ad+ssumta = acogida hacia sí por dios 15 de agosto texto: d. amundarain (mayormente, de urs von...

Click here to load reader

Post on 25-Jan-2016

219 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Ad+ssumta = Acogida hacia s por Dios15 DE AGOSTOTexto: D. Amundarain (mayormente, de Urs von Balthasar)Presentacin: B. Areskurrinaga HCMsica: Ave Mara - orquesta

  • Es en Jerusaln donde empezaron a celebrar esta fiesta, a finales del s. 5. Bajo el nombre de Dormitio. Ms tarde, la Iglesia de Roma la asumi, bajo el nombre de Assumptio. Fiesta de Mara Madre de Dios, por haber sido divinizada, en cuerpo y alma.

  • Es la figura y el testimonio consolador que manifiesta y da a la humanidad la certeza de la esperanza final: fiesta vivificadora. Esta glorificacin deslumbrante y plena de Mara Madre constituye el destino de todos los humanos, a quienes Cristo nos ha convertido en hermanos; que, a la manera de Cristo y Mara, seremos carne celestial y sangre celestial y alma celestial.

  • Mara es la primera de entre los salvados, la primicia. Spes nostra= nuestra esperanza; advocata nostra= nuestra defensora; Jesum, benedictum, fructum ventris tui, nobis ostende = a Jess, bendito, fruto de tu vientre, mustranoslo; sub tuum praesidium confugimus = a tu amparo acudimos.

  • Mara le ha dado carne al Hijo de Dios. Le ha proporcionado su humanidad, para poder nacer en este mundo. Y Jess, el Hijo de Dios, convertido en hijo de Mara, ha hecho a Mara partcipe de su divinidad, para poder ella nacer en el cielo..

  • Al convertirse Mara en celestial, se ha hecho realidad la gloria del mundo futuro, el ltimo destino de la humanidad; se ha hecho realidad, no solamente en la persona divina hecha hombre, sino tambin en una persona humana divinizada; no solamente en Jess, sino tambin en Mara.

  • Nos extraa que nos digan, que el cuerpo de Mara no forma parte, como el de cualquier humano, del polvo del que fue sacado; sino que desapareci del sepulcro, quedndose los discpulos atnitos. El que el cuerpo tiene que ir bajo tierra o al fuego es una idea muy fuerte; muy otra es, dichosa, la de la esperanza que el hombre y la mujer, despus de la muerte, vivir con Dios. Pero sabemos muy poco sobre la relacin de la muerte y de la resurreccin.

  • Qu idea concreta podemos hacernos sobre el qu y el cmo de estar a salvo? Algo ms sabia se nos muestra la Biblia.

  • A travs de toda la historia de la salvacin, ya desde el Antiguo Testamento, Dios ha querido unirse al hombre, con la plena conviccin de que un da lograr una unin inseparable. Para ello, ha insertado a su Palabra, a su Hijo, en la carne mortal de la humanidad; de esa forma, ha convertido esa carne mortal en partcipe de la vida divina.

  • Mara es la representante de quienes han deseado y desean, con pasin, la bajada de la Palabra de Dios, del Hijo de Dios, entre los hombres y mujeres. El nacimiento de Dios en cuerpo se ha realizado a travs de Mara, habiendo llegado ella a la plenitud de la fe y de la disponibilidad.

  • Dios no ha encontrado ningn estorbo, ninguna oposicin, para injertarse en el vientre, en el seno de Mara. El Hgase en m segn tu Palabra ha sido la manifestacin de la disponibilidad de Mara: cuerpo y espritu, se ha mostrado plenamente abierta a Dios.

  • Ha sido esencial el haber tomado parte el cuerpo. Es profundsima la relacin entre madre e hijo. Jess ha recibido de su madre la disponibilidad ante Dios.Es propio de la cultura hebrea el reconocimiento de la unin inseparable entre el cuerpo y el alma, en contraposicin a la cultura griega.

  • Qu es, pues, lo que celebra la Iglesia este da? Esto: que un cuerpo, unido a su alma, ha ofrecido plena conformidad a la peticin de Dios. El cuerpo de Mara es sntesis de la fe de Israel y de toda la humanidad.

  • No queremos presentarnos ante Dios solamente con el alma: no desvestidos, sino ms bien sobrevestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida (2 Cor 5,4).

  • Es fiesta de la esperanza. Quien ha resucitado corporalmente no slo es el Hijo de Dios, sino tambin el cuerpo que lo hizo hombre; tambin Mara. sta nos ha mostrado lo siguiente: que ella ha podido realizar por nosotros, lo que nosotros, por nuestra parte, deberamos tratar de realizar, siguiendo su ejemplo. Es decir, dejar al Hijo de Dios que viva en nosotros corporalmente.

  • Jess no ha abandonado jams al seno que un da le dio cobijo. Todo lo recibi de Mara; no slo el cuerpo, tambin la fuerza de adhesin a la Palabra de Dios. Todo esto lo conserva l en su ser divino-humano.

  • Todo el amor de Jess a su Madre se resume en esto: en que le muestra y manifiesta lo que ella ha sido, desde siempre, en los planes de Dios. Mara se ha convertido en arquetipo para toda la humanidad; se ha convertido dulce regazo para todos nosotros.

  • El s de Mara ha ido profundizndose a travs de toda su vida, hasta que una espada la atraves al pie de la cruz; de esa forma, lleg a su plenitud como ninguna otra criatura, para poder entrar con su Hijo en esa nueva dimensin del mundo, en su forma definitiva.

  • Siempre nos vamos acercando al monte Sin, a la ciudad del Dios vivo, a la Jerusaln celestial (Heb 12,22); hacia nuestra madre del cielo, porque somos ciudadanos del cielo.

  • ASUNCIN DE LA MADRE DE DIOS2012-08-15Ad+ssumta = Acogida hacia s por DiosTexto: D. Amundarain (mayormente, de Urs von Balthasar)Presentacin: B. Areskurrinaga HCMsica: 2.-Es en Jerusaln donde empezaron a celebrar esta fiesta, a finales del. s. 5. Bajo el nombre de Dormitio. Ms tarde, la Iglesia de Roma la asumi, bajo el nombre de Assumptio. Fiesta de la Mara Madre de Dios, por haber sido divinizada, en cuerpo y alma.3.-Es la figura y el testimonio consolador que manifiesta y da a la humanidad la certeza de la esperanza final: fiesta vivificadora. Esta glorificacin deslumbrante y plena de Mara Madre constituye el destino de todos los humanos, a quienes Cristo nos ha convertido en hermanos; que, a la manera de Cristo y Mara, seremos carne celestial y sangre celestial y alma celestial.4.-Mara es la primera de entre los salvados, la primicia. Spes nostra= nuestra esperanza; advocata nostra= nuestra defensora; Jesum, benedictum, fructum ventris tui, nobis ostende = a Jess, bendito, fruto de tu vientre, mustranoslo; sub tuum praesidium confugimus = a tu amparo acudimos.5.-Mara le ha dado carne al Hijo de Dios. Le ha proporcionado su humanidad, para poder nacer en este mundo. Y Jess, el Hijo de Dios, convertido en hijo de Mara, ha hecho a Mara partcipe de su divinidad, para poder ella nacer en el cielo.6.-Al convertirse Mara en celestial, se ha hecho realidad la gloria del mundo futuro, el ltimo destino de la humanidad; se ha realidad, no solamente en la persona divina hecha hombre, sino tambin en una persona humana divinizada; no solamente en Jess, sino tambin en Mara.7.-Nos extraa que nos digan, que el cuerpo de Mara no forma parte, como el de cualquier humano, del polvo del que fue sacado; sino que desapareci del sepulcro, quedndose los discpulos atnitos. El que el cuerpo tiene que ir bajo tierra o al fuego es una idea muy fuerte; muy otra es, dichosa, la de la esperanza que el hombre y la mujer, despus de la muerte, vivir con Dios. Pero sabemos muy poco sobre la relacin de la muerte y de la resurreccin.8.-Qu idea concreta podemos hacernos sobre el qu y el cmo de estar a salvo? Algo ms sabia se nos muestra la Biblia.9.-A travs de toda la historia de la salvacin, ya desde el Antiguo Testamento, Dios ha querido unirse al hombre, con la plena conviccin de que un da lograr una unin inseparable. Para ello, ha insertado a su Palabra, a su Hijo, en la carne mortal de la humanidad; de esa forma, ha convertido esa carne mortal en partcipe de la vida divina

  • 10.-Mara es la representante de quienes han deseado y desean, con pasin, la bajada de la Palabra de Dios, del Hijo de Dios, entre los hombres y mujeres. El nacimiento de Dios en cuerpo se ha realizado a travs de Mara, habiendo llegado ella a la plenitud de la fe y de la disponibilidad.11.-Dios no ha encontrado ningn estorbo, ninguna oposicin, para injertarse en el vientre, en el seno de Mara. El Hgase en m segn tu Palabra ha sido la manifestacin de la disponibilidad de Mara: cuerpo y espritu, se ha mostrado plenamente abierta a Dios.12.-Ha sido esencial el haber tomado parte el cuerpo. Es profundsima la relacin entre madre e hijo. Jess ha recibido de su madre la disponibilidad ante Dios. Es propio de la cultura hebrea el reconocimiento de la unin inseparable entre el cuerpo y el alma, en contraposicin a la cultura griega.13.-Qu es, pues, lo que celebra la Iglesia este da? Esto: que un cuerpo, unido a su alma, ha ofrecido plena conformidad a la peticin de Dios. El cuerpo de Mara es sntesis de la fe de Israel y de toda la humanidad.

    14.-No queremos presentarnos ante Dios solamente con el alma: no desvestidos, sino ms bien sobrevestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida (2 Cor 5,4). 15.-Es fiesta de la esperanza. Quien ha resucitado corporalmente no slo es el Hijo de Dios, sino tambin el cuerpo que lo hizo hombre; tambin Mara. sta nos ha mostrado lo siguiente: que ella ha podido realizar por nosotros, lo que nosotros, por nuestra parte, deberamos tratar de realizar, siguiendo su ejemplo. Es decir, dejar al Hijo de Dios que viva en nosotros corporalmente.

    16.-Jess no ha abandonado jams al seno que un da le dio cobijo. Todo lo recibi de Mara; no slo el cuerpo, tambin la fuerza de adhesin a la Palabra de Dios. Todo esto lo conserva l en su ser divino-humano.17.-Todo el amor de Jess a su Madre se resume en esto: en que le muestra y manifiesta lo que ella ha sido, desde siempre, en los planes de Dios. Mara se ha convertido en arquetipo para toda la humanidad; se ha convertido dulce regazo para todos nosotros.18.-El s de Mara ha ido profundizndose a travs de toda su vida, hasta que una espada la atraves al pie de la cruz; de esa forma, lleg a su plenitud como ninguna otra criatura, para poder entrar con su Hijo en esa nueva dimensin del mundo, en su forma definitiva.19.-Siempre nos vamos acercando al monte Sin, a la ciudad del Dios vivo, a la Jerusaln celestial (Heb 12,22); hacia nuestra madre del cielo, porque somos ciudadanos del cielo.