Acerca de La Libertad

Download Acerca de La Libertad

Post on 26-Sep-2015

7 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

ACERCA DE LA LIBERTADUna interpretacin del a posterioriseguido de Patologa de la Libertad.Ensayo sobre la no-identificacinGnther Stern (Anders)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>PRE-TEXTOS</p><p>ACERCA DE LA LIBERTADUna interpretacin del a posteriori seguido de Patologa de la Libertad. Ensayo sobre la no-identificacin</p><p>Gnther Stern (Anders)</p><p>Traduccin deVIRGINIA MODAFFERI</p><p>MARA CAROLINA MAOMED PARRAGUEZ</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>Cualquier forma de reproduccin, distribucin, comunicacin pblica o transforma-cin de esta obra solo puede ser realizada con la autorizacin de sus titulares, salvoexcepcin prevista por la ley. Dirjase a CEDRO (Centro Espaol de DerechosReprogrficos) si necesita fotocopiar o escanear algn fragmento de esta obra</p><p>(www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47)</p><p>Primera edicin: enero de 2014</p><p>Ttulo de la edicin original en lengua francesa:Une interprtation de la posteriori</p><p>yPathologie de la Libert. Essai sur la non-identification</p><p>Diseo cubierta: Pre-Textos (S. G. E.)</p><p> Gerhard Oberschlick, Viena, 2012</p><p> de la traduccin: Virginia Modafferi y Mara Carolina Maomed Parraguez de la presente edicin:</p><p>PRE-TEXTOS, 2014Luis Santngel, 1046005 Valencia</p><p>www.pre-textos.com</p><p>Derechos reservados para Europa</p><p>IMPRESO EN ESPAA / PRINTED IN SPAINISBN: 978-84-15576-82-2</p><p>DEPSITO LEGAL: V-2749-2013</p><p>ADVANTIA, S.A. TEL. 91 471 71 00</p><p>Impreso en papel FSC proveniente de bosques bien gestionados y otras fuentes controladas</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>E L T I EM PO D E L A A N T RO PO LOG A </p><p>F I LO S F I C A</p><p>por</p><p>MARA CAROLINA MAOMED PARRAGUEZCSAR DE VICENTE HERNANDO</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>I. GNTHER STERN (ANDERS) Y SU PROYECTO ANTROPOLGICO</p><p>Una tarea central del quehacer filosfico es no prohi-birse preguntas. Evidentemente, hay algunas no slo mscomplejas que otras, sino tambin filosficamente ms im-portantes. Aquella acerca de la identidad de la naturalezahumana o la determinacin de su especificidad se encuen-tra, probablemente, entre las ms difciles de tratar. Pese aello, no ha sido en absoluto descuidada por el pensamientofilosfico. La cuestin de saber qu es el hombre, qu lodistingue de los dems seres vivos o cul es su naturaleza ysu lugar o situacin especficos en el mundo despertun particular inters a principios del siglo XX. La antropo-loga filosfica haba tenido expresin analtica en la teorakantiana, a travs de la distincin entre la antropologa fi-siolgica, que trataba de pensar lo que la naturaleza hacecon el ser humano, y la antropologa pragmtica, que estu-diaba lo que el ser humano hace como sujeto libre, pero sevio reducida debido a la preeminencia del empirismo cien-tfico de sus antropologas. En la dcada de los aos veinte,sin embargo, asistimos a un resurgimiento original y fe-cundo de la antropologa filosfica.1 La quiebra de la con-</p><p>9</p><p>1 Algunos, como Fischer, han llegado a ver en este resurgimiento una</p><p>escuela de pensamiento, representada especialmente por Max Scheler, Helmuth</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>fianza en el progreso de la humanidad, derivada de ladevastadora Gran Guerra (1914-1918), as como el cues-tionamiento definitivo del ser humano como centro de losacontecimientos naturales (sealados por la nueva fsica)y sociales (con las teoras sociolgicas), y la fuerza con queirrumpen los discursos sobre su historicidad (procedentesdel marxismo y de la filosofa de la vida), hacen que la vueltaa la antropologa tenga que efectuarse, necesariamente,desde otro lugar. En el prlogo de su libro El puesto del hom-bre en el cosmos, Scheler escriba: Los problemas que elhombre se plantea acerca de s mismo han alcanzado en laactualidad el mximo punto que registra la historia por no-sotros conocida. En el momento en que el hombre se haconfesado que tiene menos que nunca un conocimiento ri-guroso de lo que es, sin que le espante ninguna respuestaposible a esta cuestin.1</p><p>Ese otro lugar es el que exploran filsofos como MaxScheler o Helmuth Plessner con sus respectivos proyectose investigaciones, dando un impulso renovado al estudiodel ser humano, pero tambin Heidegger y Husserl maes-tros de Anders leen conferencias sobre el asunto en la Kant-Gesellschaft de Frankfurt; el primero en 1929, Phi-losophische Anthropologie und Metaphysik des Daseins;el segundo en 1931, Phnomenologie und Anthropo-</p><p>10</p><p>Plessner y Arnold Gehlen; cfr. J. FISCHER, Philosophische Anthropologie. Eine Den-</p><p>krichtung des 20. Jahrhunderts, Alber, Friburgo / Mnich, 2008, p. 22.1 M. SCHELER, El puesto del hombre en el cosmos, Losada, Buenos Aires, 1994,</p><p>p. 23.</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>logie.1 Estos trabajos han orientado decisivamente el nuevocamino de la antropologa filosfica y su discusin. Tesiscomo la apertura al mundo (Weltoffenheit) del entehumano (Scheler) y la posicin excntrica (exzentrischePositionalitt) de aqul (Plessner) constituyen algunos ras-gos fundamentales de este programa antropolgico.2</p><p>Gnther Stern (Anders, 1902-1992) estudia en diferen-tes universidades alemanas durante la dcada de los aosveinte. Trata de completar un ciclo de formacin que lepermita trabajar como profesor en alguna institucin aca-dmica. Durante ese tiempo asiste a cursos y seminariosimpartidos por algunas de las ms importantes figuras dela intelectualidad de la poca: Ernst Cassirer, Erwin Pa-nofsky, Wolfgang Khler, Edmund Husserl (con quienrea lizar su tesis doctoral, titulada Die Rolle der Situations-kategorie bei den Logischen Stzen, disertacin inau-gural, Abert-Ludwigs-Universitt, Friburgo, en 1924), Mar-tin Heidegger o Max Scheler (para quien trabajar comoayudante). El escritor, poeta, ensayista, crtico y filsofoalemn, que suele, no sin razn, asociarse ms directamente</p><p>11</p><p>1 Estos datos resultan especialmente relevantes debido a que en ese tiempo</p><p>Anders est pensando otro lugar para una antropologa filosfica que no caiga</p><p>en la seudoconcrecin y que abandone la metafsica y el esencialismo. Adems,</p><p>ya se ha iniciado un distanciamiento, que ser definitivo, entre Heidegger y An-</p><p>ders a propsito justamente de los asuntos tratados en Ser y tiempo y que resul-</p><p>tan problemticos al autor de Hombre sin mundo.2 Cfr. R. BECKER; J. FISCHER y M. SCHLOBERGER (EDS.), Philosophische Anthro-</p><p>pologie im Aufbruch. Max Scheler und Helmuth Plessner im Vergleich, Akademie</p><p>Verlag, Berln, 2010, Internationales Jahrbuch fr Philosophische Anthropologie,</p><p>tomo 2, 2009 / 2010, pp. 15-16.</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>a la filosofa de la tcnica, tambin proyect desde jovenuna antropologa filosfica: Al principio tuve una in-clinacin extraordinaria a lo sistemtico, y durante el pe-rodo en que redact mi Pathologie de la Libert [] tenala intencin de escribir una antropologa filosfica siste-mtica. De esa obra existen muchos fragmentos, que esta-ban insertados en una filosofa de la naturaleza.1 Entre losprimeros intentos de esta antropologa sistemtica se en-cuentran varios trabajos todava inditos como Mate-riales Apriori und der sogenannte Instinkt (1927), DiePositionen Schlafen - Wachen relativierender Exkurs (1928),Situation und Erkenntnis (1929), as como Die Weltfremd-heit des Menschen (1930), este ltimo, el ms claro y el mscompacto 2 y sobre el que gira, como se ver, lo esencial deesta antropologa. Ahora bien, la importancia de estos tex-tos y conferencias reside en su nuevo enfoque, en su dis-tinta manera de explorar el terreno de la antropologa. Yano gira ms en torno al contenido del ser humano, su esen-cialidad, sino alrededor del hecho de que su ser procedede una relacin con el mundo.3 Lo que ahora se tiene en</p><p>12</p><p>1 G. Anders, Si estoy desesperado, a m qu me importa?, en G. ANDERS,Llmese cobarda a esa esperanza. Entrevistas y declaraciones, trad. de L. BREDLOW,Besatari, Bilbao, 1995, p. 58.</p><p>2 Cfr. C. DRIES, Die Welt als Vernichtungslager. Eine kritische Theorie der Mo -derne im Anschluss an Gnther Anders, Hannah Arendt und Hans Jonas, Tran-script Verlag, Bielefeld, 2012, p. 26. Estos trabajos se encuentran en lasterreichisches Literaturarchiv der sterreichischen Nationalbibliothek de Viena(Nachlass Gnther Anders).</p><p>3 Esto es lo que Anders parece aprender del proyecto de una ontologa socialque provendra, en ltima instancia, de las investigaciones filosficas e histricasde Georg Lukcs, cuyo camino tambin emprende el miembro de la Escuela deFrankfurt, Herbert Marcuse, despus de separarse de su maestro Heidegger.</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>cuenta es la situacin especfica del hombre en y frenteal mundo.1</p><p>Sin duda, desde la perspectiva del repertorio categorial,estos escritos no pueden desmentir la influencia de la filo-sofa de Heidegger, aun cuando el maestro, ya en estos pri-meros trabajos, se presenta como una figura negativa.2 Elpropio Gnther Stern (Anders), refirindose al influjo deHeidegger, recuerda en una entrevista: Yo tambin me halldurante tres o cuatro aos bajo su spell demonaco; inclusomi Humoresca cosmolgica [Kosmologische Humoreske], re-dactada en los aos cincuenta, no puede ocultar la influen-cia de Heidegger.3 Son, despus de todo, los aos en quecon mayor fuerza se dejan entrever la cercana y las ata-duras del mundo acadmico. Por ello no es extrao queen este perodo el oficio de filsofo lo lleve en pos de unahabilitacin como profesor universitario que se ver frus-trada, haciendo as trizas las esperanzas genuinas de prose-guir con una prometedora carrera. El camino por el que seabrir paso y las vicisitudes a las que le tocar enfrentarselo conducirn finalmente fuera de la academia, hacia uncompromiso social y poltico, orientando sus investigacio-nes a la esfera de la Teora Crtica. Dicho de un modo su-cinto, su compromiso no ser slo con el docto, sino sobretodo con el lego, con el ser humano sencillamente comn.</p><p>13</p><p>1 Cfr. W. REIMANN, Verweigerte Vershnung. Zur Philosophie von Gnther An-</p><p>ders, Passagen Verlag, Viena, 1990, p. 20.2 Cfr. C. DRIES, Die Welt als Vernichtungslager. Eine kritische Theorie der Mo derne</p><p>im Anschluss an Gnther Anders, Hannah Arendt und Hans Jonas, op. cit., p. 26.3 G. ANDERS, Si estoy desesperado, a m qu me importa?, p. 51.</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>Ahora bien, de su proyecto intelectual de antropologa,desarrollado, como se ver, no sin cierta originalidad, qunos ha legado su pensamiento?</p><p>Han pasado aproximadamente ochenta aos desde queel joven filsofo Gnther Stern public, en su exilio en Pars,dos ensayos sobre antropologa filosfica: Une interpr-tation de la posteriori (1934-1935), traducido al francsjunto con Emmanuel Lvinas,1 y Pathologie de la Libert.Essai sur la non-identification (1936-1937), traducido porP.-A. Stphanopoli. Ambos se editaron con su nombre depila, Gnther Stern,2 en la prestigiosa revista Recherches Phi-losophiques.3</p><p>14</p><p>1 Cfr. J. LE RIDER y A. PFERSMANN (EDS.), Gnther Anders, Centre dtudes et</p><p>de Recherches Autrichiennes, Universidad de Run, diciembre de 1992, n 35,</p><p>p. 5.2 G. Stern, ms conocido como Gnther Anders. Con el fin de evitar malen-</p><p>tendidos, en lo que sigue nos referiremos a l como Gnther Anders.3 La Recherches Philosophiques fue fundada en 1931 por Alexander Koyr,</p><p>H. C. Puech y A. Spaier. Los tres se encargaron de la direccin de la revista, aun-</p><p>que el comit de redaccin vara en los seis volmenes que se publicaron (1931-</p><p>1932; 1932-1933; 1933-1934; 1934-1935; 1935-1936 y 1936-1937). Anders publica</p><p>sus dos artculos en las secciones De la naturaleza de la existencia (el primero) y</p><p>Existencia y situacin (el segundo). En el tomo en el que aparece su Patologa</p><p>de la Libertad se editan tambin textos de Gabriel Marcel (Panoramas fenome-</p><p>nolgicos sobre el ser en situacin), Sartre, Plessner, y sobre Scheler, entre otros.</p><p>La antropologa filosfica, por otra parte, se trata abundantemente en las pginas</p><p>de la revista desde sus comienzos, hasta el punto de publicarse un artculo sobre</p><p>un texto medieval que se inscribe en esta categora filosfica. En el tomo 5 (1935-</p><p>1936), Anders, sin embargo, se hace cargo de dos secciones de reseas: la primera</p><p>junto a Klein y Lacan, dedicada a Psicologa y esttica; la segunda junto a Cor-</p><p>bin, Gunhier, Marc y Namer, dedicada a Filosofa general. En este mismo n-</p><p>mero resea el libro de Bloch, Erbschaft dieser Zeit (Herencia del tiempo).</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>Segn sealan los especialistas en la obra de Anders, estosensayos tienen como base una conferencia titulada DieWeltfremdheit des Menschen (La extraeza del hombrerespecto del mundo),1 que el filsofo ley con el ttuloFreiheit und Erfahrung (Libertad y experiencia)en 1930,2 en la Kant-Gesellschaft de Hamburgo y Frank-</p><p>15</p><p>1 La conferencia se habra extraviado durante la emigracin. No obstante,</p><p>como ya se ha sealado, en la sterreichisches Literaturarchiv der sterreichis-</p><p>chen Nationalbibliothek de Viena se encuentra un documento tipogrfico, pre-</p><p>parado por Werner Reimann, con el mismo ttulo de la conferencia, Die</p><p>Weltfremdheit des Menschen (LA 237/04 Nachlass Gnther Anders, texto in-</p><p>dito), dedicado a su primera esposa, Hannah Arendt. De acuerdo con la nota edi-</p><p>torial de seis pginas que precede al texto de Anders, la primera mitad de la</p><p>Weltfremdheit, hasta la pgina 24, correspondera al primer ensayo francs. Segn</p><p>Reimann, el texto francs en general da la impresin de ser ms claro y preciso</p><p>que el documento que se conserva en el archivo. En cambio, no parece haber ms</p><p>que algunos pasajes e ideas coincidentes en la Weltfremdheit con el texto de</p><p>Patologa de la libertad, lo que sugiere que habra habido otro texto en alemn</p><p>del segundo ensayo publicado en Recherches. El editor sostiene, adems, que hay</p><p>puntos en que ambos textos difieren. En una entrevista, el propio Gnther An-</p><p>ders confirma la desaparicin del manuscrito: [...] menciono este texto en fran-</p><p>cs porque slo en este idioma se ha conservado; el ejemplar alemn se extravi</p><p>durante la emigracin; cfr. Wenn ich verzweifelt bin, was gehts mich an?, en E.</p><p>SCHUBERT (ED.), Gnther Anders antwortet. Interviews &amp; Erklrungen, Tiamat,</p><p>Berln, 1987, p. 27. En una nota a la introduccin de su obra Mensch ohne Welt.</p><p>Schriften zur Kunst und Literatur, Mnich, 1984 (Hombre sin mundo. Escritos sobre</p><p>arte y literatura, trad. de J. MONTER PREZ, Pre-Textos, Valencia, 2007), Anders</p><p>vuelve a sealar que la conferencia alemana slo se public en francs durante el</p><p>exilio; cfr. p. 4 de la versin castellana y p. XV de la versin alemana. Sin embargo,</p><p>en La obsolescencia del hombre I, se lee: El autor, en 1930, en su Weltfremdheit</p><p>des Menschen (aparecido en 1936 como Pathologie de la Libert en Recherches Phi-</p><p>losophiques) (trad. de J. MONTER PREZ, Pre-Textos, Valencia, 2011, nota 1, p.</p><p>49). Cfr. tambin el vol. II de La obsolescencia, pp. 134-135.2 Tampoco aqu los datos son claros y existen dos fechas distintas para datar</p><p>la conferencia. El propio Anders la fija unas veces en 1929 (La obsolescencia del</p><p>www.elboomeran.com</p></li><li><p>furt,1 ante las figuras ms representativas de la Escuela deFrankfurt: Theodor W. Adorno, Max Horkheimer, KarlMannheim, Kurt Riezler, Paul Tillich, Max Wertheimer, DolfSternberger 2 y, ante quien fuera su primera esposa, la fi -lsofa Hannah Arendt.La repercusin segn sus propias palabras de su pri-</p><p>mer intento de vuelo filosfico3 como proyecto de una an-tropologa negativa 4 que coloca la libertad, la experienciay la contingencia 5 en el centro de estas reflexiones es desi-gual. El alcance de este primer despegue filosfico ser im-portante como contribucin para el desarrollo de algunasde las...</p></li></ul>

Recommended

View more >