al y el socialismo del siglo xxi marta harnecker - · pdf fileal y el socialismo del siglo...

Click here to load reader

Post on 14-Oct-2018

226 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • AL Y EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI_MARTA HARNECKER - 1 -

    AMRICA LATINA Y EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

    MARTA HARNECKER

    EDICIONES INEDH - AL AIRE LIBRO EDITORIAL

    PRLOGO..3

    INTRODUCCIN................................................................................................ 3 PARTE I. AMRICA LATINA.............................................................................. 7 I. PIONERA EN EL RECHAZO AL NEOLIBERALISMO .................................... 7

    1. TRIUNFAN CANDIDATOS DE COALICIONES POLTICAS DE IZQUIERDA Y CENTRO IZQUIERDA ................................................................................... 7 2. MOVIMIENTOS POPULARES: LOS GRANDES PROTAGONISTAS ...... 8

    II. CORRELACIN ACTUAL DE FUERZAS ...................................................... 9 1. HECHOS QUE SEALAN AVANCE DE LAS FUERZAS PROGRESISTAS ...............9 2. LAS FUERZAS DEL IMPERIO ESTADOUNIDENSE Y SU PROYECTO DE RECOLONIZACIN Y DISCIPLINAMIENTO .............................................. 16

    III. TIPOLOLOGA DE LOS GOBIERNOS DE AMRICA LATINA .................. 20 1. GOBIERNOS QUE PRETENDEN REFUNDAR EL NEOLIBERALISMO 20 2. GOBIERNOS QUE BUSCAN SOLUCIONES ALTERNATIVAS AL NEOLIBERALISMO ..................................................................................... 21

    SEGUNDA PARTE HACIA DONDE AVANZAR: EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI ........27 I. POR QU HABLAR DE SOCIALISMO DEL SIGLO XXI ............................. 27

    2. DIVERSOS TIPOS DE TRANSICIN ..................................................... 34 3. UNA TRANSICIN PARTICULAR A CADA PAS................................... 39

    II. RASGOS DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI ............................................ 40 1. PUNTO DE PARTIDA: EL HOMBRE COMO SER SOCIAL.................... 40 2. EL PUNTO DE LLEGADA: EL PLENO DESARROLLO HUMANO ......... 41 3. LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y PROTAGNICA ....................... 41 4. UN NUEVO MODELO ECONMICO...................................................... 48 5. UN ALTO GRADO DE DESCENTRALIZACIN QUE PERMITA UN REAL PROTAGONISMO POPULAR.................................................................................................... 54

    III. TAREAS EN LAS QUE DESDE EL GOBIERNO SE PUEDE AVANZAR ... 59 1. AVANZAR EN UNA NUEVA INTEGRACIN DE LA REGIN ............... 59 2. IR CONQUISTANDO ESPACIOS QUE HASTA ENTONCES ERAN DE DOMINIO DEL CAPITAL .............................................................................................. 59 3. APLICAR UNA ESTRATEGIA COHERENTE PARA IR CAMBIANDO LAS RELACIONES DE PRODUCCIN ........................................................................................... 60 4. CAMBIAR LAS REGLAS DEL JUEGO INSTITUCIONAL ....................... 62

  • AL Y EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI_MARTA HARNECKER - 2 -

    5. CREAR NUEVAS INSTITUCIONES........................................................ 63 6. TRANSFORMAR LAS INSTITUCIONES HEREDADAS ......................... 64 7. IMPULSAR LA CONSTRUCCIN DESDE ABAJO DEL NUEVO ESTADO QUE SEPULTAR AL ESTADO HEREDADO ........................................................................... 64 8. UNA GUIA PARA EVALUAR COMO SE VA AVANZANDO.................... 66

    IV. EL INSTRUMENTO POLTICO PARA CONDUCIR LA TRANSICIN....... 67 1. POR QU ES NECESARIO UN INSTRUMENTO POLTICO ................. 67 2. CARACTERSTICAS DE LA MILITANCIA POLTICA QUE NECESITAMOS ............73 3. BUROCRATISMO: PRINCIPAL FLAGELO A COMBATIR TANTO FUERA COMO DENTRO DEL INSTRUMENTO POLTICO........................................................................ 75 4. NECESIDAD DE PROMOVER UNA CRTICA PBLICA PARA SALVAR AL PARTIDO ..................................................................................................... 77

    V. CONCLUSIN ............................................................................................. 81

  • 3

    PRLOGO: PENSAR EN EL BORDE

    La escritura de los cuadernos Amrica Latina y el socialismo del siglo XXI de Marta Harnecker lleva el tono de aquellas viejas tradiciones revolucionarias donde el texto se enunciaba con la urgencia de la accin colectiva. Marta se las arreglado siempre para escribir desde dentro de los procesos sociales ms lgidos. Por eso su prosa es directa, inequvoca, y sobre todo, difana, hecha para llegar a la mayor cantidad de lectores posible. Pero su signo principal, lo que le otorga a nuestro juicio su distincin mayor reside en su conjugacin: de todo cuanto se habla en estos cuadernos se est conociendo, se est experimentando, se est construyendo en presente.

    De esa suerte, este es un pensamiento que demanda, para relacionarse con l, tener permanentemente a la vista sus contextos de construccin. La operacin despolitizada por la que se pretende atribuir estatus tericos a este tipo de textos se vuelve generalmente una trampa. Su estatus terico, que lo tiene, debe ser pensado sin embargo ms all de las generalizaciones abstractas del pensamiento social estandarizado bajo el mandato de las ideologas cientficas. En esta escritura puede hablarse de teora siempre a condicin de que se comprenda que cuanto hay de terico en ella es tambin cuanto hay de prctica, y que ello exige (como se debiera exigir en la lectura de Marx tambin) una permanente atencin a las condiciones de su produccin.

    Marta est enfrentando aqu el problema mayor de pensar la izquierda frente al problema de la transformacin, y resulta lgico asistir a una definicin de izquierda que est afincada en la prctica de ese sector. Siguiendo un anterior texto de la misma autora, la izquierda es comprendida como un conjunto de fuerzas que luchan por construir: una sociedad alternativa al sistema capitalista explotador y su lgica del lucro, una sociedad de trabajadores y trabajadoras organizada a travs de una lgica humanista y solidaria, orientada a satisfacer las necesidades humanas; una sociedad libre de la pobreza material y de las miserias espirituales que engendra el capitalismo; una sociedad que no se decreta desde arriba sino se construye desde abajo, ocupando el pueblo un papel protagnico, es decir, una sociedad socialista. (Cuaderno 1. Hacia dnde va Amrica Latina?)

    No hay que apresurarse a concluir sin embargo que Marta reproduce en la definicin anterior la concepcin ms usual sobre la transformacin social. Atenta a los desarrollos contemporneos planteados con especial fuerza por los movimientos sociales antineoliberales, propone una compleja articulacin entre una dimensin de la totalidad social, en la medida en que se vuelve urgente superar el modelo y construir una sociedad solidaria y justa, y una dimensin no totalizante que convoca a lo diverso y lo valora. No hay una sola agenda a la que todos los pases puedan ajustar sus transiciones al socialismo, sino un reconocimiento explcito de las historias plurales, de las tradiciones y correlaciones especficas. Vistas as las cosas, Marta propone una dialctica de individuo y sociedad que vuelve sanamente sobre viejos aspectos del pensamiento marxista: esto implica un rechazo al colectivismo, aquel enfoque que suprime las diferencias de cada miembro de la sociedad en nombre de un colectivo. El colectivismo es una flagrante deformacin del marxismo. Basta recordar que Marx criticaba el derecho burgus por pretender igualar artificialmente a los hombres en lugar de reconocer sus diferencias y sostena, en cambio, que una distribucin verdaderamente justa tena que tener en cuenta las necesidades diferenciadas de los hombres. De ah su mxima: De cada cual segn su trabajo a cada cual segn sus necesidades.(Cuaderno N2. Nuestro socialismo. Ni calco ni copia)

  • 4

    Marta dice en el Cuaderno N3 que se necesitan nuevos militantes, unos que con su forma de vivir y militar prefiguren la nueva sociedad. All se configura una nueva concepcin sobre la transformacin social que se ha estructurado, a la vez, en la lecturas tericas de Marta como en sus acuciosas y constantes investigaciones en terreno sobre los nuevos partidos y movimientos sociales. La idea del nuevo militante es, claramente, hecha actualidad por la propia prctica de trabajo de Marta Harnecker.

    Por otro lado, esta lectura permite un abordaje del complicado problema del Estado, que en la tradicin socialista ha ocupado un lugar central. Una vez ms a partir de Marx, Marta elabora una propuesta de descentralizacin -radicalmente diferenciada de su versin neoliberal- basada en un rgimen comunal y el control social, en la que el Estado no se debilita, sino que se fortalece. De ese modo, esta nocin de socialismo se rebela y busca superar la mecnica que lo pensaba unilateralmente en torno al problema de la igualdad, y asume como una de sus cuestiones fundamentales la necesidad de ampliar y profundizar la democracia. En todo el texto de Marta es central la cuestin de la redistribucin del poder.

    Habida cuenta de las contemporneas transformaciones neoliberales y sus impulsos individualizantes, pero habida cuenta tambin de la experiencia del socialismo del siglo XX, estas son posiciones de debate que resultan esenciales para proponer nuevos cursos de pensamiento y accin transformadores.

    Delante de esto no hay nada. Slo una luz algo tenue que hiende la oscuridad donde la mente y el cuerpo tantean, sin pretensin de garantas, lo por venir. Venimos de un tiempo certidumbres y hemos asistido a su derrumbe. Ahora estamos radicalmente colocados ante la necesidad de la creacin. Esa es una condicin que ha asumido Marta Harnecker. La creacin prctico-terica como deber, como condicin ineludible de la actividad transformadora.

    Una creacin, sin embargo, que no arranca del vaco, sino de una relacin efectiva con la propia memoria. Frente al polvo an suspendido del derrumbe del muro del Berln se entonaron cantos celebratorios, y a partir de una arbitraria elaboracin de las interacciones entre