alejandro ortiz bulle goyri cultura y polÍtica en el...

Download Alejandro Ortiz Bulle Goyri CULTURA Y POLÍTICA EN EL rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/6317/1/CuadernosASN_20.pdf ·…

Post on 02-Nov-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Alejandro Ortiz Bulle Goyri

    CULTURA Y POLTICA EN EL DRAMA MEXICANO

    POSREVOLUCIONARIO (1920-1940)

    'Pnioy' de can /4nma*tdo- (faneca, (^utc&tnef

    CUADERNOS DE AMRICA SIN NOMBRE

  • Cultura y poltica en el drama mexicano

    posrevolucionario (1920-1940)

  • Alejandro Ortiz Bulle Goyri

    Cultura y poltica en el drama mexicano posrevolucionario (1920-1940)

    Prlogo de scar Armando Garca Gutirrez

    Cuadernos de Amrica sin nombre

  • Cuadernos de Amrica sin nombre dirigidos por Jos Carlos Rovira

    N20

    COMIT CIENTFICO:

    Carmen Alemany Bay

    Miguel ngel Auladell Prez

    Beatriz Aracl Varn

    Eduardo Becerra Grande

    Teodosio Fernndez Rodrguez

    Jos Mara Ferri Coll

    Virginia Gil Amate

    Aurelio Gonzlez Prez

    Rosa Ma Grillo

    Ramn Llorns Garca

    Francisco Jos Lpez Alfonso

    Remedios Mataix Azuar

    Sonia Mattalia

    Ramiro Muoz Haedo

    Mara gueda Mndez

    Pedro Mendiola Oate

    Francisco Javier Mora Contreras

    Nelson Osorio Tejeda

    ngel Luis Prieto de Paula

    Jos Rovira Collado

    Enrique Rubio Cremades

    Francisco Tovar Blanco

    Eva Ma Valero Juan

    Abel Villaverde Prez

    El trabajo est integrado en las actividades de la Unidad de Investigacin de la Univer-sidad de Alicante Recuperaciones del mundo precolombino y colonial en el siglo XX hispanoamericanos y en el proyecto Desarrollo y consolidacin de las investigacio-nes sobre creacin de un corpus textual de recuperaciones del mundo precolombino y colonial en la literatura hispanoamericana MEC/HUM 2005-04177/ FILO, conjun-tamente a GV ACOMP07/046

    Los cuadernos de Amrica sin nombre estn asociados al Centro de Estudios Ibero-americanos Mario Benedetti.

    Ilustracin: El renacuajo paseador, pieza para tteres atribuida a Vanegas Arro-llo y con diseos y muecos de Lola Cueto.

    Alejandro Ortiz Bulle Goyri

    I.S.B.N.: 978-84-7908-951-1 Depsito Legal: MU-2152-2007

    Fotocomposicin e impresin: Compobell, S.L. Murcia

  • Mxico es un pas sin joroba a quien han puesto a vender billetes de lotera con una

    joroba artificial rellena de programas nacionalistas revolucionarios

    Luis Cardoza y Aragn

    En la gran forja de Amrica, sobre el yunque gigantesco de los Andes, se han batido por

    centurias y centurias el bronce y el hierro de razas viriles. Toca hoy a los revolucionarios de Mxico empuar el

    mazo y ceir el mandil del forjador para hacer que surja del yunque milagroso la nueva patria hecha de hierro y

    bronce confundidos. Manuel Gamio

    A la Duea y Seora del Portal de la Alegra

  • ndice

    Prlogo 11

    Nota previa 17

    Reflexin Introductoria 23

    o Aires de renovacin y vanguardia en el Mxico de los aos veinte y treinta 23

    o De la dramaturgia del Porfiriato a la renovacin teatral (1904-1921) 27

    o Ambiente teatral y tendencias dramatrgicas en el Mxico posrevolucionario 36

    La dramaturgia de tendencia vanguardista 45

    La dramaturgia de orientacin nacionalista e indigenista 63

    La dramaturgia del teatro de ahora y de temtica revo-lucionaria 75

    Un dramaturgo solitario: el caso de Rodolfo Usigli . 97

    El teatro de tendencia militante 113

    9

  • Otros ejemplos de dramaturgia de reflexin poltica

    y social 137

    Consideraciones finales 159

    Referencias bibliogrficas 163

    Apndice biogrfico de dramaturgos, actores, pintores escengrafos, msicos y gente de teatro en el Mxico posrevolucionario 175

    o Escritores, dramaturgos y gente de teatro . . . . 175 o Msicos 203 o Pintores escengrafos 207

    10

  • PRLOGO

    Un retablo mexicano del teatro revolucionario

    En esencia, un retablo es el espacio plstico donde se sacraliza la vida de uno o varios personajes, a travs de un sinfn de imgenes y atributos organizados. Los elementos que lo componen tienen un orden discursivo visual para poder ser interpretados por la mirada del devoto. Las calles y los niveles del retablo son divisiones que facilitan la ubi-cacin de las imgenes y, generalmente, todas ellas tienen una relacin intrnseca con la imagen central. El tema que se exhibe es legible en su momento, sin importar la calidad o profusin de la ornamentacin. Los diferentes artistas que colaboran en su factura apenas son distinguidos por el ojo comn: se ha creado un conjunto de imgenes que con-forman un todo. Sin embargo, por el paso del tiempo o por las circunstancias culturales de la comunidad, ese mismo retablo ya no se revela con tanta claridad y, sin embargo, puede llegar a ser atractivo e inquietante, a pesar de su apa-rente cualidad crptica.

    11

  • El libro de Alejandro Ortiz, Cultura y poltica en el dra-ma mexicano posrevolucionario (1920-1940), tiene varios puntos de contacto con la idea del retablo. En primer lugar, el periodo seleccionado corresponde a ese momento en que se configura un complejo crisol de artistas escnicos que, desde perspectivas diferentes, resolvieron aportar su singular punto de vista sobre los acontecimientos de la gesta revolu-cionaria mexicana. Cada uno de ellos elabor su propia con-tribucin para ese gran retablo teatral que podemos observar de esa poca especfica. La propuesta de Ortiz, entonces, es semejante a la del maestro tallador, pintor escultor, quien determinaba qu imgenes debieran ser mostradas en el gran espacio vaco del bside del templo. Tambin es semejante a la recuperacin que, en su tiempo, Diego Rivera hiciera de los retablos barrocos para el diseo de sus monumentales murales: Rivera necesitaba este modelo para poder sintetizar el complejo crisol de personajes y conflictos de los momen-tos ms significativos de la historia de Mxico. En este caso, el estudio de Ortiz cuenta, para su composicin, con una privilegiada seleccin de autores teatrales mexicanos, a partir de los cuales el investigador despliega dicho estudio frente al lector a la manera de un gran retablo-mural.

    Pero existe otro camino propuesto por Ortiz: el del estudioso que, a la distancia en tiempo y espacio, nos ofrece una gozosa visita guiada para hacer legible el intrincado retablo que muestra la historia del Mxico posrevoluciona-rio, sus incipientes polticas culturales, los grupos de crea-cin y las manifestaciones ms representativas de las dos dcadas elegidas.

    Durante el anlisis, el autor de este trabajo nos va indi-cando el camino trazado por los diferentes dramaturgos mencionados, sin perder de vista los encuentros estticos e

    12

  • ideolgicos que llegaron a tener entre ellos; por otra parte, tambin se refleja el ambiente en que se hallaba la sociedad mexicana y las diversas propuestas estticas que estaban en plena discusin durante esos momentos. La consolidacin de los partidos polticos mexicanos es, desde luego, uno de los tantos ejes formales que estn considerados dentro de la reflexin y descripcin criticas de Ortiz.

    Pero qu tan evidente y legible podra ser este singular retablo teatral? Es muy probable que los curiosos estudiosos del teatro mexicano del siglo XX (propios y extraos) se sor-prendan al encontrarse, por una parte, con materiales pocas veces explorados y, por otra, con la posibilidad de compren-der ms claramente cules fueron los factores que fraguaron la teatralidad del Mxico posrevolucionario. De esta manera, las piezas seleccionadas se convierten, durante el presente estudio, en una atractiva provocacin, la cual permite la revi-sin de esta poca, bajo un meticuloso y matizado trabajo de investigacin histrica.

    Varias son las reflexiones que se derivan de este estudio. Por ejemplo, la estrecha relacin entre los artistas teatrales y los idelogos de la revolucin mexicana. Tambin para el lector ser valiosa la descripcin que Ortiz nos ofrece sobre la repercusin ideolgica del teatro en movimientos sindi-cales y en los programas escolares. La generacin de nues-tros padres creci en este ambiente y tuvieron oportunidad de recibir una educacin integral socialista, impulsada por el presidente Lzaro Crdenas de 1936 a 1940, a travs del teatro guiol y del teatro propagandstico que se llevaba a cabo en los talleres culturales de las escuelas primarias. Aos ms tarde, durante el periodo presidencial de Manuel vila Camacho, esos mismos nios tendran la obligacin de asis-tir a misa para tratar de contrarrestar la influencia de las pol-

    13

  • ticas educativas de orientacin socialista. En la gran mayora de estos nios, estas medidas fueron insuficientes y tardas: la marca indeleble de estos discursos teatrales ya se encon-traba fija en la memoria de esa generacin. No deja de ser interesante observar la diferencia educativa y circunstancial que vivieron los nios mexicanos de los aos 30, con respec-to a las experiencias de guerra que vivieron al mismo tiempo los nios europeos.

    Otro elemento del teatro mexicano que Ortiz nos ofrece es la diversidad de gneros en los que los autores del periodo trabajaron y contribuyeron para la escena mexicana. Sustan-cialmente nos referimos a la convivencia y diseo del Teatro de revista poltico-musical (Elizondo, Prida, Bustllo Oro, Magdaleno), junto con las provocaciones vanguardistas del Estridentismo, encabezadas por List Arzubide y Germn Cueto. En justa medida, Ortiz tambin nos seala que, para este periodo, la esttica del teatro mexicano ya haba desa-rrollado interesantes experimentos, en donde la puesta en escena incorporaba medios visuales como el cinematgrafo o el uso dinmico de la escenografa.

    En la revisin de una veintena de dramaturgos, destaca singularmente la presencia de varias mujeres que respon-dieron con amplitud a la convocatoria de la construccin cultural e ideolgica del Mxico posrevolucionario. Para la investigacin de gnero, las cuatro dramaturgas me