ander-egg, ezequiel - cinco claves para mejorar la educación.pdf

Click here to load reader

Post on 03-Jan-2016

180 views

Category:

Documents

6 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Cinco clavespara mejorar la educacin

    1-UNO-1-UNO-1-UNO-1-UNO-1-UNO-1-UNO-1-UNO-1-UNO-1-UNO-1-UNO

    coleccin

    CUADERNOS DE PEDAGOGA CRTICA

  • DERECHOS RESERVADOS, PRIMERA EDICIN, 2011 Ezequiel Ander Egg Reyes Gonzlez Martn Doble Hlice

    por caractersticas grficas y de edicin. Instituto de Pedagoga Crtica

    Efrn Ornelas n. 1406, col. ObreraChihuahua, Chih. CP 31350www.ipc.edu.mx

    Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirsepor ningn procedimiento electrnico o mecnico, incluidos fotocopia, grabacin magntica o cualquiersistema de almacenamiento de informacin o de recuperacin sin permiso por escrito del autor y de lainstitucin, en los trminos de la Ley Federal del Derecho de Autor, y en su caso de los tratados interna-cionales aplicables, so pena de hacerse acreedor a las sanciones legales correspondientes, inclusivecrcel.

    ANDER-EGG, Ezequiel: Cinco claves para mejorar la educacin, Chihuahua (Mxi-

    co), Instituto de Pedagoga Crtica-Doble Hlice Ediciones, col. Cuadernos

    de pedagoga crtica n. 1, 2011, 48 pp.

    IMPRESO EN MXICO

    PRINTED IN MEXICO

  • Cinco clavespara mejorar la educacin

    Ezequiel Ander-Egg

  • Son cientos las claves que pueden ayudar a mejorar la

    educacin Cinco claves podran ser, en el mejor de los casos,

    un aperitivo para pensar algunos problemas que nos ocupan y

    preocupan.

    Ezequiel Ander-Egg

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    7

    Presentacin

    El Instituto de Pedagoga Crtica se congratula en presentar alpblico la coleccin permanente Cuadernos de pedagogacrtica, la cual tiene como propsito difundir escritos breves so-bre el pensamiento crtico. Este proyecto nos permite poner elconocimiento de vanguardia al alcance del lector de forma prc-tica y econmica, y a su vez entrar en contacto con expresionesde resistencia de diferentes latitudes planetarias, que al igualque nosotros luchan por un futuro menos desalentador.

    Para el equipo que estamos impulsando este proyecto edito-rial, la pedagoga crtica es, antes que nada, un encuentro de lasrebeldas, un puente comunicante entre toda expresin y movi-miento de resistencia que lucha de forma tenaz y valiente, desdela prctica educativa, contra todo tipo de dominacin y explota-cin de clase. La pedagoga crtica es un grito de indignacin con-tra las prcticas sexistas, racistas y homofbicas. Es un corajehecho voluntad contra el modo capitalista de produccin que hadesembocado en la depredacin del ecosistema planetario y enla manipulacin irresponsable del genoma humano.

    Pero la pedagoga crtica tambin es un profundo acto deamor que tiene puesto el corazn en la posibilidad de construirun mundo menos desalentador, en donde no tenga cabida el lu-cro, la avaricia y la ganancia feroz; un acto de amor que de formacotidiana construye una nueva forma de hacer poltica con tica;un acto de amor en donde el sentido dialgico de la relacin hu-mana no permite ningn tipo de colonialismo o invasin cultural;un acto de amor en donde la dignidad tiene un importante lugaren la especie humana; un acto de amor en donde se bate a muertecontra toda injusticia social; un acto de amor en donde la educa-cin deja de ser un dispositivo de control, de normalizacin, de

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    8

    disciplinarizacin y de domesticacin para convertirse en unaprctica de concienciacin y liberacin. La pedagoga crtica, co-mo una prctica de concienciacin, parte del principio freirianosegn el cual: el encuentro amoroso entre los hombres se da en eldilogo, cuando mediatizados por el mundo lo pronuncian; estoes, lo transforman y, transformndolo, lo humanizan para la hu-manizacin de todos.

    En fin, la pedagoga crtica no es un objeto construido, acaba-do, con derechos de autor, sino un campo en construccin, cons-truyndose, movindose, en donde cada prctica rebelde le apor-ta su grano de arena. Es un sueo compartido de un mundo mejoren donde las prcticas educativas lo hacen caminar de forma co-t i d i a n a .

    La pedagoga crtica es un proyecto acadmico con sentidopoltico; o bien, un proyecto poltico con sentido acadmico. Esun compromiso poltico y libertario con la vida y con la humani-dad.

    Cuando las personas descubren que sus problemas son se-mejantes a los de la colectividad de la cual forman parte, y quesolo actuando juntos y unidos pueden resolverlos, le llamamospoltica. Cuando una persona cree que puede resolver sus pro-blemas solo, le llamamos egosmo. Y cuando una persona creeque no se pueden resolver sus problemas, le llamamos cobarda.

    Invitamos a los lectores a que hagan suyo los cuadernos depedagoga crtica, que nos den la oportunidad de compartir susreflexiones con otras expresiones de resistencia como una nuevaforma de hacer poltica que haga posible visualizar un mundoradicalmente diferente.

    Estamos seguros que estos cuadernos son un proyecto delargo aliento, porque tienen coraje y corazn.

    Rigoberto Martnez EscrcegaDirector del Instituto de Pedagoga Crtica

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    9

    Prlogo

    Optimismo patolgico es el autodiagnstico clnico de Eze-quiel Ander-Egg; significa que desde la educacin, vista co-mo un complejo abierto, se concibe al maestro capaz de ani-mar, infundir vida, movilizar, inquietar, sembrar ilusiones.

    En ese sentido, la creatividad y la actitud crtica se manifies-ta, o debe manifestarse, en la docencia de manera permanente ypor antonomasia, lo cual no debe tomarse como una perorata delromanticismo telenovelero ni de la felicidad flmica norteameri-cana. Es, por diferentes motivos, el alma del quehacer docente,y lo menciono no solo para quien est realizando su actividad enmbitos ulicos; se aplica tambin a las diversas acciones y con-textos socioculturales en que se desarrolla la educacin; es de-cir, el animador o promotor cultural, la promotora de salud o delmedio ambiente, o bien la trabajadora o trabajador social, quie-nes de manera cotidiana practican y realizan actividades de en-seanza y promueven procesos de aprendizaje para un cambiosocial ms justo.

    Las cinco claves para mejorar la educacin no debemosverlas nicamente como propuestas, o como un resumen deideas que son dichas por mltiples autores desde una posicincrtica; a mi parecer es la sntesis de la experiencia Ander-Eggcocinada frente a mltiples grupos de personas y profesiones,gestadas en mbitos que requieren de educadores o intervento-res sociales comprometidos con un desarrollo humano cultural yambientalmente sustentable.

    En esta posicin, el quehacer pedaggico demanda sensiblescambios en las actitudes y pensamientos; por lo tanto, los mlti-ples profesionales de la educacin encontrarn en este trabajoestrategias claras y precisas de cmo enfrentar la desmotivacin

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    10

    y la rutina enfermiza que surge ante estos tiempos violentos y desin igual incertidumbre.

    Puedo asegurar que al terminar de leer este texto, la emocinpor trabajar en la educacin como acto de liberacin ser recu-perada y, desde luego, vendrn cambios personales; entoncesEzequiel cumplir con la misin de contagiarnos con su optimis-mo patolgico.

    Federico J. Mancera-ValenciaChihuahua, Chih. Marzo de 2011

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    11

    Advertencia preliminar

    Estoy bastante persuadido de que en unas jornadas, cursos ocongresos (ya sean de educacin, trabajo social o anima-cin), los discursos acadmicos que son ledos por el disertantecomunican muy poco al auditorio y es muy escaso lo que se apro-vecha de ellos. Aun siendo una forma de trasmitir menos pesaday aburrida, tampoco es muy fructfero el procedimiento utilizadopor los disertantes que se limitan a leer lo que aparece en unapantalla, ya sea que utilicen el PowerPoint o un proyector. Cuan-do un docente acta de esa manera revela, adems, que no sabeutilizar pedaggicamente ese tipo de tecnologa.

    Con estas observaciones, de ninguna manera quiero afirmarque un conferencista o disertante no deba tener a la vista el textocon el contenido del tema que est desarrollando (o bien un es-quema del mismo). No quiero decir tampoco que no deba utilizarel PowerPoint o cualquier otra tecnologa que sirva de apoyo vi-sual a lo que se est explicando: esto es necesario en un mundoimpregnado por la civilizacin de la imagen.

    Tampoco afirmo que el procedimiento que utilizo (pensar envoz alta el tema que estoy desarrollando) sea el mejor modo decomunicar; no descalifico otras formas de exponer. Conforme ami estilo personal, creo que el procedimiento que utilizo me per-mite comunicar mejor, al mismo tiempo que me ofrece mayoresposibilidades para suscitar cuestiones vitales en la mente y en elcorazn de quienes escuchan, aunque lo que diga sean cuestio-nes discutibles. Mi propsito es decir siempre lo que pienso delmodo ms claro, preciso, concreto e inequvoco posible. Piensoque lo que se dice claramente se puede decir, y lo que no se pue-de decir claramente, mejor es no decirlo, porque no sirve de mu-cho (frecuentemente no sirve para nada).

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    12

    Todo cuanto digo en mis conferencias, cursos, libros (aun enmis conversaciones), no lo afirmo como si fuese la verdad o larespuesta correcta a los problemas que trato o analizo. Solo ex-presa mi bsqueda de verdad y mis pobres hallazgos; siempreestoy dispuesto a rectificar lo que pienso. De ah que con fre-cuencia, al comienzo de mis conferencias, repito una frase dePlatn: Lo que digo, no lo digo como hombre sabedor, sino comoel que busca con vosotros la verdad. Juntos podemos buscarmejor.

    Si hay un rasgo infalible para distinguir a los dogmticos, fa-nticos y sectarios es el de creerse poseedores de la verdad. Estemodo de ser y de pensar es la negacin absoluta de una actitudcientfica y del modo de ser de un buen educador. Adems de losdogmticos y sectarios, existen dos tipos de pseudotericos de laeducacin: los que anuncian pomposa y solemnemente una nue-va alternativa pedaggica, y de aquellos que tienen la cualidadde decir sandeces, majaderas y lugares comunes trufados de so-lemnidad. Hace muchos siglos que Horacio, en su Arte potica,criticaba a los que anuncian que han escrito una gran obra o unanueva alternativa a lo ya tratado sobre un tema, y al final, partu-rium montes, nasceteur ridiculus mus (se ponen de parto losmontes y nace un ridculo ratn).

    Juzgo necesario dar una explicacin acerca de la forma enque presento este texto: no tiene el formato clsico de un libro ode un artculo. Son notas que, de manera clara y concisa, presen-tan lo sustancial de algunas cuestiones relacionadas con la edu-cacin y que de ninguna manera dispensan la necesidad de unestudio ms profundo, detallado y circunstancial. Un tratamientoms amplio acerca de lo que pienso sobre estos temas es posibleencontrarlo en diferentes libros en los que hice algn desarrollode los mismos. Y tambin en otros autores se puede encontraruna mayor informacin sobre estos temas.

    Aqu solo he pretendido presentar, de una manera sencilla,una serie de temas a modo de claves para mejorar la praxis edu-cativa. Se trata de pequeas llaves que abren diferentes puertaspara explorar y reflexionar acerca de lo que constituyen algunosde los debates y propuestas de la problemtica educativa.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    13

    Amiga(o):La tarea pendiente en el campo de la educacin es urgente,

    ingente, difcil y compleja. Frente a esta situacin hay diferentesreacciones de los educadores:

    Los docentes adocenados, que consideran que intentar mejo-rar la educacin es una misin imposible, siguen haciendo loque siempre han hecho: prescindir de la importancia deaceptar que la sociedad ha cambiado y que las nuevas gene-raciones son muy diferentes a sus padres y a sus maestros.Con ellos no hay posibilidad de cambios educativos.

    Otros son conscientes de que todo empeo por mejorar laeducacin es importante, pero a pesar de su buena voluntad,no saben muy bien qu hacer y cmo hacerlo.

    Hay educadores que tienen la ilusin de poner todo su empe-o y utilizar las herramientas a su alcance para mejorar laeducacin, procurando ser buenos docentes, capacitndosey tratando de traducir a su prctica educativa todo lo queaprenden. Son los educadores que intentan llevarlo a cabo enel da a da de su tarea docente.

    Dentro de esta ltima categora de educadores inquietos ypreocupados por mejorar la educacin, estn aquellos queadems de hacer un buen trabajo en el aula, participan (y al-gunos militan) en los sindicatos de educadores, organizancongresos y encuentros. Aun en las circunstancias polticasen las que las posibilidades de cambio son muy reducidas, si-guen luchando por una mejor educacin y para que todos ten-gan acceso a la escuela.En estas cinco claves no es mucho lo que les ofrezco, solo

    unas pequeas rendijas de luz para reflexionar sobre unas pocascuestiones pedaggicas.

    Ningn esfuerzo es vano, aun cuando las dificultades seaninmensas. Siempre podemos hacer algo; es preferible dar un pe-queo paso, antes que estar inmovilizados. No podemos preten-der que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. Msvale entusiasmarse con una utopa pedaggica que instalarse enla tranquila indiferencia.

    Ezequiel Ander-Egg17 de octubre de 2009

  • La tarea de educar ha sido tan sublimada y exaltada de palabra

    como dificultada e ignorada en la prctica. La idealizacin de la

    noble tarea de apostolado o de la sagrada misin del maestro

    ha sido la msica de fondo para la cruda realidad del pasar ms

    hambre que un maestro de escuela o del feroz individualismo

    del cada maestrillo. Sobre ese precario andamiaje se ha

    pretendido construir la cultura de generaciones y generaciones.

    Cuadernos de pedagoga

    No podis preparar a vuestros alumnos para que construyan

    maana el mundo de sus sueos, si ahora vosotros/as no creis

    en vuestros sueos.

    No podis prepararlos para la VIDA si no amis la vida, si no creis

    que vale la pena hacer para cambiar la vida.

    No podis mostrar el camino, si estis sentados, cansados y

    descorazonados en el cruce de los caminos

    Celestin Freinet

    Ms vale una cabeza bien hecha, que una cabeza bien llena.

    Miguel Montaigne

    Un nio no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que

    hay que encender.

    Miguel Montaigne

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    15

    I. Ser realistas acerca del

    potencial que tiene la

    educacin para producir

    cambios sociales y favorecer el

    desarrollo del pas

    Se dice que la educacin es el factor ms decisivo e importantepara producir cambios sociales y favorecer el desarrollo delos pases. Y, adems, que puede contribuir al fortalecimiento dela democracia, la ciudadana, la convivencialidad, la tolerancia ylos derechos humanos. Como consecuencia de todo ello, la edu-cacin sera el factor esencial por excelencia para mejorar la ca-lidad de vida a travs del desarrollo humano.

    Qu responderas amigo(a) lector(a) a esta afirmacin tan-tas veces repetida?

    As formulado, el papel que se le asigna a la educacin es unaverdad a medias. Consiguientemente, si no se hacen algunas pre-cisiones, no hay posibilidad de dar una respuesta bien fundada ycon implicaciones prcticas. Por qu?

    Simplemente porque no existe la educacin, como si toda for-ma educativa expresase una realidad homognea. Educacin noes un concepto con un contenido absolutamente unvoco. Existendiferentes concepciones educativas, diferentes modelos educati-vos, diferentes paradigmas educativos y diferentes praxis.

    Conviene tener presente que la concepcin que se tiene de laeducacin es, fundamentalmente, un problema poltico: qu ti-po de sociedad queremos?, y, qu tipo de hombres y mujeresqueremos formar? An ms, derivado de ello, es un problema pe-daggico.

    La educacin puede ser un factor muy relevante para el cam-bio social y para mejorar la calidad de vida:

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    16

    Cuando es: Una educacin como prctica de la libertad. Una educacin que forma hombres y mujeres volcados hacia

    el bien comn.Cuando ayuda:

    A comprender los mecanismos de funcionamiento de la so-ciedad, la economa, la poltica y la cultura.

    Y cuando est inspirada: En valores ticos y morales que motivan en tener una actitud

    de ayuda y servicio a los dems, tanto a los que pertenecen alentorno ms inmediato, como a los que estn ms distantes,con una especial opcin a los desarrapados de la Tierra.

    En valores de solidaridad internacional, en cuanto somosconciudadanos de la patria-Tierra y compaeros de la mismanave espacial que en los ltimos aos hemos deterioradohasta el punto de correr el riesgo de una catstrofe de carc-ter universal.Decamos que afirmar la importancia de la educacin es una

    verdad a medias, porque es evidente que no puede funcionar laeconoma de un pas si no existe una fuerza de trabajo adecuada-mente preparada, y no hay posibilidades de desarrollo econmi-co sin contar con los profesionales y tcnicos necesarios para lo-grar ese propsito.

    Que esto sea un lugar comn en la actual concepcin del de-sarrollo econmico y social no implica por s mismo la posibili-dad de lograr un desarrollo de la calidad de vida y que sea un fac-tor que asegure una mejora significativa de las desigualdadessociales. Tampoco asegura la superacin de la situacin de de-pendencia externa que han sufrido y sufren nuestros pases.En qu nos ayuda tener economistas (los Chicago boys) que soncapaces de elaborar modelos economtricos muy sofisticados, sien ellos se excluye la variable de la dependencia externa.

    No hay necesidad de argumentar para demostrar las conse-cuencias de una educacin muy avanzada tcnicamente hablan-do, pero ineficaz para un autntico desarrollo de nuestros pue-blos. Basta con tener en cuenta lo acaecido con las consecuen-cias del proceso de globalizacin neoliberal que hemos sufrido:permiti en algunos pases un fuerte crecimiento econmico conla penetracin de multinacionales aptridas. Se logr un mayor

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    17

    nivel de ingresos de sectores privilegiados de la sociedad, pero almismo tiempo acentu las desigualdades sociales. Poco o nadaayudaron para atenuar las situaciones de marginalidad y exclu-sin social. La sola educacin no es suficiente para realizar laigualdad al interior de la sociedad.

    Lo que aqu he querido destacar es que la educacin por ssola no cambia ni desarrolla nada. Pero sin ella, no existe posibi-lidad alguna de transformacin social, ni de desarrollo. Lastransformaciones sociales pasan, en ltima instancia, por loscambios estructurales que se pueden hacer desde una poltica deEstado orientada a la construccin de una sociedad ms justa yfraternal. La educacin puede ayudar con todas sus potencialida-des cuando existe una voluntad poltica de hacerlo y se toman lasmedidas conducentes para lograrlo.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    18

    II. Cmo mejorar la calidad de

    la educacin y los resultados

    educativos

    El concepto calidad de la educacin es un mnibus lingsticoal que todos se suben. No he conocido a nadie que est encontra. Se trata de un concepto que encierra una multiplicidad designificados y tambin un contrasentido o paradoja: qu es laeducacin carente de calidad? No cabe duda de que es uno de losretos fundamentales de la educacin, pero: en qu consiste?,cmo lograrla?

    La sntesis que presentamos est muy lejos de ofrecer un pa-norama relativamente exhaustivo sobre el tema. Son apenas al-gunas notas para reflexionar.

    Durante muchos aos la calidad educativa estaba asociada ams cantidad. El nfasis se puso en atender los aspectos cuanti-tativos:

    Bsicamente asociada a la cantidad de escolarizacin,creando las condiciones para que exista una mayor escolari-zacin en todos los niveles educativos.

    Se parta del supuesto de que altos niveles de financiamientose traduciran en una mejor calidad educativa; no cabe dudade que un mejor presupuesto educativo es condicin necesa-ria para mejorar la educacin, pero ello no garantiza por smismo la calidad de la educacin.

    Mayor nmero de profesores y maestros. Incrementar el presupuesto. Mejorar la infraestructura, especialmente la construccin de

    mejores edificios escolares. Disponer de mayor cantidad y mejor calidad de los recursos

    didcticos. Asegurar la universalizacin de las enseanzas generales

    bsicas a toda la poblacin.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    19

    En este momento histrico, la idea de la mejora de la educa-cin estaba asociada a los derechos sociales y polticos de todoslos ciudadanos.

    Actualmente se pone el nfasis en atender los aspectos cuali-tativos, sin descuidar los aspectos antes mencionados.

    Inicialmente se pens que la manera ms adecuada era me-jorar el nivel educativo del profesorado. Como consecuencia deello, la capacitacin docente se consider prioritaria y lo ms im-portante. El esfuerzo no ha sido en vano, pero se dieron tres re-sultados que no necesariamente mejoraron la calidad de la edu-cacin:1. En algunas experiencias hubo una saturacin de informacin

    y, con frecuencia, esa informacin no se transform en cono-cimiento.

    2. Como consecuencia de lo anterior, lo que se recibe en los cur-sos, conferencias y jornadas de formacin docente no se tra-duce en innovaciones o cambios significativos en la praxiseducativa:

    Una cosa es lo que los docentes reciben como formacin: co-nocer nuevos enfoques pedaggicos, y nuevas experienciaseducativas.

    Otra cosa es lo que los docentes hacen con lo que recibencomo formacin y lo que efectivamente trasladan a su praxiseducativa.

    Sin embargo, hay docentes que han aprovechado la forma-cin recibida y las lecturas que han hecho para mejorar su la-bor cotidiana, pero el contexto institucional en donde reali-zan su labor docente obstaculiza o bloquea todo cambio sig-nificativo. Esto ocurre por varias razones: No encuentran respaldo en las autoridades del centro (hay

    directores de centros educativos que actan como si nonecesitasen reciclarse), pero lo peor, ignorantes de loscambios producidos en la sociedad y en la pedagoga, noaceptan ninguna sugerencia que signifique innovar lo queya se hace.

    No encuentran colaboracin o participacin en otros do-centes, enfermos de algunos de los virus de la educacin alos que aludimos en otra parte.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    20

    No encuentran inters ni motivacin en los estudiantes,actitud y comportamiento propio de los adolescentes pa-sotas (los que pasan de todo y nada les interesa).

    3. En algunos pases en donde los cursos, jornadas y congresosdaban puntaje, produjo un cambio de expectativas en los do-centes que participaban en actividades de formacin. Capa-citarse para mostrar la prctica educativa les haca esperarremuneraciones acordes a su capacitacin. Al no darse esosincentivos, perdieron y atenuaron sus propsitos de renova-cin.

    La necesidad de hacer la formacin en los mismos

    centros educativos

    Sin embargo, con otros colegas, haciendo autocrtica de nuestrotrabajo, hemos llegado a la conclusin de que han sido limitadoslos cambios que se lograron, si la tarea de formacin es una laborque se realiza con profesores aislados que asisten a cursos, jor-nadas, etctera, a ttulo personal. Esto hay que seguir hacindo-lo, pero debemos tender a que la formacin implique al claustrode profesores de cada centro.

    En los ltimos aos, sin dejar de hacer todo lo que hemos se-alado precedentemente, se relativiz su importancia y se consi-dera necesario mejorar los centros educativos como unidadesoperativas de cambio e innovacin. Con ello se trata de involu-crar al conjunto del cuerpo docente de cada institucin educati-va, aunque siempre haya los que tienen telaraas mentales y es-tn anquilosados sin ninguna motivacin para mejorar. Al fin decuentas, lo que se propone actualmente es un nuevo modelo deformacin docente para mejorar la calidad de la educacin.

    Esta labor conjunta en cada centro se complementa en otrostres aspectos que hay que mejorar para lograr una educacin demayor calidad y mejores resultados:1. Mejorar los estilos de direccin.2. Racionalizar el gasto. Aun cuando muchos centros sufren

    una insuficiencia de recursos, no se aplica el principio decosto-beneficio.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    21

    3. Y, como complemento de todo lo anterior, mejorar el clima or-ganizacional, factor importante y decisivo que condiciona elfuncionamiento del centro educativo.El clima organizacional permite que el trabajo en el centro

    educativo sea ms productivo y gratificante. Cabe sealar queexiste un nivel macroeducativo y un nivel microeducativo quecondiciona el clima organizacional.

    A nivel macroeducativo, existen cuatro condicionamientosprincipales:1. El reconocimiento social que tienen los educadores.2. Las condiciones econmicas del salario.3. Las polticas administrativas relativas a los ascensos.4. Que la poltica de la entidad rectora en materia de educacin

    procure que los centros educativos dispongan local, equipa-miento y material bibliogrfico necesario para la labor edu-cativa.A nivel microeducativo, el clima organizacional depende de

    los siguientes factores principales: El trabajo en s mismo: tipo de actividades que realizan los

    docentes, recursos, espacios y equipamientos, dotacin delaboratorios y salas de tecnologa.

    Posibilidades de asumir responsabilidades y de participar enlas decisiones del cuerpo docente.

    Oportunidad de hacer aportes, presentar iniciativas y que es-tas sean atendidas.

    Existencia (o no) de un ambiente de relaciones interpersona-les gratificantes entre los docentes.

    Grado de disciplina y rendimiento acadmico del alumnado.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    22

    III. Los cuatro elementos

    bsicos de la praxis educativa

    La enseanza es una profesin ambivalente. En ella te puedes

    aburrir soberanamente y vivir cada clase con una profunda

    ansiedad; pero tambin puedes estar a gusto, rogar cada da al

    cielo con las manos y vivir con pasin el descubrimiento que, en

    cada caso, hacen los alumnos.

    Jos M. Esteve

    La praxis educativa es un acontecimiento complejo que impli-ca cuatro elementos fundamentales que retroactan entre s.De la forma en que esta interaccin se produce depende en bue-na parte la calidad de la educacin.

    1. El educador

    Podemos llamarlo tambin maestro, profesor, animador, facilita-dor. Es el factor ms importante (aunque no exclusivo) para me-jorar la prctica educativa. Un buen docente puede educar, intro-ducir cambios en la escuela y producir innovaciones, aun conuna mala ley de educacin, y aun sin ley de educacin. Para ellodebe tener un cierto nivel de conocimientos acerca de lo que en-see, habilidades de comunicacin y capacidad emptica.

    Un docente debe ser consciente de que es preferible empren-der y realizar el ms pequeo cambio que no hacer nada y vivirquejndose por lo mal que estn las cosas. En este mundo no seconsigue lo posible, si no se intenta lo imposible una y otra vez.

    Como vivimos en un mundo cambiante, el docente debe serconsciente de que el verdadero maestro, como deca Tolstoi,es solo aquel que sigue educndose a s mismo, mediante la vo-luntad de perfeccionarse sin fin: no hay que ensear solo lo quenos ensearon, ni ensear como nos ensearon. De ah la necesi-

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    23

    dad de educacin permanente con el fin de profundizar sus cono-cimientos, mejorar su maduracin personal y desarrollar suscualidades didcticas.

    Si el maestro trabaja ilusionadamente, ese solo hecho creaun clima favorable para aprender. La biofilia, el amor a la vida, hade caracterizar el modo de ser docente, y su arte supremo ha deser despertar el gusto y la alegra por aprender.

    Un docente ensea: Por lo que dice: vale algo, ms bien poco; cuando alguien

    dice: haz lo que yo digo, no lo que yo hago es algo repudia-ble, escandaloso si es un maestro.

    Por lo que hace: tiene ms valor, en vez de decir hagan es-to, hacerlo; los alumnos hacen lo que ven hacer, mucho msque lo que el docente dice que hagan.

    Por lo que es: lo testimonial es lo que verdaderamente edu-ca: pues ensea una forma de vida en la que se expresa laforma de realizarse como ser humano.Y el mejor testimonio que puede ofrecer un maestro es mos-

    trar (por su modo de ser y hacer) que la vida merece vivirse cuan-do se tiene un proyecto de vida que va ms all de los propiosintereses y necesidades personales.

    El docente que es un verdadero maestro es aquel que es ca-paz de animar, infundir vida, movilizar, inquietar, sembrar ilusio-nes. Tiene que creer en sus alumnos(as), aun en los ms dsco-los. Y ese confiar en ellos, no es tanto por lo que les dice, sino porla posibilidad que les da para ser ellos mismos. He de decir, amodo de sntesis, que la funcin del maestro es encender un fue-go en cada alumno para que l sea protagonista de su propiavida.

    Decenas y decenas de pginas se pueden escribir sobre la fi-gura del educador, de sus roles cambiantes en el trasfondo defunciones constantes. Me limitar a sealar cinco cuestiones queme parecen significativas:1. El valor de la honestidad del docente que est por encima de

    su propia imagen, en cuanto a reconocer lo que no sabe. Antela pregunta de un alumno sobre algo que no tiene respuesta,cuando el profesor o maestro dice esto no lo s, est ense-ando; mejor dicho, est educando en el valor de la honesti-dad.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    24

    2. Hay un baremo para medir lo que el docente sabe en cuantodocente. Se puede formular sintticamente de la manera si-guiente: nadie sabe cunto sabe hasta que tiene que ensearlo que sabe. Hay docentes que tienen el secreto de ser aburri-dos, otros de no ser entendidos por el barullo mental que tie-nen y otros que se hacen odiar por su prepotencia y autorita-rismo con el que quieren ocultar su incompetencia.

    3. Comprender la dimensin humana del proceso de ensean-za-aprendizaje; de ah la importancia de aprender todo lo re-ferente a la dimensin emocional en el trato con sus alumnos(de ello hablar en otro apartado).

    4. Tener en cuenta que la educacin en valores no consiste entransmitir una tica prediseada. En este punto hay que re-cordar a Montaigne cuando afirma que un nio no es una bo-tella que hay que llenar, sino un fuego que hay que encender.

    5. Por ltimo, aunque estemos muy lejos de hacer una enume-racin relativamente completa, hacemos referencia a la tri-ple C, que configura el estilo del buen educador. Debe ser:

    Competente: conocer bien la asignatura que ensea, prepa-rar responsablemente sus clases. Eso no basta, tiene que sa-ber comunicar, lo que supone dominar los cdigos y canalesde comunicacin: verbales, gestuales y tener un dominioadecuado en el uso de los apoyos audiovisuales.

    Coherente: ser coherente entre lo que dice, ensea y hace. Comprometido: expresado por la generosidad en su apertura

    y preocupacin por sus alumnos, poniendo de relieve aquelloque Emmanuel Mounier sealaba como el aspecto funda-mental de toda persona: la capacidad de ser para el otro yque algunos psiclogos llaman la sensibilidad alterocntri-ca.

    2. El educando

    A lo largo de la historia de la educacin, segn hayan sido las ten-dencias predominantes en cuanto al modo de concebir y realizarel acto educativo, se han puesto diferentes nfasis en lo referenteal factor que se considera ms decisivo en el proceso de ense-anza-aprendizaje.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    25

    En ciertos momentos se consider que ese factor era el edu-cador (el docente); en otros, la preeminencia se dio a los queaprenden. La balanza sobre el peso relativo de los factores inter-vinientes se ha movido entre el learning (el aprendizaje) y el tea-ching (el ensear). Hablo de nfasis o de importancia relativa,porque nadie ha sido tan simplista como para considerar un solofactor Actualmente, en la pedagoga moderna el nfasis se po-ne en el que aprende; se trata, pues, de una concepcin paido-cntrica. De ah que el educador debe sensibilizarse en el enfo-que pedaggico centrado en el que aprende y desarrollar una re-lacin de ayuda basada en una relacin emptica.

    El educando se considera como el responsable ltimo e in-sustituible de su propio aprendizaje. El constructivismo enfatizade manera particular el considerar que el sujeto que aprende de-be ser activo y participante en el proceso mismo de adquisicinde conocimientos. El esfuerzo personal del educando no puedeser sustituido por nadie. De lo que se trata es de que los alumnosaprendan a aprender, lo que los constructivistas denominanproceso de autoestructuracin de nuevos conocimientos. CarlRogers deca: El aprendizaje social ms til es el aprendizajedel proceso de aprendizaje.

    Muchos y variados factores y circunstancias inciden paraque el educando se haga responsable de su propio aprendizaje.De todos ellos vamos a sealar dos: que el alumno est motivado(y obviamente que el educador sea capaz de motivar) y que lo quese le ensea sea para l significativo (significatividad lgica y sig-nificatividad psicolgica) y que los conocimientos que recibansean para l funcionales. Para motivar hay que adecuar los mto-dos de enseanza y que esta sea activa con contenidos adecua-damente seleccionados.

    3. Los componentes del currculum

    Cuando se hace referencia a los componentes del currculum, yen especial a las decisiones que se han de tomar para su elabora-cin, hay coincidencia en sealar que estos pueden agruparse encuatro grandes cuestiones principales: qu ensear, cundo en-sear, cmo ensear y qu, cmo y cundo evaluar. A ello se sue-

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    26

    le aadir todo lo referente a la orientacin y tutora y los mediosde atencin a la diversidad.

    La relacin educador-educando es asimtrica: uno tiene queensear y el otro tiene que aprender. No se trata de una relacinigualitaria, como algunos haban deducido del libro de Freire so-bre La educacin liberadora.

    Podramos resumir todo esto en el siguiente esquema sobrelas decisiones que se han de tomar acerca del proyecto curricu-lar:

    DECISIONES DEL PROYECTO CURRICULAR

    Qu ensear? Contenidos educativos. Se trata del conjuntode asignaturas y actividades previstas que hacen referenciaal conjunto de los aprendizajes que se consideran necesariosen un momento histrico determinado y en una sociedad con-creta.

    Cundo ensear? Secuenciacin y temporalizacin de obje-tivos y contenidos. La secuenciacin hace referencia a la or-ganizacin y desarrollo de los contenidos, de modo que seasegure un orden y una progresin lgica en la presentacindel aprendizaje. La temporalizacin consiste en distribuir lostiempos concretos en que se desarrollan las secuencias en elaula. Se trata de que lo que se ensee encaje con lo que elalumno sabe y con lo que tiene que aprender. No se puede en-sear cualquier cosa en cualquier momento, para que la en-seanza sea significativa.

    Cmo ensear? Estilo y estrategias pedaggicas. Aspectosinstrumentales y operativos. Para ensear no basta con sa-ber la asignatura que se ensea: es necesario tener una es-trategia pedaggica y mtodos de enseanza-aprendizaje.

    Qu, cmo y cundo evaluar? Estrategias y procedimientosde evaluacin que, en la prctica educativa, deben ser un ins-trumento y parte del proceso de enseanza-aprendizaje. Laevaluacin es para apreciar el aprovechamiento de los edu-candos y apreciar, tambin, en qu medida se han consegui-do (o no) los objetivos educativos propuestos. La evaluacinno es para saber lo que los alumnos no saben, sino para me-jor aprovechar su formacin.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    27

    Orientacin y tutora. Accin de ayuda y orientacin paralelaa la accin del docente, con el fin de optimizar el procesoeducativo, teniendo en cuenta la capacidad y potencialidadde cada alumno.

    Medidas de atencin a la diversidad. Se relaciona con la lla-mada educacin personalizada, conforme a la cual se pro-cura desarrollar las potencialidades de cada uno segn susposibilidades, dentro del contexto de una oferta plural. Ope-rativamente, este objetivo se logra a travs de una diversifi-cacin curricular como respuesta a las diferencias individua-les. Atiende a necesidades educativas especiales de quienestienen algn tipo de discapacidad fsica, psquica o sensorial.Tambin debe prestar atencin diversificada a los nios su-perdotados.

    4. El medio

    Es el contexto o circunstancia en que tiene lugar la experienciade enseanza-aprendizaje. Se trata del conjunto de los factoressociales, econmicos, culturales y polticos (y la forma en que re-troactan entre s) y que condicionan el funcionamiento del siste-ma educativo. Estos factores son cambiantes y se expresan demanera diferente en distintas coyunturas histricas.

    La escuela y los educadores sufren el condicionamiento de lasituacin o momento histrico en que se vive. Hay un condiciona-miento econmico, segn sea la importancia (expresada en elpresupuesto) que le otorga la administracin pblica. Por otro la-do, tambin influye el reconocimiento social que tienen los do-centes de la sociedad en su conjunto y de los distintos grupos ysectores de la misma.

    El conocimiento y comprensin de esta situacin contextualnos revela y pone de manifiesto:

    Los factores que condicionen el funcionamiento del sistemaeducativo en su conjunto, principalmente la educacin pbli-ca, aunque no de manera exclusiva, porque tambin afecta aescuelas de gestin privada.

    Todo lo anterior condiciona la labor de los educadores y, porsupuesto, de los educandos, por la forma que influye la situa-cin contextual en la familia a la que pertenecen (algunos que

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    28

    carecen de ella). Lo educandos tambin estn condicionadosen su modo de ser y de hacer por sus grupos de referencia yde pertenencia. De manera especial, los compaeros de es-cuela juegan un papel muy importante. Todo esto configurauna serie de mediaciones y predisposiciones.Estas breves consideraciones nos ponen de relieve la falacia

    de una afirmacin muchas veces repetida acerca de la igualdadde oportunidades. Para algunos, eso era posible con solo el ingre-so al sistema educativo. Se parta del supuesto de que la escuelasera un factor democratizador por excelencia y que el solo acce-so a la educacin era la clave de la igualdad.

    La desigualdad social es un factor hondo y decisivo que obs-taculiza la igualdad de oportunidades. Las condiciones de parti-da limitan las posibilidades de las personas a lo largo de su vida.Algunos estudios realizados por el INCE en Espaa revelan queel nivel cultural de las familias provoca una diferencia de 14 pun-tos entre los alumnos. En Argentina, los estudios realizados porCETERA ponen de manifiesto que los niveles de desercin cre-cen en los hogares pobres, donde los estudiantes se ven forzadosa dejar la escuela para buscar trabajo. La desercin aumenta amedida que se deterioran las condiciones econmicas.

    Esto no obsta para que la escuela haya sido y siga siendoun canal de movilidad ascendente. Hay personas que, desde lapobreza, han llegado a ser escritores, empresarios, profesores.Pero estos logros que algunos alcanzaron por sus esfuerzos per-sonales son excepciones. La dramtica situacin de Amrica La-tina, en donde alrededor de 100 millones de personas viven ensituacin de pobreza, 30 millones son analfabetos y 110 millonesno terminaron la educacin primaria, no nos permite hablar deigualdad de oportunidades.

    Se ha dicho que la educacin es un factor importante para elfortalecimiento de la democracia. Esto es igualmente cierto, peroes necesaria la democratizacin del sistema educativo. Para ellohay que terminar:

    Con los personajillos o burcratas que suelen existir en lasoficinas educativas gubernamentales. Cuestin agravadacuando son ignorantes de las cuestiones educativas y, ade-ms, sin ganas de aprender.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    29

    Con los directores, rectores, supervisores e inspectores delorden y mando.La democratizacin comienza en la escuela: democracia in-

    terna en su funcionamiento y procurando la mayor implicacinde los padres y las madres en todo lo que concierne a la educa-cin de los hijos.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    30

    IV. La importancia de la

    dimensin emocional en la

    prctica educativa

    En la educacin tradicional, las emociones han sido escasa-mente consideradas. El nfasis ha estado puesto en la razn,en la dimensin cognitiva; a raz de esto se ha menospreciado loque queda fuera de la racionalidad. Como consecuencia de elloexiste un analfabetismo emocional generalizado.

    Esta perspectiva o concepcin del ser humano, que conside-ra que la nota distintiva del mismo es la racionalidad, es una for-ma de empobrecimiento vital. El ser humano es razn, pero estambin sentimientos, emociones, pasiones; risa, llanto, tristeza.Lo que nos hace verdaderamente humanos es la mezcla/combi-nacin de todo eso.

    La afectividad y el mundo de los sentimientos concierne a lascuestiones ms profundas y hondas del ser humano. Sin embar-go, mucha gente tiene miedo de expresar sus sentimientos yemociones. Como seres cariosos y erticos que somos, tenemosque aprender a expresar con libertad y naturalidad nuestra emo-cionalidad. No hacerlo es un bloqueo que impide la expresinplena de nuestra personalidad. Por otro lado, las emocionesconstituyen una parte importante de los mecanismos de motiva-cin que, como todo educador sabe muy bien, juega un papel re-levante en el proceso de aprendizaje y en muy variadas formasde accin para el logro de diferentes objetivos.

    Goleman, en su libro sobre La inteligencia emocional, al ha-blar de los acuerdos cooperativos entre cabeza y corazn, pensa-miento y sentimiento, nos dice: Este circuito explica por qu laemocin es tan importante para el pensamiento eficaz, tanto enla toma de decisiones acertadas como en el simple hecho de per-mitirnos pensar con claridad.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    31

    La importancia de lo emocional ya fue destacada hace variossiglos por Leonardo da Vinci: Cualquier saber nuestro tiene susprincipios en los sentimientos. Alexis Carrel, Premio Nobel deMedicina, se expresaba de manera parecida: No es la razn, si-no los sentimiento los que conducen al hombre a la cumbre de sudestino. Por su parte, Albert Einstein, que es una expresin m-xima del pensar cientfico, deca: Los sentimientos son la fuerzafundamental de toda creacin humana, por ms sublime que talcreacin parezca ante nuestros ojos.

    Decamos al comienzo de este prrafo que durante muchasdcadas, en el mbito de la educacin, se dio prioridad al desa-rrollo cognitivo de los alumnos. A la luz de los aportes de la neu-rociencia y de ciertas corrientes psicolgicas, la consideracines inversa: nuestros afectos y sentimientos nos hacen ms inteli-gentes y ms creativos. En el sistema lmbico, especialmente enla amgdala y sus interacciones con las reas corticales involu-cradas con la cognicin, es la forma en que las emociones incidensobre la cognicin, y viceversa. Esto explica por qu las emocio-nes influyen sobre el pensamiento eficaz y la toma de decisiones.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    32

    V. Los virus de la educacin

    Hemos hecho algunas referencias a cuestiones puntuales quepueden ayudar a mejorar la calidad de la educacin. Perotambin existe lo que podemos llamar los virus de la educacin,en cuanto agente infeccioso del proceso educativo. Mientras noexista vacuna en contra de estos virus, resultan infructuosos loscursos y jornadas de formacin docente. Nos vamos a limitar asealar media docena de ellos y que, a nuestro parecer, son losmayores obstculos para mejorar la calidad de la educacin.

    Virus 1

    Creo que el virus ms pernicioso es la desmotivacin de los do-centes y la rutina en las prcticas pedaggicas. He conocido pro-fesores (de nivel medio y universitario) que van a impartir claseso a dictarlas llevando sus apuntes (carpetas, folios o cuader-nos) de hojas amarillas con el paso de los aos, durante los cua-les nada cambiaron, mejoraron o corrigieron: los mismos conte-nidos y ancdotas, y a veces los mismos chistes. Santos Guerraexplica muy bien las dos vertientes de rutinizacin de las prcti-cas pedaggicas que se complementan y condicionan:1. Una personal, por la que cada profesor mecaniza sus prcti-

    cas e incluso sus actitudes y su pensamiento.2. Otra institucional, que posee elementos personales y es-

    tructurados, la rutina del docente y la rutina de la escuela.Por su parte, la desmotivacin y la rutina se combinan de ma-

    nera ptima para producir otro virus, o al menos su caldo de cul-tivo: hacer opaca y aburrida la tarea educativa.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    33

    Virus 2

    La falta de alegra, de ilusin y de entusiasmo por parte de los do-centes. La tarea docente se hace opaca y aburrida cuando el edu-cador es incapaz de transmitir alegra y carece de humor peda-ggico conforme con aquello que hace siglos haba recomenda-do Comenius: en la clase debe intercalarse lo jocoso y lo serio deuna manera alegre, de tal forma que lo agradable siempre estunido con lo til.

    Esta opacidad se produce, sobre todo, cuando el docente tra-baja sin ilusin, realizando sus tareas sin entusiasmo, ni alegra,incapaz de ser un animador que alienta el aprendizaje. Hacequince siglos, San Agustn escribi: que el maestro ensee conla mayor alegra posible, pues cuanto ms alegre sea, tanto msgustosamente se le escuchar.

    La prctica educativa se vuelve aburrida y rutinaria cuandoel educador no encuentra sentido a lo que hace, ni gratificacinpor su trabajo. Algunos docentes se preguntan muchas veces:para qu vengo a la escuela? Cuando no hay respuestas claras yestimulantes, el docente est condenado a ser indefectible-mente aburrido o estar desilusionado.

    Otra forma en que este virus se manifiesta, y que afecta a latarea educativa, es la seriedad pedante o la solemnidad vacadel que ensea; con ello se puede aparentar lo que no se es y di-simular u ocultar lo que s es. Con ese estilo nunca habr alegrani en ensear ni en aprender.

    Sin que agotemos el listado de las manifestaciones del virusde la opacidad, hemos de sealar la falta de tica de aquellos quetienen cargos de responsabilidad (director, inspector, supervisor,etctera) y aceptan corruptelas de diferente naturaleza.

    Virus 3

    Otro virus generalizado en el mbito educativo es el individualis-mo. Cada docente va a su aire (cada maestrillo con su librillo), sinque le importe en absoluto lo que ensean los otros colegas. Noes extrao encontrar lo he constatado en muchos colegios queun mismo tema ha sido tratado en varias asignaturas. Cada unoen su feudo, en el mejor de los casos constituyendo grupsculos

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    34

    que no siempre tienen como principal inters las cuestiones pro-piamente educativas.

    Por su parte, cada alumno est bsicamente preocupado poraprobar las asignaturas (algunos con el menor esfuerzo posible)y, en el otro extremo, otros esforzndose por obtener las mejoresnotas posibles, ya que el xito en la escuela preanuncia el xitoprofesional en el sentido de tener la posibilidad de trepar la pir-mide del prestigio social.

    Todo esto, en ciertas circunstancias, es exacerbado por unaespecie de darwinismo pedaggico: lo que importa es estar porencima de los dems. En ese ambiente, la competitividad se vuel-ve extrema. No se trata de mejorarse como persona, sino de serel primero de la clase, el que obtiene las mejores calificaciones.En el polo opuesto estn los pasotas, los que pasan de todo, alos que nada les interesa. Es otra forma de individualismo, pues-to que, centrados en s mismos, carecen de todo sentido de soli-daridad.

    Virus 4

    Un cuarto virus es el poco aprecio por la formacin profesional y,a veces, su desvalorizacin (escuelas tcnicas, escuelas de artesy oficios, como antes se les denominaba). La paradoja viene dadapor el hecho de que las salidas profesionales de las carreras tc-nicas ofrecen ms posibilidades para encontrar un puesto de tra-bajo, pero suelen ser menos valoradas, ya sea por razones cultu-rales o de prestigio.

    Virus 5

    Otro peligroso y pernicioso virus para la formacin de los estu-diantes es la intoxicacin gramatical y su capacidad de perderel gusto por la lectura. El escritor espaol Luis Landero, con mu-cha profundidad e irona, ha explicado este virus, aunque no lollamara con este nombre. A finales de 1999 escribi en el diarioEl Pas: Tengo un joven amigo que, despus de diez aos de es-tudiar gramtica, se ha transformado en un analfabeto de lo msilustrado. Se trata de un estudiante de bachillerato de nivel me-dio, como tantos otros, y aunque tiene dificultades casi insalva-

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    35

    bles para leer con soltura y criterio el editorial de un peridico,es capaz sin embargo de analizar sintcticamente el texto queapenas logra descifrar. Su lxico culto es pobre, casi de supervi-vencia, pero eso no le impide despiezar morfolgicamente, comobuen tcnico que es, las palabras cuyo significado ignora y enu-merar luego de corrido los rasgos del lenguaje periodstico y co-mentar las perfrasis verbales y explayarse aun en otras lindezasformales de ese estilo.

    En diferentes pases se realizaron estudios acerca de lo quelos nios y nias leen mientras estn en la escuela primaria y loque luego leen cuando han hecho dos o tres aos de bachillerato.En general leen mucho menos, como si el gusto por leer se hubie-se perdido. Algunos atribuyen esta circunstancia a la buena ysacrosanta causa que es el aprendizaje de la lengua, o sea, el es-tudio de la gramtica, como si esta no se aprendiese mucho me-jor leyendo o escribiendo. Sin duda hay otros factores, pero la in-toxicacin gramatical es un factor importante. As como las eva-luaciones a veces hacen perder el placer de estudiar, la gramti-ca cuando intoxica hace perder el placer de leer.

    Virus 6

    Por ltimo lejos an de agotar el listado de los virus que sufrela educacin, sealamos uno que afecta o dificulta una forma-cin ms integral de los educandos: la no valorizacin, en todo susignificado o importancia para la formacin humana, de las asig-naturas artsticas como msica, canto, teatro, plstica o dibujo;y, en otro orden de cosas, la no valorizacin de la educacin fsi-ca. Todas estas asignaturas, de ordinario infravaloradas, son lasque ms pueden ayudar a la formacin de la sensibilidad artsti-ca y a la captacin de la belleza. Por otro lado, este tipo de forma-cin sirve para compensar la sobrecarga de lo racional-intelec-tual que desde siempre parece haber existido en la educacin,mediante el desarrollo de la dimensin afectivo-emocional.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    36

    Anexos

    Anexo 1Cmo ha ido variando a lo largo de los ltimos sesenta

    aos la preocupacin central de la escuela

    La escuela tradicional estaba preocupada por transmitir co-nocimientos; ms bien, yo dira que por transmitir informa-ciones, algunas intiles y otras muy poco tiles. La pedagoga es-taba asentada en una estructura piramidal, fundamentada en laautoridad y la disciplina, el formalismo, el didactismo y la memo-rizacin.

    A mediados del siglo XX, y ms acentuadamente en la dcadadel sesenta, bajo la influencia del modelo conductista predominla propuesta del aprender a hacer; la escuela estaba fuertementeenfocada al aspecto pragmtico y utilitario.

    Luego, el modelo cognitivista consider que lo ms importan-te era el aprender a aprender y aprender a pensar. Las nuevasestrategias educativas suponen un trnsito del magistrocentris-mo (el nfasis puesto en el que ensea) al paidocentrismo (el n-fasis puesto en el que aprende). Los nuevos procedimientos di-dcticos procuraban hacer posible la consecucin de los objeti-vos propuestos.

    Actualmente comienzan a vislumbrarse dos ideas en cuantoa lo que debera ser la preocupacin principal de la escuela: en-sear a ser personas y a convivir; esto es, para ser personas hayque aprender a vivir:

    Aprender a vivir, no en el sentido de que la escuela debe pre-parar para la vida, sino que la escuela sea la vida misma.

    Aprender a convivir: una escuela cuyo modo de funcionar seauna formacin para la convivencia y el aprendizaje coopera-tivo que empieza en los primeros aos y pasa por diferentesfases segn la evolucin de los nios y adolescentes.Lograr unos niveles de convivencia y de relaciones amistosas

    es una tarea primordial y difcil. Desde hace unas dos dcadas, el

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    37

    fenmeno denominado violencia escolar es una preocupacin encasi todas las instituciones educativas (escuelas primarias y se-cundarias). La mejor medida preventiva es lograr una conviven-cia pacfica. Este estilo educativo, que consiste bsicamente enresolver las diferencias y los problemas excluyendo toda formade agresividad y de violencia, no es solo una forma de prevenir laviolencia en la escuela, sino tambin un modo de formar futurosciudadanos convivenciales, tolerantes, respetuosos y dialgicos.Para ello, en la escuela tienen que aprender a dialogar, a disentircon absoluto respeto de las personas, a saber argumentar y justi-ficar lo que piensan.

    Anexo 2Sugerencias para ensear en y para la libertad

    Cuando te levantes cada da, antes de ir a la escuela, si dicesotro da ms, ello revela que ests desanimado. No eres el ni-co o la nica que sufre este desnimo: el malestar docente (burnout), que algunos llaman tambin sndrome del quemado, es unsentimiento que se apodera de los profesionales de cualquiercampo, cuando tienen la sensacin de que su trabajo no es til.

    Sera injusto exigirte herosmo, comprendo tu situacin. Pe-dirte que aceptes estas sugerencias sera revelar, de mi parte,una gran incomprensin del sufrimiento humano De todos mo-dos te pido que las leas: yo sera muy feliz si te ayuda a que elbarco de tu vida encuentre su timn. Por de pronto, procura nocomenzar cada da desde una visin pesimista y derrotista. Estomalogra lo mejor que hay en ti.

    En la educacin, y en todos los mbitos de la vida, es preferi-ble dar aunque sea un pequeo paso, antes que resignarse di-ciendo y justificndose con el argumento de que no se puede ha-cer nada.

    Prepara responsablemente las clases y actividades para quesean atractivas y dinmicas. Ensea con alegra y entusiasmo.

    Que los contenidos de lo que enseas sean significativos,tanto desde el punto de vista lgico, psicolgico y social. Es decir,que interesen a tus alumnos. Recordando el consejo de Freireque debemos pasar de la pedagoga de la respuesta a la pedago-ga de la pregunta.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    38

    No esperes nunca tener un curso homogneo; la heterogenei-dad es algo inherente a los grupos humanos: lo es tambin en elaula. En cada curso que tendrs a lo largo de tu vida docente teencontrars con un grupo heterogneo de alumnos.

    S amigable, dialgico, positivo y emptico con tus alumnos.Gana la confianza y el afecto de ellos, excluyendo toda forma deautoritarismo, coercin o de expresiones melosas. Recuerda quela educacin personalizada exige que cada alumno se sienta al-guien en la forma como lo trates, y no algo impersonal.

    Algrate de que los alumnos te pregunten y preocpate porlos que nunca preguntan. Procura que todos los alumnos partici-pen fructferamente en la dinmica general del trabajo en el aula.Mantenlos activos. Refurzalos positivamente.

    No tienes que ser un simple transmisor de informacin y co-nocimientos; debes ofrecer desafos y alentarlos para que tomenuna posicin activa, como agentes de su propia formacin.

    Permite que los alumnos aporten ideas, sugerencias y pro-puestas de toda naturaleza, entre ellas cmo mejorar las clases.

    Utiliza diferentes formas de apoyo y recursos visuales. Hazun uso razonado, equilibrado y creativo de las mismas. Esto su-pone y exige pensar al mismo tiempo en sus responsabilidades/posibilidades y en sus riesgos/distorsiones para la prctica edu-cativa.

    Integra lo audiovisual como recurso dentro de las prcticaseducativas. Para ello, todos necesitamos una alfabetizacin vi-sual. Esto supone aprender el lenguaje de la imagen como algodistinto del lenguaje oral y del escrito.

    En el uso de estas nuevas tecnologas, a las que aludimos enlos dos ltimos puntos, tenemos que tener en cuenta que nadapuede sustituir la comunicacin interpersonal.

    Procura que en la clase no haya dos focos de atencin, de mo-do que los alumnos puedan estar concentrados en lo que estntratando o haciendo.

    Despus de preguntar, deja el tiempo necesario, de modo quelos alumnos estn concentrados en lo que se est tratando y ha-ciendo.

    Tanto como sea posible hay que salir de las paredes de la es-cuela; la educacin extramuros es absolutamente necesaria. Yasea que se visite una granja, una fbrica o un museo.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    39

    Por ltimo (sin que las sugerencias que he realizado sean ex-haustivas), no olvidar nunca que, como educador, eres un refe-rente muy importante para tus alumnos, por lo que dices, hacesy, sobre todo, por lo que eres.

    Anexo 3Qu valores ensear

    Cuando hablamos de valores podemos aludir a los valores ticos,estticos, lgicos y econmicos. Si nos ceimos al mbito de laeducacin, se habla de valores ticos. Dentro de ese contexto, laeducacin en valores es un tema central en todas las sociedadesy en todos los tiempos.

    Los valores son, en lo ms profundo, una opcin personal decada ser humano, en relacin con lo que se considere como bue-no o malo, lo que debe hacerse o dejar de hacer.

    La educacin nunca es neutra, es decir, nunca es avalorativa,ni tampoco no-directiva. La cuestin es: qu valores hay que en-sear? En el modelo de sociedad que se quiere alcanzar y el tipode hombre y mujer que se quiere formar, es el marco referencialms importante. Se trata de la respuesta al para qu de la educa-cin que, en el fondo, como ya lo indicamos, es una cuestin pol-tica-filosfica-ideolgica. De ella se ha de derivar la pedagogacapaz de concretarla.

    As formulada, la respuesta a la cuestin qu valores ense-ar, cuando se pretende el trnsito de un tipo de sociedad a otra(el caso de Venezuela, agosto 2009), ello trae aparejado una seriede problemas y de confrontaciones.

    De ah que algunos propongan una zona de acuerdo mnimaen cuanto a los valores a ensear, expresada en la DeclaracinUniversal de las Naciones Unidas, en la que se reconocen los va-lores que dignifican la existencia de todo ser humano, cualquierasea su clase social, raza, etnia, religin o nacionalidad.

    Y con esta formulacin, tambin surge la controversia: cmose pueden reconocer los valores que dignifican al ser humano, enel contexto de la perversidad del capitalismo, el feroz egosmoque fomenta y la falta de solidaridad con aquellos que carecen delo ms elemental para vivir con un mnimo de dignidad?

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    40

    Educacin en valores para vivir es educar para la solidari-dad. Conscientes de que en la sociedad en que vivimos el darwi-nismo social del slvese quien pueda, de no preocuparnos porlos otros, es dominante. A qu conduce esta falta de una ticasolidaria? Lo ilustramos con la sabidura de Quino:

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    41

    El desarrollo como persona es hacerse uno mismo, pero estono se puede lograr como si cada ser humano fuera un tomo ais-lado. Nos hacemos con los otros. Nunca nos realizaremos en ple-nitud sin un sentido de solidaridad con los dems. Para humani-zarnos, la fraternidad y la solidaridad, la capacidad de ser parael otro, como dice Mounier, es una dimensin sustancial de losvalores humanos.

    Adems de la Declaracin de Derechos Humanos, se han he-cho conocer diferentes propuestas acerca de la necesidad decompartir valores que aseguren el destino de los seres humanosy del planeta en que vivimos. Escogemos como elemento de re-flexin dentro de la escuela, el Manifiesto 2000 para la cultura dela paz y la no violencia.

    Me comprometo en mi vida cotidiana, mi familia, mi trabajo, micomunidad, mi pas y mi regin a:

    1. Respetar todas las vidas. Respetar la vida y la dignidad de ca-da persona, sin discriminacin ni prejuicios.

    2. Rechazar la violencia. Practicar la no violencia activa, recha-zando la violencia en todas sus formas: fsica, sexual, psico-lgica, econmica y social, en particular hacia los ms dbi-les y vulnerables, como son los nios y los adolescentes.

    3. Liberar mi generosidad. Compartir mi tiempo y mis recursosmateriales, cultivando la generosidad a fin de terminar con laexclusin, la injusticia y la opresin poltica y econmica.

    4. Escuchar para comprenderse. Defender la libertad de expre-sin y la diversidad cultural, privilegiando siempre la escu-cha y el dilogo, sin ceder al fanatismo ni a la maledicencia yel rechazo del prjimo.

    5. Preservar el planeta. Promover un consumo responsable y unmodo de desarrollo que tenga en cuenta la importancia de to-das las formas de vida y el equilibrio de los recursos natura-les del planeta.

    6. Reivindicar la solidaridad. Contribuir al desarrollo de mi co-munidad, propiciando la plena participacin de las mujeres yel respeto de los principios democrticos, con el fin de crearjuntos nuevas formas de solidaridad.

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    42

    Anexo 4Diez perlas del maestro Fernando Savater

    Todos saben que Savater es un filsofo y ensayista, quizs el mspopular y conocido en los pases que hablan espaol. Si decimosmaestro es porque lo es. Como para dejar un sabor de profundi-dad y lucidez pedaggicos, algunos educadores hemos elegidodiez frases de Savater que iluminan y motivan.

    Vaya por delante que tengo a maestras y maestros por el gremioms necesario, ms esforzado y generoso, ms civilizado decuantos trabajamos para cubrir las demandas de un Estado de-mocrtico.

    Entre los baremos bsicos que pueden sealarse para cali-brar el desarrollo humanista de una sociedad, el primero es, a mijuicio, el trato y la consideracin que brinda a sus maestros.

    Hay que evitar el actual crculo vicioso, que lleva de la bajavaloracin de la tarea de los maestros a su asctica remunera-cin, de esta a su escaso prestigio social y por tanto a que los do-centes ms capacitados huyan a niveles de enseanza superior,lo que refuerza los prejuicios que desvalorizan el magisterio.

    La verdadera educacin no solo consiste en ensear a pen-sar, sino tambin en aprender a pensar sobre lo que se piensa, yeste momento reflexivo el que con mayor nitidez marca nuestrosalto evolutivo respecto de otras especies exige constatar nues-tra pertenencia a una comunidad de criaturas pensantes.

    El aprendizaje es un proceso necesario para llegar a ad-quirir la plena estatura humana. Para ser hombre no basta connacer, sino hay tambin que aprender. La gentica nos predispo-ne a llegar a ser humanos, pero solo por medio de la educacin yla convivencia social conseguimos efectivamente serlo.

    Sin duda, la propia habilidad de aprender es una muy distin-guida capacidad abierta, la ms necesaria y humana quiz de to-das ellas.

    La capacidad de aprender est hecha de muchas preguntas yde algunas respuestas, de bsquedas personales y no de hallaz-gos institucionalmente decretados; de crtica y puesta en cues-tin en lugar de obediencia satisfecha con lo comnmente esta-

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    43

    blecido. En una palabra: de actividad permanente del alumno ynunca de aceptacin pasiva de los conocimientos ya deglutidospor el maestro, que este deposita en la cabeza obsecuente. Demodo que, como ya tantas veces se ha dicho, lo importante es elensear a aprender.

    Si un recorte de los recursos estatales deteriorase la ense-anza pblica hasta el punto de hacer irremediable el triunfo so-cial de la privada, nos indignara, sera una autntica vergenza yun atentado inequvoco contra la libertad democrtica que consi-deramos nuestro prioritario ideal poltico.

    La enseanza no puede ser un bien ms de los que se ofrecenen el mercado. Si as fuera no habra oportunidad de superarlas desigualdades de origen existentes. Los pudientes contarancon buenas escuelas bien remuneradas, con los mejores profeso-res y medios, con establecimientos excelentes en los barrios re-sidenciales prximos a los hogares que habitan sus hijos. Los po-bres, en cambio, no tendran derecho ms que a escuelas tan po-bres como ellos mismos, las nicas que aceptaran instalarse enlos barrios econmicamente menos prometedores, gestionadospor santos de la resignacin social o de la frustracin profesio-nal.

    El sentido de la educacin es conservar y transmitir el amorintelectual a lo humano.

    Anexo 5Una carta fraternal a los participantes del CongresoInternacional de Educacin de Montevideo, Uruguay

    (octubre de 2009)

    He reflexionado en voz alta ante ustedes un poco ms de una ho-ra. Es ms lo que no dije que lo que dije de algunas cuestionesrelacionadas con la educacin.

    Ojal haya podido transmitirles lo mucho que valoro vuestratarea docente. Y mucho ms deseo haberles transmitido ganasde vivir ilusionadamente, con fuego en el corazn, con pasin,amando todo lo existente y amando an la propia vida por des-graciada que sea. De este modo podemos decir, con nuestro mo-do de vivir, que la vida no es una pasin intil y que es mucho ms

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    44

    plena cuando uno se consagra a una causa que est ms all delos propios intereses individuales.

    Muchas razones tenemos todos los seres humanos para des-corazonarnos; todos sufrimos decepciones. Si pensamos en ello,nos hundimos, nos amargamos y nos inmovilizamos. Pero si a pe-sar de todo queremos sembrar en nuestros alumnos ilusiones ytransmitirles entusiasmo, ellos aprendern lo ms importante:que la vida merece vivirse.

    Sueo, sueo que ello es posible Perdidos estn los que nosuean. Piensa que tu futuro es una acuarela y tu vida el lienzo enel que vas a pintar los colores; entonces sers capaz de reencon-trar al mundo y llenar de poesa cada encuentro con los otros.

    Que la poesa de la vida,de tu vida,invada el mundo mercantilizadoy monetarizado en que vivimos.

    Que logres vivir en cada instanteun estado de nimo amorosoen comunin con todo lo existente.

    Entonces, y solo entonces, habrs descubierto el secreto de vivircon permanente paz en tu corazn y con una gran figura interiorque permite integrar nuestra inteligencia, nuestros sentimien-tos, nuestra voluntad y nuestra praxis para contribuir a que otromundo sea posible: ms justo, ms fraternal, ms humano, y quelo ms humano de lo humano, la ternura, tambin sea posible.

  • CINCO CLAVES PARA MEJORAR LA EDUCACIN

    45

    Contenido

    Presentacin..................................................................................... 7

    Prlogo.. ............................................................................................ 9

    Advertencia preliminar ................................................................. 11

    I. Ser realistas acerca del potencial que tiene

    la educacin para producir cambios sociales y

    favorecer el desarrollo del pas ............................................. 15

    II. Cmo mejorar la calidad de la educacin y los resultados

    educativos ................................................................................ 18

    La necesidad de hacer la formacin en los mismos

    centros educativos .................................................................. 20

    III. Los cuatro elementos bsicos de la praxis educativa ........ 22

    1. El educador ....................................................................... 22

    2. El educando ...................................................................... 24

    3. Los componentes del currculum ................................... 25

    4. El medio ............................................................................. 27

    IV. La importancia de la dimensin emocional

    en la prctica educativa ......................................................... 30

    V. Los virus de la educacin ....................................................... 32

    Anexos

    Anexo 1. Cmo ha ido variando a lo largo de los ltimos

    sesenta aos la preocupacin central de la escuela .......... 36

    Anexo 2. Sugerencias para ensear en y para la libertad ........ 37

    Anexo 3. Qu valores ensear ...................................................... 39

  • EZEQUIEL ANDER-EGG

    46

    Anexo 4. Diez perlas del maestro Fernando Savater ................. 42

    Anexo 5. Una carta fraternal a los participantes del Congreso

    Internacional de Educacin de Montevideo, Uruguay

    (octubre de 2009) ..................................................................... 43

    Esta primera edicin deCinco claves para mejorar la educacin

    se termin de imprimir en Chihuahua, Chih., Mxico,en marzo de 2011, en los talleres grficos de Impresora Standar, SA de CV,

    con domicilio en Ernesto Talavera n. 1207,col. Rubio, CP 31020, Chihuahua, Chihuahua, Mxico.

    Edicin y produccin: Martn Reyes.