acervo hermeneutica gibran espiritus rebeldes gibran khalil

Download Acervo Hermeneutica Gibran Espiritus Rebeldes Gibran Khalil

Post on 25-Sep-2015

224 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

:)))))))))))))))))))))

TRANSCRIPT

  • www.formarse.com.ar

    www.formarse.com.ar

    GIBRN KHALIL GIBRN

    ESPRITUS REBELDES (1908)

    KAHLIL EL HEREJE

    Sheik Abbas era considerado un prncipe por los habitantes de una aldea solitaria del norte del Lbano. Su mansin, situada en medio de las pobres chozas de los aldeanos, pareca un saludable gigante rebosante de vida en medio de dbiles enanos. El Sheik viva rodeado de lujo, mientras sus vecinos soportaban una penosa existencia. Lo obedecan y se inclinaban respetuosamente ante l cuando se diriga a ellos. Pareca como si el poder de la mente lo hubiera designado su portavoz e intrprete oficial. Su clera los haca estremecer y dispersarse como las hojas barridas por el fuerte viento del otoo. Si abofeteaba a alguien, era una hereja por parte del individuo el moverse o levantar el rostro o evidenciar cualquier intento de descubrir el porqu de tamaa ira. Si sonrea a alguien, ste era considerado por los aldeanos como la persona ms honrada y afortunada. El temor y el sometimiento de la gente no era consecuencia de la debilidad: la pobreza y necesidad haban provocado este estado de perpetua humillacin. Hasta las chozas en que vivan y los campos que cultivaban pertenecan a Sheik Abbas, quien las haba heredado de sus antepasados.

    La labranza de la tierra, la siembra de semillas y la cosecha del cereal, todo era realizado bajo la supervisin del Sheik, quien, a cambio del esfuerzo realizado, recompensaba a los labriegos con una pequea porcin de trigo que apenas les alcanzaba para no morirse de hambre.

    Con frecuencia, muchos de ellos necesitaban pan antes de finalizar la cosecha e iban a pedirle al Sheik con lgrimas en los ojos que les adelantara algunas piastras o un poco de trigo; el Sheik acceda gustoso, pues saba que pagaran sus deudas con creces cuando llegara el tiempo de la cosecha. As, aquellos hombres permanecan endeudados toda la vida, dejando un legado de deudas a sus hijos, y se sometan a su amo, cuya clera haban temido desde siempre y cuya amistad y estima haban permanentemente tratado, en vano, de ganar.

    II

    Comentario [L1]: Moneda turca de plata.

  • www.formarse.com.ar

    Lleg el invierno, y con. l la pesada nieve y el viento cruel; los valles y los campos quedaron desnudos salvo por los rboles sin hojas que se erguan como espectros de muerte sobre las desiertas planicies.

    Despus de haber guardado en los graneros del Sheik los productos de la tierra, y de haber llenado sus copas con el vino de sus viedos, los aldeanos se retiraron a sus chozas para pasar una parte de sus vidas holgazaneando junto al fuego, y recordando la gloria de pocas pasadas, y relatndose unos a otros las historias de cansadores das y largas noches.

    El viejo ao haba exhalado su ltimo suspiro en el cielo ceniciento. Era la noche en la cual el Ao Nuevo sera coronado y colocado en el trono del Universo. Comenz a nevar pesadamente, y los vientos ululantes descendan de las encumbradas montaas hacia el abismo, y arrastrando la nieve formaban montculos que se acumulaban en los valles.

    Los rboles se balanceaban a causa de las fuertes tormentas,, y los campos y lomas estaban cubiertos con un blanco manto sobre el que la Muerte escriba borrosos trazos que luego borraba. La nevada pareca separar unas de otras las dispersas aldeas emplazadas junto a los valles. La parpadeante luz de las lmparas de aquellas miserables chozas, apenas discernible a travs de las ventanas, se desvaneca tras el espeso velo de la Naturaleza enfurecida.

    El miedo haba hecho presa de los corazones de los fellanes y los animales se haban guarecido en los establos, mientras los perros se escondan en los rincones. Poda escucharse el ulular de los vientos y el tronar de las tormentas retumbando en lo profundo de los valles. Pareca como si la Naturaleza se enfureciera por la muerte del ao viejo y tratara de vengarse de aquellas almas apacibles, luchando con armas de fro y escarcha.

    Aquella noche, un joven intentaba caminar bajo los cielos enfurecidos del sinuoso sendero que se extenda entre las aldeas de Deir Kizhaya y Sheik Abbas. Sus miembros estaban entumecidos de fro, mientras el dolor y el hambre lo haban despojado de su fuerza. Su oscura vestimenta estaba blanqueada por la nieve que caa, y pareca amortajado an antes de la hora de su muerte. Luchaba contra el viento. Le resultaba difcil avanzar, pues con cada esfuerzo slo lograba adelantar unos pocos pasos. Grit pidiendo socorro y luego permaneci en silencio, aterido por el fro de la noche. Casi sin esperanza, el joven consuma sus fuerzas bajo el peso del desaliento y la fatiga. Era como un pjaro de alas rotas, presa de los remolinos de una corriente de agua que lo arrastraba hacia lo profundo.

    El joven continu, caminando y cayndose hasta que su sangre dej de circular, y finalmente desfalleci. Lanz un grito de horror... la voz de un alma que enfrenta el rostro hueco de la Muerte... la voz de la juventud agonizante, debilitada por el hambre y atrapada por la naturaleza..: la voz del amor a la vida en el abismo de la nada.

    Comentario [L2]: Labrador de Egipto, Siria y otros pases rabes.

  • www.formarse.com.ar

    III Hacia el norte del poblado, y en medio de los campos arrasados por los

    vientos, estaba situada la solitaria choza de una mujer llamada Rachel y su hija Miriam, quien an no tena dieciocho aos. Rachel era viuda de Samaari Ramy, que fuera encontrado asesinado seis aos atrs. La justicia humana nunca haba dado con el culpable.

    Como todas las viudas libanesas, Rachel se mantena con lo poco que le proporcionaba su agotador y arduo trabajo. En pocas de cosecha, buscaba las espigas de trigo abandonadas en los campos y en otoo, recoga los restos de frutos olvidados en los rboles. En invierno, hilaba y confeccionaba ropas por las que reciba unas pocas piastras o un saco de trigo. Miriam, su hija, era una hermosa muchacha que comparta con su madre el peso del trabajo.

    Aquella noche amarga, las dos mujeres estaban sentadas junto al fuego, cuya calidez era atenuada por la escarcha y cuyos tizones estaban casi sepultados bajo las cenizas. Junto a ellas, la trmula luz de una lmpara proyectaba su mortecino reflejo en el corazn de la oscuridad, como una plegaria que transmite fantasmas de esperanza a los corazones de los apesadumbrados.

    Lleg la medianoche y afuera el viento susurraba. De vez en cuando, Miriam se levantaba y abra el pequeo montante para mirar el ennegrecido cielo; entonces, preocupada y atemorizada por la furia de los elementos, regresaba a su sitio. De repente Miriam se estremeci como si algo la hubiera arrebatado de su profundo letargo. Mir ansiosamente a su madre y dijo:

    -Has odo eso, madre? Has odo una voz pidiendo socorro? La madre prest atencin un momento y dijo: -Nada escucho excepto el gimiente viento, hija ma. Entonces Miriam

    exclam: -Escuch un grito ms profundo que los cielos atronadores y ms triste que

    la quejumbrosa tempestad. Despus de pronunciar esta frase se puso de pie, abri la puerta, y aguz el

    odo un instante. Entonces, Miriam dijo: - Lo he vuelto a escuchar, madre! Rachel se dirigi rpidamente hacia la puerta endeble, y despus de dudar

    un momento dijo: -Ahora yo tambin lo escucho. Vayamos a ver. Se cubri con un largo manto, abri ms la puerta y sali cautelosamente,

    mientras Miriam permaneci en el umbral, de cara al viento que alborotaba sus largos cabellos.

    Luego de recorrer un trecho abrindose paso entre la nieve, Rachel se detuvo y grit:

  • www.formarse.com.ar

    -Quin llama?... Dnde se halla? Pero no hubo respuesta; entonces repiti las mismas palabras innumerables

    veces, pero nada ms se escuch entre los truenos. Se adelant unos pasos valientemente, mirando hacia uno y otro lado. Haba andado algunos pasos cuando descubri unas profundas huellas sobre la nieve; las sigui temerosa y en unos, momentos tuvo ante sus ojos un cuerpo que yaca sobre la nieve como un remiendo sobre un vestido blanco. Al aproximarse y reclinar la cabeza del joven sobre sus rodillas, pudo sentir el pulso que reflejaba los dbiles latidos de aquel trmulo corazn y sus escasas posibilidades de salvacin. Volvi el rostro hacia la choza y llam:

    - Ven, Miriam, ven y aydame, lo he hallado! Miriam corri siguiendo las huellas de su madre en la nieve, aterida y

    trmula de miedo. Al llegar al lugar donde yaca aquel cuerpo inerte, profiri un grito de dolor. La madre puso las manos bajo las axilas del joven, calm a Miriam y le dijo:

    -No temas, l an vive; toma con fuerza las puntas de su capa y aydame a llevarlo a casa.

    Haciendo frente al impetuoso viento y a la copiosa nieve, las dos mujeres cargaron al joven y se dirigieron hacia la choza. Al llegar al refugio lo colocaron junto al fuego. Rachel empez a frotarle las entumecidas manos, mientras Miriam le secaba los cabellos con el ruedo de su vestido. A poco, el joven comenz a moverse. Parpade y lanz un profundo suspiro, revelando as sus esperanzas de salvacin a los corazones de aquellas piadosas mujeres. Le sacaron los zapatos y el negro manto. Miriam mir a su madre y dijo:

    -Observa su vestimenta, madre; viste el hbito de los monjes. Despus de alimentar el fuego con un puado de ramas secas, Rachel mir

    perpleja a su hija y le dijo: -Los monjes no salen del convento en una noche como sta. -Pero es lampio -dijo Miriam-; los monjes tienen barba. La madre escrut al muchacho con ojos llenos de misericordia y amor

    maternal; luego se volvi hacia su hija. -Nada importa si es monje o criminal -dijo-; seca perfectamente sus pies,

    hija ma. Rachel abri un armario, sac una jarra de vino y verti un poco en una

    vasija de barro. Miriam le sostena la cabeza mientras su madre le daba un poco de vino para estimular su corazn. Al sorber el vino el joven abri los ojos por primera vez y concedi