america latina sxxi_revenmarcha.pdf

Download America Latina SXXI_RevEnMarcha.pdf

Post on 25-Nov-2015

46 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1

    AMRICA LATINA SIGLO

    XXI UNA REVOLUCIN EN

    MARCHA?

    Osvaldo Coggiola

  • 2

    INDICE Introduccin, 3

    1. Entre la dcada perdida y la globalizacin, 8 2. Exportaciones, deudas y lucros, 16

    3. Tratados de libre comercio y acuerdos bilaterales: la bancarrota de la burguesa latinoamericana, 26

    4. Integracin monopolista y desintegracin nacional, 35 5. Vigencia de la cuestin agraria: la lucha de los sin tierra, 41

    6. El Plan Colombia y la falacia de la narco-guerrilla, 59 7. La insurreccin ecuatoriana, 67

    8. Mxico: de Chiapas al tequilazo, 74 9. El Fox y las uvas, 81

    10. La insurgencia de los Andes: de la guerra del agua al arequipazo, 90

    11. De Menem al argentinazo, 103 12. Revolucin o disolucin nacional, 114

    13. La emergencia del chavismo en Venezuela, 120 14. El doble fracaso del golpismo esculido, 132

    15. La crisis brasilea y la preparacin del PT/gobierno, 143 16. Los piqueteros y la revolucin latinoamericana, 151

    17. Imperialismo y centroizquierda, 163 18. El gobierno Lula y la crisis del PT, 169

    19. Bolivia 2003: la revolucin de febrero, 182 20. Bolivia 2003: la revolucin de octubre, 197

    21. El desbarranque del gobierno Lula, 204 22. La crisis brasilea se cierra... y se abre, 212

    23. Miseria del centroizquierda e impasse del nacionalismo, 221 24. El tsunami de Evo Morales, 235

    25. Venezuela y Colombia en la encrucijada continental, 246 26. Una crisis continental general, 253

    27. Energa, integracin y desintegracin, 260 28. La revolucin latinoamericana, 265

    Bibliografa, 274

  • 3

    INTRODUCCIN Con el inicio del nuevo siglo, Amrica Latina volvi paulatinamente a ser uno de los centros de la atencin poltica mundial. La emergencia de una nueva ola de izquierda en el continente no es un fenmeno episdico, pues hunde sus races en el fracaso, econmico y poltico, de los regmenes llamados neoliberales, y expresa la crisis de la poltica mundial del imperialismo dominante, los EEUU. En la raz del fenmeno encontramos la continuidad y profundizacin de la crisis mundial de la produccin capitalista, y la reaccin, desigual pero enconada, de las masas latinoamericanas a la degradacin de sus condiciones de existencia sociales y nacionales. Es significativa la reaccin del renombrado (y conservador) historiador ingls Niall Ferguson a los recientes cambios polticos latinoamericanos, comparndolos con la atencin que la prensa mundial dispensa a acontecimientos como las caricaturas anti-islmicas dinamarquesas: (Estas) son un desvo de una tendencia histrica mucho ms importante. Los EEUU se fijan en el mundo musulmn, mientras la regin que queda mucho ms cerca de casa est solapadamente escapando al control americano. Quin perdi Amrica Latina?, es la pregunta que el prximo candidato demcrata a la presidencia de los EEUU est legtimamente capacitado a hacer. Y continua: Desde la eleccin de Hugo Chvez como presidente de Venezuela, en 1998, hubo una drstica erosin de la influencia de los EEUU al sur del Ro Grande... Desde el 11 de septiembre ms de un siglo de poltica externa consistente de los EEUU se fue por la ventana. Este es el gran hecho del 2006, y nadie le est prestando atencin. Los nuevos regmenes en Amrica Latina son retrocesos a los viejos tiempos de la economa anti-global... (Las caricaturas) parecen justificar la prioridad a la guerra larga contra el terrorismo islmico. Pero figurar en los libros de Historia? Lamento, mi apuesta es por la prdida de Amrica Latina.1 Jorge Castaeda busc calmar los nimos (asustados) de los portavoces del conservadorismo capitalista, afirmando que, en realidad, hay dos izquierdas en liza en la actual Amrica Latina: la primera con races radicales, est hoy moderna y abierta, la segunda es cerrada y fuertemente populista. Ni hace falta decir a quin se refiere. Y concluye recomendando al gobierno de los EEUU (del que Castaeda es casi un consejero declarado) una accin ms osada, un abordaje de estadista, que consistira en fomentar la izquierda correcta, distinguir entra la izquierda sensata y la irresponsable, apoyar a la primera y contener a la segunda.2 Para George Bush, que destrab las negociaciones sobre ALCA usando al presidente brasileo Lula, y que ya tom nota de su papel moderador (as como de Kirchner) en Venezuela y Bolivia, esto no debe ser ninguna novedad. Kenneth Maxwell, un historiador ingls que se asoci al establishment poltico norte-americano en tiempos de Bill Clinton, critic el abordaje simplista de Castaeda, caracterizndolo como perezoso, instrumental, y hasta de versin sofisticada de la vieja idea del eje del mal, adaptada para gringos liberales (sic). Estaramos, para Maxwell, viviendo un viraje histrico (cuando) nuevas coaliciones y nuevos discursos polticos emergen. Para Maxwell, lo que sucede en Bolivia no se deja pensar como una victoria de la mala izquierda, sino que seria un verdadero terremoto, debido al

    1 FERGUSON, Niall. Quer uma encrenca histrica? Olhe para o Sul. Los Angeles Times / O Estado de S.

    Paulo, 15 de febrero de 2006. 2 Ver: CASTAEDA, Jorge. Bem me quer, mal me quer. Folha de S. Paulo, Caderno Mais! 28 de mayo

    de 2006; e Latin Americas turn to the left. Foreign Affairs vol. 85, n 3, Nueva York, mayo-junio de 2006.

  • 4

    acceso al poder de la mayora indgena. La realidad latinoamericana no sera binaria y simplista, sino complicada e, infelizmente, imprevisible.3 El inefable ex presidente Fernando Henrique Cardoso terci en el debate. En busca de originalidad, recus la existencia de un viraje a la izquierda en Amrica Latina, diciendo que hay slo, en algunos pases, un anti-americanismo con un retorno gradual al populismo, contrapuesto a la integracin poltica de Amrica del Sur con base en la democracia poltica y la economa de mercado (que el propio FHC habra prohijado en sus ocho aos de mandato).4 El portugus Duro Barroso, presidente de la Unin Europea, abandon por un momento la flema diplomtica de su cargo para alertar que, en Amrica Latina, se est viviendo una onda populista nefasta, consistente en la simplificacin de problemas complejos y la manipulacin de instintos negativos, en lo que sera un retorno a un pasado de nacionalismo extremo, de populismo, de caudillismo (para el portugus, el nacionalismo latinoamericano habra sido el equivalente del fascismo europeo).5 La confusin reinante en los voceros del establishment es real, y refleja la divisin existente en la comunidad internacional(de los negocios) a respecto de Amrica Latina. Las cuestiones fundamentales de la crisis latinoamericana escapan a todos ellos, evidenciando las limitaciones e intereses de clase de sus puntos de vista. El marco histrico reciente de la radicalizacin poltica en Amrica Latina fue la crisis revolucionaria desatada en Argentina a partir de diciembre del 2001, que combin una clara bancarrota capitalista con una reaccin excepcional y organizada de las masas, de alcance histrico. En su rastro se produjeron la victoria electoral de Lula y el PT en Brasil, en finales del 2002; las insurrecciones populares en Bolivia, en 2003 y 2005, la eleccin de Evo Morales en ese pas; la radicalizacin del proceso venezolano que, gracias a la importancia petrolero-energtica del pas caribeo-sudamericano, gan proyeccin continental y mundial; la continuidad, en fin, de la lucha guerrillera en Colombia, slo nombrando los fenmenos ms importantes. Los primeros meses del nuevo siglo, sin embargo, ya haban sido testigos de una agudizacin de la lucha de clases, de crisis polticas de fondo y de una febril intervencin poltica de los EEUU. El levantamiento indgena-campesino en Ecuador que provoc la salida de Mahuad; la larga y combativa huelga de los estudiantes de la UNAM (Universidad Nacional Autnoma) en Mxico; las fracturas en el movimiento de Hugo Chvez en Venezuela, en las filas del ejrcito y en el propio gobierno; las grandes movilizaciones obreras y populares contra Fujimori en Per; las masivas movilizaciones de campesinos sin tierra en Brasil y en Paraguay; las huelgas generales y la movilizacin de los piqueteros en la Argentina; la guerra del agua en Cochabamba (Bolivia), que rpidamente se convirti en una rebelin nacional, extendindose a los campesinos, al movimiento obrero, a los estudiantes y hasta a las bases policiales, que se sublevaron en La Paz; la rebelin contra la privatizacin de la electricidad en Costa Rica, y la pueblada contra los tarifazos en Honduras; todas estas movilizaciones y crisis polticas formaron un cuadro radicalizado en Amrica Latina, ya en el ao 2000.

    3 MAXWELL, Kenneth. Fora do eixo. Folha de S. Paulo, Caderno Mais! 28 de mayo de 2006.

    4 CARDOSO, Fernando H. Esquerda e populismo na Amrica Latina. O Estado de S. Paulo, 4 de junio de

    2006. 5 DURO BARROSO, Jos Manuel (entrevista). Europa teme populismo nefasto na Amrica Latina.

    Folha de S. Paulo, 3 de junio de 2006.

  • 5

    La ola de movilizaciones populares no enfrentaba dictaduras militares sino a los regmenes democratizantes diseados por el imperialismo y los explotadores locales. Es en estos procesos que han surgido las formas de organizacin ms avanzadas de las masas para la lucha, como los parlamentos en Ecuador y de la Coordinadora en Bolivia; o en los piquetes en Argentina. La extraordinaria lucha de los estudiantes de la UNAM, en Mxico, que desde mediados de 1999 mantuvo paralizada a la UNAM por ms de diez meses se sostuvo en torno al CGH (Comit General de Huelga), entre otros ejemplos. Ya en el nuevo siglo, se verific una amplia oleada de lucha obreras, campesinas, indgenas y populares, con epicentro en la convulsionada regin andina, pero que abarc a otros pases: Costa Rica, Paraguay, Argentina, un nuevo levantamiento indgena en Ecuador a principios de febrero; el paro general del 22 de marzo de 2001 en Colombia; la incesante agitacin en Bolivia;