentinos, descendientes de los sirios que habitan en nuestro pas quienes de se encuentran regados por Siria, Palestina y Asia Menor. En cuanto a la posibilidad de generar vnculos comerciales, lo cual haba constituido el primer objetivo del gobierno argentino, Peuser envi informes donde estaban consignadas los formularios y traducciones que cualquier comerciante argentino deba presentar quera vender mercancas en aquel pas, una especie de manual del exportador. Intent, tambin, hacer llegar a los principales hoteles de Constantinopla carne argentina (via Trieste), as como cueros, incluso inici conversaciones con el Ministerio de Guerra otomano para venderle caballos para sus tropas. La situacin de extrema inestabilidad en la cual viva el Imperio hizo que ninguno de estos proyectos pudiera concretarse. En 1914 el Ministro de Agricultura argentino, Heliodoro Lobos, inform al Cnsul Peuser que la inmigracin de la zona de Siria era la mejor que podra esperar nuestro pas ya que se trataba de agricultores que podran desempear esas actividades en estas tierras. Esta idea hizo que Peuser viajara a principios de ese ao 1914 por Palestina, Siria y Egipto a los fines de hacer observaciones de primera mano al respecto. As informaba a la Cancillera: Me convenc de las simpatas que goza la Repblica Argentina en aquellas regiones, con especialidad en el Monte Lbano, donde las mejores propiedades han sido adquiridas con dinero argentino, de inmigrantes enriquecidos en nuestro pas. Como representante argentino, se me hicieron manifestaciones de todas clases, llegando en algunos lugares a reunirse miles de personas que generalmente hablan nuestro idioma y en donde se recuerda con manifiesta gratitud la hospitalidad que les ha dispensado siempre entre nosotros. En estas manifestaciones me fueron presentados sus descendientes, nacidos en la Repblica Argentina y de cuyos manifestantes escuch en una sola tarde ms de treinta discursos pronunciados en nuestro idioma En Febrero de 1914 el gobierno otomano sugiri que, como manera de evitar los problemas derivados de la jurisdiccin del consulado general argentino y el carcter consular (no diplomtico) del mismo, se elevaran recprocamente los consulados a rango diplomtico. El gobierno de Constantinopla estaba dispuesto a que la futura embajada otomana en Buenos Aires centralizara su representacin diplomtica en toda Amrica del Sur. Sin embargo, el gobierno argentino no consider que era lo ms adecuado y, por lo tanto, los problemas persistieron debido a que el no reconocimiento de Peuser demostraba una falta de reciprocidad que resultaba inaceptable para el gobierno de Buenos Aires. El asesinato del heredero al trono del Imperio Austro-Hngaro en Sarajevo el 28 de Junio de 1914 arrastr al Imperio Otomano a la Primera Guerra Mundial como aliado de 9aquel imperio y del Imperio alemn. Ni Viena ni Constantinopla pudieron sobrevivir a la derrota y a las fuerzas centrfugas que terminaron por desmembrar a esos estados multinacionales. Peuser informaba que era cada vez ms difcil realizar su trabajo en Constantinopla, a partir de Agosto de 1914 fue prohibida la correspondencia en castellano, luego de la intervencin de la Embajada de Espaa y del Gran Rabino de Turqua, las autoridades otomanas accedieron a que se enviaran al exterior informes en ese idioma pero deberan estar en sobres abiertos. Puesto que no exista una embajada argentina, con prerrogativas diplomticas, la situacin se volvi insostenible. Ante las quejas de Peuser las autoridades otomanas respondieron que puesto que se encontraban en estado de guerra no podan respetar las convenciones internacionales. Esta situacin provoc un estado de incomunicacin entre el consulado de Constantinopla y el vice consulado de Beirut. Peuser decidi entonces, por razones de seguridad, salir de la capital del Imperio, quedando el consulado a cargo del consulado el canciller, Sr. Schultheiss. Peuser, encontrndose camino a Buenos Aires en uso de su licencia, se traslad a Ginebra (Suiza) para preparar su viaje y el de su familia. Su esposa e hijos residan desde finales de 1913 en esa ciudad. En Diciembre de 1914 Peuser pidi a Schultheiss un informe sobre lo que estaba ocurriendo en Constantinopla, temiendo la censura de las autoridades otomanas, el canciller entreg el informe a un amigo suyo, Emilio Grob, que viajaba hacia Ginebra para que entregara el material al cnsul Peuser. Las autoridades otomanas en Enero de 1915 durante un control al tren en el que viajaba Grob, interceptaron la carta. Luego de estar detenido durante cuatro das fue liberado gracias a la intervencin de la embajada de los Estados Unidos de Amrica y pudo llegar a Suiza. El 18 de Febrero de 1915 el cnsul otomano en Ginebra inform a Peuser que su gobierno deseaba que Schultheiss saliera de Constantinopla. As sucedi y el archivo del consulado argentino y sus muebles quedaron a cargo del consulado espaol en Constantinopla. Luego de las explicaciones dadas por escrito por Scultheiss al cnsul otomano en Ginebra, las autoridades otomanas se dieron por satisfecho. En Agosto de 1915 el canciller del consulado argentino fue autorizado a regresar a Constantinopla. Su situacin no era muy cmoda, en Octubre de 1915 Peuser informaba que el canciller no cobraba desde haca varios meses su sueldo porque ningn banco suizo quera hacerse cargo de la operacin de enviar dinero a Constantinopla. Peuser insista que la nica solucin para todos esos problemas era elevar el consulado al rango diplomtico de manera que pudiera tener la proteccin que el derecho internacional garantizaba a las legaciones diplomticas y sus funcionarios. En cuanto al vice consulado en Beirut, fue cerrado el 27 de Noviembre de 1915 cuando su responsable Arturo de Luciano tuvo que abandonar esa ciudad a bordo de un buque norteamericano que parta hacia Italia. De Luciano era ciudadano italiano y cuando el Reino Italia declar la Guerra a los Imperios Centrales (Alemania, Austria-Hungra y el 10Imperio Otomano) debi huir ya que segn sus palabras no pudiendo mi ttulo de vice cnsul honorario de la Repblica Argentina, salvarme contra el odio de los turcoalemanes. Los negocios argentinos quedaron a cargo del consulado de los Estados Unidos en esa ciudad, ya que ese gobierno en esos momentos era neutral en la guerra. Desde Ginebra, Peuser continu enviando informes Buenos Aires hasta su designacin como Cnsul General Panam en Agosto de 1916. Su residencia en Suiza gener alguna oposicin entre los diplomticos argentinos en Ginebra y en Buenos Aires. stos sostenan que no era adecuado que el Cnsul en Constantinopla viviera en Ginebra. Pocos aos despus (1 de Enero de 1918), ya viviendo Peuser en Panam, enva una larga carta al Ministro de Relaciones Exteriores quejndose de la actitud de parte de algunos de sus colegas quienes no comprendan que l continuaba escribiendo informes sobre la situacin turca aunque no estuviera en aquel destino ya que el estado de guerra no se lo permita. El Consulado General de Segunda Clase de la Repblica Argentina en Constantinopla fue suprimido oficialmente el 16 de Agosto de 191615 a travs de un simple telegrama desde Buenos Aires y con su caracterstico lenguaje: Consulado General Constantinopla ser suprimido. Diga si acepta consulado de misma categora en Panam. Murature. Ministro de Relaciones Exteriores. No se haba logrado el objetivo fundamental para el que haba sido establecido: Aumentar los niveles de intercambio comercial entre los dos pases. Consulado Otomano en Buenos Aires Mientras Argentina enviaba en 1910 a Jacobo Peuser como representante argentino en Constantinopla, el Imperio Otomano haba acreditado como Cnsul General en Buenos Aires a Emir Arslan quien el 29 de octubre de 1910 lleg a Buenos Aires a bordo del vapor Chili y se instal en el Plaza Hotel (ubicado en la esquina de las calles Florida y Charcas), dos semanas despus el consulado qued instalado en la calle Santa Fe N1907. Fue la primer sede diplomtica de un estado de Medio Oriente en territorio argentino. Emir Arslan haba nacido en 1868 en Choueifat, una aldea al sudeste de Beirut (hoy es parte de esa ciudad)16 en el seno de una importante familia drusa libanesa. En 1900 haba sido designado como Gobernador del Distrito de Tiberas en el actual territorio palestino. En ese mbito fue testigo de los conflictos que haba entre terratenientes y campesinos y los que comenzaban a plantearse como resultado de la naciente inmigracin juda en la regin. Posteriormente fue representante otomano en Burdeos. En 1908 se sum al grupo de los Jvenes Turcos siendo elegido miembro del parlamento otomano como representante del distrito de Latakia (hoy correspondiente al territorio sirio) hacia finales de ese ao. Cuando el parlamento fue disuelto por el cambio de gobierno (Mehmet V fue elegido15Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto presentada al Honorable Congreso Nacional correspondiente al ao 1916 - 1917, Imprenta y Encuadernacin del Hospicio de Mercedes, Buenos Aires, 1917. 16 Los datos biogrficos de Emir Arslan estn extrados de Attar, Daniel, Resea Histrica del Emir Amn Arsln, Buenos Aires, Abril 2005, Indito.11como nuevo Sultn en Abril de 1909) volvi a Paris donde resida cuando fue nombrado como cnsul en Buenos Aires. Su nombramiento gener algn descontento en el seno de la siempre intrigante poltica otomana. El 19 de Julio de 1910 un tal Musseim Rechid enva una carta al Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina donde acusaba a Arsan de utilizar procedimiento de intrigas y extorsiones, para hacerse nombrar cnsul en Paris, pero el gobierno francs, que ya le haba rehusado una vez el exequtur para el consulado general en Burdeos, donde se le haba nombrado antes que en Bruselas, rehus nuevamente el exequtur a Emir Arslan Effendi para el consulado de Paris. Ahora, sus intrigas han hecho que sea nombrado para el importante puesto en Buenos Aires, pero creemos que, como el gobierno otomano ha sido forzado por intrigas polticas, corresponde al gobierno argentino impedir que un individuo de tan mala reputacin ocupe el consulado general en Buenos Aires17. El gobierno argentino no hizo caso a esta nota y acept a Arslan como representante otomano en Argentina. Cuando la embajada otomana en Roma comunica al gobierno argentino el nombramiento de Arslan seala que entre sus principales tareas estarn: proteger, en todo momento, a los sbditos otomanos, comerciantes u otros, que estuvieran en su circunscripcin, y en mantener todos los privilegios a que tuvieran derecho. Procurar facilitar, por todos los medios posibles, sus transacciones comerciales y examinar y llevar a buen trmino, siguiendo las reglas, las cuestiones referentes a sus negocios18 A su llegada a Buenos Aires no hablaba espaol por lo que el 23 de Noviembre de 1923 contrat, y as lo comunica oficialmente al ministerio de relaciones exteriores de Argentina, a Wadi Shamun como secretario del Consulado. Shamun era una persona conocida en la colectividad rabe-otomana porque era el director del peridico en lengua rabe que se editaba desde 1905 llamado As Salam (La Paz). Arslan tambin tuvo problemas para desempear sus funciones. Tal como lo hemos sealado, muchos de los inmigrantes rabes que llegaban a la Argentina en esos aos haban salido del territorio otomano sin cumplimentar todos los requisitos que el gobierno exiga. Adems, seala el cnsul otomano en una nota que enva al ministro de relaciones exteriores argentino La mayora de los emigrantes otomanos que desembarcan en la Argentina, adopta nombres sacados del espaol. Como no se hallan inscriptos ni en la polica ni en registro local alguno y como por otra parte es nfimo el nmero de los que se han hecho inscribir en nuestras matrculas, resulta que cada vez que se tiene necesidad de buscar a un sbdito otomano, ya sea para el servicio militar, la notificacin de un mandato cualquiera o para toda otra comunicacin oficial, es imposible dar con su paradero19. Como puede verse, si el objetivo del gobierno otomano al establecer un consulado en Buenos Aires era el de mantener contacto con la poblacin emigrante, eso no se haba logrado. Arslan no solo tena problemas con sus connacionales sino tambin con sus empleados. El 20 de Marzo de 1912 informa a las autoridades argentinas que el secretario intrprete del Consulado, Jos Cayat, haba falsificado su firma y haba retirado una suma bastante considerables de dinero del banco.17 18AMREC, Caja 1189, Carpeta 8, Ao 1910, Turqua. AMREC, Caja 1189, Carpeta 1, Ao 1910, Turqua. 19 AMREC, Caja 1189, Carpeta 3, Ao 1910, Turqua. Nota del 24 de Julio de 1911.12De la misma manera en que lo hemos sealado en cuanto a las actividades de defensa consular de ciudadanos argentinos en territorio otomano por parte del cnsul Peuser. Lo mismo suceda en Argentina. En esos aos, de acuerdo a la informacin existente en el archivo del ministerio de relaciones exteriores, una parte importante del trabajo de Arslan fue informar a las autoridades argentinas de abusos a que ciudadanos otomanos eran sometidos por parte de autoridades policiales. En Enero de 1914 informa que a un tal David Nayar de la ciudad de Caseros (Provincia de Buenos Aires) le fue quitado su caballo por el comisario del pueblo, Alberto Pita, por negarse a prestar una habitacin de su comercio para reuniones polticas. Otro ciudadano otomano, Jos Nayar, fue herido de una pualada y quien era responsable de este hecho sali de la crcel por tener contactos polticos20 La gran cantidad de ciudadanos otomanos en el territorio argentino y la distancia entre Buenos Aires y las distintas ciudades del interior hizo necesario la apertura de vice consulados honorarios en varias provincias. El 28 de Septiembre de 1914 Arlan enva una nota al Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina con un listado de personas propuestas para esas funciones: George Sawaya (Vice consulado en La Rioja con sede en la ciudad de Chilecito), Halil Saade (Vice consulado en Entre Ros), Antoine Hadad (Vice consulado en Catamarca), E. Sili (Vice consulado en Santiago del Estero), Abdallah Schamasse (que haba cambiado su nombre por el de Salvador Elas, para el Vice Consulado en Santa Fe), Feliz Hassin (Vice Consulado en Crdoba), Julin Nassif (Vice Consulado en San Luis), Moiss DEspans (Vice consulado en Tucumn) y Alberto Peuser (hermano de Jacobo Peuser, para el Vice Consulado en los territorios de Ro Negro y Neuqun)21. El ingreso del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial hizo que no se concretara este proyecto de abrir vice consulados en el territorio argentino. Emir Arslan se manifest contrario a la alianza entre el Imperio Otomano y Alemania de manera que el Gran Visir Said Halim Pasha promulg un decreto donde la condenaba a muerte por traicin si volva a pisar territorio otomano. Hacia finales de 1914 el consulado otomano haba dejado de funcionar como tal. El 17 de Abril de 1915 un grupo de sbditos otomanos entreg al ministro de relaciones exteriores argentino una copia de la protesta que ellos mismos haban dirigido al gobierno turco donde se oponan a cualquier medida que, relevando de sus funciones al cnsul general otomano, confiase los intereses de la colonia otomana al representante de otra nacin22, afirmaban que ellos prefieren carecer de representacin consular a que sus intereses sean representados por otra potencia. Acusaban al gobierno alemn a travs de su cnsul en Buenos Aires intrigar para relevar al cnsul Arslan de su cargo. Ms all del apoyo que la colectividad daba al representante otomano, este hecho marca la ruptura entre los ciudadanos otomanos de origen rabe residentes en Argentina y el gobierno del Imperio Otomano. Se podra interpretar como una manifestacin de nacionalismo rabe, que era la corriente mayoritaria en la comunidad rabe argentina de esos aos.20 21AMREC, Caja 1488, Carpeta 1, Ao 1914, Turqua. AMREC, Caja 1277, Carpeta 26, Ao 1911, Turqua. 22 AMREC, Caja 1542, Carpeta 7, 1915, Turqua.13A pesar de estas quejas, el 28 de Octubre de 1914, el Cnsul del Imperio Alemn en Buenos Aires, Sr. Bobrik, inform al ministerio de relaciones exteriores de Argentina que tomaba a su cargo en virtud de un acuerdo germano-otomano la gerencia del consulado. En la prctica fue el fin de ese consulado ya que la derrota del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial fue el final de ese estado. Los cuatro aos de guerra mundial, la posterior guerra de la independencia turca (Guerra Greco-Turco) y luego el establecimiento del sistema de mandatos de la Sociedad de las Naciones en los territorios del Imperio Otomano hizo que los ciudadanos otomanos abandonaran definitivamente su vinculacin con el gobierno de Constantinopla. A partir de ese momento sus instituciones religiosas, asociativas y culturales se convirtieron en los ejes de la comunidad rabe en Argentina. Emir Arslan se quedo a vivir en Buenos Aires donde desempe una gran actividad cultural, en 1916 fund el Semanario Cultural La Nota, escribi para el diario La Nacin y para la Revista Sur de Victoria Ocampo. En 1926 fund el diario en idioma rabe Al Istiklal (La Independencia), as como varios libros en castellano y rabe. Escribi en rabe: Historia de Napolen I, Tratado de Derecho Internacional sobre la guerra y Los secretos de los palacios, en castellano: La verdad sobre el harem; Final de un idilio, Recuerdos de Oriente, Misterios de oriente, La revolucin Siria contra el mandato francs, Los rabes y El amor en la diplomacia. En 1926 fund la Sociedad de Beneficencia Drusa en Buenos Aires, institucin que contina sus actividades hasta la actualidad. En Argentina organiz en 1942 el Primer congreso Panamericano de Comunidades rabes, donde el tema central fue Palestina y fue amigo de Antn Saadeh durante la poca en que este poltico vivi en Buenos Aires. Emir Arslan muri en esa ciudad el 9 de Enero de 1943, siendo recordado como uno de los ms destacados dirigentes de la comunidad rabe argentina en toda su historia. Argentina y la Repblica de Turqua: Representantes consulares Hacia finales de 1922, a medida que a situacin en Turqua iba volviendo lentamente a la normalidad el gobierno argentino decidi reabrir el Consulado General Argentino de Tercera Clase en la ciudad de Constantinopla. Pero cuando en Octubre de 1923 se proclam la Repblica de Turqua y, a pesar de ser internacionalmente reconocida como estado sucesor del Imperio Otomano, desconoci todos los tratados firmados por aquel sujeto de derecho internacional. En funcin de esta nueva situacin hubieron de iniciarse nuevamente las tratativas diplomticas tendientes a establecer relaciones de este tipo con el nuevo estado turco. Otro tema que complic el normal restablecimiento de las relaciones fue que Mustafa Kemal Atatrk decidi trasladar la capital desde Constantinopla hasta Ankara con lo cual los representantes argentinos acreditados con carcter consular y sin estar en vigor un tratado pleno, no se ubicaban en la capital del estado lo cual dificultaba todo su trabajo. El primer cnsul argentino ante la Repblica de Turqua fue Bartolom Daneri (h.), un diplomtico de carrera que haba nacido en la ciudad de La Plata el 26 de Febrero de 1885 y que haba estudiado medicina en varios pases europeos. Fue nombrado para este 14cargo el 22 de noviembre de 1922 (Decreto 233) para reabrir el consulado argentino en Constantinopla. Lleg a Constantinopla el 15 de Abril de 1923 y se dirigi a la Legacin de Espaa en esa capital. Tal como habamos mencionado en pginas anteriores, el gobierno espaol era quien representaba los intereses argentinos ante el gobierno turco. Adems, a cargo de esa representacin diplomtica espaola haban quedado a cargo los archivos y muebles del Consulado argentino cuando ste se cerrara en 1915. Precisamente este hecho gener un problema a la llegada de Daneri ya que tuvo que hacer gestiones durante ms de tres meses hasta que los responsables de la legacin espaola devolvieran los muebles, algo que en un primer momento se negaron a hacer. De la documentacin existente en el Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina sobre este tema se desprende que los responsables de esta accin no eran los diplomticos espaoles sino el portero de la legacin espaola, un tal Sr. Fernndez, que haba especulado con que la Argentina no reabrira su representacin en Constantinopla y se haba apropiado del mobiliario. Hacia principios de julio de 1923 el problema estaba resuelto y entonces pudo reabrirse el consulado. Para sealar la idea que de los pases de Medio Oriente tenan algunos diplomticos, nos permitiremos reproducir una carta que un Cnsul General enva al Presidente de la Nacin, Marcelo T. De Alvear, pidindole que lo releve de sus funciones en ese destino: Constantinopla, 20 de junio de 1923 Mi querido Presidente: Le presento todas mis excusas si vengo a distraerle un instante la atencin a las mltiples preocupaciones que en este momento deben cruzar su imaginacin; pero mi Presidente gran hombre de mundo podr medir, con esa misma experiencia todo el valor de mis palabras, No le pido, sino que le suplico, si en sus manos est, quiera sacarme de este infecto rincn del mundo donde entre pestes, epidemias y maleantes se hace la vida un tormento. Esto es, adems, no solo la ciudad ms cara del mundo, sino algo as como el canal colector donde se vuelca toda la inmundicia humana que rueda actualmente por esta regin de Europa. No se tiene una idea del aspecto vil y miserable con que se exterioriza la fisonoma de sus habitantes, falsos, ruines y degenerados, verdaderos matones en la ms franca concepcin del trmino. Dudo que haya en el mundo otro centro ms corrompido y depravado que Constantinopla, donde todo se compra y todo se vende: Hombres de Gobierno, mandatarios, Polica, documentos de cualquier importancia ...&...&... No hablemos de pasaportes y piezas de identidad. Aqu es posible conseguir el pasaporte de cualquier sujeto por nacer!!!15Comprender, mi querido Presidente, cul ser mi porvenir en centro tan obscuro, mxime si se considera que he pasado no menos de quince aos de mi vida formndome y estudiando en las aulas y hospitales de la vieja Europa, donde me he hecho hombre y aprendido, adems, media docena de idiomas. Me esterilizar sin dar fruto; malograr las ms vigorosas energas de mis treinta y ocho aos, y lo poco que he aprendido lo ir perdiendo lentamente, no quedndome ni siquiera el consuelo de saber que me sacrifico en bien de la Patria. Si V.E. quiere insinuar mi traslado, cul no ser mi agradecimiento? Deseo solamente servir a mi pas en un medio donde pueda desarrollar mi actividad ms de acuerdo con mis aptitudes. No quiero en manera alguna un aumento de sueldo. Polonia tiene Encargado de Negocios en la Argentina; la Argentina no lo tiene en Polonia. Viena est vacante ... Lo mismo digo de cualquier pas donde hubiera posibilidades, si V.E. quisiera honrarme con su designacin. En todo caso, expreso desde ahora mi sincero reconocimiento por cuanto V.E. quiera hacer por m. Enteramente a sus rdenes en esta, desde donde envo mis ms respetuosos saludos23 Luego de tan conmovedora carta, el gobierno argentino le propuso el 12 de Septiembre de 1923 que se trasladara a Panam, Calcuta o Shangai. Daneri no acept, alegando motivos de salud y que lo que l deseaba era desempear sus funciones en algn destino de Europa Oriental, donde haba estudiado y tena amplias relaciones. En el mes de Noviembre del mismo ao volvi a escribir a Buenos Aires informando que haba llegado a un acuerdo con el cnsul en Varsovia, Andrs Wallace (sobre quien hablaremos ms adelante). De esa manera Daneri ira aquel consulado y Wallace ocupara su cargo en Constantinopla. Desde la cancillera argentina no se le respondi por lo que l volvi a insistir en Marzo de 1924. Finalmente, por Decreto 65 del 4 de Abril de 1924 se traslad a Bartolom Daneri hijo al Consulado General de Tercera Clase en Danzig (actualmente conocida como Gdansk en la Repblica de Polonia. En esos tiempos era una ciudad libre bajo el mandato de la Sociedad de las Naciones). En su reemplazo fue nombrado Alfredo Lpez Prieto (Decreto 65, 4 de abril de 1924), quien hasta ese momento se haba desempeado como Cnsul argentino en Lisboa. Entreg el Consulado al nuevo cnsul el 17 de agosto de 1924. Si bien es muy claro que al Cnsul Daneri no lo entusiasmaba la idea de servir en Constantinopla, es justo destacar que su desempeo como agente consular siempre fue distinguido. Tal es as que aos despus no abandon la sede de la oficina consular en23Carta enviada por el Cnsul General argentino en Constantinopla, Dr. Bartolom Daneri, hijo, al Presidente de la Repblica, Marcelo T. De Alvear el 20 de junio de 1923, segn consta en la foja 5 del legajo personal del citado diplomtico.16Hamburgo durante la Segunda Guerra Mundial mientras la ciudad era bombardeada. Y su esposa, alistada en la Cruz Roja, colabor en la atencin de los heridos. El nuevo cnsul, Alfredo C. Lpez Prieto, haba nacido el 7 de Agosto de 1875, era soltero y se haba desempeado en los consulados argentinos de Salto (Uruguay) y Lisboa (Portugal). Su desempeo en Constantinopla tampoco estuvo exento de problemas. El 6 de Febrero de 1925 dirige una carta al Ministro de Relaciones Exteriores, Dr. ngel Gallardo, en ella le comunica que no podr enviar el informa anual que los consulados estaban obligados a realizar puesto que no cuenta con los medios adecuados para realizarla. Entre otras cosas, el Consulado argentino no contaba con empleados que pudieran recabar esos datos en turco y luego traducirlos al francs para que el cnsul los tradujera al castellano. A esto se le debera sumar el retraso con que las autoridades turcas publicaban las estadsticas comerciales que hacan casi intiles los datos obtenidos luego de varios meses por su falta de actualizacin. De acuerdo a los que nos comenta Tito Livio Foppa en su libro Servicio Exterior: Recuerdos e impresiones de un funcionario consular el cnsul Lpez Prieto, periodista de profesin antes de iniciarse en la carrera consular, sufri en los cinco aos en los cuales vivi en Turqua un proceso de depresin importante. La soledad y la falta de medios deben haber sido las causas centrales. A principios de 1930 Carlos Brebbia, amigo de Lpez Prieto, en esos momentos se desempeaba como Agregado Comercial en la Embajada argentina en Roma, recibi dos cartas desde Constantinopla donde ste le comentaba acerca de su cansancio y de su trabajo preparando el arribo de la Fragata Sarmiento a ese puerto. Este barco realizaba anualmente un viaje alrededor de los principales puertos del mundo con los egresados de la Escuela de Oficiales de la Armada Argentina. La misma noche de la partida de nuestro buque escuela, el 2 de septiembre de 1930, Lpez Prieto puso al da sus disposiciones testamentarias, orden los asuntos del consulado y se suicid de un tiro en la cabeza. La decisin la haba tomado varias semanas antes pero prefiri esperar la partida de la Sarmiento para no crear inconvenientes en el programa de atenciones a los marinos argentinos24. Luego de 20 aos de relaciones el balance no era muy positivo: Argentina haba nombrado a un cnsul que se neg a asumir su cargo (Garca Mansilla), un cnsul que slo fue reconocido en el mbito de la ciudad de Constantinopla (Peuser), uno que le escribi al presidente de la Nacin desde el canal colector donde se vuelca toda la inmundicia humana (Daneri) y finalmente, uno que presa la depresin se suicid (Lpez Prieto). Durante la gestin de Lpez Prieto concluy la redaccin del Tratado de Amistad y paz argentino turco del 29 de junio de 1926, firmado en la ciudad de Roma. Los representantes argentino y turco acreditados en el Reino de Italia fueron los encargados de firmar este acuerdo. Por la Repblica Argentina firm el Dr. Fernando Prez, mientras que por la Repblica Turca lo hizo Suad Bey. Por medio de este tratado los dos pases acordaban establecer relaciones diplomticas y consulares bilaterales. Puesto que24Foppa, Tito Livio, Servicio Exterior: Recuerdos e impresiones de un funcionario consular, Instituto Amigos del Libro Argentino, Buenos Aires, 1958, p. 245.17la ratificacin argentina no se efectu hasta 1935, hasta esa fecha los nicos representantes acreditados fueron los cnsules en Estambul, nombre que en Marzo de 1930 tom la ciudad de Constantinopla. El 6 de Septiembre de 1930 se produjo en Argentina el primer golpe militar de los varios que tuvieron lugar durante el siglo XX. El gobierno provisional encabezado por el General Uriburu nombr a Enrique Bosch como Ministro de Relaciones Exteriores. Fue el mismo Bosch quien nombr al nuevo Cnsul General en reemplazo del fallecido Lpez Prieto. As, Jorge Blanco Villalta, fue oficialmente designado para ese cargo el 6 de Noviembre de 1930 (Decreto 98). Parti a mediados de ese mes desde Buenos Aires va Gnova hacia Estambul hacindose cargo del consulado el 2 de enero de 1931. El 13 de abril de 1931 el Presidente turco, Mustafa Kemal Atatrk, firma el exequtur del nuevo cnsul argentino. Estuvo al frente de este consulado hasta el 17 de junio de 1935 cuando fue trasladado al Consulado argentino en Barcelona (Decreto 62.129 M.61). Su hijo, Jorge Gastn Blanco Villalta, fue nombrado Vicecnsul argentino en Estambul (Decreto 53 del 10 de abril de 1934), desempendose en este cargo hasta su renuncia presentada el da 1 de agosto de 1938 (Por medio del Decreto 9714 se acepta su renuncia). Este cargo se justificaba aduciendo que era la persona idnea para asumir la jefatura del consulado ante cualquier ausencia del cnsul. Jorge Gastn Blanco Villalta tendr a lo largo de los aos una destacadsima actuacin el campo diplomtico siendo nombrado Embajador argentino ante la Repblica Turca en 1975. Escribi varios libros sobre Turqua: En 1939 escribi una biografa sobre Atatrk que fue traducida a varios idiomas25, El Pueblo Turco, Literatura Turca contempornea, Cuadros del Estambul actual. En esos aos el Nuncio Apostlico ante el gobierno de la Repblica Turca era Monseor Angelo Roncalli, quien accedi al Pontificado con el nombre de Juan XXIII en 1958. Roncalli estableci una amistad con la familia Blanco Villalta, incluso bendijo el casamiento de la hija del Cnsul argentino, Selva Mara, celebrada el 25 de julio de 1935 en Estambul. Luego de Blanco Villalta fue nombrado para el cargo consular Jos Muja Linares un abogado nacido el 26 de Agosto de 1880 en Bolivia y se haba naturalizado argentino en Diciembre de 1915. Anteriormente se haba desempeado como Cnsul argentino en Barcelona (Espaa) donde haba habido problemas con respecto a su comportamiento pblico de acuerdo a lo que registra su legajo personal. Fue designado cnsul el 17 de junio de 1935 (Decreto 62.129) y se desempeo frente a este consulado hasta el 26 de diciembre de 1938 (Resolucin ministerial 115) cuando regres a Buenos Aires. Entre Febrero de 1939 y Febrero de 1941 el cnsul argentino fue Juan B. Dizac. El ltimo cnsul argentino en Estambul fue Andrs Jos Wallace, nombrado el 14 de Febrero de 1941 por Decreto 84650, Wallace estaba asignado al consulado de Estambul desde Marzo de 1939. Anteriormente, desde 1921 se desempe como Cnsul General de Tercera Clase en Varsovia (Polonia). Fue el primer Cnsul argentino en ese25En Abril de 1995, durante la visita de Suleyman Demirel, primer presidente turco en visitar la Argentina, reconoci que Blanco Villalta fue el primer extranjero en escribir una biografa completa de Kemal Atatrk.18consulado creado en Febrero de 1921. Wallace en 1943 fue trasladado a la embajada argentina en Ankara, donde estuvo hasta septiembre de 1945. Casi seis aos en Turqua. A partir de Agosto de 1941 Argentina estableci una embajada residente en Ankara y una oficina consular en la misma ciudad. Paulatinamente la importancia del consulado en Estambul fue decayendo hasta su cierre en 1967. Desde ese momento hasta la actualidad la embajada y el consulado argentinos funcionan en Ankara. Argentina y la Repblica de Turqua: Los primeros representantes diplomticos Tal como lo hemos sealado en 1926 Argentina y la Repblica de Turqua firmaron un tratado estableciendo relaciones diplomticas y consulares. Se repitieron, lamentablemente, los mismos problemas que se haban presentado en ocasin de la firma del protocolo entre Argentina y el Imperio Otomano en 1910. Pasaron nueve aos hasta que el Parlamento argentino ratific el tratado de 1926. Posteriormente, habindose cumplimentado las exigencias constitucionales, Jos Mara Cantilo, representante argentino en Italia informaba el 3 de diciembre de 1935 a la Cancillera: ... Tengo el honor de poner en conocimiento de V.E. que en el da de hoy se efectu en la sede de esta embajada el canje de ratificaciones del Tratado de Amistad y Paz celebrado con Turqua el 29 de junio de 1926. Dicho canje dio lugar a una ceremonia ntima en la que el subscrito, acompaado por el personal de la Embajada, recibi y agasaj al Embajador de la Repblica Turca, Seor Huseyin Ragip Baydur, y a los funcionarios de esa misin diplomtica. Al firmar el acta cambi con el Seor Embajador de Turqua votos por el acercamiento espiritual y econmico de ambos pases a cuya intensificacin contribuir el nuevo tratado. En este sentido dirig tambin un telegrama al Ministro de Relaciones Exteriores de Turqua, S.E. Rustus Aras, a quien me ligan vnculos de amistad personal contrados durante las tareas del Consejo de la Sociedad de las Naciones. Con la presente remito a V.E. el instrumento de Ratificacin del Gobierno turco, los plenos poderes otorgados al Embajador de Turqua, con su correspondiente traduccin al francs, y el acta levantada con motivo del canje 26 El 5 de Noviembre de 1940 (Decreto 76.160) Carlos Brebbia fue designado como primer embajador argentino, acreditado como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la Argentina ante los gobiernos de Turqua (residente) y Grecia (en forma concurrente). Brebbia, haba sido durante el gobierno del General Justo en 193326Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto presentada al Honorable Congreso de la Nacin correspondiente al perodo 1935 1936, Talleres Grficos J. Roselli y cia., Buenos Aires, 1937, Tomo I, pp. 450.19subsecretario de Agricultura de la Nacin (Vice Ministro de Agricultura) y en 1940 era el embajador argentino en Holanda. La llegada del Primer representante argentino a Turqua estuvo llena de contratiempos y peligros. No debemos olvidar que Carlos Brebbia viaj a travs de los Balcanes en momentos de la Segunda Guerra Mundial. Estas impresiones y percances las expone en un informe que enva a nuestro Ministerio donde sostiene: He empleado exactamente 11 das para recorrer un trayecto que en tiempos normales se realiza en 36 horas [Desde Ginebra hasta Viena y desde all hacia Zagreb y finalmente hasta Estambul] . Turqua segua siendo un destino lejano y peligroso. Finalmente el 22 de agosto de 1941 present sus cartas credenciales al Presidente de Turqua, Ismet Pacha. Carlos Brebbia fue el encargado de la apertura de la Legacin argentina en Ankara que haba sido establecida por Decreto 990222 del 23 de Agosto de 1941. Estuvo en ese puesto hasta el 11 de septiembre de 1942 (Decreto 130.561) cuando fue nombrado embajador argentino en Suiza. Por parte de la Repblica de Turqua, hacia finales de 1941 lleg a Buenos Aires Aptulahat Aksin, quien fue acreditado como el primer representante diplomtico turco ante el gobierno argentino. La legacin de Ankara era la nica en toda Amrica del Sur. Conclusiones Argentina mantuvo dos oficinas consulares en el territorio del Imperio Otomano, un Consulado General de Segunda Clase en Constantinopla (entre 1911 y 1916) y un Vice Consulado Honorario en Beirut (entre 1913 y 1915). Hasta que se establecieron relaciones diplomticas plenas en 1941 con la Repblica de Turqua, las oficinas consulares fueron las de Constantinopla (entre 1923 y 1967), las de Beirut (entre 1925 y 1945) y la embajada (y consulado) en Ankara (a partir de 1941 hasta la actualidad). El contexto internacional y la situacin del Imperio Otomano previos a la Primera Guerra Mundial hizo que el objetivo del gobierno argentino de establecer relaciones con el fin de generar un intercambio comercial no pudo materializarse. Los vaivenes de la poltica otomana, el hombre enfermo de Europa no era un mbito propicio para afianzar relaciones econmicas entre dos pases tan lejanos. Por otra parte, la idea de las autoridades otomanas de establecer un consulado en Buenos Aires para mantener un contacto ms fluido con los inmigrantes de ese origen que haban llegado en esos aos a Argentina tampoco se concret. En este caso, factores demogrficos y culturales fueron las causas identificables. La inmensa mayora de esas personas eran rabes provenientes de los territorios que hoy corresponden a Siria y Lbano. Muchos de ellos escapaban no solo de la pobreza sino tambin de polticas discriminatorias por parte de las autoridades otomanas. Resulta obvio que al llegar a Argentina no quisieran mantener contactos con las autoridades del pas del que haban salido. En cuanto a la poltica exterior argentina, los retrasos en las ratificaciones de los dos acuerdos, el de 1910 con el Imperio Otomano, y el de 1926 con la Repblica de 20Turqua, demuestran la poca importancia que durante la primera mitad del siglo XX tuvieron aquellos pases que no estaban en la zona de Europa Occidental. Sin dudas, un ejemplo de una poltica exterior miope y etnocentrista. Un aspecto positivo fue el hecho de que una persona como Emir Arslan fuera designado frente al consulado otomano en Buenos Aires y que luego estableciera su residencia en ese lugar. Sus mltiples actividades culturales y comunitarias lo han convertido en un icono de la colectividad rabe argentina. La numerosa colectividad rabe en Argentina y su importancia en todos los mbitos de la vida del pas demuestran que las relaciones diplomticas son importantes pero que las relaciones entre los pueblos lo son an ms. Son mucho ms duraderas y constituyen la verdadera base de cualquier relacin con voluntad de permanencia no sujeta a los cambios polticos. Bibliografa Fuentes Primarias Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Repblica Argentina (AMREC) Fuentes Secundarias Akmir, Abdeluahed, coord.., Los rabes en Amrica Latina: Historia de una emigracin, Siglo XXI Editores, Madrid, 2009. Attar, Daniel, Resea Histrica del Emir Amn Arsln, Buenos Aires, Abril 2005, Indito. Botta, Paulo, Iglesias orientales en la Repblica Argentina: Maronitas, Melquitas, Armenios, Siriano Ortodoxos y Ortodoxos de Antioquia: 1890-2000, Crdoba, 2005, Indito. Botta, Paulo, Historia de las Relaciones Diplomticas entre la Repblica Argentina y los pases de Medio Oriente (1902-2000), Crdoba, 2006, Indito. Foppa, Tito Livio, Servicio Exterior: Recuerdos e impresiones de un funcionario consular, Instituto Amigos del Libro Argentino, Buenos Aires, 1958. Marechal, Leopoldo; Adn Buenosayres, La Biblioteca Argentina, Serie Clsicos, Editorial Sudamericana, Barcelona, 2000. Szwarcer, Carlos, El Caf Izmir, en Revista Todo es Historia, Ao XXXV, Septiembre de 2002, N 422, pp. 54-57.21